Pró­lo­go sobre los nue­vos suce­sos de Libia – Otto Van der Velde

Se tra­ta de un pró­lo­go y no del final de los suce­sos ára­bes, por­que real­men­te las luchas del pue­blo Libio y en gene­ral en el Nor­te de Áfri­ca, no con­clu­yen, ape­nas comien­zan. La inva­sión y matan­za impe­ria­lis­ta per­pe­tra­da por la OTAN y los mer­ce­na­rios del CNT, no sólo com­po­nen un nue­vo repar­to del mer­ca­do petro­le­ro en los paí­ses del “Medio Orien­te”, sino tam­bién una nue­va fase y agu­di­za­ción de la lucha de cla­ses en toda la zona nora­fri­ca­na, par­ti­cu­lar­men­te en los paí­ses de mayor desa­rro­llo capi­ta­lis­ta del área, por tan­to de mayor pre­sen­cia orga­ni­za­da de la cla­se obre­ra como Egip­to y Túnez. 

La nue­va colo­ni­za­ción del área por las trans­na­cio­na­les petro­le­ras inten­si­fi­ca­rá la lucha social. Tales revuel­tas de masas ter­mi­na­rán alcan­zan­do los vie­jos encla­ves petro­le­ros anglo- nor­te­ame­ri­ca­nos de Abu Dabi, Qatar etc. debi­li­tan­do ade­más las hue­llas feu­da­les del tri­ba­lis­mo libio. La lucha demo­crá­ti­ca de las masas hará más que evi­den­te el “des­po­tis­mo asiá­ti­co” de la fami­lia Saud en Ara­bia Sau­di­ta, de los jeques en los emi­ra­tos y de otros gobier­nos colo­nia­les del Medio Orien­te envi­le­ci­dos por los petrodólares. 

Las nue­vas con­tra­dic­cio­nes polí­ti­cas incre­men­ta­ran las pre­sio­nes hacia la uni­dad nacio­nal desa­rro­llan­do una mayor con­cien­cia social anti impe­ria­lis­tas y con­tra la bur­gue­sía local. Para usar un lugar común dire­mos que a par­tir de aho­ra el “Medio Orien­te” jamás será igual que antes. 

En nues­tros aná­li­sis ante­rio­res sobre los suce­sos del Nor­te de Áfri­ca, adver­tía­mos de los pro­pó­si­tos petro­le­ros de esta nue­va san­ta alian­za euro­peo-nor­te­ame­ri­ca­na, que aho­ra cuen­ta con socios de lujos en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU como el señor Ban Ki Mon y las dis­pa­ra­ta­das posi­cio­nes opor­tu­nis­tas del refor­mis­mo ruso-chino. 

Las nove­da­des libias de lar­go alcan­ce toca­ron las con­sig­nas “anti esta­li­nis­tas” de algu­nos trots­kis­tas, deve­la­ron los rodeos des­ver­gon­za­dos de la Liga Ára­be y la acti­tud manu­mi­sa de la Unión Afri­ca­na, que lue­go de votar “ino­cen­te­men­te” por una “exclu­sión aérea para sal­var civi­les del tirano Gada­fi” y de dar car­ta aval a los des­tro­zos impe­ria­lis­tas, se nie­ga a reco­no­cer con fal­so pudor al comi­té títe­re de tran­si­ción, impues­to por la OTAN. 

Ino­cen­cia que a la fecha de éste escri­to acu­sa una esta­dís­ti­ca ‑decla­ra­da con jac­tan­cia por los pro­pios mer­ce­na­rios del Comi­té Nacio­nal de Tran­si­ción- de más de 20.000 bom­bar­deos, 50 mil ase­si­na­dos, demo­li­ción de Trí­po­li y otras ciu­da­des libias, des­truc­ción del nove­do­so sis­te­ma de acue­duc­to nacio­nal, ade­más de la expro­pia­ción de las divi­sas inter­na­cio­na­les libias y de las cuan­tio­sas inver­sio­nes hechas por Gada­fi “para fomen­tar el desa­rro­llo en más de 25 paí­ses de Áfri­ca, la mayo­ría en Áfri­ca sub­saha­ria­na…”(*) 

Invo­can­do a Marx y Engels en el Mani­fies­to Comu­nis­ta pode­mos decir que “las fuer­zas de la vie­ja Euro­pa se han uni­do en san­ta cru­za­da”, esta vez no con­tra el fan­tas­ma del comu­nis­mo sino para repar­tir­se una vez más los recur­sos y la fuer­za de tra­ba­jo africana. 

No es la his­to­ria del joven capi­ta­lis­mo de 1848 ase­si­nan­do al movi­mien­to obre­ro euro­peo, sino la eta­pa senil del impe­ria­lis­mo del siglo 21contra los pue­blos opri­mi­dos de Áfri­ca. Ago­nía del capi­tal que llo­ran refor­mis­tas y cola­bo­ra­do­res a lo lar­go del todo el pla­ne­ta, inclu­yen­do los san­tu­rro­nes del “sub-impe­ria­lis­mo” bra­si­le­ño, que se dan gol­pes de pecho al mis­mo tiem­po que hacen gui­ños ofi­cia­les al “gobierno de tran­si­ción. Con el mayor des­ca­ro la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de Bra­sil anun­cia ade­más el blo­queo de las divi­sas libias depo­si­ta­das en el Ban­co Cen­tral de Brasil (**) 

.

(*) V. La rapi­ña del siglo: el asal­to de los volun­ta­rios a los fon­dos sobe­ra­nos libios. Man­lio Dinuc­ci. Red Vol­tai­re. Roma Ita­lia 22 de abril de 2011 IL Mani­fies­to. Repro­du­ci­do por Epa- parro­quia. Agos­to 2011, año 4 No 31. 

(**) Bra­si­lia 7.9.2001 Últi­mas Noti­cias, pág. 47 

Come­dia del capi­ta­lis­mo o “caí­da de care­tas demo­crá­ti­cas” en la bur­gue­sía fran­co-ita­lia­na, basa­da en los puche­ros “demo­crá­ti­cos” del refor­mis­mo inter­na­cio­nal y en el lagrimeo de una cama­da de coco­dri­los digi­rien­do a su víc­ti­ma, aten­tos para no que­dar atrás en el repar­to del petró­leo y las finan­zas libias. 

Vale la pena recor­dar el jura­men­to del lobby repu­bli­cano-judío en la era de Reagan, para expro­piar y des­apa­re­cer del mapa a Pales­ti­na, ane­xar terri­to­rio ára­be y repar­tir­se los recur­sos de Irak, Afga­nis­tán, Libia, Siria e Irán. Plan impe­ria­lis­ta en mar­cha aun­que con serios e ines­pe­ra­dos tro­pie­zos, según los des­en­la­ces de Irak, Afga­nis­tán e inclu­so libios, que sin ter­mi­nar feliz­men­te ya apun­tan a Siria. ¿Habrán apren­di­do Esta­dos Uni­dos y Euro­pa la lec­ción de que ane­xar terri­to­rio y petró­leo hoy día no es asun­to de coser y cantar? 

No pare­cie­ra por los alar­des de la Clin­ton y del meque­tre­fe fran­cés res­pec­to a Irán y Siria. Pero cier­ta­men­te no ha resul­ta­do fácil para los impe­ria­lis­tas cum­plir sus metas polí­ti­cas y mili­ta­res en el Medio Orien­te. Han sido los ára­bes un hue­so duro de roer. 

Clau­dio Tes­ta ana­lis­ta de la corrien­te inter­na­cio­nal Socia­lis­mo o Bar­ba­rie (por­tal del 1.9.2011) ade­más advier­te que los suce­sos de Libia han crea­do dife­ren­cias en la izquier­da inter­na­cio­nal. Tie­ne razón por más que Tes­ta (ni el Comu­ni­ca­do del SOB) lle­gan al fon­do del pro­ble­ma nacio­nal libio, que obvia­men­te no es el apo­yo o la crí­ti­ca a un Gada­fi más que doma­do por el mis­mo impe­ria­lis­mo que hoy lo agre­de, sino el deba­te sobre el pro­ble­ma nacio­nal y la “situa­ción extre­ma­da­men­te con­tra­dic­to­ria” del pun­to, para decir­lo con las mis­mas pala­bras del Comu­ni­ca­do Cen­tral del SOB. 

Tes­ta roza en su estu­dio casi todos los ángu­los del asun­to libio, pero cuan­do lle­ga a la con­clu­sión sobre las con­si­de­ra­cio­nes prag­má­ti­cas y lige­ras, que el Pre­si­den­te Chá­vez hizo sobre Gada­fi y la cues­tión libia en el 2009, se equi­vo­ca, y jus­ta­men­te por­que no apre­cia la “situa­ción extre­ma­da­men­te con­tra­dic­to­ria” del pro­ble­ma nacio­nal en Vene­zue­la, seña­lan­do que “Chá­vez con­vier­te la correc­ta opo­si­ción a la inter­ven­ción del impe­ria­lis­mo en libia en algo muy distinto…y nefas­to: en un apo­yo abso­lu­to a Gada­fi y su régi­men”, lo cual no es cierto. 

Bas­ta revi­sar los múl­ti­ples dis­cur­sos, con­vo­ca­to­rias en con­tra “la inva­sión impe­ria­lis­ta de Libia”, lan­za­da a la calle por el pre­si­den­te Chá­vez y su gobierno antes y des­pués de la toma de Trí­po­li, inclu­so la impor­tan­te decla­ra­ción común de los paí­ses del ALBA con­tra la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta en Áfri­ca; las con­de­nas y las movi­li­za­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, para enten­der que la con­de­na ofi­cial apun­ta más con­tra la acción impe­ria­lis­ta y sus alia­dos del Medio Orien­te, que en “apo­yo abso­lu­to a Gada­fi y su régi­men”. Posi­ción boli­va­ria­na deri­va­da de una situa­ción nacio­nal “extre­ma­da­men­te con­tra­dic­to­ria” e incohe­ren­te, jus­to como apa­re­cen las corrien­tes del nacio­na­lis­mo bur­gués y del nacio­na­lis­mo popu­lar en los suce­sos del siglo 21 que van de Méji­co a la Argentina. 

El error pun­tual de Clau­dio Tes­ta es pues, no tocar fon­do en el asun­to nacio­nal, obvian­do situa­cio­nes “extre­ma­da­men­te con­tra­dic­to­rias” pro­duc­to del “pro­ble­ma nacio­nal” en Libia y Vene­zue­la, como nacio­nes capi­ta­lis­tas opri­mi­das y depen­dien­tes, al mis­mo tiem­po que opri­mi­das y explo­ta­das por el gran capi­tal, coop­ta­das por sec­to­res nacio­na­lis­tas his­tó­ri­ca­men­te blo­quea­dos, dis­tor­sio­na­dos e impe­di­dos de lle­gar has­ta él final de sus pro­pias rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­na­les, gra­cias a las defor­ma­cio­nes de cla­se deja­das por el colo­nia­lis­mo del siglo 19 y el impe­ria­lis­mo del siglo 21 en el pro­ce­so de for­ma­ción de las cla­ses nacio­nal bur­gue­sas. Cues­tión nacio­nal que exis­tien­do con sus pro­pias carac­te­rís­ti­cas, no pue­de ser deja­da de lado por las nue­vas gene­ra­cio­nes mar­xis­tas, sabien­do que el pro­le­ta­ria­do y los par­ti­dos de cla­se his­tó­ri­ca­men­te son deter­mi­nan­tes en el des­en­la­ce de éste asunto. 

Lenin, cri­ti­can­do al comu­nis­mo de izquier­da adver­tía en los docu­men­tos de la III Inter­na­cio­nal que el asun­to nacio­nal era una par­ti­cu­la­ri­dad de la lucha con­tra el colo­nia­lis­mo, el semi colo­nia­lis­mo y la depen­den­cia, que el pro­le­ta­ria­do y los comu­nis­tas debían con­si­de­rar. Un tema de la libe­ra­ción nacio­nal, que según Lenin, ata­ñe al par­ti­do. Vea­mos lo que decía en 1914 al respecto: 

“…la polí­ti­ca del pro­le­ta­ria­do en la cues­tión nacio­nal (como en las demás cues­tio­nes) sólo apo­ya a la bur­gue­sía en una direc­ción deter­mi­na­da, pero nun­ca coin­ci­de con su polí­ti­ca”, direc­triz que V. Lenin diri­ge en inte­rés de la lucha de cla­se, toman­do en con­si­de­ra­ción la estra­te­gia y la auto­no­mía pro­le­ta­ria den­tro del pro­ble­ma nacio­nal. “…si la bur­gue­sía de una nación opri­mi­da-con­ti­núa Lenin- lucha con­tra la opre­so­ra, noso­tros esta­mos siem­pre, en todos los casos y con más deci­sión que nadie, a favor, ya que somos los enemi­gos más auda­ces y con­se­cuen­te de la opre­sión. Pero-he aquí el “pero” de Lenin si la bur­gue­sía de la nación opri­mi­da esta por su nacio­na­lis­mo bur­gués noso­tros esta­mos en con­tra” (V. Lenin “Sobre el dere­cho de las nacio­nes a la auto­de­ter­mi­na­ción”, Febre­ro-Mar­zo de 1914, s p n). 

En el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano, esa con­tra­dic­ción del nacio­na­lis­mo a que se refie­re Lenin no se ha sal­da­do, por el con­tra­rio, los socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios y las masas avan­za­das, sobre todo des­pués de los suce­sos del 2002 – 2003, la tra­tan de lle­var hacia el anti­im­pe­ria­lis­mo pro­le­ta­rio y el socia­lis­mo, luchan­do con­tra la ultra­de­re­cha de la MUD y el nacio­nal refor­mis­mo incrus­ta­do en el pro­pio gobierno boli­va­riano. “Del mis­mo modo” a otro plano lle­va­ran las masas libias y nora­fri­ca­nas la inva­sión colo­nia­lis­ta de la OTAN y sus aliados. 

Pero no sólo Lenin tra­ta el asun­to nacio­nal des­de este ángu­lo, tam­bién lo hace Trotsky. En la entre­vis­ta con­ce­di­da al diri­gen­te trots­kis­ta Mateo Fos­sa duran­te su exi­lio meji­cano del año 38, Trotsky ana­li­za la situa­ción dan­do una res­pues­ta muy útil para aque­llos trots­kis­tas que no leen a Trotsky. Trans­cri­ba­mos un frag­men­to de ella.

Fos­sa. ¿Qué pue­de usted decir sobre la lucha de libe­ra­ción de los pue­blos lati­no­ame­ri­cano y los pro­ble­mas del futuro? 

Trotsky “…. Toma­ré el ejem­plo más sim­ple y demos­tra­ti­vo. En Bra­sil exis­te hoy un régi­men semi fas­cis­ta que nin­gún revo­lu­cio­na­rio pue­de ver sino con odio. Supon­ga­mos, sin embar­go, que maña­na Ingla­te­rra entre en un con­flic­to mili­tar con Bra­sil. Yo le pre­gun­to ¿de qué lado del con­flic­to esta­ría la cla­se obre­ra? Le diré que con­tes­ta­ría yo: en éste caso yo esta­ré de par­te de Bra­sil “fas­cis­ta” con­tra la Ingla­te­rra “demo­crá­ti­ca”.

¿Por qué? Por­que el con­flic­to entre dos paí­ses no será una cues­tión de demo­cra­cia o fas­cis­mo. Si Ingla­te­rra triun­fa­ra pon­dría otro fas­cis­ta en Rio de Janei­ro y dupli­ca­ría las cade­nas de Bra­sil. Si por el con­tra­rio triun­fa­ra Bra­sil eso daría un pode­ro­so impul­so a la con­cien­cia nacio­nal y demo­crá­ti­ca del país y lle­va­ría al derro­ca­mien­to de la dic­ta­du­ra de Vargas…” 

Vemos pues aquí una lec­tu­ra de Trotsky bas­tan­te dife­ren­te a la mayo­ría de las posi­cio­nes trots­kis­tas en torno al pro­ble­ma nacio­nal, una lec­ción per­fec­ta­men­te apli­ca­ble al caso libio. Se tra­ta de una situa­ción que a cau­sa del fra­ca­so de los neo­li­be­ra­les y los avan­ces sos­te­ni­dos del pro­le­ta­ria­do, se poten­cia gene­ran­do una can­ti­dad de cir­cuns­tan­cias y hechos, que per­mi­ten expli­car, por un lado la sico­lo­gía de las figu­ras nacio­na­lis­tas del siglo 21 y por el otro, la for­ma como se inter­re­la­cio­na el nacio­na­lis­mo con la lucha de cla­ses en los sec­to­res y cla­ses oprimidas. 

Ese pro­ble­ma nacio­nal deve­la el móvil opor­tu­nis­ta de las poten­cias opre­so­ras y sus alia­dos. Para el caso, el de la OTAN con las nacio­nes opri­mi­das del “Medio Orien­te”. Al calor de esa con­tra­dic­to­ria ideo­lo­gía nacio­nal, con­du­ci­da en for­ma cha­ta por el nacio­na­lis­mo peque­ño bur­gués, pode­mos enten­der los giros y las incon­se­cuen­cias polí­ti­cas de sus figu­ras, caso paté­ti­co de Gadafi. 

La libe­ra­ción nacio­nal de vuel­ta en la lucha con­tra un colo­nia­lis­mo ana­cró­ni­co, que va por sus fue­ros y se topa con una inten­sa lucha de cla­ses, en la que el capi­tal deses­pe­ra­do por la cri­sis, rom­pe sus pro­pias nor­mas lega­les y valo­res, mien­tras que el pro­le­ta­ria­do, débil toda­vía en cuan­to a su orga­ni­za­ción polí­ti­ca, sin un eje de par­ti­do cla­sis­ta y pro­gra­ma, con­di­ción para alcan­zar su papel his­tó­ri­co- no pue­de encau­zar las masi­vas pro­tes­tas de masas. 

Estas tien­den enton­ces al anar­quis­mo, a la fal­ta de obje­ti­vos con­cre­tos; giran tra­tan­do de “per­fec­cio­nar” los mis­mos valo­res de los cua­les quie­ren salir y ter­mi­nan faci­li­tan­do la coop­ta­ción opor­tu­nis­ta, “los sal­va­men­tos” del mesia­nis­mo refor­mis­ta, ideo­lo­gías cuyo medio ambien­te es la con­fu­sión, el des­or­den ideo­ló­gi­co y final­men­te el des­gas­te de las pro­tes­tas popu­la­res. Podrían tales limi­ta­cio­nes espon­tá­neas estar pre­sen­tes en muchas movi­li­za­cio­nes del medio orien­te, Lati­noa­mé­ri­ca o Europa. 

Pro­ble­ma moderno cier­ta­men­te difí­cil de expli­car (y más aun de enten­der) des­de el izquier­dis­mo. Cuan­to más com­pli­ca­do se vuel­ve éste si no se escar­ban sus cau­sas his­tó­ri­cas reales: el pro­ce­so de for­ma­ción de las cla­ses en las regio­nes, el nivel polí­ti­co alcan­za­do por la lucha de cla­se y el pro­le­ta­ria­do en medio del asun­to nacio­nal, su auto­no­mía, pro­gra­ma y par­ti­do de cla­se, nivel de la lucha opre­so­res-opri­mi­dos etc.etc. Tal con­jun­to hace la infra­es­truc­tu­ra de la per­so­na­li­dad y el dis­cur­so de los líde­res. Podría expli­car, para el caso que nos ata­ñe, las incon­se­cuen­cias o trai­cio­nes bas­tan­te estú­pi­das de Muam­mar Gada­fi y la tal “revo­lu­ción ver­de” de la bur­gue­sía nacio­nal libia, pro­ce­so que adquie­re sen­ti­do vis­to a la luz de las teo­rías mar­xis­tas sobre la “cues­tión nacional”. 

Des­de ese ángu­lo no es rigu­ro­so anun­ciar que Gada­fi trai­cio­nó al débil pro­le­ta­ria­do libio, pues­to que su pro­gra­ma y sus figu­ras poco o nada tuvie­ron que ver con los obje­ti­vos pro­le­ta­rios. Pro­ba­ble­men­te habrá trai­cio­na­do al anti­im­pe­ria­lis­mo bur­gués de los años sesen­ta, lue­go que su nase­ris­mo que­ma­ra las fases heroi­cas del nacio­na­lis­mo mili­tar ára­be, enton­ces de moda, más no al socia­lis­mo científico. 

En tal caso sería una trai­ción a las impor­tan­tes rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­nal bur­gue­sas libias plan­tea­das para la épo­ca, que seguían al cur­so del nase­ris­mo egip­cio, pisan­do tar­día­men­te las expec­ta­ti­vas de los movi­mien­tos nacio­na­lis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos, en cuyas filas la con­tra­dic­ción capi­tal-tra­ba­jo deter­mi­na el cur­so de estos. 

El ascen­so de las luchas polí­ti­cas y la toma de posi­cio­nes pro­le­ta­rias en el mar­co del pro­ce­so nacio­na­lis­ta vene­zo­lano, toma for­ma: tos­ca en sus comien­zos, hacien­do un gran esfuer­zo por des­pe­gar­se del eco­no­mis­mo y zafar­se de una “aris­to­cra­cia obre­ra” que actúa como ver­da­de­ra mafia sin­di­cal, des­blo­quean­do no sin tor­pe­za, los pla­nes de la Mesa de la Uni­dad (MUD) y del sin­di­ca­lis­mo patro­nal sos­te­ni­do por Acción Demo­crá­ti­ca y Cau­sa R., etc. El pro­le­ta­ria­do hace algu­na pre­sen­cia lo que no deja de preo­cu­par a la dere­cha y a la buro­cra­cia chavista. 

El nue­vo des­per­tar polí­ti­co del pro­le­ta­ria­do vene­zo­lano comien­za a deve­lar ante la “opi­nión públi­ca” la con­duc­ta dema­gó­gi­ca de la buro­cra­cia den­tro del esta­do boli­va­riano, que como bien decía Lenin bas­ta ras­car­le un poco la piel para que apa­rez­ca el vie­jo Esta­do; pero tam­bién las movi­li­za­cio­nes obre­ras sacan a flo­te el “nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio” camu­fla­do den­tro del movi­mien­to obre­ro boli­va­riano, obli­gán­do­lo a fijar posi­ción pública. 

Con todo y ello el volu­men polí­ti­co del pro­le­ta­ria­do cre­ce, esta­ble­ce dife­ren­cias y atrae a su cen­tro los sec­to­res más com­ba­ti­vos del nacio­na­lis­mo popu­lar así como de otras ideo­lo­gías no pro­le­ta­rias. Se tra­ta de un esce­na­rio con­fu­so y des­or­de­na­do a pri­me­ra vis­ta, dada la mez­cla de rei­vin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas con con­sig­nas nacio­na­lis­tas, radi­ca­les, anar­quis­tas, apo­lí­ti­cas, no par­ti­dis­tas, socia­lis­tas etc. que entran en los actua­les con­flic­tos de clase. 

El esce­na­rio podría apa­re­cer aún más extra­ño al obser­va­dor extran­je­ro. Pero esta con­fu­sión se orde­na al estu­diar las posi­cio­nes polí­ti­cas prin­ci­pa­les, los intere­ses y pre­jui­cios de las cla­ses opre­so­ras-opri­mi­das de acuer­do a la con­tra­dic­ción bur­gue­sía-pro­le­ta­ria­do; de cómo ellos enmas­ca­ra­dos (e inci­dien­do) en el pro­ble­ma nacio­nal, son saca­dos por la lucha de cla­ses del cur­so sim­ple­men­te nacio­na­lis­ta, patrió­ti­co y lan­za­dos al con­flic­to social y even­tual­men­te a la con­cien­cia de clase. 

En torno a esto hay otros pro­nós­ti­cos. En esa direc­ción, más bien en direc­ción a los suce­sos libios, las pre­vi­sio­nes de nues­tros trots­kis­tas loca­les equi­vo­can el aná­li­sis sobre los acon­te­ci­mien­tos ára­bes. Sus pre­jui­cios les impi­den asi­mi­lar los enfo­ques de Lenin y Trotsky acer­ca del asun­to nacional. 

Es evi­den­te, por ejem­plo, la sobre­es­ti­ma­ción que hacen del movi­mien­to de masas ára­bes, nivel de con­cien­cia alcan­za­do por las pro­tes­tas espon­tá­neas de masas. Olvi­dan la cues­tión tác­ti­ca per­dien­do la visión de con­jun­to en el pro­ble­ma (inclu­so sus efec­tos inter­na­cio­na­les). Ese loca­lis­mo redu­ce al  blan­co y negro las con­tra­dic­cio­nes, con­for­ma­ción y desa­rro­llo de las cla­ses y sec­to­res que inter­vie­nen en la situa­ción nora­fri­ca­na. Para nada toman en cuen­ta las for­mas nacio­na­les que ésta asume. 

Para eje­cu­tar ese sal­to deben nece­sa­ria­men­te ape­lar a la exci­ta­ción y al roman­ti­cis­mo revo­lu­cio­na­rio. Recu­rrir a la fan­ta­sía exa­ge­ran­do comi­tés de resis­ten­cia a pun­to de tomar el poder e igno­rar la coop­ta­ción de las pro­tes­tas demo­crá­ti­cas por la reac­ción y los gru­pos colonialistas. 

Nues­tros trots­kis­tas pre­ten­den que 25 mil incur­sio­nes mor­tí­fe­ras de la OTAN, que el arma­men­to sofis­ti­ca­do de los mer­ce­na­rios y que la polí­ti­ca de las mayo­res poten­cias impe­ria­lis­tas del mun­do ago­bia­das por la ban­ca­rro­ta, están ahí hacien­do una gue­rra colo­nial por sim­ple for­ma­li­dad, impo­ten­tes para derro­tar a ver­da­de­ros ejér­ci­tos pro­le­ta­rios secre­tos, a las orga­ni­za­cio­nes espe­cia­li­za­das de rebel­des y a has­ta una ver­sión musul­ma­na de las famo­sas tesis de abril. 

En su afán de lograr un “argu­men­to his­tó­ri­co”, esta gen­te arras­tra por los pelos “las tesis de abril” plan­tea­da por V. Lenin y las apli­ca al caso libio, eti­que­tan­do como eta­pis­ta cual­quier evi­den­cia que pre­sen­te a las “fuer­zas rebel­des” del CNT (dis­tin­tas al movi­mien­to de masas libio), como la infan­te­ría de la OTAN. Acu­san al fren­te anti­im­pe­ria­lis­ta de impe­dir “el derro­ca­mien­to de Gada­fi”; derro­ca­mien­to que según estos gru­pos inevi­ta­ble­men­te des­en­ca­de­na­ría la insu­rrec­ción gene­ral, per­mi­tien­do al pro­le­ta­ria­do libio “enmas­ca­ra­do” en las filas rebel­des, “asal­tar el pala­cio de invier­to y tomar el poder. Según las mis­mas fuen­tes, “la revo­lu­ción” sal­da­ría cuen­tas simul­tá­neas con la dic­ta­du­ra de Gada­fi y la pode­ro­sa enten­te europeo-norteamericana. 

En fin, toda una nove­la de caba­lle­ría. Pero la reali­dad es que a más de un mes de la entra­da a Trí­po­li del ultra secre­to “ejér­ci­to bol­che­vi­que” de nues­tros “obre­ris­tas”- con fre­cuen­cia sin obre­ros en sus filas- la gue­rra de resis­ten­cia nacio­nal a la inva­sión impe­ria­lis­ta no cesa, el débil pro­le­ta­ria­do libio no ha dado mues­tra de auto­no­mía y quien por aho­ra tie­ne la ofen­si­va no es pre­ci­sa­men­te la cla­se, sino las bom­bas impe­ria­lis­tas de la OTAN sos­te­nien­do el avan­ce de las fuer­zas mer­ce­na­rias de ocu­pa­ción y a los títe­res del Comi­té Nacio­nal Pro­vi­sio­nal, coman­da­dos por Mus­ta­fá Abdul Jalil, Mah­mud Jibril y demás socios de la Orga­ni­za­ción del Atlán­ti­co Norte. 

El lec­tor habrá apre­cia­do en dichos aná­li­sis un tenaz infan­ti­lis­mo de izquier­da, que en lugar de corre­gir sus erro­res los extien­de de una línea polí­ti­ca a otra. En algu­nos de estos gru­pos los equí­vo­cos son lle­va­dos a los extre­mos, caso de la ima­gi­na­ción ses­ga­da del señor Nico­lás Solís en Cen­troa­mé­ri­ca, o en otro sen­ti­do por los social revo­lu­cio­na­rios vene­zo­la­nos del Topo Obre­ro, quie­nes aña­den a sus pro­pias “tesis de abril”, la idea de reclu­tar mili­cia­nos para for­ta­le­cer la inmi­nen­te “revo­lu­ción” Libia, des­co­no­cien­do el papel de los “comi­té rebel­des” y su con­trol por el Comi­té Nacio­nal de Transición. 

La resul­tan­te de la ecua­ción es que mien­tras El Topo no pudo man­dar mili­cia­nos a Libia, la OTAN reclu­tó cen­te­nas de mer­ce­na­rios en Jor­da­nia, Qatar, de la tri­bu Bere­be­res e inclu­so de la delin­cuen­cia común libe­ran­do las cár­ce­les y uti­li­zán­do­la como fuer­za de cho­que en Trípoli. 

Peor error encon­tra­mos en la publi­ca­ción w.w.w La cla­se. Info, del par­ti­do trots­kis­ta vene­zo­lano USI y en el Comi­té Eje­cu­ti­vo de la UIT-CI (IV Inter­na­cio­nal). Sus auto­res lle­va­ron el asun­to has­ta el final, lan­zan­do hurras por el “triun­fo de las mili­cias libias”, ase­gu­ran­do que no se tra­ta de una ofen­si­va impe­ria­lis­ta de la OTAN sino de mili­cias popu­la­res, deseo que lle­gó a lo ridícu­lo pre­sen­tan­do por inter­net, como prue­ba indes­truc­ti­ble del tal ejér­ci­to mili­ciano, la foto de un soli­ta­rio José Manuel Pieg­ge­si alias Al-argen­ti­ni, reclu­ta­do en la pro­vin­cia de Men­do­za y pre­sen­ta­do modes­ta­men­te como “el gue­rri­lle­ro men­do­ci­nos que derrum­bó a Gada­fi” (sic) 

Aun­que a la hora de salir éste escri­to la inva­sión impe­ria­lis­ta de la OTAN y sus alia­dos no pue­de toda­vía can­tar vic­to­ria, lo cier­to es que como ya se pre­veía, el tal Comi­té Nacio­nal de Tran­si­ción, igual que su cur­si “arma­da Bran­ca­leo­ni” como la lla­ma el perio­dis­ta Wal­ter Mar­tí­nez, no son más que mama­rra­chos colo­nia­lis­ta de la OTAN, reclu­ta del impe­ria­lis­mo a las órde­nes del ver­da­de­ro esta­do mayor de la ocu­pa­ción colo­nial, la alian­za Sar­kosy- Ber­lus­co­ni- Neta­ña­ju- Oba­ma. Coa­li­ción que finan­cia la gue­rra y ate­rro­ri­za a bom­ba­zos lim­pio a 8 millo­nes de libios, que aho­ra apun­ta a Siria siguien­do el plan de ais­lar, ame­dren­tar y des­viar la revuel­ta de masas ára­bes, en fun­ción de sus pro­pios intere­ses petro­le­ros y del con­trol pleno de la OPEP. 

Esta­mos fren­te a una gran pla­nea­ción estra­té­gi­ca de una bur­gue­sía mun­dial, que deses­pe­ra­da por su cri­sis estruc­tu­ral en Euro­pa, Esta­dos Uni­dos y Japón, recu­rre al vie­jo expe­dien­te del arma­men­tis­mo y el ban­di­da­je sobre los hidro­car­bu­ros livia­nos de Libia, la OPEP y las reser­vas inter­na­cio­na­les del Medio Orien­te. Por lo pron­to ya están en sus manos $200 mil millo­nes en divi­sas extran­je­ras del pue­blo libio, entre ellos $77.000 millo­nes de sus fon­dos (***). Des­po­jo al que se suma des­ver­gon­za­da­men­te la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de Bra­sil anun­cian­do el “con­ge­la­mien­to” de lo que Libia tie­ne depo­si­ta­dos en el BCB. (****). 

Defi­ni­ti­va­men­te una ope­ra­ción fría­men­te cal­cu­la­da por el gran capi­tal, deco­ra­da con fas­tuo­sos show mediá­ti­cos res­pec­to al “terro­ris­mo ára­be”, que en nom­bre de la con­sa­bi­da “demo­cra­cia” mani­pu­la las legí­ti­mas pro­tes­tas popu­la­res de la fran­ja ára­be. Como seña­la Clau­dio Tes­ta, coop­ta la revuel­ta demo­crá­ti­ca de las masas libias, alqui­lan­do inclu­so un cuer­po de infan­te­ría para fijar terreno, dado que los aco­bar­da­dos sol­da­dos fran­ce­ses, ita­lia­nos, nor­te­ame­ri­ca­nos e ingle­ses difí­cil­men­te pon­drían pie en tie­rra libia. 

(***)V. Man­lio Dinuc­ci. “La rapi­ña del siglo: el asal­to de los volun­ta­rios a los fon­dos sobe­ra­nos libios II Mani­fies­to Red Vol­tai­re Roma. Repro­duc­ción Epa-Parro­quia año 4 No31

(****) 7.9.2011. Ulti­mas Noticias. 

El rey Midas ha que­da­do com­ple­ta­men­te des­nu­do ante el mun­do, como el artí­fi­ce de lo que bien podría­mos lla­mar la manio­bra colo­nia­lis­ta del siglo 21 o el apro­ve­cha­mien­to de las pro­tes­tas espon­ta­neas de las masas ára­bes. De poco valen los apu­ra­dos gol­pes de pecho fren­te a la matan­za de “más de 50 mil civi­les” libios, según cifras de los pro­pios “rebel­des”. Los pri­me­ros sal­dos de “la ola de revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­cas de los pue­blos ára­bes con­tra la dic­ta­du­ra” o coop­ta­ción de la revuel­ta  popu­lar, por “la inter­ven­ción polí­ti­ca y mili­tar del impe­ria­lis­mo” (art. Clau­dio Tes­ta, “Un gran deba­te de la izquier­da mun­dial”, SoB. 31.5.2011) 

Esta­dís­ti­ca san­grien­ta de una his­to­ria que al mis­mo tiem­po es un dedo que acu­sa la “ino­cen­cia” mos­tra­da por la Uni­dad Afri­ca­na, que votan­do a favor de la fal­sa “exclu­sión aérea”, titu­bea en el reco­no­ci­mien­to del Comi­té Nacio­nal de Tran­si­ción. Duda que no ator­men­ta a los refor­mis­tas chi­nos, quie­nes miran­do para el techo a la hora del voto colo­nial en el Con­se­jo de Segu­ri­dad, no vaci­la­ron en reco­no­cer al gobierno de fac­to ins­ta­la­do por la OTAN. Algo pare­ci­do a lo que hicie­ron sus pares rusos y la diplo­ma­cia cen­tris­tas del señor Lavrov; tan­to uno como otro inco­mo­da­do por su papel de ton­tos úti­les, com­pro­me­ti­dos con la fae­na pero exclui­dos del repar­to de la tor­ta libia. Resul­ta­do que tam­bién acu­sa la basu­ra colo­nial de Ara­bia Sau­di­ta y la Liga Ára­be, quie­nes ni siquie­ra se moles­ta­ron en jus­ti­fi­car su apo­yo incon­di­cio­nal a la OTAN. 

En otra direc­ción, tam­po­co valen los gol­pes de pecho de nues­tros izquier­dis­tas vien­do des­va­ne­cer sus revo­lu­cio­nes de octu­bre. Obvia­men­te la con­sig­na ¡fue­ra los impe­ria­lis­tas de Libia! que algu­nos lan­zan con vehe­men­cia aho­ra, es la con­sig­na prin­ci­pal hoy, pero igual­men­te lo era ayer, cuan­do los impe­ria­lis­tas arma­ban el tin­gla­do colo­nial de su vie­ja fór­mu­la: gue­rras colo­nia­les + mer­ca­do arma­men­tis­ta = >dis­trac­ción de masas > tasa de ganan­cia (GC+ MA=>DM>TG). En fin, como dice el refrán “cuan­do veas la bar­ba de tu vecino arder pon las tuyas en remo­jo”. 

Cara­cas 14 sep­tiem­bre de 2011 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.