Pró­lo­go sobre los nue­vos suce­sos de Libia – Otto Van der Velde

Se tra­ta de un pró­lo­go y no del final de los suce­sos ára­bes, por­que real­men­te las luchas del pue­blo Libio y en gene­ral en el Nor­te de Áfri­ca, no con­clu­yen, ape­nas comien­zan. La inva­sión y matan­za impe­ria­lis­ta per­pe­tra­da por la OTAN y los mer­ce­na­rios del CNT, no sólo com­po­nen un nue­vo repar­to del mer­ca­do petro­le­ro en los paí­ses del “Medio Orien­te”, sino tam­bién una nue­va fase y agu­di­za­ción de la lucha de cla­ses en toda la zona nora­fri­ca­na, par­ti­cu­lar­men­te en los paí­ses de mayor desa­rro­llo capi­ta­lis­ta del área, por tan­to de mayor pre­sen­cia orga­ni­za­da de la cla­se obre­ra como Egip­to y Túnez. 

La nue­va colo­ni­za­ción del área por las trans­na­cio­na­les petro­le­ras inten­si­fi­ca­rá la lucha social. Tales revuel­tas de masas ter­mi­na­rán alcan­zan­do los vie­jos encla­ves petro­le­ros anglo- nor­te­ame­ri­ca­nos de Abu Dabi, Qatar etc. debi­li­tan­do ade­más las hue­llas feu­da­les del tri­ba­lis­mo libio. La lucha demo­crá­ti­ca de las masas hará más que evi­den­te el “des­po­tis­mo asiá­ti­co” de la fami­lia Saud en Ara­bia Sau­di­ta, de los jeques en los emi­ra­tos y de otros gobier­nos colo­nia­les del Medio Orien­te envi­le­ci­dos por los petrodólares. 

Las nue­vas con­tra­dic­cio­nes polí­ti­cas incre­men­ta­ran las pre­sio­nes hacia la uni­dad nacio­nal desa­rro­llan­do una mayor con­cien­cia social anti impe­ria­lis­tas y con­tra la bur­gue­sía local. Para usar un lugar común dire­mos que a par­tir de aho­ra el “Medio Orien­te” jamás será igual que antes. 

En nues­tros aná­li­sis ante­rio­res sobre los suce­sos del Nor­te de Áfri­ca, adver­tía­mos de los pro­pó­si­tos petro­le­ros de esta nue­va san­ta alian­za euro­peo-nor­te­ame­ri­ca­na, que aho­ra cuen­ta con socios de lujos en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU como el señor Ban Ki Mon y las dis­pa­ra­ta­das posi­cio­nes opor­tu­nis­tas del refor­mis­mo ruso-chino. 

Las nove­da­des libias de lar­go alcan­ce toca­ron las con­sig­nas “anti esta­li­nis­tas” de algu­nos trots­kis­tas, deve­la­ron los rodeos des­ver­gon­za­dos de la Liga Ára­be y la acti­tud manu­mi­sa de la Unión Afri­ca­na, que lue­go de votar “ino­cen­te­men­te” por una “exclu­sión aérea para sal­var civi­les del tirano Gada­fi” y de dar car­ta aval a los des­tro­zos impe­ria­lis­tas, se nie­ga a reco­no­cer con fal­so pudor al comi­té títe­re de tran­si­ción, impues­to por la OTAN. 

Ino­cen­cia que a la fecha de éste escri­to acu­sa una esta­dís­ti­ca ‑decla­ra­da con jac­tan­cia por los pro­pios mer­ce­na­rios del Comi­té Nacio­nal de Tran­si­ción- de más de 20.000 bom­bar­deos, 50 mil ase­si­na­dos, demo­li­ción de Trí­po­li y otras ciu­da­des libias, des­truc­ción del nove­do­so sis­te­ma de acue­duc­to nacio­nal, ade­más de la expro­pia­ción de las divi­sas inter­na­cio­na­les libias y de las cuan­tio­sas inver­sio­nes hechas por Gada­fi “para fomen­tar el desa­rro­llo en más de 25 paí­ses de Áfri­ca, la mayo­ría en Áfri­ca sub­saha­ria­na…”(*) 

Invo­can­do a Marx y Engels en el Mani­fies­to Comu­nis­ta pode­mos decir que “las fuer­zas de la vie­ja Euro­pa se han uni­do en san­ta cru­za­da”, esta vez no con­tra el fan­tas­ma del comu­nis­mo sino para repar­tir­se una vez más los recur­sos y la fuer­za de tra­ba­jo africana. 

No es la his­to­ria del joven capi­ta­lis­mo de 1848 ase­si­nan­do al movi­mien­to obre­ro euro­peo, sino la eta­pa senil del impe­ria­lis­mo del siglo 21contra los pue­blos opri­mi­dos de Áfri­ca. Ago­nía del capi­tal que llo­ran refor­mis­tas y cola­bo­ra­do­res a lo lar­go del todo el pla­ne­ta, inclu­yen­do los san­tu­rro­nes del “sub-impe­ria­lis­mo” bra­si­le­ño, que se dan gol­pes de pecho al mis­mo tiem­po que hacen gui­ños ofi­cia­les al “gobierno de tran­si­ción. Con el mayor des­ca­ro la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de Bra­sil anun­cia ade­más el blo­queo de las divi­sas libias depo­si­ta­das en el Ban­co Cen­tral de Brasil (**) 

.

(*) V. La rapi­ña del siglo: el asal­to de los volun­ta­rios a los fon­dos sobe­ra­nos libios. Man­lio Dinuc­ci. Red Vol­tai­re. Roma Ita­lia 22 de abril de 2011 IL Mani­fies­to. Repro­du­ci­do por Epa- parro­quia. Agos­to 2011, año 4 No 31. 

(**) Bra­si­lia 7.9.2001 Últi­mas Noti­cias, pág. 47 

Come­dia del capi­ta­lis­mo o “caí­da de care­tas demo­crá­ti­cas” en la bur­gue­sía fran­co-ita­lia­na, basa­da en los puche­ros “demo­crá­ti­cos” del refor­mis­mo inter­na­cio­nal y en el lagrimeo de una cama­da de coco­dri­los digi­rien­do a su víc­ti­ma, aten­tos para no que­dar atrás en el repar­to del petró­leo y las finan­zas libias. 

Vale la pena recor­dar el jura­men­to del lobby repu­bli­cano-judío en la era de Reagan, para expro­piar y des­apa­re­cer del mapa a Pales­ti­na, ane­xar terri­to­rio ára­be y repar­tir­se los recur­sos de Irak, Afga­nis­tán, Libia, Siria e Irán. Plan impe­ria­lis­ta en mar­cha aun­que con serios e ines­pe­ra­dos tro­pie­zos, según los des­en­la­ces de Irak, Afga­nis­tán e inclu­so libios, que sin ter­mi­nar feliz­men­te ya apun­tan a Siria. ¿Habrán apren­di­do Esta­dos Uni­dos y Euro­pa la lec­ción de que ane­xar terri­to­rio y petró­leo hoy día no es asun­to de coser y cantar? 

No pare­cie­ra por los alar­des de la Clin­ton y del meque­tre­fe fran­cés res­pec­to a Irán y Siria. Pero cier­ta­men­te no ha resul­ta­do fácil para los impe­ria­lis­tas cum­plir sus metas polí­ti­cas y mili­ta­res en el Medio Orien­te. Han sido los ára­bes un hue­so duro de roer. 

Clau­dio Tes­ta ana­lis­ta de la corrien­te inter­na­cio­nal Socia­lis­mo o Bar­ba­rie (por­tal del 1.9.2011) ade­más advier­te que los suce­sos de Libia han crea­do dife­ren­cias en la izquier­da inter­na­cio­nal. Tie­ne razón por más que Tes­ta (ni el Comu­ni­ca­do del SOB) lle­gan al fon­do del pro­ble­ma nacio­nal libio, que obvia­men­te no es el apo­yo o la crí­ti­ca a un Gada­fi más que doma­do por el mis­mo impe­ria­lis­mo que hoy lo agre­de, sino el deba­te sobre el pro­ble­ma nacio­nal y la “situa­ción extre­ma­da­men­te con­tra­dic­to­ria” del pun­to, para decir­lo con las mis­mas pala­bras del Comu­ni­ca­do Cen­tral del SOB. 

Tes­ta roza en su estu­dio casi todos los ángu­los del asun­to libio, pero cuan­do lle­ga a la con­clu­sión sobre las con­si­de­ra­cio­nes prag­má­ti­cas y lige­ras, que el Pre­si­den­te Chá­vez hizo sobre Gada­fi y la cues­tión libia en el 2009, se equi­vo­ca, y jus­ta­men­te por­que no apre­cia la “situa­ción extre­ma­da­men­te con­tra­dic­to­ria” del pro­ble­ma nacio­nal en Vene­zue­la, seña­lan­do que “Chá­vez con­vier­te la correc­ta opo­si­ción a la inter­ven­ción del impe­ria­lis­mo en libia en algo muy distinto…y nefas­to: en un apo­yo abso­lu­to a Gada­fi y su régi­men”, lo cual no es cierto. 

Bas­ta revi­sar los múl­ti­ples dis­cur­sos, con­vo­ca­to­rias en con­tra “la inva­sión impe­ria­lis­ta de Libia”, lan­za­da a la calle por el pre­si­den­te Chá­vez y su gobierno antes y des­pués de la toma de Trí­po­li, inclu­so la impor­tan­te decla­ra­ción común de los paí­ses del ALBA con­tra la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta en Áfri­ca; las con­de­nas y las movi­li­za­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, para enten­der que la con­de­na ofi­cial apun­ta más con­tra la acción impe­ria­lis­ta y sus alia­dos del Medio Orien­te, que en “apo­yo abso­lu­to a Gada­fi y su régi­men”. Posi­ción boli­va­ria­na deri­va­da de una situa­ción nacio­nal “extre­ma­da­men­te con­tra­dic­to­ria” e incohe­ren­te, jus­to como apa­re­cen las corrien­tes del nacio­na­lis­mo bur­gués y del nacio­na­lis­mo popu­lar en los suce­sos del siglo 21 que van de Méji­co a la Argentina. 

El error pun­tual de Clau­dio Tes­ta es pues, no tocar fon­do en el asun­to nacio­nal, obvian­do situa­cio­nes “extre­ma­da­men­te con­tra­dic­to­rias” pro­duc­to del “pro­ble­ma nacio­nal” en Libia y Vene­zue­la, como nacio­nes capi­ta­lis­tas opri­mi­das y depen­dien­tes, al mis­mo tiem­po que opri­mi­das y explo­ta­das por el gran capi­tal, coop­ta­das por sec­to­res nacio­na­lis­tas his­tó­ri­ca­men­te blo­quea­dos, dis­tor­sio­na­dos e impe­di­dos de lle­gar has­ta él final de sus pro­pias rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­na­les, gra­cias a las defor­ma­cio­nes de cla­se deja­das por el colo­nia­lis­mo del siglo 19 y el impe­ria­lis­mo del siglo 21 en el pro­ce­so de for­ma­ción de las cla­ses nacio­nal bur­gue­sas. Cues­tión nacio­nal que exis­tien­do con sus pro­pias carac­te­rís­ti­cas, no pue­de ser deja­da de lado por las nue­vas gene­ra­cio­nes mar­xis­tas, sabien­do que el pro­le­ta­ria­do y los par­ti­dos de cla­se his­tó­ri­ca­men­te son deter­mi­nan­tes en el des­en­la­ce de éste asunto. 

Lenin, cri­ti­can­do al comu­nis­mo de izquier­da adver­tía en los docu­men­tos de la III Inter­na­cio­nal que el asun­to nacio­nal era una par­ti­cu­la­ri­dad de la lucha con­tra el colo­nia­lis­mo, el semi colo­nia­lis­mo y la depen­den­cia, que el pro­le­ta­ria­do y los comu­nis­tas debían con­si­de­rar. Un tema de la libe­ra­ción nacio­nal, que según Lenin, ata­ñe al par­ti­do. Vea­mos lo que decía en 1914 al respecto: 

“…la polí­ti­ca del pro­le­ta­ria­do en la cues­tión nacio­nal (como en las demás cues­tio­nes) sólo apo­ya a la bur­gue­sía en una direc­ción deter­mi­na­da, pero nun­ca coin­ci­de con su polí­ti­ca”, direc­triz que V. Lenin diri­ge en inte­rés de la lucha de cla­se, toman­do en con­si­de­ra­ción la estra­te­gia y la auto­no­mía pro­le­ta­ria den­tro del pro­ble­ma nacio­nal. “…si la bur­gue­sía de una nación opri­mi­da-con­ti­núa Lenin- lucha con­tra la opre­so­ra, noso­tros esta­mos siem­pre, en todos los casos y con más deci­sión que nadie, a favor, ya que somos los enemi­gos más auda­ces y con­se­cuen­te de la opre­sión. Pero-he aquí el “pero” de Lenin si la bur­gue­sía de la nación opri­mi­da esta por su nacio­na­lis­mo bur­gués noso­tros esta­mos en con­tra” (V. Lenin “Sobre el dere­cho de las nacio­nes a la auto­de­ter­mi­na­ción”, Febre­ro-Mar­zo de 1914, s p n). 

En el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio vene­zo­lano, esa con­tra­dic­ción del nacio­na­lis­mo a que se refie­re Lenin no se ha sal­da­do, por el con­tra­rio, los socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios y las masas avan­za­das, sobre todo des­pués de los suce­sos del 2002 – 2003, la tra­tan de lle­var hacia el anti­im­pe­ria­lis­mo pro­le­ta­rio y el socia­lis­mo, luchan­do con­tra la ultra­de­re­cha de la MUD y el nacio­nal refor­mis­mo incrus­ta­do en el pro­pio gobierno boli­va­riano. “Del mis­mo modo” a otro plano lle­va­ran las masas libias y nora­fri­ca­nas la inva­sión colo­nia­lis­ta de la OTAN y sus aliados. 

Pero no sólo Lenin tra­ta el asun­to nacio­nal des­de este ángu­lo, tam­bién lo hace Trotsky. En la entre­vis­ta con­ce­di­da al diri­gen­te trots­kis­ta Mateo Fos­sa duran­te su exi­lio meji­cano del año 38, Trotsky ana­li­za la situa­ción dan­do una res­pues­ta muy útil para aque­llos trots­kis­tas que no leen a Trotsky. Trans­cri­ba­mos un frag­men­to de ella.

Fos­sa. ¿Qué pue­de usted decir sobre la lucha de libe­ra­ción de los pue­blos lati­no­ame­ri­cano y los pro­ble­mas del futuro? 

Trotsky “…. Toma­ré el ejem­plo más sim­ple y demos­tra­ti­vo. En Bra­sil exis­te hoy un régi­men semi fas­cis­ta que nin­gún revo­lu­cio­na­rio pue­de ver sino con odio. Supon­ga­mos, sin embar­go, que maña­na Ingla­te­rra entre en un con­flic­to mili­tar con Bra­sil. Yo le pre­gun­to ¿de qué lado del con­flic­to esta­ría la cla­se obre­ra? Le diré que con­tes­ta­ría yo: en éste caso yo esta­ré de par­te de Bra­sil “fas­cis­ta” con­tra la Ingla­te­rra “demo­crá­ti­ca”.

¿Por qué? Por­que el con­flic­to entre dos paí­ses no será una cues­tión de demo­cra­cia o fas­cis­mo. Si Ingla­te­rra triun­fa­ra pon­dría otro fas­cis­ta en Rio de Janei­ro y dupli­ca­ría las cade­nas de Bra­sil. Si por el con­tra­rio triun­fa­ra Bra­sil eso daría un pode­ro­so impul­so a la con­cien­cia nacio­nal y demo­crá­ti­ca del país y lle­va­ría al derro­ca­mien­to de la dic­ta­du­ra de Vargas…” 

Vemos pues aquí una lec­tu­ra de Trotsky bas­tan­te dife­ren­te a la mayo­ría de las posi­cio­nes trots­kis­tas en torno al pro­ble­ma nacio­nal, una lec­ción per­fec­ta­men­te apli­ca­ble al caso libio. Se tra­ta de una situa­ción que a cau­sa del fra­ca­so de los neo­li­be­ra­les y los avan­ces sos­te­ni­dos del pro­le­ta­ria­do, se poten­cia gene­ran­do una can­ti­dad de cir­cuns­tan­cias y hechos, que per­mi­ten expli­car, por un lado la sico­lo­gía de las figu­ras nacio­na­lis­tas del siglo 21 y por el otro, la for­ma como se inter­re­la­cio­na el nacio­na­lis­mo con la lucha de cla­ses en los sec­to­res y cla­ses oprimidas. 

Ese pro­ble­ma nacio­nal deve­la el móvil opor­tu­nis­ta de las poten­cias opre­so­ras y sus alia­dos. Para el caso, el de la OTAN con las nacio­nes opri­mi­das del “Medio Orien­te”. Al calor de esa con­tra­dic­to­ria ideo­lo­gía nacio­nal, con­du­ci­da en for­ma cha­ta por el nacio­na­lis­mo peque­ño bur­gués, pode­mos enten­der los giros y las incon­se­cuen­cias polí­ti­cas de sus figu­ras, caso paté­ti­co de Gadafi. 

La libe­ra­ción nacio­nal de vuel­ta en la lucha con­tra un colo­nia­lis­mo ana­cró­ni­co, que va por sus fue­ros y se topa con una inten­sa lucha de cla­ses, en la que el capi­tal deses­pe­ra­do por la cri­sis, rom­pe sus pro­pias nor­mas lega­les y valo­res, mien­tras que el pro­le­ta­ria­do, débil toda­vía en cuan­to a su orga­ni­za­ción polí­ti­ca, sin un eje de par­ti­do cla­sis­ta y pro­gra­ma, con­di­ción para alcan­zar su papel his­tó­ri­co- no pue­de encau­zar las masi­vas pro­tes­tas de masas. 

Estas tien­den enton­ces al anar­quis­mo, a la fal­ta de obje­ti­vos con­cre­tos; giran tra­tan­do de “per­fec­cio­nar” los mis­mos valo­res de los cua­les quie­ren salir y ter­mi­nan faci­li­tan­do la coop­ta­ción opor­tu­nis­ta, “los sal­va­men­tos” del mesia­nis­mo refor­mis­ta, ideo­lo­gías cuyo medio ambien­te es la con­fu­sión, el des­or­den ideo­ló­gi­co y final­men­te el des­gas­te de las pro­tes­tas popu­la­res. Podrían tales limi­ta­cio­nes espon­tá­neas estar pre­sen­tes en muchas movi­li­za­cio­nes del medio orien­te, Lati­noa­mé­ri­ca o Europa. 

Pro­ble­ma moderno cier­ta­men­te difí­cil de expli­car (y más aun de enten­der) des­de el izquier­dis­mo. Cuan­to más com­pli­ca­do se vuel­ve éste si no se escar­ban sus cau­sas his­tó­ri­cas reales: el pro­ce­so de for­ma­ción de las cla­ses en las regio­nes, el nivel polí­ti­co alcan­za­do por la lucha de cla­se y el pro­le­ta­ria­do en medio del asun­to nacio­nal, su auto­no­mía, pro­gra­ma y par­ti­do de cla­se, nivel de la lucha opre­so­res-opri­mi­dos etc.etc. Tal con­jun­to hace la infra­es­truc­tu­ra de la per­so­na­li­dad y el dis­cur­so de los líde­res. Podría expli­car, para el caso que nos ata­ñe, las incon­se­cuen­cias o trai­cio­nes bas­tan­te estú­pi­das de Muam­mar Gada­fi y la tal “revo­lu­ción ver­de” de la bur­gue­sía nacio­nal libia, pro­ce­so que adquie­re sen­ti­do vis­to a la luz de las teo­rías mar­xis­tas sobre la “cues­tión nacional”. 

Des­de ese ángu­lo no es rigu­ro­so anun­ciar que Gada­fi trai­cio­nó al débil pro­le­ta­ria­do libio, pues­to que su pro­gra­ma y sus figu­ras poco o nada tuvie­ron que ver con los obje­ti­vos pro­le­ta­rios. Pro­ba­ble­men­te habrá trai­cio­na­do al anti­im­pe­ria­lis­mo bur­gués de los años sesen­ta, lue­go que su nase­ris­mo que­ma­ra las fases heroi­cas del nacio­na­lis­mo mili­tar ára­be, enton­ces de moda, más no al socia­lis­mo científico. 

En tal caso sería una trai­ción a las impor­tan­tes rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­nal bur­gue­sas libias plan­tea­das para la épo­ca, que seguían al cur­so del nase­ris­mo egip­cio, pisan­do tar­día­men­te las expec­ta­ti­vas de los movi­mien­tos nacio­na­lis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos, en cuyas filas la con­tra­dic­ción capi­tal-tra­ba­jo deter­mi­na el cur­so de estos. 

El ascen­so de las luchas polí­ti­cas y la toma de posi­cio­nes pro­le­ta­rias en el mar­co del pro­ce­so nacio­na­lis­ta vene­zo­lano, toma for­ma: tos­ca en sus comien­zos, hacien­do un gran esfuer­zo por des­pe­gar­se del eco­no­mis­mo y zafar­se de una “aris­to­cra­cia obre­ra” que actúa como ver­da­de­ra mafia sin­di­cal, des­blo­quean­do no sin tor­pe­za, los pla­nes de la Mesa de la Uni­dad (MUD) y del sin­di­ca­lis­mo patro­nal sos­te­ni­do por Acción Demo­crá­ti­ca y Cau­sa R., etc. El pro­le­ta­ria­do hace algu­na pre­sen­cia lo que no deja de preo­cu­par a la dere­cha y a la buro­cra­cia chavista. 

El nue­vo des­per­tar polí­ti­co del pro­le­ta­ria­do vene­zo­lano comien­za a deve­lar ante la “opi­nión públi­ca” la con­duc­ta dema­gó­gi­ca de la buro­cra­cia den­tro del esta­do boli­va­riano, que como bien decía Lenin bas­ta ras­car­le un poco la piel para que apa­rez­ca el vie­jo Esta­do; pero tam­bién las movi­li­za­cio­nes obre­ras sacan a flo­te el “nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio” camu­fla­do den­tro del movi­mien­to obre­ro boli­va­riano, obli­gán­do­lo a fijar posi­ción pública. 

Con todo y ello el volu­men polí­ti­co del pro­le­ta­ria­do cre­ce, esta­ble­ce dife­ren­cias y atrae a su cen­tro los sec­to­res más com­ba­ti­vos del nacio­na­lis­mo popu­lar así como de otras ideo­lo­gías no pro­le­ta­rias. Se tra­ta de un esce­na­rio con­fu­so y des­or­de­na­do a pri­me­ra vis­ta, dada la mez­cla de rei­vin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas con con­sig­nas nacio­na­lis­tas, radi­ca­les, anar­quis­tas, apo­lí­ti­cas, no par­ti­dis­tas, socia­lis­tas etc. que entran en los actua­les con­flic­tos de clase. 

El esce­na­rio podría apa­re­cer aún más extra­ño al obser­va­dor extran­je­ro. Pero esta con­fu­sión se orde­na al estu­diar las posi­cio­nes polí­ti­cas prin­ci­pa­les, los intere­ses y pre­jui­cios de las cla­ses opre­so­ras-opri­mi­das de acuer­do a la con­tra­dic­ción bur­gue­sía-pro­le­ta­ria­do; de cómo ellos enmas­ca­ra­dos (e inci­dien­do) en el pro­ble­ma nacio­nal, son saca­dos por la lucha de cla­ses del cur­so sim­ple­men­te nacio­na­lis­ta, patrió­ti­co y lan­za­dos al con­flic­to social y even­tual­men­te a la con­cien­cia de clase. 

En torno a esto hay otros pro­nós­ti­cos. En esa direc­ción, más bien en direc­ción a los suce­sos libios, las pre­vi­sio­nes de nues­tros trots­kis­tas loca­les equi­vo­can el aná­li­sis sobre los acon­te­ci­mien­tos ára­bes. Sus pre­jui­cios les impi­den asi­mi­lar los enfo­ques de Lenin y Trotsky acer­ca del asun­to nacional. 

Es evi­den­te, por ejem­plo, la sobre­es­ti­ma­ción que hacen del movi­mien­to de masas ára­bes, nivel de con­cien­cia alcan­za­do por las pro­tes­tas espon­tá­neas de masas. Olvi­dan la cues­tión tác­ti­ca per­dien­do la visión de con­jun­to en el pro­ble­ma (inclu­so sus efec­tos inter­na­cio­na­les). Ese loca­lis­mo redu­ce al  blan­co y negro las con­tra­dic­cio­nes, con­for­ma­ción y desa­rro­llo de las cla­ses y sec­to­res que inter­vie­nen en la situa­ción nora­fri­ca­na. Para nada toman en cuen­ta las for­mas nacio­na­les que ésta asume. 

Para eje­cu­tar ese sal­to deben nece­sa­ria­men­te ape­lar a la exci­ta­ción y al roman­ti­cis­mo revo­lu­cio­na­rio. Recu­rrir a la fan­ta­sía exa­ge­ran­do comi­tés de resis­ten­cia a pun­to de tomar el poder e igno­rar la coop­ta­ción de las pro­tes­tas demo­crá­ti­cas por la reac­ción y los gru­pos colonialistas. 

Nues­tros trots­kis­tas pre­ten­den que 25 mil incur­sio­nes mor­tí­fe­ras de la OTAN, que el arma­men­to sofis­ti­ca­do de los mer­ce­na­rios y que la polí­ti­ca de las mayo­res poten­cias impe­ria­lis­tas del mun­do ago­bia­das por la ban­ca­rro­ta, están ahí hacien­do una gue­rra colo­nial por sim­ple for­ma­li­dad, impo­ten­tes para derro­tar a ver­da­de­ros ejér­ci­tos pro­le­ta­rios secre­tos, a las orga­ni­za­cio­nes espe­cia­li­za­das de rebel­des y a has­ta una ver­sión musul­ma­na de las famo­sas tesis de abril. 

En su afán de lograr un “argu­men­to his­tó­ri­co”, esta gen­te arras­tra por los pelos “las tesis de abril” plan­tea­da por V. Lenin y las apli­ca al caso libio, eti­que­tan­do como eta­pis­ta cual­quier evi­den­cia que pre­sen­te a las “fuer­zas rebel­des” del CNT (dis­tin­tas al movi­mien­to de masas libio), como la infan­te­ría de la OTAN. Acu­san al fren­te anti­im­pe­ria­lis­ta de impe­dir “el derro­ca­mien­to de Gada­fi”; derro­ca­mien­to que según estos gru­pos inevi­ta­ble­men­te des­en­ca­de­na­ría la insu­rrec­ción gene­ral, per­mi­tien­do al pro­le­ta­ria­do libio “enmas­ca­ra­do” en las filas rebel­des, “asal­tar el pala­cio de invier­to y tomar el poder. Según las mis­mas fuen­tes, “la revo­lu­ción” sal­da­ría cuen­tas simul­tá­neas con la dic­ta­du­ra de Gada­fi y la pode­ro­sa enten­te europeo-norteamericana. 

En fin, toda una nove­la de caba­lle­ría. Pero la reali­dad es que a más de un mes de la entra­da a Trí­po­li del ultra secre­to “ejér­ci­to bol­che­vi­que” de nues­tros “obre­ris­tas”- con fre­cuen­cia sin obre­ros en sus filas- la gue­rra de resis­ten­cia nacio­nal a la inva­sión impe­ria­lis­ta no cesa, el débil pro­le­ta­ria­do libio no ha dado mues­tra de auto­no­mía y quien por aho­ra tie­ne la ofen­si­va no es pre­ci­sa­men­te la cla­se, sino las bom­bas impe­ria­lis­tas de la OTAN sos­te­nien­do el avan­ce de las fuer­zas mer­ce­na­rias de ocu­pa­ción y a los títe­res del Comi­té Nacio­nal Pro­vi­sio­nal, coman­da­dos por Mus­ta­fá Abdul Jalil, Mah­mud Jibril y demás socios de la Orga­ni­za­ción del Atlán­ti­co Norte. 

El lec­tor habrá apre­cia­do en dichos aná­li­sis un tenaz infan­ti­lis­mo de izquier­da, que en lugar de corre­gir sus erro­res los extien­de de una línea polí­ti­ca a otra. En algu­nos de estos gru­pos los equí­vo­cos son lle­va­dos a los extre­mos, caso de la ima­gi­na­ción ses­ga­da del señor Nico­lás Solís en Cen­troa­mé­ri­ca, o en otro sen­ti­do por los social revo­lu­cio­na­rios vene­zo­la­nos del Topo Obre­ro, quie­nes aña­den a sus pro­pias “tesis de abril”, la idea de reclu­tar mili­cia­nos para for­ta­le­cer la inmi­nen­te “revo­lu­ción” Libia, des­co­no­cien­do el papel de los “comi­té rebel­des” y su con­trol por el Comi­té Nacio­nal de Transición. 

La resul­tan­te de la ecua­ción es que mien­tras El Topo no pudo man­dar mili­cia­nos a Libia, la OTAN reclu­tó cen­te­nas de mer­ce­na­rios en Jor­da­nia, Qatar, de la tri­bu Bere­be­res e inclu­so de la delin­cuen­cia común libe­ran­do las cár­ce­les y uti­li­zán­do­la como fuer­za de cho­que en Trípoli. 

Peor error encon­tra­mos en la publi­ca­ción w.w.w La cla­se. Info, del par­ti­do trots­kis­ta vene­zo­lano USI y en el Comi­té Eje­cu­ti­vo de la UIT-CI (IV Inter­na­cio­nal). Sus auto­res lle­va­ron el asun­to has­ta el final, lan­zan­do hurras por el “triun­fo de las mili­cias libias”, ase­gu­ran­do que no se tra­ta de una ofen­si­va impe­ria­lis­ta de la OTAN sino de mili­cias popu­la­res, deseo que lle­gó a lo ridícu­lo pre­sen­tan­do por inter­net, como prue­ba indes­truc­ti­ble del tal ejér­ci­to mili­ciano, la foto de un soli­ta­rio José Manuel Pieg­ge­si alias Al-argen­ti­ni, reclu­ta­do en la pro­vin­cia de Men­do­za y pre­sen­ta­do modes­ta­men­te como “el gue­rri­lle­ro men­do­ci­nos que derrum­bó a Gada­fi” (sic) 

Aun­que a la hora de salir éste escri­to la inva­sión impe­ria­lis­ta de la OTAN y sus alia­dos no pue­de toda­vía can­tar vic­to­ria, lo cier­to es que como ya se pre­veía, el tal Comi­té Nacio­nal de Tran­si­ción, igual que su cur­si “arma­da Bran­ca­leo­ni” como la lla­ma el perio­dis­ta Wal­ter Mar­tí­nez, no son más que mama­rra­chos colo­nia­lis­ta de la OTAN, reclu­ta del impe­ria­lis­mo a las órde­nes del ver­da­de­ro esta­do mayor de la ocu­pa­ción colo­nial, la alian­za Sar­kosy- Ber­lus­co­ni- Neta­ña­ju- Oba­ma. Coa­li­ción que finan­cia la gue­rra y ate­rro­ri­za a bom­ba­zos lim­pio a 8 millo­nes de libios, que aho­ra apun­ta a Siria siguien­do el plan de ais­lar, ame­dren­tar y des­viar la revuel­ta de masas ára­bes, en fun­ción de sus pro­pios intere­ses petro­le­ros y del con­trol pleno de la OPEP. 

Esta­mos fren­te a una gran pla­nea­ción estra­té­gi­ca de una bur­gue­sía mun­dial, que deses­pe­ra­da por su cri­sis estruc­tu­ral en Euro­pa, Esta­dos Uni­dos y Japón, recu­rre al vie­jo expe­dien­te del arma­men­tis­mo y el ban­di­da­je sobre los hidro­car­bu­ros livia­nos de Libia, la OPEP y las reser­vas inter­na­cio­na­les del Medio Orien­te. Por lo pron­to ya están en sus manos $200 mil millo­nes en divi­sas extran­je­ras del pue­blo libio, entre ellos $77.000 millo­nes de sus fon­dos (***). Des­po­jo al que se suma des­ver­gon­za­da­men­te la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de Bra­sil anun­cian­do el “con­ge­la­mien­to” de lo que Libia tie­ne depo­si­ta­dos en el BCB. (****). 

Defi­ni­ti­va­men­te una ope­ra­ción fría­men­te cal­cu­la­da por el gran capi­tal, deco­ra­da con fas­tuo­sos show mediá­ti­cos res­pec­to al “terro­ris­mo ára­be”, que en nom­bre de la con­sa­bi­da “demo­cra­cia” mani­pu­la las legí­ti­mas pro­tes­tas popu­la­res de la fran­ja ára­be. Como seña­la Clau­dio Tes­ta, coop­ta la revuel­ta demo­crá­ti­ca de las masas libias, alqui­lan­do inclu­so un cuer­po de infan­te­ría para fijar terreno, dado que los aco­bar­da­dos sol­da­dos fran­ce­ses, ita­lia­nos, nor­te­ame­ri­ca­nos e ingle­ses difí­cil­men­te pon­drían pie en tie­rra libia. 

(***)V. Man­lio Dinuc­ci. “La rapi­ña del siglo: el asal­to de los volun­ta­rios a los fon­dos sobe­ra­nos libios II Mani­fies­to Red Vol­tai­re Roma. Repro­duc­ción Epa-Parro­quia año 4 No31

(****) 7.9.2011. Ulti­mas Noticias. 

El rey Midas ha que­da­do com­ple­ta­men­te des­nu­do ante el mun­do, como el artí­fi­ce de lo que bien podría­mos lla­mar la manio­bra colo­nia­lis­ta del siglo 21 o el apro­ve­cha­mien­to de las pro­tes­tas espon­ta­neas de las masas ára­bes. De poco valen los apu­ra­dos gol­pes de pecho fren­te a la matan­za de “más de 50 mil civi­les” libios, según cifras de los pro­pios “rebel­des”. Los pri­me­ros sal­dos de “la ola de revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­cas de los pue­blos ára­bes con­tra la dic­ta­du­ra” o coop­ta­ción de la revuel­ta  popu­lar, por “la inter­ven­ción polí­ti­ca y mili­tar del impe­ria­lis­mo” (art. Clau­dio Tes­ta, “Un gran deba­te de la izquier­da mun­dial”, SoB. 31.5.2011) 

Esta­dís­ti­ca san­grien­ta de una his­to­ria que al mis­mo tiem­po es un dedo que acu­sa la “ino­cen­cia” mos­tra­da por la Uni­dad Afri­ca­na, que votan­do a favor de la fal­sa “exclu­sión aérea”, titu­bea en el reco­no­ci­mien­to del Comi­té Nacio­nal de Tran­si­ción. Duda que no ator­men­ta a los refor­mis­tas chi­nos, quie­nes miran­do para el techo a la hora del voto colo­nial en el Con­se­jo de Segu­ri­dad, no vaci­la­ron en reco­no­cer al gobierno de fac­to ins­ta­la­do por la OTAN. Algo pare­ci­do a lo que hicie­ron sus pares rusos y la diplo­ma­cia cen­tris­tas del señor Lavrov; tan­to uno como otro inco­mo­da­do por su papel de ton­tos úti­les, com­pro­me­ti­dos con la fae­na pero exclui­dos del repar­to de la tor­ta libia. Resul­ta­do que tam­bién acu­sa la basu­ra colo­nial de Ara­bia Sau­di­ta y la Liga Ára­be, quie­nes ni siquie­ra se moles­ta­ron en jus­ti­fi­car su apo­yo incon­di­cio­nal a la OTAN. 

En otra direc­ción, tam­po­co valen los gol­pes de pecho de nues­tros izquier­dis­tas vien­do des­va­ne­cer sus revo­lu­cio­nes de octu­bre. Obvia­men­te la con­sig­na ¡fue­ra los impe­ria­lis­tas de Libia! que algu­nos lan­zan con vehe­men­cia aho­ra, es la con­sig­na prin­ci­pal hoy, pero igual­men­te lo era ayer, cuan­do los impe­ria­lis­tas arma­ban el tin­gla­do colo­nial de su vie­ja fór­mu­la: gue­rras colo­nia­les + mer­ca­do arma­men­tis­ta = >dis­trac­ción de masas > tasa de ganan­cia (GC+ MA=>DM>TG). En fin, como dice el refrán “cuan­do veas la bar­ba de tu vecino arder pon las tuyas en remo­jo”. 

Cara­cas 14 sep­tiem­bre de 2011 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *