Es una far­sa seguir hablan­do de la pri­ma­ve­ra ára­be – James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James Petras des­de Nue­va York Esta­dos Uni­dos. Mar­tes 11 de octu­bre de 2011. www​.radio36​.com​.uy

Chury: Petras, ¿cómo estás?

Petras: Esta­mos muy bien Chury. Tene­mos varios temas. Empe­za­mos con el mun­do ára­be y des­pués pasa­mos a Amé­ri­ca Lati­na enfo­can­do sobre Chi­le y Vene­zue­la y si hay tiem­po podría­mos con­si­de­rar lo que está pasan­do en EE.UU. con la pro­tes­ta con­tra Wall Street.

Pri­me­ro hable­mos de Siria por­que los medios de comu­ni­ca­ción como bra­zo de las cla­ses domi­nan­tes en Euro­pa y EE.UU. han dis­tor­sio­na­do toda la natu­ra­le­za del con­flic­to. La ima­gen que pre­sen­tan del con­flic­to de que es una gran masa de movi­mien­to popu­lar que está ata­can­do el gobierno, esa ima­gen es total­men­te fal­sa, no es una movi­li­za­ción pací­fi­ca; es una lucha arma­da que los datos indi­can que cer­ca de mil sol­da­dos y poli­cías han muer­to. Inde­pen­dien­te­men­te de lo que uno pien­sa del movi­mien­to y el gobierno, carac­te­ri­zar­lo sim­ple­men­te como pací­fi­co no es correc­to. Es un con­flic­to arma­do.

Segun­do, no es una sim­ple pro­tes­ta con exi­gen­cias de algún cam­bio. Los líde­res han decla­ra­do que es una for­ma de tum­bar al gobierno, es una insu­rrec­ción, no una sim­ple pro­tes­ta.

Ter­cer fac­tor, dice la pren­sa que es un movi­mien­to endó­geno, un movi­mien­to sim­ple­men­te de los pue­blos que bus­can solu­cio­nar sus pro­ble­mas. Pero hay mucha docu­men­ta­ción de hace tiem­po, que los EE.UU. están cana­li­zan­do recur­sos hacia las fuer­zas opo­si­to­ras, inclu­so de for­ma muy abier­ta. El emba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano se fue a la mar­cha a inci­tar a los mani­fes­tan­tes a seguir su lucha has­ta derro­car al gobierno. No sólo eso sino que hay muchas indi­ca­cio­nes de que a par­tir de Tur­quía hay armas entran­do al país. Hace dos días encon­tra­ron un alma­cén lleno de ame­tra­lla­do­ras y lan­za­do­res de misi­les. Enton­ces tam­po­co es sim­ple­men­te un levan­ta­mien­to interno. Hay mucha influen­cia exter­na que está fomen­tan­do esta pro­tes­ta.

Cuar­to pun­to, la pren­sa occi­den­tal habla de la lucha por la demo­cra­cia. Pero las prin­ci­pa­les fuer­zas inter­nas son dos. Una es las fuer­zas pro occi­den­ta­les, simi­lar a lo que pasó en Libia, que es gen­te que está actuan­do para impo­ner un régi­men que podría some­ter­se a la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na y de Euro­pa. La segun­da ver­tien­te de la opo­si­ción son los fun­da­men­ta­lis­tas musul­ma­nes que quie­ren impo­ner un régi­men reli­gio­so con­tra el régi­men secu­lar que exis­te aho­ra. Enton­ces la dico­to­mía demo­cra­cia o auto­ri­ta­ris­mo es fal­sa. Es una lucha entre títe­res y reli­gio­sos con­tra un régi­men auto­ri­ta­rio.

Esas son algu­nas cla­ri­fi­ca­cio­nes que debe­mos tomar en cuen­ta. Aho­ra, ¿cuá­les son las alter­na­ti­vas? De una for­ma y otra tene­mos de un lado el impe­ria­lis­mo res­pal­dan­do a los levan­ta­dos con armas, apo­yo, san­cio­nes en las Nacio­nes Uni­das. Y en el otro lado tene­mos un régi­men auto­ri­ta­rio repre­si­vo. Pero exis­te algu­na posi­bi­li­dad de que entre los opo­si­to­res e inclu­so den­tro de los apo­yos del régi­men haya fuer­zas demo­crá­ti­cas secu­la­res que si les per­mi­ten, podrían for­mar una opo­si­ción que pre­sen­te una alter­na­ti­va más demo­crá­ti­ca pero pre­ser­van­do la secu­la­ri­dad del régi­men y man­te­nien­do su polí­ti­ca anti­im­pe­ria­lis­ta.

Estas fuer­zas no reci­ben apo­yo guber­na­men­tal y tam­po­co del impe­ria­lis­mo, y tam­po­co los medios de comu­ni­ca­ción los pre­sen­tan como una ver­da­de­ra opción. Es una de las tra­ge­dias: exis­te la posi­bi­li­dad de una sali­da pací­fi­ca tal vez nego­cia­da que evi­te la des­truc­ción del país. Y final­men­te hay que enten­der que Rusia y Chi­na, con el veto en el Con­se­jo de Segu­ri­dad, entien­den que esta insu­rrec­ción arma­da está mani­pu­la­da por el mun­do occi­den­tal. Según los obser­va­do­res en las Nacio­nes Uni­das entien­den que están uti­li­zan­do el mis­mo plan que uti­li­za­ron en Libia: mon­tar pro­tes­tas, lla­mar­los demó­cra­tas, armar­los y uti­li­zar san­cio­nes como aper­tu­ra hacia un ata­que mili­tar.

Por esta razón Rusia y Chi­na recha­zan la pro­pues­ta occi­den­tal de san­cio­nes. Por­que a par­tir de cláu­su­las que per­mi­ten defen­der a quie­nes reci­ben bene­fi­cios huma­ni­ta­rios es que lue­go entran las fuer­zas aéreas y terres­tres de la OTAN para des­truir al gobierno. Por esto Rusia y Chi­na con todas las reser­vas que tie­nen con el régi­men de Siria están en con­tra. Ellos quie­ren que haya una rec­ti­fi­ca­ción inter­na; Rusia pro­po­ne que el régi­men de Assad modi­fi­que el auto­ri­ta­ris­mo. Pero has­ta aho­ra esta pro­pues­ta de Rusia, que es la que me pare­ce más racio­nal, ha sido recha­za­da por Fran­cia, Esta­dos uni­dos e Ingla­te­rra y tam­bién por el régi­men de Assad.

Por esta razón debe­mos man­te­ner nues­tra posi­ción con­tra los ata­ques occi­den­ta­les sin caer en la tram­pa de decir que en la actua­li­dad todo está per­fec­to. Esos son mis comen­ta­rios sobre Siria.

El otro asun­to es Egip­to don­de la jun­ta mili­tar mató a 26 cris­tia­nos hace tres días. Hay que enten­der lo que está pasan­do. Los mili­ta­res en el poder han rap­ta­do el levan­ta­mien­to popu­lar. Aho­ra hay una dic­ta­du­ra mili­tar que está blo­quean­do la demo­cra­cia. Los mili­ta­res están de una for­ma y otra implí­ci­ta­men­te empu­jan­do a los fun­da­men­ta­lis­tas para que ellos domi­nen lo que repre­sen­ta la opo­si­ción. Hay una alian­za táci­ta entre mili­ta­res en el poder y fun­da­men­ta­lis­tas en la opo­si­ción para blo­quear la demo­cra­ti­za­ción. Por esta razón los mili­ta­res han dado la opor­tu­ni­dad para que los fun­da­men­ta­lis­tas ata­quen a los cóp­tos cris­tia­nos. Ellos espe­ran con esto des­pres­ti­giar a la opo­si­ción y dis­traer a un sec­tor del públi­co de la meta demo­crá­ti­ca. Uti­li­zan esta masa­cre para jus­ti­fi­car la dic­ta­du­ra y blo­quear el pro­ce­so de tran­si­ción.

Los mili­ta­res no tie­nen nin­gu­na inten­ción de demo­cra­ti­zar el país. Han encar­ce­la­do cien­tos de mani­fes­tan­tes, han repri­mi­do muchas huel­gas, han inter­ve­ni­do en las uni­ver­si­da­des. Es una far­sa seguir hablan­do de la pri­ma­ve­ra ára­be cuan­do una dic­ta­du­ra vuel­ve al poder como en el caso de Egip­to. Debe­mos ser cla­ros en eso. Hay una alian­za, tri­ple alian­za aho­ra en Egip­to, entre mili­ta­res, la OTAN e Israel para man­te­ner el sta­tus quo con­tra el movi­mien­to del pue­blo. Y el pue­blo cada vez más entien­de por eso hay muchas huel­gas sin­di­ca­les de maes­tros y otros sec­to­res para bus­car poner algún con­te­ni­do en este lla­ma­do gobierno de tran­si­ción.

Chury: Habías habla­do de Amé­ri­ca Lati­na como tema tam­bién

Petras: El tema de Amé­ri­ca Lati­na es lo que está pasan­do prin­ci­pal­men­te en Chi­le en este momen­to. Chi­le es un ejem­plo de estos paí­ses con una facha­da demo­crá­ti­ca que escon­den una socie­dad con las peo­res des­igual­da­des en toda Amé­ri­ca Lati­na. Y apar­te de los pro­ce­sos elec­to­ra­les, son gobier­nos muy repre­si­vos, con las peo­res mane­ras de con­tro­lar al pue­blo. Encar­ce­lan a mapu­che, indí­ge­nas y gol­pean a los mani­fes­tan­tes que tra­tan de exi­gir un mejo­ra­mien­to en el están­dar de vida.

Hace tiem­po que la bur­gue­sía en Chi­le es la más hipó­cri­ta en el mun­do. Hablan mucho de la demo­cra­cia, hablan mucho de la esta­bi­li­dad y no hablan nada de las des­igual­da­des. Hay que enten­der que en Chi­le, según The Eco­no­mist, tie­nen el peor finan­cia­mien­to de edu­ca­ción públi­ca uni­ver­si­ta­ria de todos los paí­ses en Amé­ri­ca Lati­na, en Euro­pa y en Nor­te­amé­ri­ca. El por­cen­ta­je que va hacia la edu­ca­ción públi­ca uni­ver­si­ta­ria es la misé­rri­mo. Por ejem­plo, sólo el 45% de los estu­dian­tes van a la uni­ver­si­dad públi­ca. La gran mayo­ría van a uni­ver­si­da­des pri­va­das que exi­gen pagos altí­si­mos. Eso sig­ni­fi­ca que el acce­so a la uni­ver­si­dad es muy cla­sis­ta, para per­pe­tuar la estruc­tu­ra de cla­se. Aho­ra, el señor Piñe­ra, que es un mul­ti­mi­llo­na­rio, está uti­li­zan­do la tác­ti­ca del palo y la zanaho­ria: pri­me­ro ofre­ce algu­na com­pen­sa­ción sobre becas para la edu­ca­ción públi­ca pero sin cam­biar el sis­te­ma de ingre­so, los exá­me­nes y las con­di­cio­nes para la gran mayo­ría de los estu­dian­tes.

Antes de las mani­fes­ta­cio­nes Piñe­ra tenía un apo­yo de más del 50 %. Aho­ra ha caí­do a un 20%, mien­tras las últi­mas encues­tas indi­can que el 80% del públi­co apo­ya la lucha estu­dian­til y las rei­vin­di­ca­cio­nes estu­dian­ti­les. Esta pola­ri­za­ción ha cau­sa­do enor­mes inquie­tu­des con el gobierno. Ha aumen­ta­do la repre­sión más sal­va­je. Empie­za a demo­ni­zar al movi­mien­to estu­dian­til lla­mán­do­los extre­mis­tas, por el hecho de que el pre­si­den­te de la Fede­ra­ción uni­ver­si­ta­ria es una mujer comu­nis­ta, una joven líder con gran capa­ci­dad y que está enca­be­zan­do las luchas.

Eso indi­ca otra cosa: cuan­do los estu­dian­tes empie­zan a bus­car la jus­ti­cia social abren la caja de Pan­do­ra para que todos los sec­to­res que se sien­ten exclui­dos de este mode­lo chi­leno pue­dan expre­sar su opo­si­ción. Y esa opo­si­ción exis­tía duran­te los gobier­nos socia­lis­ta y demo­cris­tiano ante­rior­men­te. Pero el con­trol par­ti­da­rio de los sin­di­ca­tos y otras orga­ni­za­cio­nes blo­quea­ban la expre­sión. Aho­ra con el gobierno neo­li­be­ral, la dere­cha no tie­ne los mis­mos meca­nis­mos para mani­pu­lar a las gran­des masas popu­la­res por eso aho­ra tene­mos la expre­sión más abier­ta de este pro­ce­so.

En Chi­le pasa algo simi­lar a Uru­guay en el sen­ti­do de que man­tie­ne toda la apa­rien­cia de una demo­cra­cia esta­ble pero escon­de la reali­dad de gran­des des­igual­da­des, de gran­des pri­va­ti­za­cio­nes exclu­yen­tes. Es de fac­to, no está escri­to decir exclui­mos los pobres, exclui­mos a la cla­se tra­ba­ja­do­ra de los bene­fi­cios. Pero por cómo está orga­ni­za­do el sis­te­ma elec­to­ral, no pre­sen­ta las alter­na­ti­vas que el pue­blo quie­re. Enton­ces mono­po­li­zan el dis­cur­so y a par­tir de los medios repri­men cual­quier pre­sen­ta­ción de lo que real­men­te exis­te en la socie­dad. Apar­te de radio Cen­te­na­rio y otros medios, la gran mayo­ría de la gen­te toda­vía no encuen­tra una for­ma de expre­sar­se. En Chi­le el hecho de que el movi­mien­to estu­dian­til es muy diná­mi­co abre la posi­bi­li­dad para que otros sec­to­res socia­les pue­dan regis­trar su recha­zo al sis­te­ma exis­ten­te.

Y en los Esta­dos Uni­dos el movi­mien­to con­tra Wall Street sigue cre­cien­do. Aho­ra, otra vez tene­mos una cam­pa­ña en los medios para des­pres­ti­giar al movi­mien­to, a pesar de que aho­ra está fun­cio­nan­do de una for­ma u otra en cien­tos de ciu­da­des. Pero empie­za aho­ra la repre­sión. Ano­che en Bos­ton encar­ce­la­ron a más de cien mani­fes­tan­tes y en Washing­ton tam­bién están tra­tan­do de mar­gi­nar­los afue­ra de la vis­ta del gran público.En Nue­va York la poli­cía lan­za un feroz asal­to para des­alo­jar los acam­pa­dos. Lo que quie­ren es ais­lar­los y mar­gi­nar­los para mini­mi­zar la impor­tan­cia que tie­ne. Algu­nos ami­gos ayer entre­vis­ta­ron a per­so­nas de Wall Street off the record y la gen­te de Wall Street se sien­te muy eno­ja­da y muy frus­tra­da por el hecho de que hay un movi­mien­to que saca a la luz sus prác­ti­cas de esta­fas, corrup­ción y ganan­cias. Los gran­des capi­ta­les se sien­ten afec­ta­dos por este movi­mien­to.

Mien­tras la dere­cha está uti­li­zan­do todas las armas de des­pres­ti­gio, Oba­ma y los demó­cra­tas no han expre­sa­do nin­gún apo­yo por­que ellos tam­bién finan­cian sus cam­pa­ñas con lo que dan los ricos de Wall Street. Acá tene­mos un movi­mien­to que sigue inde­pen­dien­te y libra­do a su pro­pia fuer­za.

El fac­tor sub­ver­si­vo a todo eso son los sin­di­ca­tos, que en pri­me­ra ins­tan­cia decla­ra­ron su apo­yo a este pro­yec­to de ocu­par Wall Street; inclu­so mar­cha­ron jun­to con los ocu­pan­tes en una gran mar­cha hace una sema­na de más de 30 mil per­so­nas. Pero hace pocos días lo que vemos es que los sin­di­ca­tos han decla­ra­do una gran mar­cha en apo­yo de Oba­ma y su plan de empleo.

Extrac­ta­do por La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *