¿Qué que­da de Sen­de­ro Lumi­no­so?

Luis Arce Bor­ja :: Más articu­los de esta autora/​or: Más artículos Los que siguen cre­yen­do en la divi­ni­dad de Gon­za­lo han deve­ni­do en par­ti­do de la con­tra­rre­vo­lu­ción. Sir­ven exclu­si­va­men­te de sopor­te al sis­te­ma corrom­pi­do del Perú

Algu­nos com­pa­ñe­ros del extran­je­ro me han soli­ci­ta­do que en bre­ve les expli­que la situa­ción actual del Par­ti­do Comu­nis­ta del Perú (PCP) que en la jer­ga bur­gue­sa se le cono­ce bajo el nom­bre de Sen­de­ro Lumi­no­so (SL).

En bre­ve: lo que­da es una orga­ni­za­ción hecha tri­zas y de dudo­sa acti­vi­dad polí­ti­ca. Des­de 1980 has­ta el 1993, el PCP vivió una eta­pa glo­rio­sa de lucha con­tra el Esta­do, las fuer­zas arma­das, los gru­pos de poder y el impe­ria­lis­mo. En ese tiem­po muchos perua­nos soña­mos con el socia­lis­mo y la liber­tad. Esa lucha creo gran­des expec­ta­ti­vas en Ame­ri­ca Lati­na y por pri­me­ra vez el Esta­do peruano se sin­tió ver­da­de­ra­men­te ame­na­za­do por una gue­rra revo­lu­cio­na­ria. Esa situa­ción cam­bio en octu­bre de 1993 cuan­do Abi­mael Guz­mán, lla­ma­do el “pre­si­den­te Gon­za­lo”, trai­cio­nó la lucha arma­da y pidió a Fuji­mo­ri y Mon­te­si­nos, fir­mar un “acuer­do de paz”. De ahí para ade­lan­te Gon­za­lo se con­vir­tió en una cari­ca­tu­ra de sus épo­cas revo­lu­cio­na­rias y en haz­me­rreir del gobierno peruano.

A par­tir de esa trai­ción la gue­rra popu­lar ingre­só a un pro­ce­so de des­ca­la­bro total. La derro­ta no solo sig­ni­fi­có la des­truc­ción en el cam­po mili­tar, sino tam­bién en el terreno ideo­ló­gi­co y polí­ti­co. Se trun­có la posi­bi­li­dad de reem­pla­zar al vie­jo Esta­do peruano. Se vinie­ron aba­jo los comi­tés popu­la­res en el cam­po y en las ciu­da­des. Las masas heroi­cas que die­ron su vida en la lucha arma­da fue­ron des­pe­da­zas y de ello ha que­da­do más de 80 mil muer­tos y miles de cemen­te­rios clan­des­ti­nos y des­apa­re­ci­dos. Con la cola­bo­ra­ción de arre­pen­ti­dos y trai­do­res el ejér­ci­to salió de sus derro­tas y escon­dri­jos. Se repu­so de humi­llan­tes gol­pes y vol­vió a tomar el con­trol mili­tar del país. Sus gene­ra­les, inep­tos, derro­ta­dos, corrup­tos y humi­lla­dos, vol­vie­ron con­ver­ti­dos en héroes de una cla­se polí­ti­ca his­tó­ri­ca­men­te deca­den­te. La derro­ta de la gue­rri­lla otor­gó a los mili­ta­res inmen­sas ganan­cias en el poder del Esta­do. Ello les faci­li­tó poner a unos de sus repre­sen­tan­tes en la pre­si­den­cia del país. El triun­fo elec­to­ral del “capi­tán Car­los” (Ollan­ta Huma­la) acu­sa­do de crí­me­nes de gue­rra, solo fue posi­ble con la ban­ca­rro­ta de la lucha arma­da en Perú a con­se­cuen­cia de la trai­ción de Gon­za­lo.

A par­tir de 1993 salio a la super­fi­cie la mise­ria moral de los jefes y diri­gen­tes del PCP. Se impu­so la trai­ción, la dela­ción, la cola­bo­ra­ción y el mea cul­pa mise­ra­ble. El dis­cur­so heroi­co fue reem­pla­zos por el lagrimeo inmun­do y ras­tre­ro. Des­de la pri­sión los jefes se arras­tra­ron a los pies de sus anti­guos ver­du­gos y enemi­gos del pue­blo. La esen­cia del “pen­sa­mien­to Gon­za­lo” que­dó al des­cu­bier­to y mos­tró su lado gro­tes­co y fal­so. Se vio como nun­ca la ter­gi­ver­sa­ción de la doc­tri­na cien­tí­fi­ca del socia­lis­mo. Que­dó en evi­den­cia la for­ma gro­tes­ca en que las cum­bres del mar­xis­mo (Marx-Lenin-Mao) fue­ron usa­das a man­sal­va para dar rien­da suel­ta a la fala­cia, el cul­to a la per­so­na­li­dad, al par­ti­dis­mo borre­guil y abso­lu­to dog­ma­tis­mo.

Sen­de­ro Lumi­no­so, en par­ti­cu­lar los que siguen cre­yen­do en la divi­ni­dad de Gon­za­lo y su pen­sa­mien­to, ha deve­ni­do aho­ra en par­ti­do de la con­tra­rre­vo­lu­ción. Sus acti­vi­da­des polí­ti­cas sir­ven exclu­si­va­men­te de sopor­te de los gobier­nos de turno y del sis­te­ma corrom­pi­do del Perú. Par­ti­ci­pan en las elec­cio­nes gene­ra­les y sus diri­gen­tes des­de las pri­sio­nes escri­ben poe­mas y can­cio­nes de amor. Ya no hablan de la lucha arma­da sino mas bien de la “paz y la recon­ci­lia­ción” entre vic­ti­mas y vic­ti­ma­rios. Ya no piden san­ción para los mili­ta­res cri­mi­na­les, sino más bien exi­gen el per­dón y la liber­tad de ellos. En lugar de socia­lis­mo aho­ra exi­gen abrir espa­cios demo­crá­ti­cos con la bur­gue­sía.

Las tres caras del ACTUAL Sen­de­ro Lumi­no­so

Des­pués de la trai­ción de 1993 Sen­de­ro Lumi­no­so se divi­dió en tres cuer­pos. Cada uno de estos gru­pos fun­cio­na con sus pro­pios diri­gen­tes. En pri­mer lugar esta el gru­po que esta liga­do direc­ta­men­te a Abi­mael Guz­mán que actúa prin­ci­pal­men­te en Lima. A pesar de su ais­la­mien­to res­pec­to a las masas popu­la­res man­tie­ne cier­ta acti­vi­dad polí­ti­ca. Es muy acti­vo en la defen­sa de los dere­chos huma­nos y en este terreno cen­tra su acti­vi­dad en cam­pa­ñas para pedir la liber­tad de Abi­mael Guz­mán y una “solu­ción polí­ti­ca, la amnis­tía gene­ral y la recon­ci­lia­ción nacio­nal”. Su par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral es mar­gi­nal y ha copia­do la for­ma de actuar de la anti­gua izquier­da legal. Siem­pre va a la cola de tal o cual can­di­da­to de la bur­gue­sía y de los gru­pos de poder. En las últi­mas elec­cio­nes del 5 de junio del 2011 ha sos­te­ni­do la cam­pa­ña elec­to­ral del mili­tar Ollan­ta Huma­la, actual­men­te pre­si­den­te del Perú. Este gru­po, sos­tie­ne el acuer­do de paz y es incon­di­cio­nal de Abi­mael Guz­mán. Los diri­gen­tes de este gru­po actúan públi­ca­men­te y con­si­de­ran a Gon­za­lo (sin impor­tar­les que este pre­so) el jefe y la direc­ción “magis­tral” del Par­ti­do.

Otro de los reta­zos del Par­ti­do Comu­nis­ta del Perú (PCP) fun­cio­na en el Alto Hua­lla­ga. Este gru­po esta ato­mi­za­do en una zona coca­le­ra de la sel­va. Su cabe­za visi­ble es “Arte­mio” un cua­dro medio que ha repe­ti­do en dife­ren­tes oca­sio­nes que se “suje­ta” a la direc­ción de Abi­mael Guz­mán y que con­si­de­ra vali­do lo que se cono­ce como “pen­sa­mien­to Gon­za­lo”. Este gru­po man­tie­ne un peque­ño gru­po arma­do y sus accio­nes gue­rri­lle­ras se redu­cen a una zona coca­le­ra. En lo fun­da­men­tal Arte­mio coin­ci­de con el plan­tea­mien­to de Gon­za­lo de bus­car una “solu­ción Polí­ti­ca a los pro­ble­mas de la gue­rra” y recon­ci­liar­se con las fuer­zas arma­das y las cla­ses polí­ti­cas del país. La gen­te de Gon­za­lo ha cali­fi­ca­do este gru­po como “línea mili­tar bur­gue­sa”, pero ello no impi­dió que en las ulti­mas elec­cio­nes actua­ran jun­tos a favor del “capi­tán Car­los” (Ollan­ta Huma­la).

El ter­cer gru­po está lide­ra­do por “José” (Víc­tor Quis­pe Palo­mino). Este gru­po actúa en los valles coca­le­ros de los ríos Ene y Apu­rí­mac (VRAE). Man­tie­ne tam­bién un con­ti­nen­te arma­do y según el gobierno peruano es la par­te más peli­gro­sa de los “rema­nen­tes arma­dos de Sen­de­ro Lumi­no­so”. El jefe de este gru­po, a dife­ren­cia de “Arte­mio” con­si­de­ra a Gon­za­lo un “trai­dor a la gue­rra popu­lar”. Dice que Gon­za­lo “ha deve­ni­do una ver­güen­za para el par­ti­do” (comu­ni­ca­do 2009). Ade­más, ponen al mar­gen de sus accio­nes el “pen­sa­mien­to Gon­za­lo” y recha­zan la “sali­da paci­fi­ca y nego­cia­da de la gue­rra”. El 2 de octu­bre del 2008 a tra­vés de una emi­so­ra radial de Aya­cu­cho pidió al gobierno de Alan Gar­cía que le entre­gue a Gon­za­lo para ajus­ti­ciar­lo por trai­dor. En otra oca­sión vía la TV acu­só a Gon­za­lo de “terro­ris­ta”, seña­lan­do al mis­mo tiem­po que su modo de actuar es com­ple­ta­men­te dife­ren­te al PCP que diri­gió Gon­za­lo has­ta su cap­tu­ra en octu­bre de 1993. “José” se decla­ra mar­xis­ta-leni­nis­ta-maoís­ta y su orga­ni­za­ción emi­tió un docu­men­to polí­ti­co en mayo del 2006. El docu­men­to se lla­ma “Pro­gra­ma Revo­lu­cio­na­rio Gene­ral del Perú” y dicen que el Par­ti­do Comu­nis­ta se guía por el mar­xis­mo-leni­nis­mo-maoís­mo.

Muchos se pre­gun­tan si detrás de los gru­pos que se recla­man “Par­ti­do Comu­nis­ta del Perú” no esta­ría la mano de la poli­cía secre­ta perua­na. El gru­po de Gon­za­lo y “Arte­mio” son coin­ci­den­tes y simi­la­res para cola­bo­rar con los gobier­nos de turno. No hay dudas. Actual­men­te son par­te del con­tin­gen­te polí­ti­co del sis­te­ma ofi­cial. El caso del gru­po de Víc­tor Qui­pe Palo­mino es dife­ren­te a los pri­me­ros. No está de acuer­do con los plan­tea­mien­tos trai­do­res de los dos pri­me­ros, pero su ato­mi­za­ción, su media­ti­za­ción y bajo nivel doc­tri­na­rio para ale­jar­se de la lacra ideo­ló­gi­ca deja­da por Gon­za­lo, deja en el aire muchas dudas.

Demos­trar liga­ción gue­rri­lla-poli­cía no es una cosa fácil. Pero por el momen­to habría que repe­tir lo que hace algu­nos años men­cio­né en un artícu­lo pre­ci­sa­men­te cri­ti­can­do la acti­tud nego­cia­do­ra del gru­po de “Arte­mio”. Ahí se ano­tó que no bas­ta diri­gir un gru­po arma­do para ser con­si­de­ra­do revo­lu­cio­na­rio. Lo que defi­ne la cali­dad revo­lu­cio­na­ria de un gru­po polí­ti­co y arma­do no son en sí sus accio­nes gue­rri­lle­ras, sino mas bien su línea polí­ti­ca gene­ral y en lo fun­da­men­tal el obje­ti­vo estra­té­gi­co que per­si­gue. En con­cre­to su posi­ción fren­te a la con­quis­ta vio­len­ta del Esta­do, la cons­truc­ción del socia­lis­mo, la des­truc­ción, a tra­vés de la gue­rra de las fuer­zas arma­das y la liqui­da­ción polí­ti­ca de los gru­pos de poder. Así se podría decir que hay gru­pos arma­dos revo­lu­cio­na­rios y gru­pos arma­dos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios.

Octu­bre, 11 del 2011.
La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *