[Libro] «Unión Patrió­ti­ca, expe­dien­tes con­tra el olvi­do»

Intro­duc­ción por Dick Ema­nuels­son

TEGUCIGALPA /​2011-10-11 /​Son 435 pági­nas lle­nas de tes­ti­mo­nios sobre la glo­rio­sa Unión Patrió­ti­ca (UP). Entre­vis­tas y rela­tos sobre la vida de un movi­mien­to polí­ti­co alter­na­ti­vo, com­ple­ta y rotun­da­men­te anta­gó­ni­co al sis­te­ma oli­gár­qui­co que deci­dió silen­ciar­lo físi­ca­men­te a tal gra­do que se habla por pri­me­ra vez, en Lati­noa­mé­ri­ca, de un “geno­ci­dio polí­ti­co”.

Dicen por ahí que el perio­dis­ta no tie­ne que tomar par­te, que tie­ne que ser neu­tral pero yo digo que esas son expre­sio­nes hipó­cri­tas por­que no hay repor­te­ros o perio­dis­tas neu­tra­les. Sólo se per­mi­te la liber­tad de no ser­lo a quie­nes ejer­zan esta pro­fe­sión sien­do fun­cio­na­les a este sis­te­ma, pero somos muchos los tra­ba­ja­do­res que no acep­ta­mos amos ni cade­nas.

Entre muje­res y hom­bres, los miles de colom­bia­nos que se afi­lia­ron a este movi­mien­to de izquier­da y die­ron sus vidas en la patrió­ti­ca tarea, me regre­san imá­ge­nes dolo­ro­sas de esa Colom­bia inol­vi­da­ble, la com­ba­ti­va y heroi­ca que sigue ponien­do el pecho con­tra la dic­ta­du­ra más anti­gua y san­grien­ta de las Amé­ri­cas.

EL LIBRO ESCRITO POR mi vie­jo ami­go y cama­ra­da, Rober­to Rome­ro, ex jefe de la redac­ción del sema­na­rio VOZ, será pre­sen­ta­do el 18 de octu­bre, refle­ja esos momen­tos más duros y com­pli­ca­dos en la his­to­ria de un movi­mien­to popu­lar que lle­gó a ser una alter­na­ti­va de poder en Colom­bia, domi­na­do y con­tro­la­do por la oli­gar­quía mili­ta­ris­ta y las Fuer­zas Mili­ta­res. Ber­nar­do Jara­mi­llo. Foto: Dick E.

Ten­go muchos recuer­dos de esos años, entre tan­tos hay uno que nun­ca voy a olvi­dar, que habla cuan­do Aída Abe­lla, que había asu­mi­do la pre­si­den­cia de la UP des­pués que fue­ra ase­si­na­do el 22 de mar­zo de 1990 el joven y caris­má­ti­co comu­nis­ta Ber­nar­do Jara­mi­llo, me dijo por telé­fono que ya no podían enviar más comu­ni­ca­dos por fax al exte­rior por­que Tele­com había cerra­do la línea por fal­ta de pagos.

“Nos matan cama­ra­das todos los días y es por eso que nos hemos exce­di­do en la cuen­ta de Tele­com, tan­tos muer­tos y comu­ni­ca­dos y aho­ra nos silen­cian has­ta por el telé­fono”, decía la com­pa­ñe­ra con indig­na­ción y dolor. La Aso­cia­ción Jai­me Par­do Leal en Sue­cia y un avi­so en el dia­rio don­de tra­ba­ja­ba yo, resol­vie­ron el pago de la fac­tu­ra de Tele­com, la movi­li­za­ción en pos de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal era y es tam­bién la par­te her­mo­sa de ese movi­mien­to polí­ti­co.

1988: EN LA SEDE DE LA UP las “sába­nas de papel” de la impre­so­ra mos­tra­ban una lis­ta que pare­cía inter­mi­na­ble, reco­rrer­la era encon­trar unos 500 – 600 nom­bres y ape­lli­dos. Eran las vic­ti­mas de la UP, el sal­do de san­gre de los dos pri­me­ros años, cifra que se mul­ti­pli­ca­ría varias veces más, con el correr de los días.

“No voto por la UP por que no quie­ro que mi ami­go sea otra víc­ti­ma de la gue­rra sucia por ser de esa estruc­tu­ra”, decía mucha gen­te que pre­fe­ría votar a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les en vez de hacer­lo por (sus pro­pias con­vic­cio­nes) su ami­go, com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo o el vecino. Pre­fe­rían que per­die­ra la elec­ción antes que asu­mir un car­go en las cor­po­ra­cio­nes públi­cas y así fir­mar su pro­pia sen­ten­cia de muer­te. Tal el mie­do que logra­ron ins­ta­lar en esa eta­pa glo­rio­sa de movi­li­za­ción del cam­po popu­lar colom­biano. EL CALIBRE Y CORAJE DE ESTOS COMPAÑEROS era y es fir­me, gran­de. En muy pocos casos se fue­ron al exi­lio, sólo algu­nos en ries­gos extre­mos como el de de Aída Abe­lla, que fue blan­co y víc­ti­ma de un roque­ta­zo en pleno cen­tro de Bogo­tá y los pro­pios com­pa­ñe­ros la hicie­ron mar­char hacia el exi­lio.

Caso simi­lar el pade­ci­do por Joa­quín Pérez Bece­rra, de pro­fe­sión inge­nie­ro indus­trial del Valle del Cau­ca, con­ce­jal en el muni­ci­pio de Corin­to, que fue ame­na­za­do todo el tiem­po por los mili­ta­res de la 3ª Divi­sión del Ejér­ci­to por su tra­ba­jo polí­ti­co y cuya espo­sa fue secues­tra­da en su lugar. Ese fue otro caso extre­mo por lo cual la UP y el PCC se vie­ron obli­ga­dos a enviar­lo hacia “afue­ra” en 1994. Ayer fue pro­ce­sa­do en Bogo­tá por el mis­mo esta­do terro­ris­ta que lo empu­jó de su patria, por pre­si­dir una agen­cia de noti­cias alter­na­ti­va y ser “emba­ja­dor de las FARC en Euro­pa”, estig­ma­ti­za­ción que le tira­ron enci­ma pre­ten­dien­do jus­ti­fi­car la per­se­cu­ción.

Resul­ta impres­cin­di­ble tener bien cla­ro que gue­rra sucia no impli­ca sola­men­te matar al opo­si­tor, sino que para dotar­la de for­ta­le­za tam­bién uti­li­zan los pode­res de esta­do y la debi­li­dad de otros esta­dos ape­lan­do a la gue­rra psi­co­ló­gi­ca, esla­bón de la cade­na de opro­bios, impu­ni­dad y geno­ci­dio.

ESTA MAÑANA LE DIJE A MIRIAN, mi espo­sa y cama­ró­gra­fa, que Hon­du­ras se está pare­cien­do cada día más a Colom­bia. Y el Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia Popu­lar (FNRP) se pare­ce cada día más a la Unión Patrió­ti­ca. Duran­te la últi­ma sema­na han sido ase­si­na­dos tres cam­pe­si­nos orga­ni­za­dos en el Bajo Aguan. Y esta maña­na supi­mos que fue eje­cu­ta­do el cam­pe­sino, San­tos Sefe­rino Zela­ya, de 35 años de edad, per­te­ne­cien­te al asen­ta­mien­to rural “La Auro­ra”, una de las bases del Movi­mien­to Uni­fi­ca­do Cam­pe­sino del Aguan, MUCA. Dejó dos hijos de 8 y 10 años, ase­si­na­ron sus sue­ños y has­ta el futu­ro de esas cria­tu­ras.

Otras 15 muje­res cam­pe­si­nas han sido secues­tra­das por los guar­dias arma­dos del hom­bre más pode­ro­so de Hon­du­ras, Miguel Facus­sé, terra­te­nien­te más fuer­te de este país. Como en Colom­bia, en Hon­du­ras, entre el rei­no de impu­ni­dad y espan­to, hay hom­bres y muje­res valien­tes que no vaci­lan ante la muer­te, que tam­bién dicen, como han gri­ta­do los miles de mili­tan­tes de la Unión Patrió­ti­ca en los cemen­te­rios de Colom­bia cuan­do han ente­rra­do a sus cama­ra­das.

¡“NI UN MINUTO DE SILENCIO, TODA UNA VIDA DE COMBATE”!

Quie­nes hemos vivi­do ese horror y man­te­ne­mos fir­me la memo­ria, con angus­tia fren­te a los recuer­dos y el por-venir que esta­mos per­ci­bien­do en Hon­du­ras, nos suma­mos a esa con­sig­na y reafir­ma­mos que no exis­te la neu­tra­li­dad en el perio­dis­mo y eso es lo bueno. Somos inde­pen­dien­tes de poder alguno, por­que somos indó­mi­tos y no exis­te dine­ro para com­prar nues­tras con­cien­cias, pero por sobre todo somos tra­ba­ja­do­res que ren­di­mos cul­to a la memo­ria y la agi­ta­mos cuan­do se tra­ta de dete­ner crí­me­nes que se come­ten con­tra los pue­blos.

http://​ann​col​prov​.blogs​pot​.com /​La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *