Las utó­pi­cas- Jakue Pascual

Nos halla­mos en el labo­ra­to­rio de los mun­dos posi­bles, don­de las for­mas socia­les se expe­ri­men­tan a par­tir de los lími­tes y la ima­gi­na­ción se vuel­ve coope­ra­ti­va en los no luga­res de la memo­ria histórica.

Home­ro ima­gi­na los jar­di­nes de Alki­noos, Hesío­do una raza dora­da y Plu­tar­co des­cu­bre islas afor­tu­na­das. El gali­ma­tías pla­tó­ni­co se expre­sa en «La Repú­bli­ca» ensal­zan­do una cas­ta endo­gá­mi­ca. Ras­trea­mos ves­ti­gios utó­pi­cos en «La Ciu­dad de Dios» de Agus­tín de Hipo­na, don­de los ído­los nun­ca fue­ron mode­lo. O entre los here­jes de Duran­go que ins­tau­ran ‑a jui­cio de inqui­si­dor- la comu­ni­dad de muje­res y bie­nes. La idea del «buen no lugar» rue­da con la cabe­za de Tomás Moro. «La Ciu­dad Sol» de Cam­pa­ne­lla cuen­ta con leyes que son más bál­sa­mo que cas­ti­go. En «La Nue­va Atlán­ti­da» Bacon usa la ana­lo­gía como méto­do de cono­ci­mien­to. Y los jesui­tas recrean el Rei­no de Dios en las Reduc­cio­nes de la sel­va guaraní.

La fas­ci­na­ción por lo sal­va­je disuel­ve la fron­te­ra. Los colo­nos de Roa­no­ke res­cin­den su con­tra­to con el Rey y se esfu­man con los abo­rí­ge­nes de Croa­tan. Tras la trai­ción de la revo­lu­ción ingle­sa los radi­ca­les pro­tes­tan­tes refun­dan en Amé­ri­ca sus comu­ni­da­des per­di­das. Cuá­que­ros, ran­ters y leve­llers… Arque­ti­po la Onei­da. Las uto­pías huyen de los «bene­fi­cios» del Impe­rio y se trans­mu­tan en pira­tas ases­tan­do auda­ces gol­pes de mano des­de encla­ves inexis­ten­tes en los mapas. En la Isla de La Tor­tu­ga, la Liber­ta­ria del capi­tán Mis­sion o en la Bara­ta­ria de Lafit­te no se reco­no­cen razas ni nacio­nes y los Artícu­los rigen su igua­li­ta­ria demo­cra­cia mari­na. Rous­seau exi­lia a «Emi­lio» de la ciu­dad corrup­ta. Eldo­ra­do de Vol­tai­re no es de color ama­ri­llo. Y el Aba­te Morelly engas­ta la Ilus­tra­ción y el Code de la Natu­re en la Isla de Basi­lia­de rei­vin­di­can­do una socie­dad racio­nal más jus­ta. Pero si exis­ten ante­ce­so­res de la con­vi­ven­cia armó­ni­ca en comu­nas éstos son Fou­rier con su red de falans­te­rios auto­su­fi­cien­tes inter­co­nec­ta­dos más allá de los pre­jui­cios de la eco­no­mía frag­men­ta­da de la dis­tri­bu­ción por pare­jas; Owen, que fun­da en India­na el dame­ro social de New Har­mony con 800 segui­do­res; Étie­ne Cabet que via­ja por Ica­ria entre revo­lu­cio­nes pro­mo­vien­do paz, con­ven­ci­mien­to y asen­ta­mien­tos en Texas y Misisipi.

En el dis­co duro que­dan clá­si­cos polé­mi­cos como el de «Una uto­pía moder­na», de H.G. Wells, «Wal­den Dos», de Skin­ner, o «Eco­to­pía», de Calle­banch. Las disu­to­pías «1984», «Un mun­do feliz» o «Los des­po­seí­dos». Los expe­ri­men­tos colec­ti­vis­tas en zona de gue­rra de la Makh­novt­chi­na, la Divi­sión del Nor­te de Villa, los anar­quis­tas en el fren­te del Ebro o del foco gue­rri­lle­ro gue­va­ris­ta. Los ensa­yos de peda­go­gía libre en las Black Moun­tain o Sum­merhill. Las comu­nas Twin Oaks y Trans­lo­ve Ener­gies o las K1 y K2 del movi­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta ale­mán. Las labe­rín­ti­cas mega­es­truc­tu­ras en movi­mien­to de la New Baby­lon de Cons­tant. La red de nodos inter­co­nec­ta­dos a modo de con­fe­de­ra­ción de repú­bli­cas en el ciber­es­pa­cio. Y los miles de ejem­plos auto­ges­tio­na­rios que des­de los enra­gès han sedi­men­ta­do en for­ma de kra­kers, squat­ters, cen­tros socia­les o gaz­tetxes la tie­rra incóg­ni­ta de la uto­pía. Continuará.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *