Domin­go mar­cha en Onda­rroa exijien­do que Ibon vuel­va a casa ¡ya!

«La vida de Ibon corre serio ries­go, mien­tras Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias no da nin­gún paso al fren­te»

Izas­kun Abai­gar (miem­bro de Etxe­rat):

El moti­vo de la com­pa­re­cen­cia de hoy es muy cla­ro: Exi­gir la inme­dia­ta pues­ta en liber­tad de Ibon Ipa­rra­gi­rre. El pre­so polí­ti­co de Onda­rrua está gra­ve­men­te enfer­mo, pade­ce el VIH des­de hace 20 años, y duran­te las últi­mos meses y sema­nas su esta­do ha empeo­ra­do de for­ma evi­den­te.

Sus defen­sas han caí­do en pica­do y su situa­ción es tre­men­da­men­te deli­ca­da. Ayer, debi­do a la alta fie­bre que tenía, fue tras­la­da­do des­de la pri­sión de Basau­ri al Hos­pi­tal de Basur­to. Per­ma­ne­ce ingre­sa­do en dicho cen­tro sani­ta­rio y los doc­to­res le han detec­ta­do una infec­ción pul­mo­nar.

Nece­si­ta una asis­ten­cia sani­ta­ria ade­cua­da y per­ma­nen­te, ya que cual­quier con­ta­gio pue­de ser irre­pa­ra­ble. No pue­de seguir pre­so ni un minu­to más. La vida de Ibon está en jue­go.

Debe­mos de denun­ciar con fir­me­za el tra­to que están reci­bien­do tan­to Ipa­rra­gi­rre como sus fami­lia­res por par­te de Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias y la Poli­cía Auto­nó­mi­ca. Des­de que fue tras­la­da­do a Basur­to, la fami­lia no ha podi­do estar con él. La acti­tud de la Ertzain­tza, lle­ván­do­lo espo­sa­do pri­me­ro y ponien­do toda cla­se de tra­bas tan­to a la fami­lia como a los abo­ga­dos es inad­mi­si­ble. Digno de cual­quier Esta­do en don­de los dere­chos huma­nos más ele­men­ta­les no exis­ten.

Resul­ta indig­nan­te que su abo­ga­do úni­ca­men­te haya podi­do estar 20 minu­tos con Ibon, sin poder tocar­le y ante la cons­tan­te pre­sen­cia de dos agen­tes de la Ertzain­tza. Ante seme­jan­te atro­pe­llo de sus dere­chos como letra­do, el abo­ga­do Alfon­so Zenon inter­pu­so una denun­cia ayer en el Juz­ga­do de Guar­dia.

Ibon se encuen­tra ais­la­do en una habi­ta­ción sin baño, para poder ir al ser­vi­cio debe de pedir per­mi­so a los ertzai­nas, una vez con­se­gui­do el per­mi­so los ertzai­nas le acom­pa­ñan has­ta den­tro del baño. No tie­ne dere­cho a rea­li­zar lla­ma­das ni dis­po­ne de nin­gún ele­men­to que le haga más ame­na su estan­cia en el Hos­pi­tal.

La vida de Ibon corre serio ries­go, mien­tras Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias no da nin­gún paso al fren­te, la poli­cía auto­nó­mi­ca pone todas las tra­bas que pue­de y los dere­chos de Ibon Ipa­rra­gi­rre y sus fami­lia­res son piso­tea­dos de for­ma evi­den­te.

Esta­mos ante la cara más cruel de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria. Esa que sitúa a nues­tros fami­lia­res en gra­ve ries­go y que vul­ne­ra dere­chos has­ta pro­vo­car situa­cio­nes lími­te. El Gobierno espa­ñol, a tra­vés de Ins­ti­tu­cio­nes Peni­ten­cia­rias, está apli­can­do la mayor vio­len­cia polí­ti­ca que exis­te actual­men­te en Euro­pa. La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que sufren nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas supo­ne la mayor vio­len­cia polí­ti­ca que exis­te hoy en Euro­pa.

La polí­ti­ca peni­ten­cia­ria no pue­de supo­ner un arse­nal sobre el que se per­pe­tué la nega­ción de un esce­na­rio sin vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos. Asis­ti­mos a un escán­da­lo polí­ti­co inmen­so, un enor­me dra­ma en lo que a la con­cul­ca­ción de los Dere­chos Huma­nos se refie­re y un gra­ve ata­que con­tra los deseos de una mayo­ría amplia y plu­ral de la socie­dad vas­ca.

La vida de Ibon Ipa­rra­gi­rre está en jue­go en estos momen­tos, pero el Gobierno espa­ñol e Ins­ti­tu­cio­nes peni­ten­cia­rias no mues­tran el más míni­mo gra­do de huma­ni­dad ni tam­po­co un míni­mo res­pe­to hacia los Dere­chos Huma­nos o los valo­res de la demo­cra­cia y la paz. Y es que mien­tras en Eus­kal Herria somos mul­ti­tud los agen­tes que esta­mos empu­jan­do y tra­ba­jan­do para cons­truir a una solu­ción demo­crá­ti­ca que posi­bi­li­te el res­pe­to de los dere­chos de todas las per­so­nas, la acti­tud del Gobierno espa­ñol está oca­sio­nan­do un terri­ble sufri­mien­to a Ibon Ipa­rra­gi­rre.

Es hora de aca­bar con estas situa­cio­nes. Tan­to Ibon Ipa­rra­gi­rre como el res­to de pre­sas y pre­sos enfer­mos deben ser pues­tos en liber­tad de inme­dia­to. Asi­mis­mo, vol­ve­mos a repe­tir que la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria debe cam­biar de raíz, ya que vul­ne­ra los dere­chos más ele­men­ta­les de mane­ra fla­gran­te y des­pre­cia la volun­tad mayo­ri­ta­ria de la socie­dad vas­ca.

Así las cosas, des­de Etxe­rat mos­tra­mos nues­tra adhe­sión con la mani­fes­ta­ción que el pró­xi­mo domin­go, a par­tir de las 12:30, reco­rre­rá Onda­rroa. Para fina­li­zar que­re­mos lan­zar un men­sa­je muy cla­ro: Vamos a seguir tra­ba­jan­do con toda nues­tra fuer­za y deter­mi­na­ción.ipa.jpg Las y los que­re­mos en casa y vivos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *