12 de Octu­bre: día del impe­ria­lis­mo espa­ñol y sus con­ti­nua­do­res, los esta­dos espa­ño­les – Nacion Andaluza

Un año más, las dis­tin­tas for­mas de espa­ño­lis­mo, des­de las “lai­cas” y “pro­gre­sis­tas” de los “cons­ti­tu­cio­na­lis­tas” has­ta las abier­ta­men­te fas­cis­tas de los defen­so­ras del más ran­cio ¡San­tia­go y cie­rra Espa­ña!, todas ellas embo­za­das en pre­ten­di­das obje­ti­vi­da­des his­tó­ri­cas, cele­bra­rán el 12 de octu­bre. El que para unos será “Día de la His­pa­ni­dad”, para otros “Día de la Raza”, pero, para todos ellos, el Día de su Espa­ña. Esa “uni­dad de des­tino” obli­ga­da, ya sea en lo uni­ver­sal, lo esta­tal, o inclu­so lo “inter­na­cio­na­lis­ta”.

No es casual que el espa­ño­lis­mo cele­bre su día uti­li­zan­do como fecha aque­lla en que se con­me­mo­ra el ini­cio de la con­quis­ta por la fuer­za y el expo­lio ins­ti­tu­cio­na­li­za­do de dece­nas de nacio­nes. El día en que comen­zó la opre­sión, escla­vi­za­ción y exter­mi­nio de cien­tos de pue­blos indí­ge­nas del con­ti­nen­te de Abya Yala. Estos hechos sin­te­ti­zan a la per­fec­ción las raí­ces his­tó­ri­cas y las esen­cias ideo­ló­gi­cas de todo lo espa­ñol. Un impe­ria­lis­mo ladrón y geno­ci­da que se ini­cio con el expan­sio­nis­mo de las aris­to­cra­cias cas­te­llano-ara­go­ne­sas que en el siglo XIII inva­die­ron Anda­lu­cía y, pos­te­rior­men­te, las Islas Cana­rias y dis­tin­tos terri­to­rios nor­te-afri­ca­nos, que con­ti­nuó en el XVI con el de gran par­te del “nue­vo con­ti­nen­te”, y cul­mi­nó en el XVII y el XVIII con la ocu­pa­ción del res­to de sus “pose­sio­nes ultra­ma­ri­nas”, como has­ta hace unos poco las denominaban.

En el XIX, tras la triun­fan­te lucha de libe­ra­ción nacio­nal y popu­lar de muchos de esos pue­blos, y la con­si­guien­te pér­di­da de la mayo­ría de las colo­nias, como con­se­cuen­cia de la alian­za aris­to­crá­ti­co-bur­gue­sa y el corres­pon­dien­te repar­to del poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co de los res­tos del Impe­rio, ese con­jun­to ya solo for­ma­do por las nacio­nes penin­su­la­res ocu­pa­das jun­to a las últi­mas colo­nias rete­ni­das (Anda­lu­cía, Cana­rias, etc.), se cons­ti­tui­rán los esta­dos espa­ño­les. Unos esta­dos for­mal­men­te con­for­ma­dos bajo los mol­des de un clá­si­co Esta­do-nación, pero que nun­ca han sido otra cosa que la adap­ta­ción a los tiem­pos, para posi­bi­li­tar su per­vi­ven­cia, de los res­tos de aquel vie­jo “Impe­rio don­de no se ponía el Sol”, redu­ci­do aho­ra a sus pose­sio­nes penin­su­la­res, “islas adya­cen­tes” y “pla­zas afri­ca­nas”, bajo la apa­rien­cia de una fal­sea­da, impues­ta y arti­fi­cio­sa “nación” lla­ma­da Espa­ña, que jus­ti­fi­ca­rá la exis­ten­cia de dichos estados.

Espa­ña, por tan­to, ya des­de sus orí­ge­nes, es sinó­ni­mo de impe­ria­lis­mo, pri­me­ro del anti­guo régi­men y con pos­te­rio­ri­dad capi­ta­lis­ta. Por ello, Espa­ña no nie­ga nacio­nes, arra­sa cul­tu­ras, opri­me pue­blos o explo­ta tra­ba­ja­do­res, como con­se­cuen­cia coyun­tu­ral de deter­mi­na­dos regí­me­nes o debi­do a las carac­te­rís­ti­cas de sus ins­ti­tu­cio­nes, mar­cos cons­ti­tu­cio­na­les, for­mas de Esta­do o gober­nan­tes. Espa­ña, a lo lar­go de su his­to­ria, siem­pre lo ha hecho por­que ésta en su pro­pia natu­ra­le­za, por­que esa es su razón de ser. De ahí lo acer­ta­do de la fecha esco­gi­da como su día, y el gran error de quie­nes pre­ten­den dife­ren­ciar bue­nas y malas Espa­ñas, o pro­pug­nan Espa­ñas alternativas.

Esa es tam­bién la razón de que Anda­lu­cía siem­pre haya ocu­pa­do el mis­mo espa­cio de depen­den­cia socio-polí­ti­ca, sub­de­sa­rro­llo y eco­no­mía de sub­sis­ten­cia, den­tro de todos esos esta­dos espa­ño­les, fue­sen cua­les fue­sen sus for­mas de Esta­do, legis­la­cio­nes o gobier­nos. El por­qué es obvio, el cons­ti­tuir una colo­nia inte­rior den­tro de un Esta­do impe­ria­lis­ta al ser­vi­cio de los intere­ses zona­les del capi­ta­lis­mo penin­su­lar, con­ti­nen­tal e inter­na­cio­nal. Den­tro del repar­to de tareas de este inmen­so lati­fun­dio de explo­ta­ción inten­si­va lla­ma­do Espa­ña, ese es el papel que se nos impo­ne. El “atra­so secu­lar” de Anda­lu­cía no es la con­se­cuen­cia de “malos gobier­nos” y menos aún cul­pa de nues­tra “natu­ral indo­len­cia”, es el resul­ta­do estruc­tu­ral de ese papel impues­to den­tro del repar­to de fun­cio­nes de los terri­to­rios del Esta­do. No es, por tan­to, sólo que Anda­lu­cía sea una nación ocu­pa­da y nega­da, pri­me­ra colo­nia de aquel Impe­rio Espa­ñol, sino que en su con­ti­nua­ción como impe­ria­lis­mo capi­ta­lis­ta, los esta­dos espa­ño­les la man­tie­nen con­de­na­da, como colo­nia inte­rior, a per­ma­ne­cer en la indi­gen­cia social y eco­nó­mi­ca para pro­por­cio­nar mate­rias pri­mas a bajo cos­te y mano de obra bara­ta y sumisa.

Como para aque­llos pue­blos de Abya Yala, que tras siglos de colo­ni­za­ción ini­cia­dos aquel fatí­di­co 12 de octu­bre, y que recuer­dan como “Día de la Resis­ten­cia Indí­ge­na”, fue­ron cons­cien­tes de la nece­si­dad de arran­car­se el yugo espa­ñol como pri­mer paso trans­for­ma­dor de su reali­dad, al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz debe de ser­lo igual­men­te com­pren­dien­do que nun­ca posee­rá liber­tad ni alcan­za­ra cotas de pro­gre­so social real sin el pre­vio logro de su libe­ra­ción nacio­nal y social. Sin ser los due­ños de sí y su país nada será posi­ble, y de que Espa­ña es el ori­gen de sus caren­cias y la cau­sa de su per­ma­nen­cia. Como con­se­cuen­cia, la lucha por la recu­pe­ra­ción glo­bal de la sobe­ra­nía: polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, etc., es la úni­ca estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria para la Anda­lu­cía actual. Una estra­te­gia que, si pre­ten­de ser cohe­ren­te, no pue­de inten­tar­se inte­grar den­tro de otras “más amplias”, por Espa­ñas dis­tin­tas o nue­vos esta­dos espa­ño­les, sino que tie­ne que, por el con­ta­rio, debe ser una lucha con­tra toda Espa­ña y cual­quier Esta­do Espa­ñol. Espa­ña es el pro­ble­ma y nun­ca podrá for­mar par­te de la solución.

En una fecha tan sig­ni­fi­ca­ti­va para el espa­ño­lis­mo, des­de Nación Anda­lu­za que­re­mos reite­rar nues­tra opo­si­ción fron­tal a cual­quier pro­yec­to de futu­ro para nues­tra tie­rra y nues­tro pue­blo, que no par­ta del pre­vio e incon­di­cio­nal reco­no­ci­mien­to, devo­lu­ción y ple­na potes­tad de ejer­ci­cio de su sobe­ra­nía al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz. Sin la pose­sión de la sobe­ra­nía no hay liber­tad, ni capa­ci­dad de elec­ción. Sin sobe­ra­nía no pue­de haber tam­po­co pro­gre­so, igual­dad, ni jus­ti­cia. Ante todo y sobre­to­do nues­tra liber­tad. Por eso siem­pre nos encon­tra­rán en la trin­che­ra con­tra­ria todos aque­llos que pre­ten­dan man­te­ner nues­tras cade­nas nacio­na­les (Espa­ña) o socia­les (el capitalismo).

En éste día del impe­ria­lis­mo espa­ñol y de sus con­ti­nua­do­res, los esta­dos espa­ño­les, vol­ve­mos a hacer un lla­ma­mien­to a todos los anda­lu­ces cons­cien­tes, a los colec­ti­vos e indi­vi­dua­li­da­des de la izquier­da anda­lu­za, a la uni­dad de acción en torno a la lucha por los dere­chos de nues­tro pue­blo, por la demo­cra­cia y la liber­tad de Anda­lu­cía. A ini­ciar el pro­yec­to en común por hacer reali­dad la pri­me­ra Repú­bli­ca Anda­lu­za. Una repú­bli­ca que será con­cre­ti­za­ción de un Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz nue­va­men­te libre. Due­ño de sí, de su tie­rra y su tra­ba­jo. Una Repú­bli­ca Anda­lu­za de tra­ba­ja­do­res y trabajadoras.

¡Con­tra Espa­ña y el Capital!

¡Por nues­tra sobe­ra­nía nacio­nal y popular!

¡Viva la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Trabajadores/​as!

¡Viva Anda­lu­cía libre y socialista!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *