Y tam­bién dos hue­vos duros – Jon Odrio­zo­la

Le pedía insis­ten­te­men­te Chi­co Marx a Groutxo en la famo­sa esce­na del cama­ro­te en «Sopa de gan­so». Yo, más que come­dor, he sido bebe­dor (sos­pe­cha de los abs­te­mios, decía Bau­de­lai­re). Comer, lo jus­to, igual que las ton­te­rías, las jus­tas. Nada en exce­so, que diría el estoi­co Séne­ca quien, por cier­to, esta­ba podri­do de ses­ter­cios.

Bucean­do por Inter­net (otros nave­gan, yo buceo), me topo con un Doc­tor bra­si­le­ño ‑Pau­lo Uribaran‑, de Por­to Ale­gre, que pule estas gemas anti­pa­ra­noi­cas. Pre­gun­ta­do este fri­ki genial sobre si es ver­dad que los ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res pro­lon­gan la vida, res­pon­de así: el cora­zón está hecho para latir una can­ti­dad de veces deter­mi­na­das. No hay que des­per­di­ciar ‑con­ti­núa- esos lati­dos en ejer­ci­cios. Ace­le­rar su cora­zón no va a hacer que usted viva más. Es como decir que pue­des pro­lon­gar la vida de tu coche corrien­do más depri­sa. ¿Quie­res vivir más? Écha­te la sies­ta.

Esto me recuer­da a Mark Twain y sus «sanos» ami­gos a los que ente­rró. Le pre­gun­tan a este san­to ico­no­clas­ta ‑un oxi­mo­rón- si es más acon­se­ja­ble comer más fru­tas y vege­ta­les que car­nes rojas, y el doc­tor­ci­to nos sale con que, mire usted, milord, ¿qué comen las vacas?, coño, pues hier­ba y maíz. Y ¿qué es eso?, joer, pues vege­ta­les. Con­clu­sión: un file­te es el meca­nis­mo más efi­caz de colo­car vege­ta­les en su orga­nis­mo. ¿Nece­si­tas comer cerea­les? Pues jama pollo.

¿Y qué pasa con el alcohol, ein? ¿Hay que redu­cir­lo? De nin­gu­na mane­ra, nos reve­la este cla­ri­vi­den­te a quien vene­ro. El vino está hecho de fru­ta. La cer­ve­za tam­bién está hecha de cerea­les (lúpu­lo). No limi­te dema­sia­do su con­su­mo. Pero ‑le pre­gun­tan insidiosamente‑, ¿hacer ejer­ci­cio no esta­rá mal, no? Nues­tro admi­ra­do galeno no cae en esa «tram­pa sadu­cea» (giro acu­ña­do, por cier­to, por Tor­cua­to Fer­nán­dez Miran­da, men­tor de Adol­fo Suá­rez, falan­gis­tas ambos, ade­más de Fer­nan­do Herre­ro Teje­dor. Y del que, por supues­to, ni dios se acuer­da y, segu­ra­men­te, ni fal­ta que hace, esto es una digre­sión sin más) y se pro­nun­cia así: «mi filo­so­fía es que si no tie­nes dolor, no hagas nada, estás bien».

Me rin­do. Y no es joda («bro­ma», en lun­far­do). Insis­te el beca­rio perio­dis­ta que va de meri­to­rio y tra­tan­do de pillar al maes­tro esgri­mien­do el peque­ño­bur­gués argu­men­to de que la gim­na­sia ayu­da a redu­cir la obe­si­dad. Res­pues­ta: «abso­lu­ta­men­te no. Ejer­ci­tar un múscu­lo lo úni­co que hace es aumen­tar el tama­ño del múscu­lo». Acá lo colo­qué en una «stup­pa» budis­ta.

Voy aca­ban­do, que empie­za el oto­ño y yo con estos pelos. ¿El cho­co­la­te hace daño? No, es cacao, otro vege­tal. Ayu­da a ser feliz. La vida no es un via­je para la tum­ba don­de lle­gar (Ali­ce Cooper dis­cre­pa­ría, ¿y quién es éste? Que lo expli­que el ami­go Jakue Pas­cual, que es el que sabe). En una mano la birra, y en la otra un boka­ta, cagon­dios (y aquí, con este exabrup­to, salu­do al cama­ra­da Sil­vei­ra, ya pues­tos a salu­dar). Gas­tar el cuer­po, y no des-gas­tar­lo, sexo inclui­do.

Lo últi­mo: si andar mucho fue­ra salu­da­ble, los car­te­ros serían inmor­ta­les. Las tor­tu­gas no corren y viven 450 años, como Carri­llo. Igual por eso los revo­lu­cio­na­rios mori­mos pron­to.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *