El dine­ro enve­ne­na­do – Anto­nio Alva­rez Solís

Si algu­na vez las Bol­sas tuvie­ron algún sen­ti­do, en la actua­li­dad no son sino una tram­pa «para cazar incau­tos», según sos­tie­ne Anto­nio Alva­rez-Solís. El perio­dis­ta, con su carac­te­rís­ti­ca agu­de­za, cree que Ban­ca y Esta­do se han con­ver­ti­do en una espe­cie de «poli­cía eco­nó­mi­ca» que vela por los intere­ses de aque­lla, y a la que solo podrá opo­ner­se la ira de las nacio­nes que sufren sus tropelías.

Posi­ble­men­te en el momen­to esplen­do­ro­so del sis­te­ma eco­nó­mi­co bur­gués las Bol­sas sir­vie­ran para eva­luar las empre­sas en que intere­sa­ba par­ti­ci­par por una u otra razón: por su bue­na mar­cha o, en caso con­tra­rio, por la espe­ran­za de una resu­rrec­ción que sus­ci­ta­ban sus diri­gen­tes, cono­ci­dos o reno­va­dos. La Ban­ca for­ma­ba par­te de esta eva­lua­ción ‑enton­ces eran muy impor­tan­tes en esta fun­ción ban­ca­ria los hoy esmi­rria­dos direc­to­res de sucur­sa­les- y jus­ti­fi­ca­ba con sus pre­vi­sio­nes la fun­ción de las Bol­sas. Habla­mos de los dos pri­me­ros siglos, sobre poco más o menos, de la revo­lu­ción indus­trial. Des­de lue­go ya había una serie de far­san­tes y ban­di­dos en la Bol­sa, pero sig­ni­fi­ca­ban poca cosa en el orden eco­nó­mi­co. Mi padre per­dió dos mil pese­tas en la Bol­sa de Madrid apos­tan­do por Navie­ras de Sala­man­ca, can­ti­dad que entre­gó a un joven y agu­do bro­ker de la épo­ca para que ope­ra­se con ellas tras seguir su exper­ta recomendación.

Pues bien, todo eso ya no exis­te. La Bol­sa cons­ti­tu­ye una des­ca­ra­da, sono­ra y mor­tal tram­pa para cazar incau­tos o para que los que mani­pu­lan el dine­ro como en un jue­go de yoyó ‑dine­ro muchas veces inexis­ten­te- empleen el par­quet para sus corre­rías cor­sa­rias. La Bol­sa es la letal Viu­da Negra que has­ta hace unos años devo­ra­ba las impru­den­tes y sim­ples mos­cas que caían en su tela y que aho­ra está en pro­ce­so de muer­te por atre­ver­se con víc­ti­mas cuyo volu­men o for­ta­le­za las con­vier­te en vic­ti­ma­rias con mucha fre­cuen­cia. La Viu­da Negra se ha vis­to en la nece­si­dad, al des­apa­re­cer el ochen­ta por cien­to de la eco­no­mía real, de prac­ti­car la auto­fa­gia. De ahí el llan­to de los ban­que­ros, pira­tas que aho­ra nave­gan con ban­de­ra de con­ve­nien­cia al ser­vi­cio del Esta­do para que les abas­tez­ca de eso que arti­fi­cio­sa­men­te se deno­mi­na liqui­dez, que no es sino un sim­ple meca­nis­mo de asal­to y tras­va­se por el que se cana­li­za el dine­ro de los ya esquil­ma­dos, sudo­ro­sos y asen­de­rea­dos ciu­da­da­nos a las enti­da­des finan­cie­ras sir­vién­do­se del dine­ro­duc­to esta­tal ‑impues­tos direc­tos o indi­rec­tos, gabe­las diver­sas, etc‑, les parez­ca bien o mal a esos ciu­da­da­nos, para com­pen­sar las pér­di­das que ya no pue­den supe­rar los ban­cos por haber hecho del dine­ro la úni­ca mer­can­cía, bajo el dog­ma de que el dine­ro pro­du­ce dine­ro, dog­ma radi­cal­men­te fal­so como todos los dog­mas, sean del carác­ter que sea.

Una de las vir­tu­des que han que­da­do inser­vi­bles es la ensal­za­da vir­gi­ni­dad de la Ban­ca, que le per­mi­tía diri­gir­se a la ciu­da­da­nía des­de un altar cuyas velas y esplén­di­dos orna­men­tos paga toda­vía reli­gio­sa­men­te el pue­blo mal­tra­ta­do. La Ban­ca y el Esta­do que tie­ne bajo secues­tro se han con­ver­ti­do en una poli­cía eco­nó­mi­ca y moral que hacen fun­cio­nar sus bie­las sobre el eje judi­cial con el com­bus­ti­ble bio­de­gra­da­ble de los Par­la­men­tos. Con todo ello, y sea dicho uncién­do­nos al len­gua­je moderno, el Esta­do y la Ban­ca prac­ti­can lo que podría­mos deno­mi­nar, con pom­pa y cir­cuns­tan­cia, eco­lo­gis­mo eco­nó­mi­co, que des­gra­cia­da­men­te, dado el enva­se retó­ri­co que lo con­tie­ne, ven­de bas­tan­te más de lo que pare­ce. Fren­te a la estul­ti­cia cre­cien­te de gran par­te de los pue­blos impe­ria­lis­tas, que se tie­nen por fie­les capa­ta­ces de la fe heré­ti­ca, sólo cabe con­fiar en que la reden­ción lle­gue a la huma­ni­dad median­te la ira de las nacio­nes a quie­nes sus sufri­mien­tos les arman la mano. Si hay algo que res­pe­te a estas altu­ras es esa ira que está hecha de ver­da­des san­gran­tes que no acier­tan a enten­der del todo aque­llos que las pro­ta­go­ni­zan, por cul­pa de la ense­ñan­za bási­ca de los explo­ta­do­res que domi­nan el ambien­te. Pero ira abso­lu­ta­men­te váli­da, al fin y al cabo.

Indu­da­ble­men­te de la situa­ción de quie­bra en que se encuen­tra la anta­ño pode­ro­sa eco­no­mía gra­noc­ci­den­tal no vamos a salir median­te el fin­gi­mien­to de una depu­ra­ción moral de la tro­pa finan­cie­ra. No cabe ade­más esa depu­ra­ción por­que la eco­no­mía finan­cie­ra nece­si­ta fun­cio­nar vene­no­sa­men­te para seguir sien­do tal eco­no­mía. No esta­mos, pues, ante una serie de erro­res o deli­tos come­ti­dos por indi­vi­duos que tie­nen nom­bre y ape­lli­dos sino fren­te a una mecá­ni­ca que ya se ha des­gas­ta­do y ha de ser cha­ta­rrea­da para que la socie­dad siga adelante.

Es pre­ci­so, radi­cal­men­te pre­ci­so, que el lla­ma­do mer­ca­do actual sea sus­ti­tui­do por un mer­ca­do basa­do en las nece­si­da­des reales de las masas y que ope­re sobre una base fir­me de reali­da­des moto­ras con­tro­la­das férrea­men­te por la ciu­da­da­nía. Los dere­chos del indi­vi­duo a crear reali­dad no pue­den seguir en poder de un exiguo núme­ro de manos. Los gran­des recur­sos, inclu­yen­do los finan­cie­ros, han de per­te­ne­cer al común a fin de que no sir­van para encar­ce­lar al tra­ba­jo sino para libe­rar­lo y con­ver­tir­lo en una herra­mien­ta dig­na y jus­ta. Y esa refor­ma revo­lu­cio­na­ria no pue­de con­fiar­se a los Esta­dos por­que los Esta­dos se han tor­na­do el arma letal para estran­gu­lar a los indi­vi­duos. Los Esta­dos han deja­do de tener el nom­bre de la nación que dicen los sus­ten­ta­ba para adop­tar el ape­lli­do de los pode­ro­sos. La Repú­bli­ca roma­na se ha con­ver­ti­do en la Roma de los césares.

Es decir, esta­mos ante una situa­ción que exi­ge el cam­bio radi­cal del asen­ta­mien­to de la ciu­da­da­nía o del mode­lo de socie­dad. Nece­si­ta­mos que las rela­cio­nes huma­nas ten­gan otro pro­pó­si­to que la rique­za de unos deter­mi­na­dos indi­vi­duos y que esa rique­za pase a ser socia­li­za­da para que cada ciu­da­dano sepa que pue­de con­tar con tres ele­men­tos a fin de pro­ta­go­ni­zar la ver­da­de­ra ciu­da­da­nía: segu­ri­dad en la exis­ten­cia, igual­dad de posi­bi­li­da­des y jus­ti­cia en los comportamientos.

Pero ¿qué hacer para faci­li­tar esa radi­cal trans­for­ma­ción social? Ante todo recon­quis­tar el len­gua­je para que sir­va a las pre­ten­sio­nes colec­ti­vas y no al enga­ño con que pro­ce­de la mino­ría explo­ta­do­ra. Si se logra recon­quis­tar o depu­rar el len­gua­je podre­mos hablar de revo­lu­ción con abso­lu­ta noble­za y no con el tor­na­sol actual de que se tra­ta de un com­por­ta­mien­to terro­ris­ta o que ali­men­ta el terro­ris­mo ¿Y qué cla­se de revo­lu­ción? Es difí­cil pro­ce­der con una cier­ta segu­ri­dad en el acon­te­cer revo­lu­cio­na­rio si no se gira un vis­ta­zo a algu­nos ejem­plos de libe­ra­ción acon­te­ci­dos en el pasado.

Vaya­mos, pues, a la ini­cia­ti­va revo­lu­cio­na­ria nór­di­ca que abrió las puer­tas a la bur­gue­sía crea­do­ra fren­te a los pode­res impe­ria­les, civi­les y reli­gio­sos, que tra­ta­ban de aho­gar en san­gre y vio­len­cia la pre­ten­sión libe­ral de aque­lla bur­gue­sía, que hoy ya ha dege­ne­ra­do y con­ver­ti­do en infec­cio­sa, pero que en su momen­to sig­ni­fi­có un colo­sal avan­ce en Euro­pa. Hable­mos del Han­sa. Diga­mos que no se tra­ta de hacer una absur­da regre­sión his­tó­ri­ca sino de emplear una inci­ta­ción a un cam­bio pro­fun­do, como sig­ni­fi­ca­ron en su día la revo­lu­ción ingle­sa de la Car­ta Mag­na, la Revo­lu­ción Fran­ce­sa y la soviética.

El Han­sa nació entre los siglos XII y XIII con la reu­nión de una serie de ciu­da­des bál­ti­cas que se opo­nían al feu­da­lis­mo, y en cier­ta mane­ra al Impe­rio, en lo polí­ti­co, y defen­dían el dere­cho al comer­cio libre en lo social. La ciu­dad de Lübeck capi­ta­neó esta pro­to­re­vuel­ta bur­gue­sa que se cons­ti­tu­yó en poder. Pre­ci­sa­men­te Lübeck pre­si­de la Nue­va Han­sa, crea­da en 1980, aun­que con un pro­pó­si­to estric­ta­men­te comer­cial y turís­ti­co. Pero lo váli­do de este recuer­do es el ejem­plo de liber­tad que triun­fó fren­te a los gran­des pode­res del tiem­po. Y aho­ra me pre­gun­to si no será posi­ble crear una gran con­fe­de­ra­ción inter­na­cio­nal de nacio­nes opri­mi­das por Esta­dos con un cier­to ejer­ci­cio de neo­feu­da­lis­mo. Por ejem­plo esti­mo, y no se qué pen­sa­rá de ello el lehen­da­ka­ri actual, Sr. López, que hay esen­cia de feu­da­lis­mo en la Ley de Par­ti­dos, que es como un dere­cho de per­na­da polí­ti­ca de Espa­ña sobre Eus­ka­di. Esta con­fe­de­ra­ción podría supo­ner el gran enfren­ta­mien­to uni­ver­sal con­tra el actual Impe­rio. Pero de ello qui­zá vol­va­mos a hablar en bre­ve. Por aho­ra se aca­bó el papel.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *