¡Qué valor el del señor Mar­las­ka! ¡Qué valor!- Amaia Izko

Hay que tener valor para con­tes­tar como lo hizo el juez Gran­de-Mar­las­ka a José María Com­pains, a pro­pó­si­to de su cons­ta­ta­da fal­ta de actua­ción ante las nume­ro­sí­si­mas denun­cias de tor­tu­ra que ha escu­cha­do, pre­sen­cia­do y siem­pre igno­ra­do.

Y es que, a pesar de una res­pues­ta que no pudo con­ven­cer ni siquie­ra a quien tan ama­ble­men­te le había invi­ta­do a hablar nada más y nada menos que de éti­ca, lo cier­to es que Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka igno­ra siem­pre de modo sis­te­má­ti­co, no solo las sos­pe­chas y los indi­cios, sino tam­bién, por supues­to, las denun­cias de tor­tu­ras.

Pues­to que me ha toca­do tan­tas veces com­par­tir con el titu­lar del Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción núme­ro tres de la Audien­cia Nacio­nal estas situa­cio­nes sos­pe­cho­sas de tor­tu­ras o estas denun­cias de tor­tu­ras, no pue­do por menos que, con su venia, repli­car a su res­pues­ta de actua­ción impo­lu­ta ante estos casos. Pero no voy a con­tes­tar con argu­men­tos, ya que es evi­den­te que quien es cie­go para la tor­tu­ra va a ser tam­bién sor­do para sus argu­men­tos. Voy a con­tes­tar sim­ple­men­te con datos. Con datos que hablan por si solos.

Según pude leer en los medios de comu­ni­ca­ción, a la pre­gun­ta de qué accio­nes con­cre­tas lle­va a cabo en el caso de que el dete­ni­do que com­pa­re­ce ante él denun­cie haber sufri­do tor­tu­ras, la res­pues­ta del juez fue que cuan­do ha vis­to algún ele­men­to valo­ra­ble como indi­cio, como fue en el caso de Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la, ha actua­do tras­la­dan­do la sos­pe­cha al juez com­pe­ten­te.

Pues bien. Esto es lo que real­men­te ocu­rrió en el caso de Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la. Ambos fue­ron dete­ni­dos e inco­mu­ni­ca­dos por la Guar­dia Civil el día 6 de enero de 2008, rati­fi­can­do esa mis­ma maña­na el juez Gran­de-Mar­las­ka, que sus­ti­tuía al juez titu­lar del juz­ga­do núme­ro seis, esa inco­mu­ni­ca­ción. Hacia las tres de la madru­ga­da del día 7 de enero ambos dete­ni­dos fue­ron con­du­ci­dos a la clí­ni­ca médi­co foren­se de Donos­tia don­de se les apre­cia­ron gra­ves lesio­nes. Tan gra­ves en el caso de Igor Por­tu que tuvo que ser tras­la­da­do e ingre­sa­do en la UCI del Hos­pi­tal Donos­tia. Pero tam­bién serias lesio­nes en el caso de Mat­tin Sara­so­la del que, ade­más, el infor­me reco­gía que se encon­tra­ba en deplo­ra­ble esta­do psi­co­ló­gi­co y afec­ta­do de fuer­te ansie­dad. Con esto, el juez de guar­dia de Donos­tia incoó pro­ce­di­mien­to por tor­tu­ras y lesio­nes en el caso de los dos dete­ni­dos.

Pero, ¿qué hizo Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka? Pues, cono­ce­dor obvia­men­te del con­te­ni­do de los infor­mes médi­co-foren­ses, de las gra­ves lesio­nes, del ingre­so en la UCI del Hos­pi­tal y de la denun­cia de uno de los dete­ni­dos de ser todas esas lesio­nes fru­to del mal tra­to y la tor­tu­ra, su úni­ca actua­ción fue la de pro­rro­gar­les la inco­mu­ni­ca­ción. Man­te­ner­les en esta gra­ve situa­ción, que en el juz­ga­do de guar­dia de Donos­tia había encen­di­do la luz roja por una más que razo­na­ble sos­pe­cha de tor­tu­ras, nada más y nada menos que por un total de cin­co días. No pidió, por supues­to, nin­gún infor­me a la fuer­za poli­cial actuan­te, ni visi­tó a los dete­ni­dos en el cala­bo­zo o en el hos­pi­tal. Cuan­do la fami­lia de Mat­tin Sara­so­la por dos veces le pidió, a tra­vés de sen­dos pro­ce­di­mien­tos de habeas cor­pus, que ter­mi­na­ra con la situa­ción de deten­ción y orde­na­se su pues­ta a dis­po­si­ción judi­cial, la res­pues­ta fue, por supues­to, y en un impre­so este­reo­ti­pa­do, que no. Eso si, sin rea­li­zar nin­gu­na inda­ga­ción. Ni una sola medi­da acor­dó, por supues­to, de las acon­se­ja­das por dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les para garan­ti­zar los dere­chos de los dete­ni­dos, a pesar de que estas con­cre­tas medi­das –gra­ba­ción del dete­ni­do duran­te el tiem­po de la deten­ción y asis­ten­cia por médi­co de su con­fian­za- tam­bién le fue­ron soli­ci­ta­das en el caso de Mat­tin Sara­so­la, que per­ma­ne­cía en depen­den­cias de la Guar­dia Civil.

Pero la cosa no ter­mi­nó ahí. El sr. Ins­truc­tor tomó decla­ra­ción a los dos dete­ni­dos sin alzar­les la inco­mu­ni­ca­ción, y en el caso de Igor Por­tu toda­vía la pro­rro­gó por otros cin­co días más una vez acor­da­do el ingre­so en pri­sión. Solo en el últi­mo ins­tan­te, cuan­do Mat­tin Sara­so­la en la com­pa­re­cen­cia judi­cial que pone fin a la deten­ción le rela­ta el infierno por el que le habían hecho pasar duran­te el tiem­po de la inco­mu­ni­ca­ción que él había acor­da­do y pro­rro­ga­do, acuer­da remi­tir su decla­ra­ción a las dili­gen­cias que el juz­ga­do de Donos­tia había abier­to ya para inves­ti­gar un pre­sun­to deli­to de tor­tu­ras que, por lo demás, habían sal­ta­do ya a la luz públi­ca a tra­vés de su fil­tra­ción a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción. A esta actua­ción anec­dó­ti­ca se debe de refe­rir el juez cuan­do dice que en el caso de Mat­tin Sara­so­la e Igor Por­tu si actuó. Ya no sé si afir­ma­rá tam­bién que actuó des­de la éti­ca per­so­nal y tam­bién pro­fe­sio­nal.

Esta fue la actua­ción del juez ins­truc­tor, teó­ri­co garan­te de los dere­chos de los dete­ni­dos duran­te el tiem­po de la deten­ción, en un asun­to en el que una sen­ten­cia ha dicho que, pre­ci­sa­men­te en el mar­co de esa deten­ción, se inflin­gie­ron a los dete­ni­dos toda cla­se de malos tra­tos y tor­tu­ras.

Pero hay muchos más datos. Y es que el juez dijo tam­bién que para que para que se pon­ga en mar­cha un pro­ce­di­mien­to que inves­ti­gue las tor­tu­ras tie­ne que haber una míni­ma vero­si­mi­li­tud. Pues bien, creo que su seño­ría debe de tener obs­trui­do el canal de la vero­si­mi­li­tud, por­que nun­ca y en nin­gún caso ha obser­va­do u obser­va esa “míni­ma vero­si­mi­li­tud”. Así, si ana­li­za­mos los últi­mos cin­co años de su actua­ción como juez ins­truc­tor en la Audien­cia Nacio­nal com­pro­ba­re­mos que:

157 han sido los dete­ni­dos inco­mu­ni­ca­dos que han pasa­do por su des­pa­cho en el mar­co de pro­ce­di­mien­tos ins­trui­dos por él y de deten­cio­nes inco­mu­ni­ca­das auto­ri­za­das por él. De ellos, 142 le han rela­ta­do haber sido obje­to de mal tra­to o tor­tu­ra duran­te el tiem­po de la inco­mu­ni­ca­ción. Los tes­ti­mo­nios, lógi­ca­men­te, son tan­tos como per­so­nas en cuan­to a las situa­cio­nes vivi­das, al con­cre­to tra­to reci­bi­do, a lo que cada uno o una cuen­ta que le ha ocu­rri­do. Sin embar­go, sal­vo en el ya men­cio­na­do de Igor Por­tu y Mat­tin Sara­so­la, en abso­lu­ta­men­te nin­guno de todos estos casos el juez ha debi­do de ver esta “míni­ma vero­si­mi­li­tud”, ya que en nin­guno de ellos ha acor­da­do actua­ción algu­na des­ti­na­da a la inves­ti­ga­ción de lo ocu­rri­do duran­te la deten­ción.

Y si esto es así en el caso de la inves­ti­ga­ción, no diga­mos nada en el momen­to en que cabría la pre­ven­ción. En el momen­to en el que cabría su actua­ción como garan­te de la sal­va­guar­da de los dere­chos de los dete­ni­dos. Duran­te el tiem­po, en defi­ni­ti­va, en que se desa­rro­lla la deten­ción. Aquí los datos son igual de cla­ros. Des­de que Gran­de-Mar­las­ka actúa como juez ins­truc­tor en la Audien­cia Nacio­nal, nun­ca ha admi­ti­do soli­ci­tu­des de apli­ca­ción del pro­ce­di­mien­to de habeas cor­pus. Nun­ca ha lle­va­do a cabo inda­ga­cio­nes antes de dene­gar este pro­ce­di­mien­to. Nun­ca ha acce­di­do a la apli­ca­ción de las medi­das para la pro­tec­ción del dete­ni­do reco­gi­das en los diver­sos pro­to­co­los inter­na­cio­na­les. Nun­ca ha acu­di­do a un cen­tro de deten­ción a inte­re­sar­se por la situa­ción de una per­so­na dete­ni­da, aun­que los infor­mes médi­co-foren­ses que le pon­gan enci­ma de la mesa los médi­cos que él dice enviar para ase­gu­rar los dere­chos del dete­ni­do reco­jan que la per­so­na dete­ni­da refie­ra estar sien­do obje­to de mal tra­to, o inclu­so reco­jan lesio­nes que pue­dan hacer dudar del res­pe­to a su inte­gri­dad. Nun­ca, por supues­to, ha orde­na­do ante nin­gún tipo de sos­pe­cha que se pon­ga fin a una deten­ción y se lle­ve al dete­ni­do a sede judi­cial.

Tal y como decía, los datos hablan por si solos y por si solos repli­can al sr. Juez cuan­do éste afir­ma actuar des­de la éti­ca en los casos de deten­cio­nes y denun­cias de tor­tu­ra. Por eso, sólo me que­da ter­mi­nar como empe­za­ba esta refle­xión, dicien­do ¡Qué valor! Y si la éti­ca es un valor, que sin duda lo es, ¡qué poco valor el del sr. Juez!. Y si la ver­dad tam­bién es un valor, que sin duda lo es, ¡qué poco valor el de las pala­bras del sr. Juez!

Amaia Izko Ara­men­dia, abo­ga­da

DNI: 33446217P

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *