Misi­les en Rota: Zapa­te­ro y la gue­rra del siglo XXI- G.Buster

El pasa­do 5 de octu­bre, el Pre­si­den­te Zapa­te­ro anun­ció en una rue­da de pren­sa cele­bra­da en la sede de la OTAN en Bru­se­las, jun­to al Secre­ta­rio de Defen­sa de EE UU, Leon Panet­ta, y el Secre­ta­rio Gene­ral de la OTAN, Anders Ras­mus­sen, que la base naval de Rota aco­ge­ría de mane­ra per­ma­nen­te a cua­tro des­truc­to­res de la Arma­da de EEUU dota­dos con el sis­te­ma Aegis, pun­ta de lan­za del sis­te­ma anti­mi­si­les. Roto el embar­go de la noti­cia, la pren­sa anun­ció estu­pe­fac­ta que la deci­sión uni­la­te­ral de Zapa­te­ro, pre­via a un acuer­do del Con­se­jo de Minis­tros y con el Par­la­men­to disuel­to, era el resul­ta­do de más de dos meses de nego­cia­cio­nes secre­tas, de las que sólo habia sido infor­ma­do el diri­gen­te de la opo­si­ción Mariano Rajoy.

Si difí­cil resul­ta encon­trar razo­nes, no menos difí­cil es hallar cali­fi­ca­ti­vos para la deci­sión de Zapa­te­ro y su pos­te­rior eje­cu­ción. Es, por lo pron­to, una rup­tu­ra con todos los meca­nis­mos demo­crá­ti­cos pre­vis­tos en la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la, con los ter­mi­nos de la inte­gra­ción de Espa­ña en la OTAN. Es, ade­más, una trans­gre­sión de los ele­men­ta­les pro­ce­di­mien­tos diplo­má­ti­cos que acon­se­jan no com­pro­me­ter­se con un Acuer­do que impli­ca peli­gro de gue­rra sin haber leí­do su tex­to. Por­que éste no se redac­ta­rá has­ta que no ten­gan lugar unas nego­cia­cio­nes que impli­ca­rán inevi­ta­ble­men­te la adi­ción de un nue­vo ane­jo al Con­ve­nio de Coope­ra­ción para la Defen­sa entre Espa­ña y EE UU de 1988. Un tex­to de por si pro­li­jo, difi­cil de ges­tio­nar, que fue enmen­da­do por el Gobierno Aznar en 2002 –cuan­do se unió a la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo» del Pre­si­den­te Bush — , y que se suma a otros 33 acuer­dos de defen­sa entre Espa­ña y Esta­dos Uni­dos actual­men­te en vigor, entre ellos el Memo­ran­dum de Acuer­do para el apo­yo al ciclo de vida de buques equi­pa­dos con sis­te­mas Aegis (fra­ga­tas F‑100) de 2002, que desa­rro­lla­ba la Decla­ra­ción de inten­cio­nes sobre este mis­mo asun­to del año 2000.

Es decir, que la par­ti­ci­pa­ción de Espa­ña en el sis­te­ma anti­mi­si­les vie­ne de hace más de una déca­da, y que la actual estruc­tu­ra de la arma­da espa­ño­la está com­ple­ta­men­te deter­mi­na­da por esta par­ti­ci­pa­ción, por­que sus cua­tro fra­ga­tas de la cla­se Álva­ro de Bazán en ser­vi­cio (y una más en cons­truc­ción), que for­man el gru­po de escol­ta del por­ta­vio­nes Prin­ci­pe de Astu­rias, están todas ellas dise­ña­das para inte­grar el sis­te­ma Aegis.

Lo que alte­ra sus­tan­cial­men­te el nue­vo acuer­do no es, por lo tan­to, esa com­ple­ta inte­gra­ción de la Arma­da espa­ño­la en la estra­te­gia mili­tar de EE UU y de la OTAN, sino un cam­bio sus­tan­cial en la uti­li­za­ción de la base naval de Rota, que pasa a ser puer­to per­ma­nen­te de cua­tro des­truc­to­res de la arma­da de EE UU, con unos 1200 mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos de apo­yo y la uti­li­za­ción de los asti­lle­ros Navan­tia de Cádiz para las repa­ra­cio­nes y man­te­ni­mien­to que pre­ci­sen. Y por esta razón será impres­cin­di­ble, tras la nego­cia­ción entre las par­tes, un ane­jo adi­cio­nal al Con­ve­nio de Defen­sa, o cual­quier otro meca­nis­mo legal que lo modi­fi­que. Será enton­ces cuan­do el pre­vi­si­ble futu­ro gobierno de Rajoy lo comu­ni­que for­mal­men­te a unas Cor­tes con pro­ba­ble mayo­ría abso­lu­ta del PP.

¿A qué, pues, la pre­ci­pi­ta­ción de Zapa­te­ro?

Más allá de los barrun­tos psi­co­ana­li­ti­cos de ven­gan­za con­tra su pro­pio par­ti­do –ha humi­lla­do al des­nor­ta­do can­di­da­to Rubal­ca­ba y ha des­ai­ra­do a la Minis­tra de Defen­sa (can­di­da­ta del PSC por Bar­ce­lo­na), deján­do­les mudos y con cari­ta de pasar por allí— , la pri­me­ra razón ale­ga­da por el pro­pio Zapa­te­ro pasa­rá sin duda a los libros de his­to­ria: se tra­ta­ría de una medi­da anti­cri­sis, para luchar con­tra el paro, ya que pro­por­cio­na­rá más de mil pues­tos de tra­ba­jo. El gene­ral Miguel Angel Balles­te­ros, direc­tor del Ins­ti­tu­to Espa­ñol de Asun­tos Estra­té­gi­cos, no ha duda­do en corre­gir­le: «no pue­de medir­se por los pues­tos de tra­ba­jo (…) es una apues­ta cla­ra por con­ver­tir a Espa­ña en un socio leal y fia­ble de la OTAN y EE UU».

La segun­da razón, ade­lan­ta­da por los ser­vi­cios de pren­sa del Minis­te­rio de Defen­sa, mues­tra la fle­xi­bi­li­dad y com­pren­sión de Espa­ña con sus alia­dos, aun al pre­cio de tor­cer sus pro­pios meca­nis­mos demo­crá­ti­cos: Oba­ma nece­si­ta pre­sen­tar la par­ti­da de ade­cua­ción de la base de Rota para aco­ger antes de 2014 a sus cua­tro des­truc­to­res en el pró­xi­mo pre­su­pues­to de EE UU, que debe ser vota­do en noviem­bre de este año. Y Zapa­te­ro, con la apro­ba­ción de su Gobierno dos dias des­pués, a pesar de no haber ela­bo­ra­do sus pro­pios pre­su­pues­tos para el 2012 por el ade­lan­to de la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral, hace suya esta impe­rio­sa nece­si­dad de des­plie­gue mili­tar del sis­te­ma anti­mi­si­les con­tra Irán, hacien­do votos evi­den­te­men­te para que Oba­ma sea capaz de obte­ner el apo­yo bipar­ti­dis­ta nece­sa­rio para la apro­ba­ción de sus pre­su­pues­tos.

El sis­te­ma anti­mi­si­les Aegis

El sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les Aegis (1) fue ini­cia­do en la déca­da de los años 80, como par­te móvil de la Ini­cia­ti­va de Defen­sa Estra­te­gi­ca del Pre­si­den­te Reagan. Su obje­ti­vo, que reci­bió el cali­fi­ca­ti­vo de la «Gue­rra de las Gala­xias», era dotar a EE UU de la capa­ci­dad de des­truc­ción de un ata­que de misi­les inter­ba­lís­ti­cos nuclea­res fue­ra de la atmos­fe­ra terres­tre. Des­de un pun­to de vis­ta estra­té­gi­co supo­nía cues­tio­nar toda la lógi­ca de la «des­truc­ción mutua ase­gu­ra­da» en la que se basa­ba el equi­li­brio mili­tar nuclear entre blo­ques y obli­gar a la URSS a reini­ciar una carre­ra arma­men­tis­ti­ca nuclear a cos­ta de aumen­tar expo­nen­cial­men­te la deu­da fis­cal de EE UU.

La cri­sis ter­mi­nal de la URSS, los difi­cul­ta­des tec­no­ló­gi­cas y el cre­ci­mien­to geo­mé­tri­co de la deu­da fis­cal de EE UU obli­ga­ron des­de los años 90 a una con­ti­nua rede­fi­ni­ción del pro­gra­ma de defen­sa anti­mi­si­les, que de su ini­cial con­cep­ción sate­li­tal paso a ins­ta­la­cio­nes fijas en tie­rra, pri­me­ro, para, final­men­te, con­ver­tir­se en un sis­te­ma naval, el actual Aegis. Tras tener más exito en la inter­ce­sión que las prue­bas terres­tres, el sis­te­ma naval fue adop­ta­do por el Pre­si­den­te Bush a fina­les de 2004.

Razo­nes polí­ti­cas acon­se­ja­ron tam­bién el carac­ter naval del pro­gra­ma anti­mi­si­les. A pesar de situar a Irán y Corea del Nor­te como prin­ci­pa­les focos de posi­bles ata­ques con misi­les, las admi­nis­tra­cio­nes Bush y Oba­ma siguie­ron pre­sio­nan­do para situar en Repú­bli­ca Che­ca o Ruma­nía el sis­te­ma de rada­res de aler­ta tem­pra­na y en Polo­nia la base de los misi­les inter­cep­to­res, con una cla­ra fun­ción geo­es­tra­té­gi­ca fren­te a Rusia y Chi­na. Ante el alcan­ce de las pro­tes­tas rusas y las difi­cul­ta­des con la opi­nión públi­ca euro­pea, Oba­ma inten­tó su falli­da reorien­ta­ción de polí­ti­ca exte­rior anun­cian­do en sep­tiem­bre de 2009 la prio­ri­dad de des­plie­gue del sis­te­ma naval. El pro­gra­ma del sis­te­ma anti­mi­si­les de la Fuer­za Aérea fue can­ce­la­do a favor de nue­vos desa­rro­llos para el sis­te­ma Aegis, inclu­yen­do una ver­sión terres­tre adap­ta­da de la naval. En el com­ple­jo mili­tar-indus­trial de EE UU las empre­sas que se bene­fi­cian son: Boeing, Alliant Techsys­tems, Honey­well, John Hop­kins Uni­ver­sity Applied Phy­sics Labo­ra­tory y el Lin­coln Labo­ra­tory del MIT. El gas­to anual fis­cal pre­vis­to de 2011 a 2015 es de unos 2.200 millo­nes de dóla­res.

Pero la fle­xi­bi­li­dad de Aegis le per­mi­te ser mucho más que un sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les para con­ver­tir­se en reali­dad en el para­dig­ma estra­té­gi­co de la gue­rra naval en los pro­xi­mos cin­cuen­ta años. El Secre­ta­rio de Defen­sa Leon Panet­ta se ha encar­ga­do de recor­dar­lo en la rue­da de pren­sa de Bru­se­las. Su sis­te­ma de aler­ta tem­pra­na le capa­ci­ta para ini­ciar de mane­ra auto­má­ti­ca una res­pues­ta defen­si­va ante el lan­za­mien­to de cual­quier misil con­tra una nave u obje­ti­vo, pero tam­bién le da una capa­ci­dad ofen­si­va pre­ven­ti­va con­tra bases de misi­les fijas o móvi­les. De hecho, todas las mari­nas de la OTAN, ade­más de las de Japón, Corea del Sur y Aus­tra­lia han rees­truc­tu­ra­do sus fuer­zas nava­les dan­do la prio­ri­dad al sis­te­ma Aegis, cuyo con­trol resi­de en sis­te­mas de aler­ta tem­pra­na y de compu­tación de EE UU. Inde­pen­dien­te­men­te de que se dote al sis­te­ma Aegis de misi­les inter­cep­to­res SM‑2 o SM‑3, los sis­te­mas elec­tró­ni­cos inte­gra­dos de todas las naves de gue­rra de nue­va gene­ra­ción par­ten de la arqui­tec­tu­ra de Aegis.

A pesar de las pro­tes­tas rusas y chi­nas, por razo­nes geo­es­tra­té­gi­cas de con­ten­ción, EE UU sigue tenien­do pre­vis­to des­ple­gar el sis­te­ma de rada­res de aler­ta tem­pra­na en Ruma­nía en 2015 y una base de lan­za­mien­to terres­tre de misi­les SM‑3 en Polo­nia en 2018. Ello lo indi­ca el pun­to al que el para­dig­ma mili­tar indus­trial desa­rro­lla­do a par­tir de Aegis por la arma­da de EE UU ha modi­fi­ca­do los esce­na­rios y moda­li­da­des de posi­bles con­flic­tos béli­cos, inte­gran­do com­ple­ta­men­te el uso de misi­les tác­ti­cos de dife­ren­tes tipos de cabe­za. Tras más de cator­ce años de blo­queo abso­lu­to en la Con­fe­ren­cia de Desar­me, la reali­dad es que se ha ini­cia­do una nue­va carre­ra arma­men­tis­ti­ca a par­tir de los desa­rro­llos del pro­gra­ma Aegis, carre­ra en la que lle­va ya una con­si­de­ra­ble ven­ta­ja EE UU y que le ha per­mi­ti­do jerar­qui­zar y subor­di­nar a sus intere­ses estra­té­gi­cos para la gue­rra del siglo XXI las poli­ti­cas de defen­sa de sus alia­dos mili­ta­res.

En este esque­ma, Rota se con­vier­te en la base avan­za­da de des­plie­gue de los des­truc­to­res del sis­te­ma Aegis en el Medi­te­rrá­neo. De los cua­tro pre­vis­tos, dos patru­lla­rán en alta mar de mane­ra con­ti­nua, uno esta­rá en reser­va y el cuar­to en repa­ra­cio­nes o man­te­ni­mien­to. La pri­me­ra línea de este sis­te­ma se sitúa en Israel, que alber­ga tan­to los rada­res de aler­ta tem­pra­na como misi­les Patriot, con alcan­ce en la mayor par­te de Orien­te Medio. Pero la red del sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les se extien­de tam­bien al Pací­fi­co occi­den­tal, en el que Japón es el socio pri­vi­le­gia­do de la Arma­da de EE UU, en el Océano Indi­co y en el Atlán­ti­co nor­te (con base en Pai­ses Bajos), con unos 36 buques de gue­rra de EE UU dota­dos de misi­les inter­cep­to­res SM‑3 y casi el mis­mo núme­ro de naves de paí­ses alia­dos con misi­les de menor capa­ci­dad de alcan­ce.

La opa­ci­dad de defi­ni­ción y ges­tión de los intere­ses en mate­ria de defen­sa

No cabe sino cons­ta­tar cuán­to han apren­di­do las dis­tin­tas Admi­nis­tra­cio­nes de EE UU en la uti­li­za­ción de los rit­mos a la hora de nego­ciar con el Rei­no de Espa­ña y en el apro­ve­cha­mien­to de la debi­li­dad de sus gobier­nos en los perio­dos pre- y post-elec­to­ra­les. En los meses pre­vios a las elec­cio­nes de 2004, el Gobierno Aznar acep­tó un acuer­do de cola­bo­ra­ción con EE UU para situa­cio­nes de emer­gen­cia en el tras­la­do de pri­sio­ne­ros de gue­rra a Guan­tá­na­mo que per­mi­tió que se situa­ran en Rota avio­nes de recam­bio en caso de algún fallo de los que hacían el reco­rri­do des­de Afga­nis­tan por el corre­dor del estre­cho de Gibral­tar, acuer­do del que las Cor­tes solo tuvie­ron cono­ci­mien­to años des­pués. Aho­ra, con luz, aun­que con pre­me­di­ta­ción y sin taquí­gra­fos, con las Cor­tes disuel­tas, se lle­ga a un acuer­do de mucho más alcan­ce: un acuer­do que con­vier­te a Rota en obje­ti­vo pre­ven­ti­vo de cual­quier ata­que con misi­les con­tra EE UU y sus alia­dos euro­peos.

Sigue exis­tien­do, por lo tan­to, una lógi­ca de defi­ni­ción de los intere­ses nacio­na­les que se situa más allá de los habi­tua­les meca­nis­mos demo­crá­ti­cos-cons­ti­tu­cio­na­les. Una lógi­ca y unos intere­ses del com­ple­jo mili­tar-indus­trial, que no por peque­ño en com­pa­ra­ción con otros paí­ses es menos real, y cuyos meca­nis­mos siguen fun­cio­nan­do de mane­ra opa­ca. Tal es el caso del sis­te­ma Aegis en la Arma­da espa­ño­la des­de el año 2000, inde­pen­dien­te­men­te del gobierno de turno, de la com­po­si­ción de la Comi­sión de Defen­sa del Con­gre­so de los Dipu­tados y de la bonan­za eco­nó­mi­ca o de las difi­cul­ta­des pre­su­pues­ta­rias. De un pre­su­pues­to de defen­sa espa­ñol de unos 8.800 millo­nes de euros anua­les, ¿cuán­to se des­ti­na a Aegis? Por lo pron­to, hay que sumar el pre­cio de las cin­co fra­ga­tas de la cla­se Álva­ro de Bazán, que ha per­mi­ti­do man­te­ner los asti­le­ros de Navan­tia abier­tos, a pesar de una deu­da acu­mu­la­da en el pro­gra­ma de adqui­si­cio­nes de defen­sa que el dia­rio El País cifra­ba en 26.000 millo­nes de euros, a rene­go­ciar has­ta el año 2030.

Todo ello demues­tra una vez más la nece­si­dad urgen­te de una revi­sión en pro­fun­di­dad del Acuer­do de Coope­ra­ción por la Defen­sa entre Espa­ña y EE UU de 1988 en el mar­co de una defi­ni­ción demo­crá­ti­ca de cuá­les son los intere­ses nacio­na­les en mate­ria de defen­sa por par­te del Con­gre­so de los Dipu­tados. No se pue­de seguir ale­gan­do sis­te­má­ti­ca­men­te el art. 96 de la Cons­ti­tu­ción para ocul­tar tras la res­pon­sa­bi­li­dad de la direc­ción del Gobierno la defi­ni­ción y ges­tión de intere­ses en una mate­ria esen­cial de la sobe­ra­nía popu­lar como es la pre­pa­ra­ción para la gue­rra. Des­gra­cia­da­men­te, a pesar de algu­nos avan­ces en la Ley de Defen­sa sobre el per­mi­so del Con­gre­so para el envío de tro­pas al exte­rior, la lógi­ca segui­da ha sido muy otra, como lo demues­tra la apro­ba­ción en junio de la Nue­va Estra­te­gia Espa­ño­la de Segu­ri­dad, cuya ela­bo­ra­ción coor­di­nó Javier Sola­na, por el Con­se­jo de Minis­tros: subor­di­nar la defen­sa del Rei­no de Espa­ña a los intere­ses estra­té­gi­cos de EE UU.

NOTA: (1) Ronald O´Rouke, Navy Aegis Ballis­tic Mis­si­le Defen­se (BMD) Pro­gram: Back­ground and Issues for Con­gress, Con­gre­sio­nal Research Ser­vi­ce (2010), ( http://​fpc​.sta​te​.gov/​d​o​c​u​m​e​n​t​s​/​o​r​g​a​n​i​z​a​t​i​o​n​/​1​4​1​6​0​0​.​pdf )

Gus­ta­vo Bús­ter es miem­bro del Comi­té de Redac­ción de Sin­Per­mi­so.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *