Misi­les en Rota: Zapa­te­ro y la gue­rra del siglo XXI- G.Buster

El pasa­do 5 de octu­bre, el Pre­si­den­te Zapa­te­ro anun­ció en una rue­da de pren­sa cele­bra­da en la sede de la OTAN en Bru­se­las, jun­to al Secre­ta­rio de Defen­sa de EE UU, Leon Panet­ta, y el Secre­ta­rio Gene­ral de la OTAN, Anders Ras­mus­sen, que la base naval de Rota aco­ge­ría de mane­ra per­ma­nen­te a cua­tro des­truc­to­res de la Arma­da de EEUU dota­dos con el sis­te­ma Aegis, pun­ta de lan­za del sis­te­ma anti­mi­si­les. Roto el embar­go de la noti­cia, la pren­sa anun­ció estu­pe­fac­ta que la deci­sión uni­la­te­ral de Zapa­te­ro, pre­via a un acuer­do del Con­se­jo de Minis­tros y con el Par­la­men­to disuel­to, era el resul­ta­do de más de dos meses de nego­cia­cio­nes secre­tas, de las que sólo habia sido infor­ma­do el diri­gen­te de la opo­si­ción Mariano Rajoy.

Si difí­cil resul­ta encon­trar razo­nes, no menos difí­cil es hallar cali­fi­ca­ti­vos para la deci­sión de Zapa­te­ro y su pos­te­rior eje­cu­ción. Es, por lo pron­to, una rup­tu­ra con todos los meca­nis­mos demo­crá­ti­cos pre­vis­tos en la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la, con los ter­mi­nos de la inte­gra­ción de Espa­ña en la OTAN. Es, ade­más, una trans­gre­sión de los ele­men­ta­les pro­ce­di­mien­tos diplo­má­ti­cos que acon­se­jan no com­pro­me­ter­se con un Acuer­do que impli­ca peli­gro de gue­rra sin haber leí­do su tex­to. Por­que éste no se redac­ta­rá has­ta que no ten­gan lugar unas nego­cia­cio­nes que impli­ca­rán inevi­ta­ble­men­te la adi­ción de un nue­vo ane­jo al Con­ve­nio de Coope­ra­ción para la Defen­sa entre Espa­ña y EE UU de 1988. Un tex­to de por si pro­li­jo, difi­cil de ges­tio­nar, que fue enmen­da­do por el Gobierno Aznar en 2002 –cuan­do se unió a la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo» del Pre­si­den­te Bush — , y que se suma a otros 33 acuer­dos de defen­sa entre Espa­ña y Esta­dos Uni­dos actual­men­te en vigor, entre ellos el Memo­ran­dum de Acuer­do para el apo­yo al ciclo de vida de buques equi­pa­dos con sis­te­mas Aegis (fra­ga­tas F‑100) de 2002, que desa­rro­lla­ba la Decla­ra­ción de inten­cio­nes sobre este mis­mo asun­to del año 2000.

Es decir, que la par­ti­ci­pa­ción de Espa­ña en el sis­te­ma anti­mi­si­les vie­ne de hace más de una déca­da, y que la actual estruc­tu­ra de la arma­da espa­ño­la está com­ple­ta­men­te deter­mi­na­da por esta par­ti­ci­pa­ción, por­que sus cua­tro fra­ga­tas de la cla­se Álva­ro de Bazán en ser­vi­cio (y una más en cons­truc­ción), que for­man el gru­po de escol­ta del por­ta­vio­nes Prin­ci­pe de Astu­rias, están todas ellas dise­ña­das para inte­grar el sis­te­ma Aegis.

Lo que alte­ra sus­tan­cial­men­te el nue­vo acuer­do no es, por lo tan­to, esa com­ple­ta inte­gra­ción de la Arma­da espa­ño­la en la estra­te­gia mili­tar de EE UU y de la OTAN, sino un cam­bio sus­tan­cial en la uti­li­za­ción de la base naval de Rota, que pasa a ser puer­to per­ma­nen­te de cua­tro des­truc­to­res de la arma­da de EE UU, con unos 1200 mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nos de apo­yo y la uti­li­za­ción de los asti­lle­ros Navan­tia de Cádiz para las repa­ra­cio­nes y man­te­ni­mien­to que pre­ci­sen. Y por esta razón será impres­cin­di­ble, tras la nego­cia­ción entre las par­tes, un ane­jo adi­cio­nal al Con­ve­nio de Defen­sa, o cual­quier otro meca­nis­mo legal que lo modi­fi­que. Será enton­ces cuan­do el pre­vi­si­ble futu­ro gobierno de Rajoy lo comu­ni­que for­mal­men­te a unas Cor­tes con pro­ba­ble mayo­ría abso­lu­ta del PP.

¿A qué, pues, la pre­ci­pi­ta­ción de Zapatero?

Más allá de los barrun­tos psi­co­ana­li­ti­cos de ven­gan­za con­tra su pro­pio par­ti­do –ha humi­lla­do al des­nor­ta­do can­di­da­to Rubal­ca­ba y ha des­ai­ra­do a la Minis­tra de Defen­sa (can­di­da­ta del PSC por Bar­ce­lo­na), deján­do­les mudos y con cari­ta de pasar por allí— , la pri­me­ra razón ale­ga­da por el pro­pio Zapa­te­ro pasa­rá sin duda a los libros de his­to­ria: se tra­ta­ría de una medi­da anti­cri­sis, para luchar con­tra el paro, ya que pro­por­cio­na­rá más de mil pues­tos de tra­ba­jo. El gene­ral Miguel Angel Balles­te­ros, direc­tor del Ins­ti­tu­to Espa­ñol de Asun­tos Estra­té­gi­cos, no ha duda­do en corre­gir­le: «no pue­de medir­se por los pues­tos de tra­ba­jo (…) es una apues­ta cla­ra por con­ver­tir a Espa­ña en un socio leal y fia­ble de la OTAN y EE UU».

La segun­da razón, ade­lan­ta­da por los ser­vi­cios de pren­sa del Minis­te­rio de Defen­sa, mues­tra la fle­xi­bi­li­dad y com­pren­sión de Espa­ña con sus alia­dos, aun al pre­cio de tor­cer sus pro­pios meca­nis­mos demo­crá­ti­cos: Oba­ma nece­si­ta pre­sen­tar la par­ti­da de ade­cua­ción de la base de Rota para aco­ger antes de 2014 a sus cua­tro des­truc­to­res en el pró­xi­mo pre­su­pues­to de EE UU, que debe ser vota­do en noviem­bre de este año. Y Zapa­te­ro, con la apro­ba­ción de su Gobierno dos dias des­pués, a pesar de no haber ela­bo­ra­do sus pro­pios pre­su­pues­tos para el 2012 por el ade­lan­to de la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral, hace suya esta impe­rio­sa nece­si­dad de des­plie­gue mili­tar del sis­te­ma anti­mi­si­les con­tra Irán, hacien­do votos evi­den­te­men­te para que Oba­ma sea capaz de obte­ner el apo­yo bipar­ti­dis­ta nece­sa­rio para la apro­ba­ción de sus presupuestos.

El sis­te­ma anti­mi­si­les Aegis

El sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les Aegis (1) fue ini­cia­do en la déca­da de los años 80, como par­te móvil de la Ini­cia­ti­va de Defen­sa Estra­te­gi­ca del Pre­si­den­te Reagan. Su obje­ti­vo, que reci­bió el cali­fi­ca­ti­vo de la «Gue­rra de las Gala­xias», era dotar a EE UU de la capa­ci­dad de des­truc­ción de un ata­que de misi­les inter­ba­lís­ti­cos nuclea­res fue­ra de la atmos­fe­ra terres­tre. Des­de un pun­to de vis­ta estra­té­gi­co supo­nía cues­tio­nar toda la lógi­ca de la «des­truc­ción mutua ase­gu­ra­da» en la que se basa­ba el equi­li­brio mili­tar nuclear entre blo­ques y obli­gar a la URSS a reini­ciar una carre­ra arma­men­tis­ti­ca nuclear a cos­ta de aumen­tar expo­nen­cial­men­te la deu­da fis­cal de EE UU.

La cri­sis ter­mi­nal de la URSS, los difi­cul­ta­des tec­no­ló­gi­cas y el cre­ci­mien­to geo­mé­tri­co de la deu­da fis­cal de EE UU obli­ga­ron des­de los años 90 a una con­ti­nua rede­fi­ni­ción del pro­gra­ma de defen­sa anti­mi­si­les, que de su ini­cial con­cep­ción sate­li­tal paso a ins­ta­la­cio­nes fijas en tie­rra, pri­me­ro, para, final­men­te, con­ver­tir­se en un sis­te­ma naval, el actual Aegis. Tras tener más exito en la inter­ce­sión que las prue­bas terres­tres, el sis­te­ma naval fue adop­ta­do por el Pre­si­den­te Bush a fina­les de 2004.

Razo­nes polí­ti­cas acon­se­ja­ron tam­bién el carac­ter naval del pro­gra­ma anti­mi­si­les. A pesar de situar a Irán y Corea del Nor­te como prin­ci­pa­les focos de posi­bles ata­ques con misi­les, las admi­nis­tra­cio­nes Bush y Oba­ma siguie­ron pre­sio­nan­do para situar en Repú­bli­ca Che­ca o Ruma­nía el sis­te­ma de rada­res de aler­ta tem­pra­na y en Polo­nia la base de los misi­les inter­cep­to­res, con una cla­ra fun­ción geo­es­tra­té­gi­ca fren­te a Rusia y Chi­na. Ante el alcan­ce de las pro­tes­tas rusas y las difi­cul­ta­des con la opi­nión públi­ca euro­pea, Oba­ma inten­tó su falli­da reorien­ta­ción de polí­ti­ca exte­rior anun­cian­do en sep­tiem­bre de 2009 la prio­ri­dad de des­plie­gue del sis­te­ma naval. El pro­gra­ma del sis­te­ma anti­mi­si­les de la Fuer­za Aérea fue can­ce­la­do a favor de nue­vos desa­rro­llos para el sis­te­ma Aegis, inclu­yen­do una ver­sión terres­tre adap­ta­da de la naval. En el com­ple­jo mili­tar-indus­trial de EE UU las empre­sas que se bene­fi­cian son: Boeing, Alliant Techsys­tems, Honey­well, John Hop­kins Uni­ver­sity Applied Phy­sics Labo­ra­tory y el Lin­coln Labo­ra­tory del MIT. El gas­to anual fis­cal pre­vis­to de 2011 a 2015 es de unos 2.200 millo­nes de dólares.

Pero la fle­xi­bi­li­dad de Aegis le per­mi­te ser mucho más que un sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les para con­ver­tir­se en reali­dad en el para­dig­ma estra­té­gi­co de la gue­rra naval en los pro­xi­mos cin­cuen­ta años. El Secre­ta­rio de Defen­sa Leon Panet­ta se ha encar­ga­do de recor­dar­lo en la rue­da de pren­sa de Bru­se­las. Su sis­te­ma de aler­ta tem­pra­na le capa­ci­ta para ini­ciar de mane­ra auto­má­ti­ca una res­pues­ta defen­si­va ante el lan­za­mien­to de cual­quier misil con­tra una nave u obje­ti­vo, pero tam­bién le da una capa­ci­dad ofen­si­va pre­ven­ti­va con­tra bases de misi­les fijas o móvi­les. De hecho, todas las mari­nas de la OTAN, ade­más de las de Japón, Corea del Sur y Aus­tra­lia han rees­truc­tu­ra­do sus fuer­zas nava­les dan­do la prio­ri­dad al sis­te­ma Aegis, cuyo con­trol resi­de en sis­te­mas de aler­ta tem­pra­na y de compu­tación de EE UU. Inde­pen­dien­te­men­te de que se dote al sis­te­ma Aegis de misi­les inter­cep­to­res SM‑2 o SM‑3, los sis­te­mas elec­tró­ni­cos inte­gra­dos de todas las naves de gue­rra de nue­va gene­ra­ción par­ten de la arqui­tec­tu­ra de Aegis.

A pesar de las pro­tes­tas rusas y chi­nas, por razo­nes geo­es­tra­té­gi­cas de con­ten­ción, EE UU sigue tenien­do pre­vis­to des­ple­gar el sis­te­ma de rada­res de aler­ta tem­pra­na en Ruma­nía en 2015 y una base de lan­za­mien­to terres­tre de misi­les SM‑3 en Polo­nia en 2018. Ello lo indi­ca el pun­to al que el para­dig­ma mili­tar indus­trial desa­rro­lla­do a par­tir de Aegis por la arma­da de EE UU ha modi­fi­ca­do los esce­na­rios y moda­li­da­des de posi­bles con­flic­tos béli­cos, inte­gran­do com­ple­ta­men­te el uso de misi­les tác­ti­cos de dife­ren­tes tipos de cabe­za. Tras más de cator­ce años de blo­queo abso­lu­to en la Con­fe­ren­cia de Desar­me, la reali­dad es que se ha ini­cia­do una nue­va carre­ra arma­men­tis­ti­ca a par­tir de los desa­rro­llos del pro­gra­ma Aegis, carre­ra en la que lle­va ya una con­si­de­ra­ble ven­ta­ja EE UU y que le ha per­mi­ti­do jerar­qui­zar y subor­di­nar a sus intere­ses estra­té­gi­cos para la gue­rra del siglo XXI las poli­ti­cas de defen­sa de sus alia­dos militares.

En este esque­ma, Rota se con­vier­te en la base avan­za­da de des­plie­gue de los des­truc­to­res del sis­te­ma Aegis en el Medi­te­rrá­neo. De los cua­tro pre­vis­tos, dos patru­lla­rán en alta mar de mane­ra con­ti­nua, uno esta­rá en reser­va y el cuar­to en repa­ra­cio­nes o man­te­ni­mien­to. La pri­me­ra línea de este sis­te­ma se sitúa en Israel, que alber­ga tan­to los rada­res de aler­ta tem­pra­na como misi­les Patriot, con alcan­ce en la mayor par­te de Orien­te Medio. Pero la red del sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les se extien­de tam­bien al Pací­fi­co occi­den­tal, en el que Japón es el socio pri­vi­le­gia­do de la Arma­da de EE UU, en el Océano Indi­co y en el Atlán­ti­co nor­te (con base en Pai­ses Bajos), con unos 36 buques de gue­rra de EE UU dota­dos de misi­les inter­cep­to­res SM‑3 y casi el mis­mo núme­ro de naves de paí­ses alia­dos con misi­les de menor capa­ci­dad de alcance.

La opa­ci­dad de defi­ni­ción y ges­tión de los intere­ses en mate­ria de defensa

No cabe sino cons­ta­tar cuán­to han apren­di­do las dis­tin­tas Admi­nis­tra­cio­nes de EE UU en la uti­li­za­ción de los rit­mos a la hora de nego­ciar con el Rei­no de Espa­ña y en el apro­ve­cha­mien­to de la debi­li­dad de sus gobier­nos en los perio­dos pre- y post-elec­to­ra­les. En los meses pre­vios a las elec­cio­nes de 2004, el Gobierno Aznar acep­tó un acuer­do de cola­bo­ra­ción con EE UU para situa­cio­nes de emer­gen­cia en el tras­la­do de pri­sio­ne­ros de gue­rra a Guan­tá­na­mo que per­mi­tió que se situa­ran en Rota avio­nes de recam­bio en caso de algún fallo de los que hacían el reco­rri­do des­de Afga­nis­tan por el corre­dor del estre­cho de Gibral­tar, acuer­do del que las Cor­tes solo tuvie­ron cono­ci­mien­to años des­pués. Aho­ra, con luz, aun­que con pre­me­di­ta­ción y sin taquí­gra­fos, con las Cor­tes disuel­tas, se lle­ga a un acuer­do de mucho más alcan­ce: un acuer­do que con­vier­te a Rota en obje­ti­vo pre­ven­ti­vo de cual­quier ata­que con misi­les con­tra EE UU y sus alia­dos europeos.

Sigue exis­tien­do, por lo tan­to, una lógi­ca de defi­ni­ción de los intere­ses nacio­na­les que se situa más allá de los habi­tua­les meca­nis­mos demo­crá­ti­cos-cons­ti­tu­cio­na­les. Una lógi­ca y unos intere­ses del com­ple­jo mili­tar-indus­trial, que no por peque­ño en com­pa­ra­ción con otros paí­ses es menos real, y cuyos meca­nis­mos siguen fun­cio­nan­do de mane­ra opa­ca. Tal es el caso del sis­te­ma Aegis en la Arma­da espa­ño­la des­de el año 2000, inde­pen­dien­te­men­te del gobierno de turno, de la com­po­si­ción de la Comi­sión de Defen­sa del Con­gre­so de los Dipu­tados y de la bonan­za eco­nó­mi­ca o de las difi­cul­ta­des pre­su­pues­ta­rias. De un pre­su­pues­to de defen­sa espa­ñol de unos 8.800 millo­nes de euros anua­les, ¿cuán­to se des­ti­na a Aegis? Por lo pron­to, hay que sumar el pre­cio de las cin­co fra­ga­tas de la cla­se Álva­ro de Bazán, que ha per­mi­ti­do man­te­ner los asti­le­ros de Navan­tia abier­tos, a pesar de una deu­da acu­mu­la­da en el pro­gra­ma de adqui­si­cio­nes de defen­sa que el dia­rio El País cifra­ba en 26.000 millo­nes de euros, a rene­go­ciar has­ta el año 2030.

Todo ello demues­tra una vez más la nece­si­dad urgen­te de una revi­sión en pro­fun­di­dad del Acuer­do de Coope­ra­ción por la Defen­sa entre Espa­ña y EE UU de 1988 en el mar­co de una defi­ni­ción demo­crá­ti­ca de cuá­les son los intere­ses nacio­na­les en mate­ria de defen­sa por par­te del Con­gre­so de los Dipu­tados. No se pue­de seguir ale­gan­do sis­te­má­ti­ca­men­te el art. 96 de la Cons­ti­tu­ción para ocul­tar tras la res­pon­sa­bi­li­dad de la direc­ción del Gobierno la defi­ni­ción y ges­tión de intere­ses en una mate­ria esen­cial de la sobe­ra­nía popu­lar como es la pre­pa­ra­ción para la gue­rra. Des­gra­cia­da­men­te, a pesar de algu­nos avan­ces en la Ley de Defen­sa sobre el per­mi­so del Con­gre­so para el envío de tro­pas al exte­rior, la lógi­ca segui­da ha sido muy otra, como lo demues­tra la apro­ba­ción en junio de la Nue­va Estra­te­gia Espa­ño­la de Segu­ri­dad, cuya ela­bo­ra­ción coor­di­nó Javier Sola­na, por el Con­se­jo de Minis­tros: subor­di­nar la defen­sa del Rei­no de Espa­ña a los intere­ses estra­té­gi­cos de EE UU.

NOTA: (1) Ronald O´Rouke, Navy Aegis Ballis­tic Mis­si­le Defen­se (BMD) Pro­gram: Back­ground and Issues for Con­gress, Con­gre­sio­nal Research Ser­vi­ce (2010), ( http://​fpc​.sta​te​.gov/​d​o​c​u​m​e​n​t​s​/​o​r​g​a​n​i​z​a​t​i​o​n​/​1​4​1​6​0​0​.​pdf )

Gus­ta­vo Bús­ter es miem­bro del Comi­té de Redac­ción de Sin­Per­mi­so.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.