La voz de su amo – Jesús Valen­cia

No sopor­to a los polí­ti­cos osten­to­sos que nos exi­gen apre­tar­nos la correa para salir de la cri­sis. Antes de tomar en cuen­ta sus reque­ri­mien­tos, debe­ría­mos saber para quién tra­ba­jan y cuán­to cobran por ello. Un corre­dor de bol­sa inglés, tan desa­pren­si­vo como locuaz, ha con­fir­ma­do lo que muchos supo­nía­mos: que las enti- dades finan­cie­ras se están forran­do y que, para tan mise­ra­ble saqueo, cuen­tan con la ines­ti­ma­ble ayu­da de los supues­tos gober­nan­tes. Digo supues­tos por­que los ver­da­de­ros man­da­ma­ses son los del par­né. Los otros alqui­lan su voz y su ima­gen para que los ton­tos acep­te­mos sin chis­tar las exi­gen­cias del capi­tal.

Por lo que se refie­re a la Casa Real, es sabi­da la rela­ción que man­tie­ne el cam­pe­chano monar­ca con todos los espa­ño­les (acau­da­la­dos). No es de extra­ñar; según la revis­ta For­bes, su for­tu­na se con­ta­bi­li­za en millo­nes de euros. Los parien­tes de su Majes­tad aca­pa­ran pues­tos en nume­ro­sos con­se­jos de admi­nis­tra­ción, car­gos jugo­sa­men­te remu- nera­dos. Una pri­ma suya, Tere­sa de Bor­bón Dos Sici­lias y Par­ma Vinos, hace honor a su eno­ló­gi­co ape­lli­do; debe de ser la pro­pie­ta­ria de las Bode­gas Tar­sus. A la pare­ja Urdan­ga­rin-Bor­bón los con­tri­bu­yen­tes le com­pra­mos en Bar­ce­lo­na un pala­ce­te que nos cos­tó 2.000 millo­nes de pese­tas. Y si caros nos resul­tan los espon­sa­les, no son más bara­tos los divor­cios. Al avis­pa­do Mari­cha­lar hubi­mos de pagar­le tres millo­nes de euros por divor­ciar­se de la infan­ta Ele­na. Hace cua­tro días el Rey, camino de una cuchi­pan­da, nos adver­tía de que lle­gan tiem­pos muy duros.

Y ¿qué decir de los glo­rio­sos padres de la patria? ¡Ni te cuen­to, more­na! Sena­do­res y dipu­tados cobran jugo­sos jor­na­les pese al escan­da­lo­so absen­tis­mo. Cuan­do acu­den a las sesio­nes, sue­len matar el tiem­po leyen­do la pren­sa, remu­gan­do o siguien­do la evo­lu­ción de la Bol­sa. Die­tas muy altas, ele­va­do pre­su­pues­to para des­pla­za­mien­tos, jubi­la­cio­nes de lujo con sie­te años de tra­ba­jo, la pla­ga de muchos suel­dos vita­li­cios, ban­que­to­nes en sede par­la­men­ta­ria… Cla­ro que su tra­ba­jo es deli­ca­do y exi­gen­te: 60 dipu­tados estu­vie­ron cua­tro días con sus cua­tro noches en Cana­rias estu­dian­do el cul­ti­vo del plá­tano (¡maes­tros ellos de las téc­ni­cas pla­ta­ni­les!). Muchos de ellos ame­ri­tan sus pri­vi­le­gios apro­ban­do medi­das que dejan al pue­blo llano en cue­ros.

Al otro lado de este ser­vi­lis­mo bien paga­do, los demás. Me due­len quie­nes viven mar­gi­na­dos de la acti­vi­dad pro­duc­ti­va: para­dos pre­ma­tu­ros en ple­ni­tud de facul­ta­des, jóve­nes a los que se les van cerran­do todas las puer­tas a las que lla­man… Los recor­tes han lle­ga­do has­ta las cár­ce­les. ¡Qué cutrez! De aquí en ade­lan­te, cuan­do los pre­sos pin­ten acua­re­las sólo podrán uti­li­zar la mitad del arco cro­má­ti­co, ya que les han recor­ta­do el 50% de la par­ti­da des­ti­na­da a talle­res. Y cuan­do acu­dan al come­dor, les corres­pon­de­rá un ración de maca­rro­nes sen­si­ble­men­te infe­rior; el pre­su­pues­to para die­tas ha sido recor­ta­do en un 30%. Si tan gra­vo­sa les resul­ta la pobla­ción reclu­sa que la man­den a casa de una puñe­te­ra vez. ¿Y si salie­ran éstos para que ocu­pen las cel­das los incon­ta­bles man­gan­tes que nos des­plu­man?

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *