Cómo dife­ren­ciar una inva­sión de la OTAN de un movi­mien­to social

escri­to por Luis Brit­to Gar­cía
otan-libia.jpg

El inte­lec­tual vene­zo­lano des­cu­bre las men­ti­ras mediá­ti­cas y polí­ti­ca con las que se inten­ta jus­ti­fi­car la inva­sión mili­tar a Libia

Resu­men Latinoamericano/​La Radio del Sur – Algu­nos medios pre­sen­tan la inva­sión de la OTAN y Esta­dos Uni­dos con­tra Libia como un movi­mien­to social.

Para quie­nes no saben dis­tin­guir entre una cosa y otra, suge­ri­mos algu­nas pis­tas: Un movi­mien­to social mayo­ri­ta­rio triun­fa solo, y no nece­si­ta que una coa­li­ción impe­ria­lis­ta de 42 paí­ses saquea­do­res inva­da duran­te más de seis meses sin poder impo­ner­se.

Un movi­mien­to social está inte­gra­do por per­so­nas de car­ne y hue­so, y no por víc­ti­mas ima­gi­na­rias de supues­tos bom­bar­deos no con­fir­ma­dos por los perio­dis­tas del Tele­sur ni por la vigi­lan­cia sate­li­tal rusa ni por la del Pen­tá­gono.

Un movi­mien­to social sur­ge espon­tá­nea­men­te del pue­blo, y no de los pla­nes del Pen­tá­gono de inva­sión de Libia denun­cia­dos des­de 2001 por el gene­ral Wes­ley Clark.

Un movi­mien­to social no obtie­ne la pro­tec­ción de esa mafia de las poten­cias hege­mó­ni­cas deno­mi­na­da ONU.

Un movi­mien­to social no está diri­gi­do por monár­qui­cos, terro­ris­tas fun­da­men­ta­lis­tas, mer­ce­na­rios extran­je­ros ni ex minis­tros del gobierno al que se opo­ne.

Un movi­mien­to social no es apo­ya­do por Barack Oba­ma ni por el ejér­ci­to de ocu­pa­ción de Euro­pa lla­ma­do OTAN.

Un movi­mien­to social no se inau­gu­ra ase­si­nan­do a su pro­pio jefe, como hizo el CNT con su pri­mer pre­si­den­te, Abdel You­nis.

Un movi­mien­to social no dis­po­ne de por­ta­avio­nes, aco­ra­za­dos, bom­bar­de­ros, cohe­tes tele­di­ri­gi­dos, heli­cóp­te­ros de com­ba­te y avio­nes no tri­pu­la­dos.

Un movi­mien­to social no des­ata con­tra sus com­pa­trio­tas la estra­te­gia de bom­bar­deo terro­ris­ta de la pobla­ción civil que inau­gu­ró la Luft­waf­fe nazi con­tra Guer­ni­ka.

Un movi­mien­to social no repi­te ese geno­ci­dio en 20.000 misio­nes aéreas con­tra su pro­pio país.

Un movi­mien­to social no bom­bar­dea sis­te­má­ti­ca­men­te hos­pi­ta­les, acue­duc­tos, escue­las, resi­den­cias ni medios de comu­ni­ca­ción.

Un movi­mien­to social no secues­tra a perio­dis­tas inde­pen­dien­tes ni los expul­sa para impe­dir­les tes­ti­mo­niar lo que ocu­rre.

Un movi­mien­to social no prac­ti­ca el ase­si­na­to selec­ti­vo de los diri­gen­tes de su país, ni fija recom­pen­sas de millón y medio de euros por sus cabe­zas.

Un movi­mien­to social no mane­ja bufe­tes, lobbys ni influen­cias para que la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal dic­te autos de deten­ción con­tra sus adver­sa­rios.

Un movi­mien­to social no cau­sa un geno­ci­dio de 60.000 víc­ti­mas entre su pro­pio pue­blo.

Un movi­mien­to social no tie­ne cóm­pli­ces finan­cis­tas inter­na­cio­na­les capa­ces de con­fis­car 270.000 millo­nes de dóla­res de las reser­vas de su país.

Un movi­mien­to social no some­te los recur­sos de su patria a la reba­ti­ña de man­da­ta­rios y con­sor­cios extran­je­ros.

Un movi­mien­to social nun­ca es apo­ya­do incon­di­cio­nal­men­te por mono­po­lios mediá­ti­cos y trans­na­cio­na­les de la infor­ma­ción.

Un movi­mien­to social no dis­po­ne de cama­ró­gra­fos, esce­nó­gra­fos, maqui­lla­do­res, acto­res, ves­tua­ris­tas y direc­to­res para esce­ni­fi­car y gra­bar frau­du­len­ta­men­te en Qatar las vic­to­rias que toda­vía no ha obte­ni­do.

Un movi­mien­to social no des­tru­ye y saquea las sedes diplo­má­ti­cas de paí­ses ami­gos.

Un movi­mien­to social no mata sis­te­má­ti­ca­men­te com­pa­trio­tas por tener piel oscu­ra, como lo hacen las fuer­zas de la CNT.

Un movi­mien­to social no está diri­gi­do por Ber­lus­co­ni, Sar­kozy, Came­ron, Mer­kel y Rass­mus­sen.

Un movi­mien­to social no ini­cia ope­ra­cio­nes fun­dan­do un Ban­co Inter­na­cio­nal y una Com­pa­ñía trans­na­cio­nal para entre­gar los recur­sos de su patria.

Un movi­mien­to social no es reco­no­ci­do pre­ma­tu­ra­men­te como gobierno por las poten­cias impe­ria­lis­tas sin haber ni siquie­ra obte­ni­do el con­trol del terri­to­rio.

Más fácil que dife­ren­ciar una inva­sión de la OTAN de un movi­mien­to social es dis­tin­guir entre un bobo y un cana­lla. Un bobo igno­ra los hechos antes seña­la­dos. Un cana­lla los cono­ce, e insis­te en que la inva­sión con­tra Libia es un movi­mien­to social.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *