Cuer­vos y bui­tres- Emir Sader

Nota­ron que hay gen­te, que se dice de izquier­da, ¿pero que solo apa­re­ce para cri­ti­car a gen­te de izquier­da? Nun­ca con­tra la dere­cha, lo que sea que esta haga. Son espe­cia­lis­tas en lan­zar gaso­li­na en cual­quier fue­gui­to den­tro de la izquierda.

Nun­ca reco­no­cen vic­to­rias, con­quis­tas, avan­ces. Son solo pre­anun­cios de derro­tas, trai­cio­nes, giros a la dere­cha ‑cuya cul­pa será siem­pre denun­cia­da como res­pon­sa­bi­li­dad de la izquier­da. Ado­ran las derro­tas, cuán­to mayor, mejor, por­que la cul­pa es de los otros, no impor­ta que el pue­blo sea quién pague el precio.

Son exce­len­tes para hacer balan­ces de derro­tas, pero nun­ca saben pro­po­ner alter­na­ti­vas y nun­ca con­si­guen diri­gir pro­ce­so alguno. Son siem­pre crí­ti­cos. Espe­cies de bui­tres, espe­cia­lis­tas en carro­ña. Cuer­vos, que augu­ran siem­pre catástrofes.

No da para tener res­pe­to por alguien que se dice de izquier­da, pero no está en todas las para­das de la lucha con­tra la dere­cha. Ahí se que­dan quie­tos, ace­chan­do para ata­car a la izquier­da, sea por­que no es sufi­cien­te­men­te radi­cal, sea por­que no derro­tó de for­ma radi­cal y defi­ni­ti­va a la dere­cha. Ellos mis­mos, no son capa­ces de afec­tar el poder de la dere­cha, ni están cen­tral­men­te preo­cu­pa­dos con eso, les impor­ta sobre todo las «trai­cio­nes» de la izquierda. (…)

No elo­gian la refor­ma agra­ria, la nacio­na­li­za­ción de las minas, la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te pues­tas en prác­ti­ca por Evo. No apo­yan las medi­das de polí­ti­ca exter­na sobe­ra­na del Bra­sil, en el reco­no­ci­mien­to de la Pales­ti­na, en la media­ción de Irán, en el apo­yo a Cuba. Solo denun­cias, por­que su uni­ver­so no es la lucha gene­ral del pue­blo, sino el uni­ver­so cir­cuns­cri­to de la izquier­da. No impul­san luchas de masas, solo lucha ideo­ló­gi­ca. No cons­tru­yen fuer­za polí­ti­ca para que la izquier­da avan­ce, siem­pre tra­tan de dividir.

(…) En una situa­ción de cri­sis como la de Boli­via actual­men­te, todo lo que pode­mos desear es que se lle­gue a un acuer­do polí­ti­co entre el gobierno y sec­to­res del movi­mien­to indí­ge­na que están en enfren­ta­mien­to abier­to. Ni el gobierno es dere­chis­ta, ni los movi­mien­tos indí­ge­nas hacen el jue­go de la dere­cha. Es en ese mar­co que debe­mos anhe­lar que sean enfren­ta­dos los con­flic­tos. (…) (Tra­duc­ción ALAI).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *