Cam­bios, recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y ame­na­zas exter­nas – José Miguel Arru­gae­ta, Jose­ba Macías

Des­pués de la clau­su­ra del VII Con­gre­so del PCC los medios inter­na­cio­na­les han saca­do a Cuba de sus agen­das infor­ma­ti­vas. Una «ausen­cia de noti­cias» que escon­de en reali­dad la diná­mi­ca pro­gre­si­va de cam­bios, acon­te­ci­mien­tos y trans­for­ma­cio­nes de acuer­do a la agen­da inter­na refren­da­da en el Congreso.

Así, el Par­la­men­to cubano reu­ni­do en sesión ordi­na­ria en los pri­me­ros días de agos­to, daba apro­ba­ción legal a los deno­mi­na­dos Linea­mien­tos Eco­nó­mi­cos y Socia­les (con­jun­to de refor­mas e inten­cio­nes apro­ba­dos en la reu­nión del Par­ti­do), rea­li­zan­do un balan­ce de la eco­no­mía nacio­nal en el que se venía a cons­ta­tar una recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca con un cre­ci­mien­to del 1,9 % del Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB ) en el pri­mer semes­tre de este año, mien­tras que las pre­vi­sio­nes ofi­cia­les expre­sa­ban que este repun­te debe alcan­zar el 2,9% del PIB al fina­li­zar 2011.

En la mis­ma reu­nión del poder legis­la­ti­vo se daba a cono­cer que la situa­ción finan­cie­ra nacio­nal sigue mos­tran­do ten­sio­nes, pese a la rees­truc­tu­ra­ción de par­te de la deu­da exter­na, por lo que se man­tie­nen vigen­tes diver­sas medi­das ban­ca­rias que limi­tan las trans­fe­ren­cias de divi­sas al exterior.

Sin embar­go el pre­si­den­te Raúl Cas­tro rati­fi­ca­ba en sus pala­bras fina­les ante la Asam­blea Nacio­nal, que estas tra­bas finan­cie- ras «serán supri­mi­das defi­ni­ti­va­men­te antes de con­cluir el pre­sen­te año», un anun­cio que cier­ta­men­te debe ayu­dar a nor­ma- lizar las siem­pre com­pli­ca­das rela­cio­nes eco­nó­mi­cas externas.

Cam­bios pau­sa­dos. El mane­jo del tiem­po y los pla­zos pare­ce una cla­ve fun­da­men­tal en la actual reali­dad cuba­na. A nivel de calle tan­to la mejo­ría eco­nó­mi­ca como las medi­das que se van anun­cian­do se mues­tran con abier­ta len­ti­tud y, en gene­ral, no con­si­guen dar la sen­sa­ción cla­ra de una trans­for­ma­ción en posi­ti­vo de la vida coti­dia­na, pero la máxi­ma direc­ción del país insis­te en la nece­si­dad de desa­rro­llar el anun­cia­do pro­ce­so de cam­bios sin apre­su­ra­mien­tos y tras estu­dios deta­lla­dos, aler­tan­do del peli­gro que impli­ca la pre­ci­pi­ta­ción. Un dato que pare­ce indi­car la impor­tan­cia que asig­na el Gobierno a man­te­ner el máxi­mo con­sen­so social pero que, para­le­la­men­te, tam­bién pone de mani­fies­to una varia­ble «impre­vis­ta» que ha toma­do cuer­po en los últi­mos tiem­pos: La fuer­te resis­ten­cia a todo tipo de cam­bio que vie­ne mos­tran­do una par­te impor­tan­te del apa­ra­to buro­crá­ti­co inter­me­dio, don­de la corrup­ción y un mane­jo vela­do del poder admi­nis­tra­ti­vo tien­den a dis­tor­sio­nar seria­men­te la apli­ca­ción de leyes y regulaciones.

A pesar de las dife­ren­tes apre­cia­cio­nes posi­bles sobre rit­mos y velo­ci­da­des, la reali­dad es que el lis­ta­do de medi­das adop­ta­das en los últi­mos meses no deja de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo. Por su reper­cu­sión social se pue­den des­ta­car, por ejem­plo la apli­ca­ción exten­si­va y amplia de la ley de tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia cuyo núme­ro alcan­za ya, según datos ofi­cia­les, la cifra de más de 300.000 per­so­nas; la supre­sión de nume­ro­sas tra­bas y ges­tio­nes en ámbi­tos tan sen­si­bles como la vivien­da (pese a las abier­tas con­tra­dic­cio­nes, aún, en su apli­ca­ción), y la ven­ta de equi­pa­mien­tos agrí­co­las e indus­tria­les a par­ti­cu­la­res. Tam­bién la aper­tu­ra de cré­di­tos para la peque­ña ini­cia­ti­va pri­va­da o, más recien­te­men­te, la nue­va ley que per­mi­te la com­pra-ven­ta de vehícu­los. A nivel admi­nis­tra­ti­vo, para­le­la­men­te, son rese­ña­bles el recien­te anun­cio de la diso­lu­ción del Minis­te­rio del Azú­car, sus­ti­tui­do por un gru­po esta­tal-empre­sa­rial, el reor­de­na­mien­to total del estra­té­gi­co Minis­te­rio de la Indus­tria Bási­ca o el pro­ce­so expe­ri­men­tal de amplia des­cen­tra­li­za­ción local en las nue­vas pro­vin­cias de Maya­be­que y Artemisa.

Un nue­vo cur­so, no sólo esco­lar. A prin­ci­pios de setiem­bre más de dos millo­nes de estu­dian­tes, de todas las eda­des y nive­les, vol­vían a las aulas. El ini­cio del cur­so aca­dé­mi­co se mues­tra, en medio de las ya tra­di­cio­na­les difi­cul­ta­des mate­ria­les y caren­cias eco­nó­mi­cas, como un ejer­ci­cio de nor­ma­li­dad apo­ya­do fir­me­men­te en una volun­tad polí­ti­ca y social de man­te­ner y mejo­rar uno de los gran­des logros revo­lu­cio­na­rios, como es el exten­si­vo y en muchos aspec­tos enco­mia­ble sis­te­ma de edu­ca­ción gra­tui­to y universal.

El final ofi­cial del verano traía con­si­go tam­bién el comien­zo de un nue­vo ciclo polí­ti­co y eco­nó­mi­co. Por lo pron­to se espe­ran, antes de fin de año, cam­bios de impor­tan­cia en la polí­ti­ca migra­to­ria, es decir, la eli­mi­na­ción de los múl­ti­ples trá­mi­tes y reque­ri­mien­tos nece­sa­rios actual­men­te para via­jar y resi­dir en el exte­rior Y a comien­zos de 2012 está pre­vis­ta la con­fe­ren­cia espe­cial del Par­ti­do Comu­nis­ta para abor­dar los temas polí­ti­cos, de orga­ni­za­ción y admi­nis­tra­ti­vos que el pasa­do Con­gre­so no inclu­yó en sus discusiones.

Mien­tras tan­to, una de las cues­tio­nes más comen­ta­das en las calles cuba­nas estos últi­mos días son las recien­tes decla­ra­cio­nes del cono­ci­do can­tau­tor Pablo Mila­nés, en el con­tex­to de un con­cier­to que ofre­cía en Mia­mi, mani­fes­tan­do una dura crí­ti­ca a la Revo­lu­ción cuba­na. Sus pala­bras, y muy espe­cial­men­te el lugar ele­gi­do para expre­sar­las, han dado lugar a una fuer­te dis­cu­sión vir­tual median­te inter­cam­bio de car­tas y posi­cio­nes en las que han inter­ve­ni­do tam­bién otros nom­bres impor­tan­tes de la cul­tu­ra cuba­na como Sil­vio Rodrí­guez o Vicen­te Feliú (ver la polé­mi­ca en: http://​www​.laji​ri​bi​lla​.cu). El tono agrio y aira­do de alguno de los artícu­los y correos mues­tra cla­ra­men­te lo difí­cil y áspe­ro que resul­tan los deba­tes nacio­na­les sobre la Cuba actual y su futu­ro inme­dia­to, pre­sen­ta­dos gene­ral­men­te en un tono de mani­queís­mo extre­mo, don­de la defen­sa o recha­zo de la Revo­lu­ción apa­re­ce muchas veces más como una dis­cu­sión abs­trac­ta y maxi­ma­lis­ta que como una refle­xión sobre el pro­ce­so y su reali­dad, eri­gién­do­se así en una fron­te­ra insal­va­ble de posi­cio­nes y argumentos.

Ame­na­zas. Si la tóni­ca de trans­for­ma­cio­nes y refor­mas lega­les y sus diver­sas reper­cu­sio­nes socia­les mar­can el día a día de la coti­dia­nei­dad, en el exte­rior un con­jun­to de ame­na­zas, algu­nas reales y otras poten­cia­les, man­tie­nen una pre­sión cons­tan­te sobre la Revolución.

EEUU sigue sien­do el pro­ta­go­nis­ta de esta polí­ti­ca de cho­que y beli­ge­ran­cia per­ma­nen­te. El vier­nes René Gon­zá­lez (uno de los «Cin­co Héroes» cuba­nos dete­ni­dos en ese país en 1998 bajo la acu­sa­ción de «espio­na­je y terro­ris­mo» y con­ver­ti­dos en ver­da­de­ro sím­bo­lo de la dig­ni­dad de la Revo­lu­ción) era pues­to en liber­tad tras cum­plir 13 años de cár­cel, pero con el cas­ti­go aña­di­do de no poder vol­ver a su país en los pró­xi­mos tres años, que­dan­do some­ti­do a un régi­men de «liber­tad con­di­cio­nal», fiel refle­jo de la «volun­tad con­ci­lia­do­ra» del Gobierno de Washington.

Una volun­tad que se mani­fies­ta tam­bién con el man­te­ni- mien­to del blo­queo eco­nó­mi­co en mani­fies­tas cla­ves de dure­za e intran­si­gen­cia, mien­tras en la letra menor apa­re­cen algu­nas lige­ras modi­fi­ca­cio­nes lega­les adop­ta­das por la Admi­nis­tra­ción Oba­ma. Se tra­ta de mati­ces con una bus­ca­da reper­cu­sión social, como pue­den ser la amplia­ción de via­jes fami­lia­res (se cal­cu­la que para fines de este año unos 300.000 cuba­nos de la diás­po­ra resi­den­tes en EEUU habrán visi­ta­do la isla duran­te 2011) o el nota­ble aumen­to de auto­ri­za­cio­nes para inter­cam­bios aca­dé­mi­cos, cien­tí­fi­cos y/​o culturales.

Pero si por un lado el Gobierno de EEUU inten­ta dar la ambi­gua impre­sión de cier­ta «aper­tu­ra uni­la­te­ral», no real, por otro, en el capí­tu­lo de la inje­ren­cia direc­ta, se apre­cia una nota­ble inten­si­fi­ca­ción de las acti­vi­da­des de los gru­pos opo­si­to­res, apa­dri­na­dos con fon­dos ofi­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nos y en con­tac­to direc­to con la con­tra­rre­vo­lu­ción más reac­cio­na­ria, con base en Mia­mi. La pro­vo­ca­ción de inci­den­tes que pue­dan pro­pi­ciar un «enfren­ta­mien­to civil» y la con­si­guien­te «inter­ven­ción huma­ni­ta­ria» (siguien­do el «mode­lo ára­be») es el obje­ti­vo decla­ra­do abier­ta­men­te por estos medios y orga­ni­za­cio­nes. No obs­tan­te, esta bús­que­da de la «alte­ra­ción de la coti­dia­ni­dad» es res­pon­di­da con una mani­fies­ta indi­fe­ren­cia por una ciu­da­da­nía que no está dis­pues­ta a dejar­se a arras­trar hacia una «sali­da» trau­má­ti­ca, muy ale­ja­da de sus preo­cu­pa­cio­nes reales.

Las pró­xi­mas elec­cio­nes en el Esta­do espa­ñol apa­re­cen, asi­mis­mo, en el hori­zon­te cer­cano como un posi­ble peli­gro poten­cial, dada la impor­tan­cia tra­di­cio­nal que este país ha juga­do en las rela­cio­nes exte­rio­res de la Revo­lu­ción. Las cor­tas pero con­tun­den­tes decla­ra­cio­nes del res­pon­sa- ble de Exte­rio­res del PP, Gus­ta­vo de Arís­te­gui, ame­na­zan­do con que «la tran­si­ción en Cuba ten­drá que ser por la fuer­za» y ase­gu­ran­do que en caso de que su par­ti­do acce­da al poder su polí­ti­ca hacia la isla será de «mano dura», no augu­ran nada bueno. Sobre todo si se tie­ne en cuen­ta que, ade­más de «inter­lo­cu­tor» pri­vi­le­gia­do con Euro­pa y de las impor­tan­tes rela­cio­nes eco­nó­mi­cas bila­te­ra­les, cálcu­los mode­ra­dos indi­can que en estos momen­tos en el país cari­be­ño pue- de haber más de 250.000 «nue­vos espa­ño­les» nacio­na­li­za­dos recien­te­men­te, resul­ta­do de una curio­sa y silen­cio­sa polí­ti­ca de «nue­va ciu­da­da­nía» esta­ble­ci­da en línea des­cen­den­te has­ta los nie­tos de los popu­lar­men­te lla­ma­dos «galle­gos».

Otra ame­na­za, no menor, es la evo­lu­ción de la salud del pre­si­den­te de Vene­zue­la, Hugo Chá­vez, quien se recu­pe­ra, has­ta el momen­to satis­fac­to­ria­men­te, de un pro­ce­so can­ce­rí­geno. Para nadie es un secre­to las más que estre­chas rela­cio­nes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que man­tie­nen las revo­lu­cio­nes boli­va­ria­na y cuba­na, y la impor­tan­cia que esta «her­man­dad acti­va» revis­te en estos momen­tos para la esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del país. La enfer­me­dad del man­da­ta­rio vene­zo­lano inquie­ta no sólo en círcu­los ofi­cia­les sino tam­bién a nivel de calle en Cuba, al tiem­po que la evo­lu­ción de su esta­do de salud es una varia­ble que mane­jan abier­ta­men­te los pla­nes de acción e inter­ven­ción esta­dou­ni­den­ses con­tra la Revolución.

Pero más allá de estos hechos, la actual reali­dad cuba­na con­ti­núa su camino de suma len­ta y cons­tan­te de cam­bios y refor­mas con un per­fil apa­ren­te­men­te bajo pero que, a la lar­ga, con­tie­ne inne­ga­bles reper­cu­sio­nes socia­les y un mode­ra­do y per­ma­nen­te cre­ci­mien­to macro­eco­nó­mi­co, más allá de su esca­sa reper­cu­sión en la micro­eco­no­mía domés­ti­ca y en la fun­da­men­tal ecua­ción esta­ble­ci­da entre pre­cios y sala­rios. Por enci­ma de deseos y caren­cias, el cua­dro gene­ral sigue mar­ca­do, por el momen­to, por los tiem­pos y la volun­tad de la direc­ción his­tó­ri­ca de la Revo­lu­ción que bus­ca trans­for­mar y acom­pa­sar su pro­pia obra a nue­vas reali­da­des y com­ple­ji­da­des, tan­to nacio­na­les como inter­na­cio­na­les, mien­tras orga­ni­za su pró­xi­mo y nece­sa­rio relevo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.