Afga­nis­tán: Diez años de ocu­pa­ción- Txen­te Rekondo

Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos, enca­be­za­dos pro Gran Bre­ta­ña, siguen masa­cran­do al pue­blo afgano

Resu­men Latinoamericano/​Gara – El déci­mo ani­ver­sa­rio de la inva­sión y ocu­pa­ción pos­te­rior de Afga­nis­tán deja tras de sí un pési­mo balan­ce para las fuer­zas ocu­pan­tes de EEUU y sus alia­dos. El paseo triun­fal de los pri­me­ros días ha dado paso a una foto­gra­fía mucho más com­ple­ja, y la vic­to­ria “ofi­cial” anun­cia­da por los diri­gen­tes de Washing­ton se ha trans­for­ma­do en una espe­cie de “sál­ve­se quien pueda”.

Un bre­ve balan­ce de este perío­do nos mues­tras unas fuer­zas de ocu­pa­cio­nes aco­sa­das y ata­ca­das en la mayor par­te del terri­to­rio, reclui­das bue­na par­te del día en sus bases mili­ta­res; una resis­ten­cia hete­ro­gé­nea que con­tro­la impor­tan­tes zonas del país; un régi­men títe­re que no tie­ne juris­dic­ción real más allá de las cua­tro pare­des del pala­cio pre­si­den­cial de Kabul; una corrup­ción que aso­la todos los sec­to­res de la socie­dad; la ausen­cia de dere­chos y en su defec­to ade­más una cons­tan­te vio­la­ción de los mis­mos; un boyan­te nego­cio en torno a la pro­duc­ción de opio; un pul­so entre dife­ren­tes acto­res extran­je­ros para sacra taja­da de la situa­ción (sobre todo de las rique­zas natu­ra­les y del nego­cio de la supues­ta reconstrucción).

Des­de que se puso en mar­cha la ofen­si­va de pri­ma­ve­ra, los dife­ren­tes gru­pos de la resis­ten­cia han incre­men­ta­do los ata­ques cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va­men­te (este año se han pro­du­ci­do un 40% más de ata­ques que en el mis­mo perio­do del año ante­rior). Los gru­pos tali­ba­nes, bajo el lide­raz­go del Mullah Omar y la “Shu­ra de Quet­ta”, Hezb-i-Isla­mi de Gul­bud­din Hek­mat­yar o la red de la fami­lia Haq­qa­ni han aca­ba­do con la vida de impor­tan­tes figu­ras del gobierno de Kar­zai (altos mili­ta­res, poli­cías, par­la­men­ta­rios, gober­na­do­res, líde­res tri­ba­les o reli­gio­sos), ade­más de ata­car el “Bri­tish Coun­cil”, la sede de la OTAN, la emba­ja­da de EEUU, entre otros edi­fi­cios, en sep­tiem­bre, demos­tran­do una capa­ci­dad ope­ra­ti­va que ha “asus­ta­do” a los ocu­pan­tes, y sobre todo ha hecho pla­near una duda trans­cen­den­tal. Para lle­var a cabo este tipo de accio­nes se debe­ría con­tra con ayu­da des­de el inte­rior del sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal afgano, ponien­do en entre­di­cho las labo­res de “recons­truc­ción” repe­ti­das des­de los gobier­nos ocupantes.

Mien­tras que nadie duda del pro­ta­go­nis­mo cen­tral de los Tali­ba­nes, se apun­ta a la pér­di­da rela­ti­va de peso de Hek­mat­yar, al tiem­po que la aten­ción se cen­tra en la lla­ma­da red Haq­qa­ni. Este gru­po, for­ma­do en torno al legen­da­rio coman­dan­te Jala­lud­din Haq­qa­ni, y en la actua­li­dad coman­da­do por su hijo Sira­jud­dinn (con­si­de­ra­do “el diri­gen­te mili­tar más peli­gro­so” para los ocu­pan­tes) es el res­pon­sa­ble de los ata­ques más mediá­ti­cos de los últi­mos meses.

Con impor­tan­tes e his­tó­ri­cos lazos en las zonas tri­ba­les de Pakis­tán, ha veni­do reclu­tan­do mili­tan­tes del Pun­jab para su gru­po, al tiem­po que ha sabi­do tejer una impor­tan­te polí­ti­ca de alian­zas a lo lar­go de todos estos años. Des­de que en 2007 adqui­rió el lide­raz­go, Sira­jud­dinn ha sabi­do lograr la coor­di­na­ción con todo un aba­ni­co de posi­bles alia­dos, des­de los mili­tan­tes “ára­bes” de al Qae­da has­ta agen­tes de los ser­vi­cios secre­tos paquis­ta­níes (ISI), pero tam­bién hay que recor­dar que en el pasa­do la lla­ma­da red Haq­qa­ni con­tó con los favo­res de la CIA.

Hoy en día algu­nos estra­te­gas en Washing­ton están bus­can­do dotar de mayor pro­ta­go­nis­mo a este gru­po con la espe­ran­za de que se con­vier­ta en un rival del gullah Omar y debi­li­te a la resis­ten­cia. Cra­so error, a pesar de man­te­ner dife­ren­cias, la alian­za de los dos gru­pos de la resis­ten­cia sigue fir­me, como lo es tam­bién la leal­tad de Sira­jud­dinn hacia el líder tali­bán. Y ade­más en este com­ple­jo pano­ra­ma hay que tener pre­sen­te tam­bién la inter­re­la­ción y pro­ta­go­nis­mo de los lla­ma­dos tali­ba­nes paquis­ta­níes (Teh­rik-e-Tali­ban Pakis­tan-TTP), dis­pues­tos a cola­bo­rar con la resis­ten­cia afga­na a pesar de con­tar con agen­da propia.

El res­to de acto­res ha ido redi­tuán­do­se al hilo de las accio­nes de la resis­ten­cia. El pre­sien­te afgano, Kar­zai, ha sufri­do la pér­di­da de dos de sus alia­dos cla­ves en sen­dos aten­ta­dos. Pri­me­ro fue su her­mano Wali, que sus­ten­ta­ba las alian­zas de Kar­zai con los gru­pos pash­tu­nes, y lue­go ha sido la muer­te de Rab­ba­ni, arqui­tec­to de los con­tac­tos nego­cia­do­res con los tali­ba­nes. De momen­to Kar­zai se apo­ya en sus dos vice­pre­si­den­tes, Fahim, con peso en el nor­te, y Karim Kha­li­li, líder de la mino­ría chií­ta Hazara.

Sabe­dor de que EEUU hace tiem­po que le ha aban­do­na­do a su suer­te, y de que Pakis­tán bus­ca alter­na­ti­vas, ha manio­bra­do en torno a India, sabe­dor tam­bién que cual­quier acer­ca­mien­to a India (y de rebo­te a Irán) es una peli­gro­sa manio­bra que pue­de pro­vo­car reac­cio­nes vio­len­tas en Pakis­tán, con con­se­cuen­cias des­es­ta­bi­li­za­do­ras en el con­jun­to de la región. De momen­to lo diri­gen­tes indios sope­san las con­se­cuen­cias de cual­quier paso, sus intere­ses en Afga­nis­tán por un lado, pero tam­bién las reac­cio­nes nega­ti­vas que ello conlleva.

Pakis­tán por su par­te, tras ser acu­sa­da públi­ca­men­te por EEUU de estar detrás de los ata­ques recien­tes en Kabul sabe que su peso toda­vía es cla­ve en la región, y que su alian­za con Washing­ton no pare­ce correr serio peli­gro a pesar de esas acu­sa­cio­nes públi­cas (hace dos días la pro­pia Hillary Clin­ton pro­nun­ció un dis­cur­so don­de vol­vía a resal­tar la alian­za estra­té­gi­ca con Isla­ma­bad y reco­no­cía las difi­cul­ta­des inter­nas de ese país, dejan­do de lado un giro en sus rela­cio­nes). Y los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses, con Oba­ma a la cabe­za, están en cla­ve elec­to­ral, las pre­si­den­cia­les del año pró­xi­mo con­di­cio­na­rán tam­bién el deve­nir de la ocu­pa­ción en Afganistán.

Como seña­la un ana­lis­ta indio, “la estra­te­gia de EEUU en Afga­nis­tán en esta déca­da es un con­ti­nuo fra­ca­so. Washing­ton inten­ta pre­sen­tar como éxi­tos deci­si­vos la muer­te de Bin Laden y otros diri­gen­tes de al Qae­da, jus­ti­fi­can­do de esa for­ma la des­apa­ri­ción de dicha ame­na­za y abrien­do la pure­ta a una reti­ra­da”. Sin embar­go, detrás de ello se sigue vien­do “la pre­sen­cia de Pakis­tán y de otras fuer­zas isla­mis­tas y jiha­dis­tas”, dis­pues­tos a apro­ve­char cual­quier coyun­tu­ra favo­ra­ble para hacer­se con el poder y la influen­cia en Afga­nis­tán. Y en ese tea­tro de ope­ra­ción des­de EEUU se sigue apos­tan­do, a pesar de todo, por Isla­ma­bad como alia­do central.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *