Afga­nis­tán: Diez años de ocu­pa­ción- Txen­te Rekondo

Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos, enca­be­za­dos pro Gran Bre­ta­ña, siguen masa­cran­do al pue­blo afgano

Resu­men Latinoamericano/​Gara – El déci­mo ani­ver­sa­rio de la inva­sión y ocu­pa­ción pos­te­rior de Afga­nis­tán deja tras de sí un pési­mo balan­ce para las fuer­zas ocu­pan­tes de EEUU y sus alia­dos. El paseo triun­fal de los pri­me­ros días ha dado paso a una foto­gra­fía mucho más com­ple­ja, y la vic­to­ria “ofi­cial” anun­cia­da por los diri­gen­tes de Washing­ton se ha trans­for­ma­do en una espe­cie de “sál­ve­se quien pueda”.

Un bre­ve balan­ce de este perío­do nos mues­tras unas fuer­zas de ocu­pa­cio­nes aco­sa­das y ata­ca­das en la mayor par­te del terri­to­rio, reclui­das bue­na par­te del día en sus bases mili­ta­res; una resis­ten­cia hete­ro­gé­nea que con­tro­la impor­tan­tes zonas del país; un régi­men títe­re que no tie­ne juris­dic­ción real más allá de las cua­tro pare­des del pala­cio pre­si­den­cial de Kabul; una corrup­ción que aso­la todos los sec­to­res de la socie­dad; la ausen­cia de dere­chos y en su defec­to ade­más una cons­tan­te vio­la­ción de los mis­mos; un boyan­te nego­cio en torno a la pro­duc­ción de opio; un pul­so entre dife­ren­tes acto­res extran­je­ros para sacra taja­da de la situa­ción (sobre todo de las rique­zas natu­ra­les y del nego­cio de la supues­ta reconstrucción).

Des­de que se puso en mar­cha la ofen­si­va de pri­ma­ve­ra, los dife­ren­tes gru­pos de la resis­ten­cia han incre­men­ta­do los ata­ques cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va­men­te (este año se han pro­du­ci­do un 40% más de ata­ques que en el mis­mo perio­do del año ante­rior). Los gru­pos tali­ba­nes, bajo el lide­raz­go del Mullah Omar y la “Shu­ra de Quet­ta”, Hezb-i-Isla­mi de Gul­bud­din Hek­mat­yar o la red de la fami­lia Haq­qa­ni han aca­ba­do con la vida de impor­tan­tes figu­ras del gobierno de Kar­zai (altos mili­ta­res, poli­cías, par­la­men­ta­rios, gober­na­do­res, líde­res tri­ba­les o reli­gio­sos), ade­más de ata­car el “Bri­tish Coun­cil”, la sede de la OTAN, la emba­ja­da de EEUU, entre otros edi­fi­cios, en sep­tiem­bre, demos­tran­do una capa­ci­dad ope­ra­ti­va que ha “asus­ta­do” a los ocu­pan­tes, y sobre todo ha hecho pla­near una duda trans­cen­den­tal. Para lle­var a cabo este tipo de accio­nes se debe­ría con­tra con ayu­da des­de el inte­rior del sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal afgano, ponien­do en entre­di­cho las labo­res de “recons­truc­ción” repe­ti­das des­de los gobier­nos ocupantes.

Mien­tras que nadie duda del pro­ta­go­nis­mo cen­tral de los Tali­ba­nes, se apun­ta a la pér­di­da rela­ti­va de peso de Hek­mat­yar, al tiem­po que la aten­ción se cen­tra en la lla­ma­da red Haq­qa­ni. Este gru­po, for­ma­do en torno al legen­da­rio coman­dan­te Jala­lud­din Haq­qa­ni, y en la actua­li­dad coman­da­do por su hijo Sira­jud­dinn (con­si­de­ra­do “el diri­gen­te mili­tar más peli­gro­so” para los ocu­pan­tes) es el res­pon­sa­ble de los ata­ques más mediá­ti­cos de los últi­mos meses.

Con impor­tan­tes e his­tó­ri­cos lazos en las zonas tri­ba­les de Pakis­tán, ha veni­do reclu­tan­do mili­tan­tes del Pun­jab para su gru­po, al tiem­po que ha sabi­do tejer una impor­tan­te polí­ti­ca de alian­zas a lo lar­go de todos estos años. Des­de que en 2007 adqui­rió el lide­raz­go, Sira­jud­dinn ha sabi­do lograr la coor­di­na­ción con todo un aba­ni­co de posi­bles alia­dos, des­de los mili­tan­tes “ára­bes” de al Qae­da has­ta agen­tes de los ser­vi­cios secre­tos paquis­ta­níes (ISI), pero tam­bién hay que recor­dar que en el pasa­do la lla­ma­da red Haq­qa­ni con­tó con los favo­res de la CIA.

Hoy en día algu­nos estra­te­gas en Washing­ton están bus­can­do dotar de mayor pro­ta­go­nis­mo a este gru­po con la espe­ran­za de que se con­vier­ta en un rival del gullah Omar y debi­li­te a la resis­ten­cia. Cra­so error, a pesar de man­te­ner dife­ren­cias, la alian­za de los dos gru­pos de la resis­ten­cia sigue fir­me, como lo es tam­bién la leal­tad de Sira­jud­dinn hacia el líder tali­bán. Y ade­más en este com­ple­jo pano­ra­ma hay que tener pre­sen­te tam­bién la inter­re­la­ción y pro­ta­go­nis­mo de los lla­ma­dos tali­ba­nes paquis­ta­níes (Teh­rik-e-Tali­ban Pakis­tan-TTP), dis­pues­tos a cola­bo­rar con la resis­ten­cia afga­na a pesar de con­tar con agen­da propia.

El res­to de acto­res ha ido redi­tuán­do­se al hilo de las accio­nes de la resis­ten­cia. El pre­sien­te afgano, Kar­zai, ha sufri­do la pér­di­da de dos de sus alia­dos cla­ves en sen­dos aten­ta­dos. Pri­me­ro fue su her­mano Wali, que sus­ten­ta­ba las alian­zas de Kar­zai con los gru­pos pash­tu­nes, y lue­go ha sido la muer­te de Rab­ba­ni, arqui­tec­to de los con­tac­tos nego­cia­do­res con los tali­ba­nes. De momen­to Kar­zai se apo­ya en sus dos vice­pre­si­den­tes, Fahim, con peso en el nor­te, y Karim Kha­li­li, líder de la mino­ría chií­ta Hazara.

Sabe­dor de que EEUU hace tiem­po que le ha aban­do­na­do a su suer­te, y de que Pakis­tán bus­ca alter­na­ti­vas, ha manio­bra­do en torno a India, sabe­dor tam­bién que cual­quier acer­ca­mien­to a India (y de rebo­te a Irán) es una peli­gro­sa manio­bra que pue­de pro­vo­car reac­cio­nes vio­len­tas en Pakis­tán, con con­se­cuen­cias des­es­ta­bi­li­za­do­ras en el con­jun­to de la región. De momen­to lo diri­gen­tes indios sope­san las con­se­cuen­cias de cual­quier paso, sus intere­ses en Afga­nis­tán por un lado, pero tam­bién las reac­cio­nes nega­ti­vas que ello conlleva.

Pakis­tán por su par­te, tras ser acu­sa­da públi­ca­men­te por EEUU de estar detrás de los ata­ques recien­tes en Kabul sabe que su peso toda­vía es cla­ve en la región, y que su alian­za con Washing­ton no pare­ce correr serio peli­gro a pesar de esas acu­sa­cio­nes públi­cas (hace dos días la pro­pia Hillary Clin­ton pro­nun­ció un dis­cur­so don­de vol­vía a resal­tar la alian­za estra­té­gi­ca con Isla­ma­bad y reco­no­cía las difi­cul­ta­des inter­nas de ese país, dejan­do de lado un giro en sus rela­cio­nes). Y los diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses, con Oba­ma a la cabe­za, están en cla­ve elec­to­ral, las pre­si­den­cia­les del año pró­xi­mo con­di­cio­na­rán tam­bién el deve­nir de la ocu­pa­ción en Afganistán.

Como seña­la un ana­lis­ta indio, “la estra­te­gia de EEUU en Afga­nis­tán en esta déca­da es un con­ti­nuo fra­ca­so. Washing­ton inten­ta pre­sen­tar como éxi­tos deci­si­vos la muer­te de Bin Laden y otros diri­gen­tes de al Qae­da, jus­ti­fi­can­do de esa for­ma la des­apa­ri­ción de dicha ame­na­za y abrien­do la pure­ta a una reti­ra­da”. Sin embar­go, detrás de ello se sigue vien­do “la pre­sen­cia de Pakis­tán y de otras fuer­zas isla­mis­tas y jiha­dis­tas”, dis­pues­tos a apro­ve­char cual­quier coyun­tu­ra favo­ra­ble para hacer­se con el poder y la influen­cia en Afga­nis­tán. Y en ese tea­tro de ope­ra­ción des­de EEUU se sigue apos­tan­do, a pesar de todo, por Isla­ma­bad como alia­do central.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.