Las mise­rias de la “ben­di­ta con­quis­ta”- Josu Sorau­ren

Varias de las ponen­cias del Con­gre­so de Oña­ti expli­ci­ta­ron sin palia­ti­vos la rapi­ña que la monar­quía espa­ño­la prac­ti­ca­ba en tie­rra de vas­cos.

Vic­tor Herre­ro –cito a vue­la pluma‑, paten­ti­za­ba el desas­tre humano y eco­nó­mi­co que para villas como Azpei­tia y Azcoi­tia sig­ni­fi­có su obli­ga­da par­ti­ci­pa­ción –bajo pena de muerte‑, en la con­quis­ta de Nava­rra.

En los mis­mos tér­mi­nos, José Anto­nio Rekon­do des­cri­be lo acon­te­ci­do en Tolo­sa o Esti­ba­liz Gon­za­lez Dios, en las comar­cas de Ara­ba… Las terri­bles y one­ro­sas exac­cio­nes en gra­nos, acé­mi­las y sobre todo en per­so­nal humano, como exi­gen­cia impe­rio­sa de la monar­quía cas­te­lla­na.

La con­quis­ta de Nava­rra no la pagó Cas­ti­lla, sino las lla­ma­das Vas­con­ga­das y por supues­to la pro­pia Nava­rra.

Des­de enton­ces has­ta nues­tros días, nun­ca cedió esa ago­bian­te pre­sión en con­tra de nues­tra eco­no­mía y patri­mo­nio cul­tu­ral.

Es tre­men­da­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, por poner un ejem­plo, la rui­na que la estre­pi­to­sa y ver­gon­zo­sa derro­ta de “la Inven­ci­ble”, supu­so para todo el lito­ral vas­co.

Por­que las exac­cio­nes, gra­vá­me­nes, tri­bu­tos y requi­si­to­rias de todo tipo, que la coro­na impo­nía a toda Eus­kalhe­rria, no hay más que ver los regis­tros de jun­tas y cor­tes, eran tan reite­ra­ti­vos como ato­si­gan­tes.

Dicen que el excep­cio­nal marino bil­baíno, Juan de Rekal­de, debie­ra haber lide­ra­do a la Inven­ci­ble en lugar del “mil veces inex­per­to” Duque de Medi­na Sido­nia.

Dicen que Rekal­de, almi­ran­te de la escua­dra viz­caí­na, había com­pro­me­ti­do prác­ti­ca­men­te todos los navío vas­cos, inclu­so adap­tan­do los pura­men­te comer­cia­les, a las artes de la gue­rra.

Dicen que la deba­cle eco­nó­mi­ca que tal desas­tre supu­so para la indus­tria y mari­ne­ría vas­ca en gene­ral, fue “mun­dial”, como para empe­zar de cero.

Pero Espa­ña, olvi­da­di­za ella, siem­pre en su línea, jamás repa­ró el patri­mo­nio vas­co. Nos que­da­ba el honor de que­dar­nos des­qui­cia­dos, en aras de glo­ria del Impe­rio.

Lo cier­to es, que has­ta bien entra­dos en el s. XVII no se vie­ron indi­cios de remon­tar tal des­ba­ra­jus­te…

He revi­sa­do unas cuan­tas actas de las Cor­tes de Nava­rra, para abun­dar en el pro­fun­do males­tar que Nava­rra mani­fes­ta­ba, ante este obli­ga­do aca­ta­mien­to, que como Mari Puy Hui­ci reco­no­cía, “tan­tas des­gra­cias apor­tó a Nava­rra.”

Hay pocas en las que no se haga cons­tar al “Viso­rrey”, lar­gas leta­nías de que­jas y agra­vios. Agra­vios, refe­ri­dos al com­por­ta­mien­to anti­fo­ral e insul­tan­te (y exi­gen­cias) de los fun­cio­na­rios “extran­je­ros”, a la alta­ne­ría y agre­si­vi­dad del “ejér­ci­to de ocu­pa­ción”, etc.

En las cor­tes de 1558 (es un ejem­plo, los hay a doce­nas), entre las muchas que­jas, se exi­ge al “Viso­rrey”:

-“Que los natu­ra­les del Reyno, no sean saca­dos fue­ra para ser juz­ga­dos en cau­sas civi­les y cri­mi­na­les” (pron­to apren­di­mos a esca­mar­nos de los tri­bu­na­les espa­ño­les).

- Que­jas sobre los extran­je­ros que tie­nen bene­fi­cios en el rei­no.

- Sobre las veja­cio­nes que hacen los guar­das de los puer­tos del rei­no…

Etc., etc., etc.

En pare­ci­dos con­tex­tos se mue­ven las actas de las jun­tas de Gipuz­koa, a las que he podi­do acce­der. Las que­jas ele­va­das al Regi­dor, por toda una gama de abu­sos, des­de las ince­san­tes levas des­po­blan­do las hacien­das de bra­zos, has­ta toda la gama de tri­bu­tos en gra­nos, ani­ma­les, uti­lla­jes…

Podía­mos hablar de las gue­rras car­lis­tas que desan­gra­ron y exte­nua­ron toda Vas­co­nia. Gran par­te de nues­tra juven­tud deja­ba su cuer­pos en los cam­pos de bata­lla. Otra, no menos cuan­tio­sa, ante los pocos recur­sos que ofre­cía una Eus­kalhe­rria que­ma­da, emi­gra­ba en bus­ca de mejo­res augu­rios…

Con­tem­plar con un míni­mo rigor, con una míni­ma hones­ti­dad, e impar­cia­li­dad, la his­to­ria de Nava­rra, te impe­le así, “inelu­di­ble­men­te” –como poco‑, a sus­cri­bir las pala­bras cita­das de Mari Puy Hui­ci.

Por eso, no pue­do enten­der, que cier­to per­so­na­je ‑de cuyo nom­bre no me gus­ta­ría acor­dar­me- pero al que cabía exi­gir un poco más, no se si de rigor o de “decen­cia”, pue­da, tras siglos de geno­ci­dio, des­truc­ción cul­tu­ral y patri­mo­nial, hablar de “la ben­di­ta con­quis­ta”…

Me encan­ta­ría cono­cer un aspec­to, capí­tu­lo o con­cep­to, tan sólo uno, don­de se evi­den­cie, algu­na apor­ta­ción posi­ti­va que nos haya supues­to la impe­rial domi­na­ción espa­ño­la.

La inten­ción de un vam­pi­ro es chu­par y no hay más. Des­pre­cio pues para los que fal­sean o mani­pu­lan nues­tra his­to­ria…

El mis­mo des­pre­cio o aún más si cabe, para los/​las que copan­do la diri­gen­cia de nues­tros pue­blos, igno­ran, pasan de nues­tra his­to­ria y cul­tu­ra o como vul­ga­res sacrílegos/​as, las ensu­cian…

Sin duda, ese ver­gon­zo­so des­co­no­ci­mien­to, pue­de lle­gar a expli­car maja­de­rías tan sona­das como esa de a “más Nava­rra, más Espa­ña”.

¡Si nues­tros ante­pa­sa­dos levan­ta­ran la cabe­za ante tan incon­ce­bi­ble des­pro­pó­si­to¡

Pues no seño­ra… A más Nava­rra, más eus­ke­ra, más ins­ti­tu­cio­nes abso­lu­ta­men­te sobe­ra­nas, menos depen­den­cia de esa cor­te a la que usted tan ardo­ro­sa­men­te aspi­ra, más domi­nio de nues­tros recur­sos y menos burra­das de cemen­to… Muchííí­si­mo menos Espa­ña, no lo dude… Pro­ba­ble­men­te nada. ¿Ben­di­ta con­quis­ta…?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *