Las mise­rias de la “ben­di­ta con­quis­ta”- Josu Sorauren

Varias de las ponen­cias del Con­gre­so de Oña­ti expli­ci­ta­ron sin palia­ti­vos la rapi­ña que la monar­quía espa­ño­la prac­ti­ca­ba en tie­rra de vascos.

Vic­tor Herre­ro –cito a vue­la pluma‑, paten­ti­za­ba el desas­tre humano y eco­nó­mi­co que para villas como Azpei­tia y Azcoi­tia sig­ni­fi­có su obli­ga­da par­ti­ci­pa­ción –bajo pena de muerte‑, en la con­quis­ta de Navarra.

En los mis­mos tér­mi­nos, José Anto­nio Rekon­do des­cri­be lo acon­te­ci­do en Tolo­sa o Esti­ba­liz Gon­za­lez Dios, en las comar­cas de Ara­ba… Las terri­bles y one­ro­sas exac­cio­nes en gra­nos, acé­mi­las y sobre todo en per­so­nal humano, como exi­gen­cia impe­rio­sa de la monar­quía castellana.

La con­quis­ta de Nava­rra no la pagó Cas­ti­lla, sino las lla­ma­das Vas­con­ga­das y por supues­to la pro­pia Navarra.

Des­de enton­ces has­ta nues­tros días, nun­ca cedió esa ago­bian­te pre­sión en con­tra de nues­tra eco­no­mía y patri­mo­nio cultural.

Es tre­men­da­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, por poner un ejem­plo, la rui­na que la estre­pi­to­sa y ver­gon­zo­sa derro­ta de “la Inven­ci­ble”, supu­so para todo el lito­ral vasco.

Por­que las exac­cio­nes, gra­vá­me­nes, tri­bu­tos y requi­si­to­rias de todo tipo, que la coro­na impo­nía a toda Eus­kalhe­rria, no hay más que ver los regis­tros de jun­tas y cor­tes, eran tan reite­ra­ti­vos como atosigantes.

Dicen que el excep­cio­nal marino bil­baíno, Juan de Rekal­de, debie­ra haber lide­ra­do a la Inven­ci­ble en lugar del “mil veces inex­per­to” Duque de Medi­na Sidonia.

Dicen que Rekal­de, almi­ran­te de la escua­dra viz­caí­na, había com­pro­me­ti­do prác­ti­ca­men­te todos los navío vas­cos, inclu­so adap­tan­do los pura­men­te comer­cia­les, a las artes de la guerra.

Dicen que la deba­cle eco­nó­mi­ca que tal desas­tre supu­so para la indus­tria y mari­ne­ría vas­ca en gene­ral, fue “mun­dial”, como para empe­zar de cero.

Pero Espa­ña, olvi­da­di­za ella, siem­pre en su línea, jamás repa­ró el patri­mo­nio vas­co. Nos que­da­ba el honor de que­dar­nos des­qui­cia­dos, en aras de glo­ria del Imperio.

Lo cier­to es, que has­ta bien entra­dos en el s. XVII no se vie­ron indi­cios de remon­tar tal desbarajuste…

He revi­sa­do unas cuan­tas actas de las Cor­tes de Nava­rra, para abun­dar en el pro­fun­do males­tar que Nava­rra mani­fes­ta­ba, ante este obli­ga­do aca­ta­mien­to, que como Mari Puy Hui­ci reco­no­cía, “tan­tas des­gra­cias apor­tó a Nava­rra.”

Hay pocas en las que no se haga cons­tar al “Viso­rrey”, lar­gas leta­nías de que­jas y agra­vios. Agra­vios, refe­ri­dos al com­por­ta­mien­to anti­fo­ral e insul­tan­te (y exi­gen­cias) de los fun­cio­na­rios “extran­je­ros”, a la alta­ne­ría y agre­si­vi­dad del “ejér­ci­to de ocu­pa­ción”, etc.

En las cor­tes de 1558 (es un ejem­plo, los hay a doce­nas), entre las muchas que­jas, se exi­ge al “Viso­rrey”:

-“Que los natu­ra­les del Reyno, no sean saca­dos fue­ra para ser juz­ga­dos en cau­sas civi­les y cri­mi­na­les” (pron­to apren­di­mos a esca­mar­nos de los tri­bu­na­les españoles).

- Que­jas sobre los extran­je­ros que tie­nen bene­fi­cios en el reino.

- Sobre las veja­cio­nes que hacen los guar­das de los puer­tos del reino…

Etc., etc., etc.

En pare­ci­dos con­tex­tos se mue­ven las actas de las jun­tas de Gipuz­koa, a las que he podi­do acce­der. Las que­jas ele­va­das al Regi­dor, por toda una gama de abu­sos, des­de las ince­san­tes levas des­po­blan­do las hacien­das de bra­zos, has­ta toda la gama de tri­bu­tos en gra­nos, ani­ma­les, utillajes…

Podía­mos hablar de las gue­rras car­lis­tas que desan­gra­ron y exte­nua­ron toda Vas­co­nia. Gran par­te de nues­tra juven­tud deja­ba su cuer­pos en los cam­pos de bata­lla. Otra, no menos cuan­tio­sa, ante los pocos recur­sos que ofre­cía una Eus­kalhe­rria que­ma­da, emi­gra­ba en bus­ca de mejo­res augurios…

Con­tem­plar con un míni­mo rigor, con una míni­ma hones­ti­dad, e impar­cia­li­dad, la his­to­ria de Nava­rra, te impe­le así, “inelu­di­ble­men­te” –como poco‑, a sus­cri­bir las pala­bras cita­das de Mari Puy Huici.

Por eso, no pue­do enten­der, que cier­to per­so­na­je ‑de cuyo nom­bre no me gus­ta­ría acor­dar­me- pero al que cabía exi­gir un poco más, no se si de rigor o de “decen­cia”, pue­da, tras siglos de geno­ci­dio, des­truc­ción cul­tu­ral y patri­mo­nial, hablar de “la ben­di­ta conquista”…

Me encan­ta­ría cono­cer un aspec­to, capí­tu­lo o con­cep­to, tan sólo uno, don­de se evi­den­cie, algu­na apor­ta­ción posi­ti­va que nos haya supues­to la impe­rial domi­na­ción española.

La inten­ción de un vam­pi­ro es chu­par y no hay más. Des­pre­cio pues para los que fal­sean o mani­pu­lan nues­tra historia…

El mis­mo des­pre­cio o aún más si cabe, para los/​las que copan­do la diri­gen­cia de nues­tros pue­blos, igno­ran, pasan de nues­tra his­to­ria y cul­tu­ra o como vul­ga­res sacrílegos/​as, las ensucian…

Sin duda, ese ver­gon­zo­so des­co­no­ci­mien­to, pue­de lle­gar a expli­car maja­de­rías tan sona­das como esa de a “más Nava­rra, más España”.

¡Si nues­tros ante­pa­sa­dos levan­ta­ran la cabe­za ante tan incon­ce­bi­ble despropósito¡

Pues no seño­ra… A más Nava­rra, más eus­ke­ra, más ins­ti­tu­cio­nes abso­lu­ta­men­te sobe­ra­nas, menos depen­den­cia de esa cor­te a la que usted tan ardo­ro­sa­men­te aspi­ra, más domi­nio de nues­tros recur­sos y menos burra­das de cemen­to… Muchííí­si­mo menos Espa­ña, no lo dude… Pro­ba­ble­men­te nada. ¿Ben­di­ta conquista…?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.