El popu­lar y los con­ver­sos – Josu Ima­nol Una­nue

Cita­ba con gran noto­rie­dad un medio de comu­ni­ca­ción de Viz­ca­ya (Biz­kaia, batzuen­tza­ko) que el gran alcal­de de Bil­bao, Sr. Azku­na, dijo a los edi­les de Bil­du la fra­se­ci­ta «los con­ver­sos a la cola». Ya se sabe, por aque­llo de los últi­mos en acep­tar las nor­mas de la gran «demo­cra­cia» espa­ño­la, que él defien­de siem­pre. La fra­se que tan­ta gra­cia hace al cita­do medio y me ima­gino que al crea­dor de la mis­ma, la pon­dría en la mis­ma esca­la de valor que «noso­tros los demó­cra­tas» (Itur­gaiz); «hili­llos de pas­ti­li­na» (Rajoy); «los bro­tes ver­des de la eco­no­mía» (Zapa­te­ro); «los gra­mos de goma‑2 de…» (Atutxa). Es decir, de esos que lle­na­rán algún día un buen volu­men de citas céle­bres. Y es que des­pués de lo de Kukutza y la mea­da fue­ra de tarro, el señor mas vota­do de Bil­bao está como para poner­se una meda­lla a sí mis­mo, si no se le ponen antes otros, que no quie­ro citar­los.

Aho­ra, lo de lla­mar nue­vos con­ver­sos a los tam­bién elec­tos de Bil­du, mal que le pese, le due­la, le repa­tee, me sue­na a lo de la épo­ca his­pa­na, cuan­do la rei­na pro­me­tió no duchar­se has­ta la con­quis­ta de Gra­na­da, la expul­sión de moris­cos, la con­ver­sión a la reli­gión «ver­da­de­ra», etc. ¿De qué fuen­tes de pen­sa­mien­to habrá mama­do para seme­jan­tes opi­nio­nes? Y es que, en el fon­do, el tema es que su acti­tud, la mis­ma que tie­ne con­tra las com­par­sas, es la que ha pro­vo­ca­do que uni­for­ma­dos hayan roto y con­di­cio­na­do toda una diná­mi­ca y un poten­cial cul­tu­ral que difí­cil­men­te se podrá ges­tio­nar des­de un ayun­ta­mien­to.

Ahí es don­de se pier­den algu­nos con sus baje­zas y lue­go, como hipo­pó­ta­mo que mar­ca su terreno, mue­ven los res­tos orgá­ni­cos expul­sa­dos con la cola, para que se expan­dan y difun­da la mar­ca olo­ro­sa por todo el terri­to­rio bajo su domi­nio. Kukutza y lo suce­di­do es una mues­tra más de la pre­po­ten­cia con la que algu­nos han actua­do, la acti­tud que per­mi­te tener una juven­tud sin espe­ran­za, que espe­ro no des­ani­me a quie­nes en situa­cio­nes más o menos difí­ci­les han crea­do pro­gra­mas de ilu­sión. Espe­ro que sigan auto­ges­tio­nan­do toda esa poten­cia­li­dad, que muchos qui­sié­ra­mos como pro­pia.

Pero vuel­vo a mis com­pa­ñe­ros «con­ver­sos» y les ani­mo a seguir apo­yan­do a este sec­tor ciu­da­dano que se ha vis­to gol­pea­do y per­se­gui­do, calum­nia­do. Voso­tros «con­ver­sos», seguid fuer­tes y ani­ma­dos, pues­to que no creo que ese alcal­de y los demás con­ce­ja­les y sus par­ti­dos, sean una mues­tra de demó­cra­tas a imi­tar. Eso sí, recor­dad­les una y otra vez la acti­tud actual fren­te a los ciu­da­da­nos orga­ni­za­dos, no vaya a ser que sean «con­ver­sos» en el futu­ro, pues­to que es muy pro­pio de ellos hablar de liber­ta­des, par­ti­ci­pa­ción, dere­chos, etc., en citas elec­to­ra­les, que no dudan negar como valo­res pro­pios a los que disien­ten de sus ideo­lo­gías.

Lo de Kukutza ha cala­do, y somos muchos quie­nes pese a estar lejos hemos admi­ra­do lo rea­li­za­do en ese espa­cio alter­na­ti­vo. Lo del alcal­de popu­lar y sus citas, pues eso, solo una pesa­da bro­ma para ocul­tar su tor­pe actua­ción.

Por cier­to, según Wiki­pe­dia, con­ver­so pue­de desig­nar a: El que ha efec­tua­do una con­ver­sión reli­gio­sa, des­de el pun­to de vis­ta de la reli­gión a la que se incor­po­ra. Un rene­ga­do o un após­ta­ta, des­de el pun­to de vis­ta de la reli­gión que aban­do­na. Un cris­tiano nue­vo, deno­mi­na­ción his­tó­ri­ca en Espa­ña, apli­ca­da espe­cial­men­te a los judeo-con­ver­sos, aun­que tam­bién es apli­ca­ble a los moris­cos. Un cris­tiano con­ver­so, deno­mi­na­ción apli­ca­ble a quie­nes, habien­do teni­do antes otras creen­cias reli­gio­sas, se han con­ver­ti­do al Cris­tia­nis­mo.

Espe­ro que lo de la cola a seguir, no sea la del burro que va delan­te…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *