Bien­ve­ni­dos a la gue­rra de EEUU con­tra el terro­ris­mo – Stephen Kimber

El vier­nes 7 de octu­bre, René Gon­zá­lez se con­ver­ti­rá en el pri­me­ro de los Cin­co Cuba­nos en salir de las pri­sio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas. En 2001, los Cin­co fue­ron halla­dos cul­pa­bles en Mia­mi de espiar para Cuba. Cuba insis­te en que ellos esta­ban – jus­ti­fi­ca­da­men­te – tra­tan­do de evi­tar que los exila­dos anti­cas­tris­tas lan­za­ran ata­ques terro­ris­tas con­tra su patria.

Los Cin­co des­de enton­ces se han con­ver­ti­do en héroes en Cuba, y su caso ha des­ata­do una con­tro­ver­sia inter­na­cio­nal – como lo ha hecho la pues­ta en liber­tad de René. La sema­na pasa­da, la mis­ma jue­za de la Flo­ri­da que ori­gi­nal­men­te lo sen­ten­ció, deci­dió que René debe per­ma­ne­cer en la Flo­ri­da duran­te su liber­tad con­di­cio­nal en lugar de apro­bar su soli­ci­tud de regre­sar a casa, a su fami­lia en la Haba­na. ¿Por qué?

En vís­pe­ras de la libe­ra­ción de René Gon­zá­lez el vier­nes de una cár­cel nor­te­ame­ri­ca­na – pero no de la pri­sión en la que esta­dos Uni­dos aho­ra se va a con­ver­tir – vale la pena que recor­de­mos los terri­bles crí­me­nes que él cometió.

¿Por qué fue sen­ten­cia­do a 15 años de pri­sión? Y ¿por qué los fun­cio­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos aho­ra insis­ten en que él cum­pla su liber­tad super­vi­sa­da en la Flo­ri­da en lugar de hacer­lo en la Habana?

En 1998, Gon­zá­lez – un miem­bro de la red de los Cin­co Cuba­nos – fue acu­sa­do de no regis­trar­se for­mal­men­te como agen­te de un gobierno extranjero.

Cul­pa­ble del car­go que se le imputa.

En diciem­bre de 1990, Gon­zá­lez se “robó” un peque­ño avión de un aero­puer­to en la Haba­na y “deser­tó” hacia la Flo­ri­da. Como es lógi­co, él no les dijo a las auto­ri­da­des que era un agen­te de la inte­li­gen­cia cuba­na cuya misión era infil­trar­se en los gru­pos de exi­lia­dos de Miami.

La razón por lo que no lo hizo – y en pri­mer lugar la razón por la que fue envia­do a la Flo­ri­da – fue que las auto­ri­da­des de Esta­dos Uni­dos en muy raras oca­sio­nes acu­san a los exi­lia­dos cuba­nos, ni siquie­ra a aque­llos que vio­lan cla­ra­men­te la Ley de Neu­tra­li­dad que prohí­be orga­ni­zar ata­ques arma­dos a otro país des­de terri­to­rio norteamericano.

Cuba, por supues­to, no es el úni­co país que envía agen­tes clan­des­ti­nos a otros paí­ses para pro­te­ger de ata­ques a su patria. Con­si­de­re­mos… bueno, ¿qué tal Esta­dos Uni­dos des­pués del 11 de sep­tiem­bre? ¿Cuán­tos agen­tes nor­te­ame­ri­ca­nos están actual­men­te ope­ran­do de for­ma secre­ta den­tro de Paquis­tán por­que el gobierno de Esta­dos Uni­dos cree que Paquis­tán es inca­paz o no desea resol­ver las ame­na­zas terro­ris­tas allí? ¿Cuán­tos de estos agen­tes se han regis­tra­do ante las auto­ri­da­des paquistaníes?

Vale la pena tam­bién seña­lar que Esta­dos Uni­dos ha tra­ta­do con otros agen­tes extran­je­ros no regis­tra­dos. El año pasa­do, 10 rusos se decla­ra­ron cul­pa­bles de ser duran­te lar­go tiem­po agen­tes de Mos­cú den­tro de Esta­dos Uni­dos. En lugar de enviar­los a pri­sión, las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas los envia­ron a casa en un inter­cam­bio por cua­tro extran­je­ros que los rusos habían acu­sa­do de espionaje.

La Gue­rra Fría se ter­mi­nó. Excep­to, por supues­to, cuan­do la gue­rra calien­te-fría invo­lu­cra a Cuba. Bien­ve­ni­dos a la gue­rra de Esta­dos Uni­dos con­tra los lucha­do­res con­tra el terrorismo.

Ade­más de negar­se de una for­ma cri­mi­nal a decir­le a las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas que él no era un “lucha­dor por la liber­tad”, René Gon­zá­lez tam­bién fue acu­sa­do de… ¿”cons­pi­ra­ción general”?

A pesar de los miles de docu­men­tos incau­ta­dos y de los dos años de vigi­lan­cia pre­vios al arres­to, los fis­ca­les no pudie­ron pre­sen­tar ni la más míni­ma evi­den­cia de que Gon­zá­lez hubie­ra algu­na vez roba­do – o tra­ta­do de robar, o inclu­so pen­sa­do en robar – algún secre­to esta­tal de Esta­dos Unidos.

Así que ellos lo acu­sa­ron de… cons­pi­ra­ción gene­ral. Lo que apa­ren­te­men­te sig­ni­fi­ca que si ellos no pue­den arres­tar­te por lo que tú estás hacien­do, ellos lo hacen por lo que tú estás pen­san­do… o por lo que ellos pien­san que tú estás pensando.

¿Qué hizo real­men­te René González?

Mien­tras inves­ti­ga­ba para un libro sobre los Cin­co, me pasé meses absor­to en la lec­tu­ra de más de 20 000 pági­nas de los trans­cri­tos del jui­cio y otras evidencias.

Aquí está lo que los regis­tros mues­tran que René Gon­zá­lez hizo.

Infil­tró – e infor­mó a la Haba­na – una orga­ni­za­ción exila­da cuba­na llamada

Par­ti­do Uni­dad Nacio­nal Demo­cra­cia, o PUND.

El PUND se entre­na­ba en la Flo­ri­da para ata­ques arma­dos con­tra Cuba. Lo hacían abier­ta­men­te. En 1995, el FBI inte­rro­gó a miem­bros del gru­po en rela­ción con un com­plot – pero los puso en liber­tad sin acu­sar­los de nada.

Gon­zá­lez tam­bién infil­tró Her­ma­nos al Res­ca­te, un gru­po supues­ta­men­te huma­ni­ta­rio que alar­dea­ba de sus incur­sio­nes ile­ga­les en el espa­cio aéreo cubano. Gra­cias a Gon­zá­lez y a otros agen­tes, la Haba­na supo que:

  • El fun­da­dor de Her­ma­nos al Res­ca­te, José Basul­to, esta­ba ave­ri­guan­do acer­ca de la com­pra de avio­nes de com­ba­te de uso checos;
  • Los avio­nes de Her­ma­nos al Res­ca­te que­rían uti­li­zar­se para un ata­que en pleno vue­lo a un avión en el que iría Fidel Cas­tro a Nacio­nes Unidas;
  • Los miem­bros de Her­ma­nos al Res­ca­te pro­ba­ron armas anti­per­so­na­les para un posi­ble uso en Cuba.

Y Gon­zá­lez se infil­tró en otro gru­po supues­ta­men­te pací­fi­co ‑Movi­mien­to Demo­cra­cia- cuyos miem­bros abier­ta­men­te vio­la­ban las aguas terri­to­ria­les cubanas.

Duran­te su tiem­po como agen­te en la Flo­ri­da, Gon­zá­lez inclu­so sir­vió por un cor­to tiem­po como infor­man­te del FBI. Un miem­bro del PUND lo había reclu­ta­do para tras­la­dar cocaí­na de Puer­to Rico a la Flo­ri­da para recau­dar dine­ro para la com­pra de más armas para ata­car Cuba. Gon­zá­lez pasó el dato al FBI.

Basa­do en la evi­den­cia, esta es toda la “cons­pi­ra­ción gene­ral” de René González.

Los fis­ca­les nor­te­ame­ri­ca­nos esta­ban tan inse­gu­ros de su caso de cons­pi­ra­ción que le ofre­cie­ron a René un incen­ti­vo aún más dul­ce – y más amar­go – para que se decla­ra­ra cul­pa­ble y obtu­vie­ra una sen­ten­cia más leve antes del juicio.

En un momen­to, ellos lo ten­ta­ron con la posi­bi­li­dad de evi­tar el jui­cio decla­rán­do­se cul­pa­ble de un solo car­go: ser un agen­te no regis­tra­do. Pero “el últi­mo párra­fo del borra­dor del acuer­do,” recuer­da Gon­zá­lez, incluía “una no muy vela­da invi­ta­ción a con­si­de­rar que el esta­tus de resi­den­te de mi espo­sa esta­ba en juego”.

Gon­zá­lez dibu­jó un dedo del medio en el espa­cio que habían deja­do para su firma.

Al día siguien­te, 16 de agos­to de 2000, agen­tes de inmi­gra­ción detu­vie­ron a su espo­sa. En un esfuer­zo final por hacer­lo cam­biar de opi­nión, la lle­va­ron a ella – aho­ra ves­ti­da con el tra­je naran­ja de pre­sa – a visi­tar­lo a la cár­cel. Cuan­do él no se ablan­dó, la depor­ta­ron. A René no le han per­mi­ti­do ver­la des­de entonces…

René Gon­zá­lez aho­ra ha cum­pli­do su con­de­na. Ha esta­do en pri­sión des­de su arres­to en 1998. Pasó sus pri­me­ros 17 meses en con­fi­na­mien­to soli­ta­rio. Ha sido, según todos dicen, un pri­sio­ne­ro mode­lo. Ha estu­dia­do eco­no­mía, ha comen­za­do a correr, inclu­so com­ple­tó unas cuan­tas carre­ras de medio-mara­tón en su pri­sión de media segu­ri­dad. Como lo requie­ren las leyes de la Flo­ri­da, él tenía que cum­plir el 85% de su sen­ten­cia den­tro de la pri­sión antes de que se le otor­ga­ra la liber­tad supervisada.

Aho­ra él quie­re ir a casa, a La Haba­na, a ver a su familia.

No exis­te nin­gún bene­fi­cio públi­co en obli­gar­lo a cum­plir su liber­tad super­vi­sa­da en la hos­til Flo­ri­da. Él no tie­ne la más míni­ma inten­ción de “rein­te­grar­se” a la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, y pue­de estar en peli­gro físi­co por par­te de los ven­ga­ti­vos exi­lia­dos. Aún así los fis­ca­les se opu­sie­ron a su soli­ci­tud. La mis­ma jue­za que ori­gi­nal­men­te lo sen­ten­ció se puso de par­te de los fiscales.

El tema es que Gon­zá­lez con­ti­núa defen­dien­do lo que él hizo.

“No ten­go nin­gu­na razón para arre­pen­tir­me”, dijo Gon­zá­lez en su audien­cia de sen­ten­cia ori­gi­nal. Con­de­nó la hipo­cre­sía del sis­te­ma de jus­ti­cia nor­te­ame­ri­cano por acu­sar­lo a él y a sus com­pa­ñe­ros por el hecho no cri­mi­nal de tra­tar de pro­te­ger a su país de los ata­ques terro­ris­tas mien­tras igno­ra­ba los crí­me­nes reales de los terro­ris­tas del exi­lio como Luis Posa­da Carri­lesOrlan­do Bosch que siguen estan­do acu­sa­dos del aten­ta­do en pleno vue­lo en 1976 de un avión de Cuba­na de Avia­ción que ase­si­nó a 73 per­so­nas, y una serie de aten­ta­dos en 1997 a ins­ta­la­cio­nes turís­ti­cas cuba­nas que ase­si­nó a un italiano.

Así que el vier­nes René Gon­zá­lez será libe­ra­do de su pri­sión físi­ca pero no de la otra, la psíquica.

Bien­ve­ni­dos a la gue­rra de Esta­dos Uni­dos con­tra el terro­ris­mo… (¿o con­tra los que com­ba­ten el terrorismo?)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *