Sarri, Sarri, Sarri, Sarri- JM Arrugaeta

Estos habi­tan­tes polí­ti­cos y mediá­ti­cos de la pro­fun­di­dad penin­su­lar no han opues­to ‑has­ta el momen­to- argu­men­tos a la reso­lu­ción razo­na­da del más que legal y «pobre­ci­to» jura­do a quie­nes les augu­ro, por expe­rien­cia pro­pia, un lar­go e inol­vi­da­ble lis­ta­do de adje­ti­vos cali­fi­ca­ti­vos con serias con­se­cuen­cias en sus tra­ba­jos y sus vidas, y que podrán narrar a sus futu­ros nie­tos en las frías noche de invierno como si fue­se una his­to­ria de terror y mis­te­rio. Estoy segu­ro de que han enten­di­do que no hay defen­sa posi­ble, van a reci­bir un cur­so ace­le­ra­do sobre el fun­cio­na­mien­to de esta «demo­cra­cia dis­ci­pli­na­da» made in Spain. Se han meti­do direc­ta­men­te en las patas de los caba­llos, y los caba­llos solo saben defen­der­se dan­do pata­das hacia atrás. Espe­re­mos ade­más que los com­po­nen­tes del cita­do tri­bu­nal de las letras no come­tan la inge­nui­dad de rec­ti­fi­car a últi­ma hora, pues pue­den estar segu­ros de que les van a pasar la mis­ma cuenta.

Todo el mun­do de la cul­tu­ra vas­ca, y has­ta una peque­ña par­te de la his­pa­na que cono­ce a Sarri des­de muy joven y fue­ron, o son, sus ami­gos, saben per­fec­ta­men­te que no hay razo­nes ni excu­sas posi­bles para dis­cu­tir el galar­dón, y has­ta el papel impre­so se rebe­la­ría, si pudie­se, ante tama­ño des­pro­pó­si­to de ile­tra­dos. Que Sarri se ha gana­do su pre­mio y mere­ce bas­tan­tes más, por su ya con­sis­ten­te obra a la que le fal­ta poco para pasar al ran­go de «clá­si­ca» en eus­ka­ra, es un secre­to a voces celo­sa­men­te guar­da­do (cues­tión de tra­duc­cio­nes) entre los hablan­tes y lec­to­res de nues­tra anti­gua y vie­ja lengua.

Sin embar­go, más allá de con­si­de­ra­cio­nes lite­ra­rias, la quí­mi­ca fácil­men­te alte­ra­ble de los polí­ti­cos de ese par­ti­do espa­ñol uni­fi­ca­do (PP-PSOE) que tene­mos que sopor­tar por aho­ra, y los siem­pre pre­sen­tes y escan­da­lo­sos medios (cada vez más de pro­pa­gan­da que de infor­ma­ción), que todos cono­ce­mos sufri­da­men­te bien, tenían que tomar car­tas en el asun­to, ¡fal­ta­ría más¡. Para ter­mi­nar de poner­le la guin­da a este pas­tel amar­go para ellos la Con­se­je­ría de ¿Cul­tu­ra? del Gobierno Vas­con­ga­do anun­cia que «pue­de deci­dir y deci­de», recor­dán­do­nos tiem­pos pasa­dos pero per­sis­ten­tes, rete­ner­le a Sarri el dine­ro corres­pon­dien­te al pre­mio obte­ni­do. Cual­quier bar­ba­ri­dad sir­ve para tran­qui­li­zar al albo­ro­ta­do reba­ño espa­ñol que ha que­da­do ano­na­da­do con tan «inex­pli­ca­ble» noticia.

Nadie sabe de don­de ha saca­do el cita­do e irres­pon­sa­ble man­da­ta­rio tan pere­gri­na idea ni en que lega­li­dad basa tama­ño abu­so, pero todos cono­ce­mos que las leyes por esas tie­rras penin­su­la­res son exten­si­bles como el chi­cle cuan­do de vas­cos y vas­cas se tra­ta. Harían bien los ase­so­res del depar­ta­men­to, de la cater­va de plu­mi­llas y de los polí­ti­cos de len­guas lar­gas (si es que alguien en sus entor­nos es digno de ese car­go) en expli­car­les des­pa­ci­to, como a los niños, para que lo entien­dan bien, que Jose­ba Sarrio­nain­dia tie­ne pres­cri­tas todas las acu­sa­cio­nes y con­de­nas, y que el hecho de que el cita­do escri­tor no sea de su agra­do, por cues­tio­nes polí­ti­cas, o que no haya regu­la­ri­za­do su pre­sen­cia legal­men­te en algún lugar, no es un deli­to, al menos has­ta el momento.

En Eus­kal Herria todo pare­ce tener que ver obli­ga­to­ria­men­te con la mis­ma his­to­ria, y si la crea­ción lite­ra­ria con­sis­te esen­cial­men­te en con­tar y trans­mi­tir sen­ti­mien­tos y visio­nes, el pre­mio gana­do por Sarri y sus reper­cu­sio­nes se con­vier­ten en pura metá­fo­ra poé­ti­ca en medio del intere­san­te momen­to en que vivi­mos. Esto me recuer­da el comen­ta­rio mor­daz y pleno de iro­nía de un muy entra­ña­ble ami­go, que cuan­do la «bri­llan­te y audaz» recon­quis­ta de la Isla Pere­jil, don­de las ague­rri­das tro­pas de la Legión espa­ño­la hicie­ron «pri­sio­ne­ros» a dos gen­dar­mes marro­quíes, una bucó­li­ca pas­to­ra mora y su corres­pon­dien­te reba­ño de cabras, me dijo muy seria­men­te que él era inde­pen­den­tis­ta y que no que­ría ser espa­ñol por mera cues­tión de esté­ti­ca. Vis­to lo que está suce­dien­do con Sarri y su pre­mio, voy a tener que dar­le toda la razón a mi vie­jo ami­go y poner este argu­men­to fun­da­men­tal el pri­me­ro en mi agen­da, para no tener que seguir comen­tan­do eter­na­men­te ver­güen­zas ajenas.

Y apun­to, como curio­si­dad intere­san­te dado el cas­ti­go que se le ha impues­to a Sarri, que el libro pre­mia­do le cos­tó a su autor cin­co años parir­lo, lo cual divi­di­do entre los 18.000 euros «secues­tra­dos», resul­ta que el esca­so sala­rio que le corres­pon­de­ría es de 300 euros men­sua­les. No hay duda, la voca­ción lite­ra­ria, como bien saben quie­nes la pro­fe­san, no paga bien. A algu­nos, cla­ro, por­que hay «otros», siem­pre a la som­bra del poder y el orden, que se forran, sin nece­si­dad de pre­mios, galar­do­nes, jura­dos, ni lectores.

Yo supon­go que final­men­te Jose­ba se esta­rá divir­tien­do bas­tan­te con el lío que ha mon­ta­do sin que­rer, casi ha roto invo­lun­ta­ria­men­te el «alto el fue­go», lite­ra­ria­men­te hablan­do, por supues­to, y las peli­gro­sas armas emplea­das para esta «acción letra­da», han sido sen­ci­lla­men­te su per­ma­nen­te curio­si­dad, una compu­tado­ra y dos ági­les dedos. Me pre­gun­to, muy seria­men­te, si habrá que poner tam­bién estos peli­gro­sos y crea­ti­vos arti­lu­gios bajo la aten­ta mira­da de la Comi­sión de Veri­fi­ca­ción, o si por el con­tra­rio se hace cada vez más nece­sa­ria otra comi­sión, pero de «veri­fi­ca­ción lite­ra­ria», para que aca­lle­mos tam­bién uni­la­te­ral­men­te nues­tras pala­bras y pensamientos.

Sarri es una per­so­na pecu­liar y tími­da, al que se que le inco­mo­da y que no le gus­ta nada haber­se con­ver­ti­do en un «mito», pero la reali­dad es que todo este asun­to sobre­pa­sa con cre­ces su pro­pia per­so­na, pues la caver­na espa­ño­la, bru­ta como siem­pre, pare­ce empe­ña­da en hacer pro­pa­gan­da direc­ta, abier­ta y des­ca­ra­da a su libro y a su per­so­na (si yo fue­se su edi­tor ya lo esta­ría tra­du­cien­do a diver­sas len­guas para ven­der libros como pan calien­te, con el atrac­ti­vo cin­ti­llo de «el autor mal­di­to en España».

De cual­quier mane­ra, estoy segu­ro de que para Sarri el mejor pre­mio sería, sim­ple­men­te, que lean sus libros y que sus lec­to­res rein­ter­pre­ten los mena­jes lle­nos de mati­ces e inten­cio­na­li­da­des implí­ci­tas en sus nume­ro­sas narra­cio­nes, poe­sías, cuen­tos infan­ti­les y artícu­los. La rique­za y varie­dad del pen­sa­mien­to y las visio­nes lite­ra­rias de Sarri son fru­ta madu­ra de sus inquie­tos des­ve­los, de un tra­ba­jo cons­tan­te y volun­ta­rio­so, de su alta crea­ti­vi­dad y de sus per­ma­nen­tes inves­ti­ga­cio­nes, apo­ya­das por las reite­ra­das peti­cio­nes a sus ami­gos (una legión de anó­ni­mos incom­bus­ti­bles siem­pre dis­pues­tos al infi­ni­to) a los que a veces jode has­ta casi ago­tar­los, para que le bus­quen docu­men­tos, fotos y pape­les impo­si­bles, en sitios remo­tos que van más allá de cual­quier fron­te­ra, para ali­men­tar su narra­ti­va insa­cia­ble. Pura pasión, cosas de crea­do­res y poe­tas, que siem­pre viven en el país de nun­ca jamás, don­de Peter Pan es un per­so­na­je de leyen­da, muy a pesar suyo.

La «fic­ción» sue­le pali­de­cer ante las reali­da­des y los hechos con­sig­na­dos en los docu­men­tos, por eso Jose­ba, que es con­ta­dor de his­to­rias, cons­tru­ye la mayor par­te de sus mun­dos sobre múl­ti­ples datos reales a los cua­les dota de inter­pre­ta­cio­nes y lec­tu­ras crea­ti­vas y suge­ren­tes. «Moroak gara behe­laino artean?», ese grue­so libro base de su (y ya tam­bién nues­tro) pre­mio Eus­ka­di, es solo una volu­mi­no­sa mues­tra de su esfuer­zo, de su per­se­ve­ran­cia y de su saber hacer. ¿Cómo hablar de Eus­kal Herria sin nom­brar­la? Pre­gún­ten­le a Jose­ba, que lo hace cons­tan­te­men­te, por­que esa es su inten­cio­na­li­dad ínti­ma, por eso Sarri es lite­ra­tu­ra en su sen­ti­do más puro, y en su idio­ma materno, al que no renun­cia y enri­que­ce cons­tan­te­men­te, sin impor­tar­le que sea peque­ño. Por­que al final lo peque­ño es lo más impor­tan­te, casi impres­cin­di­ble para los que nos pasa­mos la vida bus­can­do colo­res y mati­ces ocul­tos, y eso no deja de ser una bue­na lec­ción para un pue­blo como el nues­tro que se esfuer­za per­ma­nen­te­men­te en lle­gar a ser apren­diz de poeta.

Todos somos un poco Sarri, por­que todos somos un poco escri­to­res, por­que todos mere­ce­mos en estos momen­tos un poco el pre­mio Eus­ka­di, por­que todos esta­mos enfras­ca­dos en escri­bir nues­tra pro­pia his­to­ria en letra peque­ña y cla­ra. Lo que a veces pare­ce fic­ción, sin embar­go, a fuer­za de volun­tad va a resul­tar que pode­mos con­ver­tir­lo en reali­dad, por eso qui­zás noso­tros tam­bién somos moros, como anun­cia el títu­lo pre­mia­do de Sarri.

Por últi­mo, un avi­so impor­tan­te: A par­tir del 20 de noviem­bre se anun­cia la lle­ga­da a libre­rías, kios­cos, pla­zas e ins­ti­tu­cio­nes, de la segun­da edi­ción del «libro» de Sarri, en ver­sión enri­que­ci­da y amplia­da, corre­gi­da por el pro­pio autor… y muchos más. No se lo pierdan.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *