Fra­ca­so en el poder: 10 años des­de el 11-S- Alex Callinicos

Las gue­rras que empe­za­ron tras el 11‑S supues­ta­men­te iban a mos­trar el poder de EEUU al mun­do, pero han hecho lo con­tra­rio. Los ata­ques en Nue­va York y Washing­ton el 11 de sep­tiem­bre de 2001 pare­cían venir lite­ral­men­te de la nada, con la muer­te llo­vien­do des­de un cie­lo cla­ro de sep­tiem­bre. Los polí­ti­cos y la pren­sa decla­ra­ron que estos hechos habían cam­bia­do el mun­do com­ple­ta­men­te. Pero ¿cómo apa­re­cen ahora?

El ata­que con­tra EEUU se había esta­do incu­ban­do duran­te una déca­da. Al Qae­da jun­tó isla­mis­tas radi­ca­les de dife­ren­tes ámbi­tos, espe­cial­men­te en la gue­rra de gue­rri­llas con­tra la ocu­pa­ción sovié­ti­ca de Afga­nis­tán y en la fra­ca­sa­da cam­pa­ña con­tra el régi­men de Hos­ni Muba­rak en Egip­to. Bajo el lide­raz­go de Osa­ma Bin Laden, Al Qae­da seña­ló a EEUU como el garan­te de varios de los regí­me­nes ára­bes que que­ría derro­car. Los con­se­je­ros de la inte­li­gen­cia de EEUU, Strat­for, argu­men­ta­ron poco des­pués del 11‑S que si EEUU reac­cio­na­ba ata­can­do a “múl­ti­ples paí­ses musul­ma­nes” ser­vi­ría a los “dos obje­ti­vos estra­té­gi­cos” de Al Qaeda:

“Pri­me­ro, ago­tar a EEUU estra­té­gi­ca­men­te ade­más de ope­ra­cio­nal­men­te, glo­bal­men­te ade­más de local­men­te, al for­zar­lo a com­pro­me­ter­se más allá de sus habi­li­da­des mili­ta­res. Segun­do, demos­trar al mun­do musul­mán que EEUU es hos­til indis­cri­mi­na­da­men­te con­tra el Islam. Esto, jun­to con el cre­cien­te ago­ta­mien­to mili­tar ame­ri­cano, abri­ría la puer­ta a lo que Al Qae­da desea­ba, tenien­do como resul­ta­do una derro­ta mili­tar de EEUU en el mun­do musulmán.”

Des­de la pers­pec­ti­va de 2011, pare­ce que Al Qae­da ha logra­do estos obje­ti­vos. Sin embar­go, Al Qae­da no fue el bene­fi­cia­rio. Ha sido mar­gi­na­li­za­do en Afga­nis­tán e Irak y el pro­pio Bin Laden fue ase­si­na­do por EEUU este año.

Dis­tri­bu­ción del poder

Los EEUU caye­ron en la tram­pa que Al Qae­da les había ten­di­do, lo que estu­vo rela­cio­na­do tam­bién con cau­sas a lar­go pla­zo. El derrum­be de la URRS dejó a EEUU apa­ren­te­men­te como la poten­cia domi­nan­te glo­bal­men­te, la “super­po­ten­cia soli­ta­ria”. Pero el pro­ce­so glo­bal de acu­mu­la­ción de capi­tal esta­ba cam­bian­do des­pia­da­da­men­te la dis­tri­bu­ción del poder eco­nó­mi­co en pre­jui­cio de EEUU. A fina­les de los años 90, el inte­lec­tual neo­con­ser­va­dor Paul Wol­fo­witz com­pa­ró el fin del siglo XX al del siglo XIX. De nue­vo la emer­gen­cia de nue­vas poten­cias, gra­cias al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, esta­ba des­es­ta­bi­li­zan­do al sis­te­ma internacional.

Una de las ven­ta­jas prin­ci­pa­les que tenía EEUU des­pués de la Gue­rra Fría era su apa­ren­te supe­rio­ri­dad mili­tar abru­ma­do­ra. Duran­te los años 90, las admi­nis­tra­cio­nes de Geor­ge Bush y Bill Clin­ton acu­die­ron cada vez más al poder mili­tar para resol­ver las cri­sis –en Irak, Soma­lia, Bos­nia y Koso­vo – . La gue­rra con­tra Irak de 1991 fue auto­ri­za­da por la ONU. Pero, cada vez más frus­tra­do por Rusia y Chi­na en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, EEUU recu­rrió a la acción mili­tar uni­la­te­ral, nor­mal­men­te secun­da­do leal­men­te por Gran Bretaña.

Ejér­ci­tos

En 1999, el inte­lec­tual con­ser­va­dor esta­dou­ni­den­se Samuel Hun­ting­ton escri­bió: “Mien­tras Esta­dos Uni­dos a menu­do con­de­nan a varios paí­ses como ‘Esta­dos cana­llas’, des­de el pun­to de vis­ta de muchos paí­ses, se vuel­ve la super­po­ten­cia cana­lla”. Des­pués de que Geor­ge W. Bush fue­ra pre­si­den­te en enero de 2001, estas ten­den­cias se fue­ron radi­ca­li­zan­do. Su admi­nis­tra­ción esta­ba lle­na de patrio­tas de dere­chas como el vice­pre­si­den­te Dick Che­ney y el secre­ta­rio de Defen­sa Donald Rums­feld, y neo­con­ser­va­do­res como Wol­fo­witz, que fue nom­bra­do sub­di­rec­tor de Rums­feld. Muchos eran par­ti­da­rios del Pro­yec­to para el Nue­vo Siglo Ame­ri­cano. Esta estra­te­gia fue for­mu­la­da en 1997 por la dere­cha repu­bli­ca­na para reafir­mar la pri­ma­cía glo­bal de EEUU al expan­dir sus capa­ci­da­des militares.

El 11‑S le dio a la dere­cha la opor­tu­ni­dad que bus­ca­ba. La “gue­rra con­tra el terro­ris­mo” que decla­ró Bush tras los ata­ques fue mucho más que un exabrup­to mili­tar al desa­fío de Al Qae­da. Se con­vir­tió en un jue­go ambi­cio­so para per­pe­tuar la hege­mo­nía glo­bal del capi­ta­lis­mo esta­dou­ni­den­se. Aquí, la cla­ve era menos Afga­nis­tán- aun­que EEUU ata­có allí pri­me­ro- que Irak que no tenía nada que ver con el 11‑S.

Al con­tro­lar Irak, EEUU afian­za­ría más su domi­nio en Orien­te Pró­xi­mo. Esto le daría un con­trol más segu­ro sobre lo que el geó­gra­fo y eco­no­mis­ta mar­xis­ta David Har­vey lla­mó el “gri­fo glo­bal de petró­leo”, regu­lan­do el acce­so de poten­cia­les riva­les de Euro­pa y Asia a las reser­vas ener­gé­ti­cas. Suma­do a este obje­ti­vo estra­té­gi­co esta­ba el obje­ti­vo más utó­pi­co –favo­re­ci­do por la rama neo­con­ser­va­do­ra de la admi­nis­tra­ción, pero apo­ya­do con entu­sias­mo por el alia­do leal de Bush, Tony Blair– de “reor­de­nar el mun­do” al uti­li­zar el poder mili­tar de Occi­den­te para des­en­ca­de­nar “revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­cas” en el mun­do árabe.

Pero el jue­go fra­ca­só. Las fuer­zas inva­so­ras de EEUU y Gran Bre­ta­ña rápi­da­men­te ocu­pa­ron Irak en mar­zo de 2003, pero se encon­tra­ron enfren­ta­dos con una inex­tri­ca­ble insur­gen­cia gue­rri­lle­ra. Todas las teo­rías de Rums­feld sobre “gue­rra trans­for­ma­cio­nal”, a tra­vés de alta tec­no­lo­gía y ejér­ci­tos peque­ños, se mos­tró inefi­caz ante la tes­ta­ru­da reali­dad de que el poder mili­tar con­ven­cio­nal no pue­de for­zar la obe­dien­cia de una pobla­ción rebelde.

Des­truc­ción

Para ven­cer la resis­ten­cia ira­quí, los ocu­pan­tes se apro­ve­cha­ron de las divi­sio­nes entre la mayo­ría de musul­ma­nes chii­ta, repri­mi­dos bajo el régi­men de Sad­dam Hus­sein, y la mino­ría Suní. Esto des­en­ca­de­nó una lógi­ca terro­rí­fi­ca de gue­rra civil y lim­pie­za étni­ca que ame­na­zó tan­to a Irak como a la pro­pia ocu­pa­ción extranjera.

Un cam­bio en las tác­ti­cas de EEUU en 2007 – 8 even­tual­men­te lle­vó un mayor gra­do de esta­bi­li­dad a Irak. No fue una vic­to­ria mili­tar sino un acuer­do polí­ti­co que incor­po­ró a la mayor par­te de insur­gen­tes suníes, pero dejó el poder en manos de los par­ti­dos isla­mis­tas chii­tas ali­nea­dos estre­cha­men­te con Irán, lo que fue un enor­me per­can­ce geo­po­lí­ti­co para EEUU.

Barack Oba­ma suce­dió a Bush en enero de 2009 pro­me­tien­do la reti­ra­da de tro­pas de Irak y la inten­si­fi­ca­ción de la gue­rra en Afga­nis­tán. Allí tam­bién EEUU y sus alia­dos de la OTAN están enre­da­dos en una gue­rra que no pue­den ganar con­tra los alia­dos anti­guos de Al Qae­da, los tali­ba­nes, dema­sia­do pro­fun­da­men­te entre­la­za­dos en la socie­dad del sur de Afga­nis­tán como para ser aplas­ta­dos por los ocu­pan­tes. Así, la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”, que supues­ta­men­te iba a pro­fun­di­zar la hege­mo­nía glo­bal de EEUU, ha ace­le­ra­do este declive.

Pero esa es solo una de las fuer­zas que están pro­du­cien­do esta ten­den­cia. La cri­sis eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra glo­bal es vis­ta amplia­men­te como el fra­ca­so del capi­ta­lis­mo anglo­sa­jón de mer­ca­do libre, lo que la admi­nis­tra­ción de Bush pro­cla­ma­ba como el “úni­co mode­lo sos­te­ni­ble de éxi­to nacio­nal”. El recien­te estan­ca­mien­to de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se ha con­tras­ta­do cla­ra­men­te con la recu­pe­ra­ción rápi­da de Chi­na, hoy la segun­da eco­no­mía más gran­de del mun­do. La cri­sis ha ace­le­ra­do el reali­nea­mien­to de las rela­cio­nes geo­po­lí­ti­cas mun­dia­les para aco­mo­dar el poder de China.

Una his­to­ria cor­ta que ilus­tra este cam­bio fue la reve­la­ción en el mes pasa­do de que las auto­ri­da­des pakis­ta­níes per­mi­tie­ron que inge­nie­ros chi­nos exa­mi­na­ran el heli­cóp­te­ro Black Hawk que se estre­lló duran­te el asal­to para matar a Bin Laden. Inclu­so un alia­do tan cer­cano a EEUU como Pakis­tán se sien­te capaz de acer­car­se y favo­re­cer a China.

Mien­tras tan­to, la demo­cra­cia ha lle­ga­do a Orien­te Pró­xi­mo –no gra­cias a EEUU o Al Qae­da, sino median­te las revo­lu­cio­nes que derrum­ba­ron a los regí­me­nes clien­tes de Occi­den­te en Egip­to y Túnez – . La inter­ven­ción de la OTAN en Libia es un inten­to deses­pe­ra­do y pare­ce que infruc­tuo­so por par­te de Washing­ton para recu­pe­rar la iniciativa.

La deter­mi­na­ción de Oba­ma de empe­zar la reti­ra­da de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses de Afga­nis­tán es un refle­jo de, entre otras cosas, un reco­no­ci­mien­to de que la estra­te­gia glo­bal de EEUU tie­ne que reen­fo­car­se para con­tra­rres­tar el auge de Chi­na. Esto no quie­re decir que la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo” ha aca­ba­do ‑el des­plie­gue de los bom­bar­de­ros “pre­da­do­res” y fuer­zas espe­cia­les con­ti­nua­rá en paí­ses des­afor­tu­na­dos como Pakis­tán y Yemen. Y la legis­la­ción domes­ti­ca anti-terro­ris­ta es dema­sia­do útil como para des­mon­tar­la. Pero ya nadie se ima­gi­na que el siglo XXI per­te­ne­ce­rá a América.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.