Fra­ca­so en el poder: 10 años des­de el 11-S- Alex Calli­ni­cos

Las gue­rras que empe­za­ron tras el 11‑S supues­ta­men­te iban a mos­trar el poder de EEUU al mun­do, pero han hecho lo con­tra­rio. Los ata­ques en Nue­va York y Washing­ton el 11 de sep­tiem­bre de 2001 pare­cían venir lite­ral­men­te de la nada, con la muer­te llo­vien­do des­de un cie­lo cla­ro de sep­tiem­bre. Los polí­ti­cos y la pren­sa decla­ra­ron que estos hechos habían cam­bia­do el mun­do com­ple­ta­men­te. Pero ¿cómo apa­re­cen aho­ra?

El ata­que con­tra EEUU se había esta­do incu­ban­do duran­te una déca­da. Al Qae­da jun­tó isla­mis­tas radi­ca­les de dife­ren­tes ámbi­tos, espe­cial­men­te en la gue­rra de gue­rri­llas con­tra la ocu­pa­ción sovié­ti­ca de Afga­nis­tán y en la fra­ca­sa­da cam­pa­ña con­tra el régi­men de Hos­ni Muba­rak en Egip­to. Bajo el lide­raz­go de Osa­ma Bin Laden, Al Qae­da seña­ló a EEUU como el garan­te de varios de los regí­me­nes ára­bes que que­ría derro­car. Los con­se­je­ros de la inte­li­gen­cia de EEUU, Strat­for, argu­men­ta­ron poco des­pués del 11‑S que si EEUU reac­cio­na­ba ata­can­do a “múl­ti­ples paí­ses musul­ma­nes” ser­vi­ría a los “dos obje­ti­vos estra­té­gi­cos” de Al Qae­da:

“Pri­me­ro, ago­tar a EEUU estra­té­gi­ca­men­te ade­más de ope­ra­cio­nal­men­te, glo­bal­men­te ade­más de local­men­te, al for­zar­lo a com­pro­me­ter­se más allá de sus habi­li­da­des mili­ta­res. Segun­do, demos­trar al mun­do musul­mán que EEUU es hos­til indis­cri­mi­na­da­men­te con­tra el Islam. Esto, jun­to con el cre­cien­te ago­ta­mien­to mili­tar ame­ri­cano, abri­ría la puer­ta a lo que Al Qae­da desea­ba, tenien­do como resul­ta­do una derro­ta mili­tar de EEUU en el mun­do musul­mán.”

Des­de la pers­pec­ti­va de 2011, pare­ce que Al Qae­da ha logra­do estos obje­ti­vos. Sin embar­go, Al Qae­da no fue el bene­fi­cia­rio. Ha sido mar­gi­na­li­za­do en Afga­nis­tán e Irak y el pro­pio Bin Laden fue ase­si­na­do por EEUU este año.

Dis­tri­bu­ción del poder

Los EEUU caye­ron en la tram­pa que Al Qae­da les había ten­di­do, lo que estu­vo rela­cio­na­do tam­bién con cau­sas a lar­go pla­zo. El derrum­be de la URRS dejó a EEUU apa­ren­te­men­te como la poten­cia domi­nan­te glo­bal­men­te, la “super­po­ten­cia soli­ta­ria”. Pero el pro­ce­so glo­bal de acu­mu­la­ción de capi­tal esta­ba cam­bian­do des­pia­da­da­men­te la dis­tri­bu­ción del poder eco­nó­mi­co en pre­jui­cio de EEUU. A fina­les de los años 90, el inte­lec­tual neo­con­ser­va­dor Paul Wol­fo­witz com­pa­ró el fin del siglo XX al del siglo XIX. De nue­vo la emer­gen­cia de nue­vas poten­cias, gra­cias al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, esta­ba des­es­ta­bi­li­zan­do al sis­te­ma inter­na­cio­nal.

Una de las ven­ta­jas prin­ci­pa­les que tenía EEUU des­pués de la Gue­rra Fría era su apa­ren­te supe­rio­ri­dad mili­tar abru­ma­do­ra. Duran­te los años 90, las admi­nis­tra­cio­nes de Geor­ge Bush y Bill Clin­ton acu­die­ron cada vez más al poder mili­tar para resol­ver las cri­sis –en Irak, Soma­lia, Bos­nia y Koso­vo – . La gue­rra con­tra Irak de 1991 fue auto­ri­za­da por la ONU. Pero, cada vez más frus­tra­do por Rusia y Chi­na en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, EEUU recu­rrió a la acción mili­tar uni­la­te­ral, nor­mal­men­te secun­da­do leal­men­te por Gran Bre­ta­ña.

Ejér­ci­tos

En 1999, el inte­lec­tual con­ser­va­dor esta­dou­ni­den­se Samuel Hun­ting­ton escri­bió: “Mien­tras Esta­dos Uni­dos a menu­do con­de­nan a varios paí­ses como ‘Esta­dos cana­llas’, des­de el pun­to de vis­ta de muchos paí­ses, se vuel­ve la super­po­ten­cia cana­lla”. Des­pués de que Geor­ge W. Bush fue­ra pre­si­den­te en enero de 2001, estas ten­den­cias se fue­ron radi­ca­li­zan­do. Su admi­nis­tra­ción esta­ba lle­na de patrio­tas de dere­chas como el vice­pre­si­den­te Dick Che­ney y el secre­ta­rio de Defen­sa Donald Rums­feld, y neo­con­ser­va­do­res como Wol­fo­witz, que fue nom­bra­do sub­di­rec­tor de Rums­feld. Muchos eran par­ti­da­rios del Pro­yec­to para el Nue­vo Siglo Ame­ri­cano. Esta estra­te­gia fue for­mu­la­da en 1997 por la dere­cha repu­bli­ca­na para reafir­mar la pri­ma­cía glo­bal de EEUU al expan­dir sus capa­ci­da­des mili­ta­res.

El 11‑S le dio a la dere­cha la opor­tu­ni­dad que bus­ca­ba. La “gue­rra con­tra el terro­ris­mo” que decla­ró Bush tras los ata­ques fue mucho más que un exabrup­to mili­tar al desa­fío de Al Qae­da. Se con­vir­tió en un jue­go ambi­cio­so para per­pe­tuar la hege­mo­nía glo­bal del capi­ta­lis­mo esta­dou­ni­den­se. Aquí, la cla­ve era menos Afga­nis­tán- aun­que EEUU ata­có allí pri­me­ro- que Irak que no tenía nada que ver con el 11‑S.

Al con­tro­lar Irak, EEUU afian­za­ría más su domi­nio en Orien­te Pró­xi­mo. Esto le daría un con­trol más segu­ro sobre lo que el geó­gra­fo y eco­no­mis­ta mar­xis­ta David Har­vey lla­mó el “gri­fo glo­bal de petró­leo”, regu­lan­do el acce­so de poten­cia­les riva­les de Euro­pa y Asia a las reser­vas ener­gé­ti­cas. Suma­do a este obje­ti­vo estra­té­gi­co esta­ba el obje­ti­vo más utó­pi­co –favo­re­ci­do por la rama neo­con­ser­va­do­ra de la admi­nis­tra­ción, pero apo­ya­do con entu­sias­mo por el alia­do leal de Bush, Tony Blair– de “reor­de­nar el mun­do” al uti­li­zar el poder mili­tar de Occi­den­te para des­en­ca­de­nar “revo­lu­cio­nes demo­crá­ti­cas” en el mun­do ára­be.

Pero el jue­go fra­ca­só. Las fuer­zas inva­so­ras de EEUU y Gran Bre­ta­ña rápi­da­men­te ocu­pa­ron Irak en mar­zo de 2003, pero se encon­tra­ron enfren­ta­dos con una inex­tri­ca­ble insur­gen­cia gue­rri­lle­ra. Todas las teo­rías de Rums­feld sobre “gue­rra trans­for­ma­cio­nal”, a tra­vés de alta tec­no­lo­gía y ejér­ci­tos peque­ños, se mos­tró inefi­caz ante la tes­ta­ru­da reali­dad de que el poder mili­tar con­ven­cio­nal no pue­de for­zar la obe­dien­cia de una pobla­ción rebel­de.

Des­truc­ción

Para ven­cer la resis­ten­cia ira­quí, los ocu­pan­tes se apro­ve­cha­ron de las divi­sio­nes entre la mayo­ría de musul­ma­nes chii­ta, repri­mi­dos bajo el régi­men de Sad­dam Hus­sein, y la mino­ría Suní. Esto des­en­ca­de­nó una lógi­ca terro­rí­fi­ca de gue­rra civil y lim­pie­za étni­ca que ame­na­zó tan­to a Irak como a la pro­pia ocu­pa­ción extran­je­ra.

Un cam­bio en las tác­ti­cas de EEUU en 2007 – 8 even­tual­men­te lle­vó un mayor gra­do de esta­bi­li­dad a Irak. No fue una vic­to­ria mili­tar sino un acuer­do polí­ti­co que incor­po­ró a la mayor par­te de insur­gen­tes suníes, pero dejó el poder en manos de los par­ti­dos isla­mis­tas chii­tas ali­nea­dos estre­cha­men­te con Irán, lo que fue un enor­me per­can­ce geo­po­lí­ti­co para EEUU.

Barack Oba­ma suce­dió a Bush en enero de 2009 pro­me­tien­do la reti­ra­da de tro­pas de Irak y la inten­si­fi­ca­ción de la gue­rra en Afga­nis­tán. Allí tam­bién EEUU y sus alia­dos de la OTAN están enre­da­dos en una gue­rra que no pue­den ganar con­tra los alia­dos anti­guos de Al Qae­da, los tali­ba­nes, dema­sia­do pro­fun­da­men­te entre­la­za­dos en la socie­dad del sur de Afga­nis­tán como para ser aplas­ta­dos por los ocu­pan­tes. Así, la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo”, que supues­ta­men­te iba a pro­fun­di­zar la hege­mo­nía glo­bal de EEUU, ha ace­le­ra­do este decli­ve.

Pero esa es solo una de las fuer­zas que están pro­du­cien­do esta ten­den­cia. La cri­sis eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra glo­bal es vis­ta amplia­men­te como el fra­ca­so del capi­ta­lis­mo anglo­sa­jón de mer­ca­do libre, lo que la admi­nis­tra­ción de Bush pro­cla­ma­ba como el “úni­co mode­lo sos­te­ni­ble de éxi­to nacio­nal”. El recien­te estan­ca­mien­to de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se ha con­tras­ta­do cla­ra­men­te con la recu­pe­ra­ción rápi­da de Chi­na, hoy la segun­da eco­no­mía más gran­de del mun­do. La cri­sis ha ace­le­ra­do el reali­nea­mien­to de las rela­cio­nes geo­po­lí­ti­cas mun­dia­les para aco­mo­dar el poder de Chi­na.

Una his­to­ria cor­ta que ilus­tra este cam­bio fue la reve­la­ción en el mes pasa­do de que las auto­ri­da­des pakis­ta­níes per­mi­tie­ron que inge­nie­ros chi­nos exa­mi­na­ran el heli­cóp­te­ro Black Hawk que se estre­lló duran­te el asal­to para matar a Bin Laden. Inclu­so un alia­do tan cer­cano a EEUU como Pakis­tán se sien­te capaz de acer­car­se y favo­re­cer a Chi­na.

Mien­tras tan­to, la demo­cra­cia ha lle­ga­do a Orien­te Pró­xi­mo –no gra­cias a EEUU o Al Qae­da, sino median­te las revo­lu­cio­nes que derrum­ba­ron a los regí­me­nes clien­tes de Occi­den­te en Egip­to y Túnez – . La inter­ven­ción de la OTAN en Libia es un inten­to deses­pe­ra­do y pare­ce que infruc­tuo­so por par­te de Washing­ton para recu­pe­rar la ini­cia­ti­va.

La deter­mi­na­ción de Oba­ma de empe­zar la reti­ra­da de las tro­pas esta­dou­ni­den­ses de Afga­nis­tán es un refle­jo de, entre otras cosas, un reco­no­ci­mien­to de que la estra­te­gia glo­bal de EEUU tie­ne que reen­fo­car­se para con­tra­rres­tar el auge de Chi­na. Esto no quie­re decir que la “gue­rra con­tra el terro­ris­mo” ha aca­ba­do ‑el des­plie­gue de los bom­bar­de­ros “pre­da­do­res” y fuer­zas espe­cia­les con­ti­nua­rá en paí­ses des­afor­tu­na­dos como Pakis­tán y Yemen. Y la legis­la­ción domes­ti­ca anti-terro­ris­ta es dema­sia­do útil como para des­mon­tar­la. Pero ya nadie se ima­gi­na que el siglo XXI per­te­ne­ce­rá a Amé­ri­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *