La lar­ga men­ti­ra del 12 de octu­bre- Mikel Arizaleta

1.- Un cuen­to largo

Dicen que fue un 2 de enero del año 40: dicen que la vir­gen, toda­vía en vida, es tras­la­da­da por los ánge­les a Cesa­rau­gus­ta por­tan­do con­si­go una columna.

Dicen que el hecho está escri­to en un códi­ce del siglo XIII. “Suce­dió en otros tiem­pos, in ello tem­po­re… Afir­man y pre­di­can que la fies­ta del Pilar tie­ne su fun­da­men­to en hechos his­tó­ri­cos. Eso es rotun­da­men­te fal­so, fal­so de arri­ba aba­jo. Será fies­ta, habrá ofren­das flo­ra­les, se can­ta­rán jotas, des­fi­la­rá la tro­pa, se besa­rá el pedes­tal, habrá cien mil misas, corri­das y matan­zas de toros… pero el sus­ten­to his­tó­ri­co es legen­da­rio. Más cla­ro: No suce­dió nada de lo que dicen”.

Toda­vía en el 2011 el Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia de Anda­lu­cía (TSJA) des­es­ti­mó el recur­so de dos guar­dias civi­les que pedían la reti­ra­da de una ima­gen de la Vir­gen del Pilar del cuar­tel de Almo­dó­var del Río (Cór­do­ba). “En reali­dad, tras­cien­de el ámbi­to de lo pura­men­te reli­gio­so para adqui­rir otra dimen­sión que es más his­tó­ri­ca que otra cosa. O dicho de otro modo, lo que hay es una tra­di­ción his­tó­ri­ca que supo­ne que la acep­ta­ción del empleo del icono mariano no se haga por razo­nes de pro­fe­sión de cul­to, situán­do­se en un plano don­de jue­gan otros refe­ren­tes sim­bó­li­cos o emo­cio­na­les que no tie­nen por qué con­tac­tar con el hecho reli­gio­so en sí mis­mo”, reza la sen­ten­cia de la Sec­ción Cuar­ta de la Sala de lo Con­ten­cio­so Administrativo.

2.- El bau­ti­zo de una rapiña

La ley 181987 (BOE 2411897) «esta­ble­ce el Día de la Fies­ta Nacio­nal de Espa­ña en el 12 de octu­bre» y pres­cin­de de la deno­mi­na­ción Día de la Hispanidad.

En 1926 pro­pu­so el cura espa­ñol Zaca­rías de Viz­ca­rra que “His­pa­ni­dad” sus­ti­tu­ye­ra a “Raza”. En 1934 Rami­ro de Maez­tu escri­bió un libro “En defen­sa de la His­pa­ni­dad”. Y Una­muno pre­fie­re “His­pa­ni­dad” a “Espa­ño­li­dad”. Y, por fin, por decre­to de la Pre­si­den­cia del Gobierno se esta­ble­ce el 9 de enero de 1958 que: «Dada la enor­me tras­cen­den­cia que el 12 de Octu­bre sig­ni­fi­ca para Espa­ña y todos los pue­blos de Amé­ri­ca His­pa­na, el 12 de Octu­bre será fies­ta nacio­nal, bajo el nom­bre de Día de la Hispanidad.»

Por el Real Decre­to 32171981, publi­ca­do en el Bole­tín a ini­cios del 82 se bau­ti­za el 12 de octu­bre como «Fies­ta Nacio­nal de Espa­ña y Día de la Hispanidad”

La deno­mi­na­ción del 12 de octu­bre como Día de la Raza, des­ti­na­da a “exte­rio­ri­zar la inti­mi­dad espi­ri­tual exis­ten­te entre la Nación des­cu­bri­do­ra y civi­li­za­do­ra y las for­ma­das en el sue­lo ame­ri­cano”, fue crea­da por el ex minis­tro espa­ñol Faus­tino Rodrí­guez-San Pedro, Pre­si­den­te de la Unión Ibe­ro-Ame­ri­ca­na, que en 1913 pen­só en una cele­bra­ción que unie­se a Espa­ña e Ibe­ro­amé­ri­ca, eli­gien­do para ello el día 12 de octubre

La Unión cele­bró por pri­me­ra vez la «Fies­ta de la Raza Espa­ño­la» en 1914 y se trans­for­mó en fies­ta nacio­nal por ley de Alfon­so XIII el 15 de junio de 1918

3.- Car­los Mamani

Comen­ta a este res­pec­to el boli­viano Car­los Mama­ni, uno de aque­llos 33 mine­ros atra­pa­dos en la mina san José en Chi­le el año pasa­do, que “has­ta antes de la veni­da de Colón a esta par­te del mun­do, a las gen­tes y a las nacio­nes no se les lla­ma­ban indias; iden­ti­da­des y desa­rro­llos pro­pios mar­ca­ban una con­vi­ven­cia cuyos prin­ci­pios, están sien­do gra­dual­men­te recons­ti­tui­dos, reva­lo­ra­dos y pues­tos en agen­da. El asom­bro de Colón por la cali­dad de gen­tes con que se encon­tró en el lejano año de 1492, al des­cu­brir la gene­ro­si­dad con que los nati­vos inter­cam­bia­ban sus pro­duc­tos entre ellos el oro, se tro­có en mali­cia: dejó de ser un mer­ca­der y se con­vir­tió en sal­tea­dor. Para el expo­lio se sir­vió de la vio­len­cia y el terror sin límites.

Se jus­ti­fi­có el robo median­te razo­nes racis­tas, por la “des­nu­dez del indio”, que según Colón care­cía de dios, de ley y de rey; era un obje­to del que podía dis­po­ner a su anto­jo. Años más tar­de Ginés de Sepúl­ve­da escri­bió un tra­ta­do sobre las jus­tas cau­sas de la gue­rra con­tra los indios don­de esta­ble­ció que la rela­ción entre espa­ñol e indio era la del caza­dor y su pre­sa. La angu­rria, la codi­cia de los euro­peos encon­tró sus­ten­to en oscu­ras creen­cias reli­gio­sas y en la lega­li­dad de una monar­quía poseí­da por el fana­tis­mo, los reyes cató­li­cos. Para la extrac­ción del oro de las minas y lava­de­ros de la isla de Hai­tí (La Espa­ño­la) Colón y sus secua­ces aca­ba­ron con nada menos que la vida de 3.500.000 per­so­nas, como fue tes­ti­mo­nia­do por Bar­to­lo­mé de las Casas. Her­nán Cor­tés como Fran­cis­cos Piza­rro no hicie­ron más que mejo­rar esa pri­me­ra expe­rien­cia. La car­ni­ce­ría, como la ocu­rri­da el 16 de noviem­bre de 1532 cuan­do fue secues­tra­do el Inka Ata­wall­pa, fue el méto­do para el escar­mien­to, la des­per­so­na­li­za­ción y la humi­lla­ción de la víctima.

En los ini­cios de la inva­sión, nin­gún pue­blo ni nin­gu­na auto­ri­dad tenía por qué hacer caso de unos atra­bi­lia­rios vaga­bun­dos, ellos se pre­sen­ta­ban en nom­bre de “dios” y de des­co­no­ci­dos gober­nan­tes, y acto segui­do exi­gían el oro y cuan­ta cosa pre­cio­sa hubie­re, ade­más de víve­res, que se los gas­ta­ban en una orgía de fes­ti­nes. La indi­fe­ren­cia y la ofen­sa legí­ti­ma enton­ces eran cali­fi­ca­das por los extran­je­ros de suble­va­ción, rebel­día, trai­ción, odio, etc. Se vic­ti­mi­za­ban para dar rien­da suel­ta a sus ins­tin­tos cri­mi­na­les y latrocinio”.

El 12 de octu­bre: o cómo hacer de una tra­ge­dia y un saqueo una fies­ta, o cómo fabri­car con un cuen­to un altar de men­ti­ra y enga­ño. Nada extra­ño que el pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez y el enton­ces Minis­tro de Edu­ca­ción Supe­rior Manuel Mon­ca­da se ade­lan­ten en el 2002 al 12, y deno­mi­nen el 11 de octu­bre como el Día de la resis­ten­cia indigna.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.