El día de la vic­to­ria- Sabino Cua­dra Lasarte

En el día de hoy, cau­ti­vo y des­ar­ma­do el Ejér­ci­to Rojo, han alcan­za­do las tro­pas nacio­na­les sus últi­mos obje­ti­vos mili­ta­res. La gue­rra ha ter­mi­na­do. Fir­ma­do: El Gene­ra­lí­si­mo Fran­co». Bur­gos, 1 de abril de 1939. En el Madrid sitia­do de 1939, des­de el pro­pio ban­do repu­bli­cano, el coro­nel Casa­do dio un gol­pe de esta­do con­tra el gobierno de Negrín. Con­tra­rio a la pro­lon­ga­ción de la gue­rra, pre­ten­dió nego­ciar unas míni­mas con­di­cio­nes para la ren­di­ción. Vana ilu­sión. El míni­mo exi­gi­do por Fran­co era la ren­di­ción incon­di­cio­nal. El gol­pe de Casa­do supu­so la des­ar­ti­cu­la­ción de la defen­sa de Madrid y la entra­da en la ciu­dad de las tro­pas fas­cis­tas. Casa­do huyó a Valen­cia y de allí salió al exi­lio. La capi­tal del Turia cae­ría poco des­pués y el 1 de abril Fran­co dic­ta­ría des­de Bur­gos su «últi­mo par­te de guerra».

Con­tra­ria­men­te a lo afir­ma­do, la gue­rra no ter­mi­nó. Des­apa­re­ció uno de sus ban­dos, el per­de­dor, pero el otro siguió acti­vo. Comen­za­ron ‑pro­si­guie­ron- los fusi­la­mien­tos, los jui­cios mili­ta­res, las lar­gas con­de­nas, la repre­sión social, los tra­ba­jos for­za­dos, el expo­lio de los ven­ci­dos, el acei­te de ricino, las depu­ra­cio­nes, la supre­sión de todo atis­bo de liber­ta­des… Duran­te casi cua­ren­ta años, y has­ta sus últi­mos días, la dic­ta­du­ra fran­quis­ta siguió sen­ten­cian­do a muer­te (los últi­mos, Puig Antich, Txi­ki, Otae­gi y los del FRAP,…) e impo­nien­do en la calle su ley y orden por medio de tri­cor­nios, poli­cías e incon­tro­la­dos: Gas­teiz, Mon­te­ju­rra, sema­na pro-amnis­tía de 1977…

Des­de las can­si­nas filas del PP y algu­nos sec­to­res del PSOE se habla tam­bién hoy de ren­di­cio­nes incon­di­cio­na­les: «lo úni­co a plan­tear es la diso­lu­ción de ETA y la entre­ga de sus armas; todo lo demás son zaran­da­jas». Hacien­do caso omi­so de las expe­rien­cias acu­mu­la­das en pro­ce­sos arma­dos más o menos cer­ca­nos o leja­nos (Irlan­da, Sudá­fri­ca, Cen­troa­mé­ri­ca…), se afir­ma que no hay nada que nego­ciar ni bajar guar­dia algu­na «has­ta con­se­guir la total des­apa­ri­ción de la ban­da». Sue­ñan, en el fon­do, con poder dic­tar un par­te de gue­rra simi­lar al de Fran­co: «En el día de hoy, cau­ti­va y des­ar­ma­da la ban­da terro­ris­ta ETA, han alcan­za­do las fuer­zas de la poli­cía y la guar­dia civil sus últi­mos obje­ti­vos mili­ta­res. La gue­rra ha terminado».

Sin embar­go, como a Fran­co, no hay que hacer­les caso alguno. Si la ren­di­ción se die­ra, ésta no sería sufi­cien­te para ellos. Des­pués de con­se­gui­da, habla­rían de una nece­sa­ria «cua­ren­te­na» de dura­ción inde­ter­mi­na­da y man­ten­drían, por si aca­so, su Audien­cia Nacio­nal y su legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta, su Ley de Par­ti­dos, la exi­gen­cia del cum­pli­mien­to de sus penas para todos los pre­sos y pre­sas. Al igual que en la dic­ta­du­ra, lle­na­rían nues­tras pla­zas y calles con pla­cas y monu­men­tos a sus caí­dos por dios y por Espa­ña y nom­bres como los de Carre­ro Blan­co y Meli­tón Man­za­nas, «víc­ti­mas ino­cen­tes del fana­tis­mo de ETA», vol­ve­rían a apa­re­cer en los calle­je­ros de nues­tras ciu­da­des y pue­blos. Como guin­da, por supues­to, el inde­pen­den­tis­mo segui­ría sien­do vigi­la­do y recor­ta­do por ser fuen­te de fana­tis­mo, irra­cio­na­li­dad y violencia.

Enri­que Rodrí­guez Galin­do, José Barrio­nue­vo, Rafael Vera, José Ame­do, Julen Elo­rria­ga, Ricar­do Gar­cía Dam­bo­re­nea, Michel Domín­guez, Miguel Plan­chue­lo y toda la cor­te celes­tial del GAL, a pesar de ser con­de­na­dos a varios cien­tos de años de pri­sión, no lle­ga­ron a cum­plir ni siquie­ra un diez por cien­to de las penas de cár­cel que les fue­ron impues­tas. Y al «señor X», des­co­no­ci­do per­so­na­je seña­la­do por Gar­zón en su sen­ten­cia como alguien situa­do por enci­ma de todos estos poli­cías, comi­sa­rios, gober­na­do­res civi­les, gene­ra­les y minis­tros (¿quién demo­nios podría osten­tar un ran­go supe­rior al de todos estos altos car­gos?), ni siquie­ra le cayó un tirón de orejas.

La Fun­da­ción Eus­kal Memo­ria, dedi­ca­da a la recu­pe­ra­ción y divul­ga­ción de la His­to­ria de Eus­kal Herria, ha cifra­do en 474 las víc­ti­mas de la repre­sión habi­da en nues­tro pue­blo por la Poli­cía, Guar­dia Civil, orga­ni­za­cio­nes para­po­li­cia­les o de extre­ma dere­cha… Las víc­ti­mas no son pues, tal como afir­ma un par­cial e intere­sa­do dis­cur­so, las ocho­cien­tas y pico cau­sa­das por ETA, sino las 1.300 resul­tan­tes de la suma ante­rior. Y víc­ti­mas son tam­bién no sólo las per­so­nas y car­gos que han teni­do que vivir bajo el temor de ser obje­to de un aten­ta­do, sino tam­bién todas aque­llas otras que han pade­ci­do tor­tu­ras o malos tra­tos, sufri­do exi­lio o han sido con­de­na­das a lar­gas penas de cár­cel bajo duros regí­me­nes de dis­per­sión y aislamiento.

Evi­den­te­men­te, no se tra­ta de jugar a poner en una balan­za las unas y las otras y ver cuál de ellas pesa más, sino de enten­der que todas han sido con­se­cuen­cias dolo­ro­sas de un con­flic­to que es pre­ci­so cerrar y que, por for­tu­na, es posi­ble hacer­lo hoy en el mar­co de la nue­va situa­ción abier­ta en Eus­kal Herria. Para ello, por supues­to, es pre­ci­so des­car­tar cual­quier idea refe­ren­te a la nece­si­dad de exi­gir «ren­di­cio­nes incon­di­cio­na­les» o cele­brar «días de la vic­to­ria», y pasar a tra­ba­jar por crear mar­cos que posi­bi­li­ten el diá­lo­go y el enten­di­mien­to y, como con­se­cuen­cia de ello, el reco­no­ci­mien­to y la reparación.

La abe­rran­te sen­ten­cia sobre el lla­ma­do caso Bate­ra­gu­ne y el man­te­ni­mien­to del des­pro­pó­si­to que supo­nen los jui­cios a cele­brar en las pró­xi­mas sema­nas y meses (Ekin, Segi, Aska­pe­na…) cami­nan en una direc­ción con­tra­ria a la que en estos momen­tos es pre­ci­so seguir. El con­ver­tir a dele­ga­dos del Gobierno, fis­ca­lías, abo­ga­cías del Esta­do y jue­ces en ins­tru­men­tos de una polí­ti­ca inqui­si­to­rial de potro, con­de­na y hogue­ra es algo que debe ser des­ac­ti­va­do de inme­dia­to si se quie­re real­men­te avan­zar por el buen camino.

Por últi­mo, es pre­ci­so seña­lar tam­bién que, con toda la impor­tan­cia que pue­da tener en estos momen­tos el dis­cre­to tra­ba­jo a rea­li­zar por exper­tos, polí­ti­cos y media­do­res, la con­quis­ta de la paz sólo va a ser posi­ble si cre­ce la pre­sión social y polí­ti­ca ‑tam­bién la elec­to­ral a la vis­ta de la pró­xi­ma cita de noviem­bre- favo­ra­ble a la mis­ma. Las exi­gen­cias y movi­li­za­cio­nes socia­les y ciu­da­da­nas en torno a este obje­ti­vo, así como tam­bién las ini­cia­ti­vas ins­ti­tu­cio­na­les que pue­dan adop­tar­se (ayun­ta­mien­tos, par­la­men­tos…) pue­den ser cru­cia­les en este momento.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *