500 años des­de la inva­sión de Nava­rra; 200 años des­de las Cor­tes de Cádiz- Erai­kun­tza (Gru­po de historia[email protected] socialistas)

En 1512 Fer­nan­do de Ara­gón tomó la deci­sión de aca­bar con uno de los dos rei­nos penin­su­la­res que con­ser­va­ban su inde­pen­den­cia des­pués de que la expan­sión cas­te­llano-ara­go­ne­sa, en el siglo ante­rior, hubie­ra des­trui­do el rei­no naza­ri­ta de Gra­na­da en 1492. Con el otro rei­no que había resis­ti­do a la expan­sión cas­te­lla­na ya des­de el siglo XIV- el rei­no de Por­tu­gal- que había ven­ci­do a la tro­pas inva­so­ras cas­te­lla­nas en la bata­lla deci­si­va de Alju­ba­rro­ta en 1385, des­pués de des­car­tar nue­vas aven­tu­ras mili­ta­res, Isa­bel de Cas­ti­lla y Fer­nan­do de Ara­gón, opta­ron por una hábil polí­ti­ca matri­mo­nial que creían que les ase­gu­ra­ría un rela­ti­vo con­trol en las deci­sio­nes polí­ti­cas del rei­no lusi­tano. Los por­tu­gue­ses eran cier­ta­men­te duros de roer y más que eso. Des­de que los reyes de la dinas­tía de los Avis apo­ya­ran los intere­ses atlán­ti­cos de la bur­gue­sía comer­cial lis­boe­ta fren­te a los con­ti­nen­ta­les y agrí­co­las de la alta noble­za, Por­tu­gal se había con­ver­ti­do en el prin­ci­pal rival de Cas­ti­lla como cabe­za de la expan­sión euro­pea del siglo XV y los comien­zos de lo que Wallers­tein deno­mi­na el Sis­te­ma de Economía-Mundo.

Pero el rei­no de Nava­rra con­tra­ria­men­te a Por­tu­gal, no con­ta­ba con recur­sos sufi­cien­tes para fre­nar al enor­me poder mili­tar cas­te­llano-ara­go­nés. En reali­dad Nava­rra, bajo la casa de Foix, cons­ti­tuía un peque­ño esta­do pire­nai­co cuyas cla­ses diri­gen­tes habían per­di­do hacía ya tiem­po la carre­ra por la expan­sión terri­to­rial y comer­cial. Alia­da de Fran­cia, el prin­ci­pal enemi­go de Ara­gón en la gue­rra por el con­trol del Medi­te­rrá­neo occi­den­tal, Nava­rra sería fácil­men­te devo­ra­da por aque­llas fuer­zas que cons­ti­tuían la pri­me­ra línea de expan­sión del pujan­te capi­ta­lis­mo mer­can­til, podría­mos decir que por su fren­te polí­ti­co-mili­tar. El 21 de julio de 1512 comen­za­ba la invasión.

Tras la vic­to­ria mili­tar del Duque de Alba al fren­te de las tro­pas cas­te­lla­nas de ocu­pa­ción, Nava­rra fue incor­po­ra­da a la Coro­na de Cas­ti­lla y no a la Coro­na de Ara­gón, lo que evi­den­cia el esca­so inte­rés que Fer­nan­do tenía sobre este peque­ño rei­no, al menos de for­ma directa.

Nava­rra se incor­po­ra­ba así a una Coro­na que cons­ti­tuía el más impo­nen­te poder mili­tar en la Euro­pa de la pri­me­ra mitad del qui­nien­tos y que repre­sen­ta­ba en ese momen­to la van­guar­dia de la deno­mi­na­da “Expan­sión Euro­pea” por el Nue­vo Mun­do. Aun­que la reali­dad de la bru­ta­li­dad y la cruel­dad de la impo­si­ción cas­te­lla­na en el Con­ti­nen­te Ame­ri­cano cons­ti­tu­yan una de las mayo­res atro­ci­da­des de la His­to­ria de la Huma­ni­dad, lo cier­to es que la polí­ti­ca colo­nial y en gene­ral la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de la Monar­quía Cas­te­lla­na fue abso­lu­ta­men­te con­tra­pro­du­cen­te para los intere­ses de aque­llas fuer­zas socio­eco­nó­mi­cas (la bur­gue­sía comer­cial y manu­fac­tu­re­ra) que en ese momen­to se mani­fes­ta­ban como emer­gen­tes en sus terri­to­rios. Al con­tra­rio que los Tudor en Ingla­te­rra o que las auto­ri­da­des polí­ti­cas loca­les fla­men­cas, la Coro­na de Cas­ti­lla solo se preo­cu­pó por los intere­ses expor­ta­do­res de la alta noble­za (expor­ta­ción de mate­rias pri­mas, espe­cial­men­te lana pro­ce­den­te del pode­ro­so Hon­ra­do Con­ce­jo de la Mes­ta) con­vir­tien­do así, de for­ma para­dó­ji­ca, a los terri­to­rios que englo­ba­ba la Coro­na (epi­cen­tro de la expan­sión euro­pea) en una zona de la peri­fe­ria eco­nó­mi­ca del nacien­te nue­vo sis­te­ma de Eco­no­mía-Mun­do. Es un momen­to en que el carác­ter de los inter­cam­bios comer­cia­les de este nue­vo sis­te­ma se comen­za­ba a defi­nir: las regio­nes que expor­tan exclu­si­va­men­te mate­rias pri­mas y pro­duc­tos agrí­co­las como zonas domi­na­das; y las regio­nes que pro­du­cen manu­fac­tu­ras, espe­cial­men­te en aque­llas don­de se desa­rro­lla­ra el Put­ting Out Sys­tem, que son aque­llas en las que se rea­li­za la acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va de capi­tal, como zonas domi­nan­tes. No es nues­tra inten­ción, des­de lue­go, entrar en este artícu­lo en el deba­te, abier­to aun hoy, entre dis­tin­tas corrien­tes his­to­rio­grá­fi­cas sobre las con­di­cio­nes que hicie­ron posi­ble el triun­fo del capi­ta­lis­mo mer­can­til (gra­do de desa­rro­llo de los inter­cam­bios comer­cia­les y/​o gra­do de diso­lu­ción de las for­mas feu­da­les de pro­duc­ción e irrup­ción del capi­ta­lis­mo agra­rio. (Véa­se el deba­te entre Paul Sweezy, Mau­ri­ce Dobb, Takahashi, Hil­ton, Hill y Lefeb­vre; el Deba­te Bren­ner o los tra­ba­jos de Wallers­tein etc.). De cual­quier for­ma los des­ti­nos eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos de Nava­rra que­da­rían supe­di­ta­dos a los intere­ses de las vie­jas cla­ses nobi­lia­rias diri­gen­tes cas­te­lla­nas y de la pro­pia Coro­na de Cas­ti­lla y, como el res­to de los terri­to­rios some­ti­dos a las deci­sio­nes polí­ti­cas de esta Coro­na, cono­ce­ría en los siglos siguien­tes las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y socia­les de tales estrategias.

Así, mien­tras en algu­nos terri­to­rios de la Coro­na de Ara­gón, espe­cial­men­te en Cata­lu­ña, se desa­rro­lla­rá un flo­re­cien­te flu­jo de inter­cam­bios basa­do en la expor­ta­ción de manu­fac­tu­ras tex­ti­les alta­men­te com­pe­ti­ti­vas (p.e. los paños negros) o manu­fac­tu­ras de coral des­ti­na­das al mer­ca­do sun­tua­rio, manu­fac­tu­ras de vidrio etc. que refle­ja­ba la pujan­te acti­vi­dad manu­fac­tu­re­ra cata­la­na, en Cas­ti­lla la indus­tria tex­til que había demos­tra­do tan­ta vita­li­dad en el siglo XV se hun­día irre­me­dia­ble­men­te, víc­ti­ma de los intere­ses expor­ta­do­res de la selec­ta mino­ría diri­gen­te de los gran­des posee­do­res de tie­rras y ganados.

Des­pués de la Gue­rra de Suce­sión a comien­zos del siglo XVIII, el recién entro­ni­za­do Bor­bón, Feli­pe V tra­tó de cas­te­lla­ni­zar todos los rei­nos his­pá­ni­cos, inten­tan­do liqui­dar el pac­tis­mo ara­go­nés y some­ter­lo a las auto­ri­ta­rias leyes cas­te­lla­nas. Solo las Pro­vin­cias Vas­con­ga­das y Nava­rra con­ser­va­rían sus fue­ros y una rela­ti­va auto­no­mía. Pero, aun­que deter­mi­na­das leyes y deci­sio­nes polí­ti­cas pue­den fre­nar y has­ta liqui­dar el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, como ocu­rrió en los terri­to­rios de la Coro­na de Cas­ti­lla en el siglo XVI, no es fácil, una vez estas han des­pe­ga­do, fre­nar los pro­ce­sos socia­les a tra­vés de sim­ples decre­tos. A fina­les del siglo XVIII la empren­de­do­ra bur­gue­sía comer­cial cata­la­na se dedi­ca­ría al arrien­do de ren­tas feu­da­les y, tras la caí­da del volu­men de estas, inver­ti­ría los capi­ta­les agra­rios acu­mu­la­dos en la fabri­ca­ción de india­nas, sen­tan­do así las bases de la indus­tria­li­za­ción en Cata­lu­ña (Vilar, P. 1962; Nadal, J 1975). Mien­tras tan­to en Nava­rra, como en los demás terri­to­rios incor­po­ra­dos a la auto­ri­ta­ria Coro­na de Cas­ti­lla, el domi­nio de la vie­ja aris­to­cra­cia terra­te­nien­te cas­te­lla­na era casi abso­lu­to. Las exten­sas pose­sio­nes de la casa de Alba o de la Casa de Albur­quer­que, entre otras, en diver­sas zonas nava­rras dan sobra­do tes­ti­mo­nio de ello. De hecho el Con­se­jo de Nava­rra, a pesar de ser la úni­ca ins­ti­tu­ción del sis­te­ma poli­si­no­dial de los Aus­trias en los siglos XVI y XVII que tenía su sede fue­ra de Cas­ti­lla, estan­do ubi­ca­do en Pam­plo­na, tra­ba­jó, como el res­to de los con­se­jos del sis­te­ma, gene­ral­men­te a favor de los intere­ses de las éli­tes cas­te­lla­nas, for­ma­das prin­ci­pal­men­te por la Gran­de­za de Cas­ti­lla, a la que por cier­to, jun­to con las casas de Alba, Albur­quer­que, Medi­na Sido­nia, Mon­dé­jar, Infan­ta­do… etc. per­te­ne­cía el con­des­ta­ble de Nava­rra, es decir, el con­de de Lerín, ver­da­de­ro artí­fi­ce del some­ti­mien­to de la socie­dad nava­rra a las nue­vas auto­ri­da­des de ocu­pa­ción. La sumi­sión a estas pode­ro­sas fami­lias de los fun­cio­na­rios de la admi­nis­tra­ción del rei­no no fue, ni mucho menos, una tarea difí­cil. Pero tam­bién es pre­ci­so recor­dar aquí, que el ascen­so de la bur­gue­sía nava­rra como cla­se domi­nan­te se hizo pre­ci­sa­men­te bajo estas con­di­cio­nes jurí­di­co-polí­ti­cas de subor­di­na­ción a la oli­gar­quía castellana.

No vamos a engor­dar aquí los mitos del nacio­na­lis­mo bur­gués ocul­tan­do el hecho incon­tro­ver­ti­ble de que en la inva­sión de Nava­rra par­ti­ci­pa­ron fuer­zas mili­ta­res for­ma­das por ala­ve­ses y gui­puz­coa­nos. Ambos terri­to­rios (las actua­les Gipuz­koa y Ara­ba) per­te­ne­cían a la Coro­na de Cas­ti­lla en 1512 y des­de mucho tiem­po atrás. Este hecho no con­tra­di­ce real­men­te nues­tra tesis de que con la ocu­pa­ción de Nafa­rroa se con­su­mó la con­quis­ta cas­te­lla­na de Hego Eus­kal Herria y de que tal con­quis­ta fue abso­lu­ta­men­te nega­ti­va para los intere­ses de las mayo­rías socia­les vasco-navarras.

Debe­mos par­tir cier­ta­men­te, jun­to con los his­to­ria­do­res del nacio­na­lis­mo espa­ñol, de la ausen­cia de “con­cien­cia nacio­nal” vas­ca en el siglo XVI. ¡Natu­ral­men­te! Como tam­po­co exis­tía una “con­cien­cia nacio­nal” espa­ño­la o fran­ce­sa. El sur­gi­mien­to de la con­cien­cia nacio­nal no es ni pue­de ser ante­rior a la apa­ri­ción del con­cep­to de “nación” como enti­dad polí­ti­ca, y este no apa­re­ce his­tó­ri­ca­men­te has­ta el siglo XVIII, y está direc­ta­men­te vin­cu­la­do al triun­fo his­tó­ri­co de la bur­gue­sía en Euro­pa. Es sor­pren­den­te obser­var con cuan­ta faci­li­dad se des­mo­ro­nan casi todos los “héroes nacio­na­les” medie­va­les o de la Edad Moder­na, recrea­dos por los ideó­lo­gos de la bur­gue­sía triun­fan­te del siglo XIX, cuan­do vemos que sus “enemi­gos” resul­tan ser rei­nos o for­ma­cio­nes esta­ta­les feu­da­les, que pos­te­rior­men­te se cons­ti­tu­ye­ron en par­te, con su volun­tad o con­tra ella, de la cons­truc­ción de los esta­dos-nación de los cua­les han sido con­ver­ti­dos en ico­nos patrió­ti­cos (p.e. El Cid)

Esto no debe cues­tio­nar la exis­ten­cia de estruc­tu­ras comu­ni­ta­rias que con­for­ma­ran una “con­cien­cia de pue­blo” espe­cí­fi­co y dife­ren­cia­do o lo que lla­ma­ría­mos hoy una “con­cien­cia iden­ti­ta­ria”. cTam­bién noso­tros nos reí­mos a gran­des car­ca­ja­das, jun­to con los his­to­ria­do­res del nacio­na­lis­mo espa­ñol, con los pan­fle­tos de la his­to­rio­gra­fía vas­ca peque­ño­bur­gue­sa cuan­do ésta pre­ten­de ver las raí­ces de un Esta­do Vas­co en la for­ma­ción dinás­ti­co-feu­dal de San­cho el Mayor de Nava­rra, pre­ten­sión abso­lu­ta­men­te ridí­cu­la que solo nos pro­du­ce ver­güen­za aje­na, ya que como es sabi­do, dicha for­ma­ción his­tó­ri­ca, y hacien­do caso omi­so de las mon­ser­gas de los peque­ño­bur­gue­ses, com­pren­día tam­bién el Rei­no de León y terri­to­rios que for­ma­rían más ade­lan­te los rei­nos de Cas­ti­lla y Ara­gón. For­ma­ción polí­ti­ca que solo repre­sen­ta­ba los intere­ses de la fami­lia real nava­rra y de las mino­rías socia­les pri­vi­le­gia­das a ella vin­cu­la­das. Pero noso­tros con­ti­nua­mos car­ca­jeán­do­nos cuan­do los más con­tu­ma­ces his­to­ria­do­res del nacio­na­lis­mo espa­ñol pre­ten­den ver en dicha for­ma­ción his­tó­ri­ca nada más y nada menos que las raí­ces de Espa­ña. O cuan­do his­to­ria­do­res serios, más o menos influi­dos por los pre­su­pues­tos ideo­ló­gi­cos del nacio­na­lis­mo espa­ñol, nos hablan de “la Espa­ña medie­val” o de “Espa­ña en la edad Moder­na” olvi­dan­do las dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas de las Coro­nas de Cas­ti­lla y Ara­gón, y tam­bién de los diver­sos rei­nos que con­for­ma­ban dichas coro­nas, con sus fron­te­ras polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, inclu­so, y duran­te mucho tiem­po, con sis­te­mas mone­ta­rios pro­pios, y que por tan­to es un insul­to para la his­to­ria de estos pue­blos hablar, siquie­ra insi­nuar, una pre­ten­di­da uni­dad polí­ti­ca espa­ño­la en esos perio­dos de la his­to­ria peninsular

Eus­kal Herria nun­ca ha teni­do un esta­do pro­pio, como tam­po­co lo han teni­do los pales­ti­nos, ni has­ta el siglo XIX lo tuvie­ron los ita­lia­nos, ni los ale­ma­nes, ni los argen­ti­nos, ni vene­zo­la­nos… ¡ni los espa­ño­les, o los esta­dou­ni­den­ses has­ta el siglo XVIII!, por no hablar de los croa­tas o de los litua­nos… etc.

Los esta­dos son solo for­ma­cio­nes his­tó­ri­cas y como tales tie­nen naci­mien­to y tam­bién fecha de defun­ción. Pero es pre­ci­so cono­cer que cuan­do nacen lo hacen como expre­sión polí­ti­ca de un gru­po social deter­mi­na­do. Así el esta­do – nación espa­ñol o el esta­do-nación fran­cés nacie­ron como la mate­ria­li­za­ción jurí­di­co-polí­ti­ca de los intere­ses res­pec­ti­vos de la alta bur­gue­sía comer­cial espa­ño­la, (vin­cu­la­da fami­liar­men­te a la vie­ja oli­gar­quía terra­te­nien­te), y de la alta bur­gue­sía comer­cial fran­ce­sa res­pec­ti­va­men­te .En el momen­to del la for­ma­ción his­tó­ri­ca de estos dos esta­dos no habían alcan­za­do aun el papel diri­gen­te de cla­se toda­vía ni la bur­gue­sía indus­trial ni mucho menos la finan­cie­ra, estan­do esta últi­ma imbri­ca­da aún con los gru­pos del comer­cio ultra­ma­rino. Estos esta­dos-nación apa­re­cie­ron por lo tan­to solo como expre­sión polí­ti­ca de domi­na­ción de una cla­se: la bur­gue­sía, de la mis­ma mane­ra que los ante­rio­res esta­dos polí­ti­cos de Euro­pa fue­ron expre­sión del domi­nio de la noble­za terrateniente.

Jun­to con el pue­blo pales­tino y otros pue­blos, hoy las vas­cas y los vas­cos, y con una mayo­ría social sig­ni­fi­ca­ti­va a favor, aspi­ra­mos y tene­mos dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción, inclu­so, y si eso repre­sen­ta­ra la volun­tad de la mayo­ría de nues­tro pue­blo, a cons­truir un Esta­do Nacio­nal Vas­co, como comu­ni­dad social y cul­tu­ral y jurí­di­co- polí­ti­ca con iden­ti­dad propia.

No que­re­mos ali­men­tar los mitos román­ti­cos ni etni­cis­tas de una bur­gue­sía-la vas­co­na­va­rra-que medró social­men­te pre­ci­sa­men­te con las con­di­cio­nes polí­ti­cas de domi­na­ción que impu­so la oli­gar­quía cas­te­lla­na al pue­blo vas­co hablan­do de pre­ten­di­dos anti­guos esta­dos vas­cos don­de rei­na­ra una supues­ta armo­nía social. La socie­dad del rei­no de Nava­rra en la épo­ca ante­rior a la inva­sión esta­ba tam­bién divi­di­da en cla­ses y des­de el pun­to de vis­ta jurí­di­co en órde­nes o esta­men­tos pri­vi­le­gia­dos (noble­za y cle­ro) y no pri­vi­le­gia­do (el esta­do llano). La alta noble­za era la cla­se diri­gen­te y ejer­cía, como en el res­to de Euro­pa, su poder de coac­ción para la obten­ción de detrac­cio­nes fis­ca­les sobre el tra­ba­jo de los cam­pe­si­nos, que era lo que cons­ti­tuía la base de su rique­za, y nadie con sen­ti­do común pue­de año­rar aque­lla socie­dad. Sin embar­go, una vez mani­fes­ta­da esta obvie­dad, es pre­ci­so reco­no­cer tam­bién que la subor­di­na­ción de Nafa­rroa a los intere­ses de la oli­gar­quía cas­te­lla­na pri­me­ro, y espa­ño­la des­pués de la cons­ti­tu­ción del Esta­do-Nación espa­ñol supu­so un las­tre para el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas del país.

En efec­to, en 1812 se pro­cla­ma­ba la pri­me­ra cons­ti­tu­ción libe­ral del Esta­do-Nación espa­ñol, “la Pepa”, por haber sido pro­mul­ga­da el 19 de mar­zo. De ella se podrían seña­lar bas­tan­tes aspec­tos que la con­for­ma­rían como un engen­dro inter­me­dio entre el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo libe­ral-bur­gués y el abso­lu­tis­mo monár­qui­co, jun­to a otros de matiz revo­lu­cio­na­rio- bur­gués (deba­te Attard- Come­llas). Pero lo que nos intere­sa aho­ra no es pro­pia­men­te la Cons­ti­tu­ción que las fuer­zas sis­té­mi­cas espa­ño­las se pre­pa­ran para con­me­mo­rar en su bicen­te­na­rio sino otros aspec­tos de la obra de las cor­tes cons­ti­tu­yen­tes gaditanas.

La obra de las Cor­tes de Cádiz inclu­ye tam­bién los decre­tos que estas apro­ba­ron duran­te el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te. De espe­cial impor­tan­cia fue el decre­to de abo­li­ción de las juris­dic­cio­nes seño­ria­les (agos­to de 1811) que abo­lía el régi­men feu­do-seño­rial dan­do paso libre al capi­ta­lis­mo agra­rio. Pero lo más impor­tan­te de este decre­to era que res­pe­ta­ba como pro­pie­dad de los anti­guos seño­res aque­llos seño­ríos que fue­ran decla­ra­dos “sola­rie­gos” y como ade­más no ponía nin­gu­na con­di­ción para que la vie­ja noble­za demos­tra­ra tal carác­ter en las tie­rras en las que ejer­cía juris­dic­ción seño­rial (por ejem­plo la pre­sen­ta­ción de títu­los adqui­si­ti­vos) esta se apre­su­ró a decla­rar como “sola­rie­gos” al con­jun­to de sus pose­sio­nes feu­da­les. El cam­pe­si­na­do plei­teó y el asun­to que­dó en manos de los tri­bu­na­les de jus­ti­cia. De for­ma inva­ria­ble los jue­ces espa­ño­les die­ron la razón a las fami­lias nobi­lia­rias, que pasa­ron así de seño­res feu­da­les a terra­te­nien­tes capi­ta­lis­tas de pleno dere­cho sobre sus anti­guos seño­ríos. Es la Revo­lu­ción Fran­ce­sa pero hecha al revés (Fon­ta­na, J. 1973).

En las Cor­tes de Cádiz tene­mos, así pues, el ori­gen de la estruc­tu­ra agra­ria lati­fun­dis­ta que, por lo demás, se fue refor­zan­do con el pro­ce­so de cons­truc­ción del Esta­do-Nación espa­ñol como Esta­do libe­ral-bur­gués en siglo XIX (des­amor­ti­za­cio­nes ecle­siás­ti­ca y civil). El deno­mi­na­do pro­ble­ma agra­rio, que no es otra cosa que la for­ma­ción de una estruc­tu­ra de la pro­pie­dad de la tie­rra basa­da en el poder de una oli­gar­quía terra­te­nien­te gene­ral­men­te para­si­ta­ria y por otra par­te de una masa cam­pe­si­na en con­di­cio­nes de mise­ria, fue en los siglos XIX y XX uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los para la aper­tu­ra de un pro­ce­so de gene­ra­ción de bie­nes y ser­vi­cios sufi­cien­tes para la pobla­ción del esta­do (pro­ce­so de indus­tria­li­za­ción), y, por lo que se refie­re a nues­tro país, afec­tó pro­fun­da­men­te en la zona media y ribe­ra de Nafarroa.

Esto ha sido ade­más la base socio­eco­nó­mi­ca prin­ci­pal del carác­ter polí­ti­co pro­fun­da­men­te anti­de­mo­crá­ti­co del Esta­do Espa­ñol y de sus cla­ses diri­gen­tes. El hecho de que la dere­cha espa­ño­la y nava­rra sean las más reac­cio­na­rias de Euro­pa, (como se ha denun­cia­do repe­ti­das veces des­de la Izquier­da Aber­tza­le) situán­do­se direc­ta­men­te en el uni­ver­so cul­tu­ral de otras for­ma­cio­nes de la extre­ma dere­cha euro­pea tie­ne, en nues­tra opi­nión, mucho que ver con el carác­ter “agra­ris­ta” que está en la raíz de sus pre­su­pues­tos ideo­ló­gi­cos (el cano­vis­mo y el fran­quis­mo) que nacie­ron pre­ci­sa­men­te como expre­sión polí­ti­ca- la pri­me­ra auto­ri­ta­ria y la segun­da tota­li­ta­ria- de los intere­ses de la gran pro­pie­dad agra­ria. Los pro­ce­sos de indus­tria­li­za­ción y pos­te­rior­men­te de ter­ce­ri­za­ción de la eco­no­mía del esta­do en la segun­da mitad del siglo XX no pare­ce que hayan alte­ra­do en lo esen­cial estos cimien­tos de la dere­cha his­pa­na. Vol­ca­da aho­ra, como el res­to de la dere­cha mun­dial, en la defen­sa de los intere­ses de la selec­ta mino­ría de espe­cu­la­do­res finan­cie­ros embar­ca­dos en la super­lu­cra­ti­va tarea del saqueo de con­ti­nen­tes ente­ros, la dere­cha espa­ño­la no ha per­di­do aun esos aires de “auto­ri­ta­ris­mo de seño­ri­tos” que impri­me de for­ma inde­le­ble su carác­ter polí­ti­co, signo este que mar­ca de igual mane­ra a la dere­cha navarra.

Las posi­cio­nes que el PP y la UPN man­tie­nen ante el pro­ce­so abier­to en Eus­kalhe­rria nos vie­nen a con­fir­mar cómo deter­mi­na­das super­es­truc­tu­ras polí­ti­cas, jurí­di­cas e ideo­ló­gi­cas sobre­vi­ven a los cam­bios his­tó­ri­cos cuan­do encuen­tran un “nicho eco­ló­gi­co” en el que resis­tir. Es el mito del ple­sio­sau­ro del Lago Ness mate­ria­li­za­do en nues­tra reali­dad polí­ti­ca. Natu­ral­men­te para que ese nicho haya resul­ta­do fun­cio­nal en un Esta­do que se dice vale­dor de los prin­ci­pios demo­crá­ti­cos, ha teni­do que con­tar con el para­bién de aque­llas fuer­zas que his­tó­ri­ca­men­te se habían mos­tra­do con­tra­rias a la per­vi­ven­cia de este Jurá­si­co cul­tu­ral his­pano y dar­le así un entorno ambien­tal ade­cua­do. Es el caso del PSOE, que ya solo cuen­ta con el patri­mo­nio sim­bó­li­co de sus siglas, ya que a lo lar­go de sus gobier­nos en las déca­das de los 80 y 90 del siglo XX y tam­bién en estos últi­mos ocho años ha demos­tra­do sobra­da­men­te su abso­lu­ta subor­di­na­ción a los intere­ses de la oli­gar­quía finan­cie­ra. Esa, que en su ver­tien­te espa­ño­la, sigue aun vis­tien­do la arma­du­ra del Duque de Alba

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *