500 años des­de la inva­sión de Nava­rra; 200 años des­de las Cor­tes de Cádiz- Erai­kun­tza (Gru­po de [email protected] socialistas)

En 1512 Fer­nan­do de Ara­gón tomó la deci­sión de aca­bar con uno de los dos rei­nos penin­su­la­res que con­ser­va­ban su inde­pen­den­cia des­pués de que la expan­sión cas­te­llano-ara­go­ne­sa, en el siglo ante­rior, hubie­ra des­trui­do el rei­no naza­ri­ta de Gra­na­da en 1492. Con el otro rei­no que había resis­ti­do a la expan­sión cas­te­lla­na ya des­de el siglo XIV- el rei­no de Por­tu­gal- que había ven­ci­do a la tro­pas inva­so­ras cas­te­lla­nas en la bata­lla deci­si­va de Alju­ba­rro­ta en 1385, des­pués de des­car­tar nue­vas aven­tu­ras mili­ta­res, Isa­bel de Cas­ti­lla y Fer­nan­do de Ara­gón, opta­ron por una hábil polí­ti­ca matri­mo­nial que creían que les ase­gu­ra­ría un rela­ti­vo con­trol en las deci­sio­nes polí­ti­cas del rei­no lusi­tano. Los por­tu­gue­ses eran cier­ta­men­te duros de roer y más que eso. Des­de que los reyes de la dinas­tía de los Avis apo­ya­ran los intere­ses atlán­ti­cos de la bur­gue­sía comer­cial lis­boe­ta fren­te a los con­ti­nen­ta­les y agrí­co­las de la alta noble­za, Por­tu­gal se había con­ver­ti­do en el prin­ci­pal rival de Cas­ti­lla como cabe­za de la expan­sión euro­pea del siglo XV y los comien­zos de lo que Wallers­tein deno­mi­na el Sis­te­ma de Economía-Mundo.

Pero el rei­no de Nava­rra con­tra­ria­men­te a Por­tu­gal, no con­ta­ba con recur­sos sufi­cien­tes para fre­nar al enor­me poder mili­tar cas­te­llano-ara­go­nés. En reali­dad Nava­rra, bajo la casa de Foix, cons­ti­tuía un peque­ño esta­do pire­nai­co cuyas cla­ses diri­gen­tes habían per­di­do hacía ya tiem­po la carre­ra por la expan­sión terri­to­rial y comer­cial. Alia­da de Fran­cia, el prin­ci­pal enemi­go de Ara­gón en la gue­rra por el con­trol del Medi­te­rrá­neo occi­den­tal, Nava­rra sería fácil­men­te devo­ra­da por aque­llas fuer­zas que cons­ti­tuían la pri­me­ra línea de expan­sión del pujan­te capi­ta­lis­mo mer­can­til, podría­mos decir que por su fren­te polí­ti­co-mili­tar. El 21 de julio de 1512 comen­za­ba la invasión.

Tras la vic­to­ria mili­tar del Duque de Alba al fren­te de las tro­pas cas­te­lla­nas de ocu­pa­ción, Nava­rra fue incor­po­ra­da a la Coro­na de Cas­ti­lla y no a la Coro­na de Ara­gón, lo que evi­den­cia el esca­so inte­rés que Fer­nan­do tenía sobre este peque­ño rei­no, al menos de for­ma directa.

Nava­rra se incor­po­ra­ba así a una Coro­na que cons­ti­tuía el más impo­nen­te poder mili­tar en la Euro­pa de la pri­me­ra mitad del qui­nien­tos y que repre­sen­ta­ba en ese momen­to la van­guar­dia de la deno­mi­na­da “Expan­sión Euro­pea” por el Nue­vo Mun­do. Aun­que la reali­dad de la bru­ta­li­dad y la cruel­dad de la impo­si­ción cas­te­lla­na en el Con­ti­nen­te Ame­ri­cano cons­ti­tu­yan una de las mayo­res atro­ci­da­des de la His­to­ria de la Huma­ni­dad, lo cier­to es que la polí­ti­ca colo­nial y en gene­ral la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de la Monar­quía Cas­te­lla­na fue abso­lu­ta­men­te con­tra­pro­du­cen­te para los intere­ses de aque­llas fuer­zas socio­eco­nó­mi­cas (la bur­gue­sía comer­cial y manu­fac­tu­re­ra) que en ese momen­to se mani­fes­ta­ban como emer­gen­tes en sus terri­to­rios. Al con­tra­rio que los Tudor en Ingla­te­rra o que las auto­ri­da­des polí­ti­cas loca­les fla­men­cas, la Coro­na de Cas­ti­lla solo se preo­cu­pó por los intere­ses expor­ta­do­res de la alta noble­za (expor­ta­ción de mate­rias pri­mas, espe­cial­men­te lana pro­ce­den­te del pode­ro­so Hon­ra­do Con­ce­jo de la Mes­ta) con­vir­tien­do así, de for­ma para­dó­ji­ca, a los terri­to­rios que englo­ba­ba la Coro­na (epi­cen­tro de la expan­sión euro­pea) en una zona de la peri­fe­ria eco­nó­mi­ca del nacien­te nue­vo sis­te­ma de Eco­no­mía-Mun­do. Es un momen­to en que el carác­ter de los inter­cam­bios comer­cia­les de este nue­vo sis­te­ma se comen­za­ba a defi­nir: las regio­nes que expor­tan exclu­si­va­men­te mate­rias pri­mas y pro­duc­tos agrí­co­las como zonas domi­na­das; y las regio­nes que pro­du­cen manu­fac­tu­ras, espe­cial­men­te en aque­llas don­de se desa­rro­lla­ra el Put­ting Out Sys­tem, que son aque­llas en las que se rea­li­za la acu­mu­la­ción pri­mi­ti­va de capi­tal, como zonas domi­nan­tes. No es nues­tra inten­ción, des­de lue­go, entrar en este artícu­lo en el deba­te, abier­to aun hoy, entre dis­tin­tas corrien­tes his­to­rio­grá­fi­cas sobre las con­di­cio­nes que hicie­ron posi­ble el triun­fo del capi­ta­lis­mo mer­can­til (gra­do de desa­rro­llo de los inter­cam­bios comer­cia­les y/​o gra­do de diso­lu­ción de las for­mas feu­da­les de pro­duc­ción e irrup­ción del capi­ta­lis­mo agra­rio. (Véa­se el deba­te entre Paul Sweezy, Mau­ri­ce Dobb, Takahashi, Hil­ton, Hill y Lefeb­vre; el Deba­te Bren­ner o los tra­ba­jos de Wallers­tein etc.). De cual­quier for­ma los des­ti­nos eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos de Nava­rra que­da­rían supe­di­ta­dos a los intere­ses de las vie­jas cla­ses nobi­lia­rias diri­gen­tes cas­te­lla­nas y de la pro­pia Coro­na de Cas­ti­lla y, como el res­to de los terri­to­rios some­ti­dos a las deci­sio­nes polí­ti­cas de esta Coro­na, cono­ce­ría en los siglos siguien­tes las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y socia­les de tales estrategias.

Así, mien­tras en algu­nos terri­to­rios de la Coro­na de Ara­gón, espe­cial­men­te en Cata­lu­ña, se desa­rro­lla­rá un flo­re­cien­te flu­jo de inter­cam­bios basa­do en la expor­ta­ción de manu­fac­tu­ras tex­ti­les alta­men­te com­pe­ti­ti­vas (p.e. los paños negros) o manu­fac­tu­ras de coral des­ti­na­das al mer­ca­do sun­tua­rio, manu­fac­tu­ras de vidrio etc. que refle­ja­ba la pujan­te acti­vi­dad manu­fac­tu­re­ra cata­la­na, en Cas­ti­lla la indus­tria tex­til que había demos­tra­do tan­ta vita­li­dad en el siglo XV se hun­día irre­me­dia­ble­men­te, víc­ti­ma de los intere­ses expor­ta­do­res de la selec­ta mino­ría diri­gen­te de los gran­des posee­do­res de tie­rras y ganados.

Des­pués de la Gue­rra de Suce­sión a comien­zos del siglo XVIII, el recién entro­ni­za­do Bor­bón, Feli­pe V tra­tó de cas­te­lla­ni­zar todos los rei­nos his­pá­ni­cos, inten­tan­do liqui­dar el pac­tis­mo ara­go­nés y some­ter­lo a las auto­ri­ta­rias leyes cas­te­lla­nas. Solo las Pro­vin­cias Vas­con­ga­das y Nava­rra con­ser­va­rían sus fue­ros y una rela­ti­va auto­no­mía. Pero, aun­que deter­mi­na­das leyes y deci­sio­nes polí­ti­cas pue­den fre­nar y has­ta liqui­dar el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, como ocu­rrió en los terri­to­rios de la Coro­na de Cas­ti­lla en el siglo XVI, no es fácil, una vez estas han des­pe­ga­do, fre­nar los pro­ce­sos socia­les a tra­vés de sim­ples decre­tos. A fina­les del siglo XVIII la empren­de­do­ra bur­gue­sía comer­cial cata­la­na se dedi­ca­ría al arrien­do de ren­tas feu­da­les y, tras la caí­da del volu­men de estas, inver­ti­ría los capi­ta­les agra­rios acu­mu­la­dos en la fabri­ca­ción de india­nas, sen­tan­do así las bases de la indus­tria­li­za­ción en Cata­lu­ña (Vilar, P. 1962; Nadal, J 1975). Mien­tras tan­to en Nava­rra, como en los demás terri­to­rios incor­po­ra­dos a la auto­ri­ta­ria Coro­na de Cas­ti­lla, el domi­nio de la vie­ja aris­to­cra­cia terra­te­nien­te cas­te­lla­na era casi abso­lu­to. Las exten­sas pose­sio­nes de la casa de Alba o de la Casa de Albur­quer­que, entre otras, en diver­sas zonas nava­rras dan sobra­do tes­ti­mo­nio de ello. De hecho el Con­se­jo de Nava­rra, a pesar de ser la úni­ca ins­ti­tu­ción del sis­te­ma poli­si­no­dial de los Aus­trias en los siglos XVI y XVII que tenía su sede fue­ra de Cas­ti­lla, estan­do ubi­ca­do en Pam­plo­na, tra­ba­jó, como el res­to de los con­se­jos del sis­te­ma, gene­ral­men­te a favor de los intere­ses de las éli­tes cas­te­lla­nas, for­ma­das prin­ci­pal­men­te por la Gran­de­za de Cas­ti­lla, a la que por cier­to, jun­to con las casas de Alba, Albur­quer­que, Medi­na Sido­nia, Mon­dé­jar, Infan­ta­do… etc. per­te­ne­cía el con­des­ta­ble de Nava­rra, es decir, el con­de de Lerín, ver­da­de­ro artí­fi­ce del some­ti­mien­to de la socie­dad nava­rra a las nue­vas auto­ri­da­des de ocu­pa­ción. La sumi­sión a estas pode­ro­sas fami­lias de los fun­cio­na­rios de la admi­nis­tra­ción del rei­no no fue, ni mucho menos, una tarea difí­cil. Pero tam­bién es pre­ci­so recor­dar aquí, que el ascen­so de la bur­gue­sía nava­rra como cla­se domi­nan­te se hizo pre­ci­sa­men­te bajo estas con­di­cio­nes jurí­di­co-polí­ti­cas de subor­di­na­ción a la oli­gar­quía castellana.

No vamos a engor­dar aquí los mitos del nacio­na­lis­mo bur­gués ocul­tan­do el hecho incon­tro­ver­ti­ble de que en la inva­sión de Nava­rra par­ti­ci­pa­ron fuer­zas mili­ta­res for­ma­das por ala­ve­ses y gui­puz­coa­nos. Ambos terri­to­rios (las actua­les Gipuz­koa y Ara­ba) per­te­ne­cían a la Coro­na de Cas­ti­lla en 1512 y des­de mucho tiem­po atrás. Este hecho no con­tra­di­ce real­men­te nues­tra tesis de que con la ocu­pa­ción de Nafa­rroa se con­su­mó la con­quis­ta cas­te­lla­na de Hego Eus­kal Herria y de que tal con­quis­ta fue abso­lu­ta­men­te nega­ti­va para los intere­ses de las mayo­rías socia­les vasco-navarras.

Debe­mos par­tir cier­ta­men­te, jun­to con los his­to­ria­do­res del nacio­na­lis­mo espa­ñol, de la ausen­cia de “con­cien­cia nacio­nal” vas­ca en el siglo XVI. ¡Natu­ral­men­te! Como tam­po­co exis­tía una “con­cien­cia nacio­nal” espa­ño­la o fran­ce­sa. El sur­gi­mien­to de la con­cien­cia nacio­nal no es ni pue­de ser ante­rior a la apa­ri­ción del con­cep­to de “nación” como enti­dad polí­ti­ca, y este no apa­re­ce his­tó­ri­ca­men­te has­ta el siglo XVIII, y está direc­ta­men­te vin­cu­la­do al triun­fo his­tó­ri­co de la bur­gue­sía en Euro­pa. Es sor­pren­den­te obser­var con cuan­ta faci­li­dad se des­mo­ro­nan casi todos los “héroes nacio­na­les” medie­va­les o de la Edad Moder­na, recrea­dos por los ideó­lo­gos de la bur­gue­sía triun­fan­te del siglo XIX, cuan­do vemos que sus “enemi­gos” resul­tan ser rei­nos o for­ma­cio­nes esta­ta­les feu­da­les, que pos­te­rior­men­te se cons­ti­tu­ye­ron en par­te, con su volun­tad o con­tra ella, de la cons­truc­ción de los esta­dos-nación de los cua­les han sido con­ver­ti­dos en ico­nos patrió­ti­cos (p.e. El Cid)

Esto no debe cues­tio­nar la exis­ten­cia de estruc­tu­ras comu­ni­ta­rias que con­for­ma­ran una “con­cien­cia de pue­blo” espe­cí­fi­co y dife­ren­cia­do o lo que lla­ma­ría­mos hoy una “con­cien­cia iden­ti­ta­ria”. cTam­bién noso­tros nos reí­mos a gran­des car­ca­ja­das, jun­to con los his­to­ria­do­res del nacio­na­lis­mo espa­ñol, con los pan­fle­tos de la his­to­rio­gra­fía vas­ca peque­ño­bur­gue­sa cuan­do ésta pre­ten­de ver las raí­ces de un Esta­do Vas­co en la for­ma­ción dinás­ti­co-feu­dal de San­cho el Mayor de Nava­rra, pre­ten­sión abso­lu­ta­men­te ridí­cu­la que solo nos pro­du­ce ver­güen­za aje­na, ya que como es sabi­do, dicha for­ma­ción his­tó­ri­ca, y hacien­do caso omi­so de las mon­ser­gas de los peque­ño­bur­gue­ses, com­pren­día tam­bién el Rei­no de León y terri­to­rios que for­ma­rían más ade­lan­te los rei­nos de Cas­ti­lla y Ara­gón. For­ma­ción polí­ti­ca que solo repre­sen­ta­ba los intere­ses de la fami­lia real nava­rra y de las mino­rías socia­les pri­vi­le­gia­das a ella vin­cu­la­das. Pero noso­tros con­ti­nua­mos car­ca­jeán­do­nos cuan­do los más con­tu­ma­ces his­to­ria­do­res del nacio­na­lis­mo espa­ñol pre­ten­den ver en dicha for­ma­ción his­tó­ri­ca nada más y nada menos que las raí­ces de Espa­ña. O cuan­do his­to­ria­do­res serios, más o menos influi­dos por los pre­su­pues­tos ideo­ló­gi­cos del nacio­na­lis­mo espa­ñol, nos hablan de “la Espa­ña medie­val” o de “Espa­ña en la edad Moder­na” olvi­dan­do las dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas de las Coro­nas de Cas­ti­lla y Ara­gón, y tam­bién de los diver­sos rei­nos que con­for­ma­ban dichas coro­nas, con sus fron­te­ras polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, inclu­so, y duran­te mucho tiem­po, con sis­te­mas mone­ta­rios pro­pios, y que por tan­to es un insul­to para la his­to­ria de estos pue­blos hablar, siquie­ra insi­nuar, una pre­ten­di­da uni­dad polí­ti­ca espa­ño­la en esos perio­dos de la his­to­ria peninsular

Eus­kal Herria nun­ca ha teni­do un esta­do pro­pio, como tam­po­co lo han teni­do los pales­ti­nos, ni has­ta el siglo XIX lo tuvie­ron los ita­lia­nos, ni los ale­ma­nes, ni los argen­ti­nos, ni vene­zo­la­nos… ¡ni los espa­ño­les, o los esta­dou­ni­den­ses has­ta el siglo XVIII!, por no hablar de los croa­tas o de los litua­nos… etc.

Los esta­dos son solo for­ma­cio­nes his­tó­ri­cas y como tales tie­nen naci­mien­to y tam­bién fecha de defun­ción. Pero es pre­ci­so cono­cer que cuan­do nacen lo hacen como expre­sión polí­ti­ca de un gru­po social deter­mi­na­do. Así el esta­do – nación espa­ñol o el esta­do-nación fran­cés nacie­ron como la mate­ria­li­za­ción jurí­di­co-polí­ti­ca de los intere­ses res­pec­ti­vos de la alta bur­gue­sía comer­cial espa­ño­la, (vin­cu­la­da fami­liar­men­te a la vie­ja oli­gar­quía terra­te­nien­te), y de la alta bur­gue­sía comer­cial fran­ce­sa res­pec­ti­va­men­te .En el momen­to del la for­ma­ción his­tó­ri­ca de estos dos esta­dos no habían alcan­za­do aun el papel diri­gen­te de cla­se toda­vía ni la bur­gue­sía indus­trial ni mucho menos la finan­cie­ra, estan­do esta últi­ma imbri­ca­da aún con los gru­pos del comer­cio ultra­ma­rino. Estos esta­dos-nación apa­re­cie­ron por lo tan­to solo como expre­sión polí­ti­ca de domi­na­ción de una cla­se: la bur­gue­sía, de la mis­ma mane­ra que los ante­rio­res esta­dos polí­ti­cos de Euro­pa fue­ron expre­sión del domi­nio de la noble­za terrateniente.

Jun­to con el pue­blo pales­tino y otros pue­blos, hoy las vas­cas y los vas­cos, y con una mayo­ría social sig­ni­fi­ca­ti­va a favor, aspi­ra­mos y tene­mos dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción, inclu­so, y si eso repre­sen­ta­ra la volun­tad de la mayo­ría de nues­tro pue­blo, a cons­truir un Esta­do Nacio­nal Vas­co, como comu­ni­dad social y cul­tu­ral y jurí­di­co- polí­ti­ca con iden­ti­dad propia.

No que­re­mos ali­men­tar los mitos román­ti­cos ni etni­cis­tas de una bur­gue­sía-la vas­co­na­va­rra-que medró social­men­te pre­ci­sa­men­te con las con­di­cio­nes polí­ti­cas de domi­na­ción que impu­so la oli­gar­quía cas­te­lla­na al pue­blo vas­co hablan­do de pre­ten­di­dos anti­guos esta­dos vas­cos don­de rei­na­ra una supues­ta armo­nía social. La socie­dad del rei­no de Nava­rra en la épo­ca ante­rior a la inva­sión esta­ba tam­bién divi­di­da en cla­ses y des­de el pun­to de vis­ta jurí­di­co en órde­nes o esta­men­tos pri­vi­le­gia­dos (noble­za y cle­ro) y no pri­vi­le­gia­do (el esta­do llano). La alta noble­za era la cla­se diri­gen­te y ejer­cía, como en el res­to de Euro­pa, su poder de coac­ción para la obten­ción de detrac­cio­nes fis­ca­les sobre el tra­ba­jo de los cam­pe­si­nos, que era lo que cons­ti­tuía la base de su rique­za, y nadie con sen­ti­do común pue­de año­rar aque­lla socie­dad. Sin embar­go, una vez mani­fes­ta­da esta obvie­dad, es pre­ci­so reco­no­cer tam­bién que la subor­di­na­ción de Nafa­rroa a los intere­ses de la oli­gar­quía cas­te­lla­na pri­me­ro, y espa­ño­la des­pués de la cons­ti­tu­ción del Esta­do-Nación espa­ñol supu­so un las­tre para el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas del país.

En efec­to, en 1812 se pro­cla­ma­ba la pri­me­ra cons­ti­tu­ción libe­ral del Esta­do-Nación espa­ñol, “la Pepa”, por haber sido pro­mul­ga­da el 19 de mar­zo. De ella se podrían seña­lar bas­tan­tes aspec­tos que la con­for­ma­rían como un engen­dro inter­me­dio entre el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo libe­ral-bur­gués y el abso­lu­tis­mo monár­qui­co, jun­to a otros de matiz revo­lu­cio­na­rio- bur­gués (deba­te Attard- Come­llas). Pero lo que nos intere­sa aho­ra no es pro­pia­men­te la Cons­ti­tu­ción que las fuer­zas sis­té­mi­cas espa­ño­las se pre­pa­ran para con­me­mo­rar en su bicen­te­na­rio sino otros aspec­tos de la obra de las cor­tes cons­ti­tu­yen­tes gaditanas.

La obra de las Cor­tes de Cádiz inclu­ye tam­bién los decre­tos que estas apro­ba­ron duran­te el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te. De espe­cial impor­tan­cia fue el decre­to de abo­li­ción de las juris­dic­cio­nes seño­ria­les (agos­to de 1811) que abo­lía el régi­men feu­do-seño­rial dan­do paso libre al capi­ta­lis­mo agra­rio. Pero lo más impor­tan­te de este decre­to era que res­pe­ta­ba como pro­pie­dad de los anti­guos seño­res aque­llos seño­ríos que fue­ran decla­ra­dos “sola­rie­gos” y como ade­más no ponía nin­gu­na con­di­ción para que la vie­ja noble­za demos­tra­ra tal carác­ter en las tie­rras en las que ejer­cía juris­dic­ción seño­rial (por ejem­plo la pre­sen­ta­ción de títu­los adqui­si­ti­vos) esta se apre­su­ró a decla­rar como “sola­rie­gos” al con­jun­to de sus pose­sio­nes feu­da­les. El cam­pe­si­na­do plei­teó y el asun­to que­dó en manos de los tri­bu­na­les de jus­ti­cia. De for­ma inva­ria­ble los jue­ces espa­ño­les die­ron la razón a las fami­lias nobi­lia­rias, que pasa­ron así de seño­res feu­da­les a terra­te­nien­tes capi­ta­lis­tas de pleno dere­cho sobre sus anti­guos seño­ríos. Es la Revo­lu­ción Fran­ce­sa pero hecha al revés (Fon­ta­na, J. 1973).

En las Cor­tes de Cádiz tene­mos, así pues, el ori­gen de la estruc­tu­ra agra­ria lati­fun­dis­ta que, por lo demás, se fue refor­zan­do con el pro­ce­so de cons­truc­ción del Esta­do-Nación espa­ñol como Esta­do libe­ral-bur­gués en siglo XIX (des­amor­ti­za­cio­nes ecle­siás­ti­ca y civil). El deno­mi­na­do pro­ble­ma agra­rio, que no es otra cosa que la for­ma­ción de una estruc­tu­ra de la pro­pie­dad de la tie­rra basa­da en el poder de una oli­gar­quía terra­te­nien­te gene­ral­men­te para­si­ta­ria y por otra par­te de una masa cam­pe­si­na en con­di­cio­nes de mise­ria, fue en los siglos XIX y XX uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los para la aper­tu­ra de un pro­ce­so de gene­ra­ción de bie­nes y ser­vi­cios sufi­cien­tes para la pobla­ción del esta­do (pro­ce­so de indus­tria­li­za­ción), y, por lo que se refie­re a nues­tro país, afec­tó pro­fun­da­men­te en la zona media y ribe­ra de Nafarroa.

Esto ha sido ade­más la base socio­eco­nó­mi­ca prin­ci­pal del carác­ter polí­ti­co pro­fun­da­men­te anti­de­mo­crá­ti­co del Esta­do Espa­ñol y de sus cla­ses diri­gen­tes. El hecho de que la dere­cha espa­ño­la y nava­rra sean las más reac­cio­na­rias de Euro­pa, (como se ha denun­cia­do repe­ti­das veces des­de la Izquier­da Aber­tza­le) situán­do­se direc­ta­men­te en el uni­ver­so cul­tu­ral de otras for­ma­cio­nes de la extre­ma dere­cha euro­pea tie­ne, en nues­tra opi­nión, mucho que ver con el carác­ter “agra­ris­ta” que está en la raíz de sus pre­su­pues­tos ideo­ló­gi­cos (el cano­vis­mo y el fran­quis­mo) que nacie­ron pre­ci­sa­men­te como expre­sión polí­ti­ca- la pri­me­ra auto­ri­ta­ria y la segun­da tota­li­ta­ria- de los intere­ses de la gran pro­pie­dad agra­ria. Los pro­ce­sos de indus­tria­li­za­ción y pos­te­rior­men­te de ter­ce­ri­za­ción de la eco­no­mía del esta­do en la segun­da mitad del siglo XX no pare­ce que hayan alte­ra­do en lo esen­cial estos cimien­tos de la dere­cha his­pa­na. Vol­ca­da aho­ra, como el res­to de la dere­cha mun­dial, en la defen­sa de los intere­ses de la selec­ta mino­ría de espe­cu­la­do­res finan­cie­ros embar­ca­dos en la super­lu­cra­ti­va tarea del saqueo de con­ti­nen­tes ente­ros, la dere­cha espa­ño­la no ha per­di­do aun esos aires de “auto­ri­ta­ris­mo de seño­ri­tos” que impri­me de for­ma inde­le­ble su carác­ter polí­ti­co, signo este que mar­ca de igual mane­ra a la dere­cha navarra.

Las posi­cio­nes que el PP y la UPN man­tie­nen ante el pro­ce­so abier­to en Eus­kalhe­rria nos vie­nen a con­fir­mar cómo deter­mi­na­das super­es­truc­tu­ras polí­ti­cas, jurí­di­cas e ideo­ló­gi­cas sobre­vi­ven a los cam­bios his­tó­ri­cos cuan­do encuen­tran un “nicho eco­ló­gi­co” en el que resis­tir. Es el mito del ple­sio­sau­ro del Lago Ness mate­ria­li­za­do en nues­tra reali­dad polí­ti­ca. Natu­ral­men­te para que ese nicho haya resul­ta­do fun­cio­nal en un Esta­do que se dice vale­dor de los prin­ci­pios demo­crá­ti­cos, ha teni­do que con­tar con el para­bién de aque­llas fuer­zas que his­tó­ri­ca­men­te se habían mos­tra­do con­tra­rias a la per­vi­ven­cia de este Jurá­si­co cul­tu­ral his­pano y dar­le así un entorno ambien­tal ade­cua­do. Es el caso del PSOE, que ya solo cuen­ta con el patri­mo­nio sim­bó­li­co de sus siglas, ya que a lo lar­go de sus gobier­nos en las déca­das de los 80 y 90 del siglo XX y tam­bién en estos últi­mos ocho años ha demos­tra­do sobra­da­men­te su abso­lu­ta subor­di­na­ción a los intere­ses de la oli­gar­quía finan­cie­ra. Esa, que en su ver­tien­te espa­ño­la, sigue aun vis­tien­do la arma­du­ra del Duque de Alba

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.