La pro­tes­ta con­tra Wall Street se extien­de por todo EEUU

La pro­tes­ta con­tra el cor­po­ra­ti­vis­mo de Wall Street ya entró en su ter­ce­ra sema­na sin des­in­flar­se e inclu­so exten­dién­do­se a otras ciu­da­des de Esta­dos Uni­dos, en el mar­co de un movi­mien­to que pare­ce cer­cano a la revuel­ta de los “indig­na­dos” en Espa­ña u otros paí­ses de Europa.

Bos­ton, Chica­go, Los Ange­les, muy pron­to Washing­ton: las movi­li­za­cio­nes con­tra el sis­te­ma finan­cie­ro, la codi­cia y los recor­tes en el pre­su­pues­to fede­ral esta­dou­ni­den­se van sur­gien­do aquí y allá, con una par­ti­ci­pa­ción muy diferente.

En Bos­ton, unas 3.000 per­so­nas mar­cha­ron el sába­do para pro­tes­tar con­tra la ava­ri­cia de las cor­po­ra­cio­nes y para que los ban­cos deten­gan las eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias, en una movi­li­za­ción que se sal­dó con 24 detenidos.

En Los Ange­les, unas 300 per­so­nas acam­pa­ban el lunes fren­te a la Cor­te Supe­rior, en el cen­tro de la ciu­dad, en apo­yo a la “ocu­pa­ción” de Wall Street, que empe­zó el pasa­do 17 de sep­tiem­bre y que pare­cía lan­gui­de­cer has­ta que reci­bió un ines­pe­ra­do espal­da­ra­zo publi­ci­ta­rio el fin de semana.

En efec­to, lo que pare­cía ser una movi­li­za­ción más el sába­do ter­mi­nó con el blo­queo duran­te un par de horas del tra­di­cio­nal puen­te de Brooklyn, en el sur de Manhat­tan y no lejos de Wall Street, y la deten­ción de 700 per­so­nas, la mayo­ría de ellos libe­ra­dos el domingo.

Ins­ta­la­dos en la pren­sa nacio­nal e inter­na­cio­nal, los mani­fes­tan­tes bus­can aho­ra apro­ve­char el empu­jón y cre­cer como lo han hecho otros movi­mien­tos simi­la­res, tal el caso de los “indig­na­dos” en España.

Lan­za­do a media­dos de mayo en Madrid, este movi­mien­to civil en el que par­ti­ci­pan espa­ño­les de todas las regio­nes y nive­les socia­les y pro­fe­sio­na­les es una mani­fes­ta­ción del can­san­cio de la gen­te común fren­te a sus líde­res polí­ti­cos y el esta­blish­ment financiero.

Su acción qui­zás más visi­ble ha sido impe­dir el des­alo­jo de per­so­nas inca­pa­ces de reem­bol­sar su hipo­te­ca, uno de los efec­tos con­cre­tos de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos en España.

En el caso de la con­vo­ca­to­ria para “ocu­par Wall Street”, comen­zó con una lla­ma­do del movi­mien­to anar­quis­ta Adbus­ters y otros gru­pos de izquier­da a tra­vés de inter­net, y ha atraí­do ade­más a eco­lo­gis­tas, ONGs de defen­sa de los dere­chos huma­nos, así como pre­sen­cias indi­vi­dua­les de vete­ra­nos de gue­rra, pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, estudiantes.

Las razo­nes para mani­fes­tar­se son muy dife­ren­tes tam­bién: el recha­zo a la con­ti­nui­dad de las prác­ti­cas cor­po­ra­ti­vis­tas en Wall Street a pesar de la cri­sis de 2008, los recor­tes en el pre­su­pues­to fede­ral esta­dou­ni­den­se en áreas como la edu­ca­ción, la bru­ta­li­dad poli­cial, el calen­ta­mien­to cli­má­ti­co, etc.

“Cada uno tie­ne una razón y un obje­ti­vo dife­ren­te para estar aquí”, dice en ese sen­ti­do Anthony, de 28 años y par­ti­ci­pan­te acti­vo en la pro­tes­ta neoyorquina.

“La úni­ca cosa que tene­mos en común es que somos el 99% de la gen­te que ya no tole­ra­rá la codi­cia y corrup­ción del 1%”, admi­te en ese sen­ti­do el sitio inter­net “Occupy Wall Street”, que difun­de las acti­vi­da­des dia­rias de los manifestantes.

Si por aho­ra el movi­mien­to “tie­ne un men­sa­je posi­ti­vo” para “hacer oír nues­tras voces”, como seña­la otro mani­fes­tan­te, Robert Cam­mi­so, de 49 años y ex tra­ba­ja­dor de la cons­truc­ción, las cosas pue­den tomar otro cariz rápi­da­men­te, como que­dó en cla­ro el sábado.

“Si alguien tra­ta de poner­se en medio para res­trin­gir nues­tros dere­chos, bueno, enton­ces pasa­re­mos a resis­tir, a una resis­ten­cia pací­fi­ca”, advierte.

En todo caso, la aten­ción logra­da por las deten­cio­nes del sába­do pare­ce fun­cio­nar y lue­go de la actriz Susan Saran­don y el cineas­ta Michael Moo­re, el mul­ti­mi­llo­na­rio Geor­ge Soros mani­fes­tó el lunes su “sim­pa­tía” por las “opi­nio­nes” de los manifesantes.

“Empe­za­mos la sema­na pasa­da dur­mien­do unos 150 qui­zás, la noche con más gen­te éra­mos 300. Esta sema­na empe­za­mos con 300 y pro­ba­ble­men­te lle­gue­mos a 400, 500″, indi­có de su lado a la AFP Vic­to­ria Sobel, una estu­dian­te de 21 años invo­lu­cra­da en la orga­ni­za­ción de la protesta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.