La pro­tes­ta con­tra Wall Street se extien­de por todo EEUU

La pro­tes­ta con­tra el cor­po­ra­ti­vis­mo de Wall Street ya entró en su ter­ce­ra sema­na sin des­in­flar­se e inclu­so exten­dién­do­se a otras ciu­da­des de Esta­dos Uni­dos, en el mar­co de un movi­mien­to que pare­ce cer­cano a la revuel­ta de los “indig­na­dos” en Espa­ña u otros paí­ses de Europa.

Bos­ton, Chica­go, Los Ange­les, muy pron­to Washing­ton: las movi­li­za­cio­nes con­tra el sis­te­ma finan­cie­ro, la codi­cia y los recor­tes en el pre­su­pues­to fede­ral esta­dou­ni­den­se van sur­gien­do aquí y allá, con una par­ti­ci­pa­ción muy diferente.

En Bos­ton, unas 3.000 per­so­nas mar­cha­ron el sába­do para pro­tes­tar con­tra la ava­ri­cia de las cor­po­ra­cio­nes y para que los ban­cos deten­gan las eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias, en una movi­li­za­ción que se sal­dó con 24 detenidos.

En Los Ange­les, unas 300 per­so­nas acam­pa­ban el lunes fren­te a la Cor­te Supe­rior, en el cen­tro de la ciu­dad, en apo­yo a la “ocu­pa­ción” de Wall Street, que empe­zó el pasa­do 17 de sep­tiem­bre y que pare­cía lan­gui­de­cer has­ta que reci­bió un ines­pe­ra­do espal­da­ra­zo publi­ci­ta­rio el fin de semana.

En efec­to, lo que pare­cía ser una movi­li­za­ción más el sába­do ter­mi­nó con el blo­queo duran­te un par de horas del tra­di­cio­nal puen­te de Brooklyn, en el sur de Manhat­tan y no lejos de Wall Street, y la deten­ción de 700 per­so­nas, la mayo­ría de ellos libe­ra­dos el domingo.

Ins­ta­la­dos en la pren­sa nacio­nal e inter­na­cio­nal, los mani­fes­tan­tes bus­can aho­ra apro­ve­char el empu­jón y cre­cer como lo han hecho otros movi­mien­tos simi­la­res, tal el caso de los “indig­na­dos” en España.

Lan­za­do a media­dos de mayo en Madrid, este movi­mien­to civil en el que par­ti­ci­pan espa­ño­les de todas las regio­nes y nive­les socia­les y pro­fe­sio­na­les es una mani­fes­ta­ción del can­san­cio de la gen­te común fren­te a sus líde­res polí­ti­cos y el esta­blish­ment financiero.

Su acción qui­zás más visi­ble ha sido impe­dir el des­alo­jo de per­so­nas inca­pa­ces de reem­bol­sar su hipo­te­ca, uno de los efec­tos con­cre­tos de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos en España.

En el caso de la con­vo­ca­to­ria para “ocu­par Wall Street”, comen­zó con una lla­ma­do del movi­mien­to anar­quis­ta Adbus­ters y otros gru­pos de izquier­da a tra­vés de inter­net, y ha atraí­do ade­más a eco­lo­gis­tas, ONGs de defen­sa de los dere­chos huma­nos, así como pre­sen­cias indi­vi­dua­les de vete­ra­nos de gue­rra, pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, estudiantes.

Las razo­nes para mani­fes­tar­se son muy dife­ren­tes tam­bién: el recha­zo a la con­ti­nui­dad de las prác­ti­cas cor­po­ra­ti­vis­tas en Wall Street a pesar de la cri­sis de 2008, los recor­tes en el pre­su­pues­to fede­ral esta­dou­ni­den­se en áreas como la edu­ca­ción, la bru­ta­li­dad poli­cial, el calen­ta­mien­to cli­má­ti­co, etc.

“Cada uno tie­ne una razón y un obje­ti­vo dife­ren­te para estar aquí”, dice en ese sen­ti­do Anthony, de 28 años y par­ti­ci­pan­te acti­vo en la pro­tes­ta neoyorquina.

“La úni­ca cosa que tene­mos en común es que somos el 99% de la gen­te que ya no tole­ra­rá la codi­cia y corrup­ción del 1%”, admi­te en ese sen­ti­do el sitio inter­net “Occupy Wall Street”, que difun­de las acti­vi­da­des dia­rias de los manifestantes.

Si por aho­ra el movi­mien­to “tie­ne un men­sa­je posi­ti­vo” para “hacer oír nues­tras voces”, como seña­la otro mani­fes­tan­te, Robert Cam­mi­so, de 49 años y ex tra­ba­ja­dor de la cons­truc­ción, las cosas pue­den tomar otro cariz rápi­da­men­te, como que­dó en cla­ro el sábado.

“Si alguien tra­ta de poner­se en medio para res­trin­gir nues­tros dere­chos, bueno, enton­ces pasa­re­mos a resis­tir, a una resis­ten­cia pací­fi­ca”, advierte.

En todo caso, la aten­ción logra­da por las deten­cio­nes del sába­do pare­ce fun­cio­nar y lue­go de la actriz Susan Saran­don y el cineas­ta Michael Moo­re, el mul­ti­mi­llo­na­rio Geor­ge Soros mani­fes­tó el lunes su “sim­pa­tía” por las “opi­nio­nes” de los manifesantes.

“Empe­za­mos la sema­na pasa­da dur­mien­do unos 150 qui­zás, la noche con más gen­te éra­mos 300. Esta sema­na empe­za­mos con 300 y pro­ba­ble­men­te lle­gue­mos a 400, 500″, indi­có de su lado a la AFP Vic­to­ria Sobel, una estu­dian­te de 21 años invo­lu­cra­da en la orga­ni­za­ción de la protesta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *