Infor­me Polí­ti­co de Red Roja. Octu­bre de 2011

Redroja.jpg

El capi­tal, tra­ba­jo muer­to, devo­ra la vida.

La lucha por des­truir el capi­ta­lis­mo y por el socia­lis­mo es el úni­co camino. No hay mar­cha atrás.

Infor­me Polí­ti­co de Red Roja. Octu­bre de 2011

I. La cri­sis del capi­ta­lis­mo, gue­rra social con­tra la cla­se obre­ra y los pue­blos.

La cri­sis gene­ral del capi­ta­lis­mo, con su epi­cen­tro en la UE y en EE.UU., se pro­fun­di­za y se amplia, sobre todo en los paí­ses peri­fé­ri­cos de la UE como el Esta­do espa­ñol. Cada día es más evi­den­te que los esta­dos mayo­res de la bur­gue­sía y sus gobier­nos – más ple­ga­dos a sus intere­ses que nun­ca – saben per­fec­ta­men­te que el capi­ta­lis­mo no tie­ne, al menos por aho­ra, solu­ción algu­na a su cri­sis estruc­tu­ral. La bar­ba­rie es el hori­zon­te que se pre­pa­ra para la cla­se obre­ra y los pue­blos, inclu­so si el capi­tal es capaz de encon­trar algu­na vía de recu­pe­ra­ción que irá segui­da de otra cri­sis aún mayor. El capi­ta­lis­mo, que es esen­cial­men­te una rela­ción social, no se hun­di­rá por sí sólo. Es pre­ci­so des­truir­lo y cons­truir la alter­na­ti­va.

El mar­co gene­ral de la actual fase del capi­ta­lis­mo, cada vez más níti­da­men­te per­fi­la­do, se carac­te­ri­za por una gran des­truc­ción y con­cen­tra­ción de capi­tal, por la inten­si­fi­ca­ción de los enfren­ta­mien­tos inter­im­pe­ria­lis­tas en su lucha por los mer­ca­dos y por las mate­rias pri­mas y, sobre todo, por la bru­tal ofen­si­va con­tra la cla­se obre­ra en los paí­ses del cen­tro del sis­te­ma y con­tra los pue­blos de la peri­fe­ria (Iraq, Yugos­la­via, Afga­nis­tán, Libia…y los que ven­drán) para robar­les sus recursos[1].

Día tras día los agre­so­res com­prue­ban que sus ofen­si­vas mili­ta­res diri­gi­das a expo­liar los recur­sos natu­ra­les de los pue­blos no sólo no resuel­ven la cri­sis, sino que los duros com­ba­tes de la resis­ten­cia popu­lar con­vier­ten a sus gue­rras impe­ria­les en cié­na­gas para sus tro­pas, que obtie­nen la des­truc­ción y la matan­za como úni­co sal­do real.

Mien­tras tan­to, la lucha de cla­ses arre­cia en el cen­tro del sis­te­ma. El pro­gra­ma gene­ral que los impe­ria­lis­mos euro­peo y esta­dou­ni­den­se están deci­di­dos a impo­ner por enci­ma de todo, a tra­vés de sus repre­sen­tan­tes polí­ti­cos de todos los pela­jes, es el ata­que en todos los fren­tes a los dere­chos labo­ra­les y socia­les de la cla­se obre­ra y capas popu­la­res. Su obje­ti­vo cen­tral es apun­ta­lar la com­pe­ti­ti­vi­dad de las mul­ti­na­cio­na­les euro­peas en un mer­ca­do capi­ta­lis­ta don­de la com­pe­ten­cia es feroz y las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas se agu­di­zan.

Los gran­des cen­tros de poder del capi­tal y sus gobier­nos saben per­fec­ta­men­te que la deu­da es la con­se­cuen­cia y no la cau­sa de la cri­sis. La tasa de ganan­cia no ha hecho más que caer des­de los años 70 del siglo pasa­do y no se recu­pe­ró, ni siquie­ra de la mano de las gran­des inno­va­cio­nes en las tec­no­lo­gías de la comu­ni­ca­ción, ni con los espec­ta­cu­la­res des­cu­bri­mien­tos de nue­vos mate­ria­les de fina­les del siglo XX. La ato­nía de la acu­mu­la­ción y la caí­da en la inver­sión pro­duc­ti­va y las «solu­cio­nes espa­cia­les» – como las des­lo­ca­li­za­cio­nes o la libre cir­cu­la­ción de capi­ta­les – expli­can la hiper­tro­fia del sec­tor finan­cie­ro. La sobre­acu­mu­la­ción de capi­ta­les que no encon­tra­ban inver­sión ren­ta­ble en la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios se ha diri­gi­do hacia los cana­les de la valo­ri­za­ción fic­ti­cia de los acti­vos finan­cie­ros. Las enor­mes bur­bu­jas inmo­bi­lia­rias y finan­cie­ras no han hecho más que pos­po­ner el esta­lli­do de la cri­sis, ampli­fi­cán­do­la de for­ma espec­ta­cu­lar y colo­can­do su epi­cen­tro en los cen­tros impe­ria­les del sis­te­ma, la UE y EE.UU.

La enor­me des­truc­ción de teji­do pro­duc­ti­vo y de empleo, que no ha hecho más que empe­zar y que es con­se­cuen­cia direc­ta de la cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo, es la prin­ci­pal cau­sa del défi­cit y de la deu­da públi­ca. Pero en el capi­ta­lis­mo, la ampli­tud y la velo­ci­dad de la des­truc­ción de empre­sas depen­den de su for­ta­le­za o debi­li­dad en la com­pe­ten­cia con otras empre­sas. Por ello, otra de las cau­sas de fon­do por las que se incre­men­ta la deu­da en el Esta­do espa­ñol – al igual que ocu­rre con Gre­cia, Por­tu­gal e Irlan­da – es la enor­me debi­li­dad de los sec­to­res eco­nó­mi­cos hoy fun­da­men­ta­les, la cons­truc­ción y el turis­mo, tras la gran des­truc­ción de teji­do indus­trial, mine­ro, agrí­co­la y gana­de­ro impues­ta para la entra­da en la UE. Todos los Esta­dos en pro­ce­so de “res­ca­te” son com­pra­do­res netos de los mono­po­lios ale­ma­nes y fran­ce­ses, cuyos ban­cos sumi­nis­tra­ron los cré­di­tos para que se pro­du­je­ra el fabu­lo­so endeu­da­mien­to pri­va­do (has­ta el 50% del PIB ascien­de la deu­da del sec­tor inmo­bi­lia­rio en el Esta­do espa­ñol).

A la caí­da de los ingre­sos del Esta­do como pro­duc­to de la des­truc­ción de empre­sas, hay que aña­dir la deu­da con­traí­da por los gobier­nos para bene­fi­cio del capi­tal. El escar­nio mayor es que uti­li­cen el pre­tex­to de la deu­da – insi­nuan­do que somos unos mani­rro­tos y que gas­ta­mos lo que no tene­mos – para cum­plir su gran obje­ti­vo: dejar redu­ci­do a la mise­ria todo lo públi­co, pri­va­ti­zar lo ren­ta­ble e impo­ner sala­rios y con­di­cio­nes de tra­ba­jo semi­es­cla­vas como las que vie­nen sufrien­do, resul­ta­do de las polí­ti­cas de ajus­te des­de los años ochen­ta, las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res de paí­ses peri­fé­ri­cos, para sal­dar las deu­das de sus gobier­nos.

Que el défi­cit y la deu­da públi­ca no son más que el pre­tex­to para per­pe­trar un ata­que con­ti­nua­do y sin pre­ce­den­tes con­tra la cla­se obre­ra lo demues­tra el hecho de que en todos los paí­ses de la UE – inde­pen­dien­te­men­te de su nivel de deu­da – se están toman­do medi­das seme­jan­tes: retra­so en la edad de jubi­la­ción y dis­mi­nu­ción de las pen­sio­nes, aumen­to de los impues­tos indi­rec­tos, reduc­ción del sala­rio y des­pi­dos masi­vos de emplea­dos públi­cos, recor­tes en las pres­ta­cio­nes socia­les y, sobre todo cam­bios en las leyes labo­ra­les des­ti­na­dos a ase­gu­rar que los patro­nos impo­nen sin “tra­ba” algu­na las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, los con­tra­tos, los sala­rios y los des­pi­dos.

El escán­da­lo mayor es que el défi­cit públi­co y la deu­da han sido agra­va­dos por deci­sio­nes polí­ti­cas de los gobier­nos, antes del PP y des­pués por el PSOE, que han ido diri­gi­das, sin excep­ción, a dis­mi­nuir los ingre­sos del Esta­do pro­ve­nien­tes de impues­tos sobre el capi­tal y las ren­tas más altas. Por ejem­plo a las ren­tas supe­rio­res a los 300.000 euros al año se les han redu­ci­do los impues­tos en los últi­mos 15 años en un 37% y se hace caso omi­so al enor­me frau­de fis­cal (25% del PIB, 10 pun­tos por enci­ma de la media de la UE), con­cen­tra­do en estos mis­mos gru­pos. Des­de el pun­to de vis­ta del gas­to el resul­ta­do es el mis­mo. El dine­ro públi­co se des­ti­na a finan­ciar el pozo sin fon­do de la ban­ca pri­va­da (180.000 millo­nes de euros en 2010, más los miles de millo­nes que se pre­pa­ran para pri­va­ti­zar las cajas de Aho­rro) y a sub­ven­cio­nar de mil mane­ras a los gran­des mono­po­lios (empre­sas inmo­bi­lia­rias y auto­mo­vi­lís­ti­cas). El gas­to mili­tar públi­co emplea­do en la com­pra del arma­men­to más sofis­ti­ca­do para ani­qui­lar pue­blos como el afgano o el libio no cesa de aumen­tar (30.000 millo­nes de euros en los últi­mos meses). Tam­po­co paran de incre­men­tar­se la finan­cia­ción a la Igle­sia y a sus estruc­tu­ras edu­ca­ti­vas (10.000 millo­nes de euros al año), a la Casa Real o a las diver­sas poli­cías y Guar­dia Civil.

En resu­men, pre­ten­den que el défi­cit y la deu­da incre­men­ta­da por polí­ti­cas des­ti­na­das a engor­dar las arcas pri­va­das, polí­ti­cas mili­ta­res cri­mi­na­les, repre­sión o finan­cia­ción de pará­si­tos como la monar­quía o la igle­sia, sean paga­dos por las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res y las cla­ses popu­la­res.

II. Una monu­men­tal ofen­si­va ideo­ló­gi­ca.

Las épo­cas de cri­sis son momen­tos de gran ines­ta­bi­li­dad y de alto ries­go para las cla­ses domi­nan­tes. Son momen­tos de medi­das vio­len­tas, de des­truc­ción de empre­sas menos com­pe­ti­ti­vas y de gran­des opor­tu­ni­da­des de ganan­cia para otras, aun­que todas están de acuer­do en redu­cir sala­rios e inten­si­fi­car la explo­ta­ción. Momen­tos en que se inten­si­fi­can los enfren­ta­mien­tos a muer­te entre las dife­ren­tes frac­cio­nes del capi­tal, se recon­fi­gu­ra la estruc­tu­ra de poder interno, se crean nue­vas for­mas de domi­na­ción y sus gobier­nos no tie­nen más reme­dio que arran­car­se las más­ca­ras de legi­ti­mi­dad tras las que ocul­ta­ban su esen­cia opre­so­ra.

La demo­cra­cia par­la­men­ta­ria apa­re­ce con cla­ri­dad ante las cla­ses popu­la­res como la dic­ta­du­ra del capi­tal. El paro masi­vo, la caí­da brus­ca de las con­di­cio­nes de vida y la des­apa­ri­ción de las pres­ta­cio­nes socia­les lle­van a las mayo­rías a per­ci­bir con cla­ri­dad que el Esta­do ya no es más, ni aún el simu­la­cro, “del Bien­es­tar” sino el estric­to ins­tru­men­to de cla­se de la bur­gue­sía para opri­mir y repri­mir a la cla­se obre­ra y para ase­gu­rar – median­te inter­ven­cio­nes mili­ta­res paga­das con dine­ro de los tra­ba­ja­do­res – su acce­so bara­to y con­tro­la­do a las mate­rias pri­mas.

En estos momen­tos, para el capi­tal, es vital mini­mi­zar la movi­li­za­ción social y con­ju­rar el ries­go de que la cla­se obre­ra y los pue­blos orga­ni­za­dos com­pren­dan que lo impor­tan­te no es el par­ti­do que gobier­ne, sino la cla­se social que ten­ga el poder. En defi­ni­ti­va, su obje­ti­vo prio­ri­ta­rio es evi­tar que los pue­blos asu­man que es impo­si­ble uti­li­zar el Esta­do bur­gués con­tra los intere­ses de las cla­ses domi­nan­tes y que no hay camino alguno para que exis­ta un gobierno de izquier­das en la UE.

La for­ma en la que PSOE y PP aca­ban de rea­li­zar la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal, vio­len­tan­do las más ele­men­ta­les reglas demo­crá­ti­cas, y el con­te­ni­do del nue­vo artícu­lo 135 de la Cons­ti­tu­ción, la obli­ga­to­rie­dad de redu­cir el gas­to social públi­co en 70.000 millo­nes anua­les para cum­plir los obje­ti­vos del défi­cit y el esta­ble­ci­mien­to de la “prio­ri­dad abso­lu­ta del pago de la deu­da y de sus intere­ses sobre cual­quier otra par­ti­da de gas­to”, refle­jan con cla­ri­dad todas las valo­ra­cio­nes que se hacen en el párra­fo anterior[2]. Lo que encien­de para ellos todas las alar­mas es que estas mis­mas valo­ra­cio­nes – que hace unos meses podrían haber sido acu­sa­das de tre­men­dis­mo – han pasa­do a ser expre­sio­nes fre­cuen­tes en con­ver­sa­cio­nes de cen­tro de tra­ba­jo o de barrio popu­lar, y lo que es más peli­gro­so, en con­sig­nas corea­das en mani­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias.

Era impo­si­ble que argu­men­tos jus­ti­fi­ca­to­rios como que son medi­das abs­trac­tas y sin efi­ca­cia prác­ti­ca, des­ti­na­das tran­qui­li­zar a los “mer­ca­dos”, fue­ran creí­bles para las cla­ses popu­la­res a pesar de todo el des­plie­gue mediá­ti­co uti­li­za­do. Los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras vamos sabien­do que lo que tran­qui­li­za a los mer­ca­dos, nos ate­rro­ri­za a [email protected] Sobre todo cuan­do la Refor­ma Cons­ti­tu­cio­nal va acom­pa­ña­da con algo tan bru­tal­men­te con­cre­to como la pro­lon­ga­ción inde­fi­ni­da del enca­de­na­mien­to (nun­ca mejor dicho) de con­tra­tos tem­po­ra­les o el man­te­ni­mien­to del con­tra­to de apren­di­za­je has­ta los 30 años. Estos hechos se incor­po­ran a la con­cien­cia popu­lar y se per­ci­be que se tra­ta del enési­mo ata­que de los últi­mos tiem­pos, que se está acom­pa­ñan­do de bru­ta­les recor­tes en la sani­dad y en la edu­ca­ción públi­cas y de que no es nada fren­te a lo que van a hacer.

El capi­ta­lis­mo, sus gobier­nos y sus ins­ti­tu­cio­nes son, en momen­tos de cri­sis, más vul­ne­ra­bles que nun­ca, si se acom­pa­ña del auge cons­cien­te y orga­ni­za­do de la lucha obre­ra y popu­lar. Saben que ante las dimen­sio­nes de la cri­sis, la anar­quía esen­cial que pre­si­de el com­por­ta­mien­to del capi­tal, agu­di­za­da en momen­tos de “sál­ve­se quien pue­da”, y la inevi­ta­ble res­pues­ta al bru­tal ata­que que están obli­ga­dos a per­pe­trar con­tra la cla­se obre­ra, el ries­go de una situa­ción revo­lu­cio­na­ria es real.

Su estra­te­gia ante la impa­ra­ble movi­li­za­ción social se cons­tru­ye en varias direc­cio­nes:

l Poten­ciar movi­li­za­cio­nes de carác­ter espon­tá­neo, des­or­ga­ni­za­do y des­pro­vis­to de alter­na­ti­va polí­ti­ca anti­ca­pi­ta­lis­ta, apo­yan­do deci­di­da­men­te des­de los medios de comu­ni­ca­ción aque­llas orga­ni­za­cio­nes que pro­mue­van rei­vin­di­ca­cio­nes for­ma­les y que no cues­tio­nen la estruc­tu­ra del poder.

l Evi­tar que sur­ja un movi­mien­to sufi­cien­te­men­te orga­ni­za­do que pro­pug­ne cam­bios radi­ca­les, que cues­tio­ne las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do, de la UE y la OTAN, y que vaya intro­du­cien­do en la con­cien­cia de las masas la per­cep­ción que no hay espe­ran­za algu­na den­tro del capi­ta­lis­mo y de que es pre­ci­so colo­car en el hori­zon­te la nece­si­dad de tomar el poder y cons­truir la úni­ca alter­na­ti­va real, el socia­lis­mo.

l Dejar el sufi­cien­te espa­cio a orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, como IU o el Par­ti­do de la Izquier­da Euro­pea (PIE), que per­si­guen obje­ti­vos inal­can­za­bles como la refor­ma de la UE, la emi­sión de euro­bo­nos para aba­ra­tar el cos­te de la deu­da, la huma­ni­za­ción de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les con medi­das de aumen­to del gas­to social, la demo­cra­ti­za­ción de las ins­ti­tu­cio­nes, etc. En defi­ni­ti­va incen­ti­var el papel his­tó­ri­co de la social­de­mo­cra­cia des­ti­na­do a anes­te­siar la com­ba­ti­vi­dad de la cla­se obre­ra y la radi­ca­li­dad de la lucha popu­lar con el obje­ti­vo de cons­truir “otro mun­do posi­ble” sin des­truir ni el capi­ta­lis­mo, ni el esta­do que le sir­ve y sin tomar el poder.

l Cri­mi­na­li­zar y repri­mir a las orga­ni­za­cio­nes que no se some­ten.

III. Las con­di­cio­nes de la lucha en el Esta­do espa­ñol.

III. 1. El nue­vo con­tex­to abier­to tras el 15M

Ante la cons­ta­ta­ción reite­ra­da de la ausen­cia de volun­tad y de la inca­pa­ci­dad de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal, polí­ti­ca y sin­di­cal, para ser­vir de cau­ce al enor­me males­tar social que se vie­ne ges­tan­do en los últi­mos años, y ante la debi­li­dad y dis­per­sión del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo y de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de la izquier­da cohe­ren­te, la movi­li­za­ción popu­lar ha toma­do las calles.

Lo ha hecho de for­ma con­tra­dic­to­ria en los con­te­ni­dos y con dife­ren­te inten­si­dad en las diver­sas ciu­da­des y pue­blos del Esta­do espa­ñol.

Si bien los medios de comu­ni­ca­ción y las fuer­zas polí­ti­cas de la bur­gue­sía se han esfor­za­do en resal­tar y aplau­dir con­te­ni­dos como “su carác­ter apo­lí­ti­co”, “ni de izquier­das ni de dere­chas”, aque­llos obje­ti­vos con­cer­nien­tes exclu­si­va­men­te a la refor­ma de la Ley Elec­to­ral o a las lis­tas abiertas,..etc, lo cier­to es que la reali­dad, que no es aje­na a la pre­sen­cia en el movi­mien­to de la mayor par­te de las orga­ni­za­cio­nes anti­ca­pi­ta­lis­tas, les ha des­bor­da­do.

El con­te­ni­do de cla­se irrum­pía masi­va­men­te el 19 de junio, poco más de un mes des­pués del 15M, en movi­li­za­cio­nes de cien­tos de miles de per­so­nas en las prin­ci­pa­les ciu­da­des, sobre todo en Bar­ce­lo­na y Madrid. Lo hacía de la mejor mane­ra posi­ble, pro­fun­di­zan­do en el carác­ter asam­blea­rio y uni­ta­rio, seña­lan­do cla­ra­men­te el obje­ti­vo “Con­tra el capi­ta­lis­mo y su cri­sis”, enfren­tan­do todas las con­tra-refor­mas adop­ta­das has­ta enton­ces, denun­cian­do la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios públi­cos, los desahu­cios, los des­pi­dos, etc.

En con­tras­te, es indis­pen­sa­ble seña­lar la debi­li­dad y la con­fu­sión que pre­si­die­ron las “acam­pa­das del 15M” en Eus­kal Herría, ocu­rri­das inme­dia­ta­men­te des­pués e igno­ran­do la espec­ta­cu­lar vic­to­ria elec­to­ral de Bil­du.

Otras movi­li­za­cio­nes masi­vas, abso­lu­ta­men­te impen­sa­bles en pleno mes de agos­to, como las pro­du­ci­das con­tra el des­alo­jo de la Pla­za de Cata­lu­ña y de la Puer­ta del Sol y la repre­sión con­si­guien­te, la impre­sio­nan­te e iné­di­ta mani­fes­ta­ción anti­cle­ri­cal con­tra la visi­ta del Papa y su finan­cia­ción con dine­ro públi­co, las poten­tes movi­li­za­cio­nes de Cata­lu­ña con­tra los recor­tes en la sani­dad, las mani­fes­ta­cio­nes del 1 de sep­tiem­bre en dife­ren­tes ciu­da­des “Con­tra la Refor­ma y con­tra la Cons­ti­tu­ción Capi­ta­lis­ta Monár­qui­ca y nega­do­ra de los dere­chos nacio­na­les de los pue­blos”, las mani­fes­ta­cio­nes el pasa­do 18 de sep­tiem­bre en dece­nas de ciu­da­des del esta­do con el lema “Ban­que­ros y polí­ti­cos, sacad vues­tras manos de los ser­vi­cios públi­cos”, o las recien­tes y poten­tes huel­gas y movi­li­za­cio­nes con­tra los recor­tes en la ense­ñan­za en muchos pun­tos del Esta­do, mues­tran que efec­ti­va­men­te se está acu­mu­lan­do mate­rial alta­men­te infla­ma­ble.

Una carac­te­rís­ti­ca gene­ral de toda esta esca­la­da de movi­li­za­cio­nes masi­vas es la ausen­cia cla­mo­ro­sa en las con­vo­ca­to­rias de las siglas mayo­ri­ta­rias, CC.OO. y UGT, excep­to en las huel­gas de la ense­ñan­za en las que las asam­bleas de docen­tes han des­bor­da­do a las buro­cra­cias sin­di­ca­les.

Fren­te al hecho obje­ti­vo de que la movi­li­za­ción avan­za en la calle, con la par­ti­ci­pa­ción mayo­ri­ta­ria de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, en los cen­tros de tra­ba­jo pre­do­mi­na el des­áni­mo y el mie­do. Esta situa­ción, fren­te a la que se da en otros paí­ses como Gre­cia, está direc­ta­men­te rela­cio­na­da con la hege­mo­nía de unos sin­di­ca­tos que han hecho del entre­guis­mo y la “paz social” sus señas de iden­ti­dad.

h

III.2. El len­to y com­ple­jo avan­ce del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo en la recons­truc­ción del sin­di­ca­lis­mo de cla­se.

Ante la ofen­si­va gene­ral del capi­ta­lis­mo y de sus gobier­nos es pre­ci­so seña­lar que el desa­rro­llo de la cla­se anta­go­nis­ta como «cla­se para sí» avan­za muy len­ta­men­te. Lo que mar­ca el color gene­ral del cua­dro es pre­ci­sa­men­te la debi­li­dad del fac­tor sub­je­ti­vo y la hege­mo­nía ideo­ló­gi­ca de las cla­ses domi­nan­tes sobre las cla­ses popu­la­res.

Nada se pue­de espe­rar de las buro­cra­cias sin­di­ca­les de CC.OO y UGT, cóm­pli­ces direc­tos de la patro­nal y del gobierno en el debi­li­ta­mien­to del movi­mien­to obre­ro con sus polí­ti­cas de “pac­to social”.

El sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo, pese a los pro­gre­sos que se están pro­du­cien­do en la con­fluen­cia pro­gra­má­ti­ca y en la rea­li­za­ción de con­vo­ca­to­rias uni­ta­rias, avan­za len­ta­men­te en la cons­tru­ción de la uni­dad de acción. Más difi­cul­ta­des encuen­tra aún su coin­ci­den­cia con la izquier­da sin­di­cal de nacio­na­li­da­des como Eus­kal Herria y Gali­cia.

Red Roja emi­tió un Comu­ni­ca­do sobre “la reu­nión sin­di­cal del 17 de sep­tiem­bre y la recons­truc­ción del sin­di­ca­lis­mo alternativo”[3] en la que tras cons­ta­tar “la enor­me dis­tan­cia que con­ti­nua exis­tien­do entre la bru­tal ofen­si­va del capi­tal con­tra la cla­se obre­ra y sec­to­res popu­la­res – que ape­nas se ha ini­cia­do – y que pre­ten­de liqui­dar todas las con­quis­tas his­tó­ri­cas del movi­mien­to obre­ro en mate­ria de dere­chos labo­ra­les y de pro­tec­ción social – y la capa­ci­dad de res­pues­ta de cla­se”, apun­ta­ba lo siguien­te:

“El nue­vo con­tex­to pues­to en esce­na tras el 15M, aún con todas sus con­tra­dic­cio­nes, abre nue­vas posi­bi­li­da­des de for­ta­le­ci­mien­to de la lucha popu­lar en el que es nece­sa­rio y posi­ble for­ta­le­cer los con­te­ni­dos de lucha de cla­se.

Red Roja, cons­cien­te de que la uni­dad en la lucha es nues­tro úni­co arma, apo­ya­rá en cada terri­to­rio las movi­li­za­cio­nes con­vo­ca­das para el 29 de sep­tiem­bre y el 3 de octu­bre, así como las que se están orga­ni­zan­do para el 15 de octu­bre. Así mis­mo seña­la­mos la enor­me impor­tan­cia que tie­ne que las con­vo­ca­to­rias de movi­li­za­cio­nes coin­ci­dan en el tiem­po.

Red Roja apos­ta­rá deci­di­da­men­te por favo­re­cer el indis­pen­sa­ble acer­ca­mien­to entre dife­ren­tes posi­cio­nes y por hacer posi­ble en cada terri­to­rio el cli­ma de con­fian­za y de uni­dad impres­cin­di­ble para que la arti­cu­la­ción entre el sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo y el movi­men­to popu­lar sir­van de cau­ce efec­ti­vo al sen­ti­mien­to y a la volun­tad de lucha que ya se está mani­fes­tan­do y que cre­ce­rá ante los nue­vos ata­ques que ven­drán.

Las enor­mes dimen­sio­nes de la gue­rra social que el capi­ta­lis­mo y los gobier­nos a su ser­vi­cio per­pe­tran con­tra la cla­se obre­ra y con­tra los pue­blos, agu­di­za­da por la más que pro­ba­ble vic­to­ria del PP en las pró­xi­mas elec­cio­nes gene­ra­les, nos exi­ge que la uni­dad, des­de posi­cio­nes de cla­se y de com­ba­te, pase por enci­ma de cual­quier otra con­si­de­ra­ción y nos colo­que a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias que la más ele­men­tal cohe­ren­cia de cla­se nos deman­da”.

En defi­ni­ti­va, la Huel­ga Gene­ral no es sólo una con­sig­na. Lo fun­da­men­tal es pre­pa­rar las con­di­cio­nes para que cuan­do se dé, repre­sen­te un avan­ce en el nivel de orga­ni­za­ción y de con­cien­cia de la cla­se obre­ra, a sabien­das de que la Huel­ga Gene­ral no es la solu­ción ante las dimn­sio­nes de la gerrra social que enfren­ta­mos. Es, será, un momen­to en un pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas, de desa­rro­llo de la con­cien­cia de cla­se, que nos debe pre­pa­rar para lle­gar a la siguien­te en mejo­res con­di­cio­nes, incor­po­ran­do a más tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res y sec­to­res popu­la­res, en el seno de una gue­rra lar­ga con­tra el capi­ta­lis­mo como sis­te­ma gene­ral.

Mien­tras tan­to, las luchas con­cre­tas o sec­to­ria­les, como las impor­tan­tes movi­li­za­cio­nes por la ense­ñan­za y la edu­ca­ción públi­cas, con­tra las hipo­te­cas y por el dere­cho a la vivien­da, o las que se dan en dife­ren­tes empre­sas y sec­to­res ..etc, deben pasar de ser luchas par­cia­les y ais­la­das, a cobrar pleno sen­ti­do como par­te en un movi­mien­to gene­ral de lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta obre­ra y popu­lar y, solo en esa medi­da, como esla­bo­nes del pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas.

III. 3. El caso Bate­ra­gu­ne. Una nue­va sen­ten­cia de un pri­bu­nal espa­ñol con­tra el pue­blo vas­co.

Comu­ni­ca­do de red Roja. http://​www​.redro​ja​.net/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​s​/​5​0​9​-​u​n​a​-​n​u​e​n​a​-​s​e​n​t​e​n​c​i​a​-​d​e​-​u​n​-​t​r​i​b​u​n​a​l​-​d​e​-​e​x​c​e​p​c​i​o​n​-​e​s​p​a​n​o​l​-​c​o​n​t​r​a​-​e​l​-​p​u​e​b​l​o​-​v​a​sco

IV. Las elec­cio­nes del 20N y el avan­ce de la pro­pues­ta pro­gra­má­ti­ca común.

IV. Las elec­cio­nes del 20N y el avan­ce de la pro­pues­ta pro­gra­má­ti­ca común.

El ade­lan­ta­mien­to elec­to­ral ha sido impues­to por los esta­dos mayo­res de la bur­gue­sía espa­ño­la e inter­na­cio­nal a un Gobierno PSOE que ha dila­pi­da­do todos los res­tos de cre­di­bi­li­dad que pudie­ra haber teni­do para las capas popu­la­res y que ya no les sir­ve para imple­men­tar los dra­co­nia­nos pro­gra­mas de ajus­te en mate­ria de rela­cio­nes labo­ra­les, de recor­te de sala­rios y de pen­sio­nes, de avan­ce en las pri­va­ti­za­cio­nes de lo que que­da de sec­tor públi­co y de liqui­da­ción de pres­ta­cio­nes socia­les que están pre­pa­ra­dos.
La Refor­ma Cons­ti­tu­cio­nal ha sido el sím­bo­lo más evi­den­te de su enor­me debi­li­dad. Como decía­mos en nues­tro comu­ni­ca­do 4: “Zapa­te­ro y Rubal­ca­ba han deci­di­do mar­char­se lle­van­do has­ta sus últi­mas con­se­cuen­cias el papel his­tó­ri­co de la social­de­mo­cra­cia, y del PSOE en par­ti­cu­lar, ser­vir de mam­po­rre­ros al capi­tal. Su pro­pues­ta de nue­vo artícu­lo 135 de la Cons­ti­tu­ción podría pare­cer un esper­pen­to y has­ta un hara­ki­ri polí­ti­co: pocas sema­nas antes de las elec­cio­nes deci­den eje­cu­tar una de las pro­pues­tas estre­lla del PP dejan­do a su can­di­da­to con cara de póker en abso­lu­to fue­ra de jue­go. Podría pare­cer­lo, si no fue­ra por­que ya no pue­de ocul­tar­se una reali­dad que es cada vez más del domi­nio públi­co: no hay mar­gen para los mati­ces polí­ti­cos en un capi­ta­lis­mo que se deba­te en una cri­sis gene­ral sin sali­da”.

Las elec­cio­nes gene­ra­les del pró­xi­mo 20N lle­gan en un momen­to en el que la cre­di­bi­li­dad del sis­te­ma polí­ti­co, inclu­yen­do la pro­pia Cons­ti­tu­ción de 1978 está bajo míni­mos. La más que pre­vi­si­ble vic­to­ria del PP se pro­du­ci­rá por el hun­di­mien­to del voto de izquier­da que tenía el PSOE y por la inca­pa­ci­dad de IU de cons­ti­tuir­se en refe­ren­te del males­tar social y la movi­li­za­ción popu­lar. El peno­so epi­so­dio de su con­de­na a IU-Extre­ma­du­ra por no haber vota­do a favor del PSOE para “cerrar el paso a la dere­cha”, jun­to a las decla­ra­cio­nes de sus líde­res ofre­cién­do­se, una vez más, a apo­yar al PSOE o su nega­ti­va a cues­tio­nar a la direc­ción de CC.OO., son ejem­plos recien­tes que con­fir­man su inca­pa­ci­dad abso­lu­ta para eri­gir­se en alter­na­ti­va algu­na.

Red Roja plan­tea que la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral, enten­di­da como un arma más en la lucha revo­lu­cio­na­ria, sólo tie­ne sen­ti­do cuan­do la movi­li­za­ción de masas ha reco­no­ci­do a un deter­mi­na­do refe­ren­te polí­ti­co y no por auto­pro­cla­ma­ción. Enten­de­mos que la enor­me diver­si­dad polí­ti­ca de los pue­blos del Esta­dos espa­ñol, prin­ci­pal­men­te la deri­va­da del hecho nacio­nal, pero no sólo por él, y la varie­dad de expe­rien­cias de lucha que ha pro­du­ci­do una gran plu­ra­li­dad en la izquier­da polí­ti­ca, sin­di­cal y social, exi­ge que ese refe­ren­te polí­ti­co sea uni­ta­rio y se arti­cu­le como un Fren­te o Blo­que.

Por esas mis­mas razo­nes el pro­ce­so de cons­truc­ción de ese Blo­que debe, inevi­ta­ble­men­te, [de] rea­li­zar­se des­de la base, cons­tru­yén­do­se como expre­sión de la volun­tad uni­ta­ria expre­sa­da en la lucha obre­ra y popu­lar y reco­no­ci­do por la mis­ma.

Esas cir­cuns­tan­cias no se dan y Red Roja no se pre­sen­ta­rá a las elec­cio­nes, enten­dien­do que el gas­to de recur­sos y de esfuer­zos que exi­ge una cam­pa­ña elec­to­ral no tie­ne sen­ti­do emplear­los en con­se­guir unos cuan­tos miles de votos, máxi­me cuan­do la lucha social entra en momen­tos álgi­dos y todas las fuer­zas son pocas. Todo ello sin olvi­dar la vigen­cia de una drás­ti­ca legis­la­ción repre­si­va, una Ley de Par­ti­dos que exclu­ye a deter­mi­na­das fuer­zas del jue­go polí­ti­co o elec­to­ral y una Audien­cia Nacio­nal que encar­ce­la a diri­gen­tes como Ote­gi.

No par­ti­mos de nin­gún puris­mo anti-elec­to­ral, aun­que que sabe­mos que el pro­ce­so está tru­ca­do en esen­cia, que sir­ve exclu­si­va­men­te a la legi­ti­ma­ción ins­ti­tu­cio­nal de los intere­ses de la bur­gue­sía y esta­mos [email protected] de que las con­di­cio­nes para la trans­for­ma­ción social se engen­dran por la lucha de masas. La par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral de una fuer­za real, reco­no­ci­da como tal por la cla­se obre­ra y capas popu­la­res, pue­de ser un ins­tru­men­to más de lucha, si se dan esas con­di­cio­nes.

Por el con­tra­rio, Red Roja sí «par­ti­ci­pa­rá» en las elec­cio­nes. En un momen­to tan gra­ve como el actual, cuan­do los par­ti­dos polí­ti­cos ins­ti­tu­cio­na­les se dis­fra­zan de opo­nen­tes para mejor ven­der su mer­can­cía, enten­de­mos que es pre­ci­so des­en­mas­ca­rar­les, hablar con la gen­te de las cau­sas reales de los desas­tres que nos caen enci­ma, de sus ver­da­de­ros res­pon­sa­bles y del pro­gra­ma alter­na­ti­vo. Vamos a hacer­lo en las asam­bleas popu­la­res, en las fábri­cas, en las uni­ver­si­da­des, en los luga­res de reu­nión de barrios y pue­blos. Y lo que es más impor­tan­te vamos a invi­tar a todo tipo de orga­ni­za­cio­nes que com­par­tan en líneas gene­ra­les ese pro­gra­ma común, que no es patri­mo­nio nues­tro por­que ha sido ya pro­pues­to en pla­ta­for­mas uni­ta­rias de todo tipo, a que lo expli­quen con noso­tras y noso­tros.

Cree­mos que con ello con­tri­bui­mos a rea­li­zar lo más urgen­te: for­ta­le­cer la con­cien­cia popu­lar y mos­trar que exis­ten alter­na­ti­vas que serán posi­bles en la medi­da que la lucha, la orga­ni­za­ción y la movi­li­za­ción social las haga suyas.

5 de octu­bre de 2011

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — –

[1] Un aná­li­sis gene­ral más deta­lla­do pue­de encon­trar­se en el Infor­me Polí­ti­co apro­ba­do por la Asam­blea Gene­ral de Red Roja del mes de julio de 2011 http://​www​.redro​ja​.net/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​d​o​c​u​m​e​n​t​o​s​/​4​7​1​-​a​r​t​i​c​u​l​a​r​-​l​a​-​r​e​s​i​s​t​e​n​c​i​a​-​c​o​n​s​t​r​u​i​r​-​p​o​d​e​r​-​p​o​p​u​lar

[2] El Comu­ni­ca­do de Red Roja “Una Cons­ti­tu­ción con­tra el pue­blo” pue­de con­sul­tar­se en http://​www​.redro​ja​.net/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​s​/​4​8​0​-​l​a​-​c​o​n​s​t​i​t​u​c​i​o​n​-​c​o​n​t​r​a​-​e​l​-​p​u​e​blo

[3] El Couni­ca­do pue­de ver­se en: http://​www​.redro​ja​.net/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​s​/​5​1​5​-​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​-​d​e​-​r​e​d​-​r​o​j​a​-​s​o​b​r​e​-​l​a​-​r​e​u​n​i​o​n​-​s​i​n​d​i​c​a​l​-​d​e​l​-​1​7​-​d​e​-​s​e​p​t​i​e​m​b​r​e​-​y​-​l​a​-​r​e​c​o​n​s​t​r​u​c​c​i​o​n​-​d​e​l​-​s​i​n​d​i​c​a​l​i​s​m​o​-​d​e​-​c​l​ase

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *