Far­ma­céu­ti­cas. El nego­cio de la enfer­me­dad- Ber­na Gómez

Según hemos sabi­do estos días atrás, la far­ma­céu­ti­ca Roche, argu­men­tan­do la deu­da que se le debe, deja de sumi­nis­trar medi­ci­nas a hos­pi­ta­les grie­gos y da un avi­so al esta­do español.

Una noti­cia de este cali­bre debe­ría crear alar­ma social y ser asun­to de pri­mer orden para los medios, tema des­ta­ca­do de las ter­tu­lias, pun­to prio­ri­ta­rio en la agen­da de los polí­ti­cos y moti­vo de preo­cu­pa­ción y deba­te para el con­jun­to de la pobla­ción. Y es que, como si de una fami­lia más de la camo­rra se tra­ta­ra, una empre­sa de pro­duc­ción y sumi­nis­tro de un bien de pri­me­ra nece­si­dad como el medi­ca­men­to, con todos los mati­ces y cri­ti­cas que se le pue­da hacer a la medi­ci­na con­ven­cio­nal basa­da en el medi­ca­men­to, se cree con el sufi­cien­te poder sobre los esta­dos y las gen­tes como para cor­tar el sumi­nis­tro de medi­ci­nas y chan­ta­jear con recor­tes en su plan­ti­lla. Toda una demos­tra­ción de abu­so de poder, chan­ta­je y aten­ta­do a la salud pública.

Que se sepa, nin­gún fis­cal ni res­pon­sa­bles de las admi­nis­tra­cio­nes han toma­do car­tas en el asun­to, más bien lo con­tra­rio, los res­pon­sa­bles de salud de varias auto­no­mías han sali­do con urgen­cia a decir que sí, que las deu­das que se tie­nen con la mul­ti­na­cio­nal se paga­rán. Pare­cie­ra que el “mar­ke­ting del mie­do” fun­cio­na con total impunidad.

Y enton­ces nos sur­ge la “ino­cen­te” pre­gun­ta: ¿cómo es posi­ble que haya­mos lle­ga­do a esta situa­ción, no la de la cri­sis eco­nó­mi­ca, que tam­bién, sino aque­lla que supo­ne que algo tan pri­mor­dial como la salud (y aho­ra mis­mo los medi­ca­men­tos como par­te de ella) pue­da estar deter­mi­na­da, con­di­cio­na­da por una empre­sa pri­va­da que tie­ne poder para deci­dir cómo, cuan­do y a quién sumi­nis­tra sus pro­duc­tos? ¿Cómo es posi­ble que una bue­na par­te de la estruc­tu­ra sani­ta­ria públi­ca depen­da de los ava­ta­res de las mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas? En una pala­bra, ¿Cómo se pue­de dejar el dere­cho a la salud, del que debe gozar todo ser humano, esa gran par­te de lucha con­tra la enfer­me­dad, que en la actua­li­dad supo­nen los medi­ca­men­tos y otros fun­da­men­ta­les sumi­nis­tros de estas empre­sas, en manos de entes cuyo obje­ti­vo final es la obten­ción de bene­fi­cios eco­nó­mi­cos para pagar los divi­den­dos de sus inver­so­res y accio­nis­tas y sobre los que la cosa públi­ca, repre­sen­tan­tes de la ciu­da­da­nía inclui­dos, no tie­ne con­trol? ¿Sus bene­fi­cios valen más que nues­tras vidas?

Es un tema de tal gra­ve­dad que el deba­te debie­ra estar ya abier­to, en todos los fren­tes y en toda su dimensión.

Apor­te­mos algu­nos datos al mismo.

La Indus­tria Far­ma­céu­ti­ca se sitúa hoy en día, según el infor­me de desa­rro­llo de la ONU, como el ter­cer sec­tor eco­nó­mi­co a nivel mun­dial tras la indus­tria arma­men­tís­ti­ca y el narcotráfico.

Acla­ran­do pre­via­men­te que no se pue­de meter en el mis­mo saco a todas las empre­sas del sec­tor, esta­mos hablan­do de una Indus­tria muy cues­tio­na­da por sus pre­sio­nes y malas artes de cara a man­te­ner el nivel de bene­fi­cio, ante­po­nien­do en dema­sia­das oca­sio­nes, y a cos­ta de lo que sea, el obje­ti­vo del nego­cio al obje­ti­vo de satis­fa­cer el dere­cho a la salud de las per­so­nas. Voces cua­li­fi­ca­das y noti­cias rela­cio­na­das con lo ante­rior apa­re­cen en lo medios cada vez con más pro­fu­sión, denun­cia de la pun­ta de un gran ice­berg de corrup­ción que des­ta­pa la per­ver­si­dad del actual orden de cosas que deja en manos de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca bue­na par­te de las posi­bi­li­da­des de sanar a millo­nes de per­so­nas en el planeta.

He selec­cio­na­do algu­nas de esas infor­ma­cio­nes que en este últi­mo año han veni­do apa­re­cien­do. Las fuen­tes son medios de comu­ni­ca­ción escri­ta y elec­tró­ni­ca, libros, webs de empre­sas e ins­ti­tu­cio­nes, etc.

La com­pa­ñía Ser­vier está en el cen­tro de un escán­da­lo sani­ta­rio en Fran­cia, don­de diver­sos estu­dios res­pon­sa­bi­li­zan al Media­tor ‑que se comer­cia­li­zó des­de 1976 has­ta su reti­ra­da 2009- de la muer­te de entre 500 y 2.000 per­so­nas en el país. Unos 1.500 pacien­tes que uti­li­za­ron ese fár­ma­co para la dia­be­tes que muchos médi­cos rece­ta­ban tam­bién como adel­ga­zan­te se han suma­do a la denun­cia que tres jue­ces tie­nen abier­ta con­tra esta compañía.

Según un estu­dio del Bri­tish Medi­cal Jour­nal (BMJ), una de las revis­tas médi­cas de refe­ren­cia, un infor­me cla­ve de la OMS ocul­tó los víncu­los finan­cie­ros entre sus exper­tos y las far­ma­céu­ti­cas Roche y Gla­xo, fabri­can­tes de Tami­flu y Relen­za, los fár­ma­cos anti­vi­ra­les con­tra el virus H1N1. Ese fue el infor­me que ins­tó a los Gobier­nos a api­lar reser­vas de esos medi­ca­men­tos, por valor de unos 6.000 millo­nes de dóla­res (4.900 millo­nes de euros). Las crí­ti­cas del Bri­tish Medi­cal Jour­nal se suman a las del Con­se­jo de Europa,

Duran­te años, la com­pa­ñía Wyeth pagó los ser­vi­cios de una empre­sa de comu­ni­ca­ción para que pro­du­je­ra artícu­los y revi­sio­nes que des­pués apa­re­cie­ron en las revis­tas médi­cas bajo el nom­bre de los médi­cos que acce­dían a ello. Igual que el escri­tor que paga a un “negro” para que le escri­ba un libro. En esos artícu­los, se ensal­za­ban las supues­tas vir­tu­des de Prem­pro ‑tera­pia hor­mo­nal sus­ti­tu­ti­va para la meno­pau­sia- y se pasa­ban por alto sus peli­gros, una prác­ti­ca que con­tri­bu­yó a la expan­sión de su uso entre las muje­res que no lo nece­si­ta­ban. Se cele­bra en EEUU jui­cio con­tra esta com­pa­ñía por los casos de cán­cer de mama cau­sa­dos por Prem­pro.

La mayor mul­ti­na­cio­nal far­ma­céu­ti­ca, la esta­dou­ni­den­se Pfi­zer, nego­ció en abril de 2009 con el Gobierno de Nige­ria un acuer­do para evi­tar un jui­cio por la muer­te de 11 niños en el país afri­cano y las secue­las cau­sa­das en dece­nas de ellos en el ensa­yo clí­ni­co de un medi­ca­men­to lla­ma­do Tro­van. Unas 200 fami­lias de Kano, al nor­te de Nige­ria, ase­gu­ra­ban que su país fue en 1996 un expe­ri­men­to para pro­bar el Tro­van y uti­li­zar a sus hijos como coba­yas huma­nos. La com­pa­ñía pagó 75 millo­nes de dóla­res (57 millo­nes de euros), para indem­ni­zar a las fami­lias y evi­tar así que la cau­sa cri­mi­nal que había comen­za­do en los tri­bu­na­les lle­ga­se a prosperar.

La poli­cía ita­lia­na des­cu­brió la con­ce­sión de comi­sio­nes ile­ga­les y rega­los a miles de médi­cos ita­lia­nos por par­te de Gla­xoS­mith­Kli­ne como «pre­mio» por rece­tar sus pro­duc­tos a los pacien­tes. Y nada menos que 4.713 per­so­nas fue­ron pro­ce­sa­das acu­sa­das de per­te­ne­cer a una red encar­ga­da de favo­re­cer la ven­ta de los pro­duc­tos GSK. El tra­to «per­so­na­lí­si­mo» entre pro­mo­to­res de ven­tas y doc­to­res incluía becas para sus hijos, ingre­sos ban­ca­rios «for­tui­tos» o via­jes a para­jes exó­ti­cos de India o Bra­sil. Duran­te el perio­do 19992002 Gla­xoS­mith­Kli­ne en Ita­lia dedi­có más de 228 millo­nes de euros a «corrom­per médi­cos», según pala­bras de la poli­cía ita­lia­na. Y la cen­tral de la empre­sa fue acu­sa­da de «crí­me­nes cor­po­ra­ti­vos». El asun­to fue tan escan­da­lo­so que la pro­pia mul­ti­na­cio­nal reco­no­ce­ría los hechos en un comu­ni­ca­do público

“Es cons­tan­te el tras­va­se de polí­ti­cos sani­ta­rios, con­se­je­ros y direc­to­res gene­ra­les a la indus­tria far­ma­céu­ti­ca. Un ejem­plo para­dig­má­ti­co de ello es el de Ber­nat Soria, ex minis­tro de Sani­dad, que fichó por el labo­ra­to­rio Abbot para hacer un infor­me sobre las caren­cias del Sis­te­ma Nacio­nal de Salud y el papel de la Indus­tria Farmacéutica..” 

Richard J. Roberts, Nobel de Medi­ci­na en 1993: “Es habi­tual que las far­ma­céu­ti­cas estén intere­sa­das en líneas de inves­ti­ga­ción no para curar sino sólo para con­ver­tir en cró­ni­cas dolen­cias con medi­ca­men­tos cro­ni­fi­ca­do­res mucho más ren­ta­bles que los que curan del todo y de una vez para siem­pre. Y no tie­ne más que seguir el aná­li­sis finan­cie­ro de la indus­tria far­ma­co­ló­gi­ca y com­pro­ba­rá lo que digo”. “Se han deja­do de inves­ti­gar anti­bió­ti­cos por­que son dema­sia­do efec­ti­vos y cura­ban del todo”. “Ape­nas se inves­ti­gan las enfer­me­da­des ter­cer­mun­dis­tas, por­que los medi­ca­men­tos que las com­ba­ti­rían no serían rentables.

Tho­mas Steitz, Nobel de Quí­mi­ca en 2009: “Muchas de las gran­des far­ma­céu­ti­cas han cerra­do sus inves­ti­ga­cio­nes sobre anti­bió­ti­cos por­que curan a la gen­te y lo que estas empre­sas quie­ren es un fár­ma­co que haya que tomar toda la vida”. “Nos resul­ta difí­cil encon­trar una far­ma­céu­ti­ca que quie­ra tra­ba­jar con noso­tros, por­que para estas empre­sas ven­der anti­bió­ti­cos en paí­ses como Sudá­fri­ca no gene­ra ape­nas dine­ro y pre­fie­ren inver­tir en medi­ca­men­tos para toda la vida”.

En la web de Far­ma­in­dus­tria, la gran patro­nal de las empre­sas far­ma­céu­ti­cas en el esta­do espa­ñol, se pue­de leer, con fecha de Agos­to de 2011: “las medi­das apro­ba­das por el CISNS con­du­cen a la indus­tria far­ma­céu­ti­ca a una situa­ción lími­te y no solu­cio­nan los pro­ble­mas finan­cie­ros del SNS. Se empo­bre­ce la pres­ta­ción far­ma­céu­ti­ca que reci­ben los pacien­tes y se inter­fie­re en la acti­vi­dad pro­fe­sio­nal de los médi­cos” Se refie­re, entre otras cosas, a la “gene­ra­li­za­ción de la pres­crip­ción por prin­ci­pio acti­vo, que es inad­mi­si­ble, limi­ta la auto­no­mía del médi­co y pue­de tener con­se­cuen­cias nega­ti­vas para los pacien­tes”. Es decir, la indus­tria far­ma­céu­ti­ca pre­sio­na al con­jun­to del sis­te­ma sani­ta­rio públi­co cues­tio­nan­do el uso de gené­ri­cos y ponien­do como arie­te a los médi­cos y a los pro­pios pacien­tes. Por cier­to, Far­ma­in­dus­tria dis­po­ne en su web de un apar­ta­do pro­pio para “pro­mo­cio­nar” la acti­vi­dad de las aso­cia­cio­nes de pacientes.

Uno de los fren­tes de incur­sión más poten­tes de las far­ma­céu­ti­cas en el sec­tor sani­ta­rio, publi­co o pri­va­do, se sitúa en la pres­crip­ción de fár­ma­cos, es decir, en el colec­ti­vo médico.

Curio­sa­men­te, en el mis­mo mes de Abril de este 2011 han apa­re­ci­do publi­ca­dos dos libros sobre el papel que muchos médi­cos jue­gan a la hora de per­mi­tir e inclu­so par­ti­ci­par de mane­ra acti­va en prác­ti­cas de pre­sión y soborno por par­te de los labo­ra­to­rios. Sus auto­res tra­ba­jan en dos mun­dos bas­tan­te dis­tan­tes, pero coin­ci­den a la hora de ana­li­zar las “tur­bias manio­bras de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca”. Uno, Jose Ramón Ger­má Lluch es médi­co oncó­lo­go y ha sido, entre otras cosas, Pre­si­den­te de la Socie­dad Espa­ño­la de Onco­lo­gía Médi­ca. Actual­men­te es Jefe del Ser­vi­cio de Onco­lo­gía Médi­ca en el Ins­ti­tu­to Cata­lán de Onco­lo­gía, diri­ge el Depar­ta­men­to de Onco­lo­gía del Hos­pi­tal Gene­ral de Cata­lu­ña y es pro­fe­sor titu­lar de Onco­lo­gía Médi­ca de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, entre otros. Es decir, un repu­tado pro­fe­sio­nal de la medi­ci­na con­ven­cio­nal. En su libro nove­la­do “Dio­ses de Bata Blan­ca” refle­ja “hechos reales sobre la éti­ca, la ambi­ción y las tur­bias manio­bras de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca”. En un poten­te párra­fo del libro, y a modo de resu­men final de lo que en él denun­cia, se pue­de leer: “( ) Des­cri­bía la rela­ja­ción pro­gre­si­va de las agen­cias regu­la­do­ras con res­pec­to a la apro­ba­ción de medi­ca­men­tos para ser comer­cia­li­za­dos mun­dial­men­te, denun­cia­ba la mani­pu­la­ción de efec­tos adver­sos que algu­nas com­pa­ñías escon­den en el dos­sier de pre­sen­ta­ción para la pos­te­rior apro­ba­ción de su nue­vo pro­duc­to, en oca­sio­nes de esca­sa acti­vi­dad y toxi­ci­dad mal estu­dia­da y, final­men­te, reve­la­ba la crea­ción y pos­te­rior poten­cia­ción de líde­res médi­cos de opi­nión, que enca­be­zan la pun­ta de lan­za de la pro­pa­gan­da del nue­vo medi­ca­men­to y que ase­so­ran a algu­nas com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas en dise­ño de su cam­pa­ña de pre­sen­ta­ción de resul­ta­dos y su mar­ke­ting pos­te­rior sin preo­cu­par­se de rea­li­zar, muchas veces, una revi­sión a fon­do del desa­rro­llo del fár­ma­co en cuestión”.

El otro es perio­dis­ta, autor de varios libros rela­cio­na­dos con el tema pre­sen­te. Miguel Jara con­cen­tra en su libro “Labo­ra­to­rio de Médi­cos, via­je al inte­rior de la medi­ci­na y la indus­tria far­ma­céu­ti­ca” una autén­ti­ca bom­ba de denun­cia docu­men­ta­da, lle­na de datos y prue­bas, basa­das fun­da­men­tal­men­te en tes­ti­mo­nios y docu­men­tos apor­ta­dos por (ex)representantes comer­cia­les de la pro­pia indus­tria, que pone sobre la mesa de la opi­nión públi­ca algo que casi todo el mun­do cono­ce y muchos asu­men con nor­ma­li­dad: la com­pra de volun­ta­des de muchos pro­fe­sio­na­les por par­te de los “visi­ta­do­res médi­cos” para la pres­crip­ción de medi­ca­men­tos. Se cal­cu­la que en el Esta­do tan solo un 10% de los médi­cos se nie­ga a reci­bir a los visi­ta­do­res. No quie­re decir esto que sea una mayo­ría la que cae en el jue­go del soborno o la seduc­ción indu­ci­da por los labo­ra­to­rios, ni que quie­nes lo hacen están al mis­mo nivel de corrup­ción y de fal­ta de ética.

Para esta acti­vi­dad, los labo­ra­to­rios dis­po­nen de la infor­ma­ción que a ele­va­dos pre­cios les ofre­cen empre­sas de mar­ke­ting far­ma­céu­ti­co. En la web de una de éstas, Clo­se-Up, se pue­de leer: “como misión ofre­cer a la Indus­tria, pro­duc­tos, ser­vi­cios y solu­cio­nes de nego­cios cada vez más ade­cua­dos a las cre­cien­tes nece­si­da­des de la Indus­tria Far­ma­céu­ti­ca. Con­cien­tes de la nece­si­dad y reque­ri­mien­tos de la Indus­tria Far­ma­céu­ti­ca, hemos tra­ba­ja­do inten­sa­men­te en los últi­mos tiem­pos para poner a dis­po­si­ción del Mer­ca­do el ser­vi­cio úni­co y de alto valor agre­ga­do: PRESCRIBER’s.

Este ser­vi­cio úni­co vía Web, por el cual los Repre­sen­tan­tes y Geren­tes de Dis­tri­to podrán revi­sar los per­fi­les pres­crip­ti­vos de sus Médi­cos Visi­ta­dos y No Visi­ta­dos, efec­tuar Seg­men­ta­ción y Tar­ge­ting, tie­ne por obje­ti­vo cen­tral mejo­rar la PRODUCTIVIDAD DE LA FUERZA DE VENTAS a par­tir del uso racio­nal y efec­ti­vo del Fiche­ro Médi­co de la Compañía.

El mis­mo está dis­po­ni­ble en for­ma ágil, fle­xi­ble y ami­ga­ble, brin­dan­do acce­so inte­gra­do on-line a todas las infor­ma­cio­nes de inte­rés del médi­co pres­crip­tor:- DATOS COMPLETOS catas­tra­les del MÉDICO Padro­ni­za­do y Nor­ma­li­za­do, ase­gu­ran­do la inte­gri­dad de los datos de cada médi­co de inte­rés.- PERFIL PRESCRIPTIVO DEL MÉDICO, con las infor­ma­cio­nes del Poten­cial y la Pro­duc­ti­vi­dad de cada médi­co en los mer­ca­dos de selec­ción. ¿Saben esto los médicos?

Repro­duz­co aquí un párra­fo del libro de Jara que a mi modo de ver refle­ja ade­cua­da­men­te esa ideo­lo­gía domi­nan­te y asu­mi­da que en torno a este aspec­to jus­ti­fi­ca, en la con­cien­cia de muchos de los pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios y de los mis­mos ven­de­do­res, esa rela­ción con­sen­ti­da: “Exis­tía un nego­cio de medi­ca­men­tos, dro­gas lega­les a las que se le había dota­do de un valor que muchas no tenían. El mar­ke­ting había fun­cio­na­do, la socie­dad acep­ta­ba el jue­go maca­bro de ati­bo­rrar­se de fár­ma­cos peli­gro­sos y en nume­ro­sos casos inefi­ca­ces. Pero para ali­men­tar un fue­go que ele­va­ba sus enor­mes lla­mas has­ta los alta­res del bene­fi­cio eco­nó­mi­co había que aña­dir­le leña de mane­ra cons­tan­te. Para ello los labo­ra­to­rios nece­si­ta­ban a los médi­cos. Los pres­crip­to­res, como les lla­ma­ban, eran eso, la puer­ta abier­ta al cuar­to de la leña, Los pres­crip­to­res tenían en sus manos, en los bolí­gra­fos seri­gra­fia­dos con el recor­da­to­rio de un fár­ma­co con los que exten­dían rece­tas, el poder de encum­brar el penúl­ti­mo pro­duc­to con el que la com­pa­ñía far­ma­céu­ti­ca espe­ra­ba encon­trar su Dora­do. En la rece­ta esta­ba la cla­ve y solo el médi­co podía exten­der­la. Había que inven­tar algo para acce­der a la volun­tad del pres­crip­tor. Inven­ta­rían que si el facul­ta­ti­vo está muy ocu­pa­do aten­dien­do a sus pacien­tes no dis­pon­dría de tiem­po para estar infor­ma­do de las nove­da­des tera­péu­ti­cas. Era la excu­sa per­fec­ta. Los labo­ra­to­rios se encar­ga­rían de ofre­cer de mane­ra gra­tui­ta, y en apa­rien­cia altruis­ta, esos ser­vi­cios. Nacía así una nue­va pro­fe­sión. Cen­te­na­res, miles de seres nece­si­ta­dos acce­de­rían a tra­ba­jar como Infor­ma­do­res Téc­ni­cos Sani­ta­rios. Lle­va­rían a las con­sul­tas de los gale­nos la “cien­cia” a la que éstos no podían acce­der por fal­ta de tiem­po. Los espe­cia­lis­tas se ocu­pa­rían mejor de sus pacien­tes al no tener que per­der el tiem­po en infor­mar­se. En la for­ma­ción de los doc­to­res esta­ba la cla­ve del nego­cio. Los médi­cos ya no ten­drían que pen­sar; una indus­tria lo haría por ellos. La como­di­dad esta­ba ser­vi­da en ban­de­ja. La anhe­la­da y enfer­mi­za como­di­dad que se vol­ve­ría con­tra aquel que vaga­ra bajo sus influjos.

“En el pues­to de tra­ba­jo de *infor­ma­dor téc­ni­co sani­ta­rio* hay un ven­de­dor que posee una for­ma­ción míni­ma sobre el fár­ma­co del que infor­ma. La jus­ta para con­ven­cer a algún espe­cia­lis­ta de que lo uti­li­ce. Sin cre­di­bi­li­dad cien­tí­fi­ca. La res­pon­sa­bi­li­dad y el obje­ti­vo labo­ral de un ven­de­dor es, exclu­si­va­men­te, vender”.

Mate­rial de escri­to­rio, entra­das para even­tos depor­ti­vos en pal­cos pri­vi­le­gia­dos, comi­das y cenas, libros, ins­crip­cio­nes a con­gre­sos y jor­na­das, reunio­nes “cien­tí­fi­cas”, equi­pos infor­má­ti­cos (hard­wa­re y soft­wa­re) , cáma­ras de fotos, via­jes, alo­ja­mien­tos en hote­les de lujo, cur­sos cien­tí­fi­cos y de far­ma­co­vi­gi­lan­cia, ensa­yos clí­ni­cos, e, inclu­so como caso más gra­ve si cabe, dine­ro con­tan­te y sonan­te son algu­nas de las dádi­vas del exten­di­do tra­pi­cheo en torno al nego­cio de los fármacos.

Quie­nes tra­ba­ja­mos en el sec­tor de la sani­dad publi­ca, espe­cial­men­te en el ámbi­to hos­pi­ta­la­rio, somos tes­ti­gos dia­rios de la acti­vi­dad de todo un ejér­ci­to de visi­ta­do­res médi­cos, ven­de­do­res deam­bu­lan­tes por los pasi­llos de los cen­tros sani­ta­rios al ace­cho de los gale­nos para “infor­mar­les” y “recor­dar­les” sus pro­duc­tos. Tam­bién somos tes­ti­gos direc­tos de algu­nos de los pre­sen­tes con que bas­tan­tes de estos “infor­ma­do­res téc­ni­cos sani­ta­rios” aga­sa­jan a los médi­cos y a los dis­tin­tos depar­ta­men­tos, espe­cial­men­te en fechas seña­la­das como las navi­da­des (bolí­gra­fos, agen­das, rega­los varios, dul­ces, cava, vinos,.. todo ello de la mejor cali­dad). Aho­ra se hace de mane­ra menos osten­to­sa, entre otras cosas por­que la Ley, aun­que no se apli­que ni míni­ma­men­te, lo deja cla­ro. La Ley 292006 de garan­tías y uso racio­nal de los medi­ca­men­tos y pro­duc­tos sani­ta­rios dice, en el apar­ta­do de infrac­cio­nes (artícu­lo 101), con­cre­ta­men­te en cuan­to a las gra­ves: “ Acep­tar, los pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios, con moti­vo de la pres­crip­ción, dis­pen­sa­ción y admi­nis­tra­ción de medi­ca­men­tos y/​o pro­duc­tos sani­ta­rios con car­go al Sis­te­ma Nacio­nal de Salud, o sus parien­tes y per­so­nas de su con­vi­ven­cia, cual­quier tipo de incen­ti­vo, boni­fi­ca­cio­nes, des­cuen­tos prohi­bi­dos, pri­mas u obse­quios efec­tua­dos por quien ten­ga intere­ses direc­tos o indi­rec­tos en la pro­duc­ción, fabri­ca­ción y comer­cia­li­za­ción de medi­ca­men­tos y pro­duc­tos sani­ta­rios” . Las san­cio­nes res­pec­to a esto pue­den ir des­de un míni­mo de 30.000 euros has­ta un máxi­mo de 90.000.

Hay que des­ta­car, no obs­tan­te, en torno a esta rela­ción de la Indus­tria Far­ma­céu­ti­ca con el mun­do de los pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios, la inte­gri­dad de una mayo­ría de los mis­mos, algu­nos de los cua­les ya han comen­za­do no solo a alzar la voz de la pro­tes­ta ante esta reali­dad, sino a orga­ni­zar­se para luchar con­tra la corrup­ción y pro­po­ner alter­na­ti­vas acor­des a los intere­ses gene­ra­les de la pobla­ción y del sis­te­ma sani­ta­rio públi­co. Tam­bién seña­lar la valen­tía y el nivel éti­co de esos tra­ba­ja­do­res de estas empre­sas que, enfren­tán­do­se al ries­go de las repre­sa­lias, se nie­gan a desa­rro­llar el jue­go sucio de éstas e inclu­so, como se reco­ge en el tra­ba­jo de Miguel Jara, a denun­ciar a las mismas.

En toda esta mara­ña de pre­sión e inclu­so en muchos casos de corrup­ción se echa en fal­ta la actua­ción de las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas, tan­to sani­ta­rias como de inves­ti­ga­ción judi­cial en la direc­ción de pre­ve­nir y per­se­guir todas estas acti­vi­da­des denun­cia­das, así como la fal­ta de aten­ción e inter­ven­ción polí­ti­ca de los “repre­sen­tan­tes de la sobe­ra­nía popular”.

Pues eso, empe­za­ba estas notas a pro­pó­si­to de la infor­ma­ción de que la mul­ti­na­cio­nal far­ma­céu­ti­ca sui­za Roche cor­ta el sumi­nis­tro de fár­ma­cos a Gre­cia, y las fina­li­zo tam­bién con la infor­ma­ción de que el actual Geren­te Eje­cu­ti­vo de la com­pa­ñía, Seve­rin Sch­wan, tenía en 2008 un sala­rio de 4,5 millo­nes de dóla­res ame­ri­ca­nos. De escán­da­lo ¿ver­dad?

Ber­na Gómez Edesa

Tra­ba­ja­dor del Hos­pi­tal de Galdakao/​Osakidetza

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *