Pla­za­ra!, nue­va herra­mien­ta para con­quis­tar los dere­chos – Txotxe Andue­za

Lle­vá­ba­mos algu­nos meses de deba­tes, inten­tan­do bus­car la mejor mane­ra de con­for­mar en Gas­teiz un movi­mien­to efi­caz en la defen­sa de los dere­chos civi­les y polí­ti­cos, bus­can­do defi­ni­cio­nes ade­cua­das, tra­tan­do de acer­tar en el diag­nós­ti­co local de los lími­tes a su ejer­ci­cio, y lo más difí­cil, que­rien­do apor­tar algo nue­vo a la lar­ga, pro­fu­sa e ima­gi­na­ti­va his­to­ria de luchas y rei­vin­di­ca­cio­nes de este pue­blo. Lo hacía­mos poco a poco, cons­cien­tes de que por mucho que en algu­nos ámbi­tos polí­ti­cos se estén dan­do en los últi­mos tiem­pos varia­cio­nes sin duda sig­ni­fi­ca­ti­vas, la ten­den­cia mun­dial y local es hacia el con­trol y la segu­ri­dad en detri­men­to de esas garan­tías indi­vi­dua­les y colec­ti­vas tan pom­po­sa­men­te reco­gi­das en los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les del pasa­do siglo.

En pri­ma­ve­ra con­si­de­rá­ba­mos ya que está­ba­mos pre­pa­ra­dos para dar los pri­me­ros pasos de socia­li­za­ción de las ideas y para la pues­ta en mar­cha de tareas y obje­ti­vos. Y ahí nos tro­pe­za­mos, pre­ci­sa­men­te, con esa reali­dad que que­re­mos denun­ciar y cam­biar. Habla­mos de lími­tes a la par­ti­ci­pa­ción, de una ges­tión de los dere­chos y las liber­ta­des públi­cas que par­te de la pre­mi­sa de con­si­de­rar pre­sun­to delin­cuen­te a todo aquel agen­te o indi­vi­duo que se quie­re expre­sar, que ve peli­gro en la par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía, que cie­rra el deba­te y el con­tras­te de ideas entre pare­des…

Enten­di­mos que en julio no pudié­ra­mos uti­li­zar la pla­za de los Fue­ros para nues­tro acto de pre­sen­ta­ción, por­que esta­ba ocu­pa­da todos los fines de sema­na con acti­vi­da­des con las que se hacía muy difí­cil com­par­tir el espa­cio (jue­gos…). Pero no pode­mos enten­der ni mucho menos com­par­ti­mos que nos digan que las dos prin­ci­pa­les pla­zas públi­cas de la ciu­dad (Fue­ros y Vir­gen Blan­ca) «están reser­va­das sólo a la ini­cia­ti­va ins­ti­tu­cio­nal». Nos suge­rían Arria­ga, o sea, nada que ver con el cen­tro de la ciu­dad que algu­nos con­si­de­ran su salon­ci­to par­ti­cu­lar. Tam­bién nos hicie­ron la mis­ma «suge­ren­cia» cuan­do les comu­ni­ca­mos nues­tra inten­ción de hacer una mesa redon­da en las Buru­lle­rías, para la que nos nega­ron el per­mi­so, segu­ra­men­te por­que el Ayun­ta­mien­to ha pues­to ese espa­cio públi­co en manos pri­va­das.

Son ape­nas unos gra­nos de are­na en este desier­to en el que demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va es sólo una expre­sión hue­ca. Son ejem­plos ais­la­dos del ansia de con­trol del espa­cio públi­co que cie­ga a los res­pon­sa­bles polí­ti­cos del mun­do, de Eus­kal Herria, de Gas­teiz. Es la mues­tra de que las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas, en lugar de velar por la sal­va­guar­da de los dere­chos de todos y todas, lo que debe­ría ser su máxi­ma fun­ción, actúan como seño­ri­tos en su cor­ti­jo. Y son, en defi­ni­ti­va, algu­nas de las razo­nes por las que con­si­de­ra­mos nece­sa­rio un movi­mien­to en defen­sa de los dere­chos civi­les y polí­ti­cos, que asien­te fir­me­men­te sus raí­ces en esta socie­dad, dema­sia­do acos­tum­bra­da a pedir per­mi­so para no pedir per­dón, a acep­tar que las vidas, has­ta en los espa­cios más ínti­mos, estén regu­la­das a gol­pe de ley.

Y tal y como se acep­ta la intro­mi­sión del Esta­do en nues­tras vidas, con más faci­li­dad si cabe se tole­ra que se res­trin­jan liber­ta­des colec­ti­vas bajo el pal­ma­rio argu­men­to de la «sal­va­guar­da de la segu­ri­dad». El filó­so­fo San­tia­go Alba Rico denun­cia­ba en uno de sus artícu­los la pasi­vi­dad de la socie­dad espa­ño­la ante la suce­sión de medi­das de excep­ción con­tra el inde­pen­den­tis­mo en Eus­kal Herria: «Tan acos­tum­bra­dos esta­mos los ciu­da­da­nos del Esta­do espa­ñol a acep­tar la excep­cio­na­li­dad jurí­di­ca y polí­ti­ca del País Vas­co que no repa­ra­mos en que de hecho está ya fue­ra del “mar­co demo­crá­ti­co” que no le deja esca­par. Tan acos­tum­bra­dos esta­mos a esta extra­te­rri­to­ria­li­dad legal que es posi­ble exten­der su domi­nio fue­ra de los raí­les cada vez un poco más sin que nadie se inmu­te: des­pués de todo, sólo afec­ta a los que han hecho algo o podrían hacer­lo o podría pen­sar­se que lle­ga­ran a pen­sar hacer­lo». La demo­cra­cia espa­ño­la, como Fran­co, no tie­ne nada con­tra los que no se meten en polí­ti­ca: a ésos inclu­so les deja votar. Pero podría­mos exten­der esa crí­ti­ca al cen­tro de la pro­pia socie­dad vas­ca, don­de se tole­ra de for­ma acrí­ti­ca, cuan­do no se defien­de con vehe­men­cia, toda nor­ma legal y actua­ción que pro­ven­ga de la auto­ri­dad com­pe­ten­te.

Entre las acti­vi­da­des que hemos rea­li­za­do pre­via­men­te a nues­tra pre­sen­ta­ción en socie­dad, pro­yec­ta­mos una pelí­cu­la, «Caza de bru­jas», que rela­ta las decla­ra­cio­nes ante el deno­mi­na­do Comi­té de Acti­vi­da­des Anti­ame­ri­ca­nas de cineas­tas, escri­to­res, perio­dis­tas, fun­cio­na­rios… que fue­ron acu­sa­dos por el sena­dor McCarthy de sen­tir sim­pa­tía por el comu­nis­mo. Se tra­ta de unos hechos ocu­rri­dos en EEUU y a media­dos del siglo XX, pero más de medio siglo des­pués, en Eus­kal Herria, segui­mos vien­do cómo las auto­ri­da­des, en sus dis­tin­tos ámbi­tos de actua­ción, limi­tan o sus­pen­den dere­chos civi­les bajo el argu­men­to de la nece­si­dad de pre­ser­var la segu­ri­dad. Lo hemos vis­to con pla­nes y leyes de mar­ca­do obje­ti­vo polí­ti­co, des­de el plan ZEN has­ta la Ley de Par­ti­dos. Es paten­te en la can­ti­dad y talan­te de las muchas poli­cías que patru­llan nues­tras calles. Se hace evi­den­te en la for­ma en que afron­tan des­de el poder expe­rien­cias de auto­ges­tión popu­lar como son los gaz­tetxes.

Por eso, sin­tién­do­nos here­de­ros de años de lucha, auzo­la­na, sufri­mien­to y avan­ces, en Gas­teiz vamos a tra­ba­jar para sacar a la pla­za públi­ca la defen­sa, la denun­cia, el ejer­ci­cio de los dere­chos. Vamos a aunar volun­ta­des, sumar com­pro­mi­sos, acu­mu­lar siner­gias. Como socie­dad, nun­ca nos hemos con­for­ma­do; en los peo­res momen­tos hemos apa­re­ci­do uni­dos. Y aho­ra nos hemos dota­do de miles de ladri­llos con los que levan­tar un muro popu­lar que no es con­tra nadie, sino a favor de todos y de todas; que no limi­ta, sino que que­re­mos uti­li­zar­lo para pro­te­ger los espa­cios abier­tos a las ideas y su defen­sa, a los pro­yec­tos y su pues­ta en prác­ti­ca, a los colo­res y a los acen­tos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *