Laos, la gran des­co­no­ci­da de la región- Txen­te Rekondo

El sudes­te asiá­ti­co ha asis­ti­do duran­te mucho tiem­po ha un sin­fín de con­flic­tos. La gue­rra de Indo­chi­na con­tra el colo­nia­lis­mo fran­cés, la gue­rra de Viet­nam que humi­lló al impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, el régi­men de los Khe­me­res rojos en Cam­bo­ya, el pul­so de Chi­na con sus veci­nos, las dispu­tas fron­te­ri­zas entre los esta­dos de la zona (la más recien­te la que han man­te­ni­do Tai­lan­dia y Cam­bo­ya) son algu­nos ejem­plos que han reci­bi­do bue­na par­te de la aten­ción mediá­ti­ca des­de media­dos del siglo pasa­do has­ta nues­tros días.

Sin embar­go, de todos los pro­ta­go­nis­tas de esos acon­te­ci­mien­tos, el que menos segui­mien­to o pro­ta­go­nis­mo ha adqui­ri­do entre los medios occi­den­ta­les ha sido Laos. La Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Popu­lar Lao, más cono­ci­da como Laos está expe­ri­men­tan­do una con­si­de­ra­ble trans­for­ma­ción en dife­ren­tes esfe­ras del país, y muchos ana­lis­tas coin­ci­den en seña­lar que se podría estar apli­can­do una espe­cie de mode­lo chino, a menor esca­la. Es decir, el par­ti­do (el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo de Laos- PRPL) sigue con­tro­lan­do la vida polí­ti­ca, al tiem­po que se per­mi­te una auge de la pro­pie­dad pri­va­da de algu­nas empre­sas, mien­tras que otras son de capi­tal mix­to, con par­ti­ci­pa­ción del gobierno.

Los cam­bios están tam­bién afec­tan­do a otras esfe­ras de la vida coti­dia­na, algu­nas de mane­ra posi­ti­va, mien­tras que otras pue­den tener nefas­tas con­se­cuen­cias para el futu­ro del país. Entre las pri­me­ras nos encon­tra­mos con la pre­sen­cia de elec­tri­ci­dad en bue­na par­te del país, gra­cias a la polí­ti­ca del gobierno de apro­ve­char la rique­za ener­gé­ti­ca gene­ra­da por las pre­sas del Mekong (los efec­tos nega­ti­vos de éstas los vere­mos en una aná­li­sis pos­te­rior), así como la cana­li­za­ción de una fuen­te de agua al menos a las aldeas más leja­nas, lo que per­mi­te a la pobla­ción local hacer uso del agua sin tener que des­pla­zar­se has­ta el río y car­gar pos­te­rior­men­te con reci­pien­tes del pre­cia­do líquido.

Las inver­sio­nes extran­je­ras, de Chi­na, Tai­lan­dia o Viet­nam, tam­bién están con­tri­bu­yen­do al desa­rro­llo de pro­yec­tos comu­nes o a la cons­truc­ción de dife­ren­tes edi­fi­cios. No obs­tan­te no tar­da­mos en encon­trar la otra cara de esa mone­da. la inva­sión de pro­duc­tos chi­nos están aho­gan­do a los pro­duc­tos loca­les y con­di­cio­nan­do la for­ma de vida de arte­sa­nos que no pue­den com­pe­tir con los pre­ci­so tan bajos de lo que pro­ce­de del gigan­te asiá­ti­co. otro efec­to cola­te­ral de esta ?pre­sen­cia chi­na? es la cada vez mayor uti­li­za­ción de los lla­ma­dos ?búfa­los chi­nos? (una espe­cie de trac­tor peque­ño) que hace las veces del tra­di­cio­nal búfa­lo de agua y que poco a poco va sus­ti­tu­yén­do­le en muchas zonas de Laos.

La caren­cia de vías de comu­ni­ca­ción, sobre todo en el nor­te del país, don­de la prin­ci­pal y ?úni­ca? carre­te­ra que atra­vie­sa las altas mon­ta­ñas de la región se ve con­ti­nua­men­te cor­ta­da por los derrum­ba­mien­tos de tie­rra (lo que pro­vo­ca atas­cos que pue­den durar más de un día, si eso si la llu­via cesa, como bien pudi­mos com­pro­bar estos días), refuer­za toda­vía más la impor­tan­cia del río Mekong, el cora­zón del país o la ?auto­pis­ta? del mismo.

El turis­mo pue­de aca­bar con­vir­tién­do­se en un peli­gro­so com­pa­ñe­ro en el futu­ro tam­bién. Como anti­ci­pó el ante­rior res­pon­sa­ble de turis­mo de Laos, un ciu­da­dano de ori­gen fran­cés que vivió y cre­ció en el país y ya falle­ci­do, si no se es pru­den­te en este tema los per­jui­cios pue­den supe­rar a las ganan­cias en poco tiem­po. Algu­nas orga­ni­za­cio­nes han denun­cia­do el inten­to de algu­nas redes de pede­ras­tas por ampliar sus bases de la región has­ta Laos, y al pare­cer se han detec­ta­do casos de ese tipo, aun­que toda­vía no son del nivel de Tai­lan­dia o Camboya.

En ese con­tex­to tam­bién se ha vis­to un boom de los casi­nos, sobre todo en algu­nas regio­nes don­de exis­ten las lla­ma­das Zonas Eco­nó­mi­cas Espe­cia­les. En torno a los mis­mos se ha desa­rro­lla­do tam­bién un nego­cio de dro­gas y pros­ti­tu­ción que ha con­ver­ti­do en esas par­tes del país en ?com­pli­ca­dos? sitios. Ciu­da­da­nos de Chi­na o Tai­lan­dia acu­den a esos casi­nos en bus­ca de jue­go, pero pro­ba­ble­men­te tam­bién atraí­dos por las ?otras ofer­tas?. Jóve­nes, pro­ve­nien­tes muchas veces de las zonas más mon­ta­ño­sas del país, obli­ga­das a pros­ti­tuir­se; un trá­fi­co de dro­ga que gene­ra a su vez una dro­ga­dic­ción entre la pobla­ción local; una for­ma de ganar dine­ro rápi­do y fácil para algu­nos jóve­nes; una corrup­ción en aumen­to; y sobre todo un cla­ro empu­je hacia un con­su­mo des­con­tro­la­do, en un país don­de las caren­cias entre bue­na par­te de la pobla­ción no per­mi­ten ese nivel de vida.

Uni­do al turis­mo de mane­ra cola­te­ral, encon­tra­mos una reali­dad que en el pasa­do reci­bió una impor­tan­te aten­ción de los medios. Laos es un país que supo­ne una impor­tan­te con­glo­me­ra­ción pue­blos y len­guas. Mien­tras que el gibierno seña­la la exis­ten­cia de unas cin­cuen­ta etnias dife­ren­tes, otras fuen­tes sitúan esa cifra en 134. Hace años de todos ellos, el pue­blo Hmong (tam­bién lla­ma­do Miao o Meo), que vive en las zonas mon­ta­ño­sas, cola­bo­ró con la CIA en la gue­rra de Viet­nam y se situó en su mayor par­te jun­to a las fuer­zas rea­lis­tas con­ser­va­do­ras de Laos fren­te al movi­mien­to comu­nis­ta de la épo­ca. A par­tir de 1975 su resis­ten­cia con­tra el gobierno cen­tral se loca­li­za­ba en algu­nas zonas mon­ta­ño­sas, pero a pesar de seguir con­tan­do con un apo­yo de EEUU y de la diás­po­ra en Occi­den­te, no vol­vió a lograr un esce­na­rio como en los años precedentes.

En los últi­mos años los reve­ses se han suce­di­do para este pue­blo, que basa­ba bue­na par­te de su for­ma de vida en el cul­ti­vo de la plan­te de opio. La polí­ti­ca guber­na­men­tal, esta vez con el apo­yo de Washing­ton, ha erra­di­ca­do esa for­ma de vida, dejan­do con esca­sas opor­tu­ni­da­des a los Hmong para reha­cer su for­ma de vida. En 2003 se pro­du­jo un peque­ño levan­ta­mien­to en las mon­ta­ñas de la pro­vin­cia Xiangkhouang y toda­vía se pue­de ver la pre­sen­cia de patru­llas mili­ta­res en la región, aun­que no alcan­za los nive­les del pasa­do, el con­trol es evi­den­te. Ade­más, el gobierno ha deci­di­do reubi­car a muchos Hmong en aldeas o pue­blos jun­to a luga­res turís­ti­cos y mos­tran­do a los visi­tan­tes ?la for­ma de vida tra­di­cio­nal de dicho pue­blo?. Con ello pre­ten­de ale­jar a los Hmong de las zonas mon­ta­ño­sas y some­ter­los al mis­mo tiem­po a un mayor y más sen­ci­llo control.

La heren­cia de la inter­ven­ción de EEUU en Laos, lo que algu­nos deno­mi­na­ron la ?gue­rra secre­ta?, se mani­fies­ta en for­ma de con­ta­mi­na­ción y pre­sen­cia de arte­fac­tos mili­ta­res sin explo­tar. Duran­te la déca­da de los sesen­ta y la mitad de los seten­ta del siglo pasa­do, los nor­te­ame­ri­ca­nos lan­za­ron sobre este país sie­te millo­nes de tone­la­das de bom­bas (sobre una pobla­ción apro­xi­ma­da de sie­te millo­nes de habi­tan­tes, supo­ne una tone­la­da de explo­si­vos por persona).

Las con­se­cuen­cias siguen mani­fes­tan­do con el paso de los años. La con­ta­mi­na­ción del terreno jun­to al ?lucra­ti­vo e incons­cien­te? nego­cio que se ha con­ver­ti­do el mate­rial que toda­vía se encuen­tra en dife­ren­tes par­tes del país está tra­yen­do con­si­go el aumen­to de víc­ti­mas civi­les por la mani­pu­la­ción de dichos arte­fac­tos y la expan­sión de la con­ta­mi­na­ción que pro­du­cen los mis­mos. Anec­dó­ti­ca­men­te, algu­nas fuen­tes inde­pen­dien­tes han seña­la­do que lo apor­ta­do por Washing­ton para lim­piar y res­ca­tar esas bom­bas se corres­pon­de con lo que gas­ta en dos días en la ocu­pa­ción de Afganistán.

En los pró­xi­mos años Laos afron­ta­rá una serie de impor­tan­tes retos para erra­di­car par­te de la pobre­za del país y lograr un desa­rro­llo. De momen­to el gobierno de Vien­tia­ne ha deci­do apos­tar por el desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra, e inten­tar al mis­mo tiem­po redu­cir la depen­den­cia exte­rior. Tam­bién ha seña­la­do la impor­tan­cia del turis­mo en ese pro­yec­to (la cons­truc­ción de nue­vos hote­les por todo el país, la apa­ri­ción de ?casas de hués­pe­des? loca­les en cual­quier lugar, e inclu­so con­tra­dic­cio­nes como la cons­truc­ción de cam­pos de golf, un depor­te des­co­no­ci­do en el país, pero que espe­ra atraer un ?deter­mi­na­do tipo de turis­mo?). Y sin olvi­dar el desa­rro­llo de la ener­gía hidro­eléc­tri­ca (para uso interno y para su ven­ta, sobre todo a Tailandia).

Jun­to a todo ello el país espe­ra seguir con­tan­do con las inver­sio­nes de Viet­nam, Chi­na, Corea del Sur y Japón, prin­ci­pal­men­te, en dife­ren­tes ámbi­tos. Así mis­mo apro­ve­cha­rá sus recur­so mine­ra­les (oro, cobre o bau­xi­ta) y sobre todo su rique­za fores­tal, con­tro­la­da por sec­to­res mili­ta­res y cuya explo­ta­ción pue­de tener gra­ves con­se­cuen­cias medioam­bien­ta­les como en otros campos.

Las difi­cul­ta­des de super­vi­ven­cia para la peque­ña indus­tria tex­til, sobre todo ante la ava­lan­cha de tien­das y pro­duc­tos ?chi­nos?, el cre­ci­mien­to de la zonas urba­nas que acre­cen­ta­rán las dife­ren­cias con la par­te rural del país, el com­ba­te de la mala­ria o del sida, el impul­so de la edu­ca­ción, que a día de hoy en los nive­les supe­rio­res sobre todo, es muy cara, y sobre todo la lucha con­tra la corrup­ción, una epi­de­mia que se ins­ta­la en las cla­ses polí­ti­cas y domi­nan­tes de bue­na par­te del mundo.

En cuan­to a las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les de Laos, todo pare­ce indi­car que el giro que se está vivien­do en la cla­se diri­gen­te ten­drá sus con­se­cuen­cias direc­tas sobre el futu­ro esce­na­rio regio­nal. El PRPL sigue decla­rán­do­se mar­xis­ta-leni­nis­ta, y en los últi­mos años ha adqui­ri­do un impor­tan­te dis­cur­so nacio­na­lis­ta (que no atrae mucho a algu­nos pue­blos y mino­rías étni­cas del país), sus rela­cio­nes con paí­ses como Viet­nam o Cuba siguen fir­mes. Tam­bién tie­ne una bue­nas rela­cio­nes, sobre todo comer­cia­les, con Tai­lan­dia, e inclu­so con Chi­na. No obs­tan­te, los pro­yec­tos de gran­des pre­sas en el Mekong pue­den con­di­cio­nar dichas rela­cio­nes en el futu­ro y alte­rar el actual equi­li­brio de la región.

Por su par­te, EEUU pare­ce que ha ido reti­ran­do su veto hacia el país, fru­to de la gue­rra fría, y una vez aca­ba­da ésta pare­ce dis­pues­to en los últi­mos años a man­te­ner un nivel, bajo, de rela­cio­nes. En cuan­to a Euro­pa, la ausen­cia de intere­ses impor­tan­tes en estos años (y la pesa­di­lla post­co­lo­nial) hacen que esos esta­dos no ten­gan de momen­to un gran inte­rés en el país.

Un país mon­ta­ño­so, don­de el río Mekong es la arte­ria de vida, y don­de con­vi­ven el gobierno de un par­ti­do mar­xis­ta-leni­nis­ta con una pro­li­fe­ra­ción de pago­das y monas­te­rios budis­tas, y sobre todo don­de la son­ri­sa de la gen­te hace que uno se sien­ta en otro lugar del tiem­po, don­de la esen­cia del mis­mo no se pue­de de nin­gu­na mane­ra medir con los pará­me­tros euro­cén­tri­cos al uso. Por todo ello tal vez Laos, o la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Popu­lar Lao, siga sien­do para muchos de noso­tros la gran des­co­no­ci­da de esa región del con­ti­nen­te asiático.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *