EEUU finan­cia soft­wa­re para inva­dir a Cuba de spam a tra­vés de celulares

ciberguerra-pressWashing­ton Soft­wa­re, Inc., una fir­ma de Mary­land, obtu­vo el con­tra­to del Gobierno de EEUU para eje­cu­tar un sis­te­ma infor­má­ti­co capaz de bom­bar­dear 24 000 men­sa­jes de tex­to a la sema­na a los usua­rios de telé­fo­nos celu­la­res de Cuba, en fran­ca vio­la­ción de las leyes cuba­nas y con­ve­nios internacionales.

Según los tér­mi­nos del con­tra­to, la empre­sa ten­drá un mes para dise­ñar “un sis­te­ma de men­sa­je­ría de tex­to” des­ti­na­do a con­tra­rres­tar supues­tos “inten­tos del gobierno cubano para blo­quear los men­sa­jes polí­ti­ca­men­te sen­si­bles”, reve­la el sitio web Cuba Money Pro­ject, del perio­dis­ta Tra­cey Eaton.

Esta gigan­tes­ca ope­ra­ción de ciber­gue­rra ame­na­za afec­tar seria­men­te el fun­cio­na­mien­to nor­mal del ser­vi­cio de SMS ofre­ci­do a los usua­rios de celu­la­res cuba­nos, que alcan­zan el millón de per­so­nas, y está patro­ci­na­da por la Jun­ta de Gober­na­do­res de Radio­di­fu­sión, o BBG, un órgano fede­ral encar­ga­do de super­vi­sar la cali­dad de las comunicaciones.

La BBG publi­có el 17 de agos­to la lici­ta­ción para el pro­yec­to que fue entre­ga­do el 21 de sep­tiem­bre a Washing­ton Soft­wa­re, Inc., con un con­tra­to de base de 84.000 dóla­res duran­te el pri­mer año. Otras opcio­nes de un año aumen­ta­ría el valor total del con­tra­to a casi medio millón de dóla­res: $464.160.

Cuba Money Pro­ject repor­ta que, antes de con­ce­der el con­tra­to a favor de la empre­sa en Mary­land, uno de los posi­bles con­tra­tis­tas se pre­gun­tó si la cam­pa­ña de men­sa­jes de tex­to era legal. La BBG le res­pon­dió que no había que preo­cu­par­se por este “deta­lle”.

La BBG será quién redac­ta­rá los men­sa­jes de pro­pa­gan­da sucia que debe­rá difun­dir inte­gral­men­te el “con­tra­tis­ta”, sin dere­cho a rectificar.

“La Agen­cia asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad por el con­te­ni­do de los men­sa­jes. El con­tra­tis­ta asu­me toda la res­pon­sa­bi­li­dad en vir­tud de este requi­si­to y debe con­si­de­rar todos los aspec­tos de este requi­si­to antes de pre­sen­tar una ofer­ta”, res­pon­dió BBG. Y aña­dió: “Si usted está preo­cu­pa­do acer­ca de pro­ble­mas lega­les, no se moles­tan en soli­ci­tar (el contrato)”.

El pri­mer año de la ope­ra­ción de este ser­vi­cio de “spam”, finan­cia­da por el gobierno de EEUU, se extien­de des­de 15 de sep­tiem­bre 2011 has­ta el 14 de sep­tiem­bre 2012.

La empre­sa gana­do­ra ‑con direc­ción en 20410 Cen­tury Blvd., Ste. 220, en Ger­man­town, Mary­land- tie­ne entre sus clien­tes figu­ran el Depar­ta­men­to de Edu­ca­ción de EEUU., el Depar­ta­men­to de Salud y Ser­vi­cios Huma­nos y el Depar­ta­men­to del Tra­ba­jo y otras agen­cias guber­na­men­ta­les. Tam­bién, a trans­na­cio­na­les de la tele­co­mu­ni­ca­cio­nes como IBM y Lockheed Martin.

Un bom­bar­deo de 24.000 men­sa­jes en total por semana

Según las espe­ci­fi­ca­cio­nes de la con­ce­sión, el “con­tra­tis­ta” debe­rá dise­ñar y ope­rar un sis­te­ma para ges­tio­nar el envío de men­sa­jes SMS de las emi­so­ras guber­na­men­ta­les de EEUU que trans­mi­ten con­tra Cuba, y esta­rán des­ti­na­dos a usua­rios de telé­fo­nos móvi­les en la Isla. El soft­wa­re “debe poseer téc­ni­cas de mani­pu­la­ción y sus­ti­tu­ción de pala­bras cla­ve en men­sa­jes indi­vi­dua­les para bur­lar la censura”.

El con­tra­tis­ta debe “ser capaz de dis­tri­buir has­ta 24.000 men­sa­jes en total por sema­na” y los envíos nun­ca deben estar “por deba­jo de 1.800 men­sa­jes por hora” sin la apro­ba­ción pre­via de la BBG, dice tex­tual­men­te el contrato.

La téc­ni­cas usa­das deben incluir la posi­bi­li­dad de aña­dir cam­bios úni­cos para “para evi­tar la detec­ción de los men­sa­jes que se envían en gran­des can­ti­da­des a muchos suscriptores”.

Más aún: “Estas téc­ni­cas pue­den incluir sus­ti­tu­cio­nes de pala­bras cla­ve, don­de las pala­bras cla­ve poten­cial­men­te pro­vo­ca­do­ras pue­den ser cen­su­ra­das y reem­pla­za­das con otras pala­bras o carac­te­res que dejan el sig­ni­fi­ca­do intac­to, pero impi­de la detec­ción (por ejem­plo reem­pla­zar ‘o’ con ‘0 ‘, o’ i ”con el ‘1 ‘)”.

El Con­tra­tis­ta debe per­mi­tir la entra­da de men­sa­jes SMS en los idio­mas Espa­ñol e Inglés a tra­vés de la inter­faz web, así como dis­tri­buir correc­ta­men­te los men­sa­jes SMS a tra­vés de las redes celu­la­res de tal mane­ra que todos los men­sa­jes, espe­cial­men­te aque­llos uti­li­za­dos sólo en espa­ñol, no se dañan en el pro­ce­so de envío.

Por si fue­ra poco, la BBG pro­vee­rá los núme­ros de celu­la­res que el con­tra­tis­ta no podrá lue­go “dar, ven­der, entre­gar, o de cual­quier otra for­ma, dis­tri­buir o uti­li­zar” a otro nego­cio, orga­ni­za­ción, ser­vi­cio, o cual­quier gobierno, de EE.UU. o extran­je­ro, por ser “pro­pie­dad estric­ta de la Jun­ta de Gober­na­do­res de Radio­di­fu­sión, la Ofi­ci­na Inter­na­cio­nal de Radiodifusión”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *