Sea­mos rea­lis­tas: pida­mos lo impo­si­ble- Marie­la Cua­dro

En el mar­co de la 66 reu­nión de la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das (AGNU), el Pre­si­den­te de la Auto­ri­dad Nacio­nal Pales­ti­na (ANP), Mah­moud Abbas, en su cali­dad de Jefe de la Orga­ni­za­ción para la Libe­ra­ción Pales­ti­na (OLP), pre­sen­tó un pedi­do ante el Con­se­jo de Segu­ri­dad de las Nacio­nes Uni­das (CSNU) para que este orga­nis­mo reco­noz­ca un Esta­do pales­tino basa­do en las fron­te­ras ante­rio­res a la gue­rra de junio de 1967, es decir en el 22% del terri­to­rio de la Pales­ti­na his­tó­ri­ca. Si bien la apro­ba­ción del plie­go pue­de demo­rar­se algu­nos meses y se espe­ra que Esta­dos Uni­dos uti­li­ce su poder de veto para recha­zar el pedi­do –como ya fue­ra anun­cia­do en su dis­cur­so por el Pre­si­den­te de dicho país, Barack Obama‑, la juga­da polí­ti­co-diplo­má­ti­ca de la OLP es, des­de nues­tro pun­to de vis­ta, una juga­da his­tó­ri­ca. En este sen­ti­do, no acor­da­mos con aqué­llos que sos­tie­nen que es una movi­da “mera­men­te” sim­bó­li­ca, enten­dien­do lo sim­bó­li­co como estan­do escin­di­do de la “reali­dad”.

La movi­da bus­ca un cam­bio de tác­ti­ca en un con­tex­to de pro­fun­das modi­fi­ca­cio­nes en el plano regio­nal y mun­dial. Es aquí don­de debe­mos situar el ago­ta­mien­to de las ins­tan­cias de nego­cia­ción media­das por Esta­dos Uni­dos y sus crea­cio­nes (v.g. el “Cuar­te­to”). Esta for­ma de nego­cia­ción comen­zó hace 20 años a tra­vés de la Con­fe­ren­cia de Madrid que dio paso a los lla­ma­dos Acuer­dos de Oslo, y has­ta el día de hoy, ‑con idas, veni­das, inti­fa­das, divi­sio­nes, reti­ra­das uni­la­te­ra­les, nue­vas gue­rras, ata­ques, humi­lla­cio­nes, coac­cio­nes y algu­nos movi­mien­tos com­par­ti­dos por pales­ti­nos e israe­líes que esbo­zan un futu­ro posi­ble- no ha dado nin­gún resul­ta­do. En estos últi­mos 20 años, la repre­sen­ta­ción pales­ti­na se modi­fi­có y se divi­dió de la mano de los cam­bios a nivel inter­na­cio­nal: el movi­mien­to Hamas cobró mayor fuer­za, al pun­to de que se encuen­tra gober­nan­do la Fran­ja de Gaza; Al-Fatah y con él la OLP aban­do­na­ron la lucha arma­da y comen­za­ron a pen­sar la nego­cia­ción como la úni­ca sali­da al con­flic­to. Sin embar­go, las con­ver­sa­cio­nes de paz, fuer­te­men­te apo­ya­das por el Pre­si­den­te pales­tino ‑lo que inclu­si­ve le cos­tó fuer­tes crí­ti­cas por par­te de sos­te­ne­do­res de la cau­sa – se detu­vie­ron en sep­tiem­bre del año pasa­do debi­do a la nega­ti­va por par­te del gobierno israe­lí del Pri­mer Minis­tro Ben­ja­min Netan­yahu de fre­nar la cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos en la ocu­pa­da Cis­jor­da­nia.

Recor­de­mos, por otra par­te, que, tal como lo sos­tu­vo Abbas, el pedi­do de reco­no­ci­mien­to ante la ONU no supo­ne en abso­lu­to aban­do­nar las nego­cia­cio­nes. Lo que se pre­ten­de, des­de nues­tra lec­tu­ra, es lograr una mejor posi­ción en la rela­ción de fuer­zas para obte­ner mayo­res con­ce­sio­nes (el reco­no­ci­mien­to de su carác­ter de Esta­do haría que las nego­cia­cio­nes fue­ran Esta­do-Esta­do y, por lo tan­to, más simé­tri­cas) y tam­bién mayo­res dere­chos que pue­dan evi­tar los ata­ques israe­líes de los que los terri­to­rios pales­ti­nos son víc­ti­mas con fre­cuen­cia (en este sen­ti­do, y en pala­bras de Husam Zom­lot, repre­sen­tan­te de la OLP ante la AGNU, “la idea prin­ci­pal es la de la defen­sa, para pre­ve­nir un ata­que”, es decir que el reco­no­ci­mien­to de un Esta­do pales­tino ser­vi­ría como “un arma de disua­sión”).

La movi­da debe ser ubi­ca­da tém­po­ro-espa­cial­men­te. En este sen­ti­do, no pue­de sos­la­yar­se que la región meso-orien­tal ha esta­do expe­ri­men­tan­do fuer­tes cam­bios en los últi­mos años y más par­ti­cu­lar­men­te duran­te los últi­mos meses. En efec­to, no sólo sufrió ocu­pa­cio­nes por par­te de las poten­cias occi­den­ta­les, sino que tam­bién fue tes­ti­go y es tes­ti­go del levan­ta­mien­to de los pue­blos que, a sus par­ti­cu­la­res modos, están inten­tan­do trans­for­mar su reali­dad polí­ti­ca, social y eco­nó­mi­ca. En este con­tex­to, Egip­to es cla­ve, pues a par­tir de 1979 los dos gobier­nos de dicho país fun­cio­na­ron como una espe­cie de rease­gu­ro para la paz de Israel a cam­bio de una impor­tan­te “ayu­da” eco­nó­mi­ca y mili­tar que des­de enton­ces le pro­por­cio­na Esta­dos Uni­dos. El país ára­be se encuen­tra en este momen­to en un pro­ce­so de muta­ción que, más allá de cuál sea la for­ma que adop­ta­rá lue­go de que los dados dejen de rodar, segu­ra­men­te con­ta­rá con un mayor pro­ta­go­nis­mo de su pue­blo que, en su gran mayo­ría, apo­ya la cau­sa pales­ti­na.

La lla­ma­da “Pri­ma­ve­ra ára­be” vio emer­ger, asi­mis­mo, a Tur­quía como un juga­dor de impor­tan­cia en la región. Si has­ta hace no muchos años le daba la espal­da a su sur, en el últi­mo tiem­po Anka­ra se ha vol­tea­do y ha bus­ca­do alian­zas con sus veci­nos ára­bes así como con Irán. De esta mane­ra, y sobre todo a par­tir del envío de la lla­ma­da “Flo­ti­lla de la liber­tad” que pre­ten­día rom­per el blo­queo israe­lí sobre la Fran­ja de Gaza, y las con­se­cuen­cias deri­va­das del ase­si­na­to de nue­ve de sus tri­pu­lan­tes por par­te de las Fuer­zas Arma­das Israe­líes, Tur­quía e Israel se han dis­tan­cia­do cada vez más, al pun­to de haber lle­ga­do a la rup­tu­ra de rela­cio­nes. En pocas pala­bras, en los últi­mos meses Israel ha vis­to tem­blar a dos pila­res fun­da­men­ta­les de su polí­ti­ca meso-orien­tal.

Sin embar­go, su prin­ci­pal sos­tén con­ti­núa sien­do Esta­dos Uni­dos (sien­do Tel Aviv, a su vez, el prin­ci­pal sos­tén de Washing­ton en la región). Y, en efec­to, Barack Oba­ma no sólo no le qui­tó apo­yo duran­te su dis­cur­so ante la últi­ma AGNU, sino que redo­bló la apues­ta, dese­chan­do el esfuer­zo rea­li­za­do has­ta enton­ces en su recom­po­si­ción de las des­gas­ta­das rela­cio­nes de su país con aqué­llos de Medio Orien­te. Aho­ra bien, el mun­do se encuen­tra en una fase suma­men­te diná­mi­ca, la con­fi­gu­ra­ción de las rela­cio­nes de poder está cam­bian­do a pasos agi­gan­ta­dos y la cri­sis que gol­pea con más fuer­za en Esta­dos Uni­dos y en la Unión Euro­pea está pro­du­cien­do una “difu­sión del poder” que supo­ne una pér­di­da rela­ti­va para la poten­cia nor­te­ame­ri­ca­na. En este sen­ti­do, el apo­yo de Esta­dos Uni­dos pue­de ser­vir para vetar el reco­no­ci­mien­to del Esta­do Pales­tino en el CSNU, pero no pue­de evi­tar un pau­la­tino pero segu­ro ais­la­mien­to del Esta­do de Israel si éste con­ti­núa sin modi­fi­car su polí­ti­ca hacia los pales­ti­nos y hacia la región. Al res­pec­to, las pala­bras del dipu­tado de izquier­da por Jeru­sa­lé­n/Al-Quds, Meir Mar­ga­lit, son más que elo­cuen­tes: “Estoy con­ven­ci­do de una cosa: si Israel sigue en este camino va a colap­sar. No sé si en 20 o 30 años, pero este camino nos lle­va a un pre­ci­pi­cio. Si alguien no nos para, y digo alguien por­que noso­tros no tene­mos ni la moti­va­ción ni el incen­ti­vo para parar, ter­mi­na­re­mos des­tro­zán­do­nos en un pre­ci­pi­cio.”

Es en este con­tex­to, enton­ces, que debe­mos situar el movi­mien­to pales­tino. Y decía­mos que es un movi­mien­to his­tó­ri­co por­que la con­tex­tua­li­za­ción que hemos hecho es nece­sa­ria para enten­der que es la pri­me­ra vez que los pales­ti­nos toman la ini­cia­ti­va en la reso­lu­ción del con­flic­to. Y éste no es en abso­lu­to un dato menor. Pues lo han hecho, ade­más, lle­van­do el con­flic­to a la AGNU y, por tan­to, inter­na­cio­na­li­zán­do­lo y des­aco­plán­do­lo, de esta mane­ra, de la res­trin­gi­da órbi­ta esta­dou­ni­den­se en la que esta­ba situa­do. Y han colo­ca­do tan­to a Tel Aviv como a Washing­ton en una situa­ción suma­men­te incó­mo­da en la que estos han teni­do que jugar la car­ta de la segu­ri­dad y han debi­do ceder su tan cara car­ta de la liber­tad a los pales­ti­nos. Son estos últi­mos en este momen­to quie­nes están usan­do los mis­mos ins­tru­men­tos dis­cur­si­vos que les pro­por­cio­na el sis­te­ma para pedir el reco­no­ci­mien­to de su Esta­do. Esta­dos Uni­dos e Israel que sue­len levan­tar la ban­de­ra de la demo­cra­cia y la liber­tad a fin de lle­var a cabo inter­ven­cio­nes fue­ra de sus fron­te­ras, se han que­da­do úni­ca­men­te con el sig­ni­fi­can­te segu­ri­dad, repi­tien­do la idea de que fero­ces ame­na­zas se cier­nen sobre ellos. Los pales­ti­nos han demos­tra­do, así, los lími­tes de cier­to modo de ejer­ci­cio del poder. Y han pues­to de relie­ve la nece­si­dad que enfren­tan aque­llos situa­dos en una posi­ción domi­nan­te al inte­rior de las rela­cio­nes de poder de cam­biar estra­te­gias para afron­tar desa­fíos que, sien­do igua­les, ya no son los mis­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *