Nava­rra es la Nación – Tomás Urquain­zi Mina

Hace algún tiem­po publi­qué sobre el tema de «nación y comu­ni­dad» los artícu­los, «Eus­kal Herria ez da nahi­koa» (No bas­ta con Eus­kal Herria) y más recien­te­men­te «Eus­kal Herria no es el suje­to polí­ti­co», en los cua­les ana­li­cé la comu­ni­dad. Aho­ra pre­ten­do com­ple­men­tar­los, pro­fun­di­zan­do en la nación, aspec­tos ambos de la mis­ma sociedad.

Así, Fer­di­nand Thön­nies ana­li­zó cien­tí­fi­ca­men­te la socio­lo­gía de las socie­da­des y comu­ni­da­des en «Comu­ni­dad y aso­cia­ción», don­de afir­ma que «la nación es a la comu­ni­dad lo que el ani­mal es a la plan­ta. La idea del cuer­po social, de igual mane­ra se encar­na de mane­ra más pura en la comu­ni­dad y de mane­ra más ple­na en la nación». Estas com­pa­ra­cio­nes per­mi­ten expli­car la comu­ni­dad y la nación en esta socie­dad domi­na­da ‑y com­pren­der mejor el apa­ren­te pro­ble­ma que para algu­nos supo­ne la coexis­ten­cia de lo vas­co y lo nava­rro-. La nación es la que hace posi­ble la impres­cin­di­ble liber­tad indi­vi­dual y colec­ti­va del con­jun­to de la sociedad.

Sabino Ara­na al des­cri­bir el eco que la Gama­za­da tuvo en Biz­kaia seña­ló que la uni­dad patrió­ti­ca de los nava­rros, de toda cla­se y con­di­ción, en defen­sa de la sobe­ra­nía polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y de los dere­chos de Nava­rra fren­te a la agre­sión del Esta­do espa­ñol, era un ver­da­de­ro mode­lo nacio­nal. Resal­tan­do que al vol­ver de Iru­ña a Bil­bao, les reci­bie­ran en esta ciu­dad a los gri­tos de: «Viva Nava­rra». José Miguel Baran­dia­ran en su inves­ti­ga­ción etno­grá­fi­ca no obvió, sino todo lo con­tra­rio, la tras­cen­den­cia de la pre­sen­cia del Esta­do pro­pio, el Rei­no de Nava­rra, jun­to a la cul­tu­ra popu­lar vas­ca. Auto­res de la impor­tan­cia de Artu­ro Cam­pión, Jesús Eta­yo, Manuel Iru­jo, Ana­cle­to Ortue­ta, J.A. Agi­rre Leku­be y otros, enten­die­ron que Nava­rra es el obje­to de la nación y el esta­do his­tó­ri­co de los vas­cos, mien­tras que bue­na par­te del movi­mien­to nacio­na­lis­ta vas­co insis­tía prin­ci­pal­men­te en la defen­sa y la recu­pe­ra­ción de la len­gua y cul­tu­ra vascas.

La Nación y el Esta­do de Nava­rra: La nación nava­rra está cons­ti­tui­da como tal, hace más de ocho­cien­tos años, des­de el momen­to que inte­gra a la plu­ra­li­dad de comu­ni­da­des exis­ten­tes en su ámbi­to terri­to­rial, posee su esta­ta­li­dad e ins­ti­tu­cio­nes nacio­na­les y sobre todo rei­vin­di­ca un patrio­tis­mo nava­rro para defen­der a la nación, «pro liber­ta­te patria gens libe­ra state».

Reco­no­cer y defen­der la reali­dad de nues­tra socie­dad libre y sobe­ra­na comien­za por afir­mar el Esta­do pro­pio, su socie­dad polí­ti­ca plu­ral e inter­cul­tu­ral, don­de su cla­ve lin­güís­ti­ca y cul­tu­ral es el euskara.

Por si a estas altu­ras hay alguien que no se haya ente­ra­do, Nava­rra es el nom­bre del Esta­do euro­peo que nos es pro­pio y la con­quis­ta del mis­mo por Espa­ña y Fran­cia ha teni­do y tie­ne una reper­cu­sión inme­dia­ta en la vida, dere­chos y liber­ta­des de todos nues­tros conciudadanos.

Lo que inclu­ye a todas las per­so­nas que resi­den en los terri­to­rios nava­rros afec­ta­dos por las cita­das con­quis­tas, pues tan­to lo refe­ren­te a la reali­dad obje­ti­va nacio­nal nava­rra como a la reali­dad obje­ti­va lin­güís­ti­ca se debe a la situa­ción de Esta­do con­quis­ta­do, que solo aca­ba­rá con la desconquista.

Mien­tras Nava­rra es la garan­tía de la liber­tad y la inde­pen­den­cia inter­na­cio­nal de toda la socie­dad, Eus­kal Herria es la pre­sen­cia uni­ver­sal de la comu­ni­dad eus­kal­dun, solo garan­ti­za­da por la socie­dad nacio­nal y su Esta­do que es Nava­rra. Sis­te­mas esta­ta­les, jurí­di­co, mone­ta­rio, eco­nó­mi­co, fis­cal, edu­ca­ti­vo, sani­ta­rio, diplo­má­ti­co (tra­ta­dos y de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les), comu­ni­ca­cio­nes, defen­sa, judi­cial, y la terri­to­ria­li­dad don­de se apli­can, que solo los tie­nen los Esta­dos, aun­que sean con­quis­ta­dos y ocu­pa­dos como el nues­tro. Los tra­ta­dos y rela­cio­nes inter­na­cio­na­les refle­jan a Nava­rra como suje­to polí­ti­co inde­pen­dien­te inter­na­cio­nal. Has­ta la con­quis­ta de 1620 es suje­to acti­vo inter­na­cio­nal, con­vir­tién­do­se lue­go en obje­to pasi­vo de los tratados.

Pero, a pesar del nega­cio­nis­mo impues­to, en los tra­ta­dos vigen­tes entre Espa­ña y Fran­cia figu­ra Nava­rra, a la que dichos Esta­dos ocu­pan­tes con­si­de­ran cíni­ca­men­te como las dos par­tes sur­gi­das tras la «sepa­ra­ción de las dos Nava­rras». La terri­to­ria­li­dad Nava­rra es reco­no­ci­da por el dere­cho inter­na­cio­nal a pesar de haber sido divi­di­da, y man­tie­ne el nom­bre de Nava­rra en bue­na par­te de su territorio.

El suje­to nacio­nal: En la actua­li­dad asis­ti­mos a una mayor pre­sen­cia de Nava­rra como suje­to polí­ti­co, en cada vez más amplios sec­to­res de la ciu­da­da­nía y de for­ma más o menos super­fi­cial en algu­nos diri­gen­tes de las dis­tin­tas for­ma­cio­nes del movi­mien­to aber­tza­le, que se mues­tra entre otras mani­fes­ta­cio­nes des­de la amplia ofer­ta y deman­da de obras de inves­ti­ga­ción y divul­ga­ción del acer­vo nacio­nal de Nava­rra (his­to­ria, his­to­ria polí­ti­ca, dere­cho, ins­ti­tu­cio­nes, monu­men­tos, sím­bo­los), has­ta una cre­cien­te pre­sen­cia de sus sím­bo­los y ban­de­ras en actos socia­les y polí­ti­cos en todo el terri­to­rio nacio­nal. En muchas oca­sio­nes com­par­tien­do el espa­cio con la ikurriña.

Lo vas­co y lo nava­rro, la len­gua y el esta­do, lo cul­tu­ral y lo polí­ti­co, la comu­ni­dad y la socie­dad, lo étni­co y lo nacio­nal, la socio­lo­gía lin­güís­ti­ca y la socio­lo­gía polí­ti­ca, la his­to­ria de la cul­tu­ra y la his­to­ria jurí­di­ca (del dere­cho), la lin­güís­ti­ca y la filo­so­fía del dere­cho, la comu­ni­dad y la nación son mani­fes­ta­cio­nes de aspec­tos dife­ren­tes, pero inse­pa­ra­bles, de la mis­ma reali­dad social.

Hacer abs­trac­ción de la real y ver­da­de­ra Nación de los vas­cos que es Nava­rra, para crear otra, de inevi­ta­ble fac­tu­ra esen­cia­lis­ta, lla­mán­do­la Eus­kal Herria, es un cra­so error polí­ti­co, social, cul­tu­ral y eco­nó­mi­co, y supo­ne en pri­mer lugar un incons­cien­te cola­bo­ra­cio­nis­mo con las dos nacio­nes que han con­quis­ta­do nues­tra Patria.

Pues los dos Esta­dos ocu­pan­tes están encan­ta­dos de que el Esta­do con­quis­ta­do y domi­na­do por ellos, sea tam­bién nega­do por los pro­pios ciu­da­da­nos subor­di­na­dos, redu­cién­do­lo a la mera con­di­ción de una comu­ni­dad cul­tu­ral, étni­ca y lin­güís­ti­ca, que, que­rá­mos­lo o no, así se mues­tra, obvian­do e igno­ran­do a su Esta­do propio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.