Nava­rra es la Nación – Tomás Urquain­zi Mina

Hace algún tiem­po publi­qué sobre el tema de «nación y comu­ni­dad» los artícu­los, «Eus­kal Herria ez da nahi­koa» (No bas­ta con Eus­kal Herria) y más recien­te­men­te «Eus­kal Herria no es el suje­to polí­ti­co», en los cua­les ana­li­cé la comu­ni­dad. Aho­ra pre­ten­do com­ple­men­tar­los, pro­fun­di­zan­do en la nación, aspec­tos ambos de la mis­ma socie­dad.

Así, Fer­di­nand Thön­nies ana­li­zó cien­tí­fi­ca­men­te la socio­lo­gía de las socie­da­des y comu­ni­da­des en «Comu­ni­dad y aso­cia­ción», don­de afir­ma que «la nación es a la comu­ni­dad lo que el ani­mal es a la plan­ta. La idea del cuer­po social, de igual mane­ra se encar­na de mane­ra más pura en la comu­ni­dad y de mane­ra más ple­na en la nación». Estas com­pa­ra­cio­nes per­mi­ten expli­car la comu­ni­dad y la nación en esta socie­dad domi­na­da ‑y com­pren­der mejor el apa­ren­te pro­ble­ma que para algu­nos supo­ne la coexis­ten­cia de lo vas­co y lo nava­rro-. La nación es la que hace posi­ble la impres­cin­di­ble liber­tad indi­vi­dual y colec­ti­va del con­jun­to de la socie­dad.

Sabino Ara­na al des­cri­bir el eco que la Gama­za­da tuvo en Biz­kaia seña­ló que la uni­dad patrió­ti­ca de los nava­rros, de toda cla­se y con­di­ción, en defen­sa de la sobe­ra­nía polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y de los dere­chos de Nava­rra fren­te a la agre­sión del Esta­do espa­ñol, era un ver­da­de­ro mode­lo nacio­nal. Resal­tan­do que al vol­ver de Iru­ña a Bil­bao, les reci­bie­ran en esta ciu­dad a los gri­tos de: «Viva Nava­rra». José Miguel Baran­dia­ran en su inves­ti­ga­ción etno­grá­fi­ca no obvió, sino todo lo con­tra­rio, la tras­cen­den­cia de la pre­sen­cia del Esta­do pro­pio, el Rei­no de Nava­rra, jun­to a la cul­tu­ra popu­lar vas­ca. Auto­res de la impor­tan­cia de Artu­ro Cam­pión, Jesús Eta­yo, Manuel Iru­jo, Ana­cle­to Ortue­ta, J.A. Agi­rre Leku­be y otros, enten­die­ron que Nava­rra es el obje­to de la nación y el esta­do his­tó­ri­co de los vas­cos, mien­tras que bue­na par­te del movi­mien­to nacio­na­lis­ta vas­co insis­tía prin­ci­pal­men­te en la defen­sa y la recu­pe­ra­ción de la len­gua y cul­tu­ra vas­cas.

La Nación y el Esta­do de Nava­rra: La nación nava­rra está cons­ti­tui­da como tal, hace más de ocho­cien­tos años, des­de el momen­to que inte­gra a la plu­ra­li­dad de comu­ni­da­des exis­ten­tes en su ámbi­to terri­to­rial, posee su esta­ta­li­dad e ins­ti­tu­cio­nes nacio­na­les y sobre todo rei­vin­di­ca un patrio­tis­mo nava­rro para defen­der a la nación, «pro liber­ta­te patria gens libe­ra sta­te».

Reco­no­cer y defen­der la reali­dad de nues­tra socie­dad libre y sobe­ra­na comien­za por afir­mar el Esta­do pro­pio, su socie­dad polí­ti­ca plu­ral e inter­cul­tu­ral, don­de su cla­ve lin­güís­ti­ca y cul­tu­ral es el eus­ka­ra.

Por si a estas altu­ras hay alguien que no se haya ente­ra­do, Nava­rra es el nom­bre del Esta­do euro­peo que nos es pro­pio y la con­quis­ta del mis­mo por Espa­ña y Fran­cia ha teni­do y tie­ne una reper­cu­sión inme­dia­ta en la vida, dere­chos y liber­ta­des de todos nues­tros con­ciu­da­da­nos.

Lo que inclu­ye a todas las per­so­nas que resi­den en los terri­to­rios nava­rros afec­ta­dos por las cita­das con­quis­tas, pues tan­to lo refe­ren­te a la reali­dad obje­ti­va nacio­nal nava­rra como a la reali­dad obje­ti­va lin­güís­ti­ca se debe a la situa­ción de Esta­do con­quis­ta­do, que solo aca­ba­rá con la des­con­quis­ta.

Mien­tras Nava­rra es la garan­tía de la liber­tad y la inde­pen­den­cia inter­na­cio­nal de toda la socie­dad, Eus­kal Herria es la pre­sen­cia uni­ver­sal de la comu­ni­dad eus­kal­dun, solo garan­ti­za­da por la socie­dad nacio­nal y su Esta­do que es Nava­rra. Sis­te­mas esta­ta­les, jurí­di­co, mone­ta­rio, eco­nó­mi­co, fis­cal, edu­ca­ti­vo, sani­ta­rio, diplo­má­ti­co (tra­ta­dos y de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les), comu­ni­ca­cio­nes, defen­sa, judi­cial, y la terri­to­ria­li­dad don­de se apli­can, que solo los tie­nen los Esta­dos, aun­que sean con­quis­ta­dos y ocu­pa­dos como el nues­tro. Los tra­ta­dos y rela­cio­nes inter­na­cio­na­les refle­jan a Nava­rra como suje­to polí­ti­co inde­pen­dien­te inter­na­cio­nal. Has­ta la con­quis­ta de 1620 es suje­to acti­vo inter­na­cio­nal, con­vir­tién­do­se lue­go en obje­to pasi­vo de los tra­ta­dos.

Pero, a pesar del nega­cio­nis­mo impues­to, en los tra­ta­dos vigen­tes entre Espa­ña y Fran­cia figu­ra Nava­rra, a la que dichos Esta­dos ocu­pan­tes con­si­de­ran cíni­ca­men­te como las dos par­tes sur­gi­das tras la «sepa­ra­ción de las dos Nava­rras». La terri­to­ria­li­dad Nava­rra es reco­no­ci­da por el dere­cho inter­na­cio­nal a pesar de haber sido divi­di­da, y man­tie­ne el nom­bre de Nava­rra en bue­na par­te de su terri­to­rio.

El suje­to nacio­nal: En la actua­li­dad asis­ti­mos a una mayor pre­sen­cia de Nava­rra como suje­to polí­ti­co, en cada vez más amplios sec­to­res de la ciu­da­da­nía y de for­ma más o menos super­fi­cial en algu­nos diri­gen­tes de las dis­tin­tas for­ma­cio­nes del movi­mien­to aber­tza­le, que se mues­tra entre otras mani­fes­ta­cio­nes des­de la amplia ofer­ta y deman­da de obras de inves­ti­ga­ción y divul­ga­ción del acer­vo nacio­nal de Nava­rra (his­to­ria, his­to­ria polí­ti­ca, dere­cho, ins­ti­tu­cio­nes, monu­men­tos, sím­bo­los), has­ta una cre­cien­te pre­sen­cia de sus sím­bo­los y ban­de­ras en actos socia­les y polí­ti­cos en todo el terri­to­rio nacio­nal. En muchas oca­sio­nes com­par­tien­do el espa­cio con la iku­rri­ña.

Lo vas­co y lo nava­rro, la len­gua y el esta­do, lo cul­tu­ral y lo polí­ti­co, la comu­ni­dad y la socie­dad, lo étni­co y lo nacio­nal, la socio­lo­gía lin­güís­ti­ca y la socio­lo­gía polí­ti­ca, la his­to­ria de la cul­tu­ra y la his­to­ria jurí­di­ca (del dere­cho), la lin­güís­ti­ca y la filo­so­fía del dere­cho, la comu­ni­dad y la nación son mani­fes­ta­cio­nes de aspec­tos dife­ren­tes, pero inse­pa­ra­bles, de la mis­ma reali­dad social.

Hacer abs­trac­ción de la real y ver­da­de­ra Nación de los vas­cos que es Nava­rra, para crear otra, de inevi­ta­ble fac­tu­ra esen­cia­lis­ta, lla­mán­do­la Eus­kal Herria, es un cra­so error polí­ti­co, social, cul­tu­ral y eco­nó­mi­co, y supo­ne en pri­mer lugar un incons­cien­te cola­bo­ra­cio­nis­mo con las dos nacio­nes que han con­quis­ta­do nues­tra Patria.

Pues los dos Esta­dos ocu­pan­tes están encan­ta­dos de que el Esta­do con­quis­ta­do y domi­na­do por ellos, sea tam­bién nega­do por los pro­pios ciu­da­da­nos subor­di­na­dos, redu­cién­do­lo a la mera con­di­ción de una comu­ni­dad cul­tu­ral, étni­ca y lin­güís­ti­ca, que, que­rá­mos­lo o no, así se mues­tra, obvian­do e igno­ran­do a su Esta­do pro­pio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *