Kukutza mar­ca el camino- Ema­ku­me Gorriak.EHK

La agre­sión per­pe­tra­da con­tra el pro­yec­to cul­tu­ral alter­na­ti­vo, que repre­sen­ta Kukutza, ha situa­do en el orden del día un nue­vo ele­men­to para la refle­xión sobre el momen­to polí­ti­co que vivi­mos.

Lla­ma la aten­ción, en pri­mer lugar, el gra­do de vio­len­cia con el que se han emplea­do las lla­ma­das fuer­zas del orden.. La bru­ta­li­dad des­ple­ga­da por la deno­mi­na­da poli­cía autó­no­ma nos retro­trae a épo­cas fran­quis­tas cuan­do se dis­pa­ra­ba a las ven­ta­nas de los veci­nos y se apa­lea­ba indis­cri­mi­na­da­men­te a todo bicho vivien­te que se encon­tra­ran en el camino, igual que en esta oca­sión, con un com­por­ta­mien­to fas­cis­ta de manual.

Es sig­ni­fi­ca­ti­va tam­bién la arro­gan­cia demos­tra­da ‚tan­to por el con­se­je­ro de inte­rior del frau­du­len­to gobierno de Lakua como sobre todo por el ego­cén­tri­co alcal­de de Bil­bao.

La uti­li­za­ción de la men­ti­ra y la into­xi­ca­ción infor­ma­ti­va es algo a lo que ambos nos tie­nen acos­tum­bra­dos, pero en esta oca­sión han ido más lejos, dán­do­le la vuel­ta a la reali­dad de los hechos, pre­sen­tan­do a los agre­so­res como agre­di­dos y viceversa,con el agra­van­te de que no les ha impor­ta­do abso­lu­ta­men­te nada la cir­cuns­tan­cia de que se están refie­rien­do a los habi­tan­tes de un barrio que pre­via­men­te fue toma­do ¨manu mili­ta­ri¨.

La pri­me­ra con­clu­sión es que los pode­res del Esta­do, a tra­vés de dos de sus dele­ga­dos de con­fian­zan, decla­ran la gue­rra a cual­quier alter­na­ti­va, sea esta cul­tu­ral, social, eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca o de cual­quier otro tipo que no sea la que dejó “ata­da y bien ata­da” el sinies­tro “cau­di­llo”. Care­tas fué­ra, la ver­bo­rrea seu­do­de­mo­crá­ti­ca cede el paso al uso de la fuer­za.

Que esto ocu­rra en medio de una situa­ción de cri­sis galo­pan­te en el terreno eco­nó­mi­co, polí­ti­co y social en el Esta­do, acom­pa­ña­da por una ofen­si­va polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le y de los sec­to­res popu­la­res, nos hace lle­gar a una segun­da con­clu­sión: que hay que per­se­ve­rar en la polí­ti­ca de acu­mu­la­ción de fuer­zas polí­ti­cas y socia­les, yen­do más allá de la mayo­ría social con con­cien­cia nacio­nal, por­que sien­do impres­cin­di­ble es insu­fi­cien­te para avan­zar en el pro­ce­so demo­crá­ti­co.

Cien­tos de miles de [email protected], has­ta aho­ra cau­ti­vos en el dis­cur­so del nacio­na­lis­mo espa­ñol más reac­cio­na­rio, o de un fal­so inter­na­cio­na­lis­mo de manual, se empie­zan a pre­gun­tar qué cla­se de país, qué cla­se de demo­cra­cia, qué futu­ro pue­den espe­rar para ellos y para sus hijos en esa Espa­ña que trans­fie­re los recur­sos eco­nó­mi­cos del Esta­do (obte­ni­dos bási­ca­men­te de los impues­tos a los tra­ba­ja­do­res) a los ban­cos, a las trans­na­cio­na­les, a los pode­ro­sos en gene­ral.

El dere­cho a deci­dir, la auto­de­ter­mi­na­ción , no es sólo una rei­vin­di­ca­ción demo­crá­ti­ca gene­ral, es el pri­mer paso nece­sa­rio para que el ejer­ci­cio de ese dere­cho sea tam­bién la escue­la en la que se pue­da com­pren­der de mane­ra prác­ti­ca, que la cons­truc­ción de una Eus­ka­le­rria inde­pen­dien­te social­men­te avan­za­da, en la pers­pec­ti­va del socia­lis­mo, es el úni­co camino, jus­to y nece­sa­rio para ese futu­ro que tene­mos que cons­truir entre todos y todas.

Otra con­clu­sión que nos pare­ce debié­ra­mos tener en con­si­de­ra­ción es que, la acu­mu­la­ción de fuer­zas, no sola­men­te no está reñi­da con la des­obe­dien­cia civil ‚tal como nos ha demos­tra­do la rebe­lión del barrio de Rekal­de con­tra la agre­sión que ha sufri­do, sino que es una con­di­ción nece­sa­ria para que esa acu­mu­la­ción de fuer­zas se con­fi­gu­re y pue­da ser vis­ta como un poder polí­ti­co y social alter­na­ti­vo.

Qui­zá haya quien pien­se que la des­truc­ción físi­ca de kukutza repre­sen­ta la derro­ta o al menos el debi­li­ta­mien­to del movi­mien­to popu­lar, pero, muy al con­tra­rio, lo que han con­se­gui­do es, no sólo hacer de kukutza un sím­bo­lo, sino hacer­nos ver por dón­de se debe y se pue­de ir.

Hoy, ha sido un barrio, maña­na una fábri­ca o cual­quier otro cen­tro de tra­ba­jo o de estu­dio. La orga­ni­za­ción del movi­mien­to popu­lar debe­ría estar a la orden del día como un ele­men­to esen­cial de la acu­mu­la­ción de fuer­zas, más allá tam­bién de su nece­sa­ria apli­ca­ción elec­to­ral.

Es más que pro­ba­ble que los can­cer­be­ros del Régi­men, del Esta­do y del Sis­te­ma, cla­men y ame­na­cen con­tra el “terro­ris­mo”, tra­tan­do de carac­te­ri­zar como tal la acción la defen­sa de las colec­ti­vi­da­des con­tra las agre­sio­nes que de mane­ra cre­cien­te, veni­mos sufrien­do. Pero bajo el pun­to de vis­ta de la bús­que­da de com­pli­ci­dad social de la ciu­da­da­nía, esa into­xi­ca­ción al menos en Eus­ka­le­rria, es una bata­lla que van a per­der, que ya están per­dien­do.

La últi­ma de las coclu­sio­nes a las que de momen­to debe­mos refe­rir­nos, tie­ne que ver con las con­ce­sio­nes polí­ti­cas de carác­ter no esen­cial que, en un momen­to dado, sea nece­sa­rio hacer en bene­fi­cio de un for­ta­le­ci­mien­to de la uni­dad polí­ti­ca impres­cin­di­ble para seguir avan­zan­do en el pro­ce­so.

Que sea nece­sa­rio hacer con­ce­sio­nes entre dife­ren­tes es el abc de cual­quier polí­ti­ca de alian­zas, siem­pre y cuan­do no afec­ten, en el sen­ti­do de la renun­cia, a las señas de iden­ti­dad del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio.

En nues­tro caso la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, o dicho de otra mane­ra, la con­se­cu­ción de un Esta­do vas­co socia­lis­ta.

En ello esta­mos. Kukutza mar­ca el camino.

Ema­ku­me Gorriak de Eus­kal Herri­ko Komu­nis­tak (EHK)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *