Un Marx des­co­no­ci­do – Nico­lás Gon­zá­lez Vare­la

Yo mis­mo carez­co de una reco­pi­la­ción de mis pro­pios tra­ba­jos,

que fue­ron escri­tos en dife­ren­tes idio­mas

e impre­sos en dife­ren­tes­lu­ga­res.

La mayo­ría de ellos ya no están dis­po­ni­bles en libre­rías”

(Karl Marx a N. F. Daniel­son, 7 de octu­bre de 1868)

“Tres jefe comu­nis­tas ale­ma­nes, entre los cua­les se encuen­tra el cono­ci­do Marx, están pre­pa­ran­do una edi­ción de ocho volú­me­nes sobre el Comu­nis­mo, su doc­tri­na, sus cone­xio­nes, su situa­ción en Ale­ma­nia, Sui­za, Fran­cia e Ingla­te­rra. Y todo ello sobre docu­men­tos. Los otros dos cola­bo­ra­do­res son Engels y Hess, cono­ci­dos comu­nis­tas”

(Infor­me secre­to de la poli­cía de Pru­sia, París, 17 de febre­ro, 1846)


U n gran bió­gra­fo de Marx, Boris Nico­laïevs­ki, reco­no­cía en 1937 que de cada mil socia­lis­tas, tal vez sólo uno haya leí­do una obra com­ple­ta de Marx; y de cada mil anti­mar­xis­tas, ni uno. Y lo peor, con­cluía, es que Marx ya no esta­ba de moda. Cua­ren­ta años antes, un gran teó­ri­co y mili­tan­te, hablo de Labrio­la, al par­ti­ci­par en el publi­ci­ta­do deba­te sobre la valen­cia cien­tí­fi­ca de la obra de Marx en 1897, (la lla­ma­da “pri­me­ra cri­sis del Mar­xis­mo”, y cuyos prin­ci­pa­les inter­lo­cu­to­res eran nada menos que inte­lec­tua­les de la talla de Geor­ge Sorel, Eduard Berns­tein y Bene­det­to Cro­ce) [1] se pre­gun­ta­ba con ino­cen­cia “los escri­tos de Marx y Engels… ¿fue­ron leí­dos ente­ra­men­te por algún externo al gru­po de ami­gos y adep­tos pró­xi­mos, esto es, de los segui­do­res e intér­pre­tes direc­tos de los auto­res mis­mos?… Añá­de­se a eso la rare­za de muchos de los escri­tos alu­di­dos, y has­ta la impo­si­bi­li­dad de dar con algu­nos de ellos.” Y con­cluía pro­fé­ti­ca­men­te si “este ambien­te lite­ra­rio”, esta situa­ción her­me­néu­ti­ca adver­sa, no era uno de los cul­pa­bles de la mala asi­mi­la­ción, de la apa­ren­te deca­den­cia y cri­sis del pen­sa­mien­to de Marx. Con pesi­mis­mo reca­pi­tu­la­ba en una sen­ten­cia pro­fé­ti­ca: “Leer todos los escri­tos de los fun­da­do­res del socia­lis­mo cien­tí­fi­co ha resul­ta­do has­ta aho­ra un pri­vi­le­gio de ini­cia­dos.” [2] Ya el fun­da­dor del anar­co­sin­di­ca­lis­mo Geor­ges Sorel, con quién pre­ci­sa­men­te inter­cam­bia opi­nio­nes Labrio­la, había lle­ga­do a con­clu­sio­nes simi­la­res en su balan­ce par­cial del arrai­go del Mar­xis­mo en las con­di­cio­nes mate­ria­les de Euro­pa a ini­cios del siglo XX. Según Sorel y por el mis­mo moti­vo: “les thè­ses mar­xis­tes n’ont point été, géné­ra­le­ment, bien com­pri­ses en Fran­ce et en Angle­te­rre par les écri­vains qui s’oc­cu­pent des ques­tions socia­les”. [3] Para­fra­sean­do a Fros­sard, podría decir­se que la mayo­ría de los mar­xis­tas no cono­cen los escri­tos de Marx mejor de lo que los cató­li­cos cono­cen la Sum­ma de San­to Tomás de Aquino. Labrio­la se pre­gun­ta­ba a pro­pó­si­to de la “cri­sis” o deca­den­cia de Marx, que “cómo nos pue­de asom­brar… que muchos y muchos escri­to­res, sobre todo publi­cis­tas, hayan teni­do la ten­ta­ción de tomar crí­ti­cas de adver­sa­rios, o de citas inci­den­ta­les, o de arries­ga­das infe­ren­cias basa­das en pasos suel­tos, o de recuer­dos vagos, los ele­men­tos nece­sa­rios para cons­truir­se un Mar­xis­me de su inven­ción y a su mane­ra?… El Mate­ria­lis­mo His­tó­ri­co –que en cier­to sen­ti­do es todo el Mar­xis­mo– ha pasa­do… por una infi­ni­dad de equí­vo­cos, malas inter­pre­ta­cio­nes, alte­ra­cio­nes gro­tes­cas, dis­fra­ces extra­ños e inven­cio­nes gra­tui­tas… que tenían por fuer­za que ser un obs­tácu­lo para las per­so­nas que qui­sie­ran hacer­se con una cul­tu­ra socia­lis­ta.” Niko­laïevs­ki y Labrio­la, pero no sólo ellos, esta­ban con­ven­ci­dos que a Marx le espe­ra­ría siem­pre un sino de mala recep­ción, que empe­za­ba por la mis­ma difu­sión e irra­da­ción de sus tex­tos. Labrio­la seña­la­ba otro obs­tácu­lo, aún más pro­fun­do y ries­go­so, que es el que aquí nos ocu­pa: la mis­ma rare­za de los escri­tos de Marx y la impo­si­bi­li­dad de con­tar con edi­cio­nes con­fia­bles de ellos. Inclu­so no tan­to de edi­cio­nes con­fia­bles, sino de edi­cio­nes sin más. El lec­tor res­pon­sa­ble de la obra mar­xian­ne debía pasar, según Labrio­la, por con­di­cio­nes ordi­na­rias más extre­mas que la de cual­quier filó­lo­go o his­to­ria­dor para estu­diar los docu­men­tos de la Anti­güe­dad. Por expe­rien­cia pro­pia, se pre­gun­ta­ba: “¿Hay mucha gen­te en el mun­do que ten­ga la pacien­cia sufi­cien­te para andar duran­te años… a la bus­ca de un ejem­plar de la Misè­re de la Phi­lo­sophie … o de aquel libro sin­gu­lar que es la Hei­li­ge Fami­lie ; gen­te que esté dis­pues­ta a sopor­tar, por dis­po­ner de un ejem­plar de la Neue reinis­che Zei­tung , más fati­gas que las que tie­ne que pasar en con­di­cio­nes ordi­na­rias de hoy día cual­quier filó­lo­go o his­to­ria­dor para leer y estu­diar todos los docu­men­tos del anti­guo Egip­to?” [4]

En resu­men: cum­plien­do la pro­fe­cía de Labrio­la, en el mun­do suce­de hoy con Marx lo que suce­dió con Byron a media­dos del siglo XIX: sus libros se encuen­tran sólo en manos de lec­to­res excén­tri­cos, inex­per­tos o atra­sa­dos. Para el gran públi­co, inclu­yen­do la Nobles­se d’État del man­da­ri­na­to aca­dé­mi­co, el nom­bre de Karl Marx sig­ni­fi­ca hoy muy poco. En la actua­li­dad, sep­tiem­bre de 2010, no exis­ten en el mer­ca­do edi­to­rial en len­gua espa­ño­la edi­cio­nes crí­ti­cas de Marx y Engels, la meri­to­ria edi­ción de los Wer­ke a car­go del equi­po de Manuel Sacris­tán que­dó incom­ple­ta [5] y la úni­ca excep­ción es la inte­rrum­pi­da edi­ción en mar­cha de par­te de las Wer­ke tam­bién, por la edi­to­rial Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, FCE, de Méxi­co gra­cias al tra­ba­jo del des­apa­re­ci­do Wen­ces­lao Roces. [6] Pero es líci­to pre­gun­tar­se qué es lo muer­to y lo vivo de Marx, aun­que es pro­ba­ble que la pre­gun­ta sea pura­men­te retó­ri­ca o dis­pa­re auto­má­ti­ca­men­te la vul­ga­ta del Dia­Mat. La res­pues­ta seca y judi­cial del Pos­mo­der­nis­mo y de la filo­so­fía ana­lí­ti­ca es amplia­men­te cono­ci­da: el Mar­xis­mo está deci­di­da­men­te fue­ra de épo­ca, es “inac­tual”, como “gran dis­cur­so” no pue­de expli­car­se ni a sí mis­mo, es una obra fatal­men­te data­da. Se tra­ta una filo­so­fía más del siglo XIX y, como tal, defi­ni­ti­va­men­te acu­ña­da por su pro­pio tiem­po. Sepul­tar con todas las hon­ras al moro Marx es un deber, no tan­to inte­lec­tual, sino arqueo­ló­gi­co, un tra­ba­jo de anti­cua­ria­do. Nada hay de res­ca­ta­ble de ese enor­me fárra­go de pági­nas infec­ta­das de hege­lia­nis­mo y pro­vi­den­cia­lis­mo, como nos los seña­la por enési­ma vez el neo­po­si­ti­vis­ta Mario Bun­ge. [7]

Labrio­la (y Sorel) cons­ta­ta­ban una difi­cul­tad fác­ti­ca que nació con el Mar­xis­mo mis­mo y que lo lle­vó como un estig­ma has­ta nues­tros días: las enor­mes difi­cul­ta­des por esta­ble­cer y edi­tar, con cri­te­rios cien­tí­fi­cos actua­li­za­dos, sus obras com­ple­tas. Labrio­la recla­ma­ba al SPD de la épo­ca, en pose­sión de los manus­cri­tos (Nachlass), que “sería un deber del par­ti­do ale­mán el dar una edi­ción com­ple­ta y crí­ti­ca de todos los escri­tos de Marx y Engels; quie­ro decir, una edi­ción acom­pa­ña­da en cada caso de pró­lo­gos des­crip­ti­vos y decla­ra­ti­vos, índi­ces de refe­ren­cia, notas y remi­sio­nes… Habrá que aña­dir a los escri­tos ya apa­re­ci­dos en for­ma de libros o de opúscu­los, los artícu­los de perió­di­cos, los mani­fies­tos, las cir­cu­la­res, los pro­gra­mas y todas las car­tas que, por ser de inte­rés públi­co y gene­ral, ten­gan una impor­tan­cia polí­ti­ca o cien­tí­fi­ca”. Ter­mi­nan­te con­cluía: “No hay elec­ción que hacer: hay que poner al alcan­ce de los lec­to­res toda la obra cien­tí­fi­ca y polí­ti­ca, toda la pro­duc­ción lite­ra­ria de los dos fun­da­do­res… inclu­so la oca­sio­nal. Y no se tra­ta tam­po­co de reu­nir un Cor­pus iuris, ni de redac­tar un Tes­ta­men­tum jux­ta cano­nem recep­tum, sino de reco­ger los escri­tos con cui­da­do y para que ellos mis­mos hablen direc­ta­men­te a quien ten­ga ganas de leer­los”. Sim­ple­men­te que Marx pue­da hablar direc­ta­men­te… Ade­más reco­no­cía que la pro­pia vida le había impe­di­do escri­bir sus obras según los cáno­nes del arte de fai­re le livre, por lo que su lite­ra­tu­ra eran frag­men­tos de una cien­cia y de una polí­ti­ca en deve­nir cons­tan­te. El Mar­xis­mo, si exis­te algo que pue­da lla­mar­se así, era emi­nen­te­men­te un sis­te­ma abier­to. Labrio­la ya había mar­ca­do con sufi­cien­te cla­ri­dad no sólo los cri­te­rios edi­to­ria­les de una polí­ti­ca edi­to­rial sino los pro­ble­mas mate­ria­les obje­ti­vos que con­lle­va­ba la difu­sión tan­to de la obra exo­té­ri­ca como del Nachlass de Marx (y Engels).

Uno de los erro­res más sig­ni­fi­ca­ti­vos que sufrió la obra mar­xia­na en su difu­sión y, por lo tan­to, en su correc­ta inter­pre­ta­ción, ha sido la dis­lo­ca­ción entre los nive­les dia­cró­ni­cos y sin­cró­ni­cos de sus manus­cri­tos, lo que con­du­jo a una des­ar­ti­cu­la­ción entre los com­po­nen­tes bio­grá­fi­cos, cro­no­ló­gi­cos y doxo­grá­fi­cos, que cons­ti­tu­yen, des­de Theo­fras­to, el ins­tru­men­tal filo­ló­gi­co míni­mo y nece­sa­rio para lle­gar a una com­pren­sión satis­fac­to­ria de una obra. Labrio­la ya había reco­no­ci­do la nece­si­dad que para enten­der ple­na­men­te los tex­tos había que rela­cio­nar­los bio­grá­fi­ca­men­te (en esa bio­gra­fía se encon­tra­ría tan­to “la hue­lla como la sen­da, el índi­ce y el refle­jo” de la géne­sis de Marx). Pero en el caso de Marx esta dis­rup­ción anó­ma­la entre los dos nive­les se debió, en su mayor par­te, no tan­to a su par­ti­cu­lar Stil, como a la cons­tan­te mani­pu­la­ción polí­ti­ca que pade­cie­ron sus escri­tos por par­te de sus alba­ceas cir­cuns­tan­cia­les. El tor­tuo­so reco­rri­do, entre errá­ti­co y aza­ro­so, que sufrie­ron a lo lar­go de su his­to­ria edi­to­rial los escri­tos de Marx sólo pue­de com­pa­rar­se con las coin­ci­den­cias afor­tu­na­das, fan­tás­ti­cas, tri­via­les y casi increí­bles con las que pudo sal­var­se para la pos­te­ri­dad la mayor par­te de la obra de Aris­tó­te­les. Al igual que Marx, sus escri­tos sufrie­ron las incle­men­cias de los intere­ses polí­ti­cos y los capri­chos cul­tu­ra­les en los cam­bios en la for­ma de aten­ción. Y, al igual que Aris­tó­te­les, los manus­cri­tos de Marx guar­dan una pecu­lia­ri­dad muy espe­cial: la mayor par­te son apun­tes, boce­tos, notas y memo­ran­da, pro­duc­to de una téc­ni­ca de tra­ba­jo inte­lec­tual limi­ta­da por la extre­ma pobre­za y las cons­tan­tes emi­gra­cio­nes polí­ti­cas. Pero a Marx se le agre­ga una con­di­ción suple­men­ta­ria: que el mis­mo Mar­xis­mo (s) nació, se desa­rro­lló, se pro­fe­sio­na­li­zó en escue­la (y lue­go en ideo­lo­gía ofi­cial y legi­ti­ma­do­ra de un esta­do) cuan­do la obra de Marx no era aún acce­si­ble en su tota­li­dad e inclu­so cuan­do impor­tan­tes par­tes de su cor­pus esta­ban iné­di­tas (lo siguen estan­do) o inclu­so eran inha­lla­bles. El ¿éxi­to? del Mar­xis­mo como ideo­lo­gía de par­ti­do y orto­do­xia de esta­do (como cien­cia de la legi­ti­ma­ción o Dia­Mat) ha pre­ce­di­do en déca­das a la divul­ga­ción cien­tí­fi­ca y exhaus­ti­va de los escri­tos com­ple­tos de sus fun­da­do­res. Y uno de los casos más extre­mos (aun­que no el úni­co) es el tex­to cono­ci­do como Die Deu­ts­che Ideo­lo­gie, La Ideo­lo­gía Ale­ma­na, escri­to a tres manos por Frie­drich Engels, Moritz Hess y Karl Marx entre 1845 y 1846, y que muchos espe­cia­lis­tas con­si­de­ran que en él por pri­me­ra vez se esta­ble­ce lo que podría­mos deno­mi­nar un mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co cohe­ren­te y fun­da­men­ta­do. [8] Y aun­que su impor­tan­cia es gene­ral­men­te admi­ti­da por la Mar­xo­lo­gie más pres­ti­gio­sa, inclu­so la aca­dé­mi­ca (empe­zan­do por Althus­ser, Bali­bar, etc.), es una obra muy poco leí­da en toda su exten­sión, mal edi­ta­da y de pési­ma difu­sión. [9] Fue­ra del ámbi­to de la Mar­xo­lo­gía, rei­na la indi­fe­ren­cia, el des­co­no­ci­mien­to total o direc­ta­men­te el des­pre­cio des­de la igno­ran­cia. [10] Como decían los anti­guos roma­nos: Pro cap­tu lec­to­ris habent sua fata libe­lli, y es que según las capa­ci­da­des y posi­bi­li­da­des del lec­tor, los libros tie­nen su des­tino. Inclu­so en el caso de un pen­sa­dor clá­si­co como Marx.

Para dar­nos una medi­da de la impor­tan­cia que el pro­pio autor le otor­ga­ba a este tra­ba­jo de 1845 – 1846 debe­mos rea­li­zar un peque­ño des­vío para cono­cer la poco cono­ci­da his­to­ria de las pri­me­ras obras esco­gi­das edi­ta­das de Karl Marx. La difu­sión de la obra de Marx ya fue un pro­ble­ma en pro­pia vida del autor. Los úni­cos tra­ba­jos de esta épo­ca en la que escri­bió Die deu­ts­che Ideo­lo­gie, la fruc­tí­fe­ra déca­da de 1840’s, que lle­ga­ron a ser impre­sos en for­ma de libro, se debie­ron a un inten­to frus­tra­do poco cono­ci­do de unas obras esco­gi­das, unos pri­mi­ti­vos Frühe­re Aus­ga­ben. Lla­ma­das pom­po­sa­men­te Gesam­mel­te Auf­sätze von Karl Marx, se debie­ron al tesón edi­to­rial de un cama­ra­da, el médi­co y publi­cis­ta Her­mann Hein­rich Bec­ker, alias der rot Bec­ker, [11] apa­re­ci­das fan­tas­mal­men­te en abril y mayo de 1851. [12] Franz Erd­mann Meh­ring, el his­to­ria­dor y polí­ti­co que lue­go fun­da­ría la Liga Spar­ta­kus con Rosa Luxem­burg, rela­ta­ba en su clá­si­co tra­ba­jo bio­grá­fi­co que “Marx se puso en comu­ni­ca­ción con Her­mann Bec­ker para la edi­ción de sus obras com­ple­tas y, más ade­lan­te, de una revis­ta tri­mes­tral que habría de apa­re­cer en Lie­ja; Bec­ker había fija­do su resi­den­cia en Colo­nia, don­de… regen­tea­ba una peque­ña empre­sa edi­to­rial.” [13] El pro­yec­to de edi­ción, en dos tomos con alre­de­dor de 400 pági­nas cada uno, de vein­ti­cin­co plie­gos cada uno, tenía un tras­fon­do emi­nen­te­men­te polí­ti­co, un paso liga­do a la tác­ti­ca de par­ti­do (pro­pa­gan­dis­tis­che Tätig­keit), liga­do estre­cha­men­te a la pro­pa­gan­da y difu­sión de las ideas de Der Bund des Kom­mu­nis­ten, la famo­sa Liga de los Comu­nis­tas, orga­ni­za­ción a la que se tra­ta­ba de recons­ti­tuir den­tro de Ale­ma­nia. Las pri­mi­ti­vas obras esco­gi­das de Marx tenían el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal del Köl­ner Zen­tral­behör­de, el comi­té cen­tral de la Liga en Colo­nia, se había pen­sa­do en un sis­te­ma de sus­crip­ción pre­iva a su publi­ca­ción. Den­tro del mis­mo pro­yec­to, Marx había dise­ña­do el lan­za­mien­to de una colec­ción popu­lar de lite­ra­tu­ra socia­lis­ta en for­ma­to de peque­ños fas­cícu­los (un plan de difu­sión de pen­sa­do­res socia­lis­tas que ya había inten­ta­do lle­var a la prác­ti­ca en 1845), e incluía auto­res como Babeuf, Buo­na­rot­ti, Hol­bach, Fou­rier, Owen, Hel­ve­tius, Saint-Simon, Cabet, Con­si­dé­rant y Proudhon. Siguien­do con estas pri­mi­ti­vas obras selec­tas de Marx, e n el folle­to publi­ci­ta­rio para las libre­rías, fir­ma­do por el edi­tor de la com­pi­la­ción, Bec­ker mis­mo, podía leer­se que la obra de Karl Marx se encon­tra­ba muy dise­mi­na­da tan­to en folle­tos, pan­fle­tos, como en perió­di­cos des­apa­re­ci­dos y publi­ca­cio­nes inha­lla­bles en libre­rías, por lo que la edi­ción en for­ma­to libro era un gran ser­vi­cio que hacía acce­si­ble al lec­tor su obra del últi­mo dece­nio, “el pri­mer volu­men reco­pi­la las con­tri­bu­cio­nes de Marx en los Anek­do­ta de Ruge, en la anti­gua Rhei­nis­che Zei­tung (inclu­yen­do artícu­los sobre la liber­tad de la pren­sa, las leyes sobre el robo de la made­ra, la situa­ción de los cam­pe­si­nos del Mose­la, etc.), en los Deu­tsch-fran­zö­sis­chen Jahr­bü­chern, en el Westphae­lis­che Dampf­boot, en Gesells­chaftss­pie­gel, etc. y una serie de mono­gra­fías publi­ca­das antes de la revo­lu­ción de mar­zo de 1848, pero por des­gra­cia (sic!) toda­vía tie­nen ple­na actua­li­dad.” [14] El úni­co y pri­mer volu­men, que final­men­te que­dó redu­ci­do a ochen­ta pági­nas, con­te­nía tex­tos de Marx des­de diciem­bre de 1841, el pri­me­ro era Bemer­kun­gen über die neue pre­ußis­che Zen­su­rins­truk­tion, publi­ca­do en la revis­ta Anek­do­ta zur neues­ten deu­ts­chen Phi­lo­sophie und Publi­cis­tik [15] de los jóve­nes hege­lia­nos. Y la pre­sen­cia de este escri­to resul­ta sin­to­má­ti­ca. No es casua­li­dad que Marx eli­gie­ra, no su pri­me­ra publi­ca­ción impre­sa [16] , sino su pri­mer tra­ba­jo qua publi­cis­ta demó­cra­ta-revo­lu­cio­na­rio defen­dien­do la liber­tad de pren­sa clá­si­ca bur­gue­sa con­tra el reac­cio­na­rio esta­do pru­siano. En él ya cri­ti­ca­ba el “apa­ren­te Libe­ra­lis­mo” (Schein­li­be­ra­lis­mus) de la for­ma-esta­do bur­gue­sa, con un baga­je filo­só­fi­co que se remi­tía explí­ci­ta­men­te a Spi­no­za, Kant y Fich­te, deve­lan­do la ilu­sión polí­ti­ca de creer que los defec­tos obje­ti­vos ins­ti­tu­cio­na­les (objek­ti­ven Feh­ler, como la ten­den­cia hacia la res­tric­ción en la infor­ma­ción crí­ti­ca y libre) del esta­do, en reali­dad su esen­cia, podían corre­gir­se cam­bian­do los indi­vi­duos que ejer­cen la cen­su­ra. Nin­gu­na “bue­na” ley podía, nin­gu­na “bue­na” inten­ción sub­je­ti­va, sub­ra­ya allí Marx, pue­de modi­fi­car la esen­cia de un esta­do bur­gués. Ade­más en un extra­or­di­na­rio párra­fo con­cen­tra­do, Marx des­cri­be de mane­ra popu­lar el méto­do dia­léc­ti­co de inves­ti­ga­ción de la Ver­dad (Unter­su­chung der Wahrheit), que tie­ne que ser por sí mis­mo ver­da­de­ro: Zur Wahrheit gehört nicht nur das Resul­tat, son­dern auch der Weg, “…de la Ver­dad no for­ma par­te sola­men­te el resul­ta­do, sino el camino.”, sub­ra­yan­do que el carác­ter del obje­to (Cha­rak­ter des Gegens­tan­des) que se inves­ti­ga, en este caso el esta­do bur­gués, ejer­ce una influen­cia deci­si­va sobre la mis­ma inves­ti­ga­ción. La inves­ti­ga­ción ver­da­de­ra “es” la Ver­dad des­ple­ga­da, cuyos miem­bros dis­per­sos se agru­pan y com­pen­dian el resul­ta­do, ni más ni menos que una ver­sión pri­mi­ti­va y toda­vía tos­ca del modo de inves­ti­ga­ción, el Fors­chungs­wie­se, tal como lo expli­ca en el pró­lo­go a Das Kapi­tal.

El pro­yec­to edi­to­rial incluía, ade­más de los artícu­los perio­dís­ti­cos de la eta­pa radi­cal-libe­ral en los Anek­do­ta y en el dia­rio Rhei­nis­che Zei­tung, algu­nos del frus­tra­do pro­yec­to pari­sino de los Anua­rios Fran­co-Ale­ma­nes, y final­men­te artícu­los del “órgano de la Demo­cra­cia” crea­do por Engels y Marx, la Neue Rhei­nis­ches Zei­tung. En el nona­to tomo segun­do esta­ba pre­vis­to publi­car artícu­los de la revis­ta polí­ti­ca que edi­ta­ron Engels y Moritz Hess, Espe­jo de la Socie­dad, [17] inclu­so se pen­só en tra­du­cir al ale­mán mono­grá­fi­cos de Marx, como el libro con­tra Proudhon, Misè­re de la phi­lo­sophie [18] , y ade­más el capí­tu­lo IV de la Die deu­ts­che Ideo­lo­gie. Kri­tik der neues­ten deu­ts­chen Phi­lo­sophie in ihren Reprä­sen­tan­ten Feuer­bach, B. Bauer und Stir­ner und des deu­ts­chen Sozia­lis­mus in sei­nen vers­chie­de­nen Prophe­ten, titu­la­do “Karl Grün: ‘Die sozia­le Bewe­gung in Fran­kreich und Bel­gien’ (Darms­tadt 1845) oder Die Ges­chichts­chrei­bung des wah­ren Sozia­lis­mus”. [19]

Aun­que la tira­da pen­sa­da ini­cial­men­te era muy ambi­cio­sa, 15.000 ejem­pla­res, sólo se impri­mie­ron algu­nas copias, la repre­sión con­tra los comu­nis­tas en Colo­nia, el mis­mo Bec­ker fue dete­ni­do em mayo de 1851, y la con­fis­ca­ción de ejem­pla­res por la poli­cía, hicie­ron que pocos libros lle­ga­ran a la dis­tri­bu­ción más allá de la ciu­dad. Inclu­so a media­dos de 1851, Marx toda­vía pen­sa­ba edi­tar una ver­sión amplia­da de estos escri­tos selec­tos, inclu­yen­do un poten­cial ter­cer tomo, cada uno con una exten­sión de 75 pági­nas, toman­do par­te en la inter­me­dia­ción el diri­gen­te Fer­di­nand Las­sa­lle. [20] Más allá de la impor­tan­cia filo­ló­gi­ca-docu­men­tal, que es obvia­da o total­men­te des­co­no­ci­da por la Mar­xo­lo­gie tra­di­cio­nal, el pro­yec­to polí­ti­co-edi­to­rial, madu­ra­do en diciem­bre de 1850, de pre­ci­sas pis­tas sobre las ideas filo­só­fi­co-prác­ti­cas del Marx madu­ro. En pri­mer lugar que para las tareas polí­ti­cas-revo­lu­cio­na­rias pen­dien­tes en la Ale­ma­nia post-1848, Marx mis­mo había iden­ti­fi­ca­do de su obra ante­rior, tan­to teó­ri­ca como publi­cis­ta, qué tex­tos eran per­ti­nen­tes y cua­les no. En segun­do lugar, es evi­den­te que si el pro­pio Marx pre­ten­día publi­car, con el con­sen­so de la pro­pia Bund des Kom­mu­nis­ten, tex­tos en apa­rien­cia “des­fa­sa­dos” de su eta­pa de libe­ral de izquier­das, esto demues­tra un ele­men­to de ¿pro­fun­da? con­ti­nui­dad (a pesar de las suce­si­vas rup­tu­ras teó­ri­cas) en la auto­con­cien­cia de Marx entre su pen­sa­mien­to izquier­do-hege­liano, lue­go feuer­ba­chiano, y el Comu­nis­mo refle­xi­vo de la déca­da de 1850’s. Las ideas mar­xia­nas entre 1841 y 1844 con­ti­nua­ban actua­les, sien­do ple­na­men­te ope­ra­ti­vas y fun­cio­na­les a la nue­va dimen­sión de la Kri­tik. Recor­de­mos que a estas altu­ras Marx ya había escri­to no soloLoh­nar­beit und Kapi­tal” [21] en el dia­rio demo­crá­ti­co-revo­lu­cio­na­rio Neue Rhei­nis­ches Zei­tung, sino publi­ca­do con Engels el Mani­fies­to Comu­nis­ta. Y den­tro de esta con­ti­nui­dad en su filo­so­fía prác­ti­ca, Marx reco­no­cía el valor autó­no­mo y de con­so­li­da­ción teó­ri­ca de la Die deu­ts­che Ideo­lo­gie de 1845 – 1846.

“Duran­te el verano (de 1845)” –recuer­da Jenny Westpha­len, espo­sa, correc­to­ra y copis­ta de Marx– “Engels ela­bo­ró con Karl una crí­ti­ca a la filo­so­fía ale­ma­na. El estí­mu­lo externo lo había cons­ti­tui­do la apa­ri­ción de Der Ein­zi­ge und sein Eigen­tum (de Max Stir­ner). Aca­bó sien­do una obra volu­mi­no­sa y habría de publi­car­se en West­fa­lia.” [22] En una auto­in­ter­pre­ta­ción de Marx madu­ro, el famo­so Vor­wort a la Zur Kri­tik der Poli­tis­chen Öko­no­mie de 1859, que­da cla­ra la enor­me impor­tan­cia que le otor­ga­ba al paso teó­ri­co efec­tua­do entre 1844 – 1846 y en espe­cial el rol que juga­ba Die deu­ts­che Ideo­lo­gie: “Comen­cé en París la inves­ti­ga­ción de ésta últi­ma (la ana­to­mía de la socie­dad civil), pro­si­guién­do­la en Bru­se­las, hacia don­de había emi­gra­do como con­se­cuen­cia de una orden de expul­sión del Sr. Gui­zot. El resul­ta­do gene­ral que obtu­ve y, que una vez obte­ni­do, sir­vió de hilo con­duc­tor de mis estu­dios, pue­de for­mu­lar­se bre­ve­men­te de la siguien­te mane­ra. En la pro­duc­ción social de su exis­ten­cia, los hom­bres esta­ble­cen deter­mi­na­das rela­cio­nes, nece­sa­rias e inde­pen­dien­tes de su volun­tad, rela­cio­nes de pro­duc­ción (Pro­duk­tions­verhält­nis­se) que corres­pon­den a un deter­mi­na­do esta­dio evo­lu­ti­vo de sus fuer­zas… El modo de pro­duc­ción de la vida mate­rial deter­mi­na (bedin­gen) el pro­ce­so social, polí­ti­co e inte­lec­tual de la vida en gene­ral… Frie­drich Engels, con quién he esta­do man­te­nien­do un cons­tan­te inter­cam­bio epis­to­lar de ideas… cuan­do se esta­ble­ció asi­mis­mo en Bru­se­las en la pri­ma­ve­ra de 1845, con él resol­vi­mos ela­bo­rar con­jun­ta­men­te la opo­si­ción de nues­tros pun­tos de vis­ta con­tra el pun­to de vis­ta ideo­ló­gi­co de la filo­so­fía ale­ma­na o, de hecho, ajus­tar cuen­tas con nues­tra anti­gua con­cien­cia filo­só­fi­ca. Éste pro­pó­si­to se lle­vó a cabo en for­ma de una crí­ti­ca a la filo­so­fía post­he­ge­lia­na. El manus­cri­to, dos grue­sos volú­me­nes in-octa­vo, ya había arri­ba­do des­de mucho tiem­po atrás al lugar don­de debía ser edi­ta­do, en West­fa­lia, cuan­do reci­bi­mos la noti­cia de que un cam­bio de con­di­cio­nes no per­mi­tía su impre­sión. Deja­mos libra­do el manus­cri­to a la roe­do­ra crí­ti­ca de los rato­nes, tan­to más de buen gra­do cuan­to había­mos alcan­za­do nues­tro obje­ti­vo prin­ci­pal: com­pren­der noso­tros mis­mos (Selbst­vers­tän­di­gung) la cues­tión.” [23] Resul­ta cla­ro y evi­den­te que esta rup­tu­ra, esta nue­va Ansicht, este revo­lu­cio­na­rio pun­to de vis­ta, sólo pue­de ser enten­di­do en su mag­ni­tud si com­pren­de­mos el sig­ni­fi­ca­do de La Ideo­lo­gía ale­ma­na. A fin de cuen­tas: si vol­ve­mos al “futu­ro ante­rior” del pro­pio Marx.

Ima­gen: pros­pec­to para las libre­rías de las pri­me­ras obras com­ple­tas de Karl Marx, escri­to por el edi­tor Her­mann Bec­ker, Köln, 1851.


[1] La cono­ci­da como “pri­me­ra cri­sis del Mar­xis­mo”, hoy casi total­men­te olvi­da­da, fue ini­cia­da por un artícu­lo del abo­ga­do G. Masaryk en los núme­ros 177 – 179 del dia­rio vie­nés Die Zeit, en el cual sim­ple­men­te cons­ta­ta­ba las dife­ren­cias teó­ri­co-prác­ti­cas inter­nas en la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na y aus­tria­ca, en espe­cial entre los padres fun­da­do­res y sus epí­go­nos, con­clu­yen­do que tales dife­ren­cias se debían al carác­ter ecléc­ti­co del pro­pio Mar­xis­mo, al ser un sis­te­ma sin­cré­ti­co y que Das Kapi­tal era una mera trans­crip­ción en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos del Faust de Göethe. De la cri­sis “en” el Mar­xis­mo de la social­de­mo­cra­cia de len­gua ale­ma­na, refor­mis­tas como Berns­tein et altri la trans­for­ma­ron en cri­sis “del” Mar­xis­mo a secas.

[2] Labrio­la, Anto­nio; Dis­co­rren­do di socia­lis­mo e di filo­so­fia , car­ta II; en espa­ñol: Socia­lis­mo y Filo­so­fía; Alian­za edi­to­rial, Madrid, 1969, p. 41, con tra­duc­ción y pró­lo­go de Manuel Sacris­tán.

[3] Geor­ges Sorel, “Pré­fa­ce”, en: Labrio­la, Anto­nio; Essais sur la con­cep­tion maté­ria­lis­te de l’his­to­ire; V. Giard & E. Briè­re, librai­res-édi­teurs, Paris, 1897, pp. 1 – 20.

[4] Labrio­la, Anto­nio, ibi­dem, p. 41.

[5] En 1975 Sacris­tán pro­yec­tó una edi­ción crí­ti­ca en len­gua cas­te­lla­na de la obra selec­ta de Marx y Engels en 68 volú­me­nes, con el títu­lo de Obras com­ple­tas de Marx y Engels , OME, bajo el sello Edi­to­rial Gri­jal­bo. De ese pro­yec­to sólo lle­ga­ron a ver la luz once volú­me­nes, entre ellos las tra­duc­cio­nes de Sacris­tán de El Capi­tal, libro 1 y 2 y el Anti-Duh­ring. Decía Sacris­tán con razón sobre publi­car al Marx des­co­no­ci­do que “cuan­do me encar­ga­ron que empe­za­ra a tra­du­cir las obras de Marx y Engels (que por cier­to están sus­pen­di­das por­que el mer­ca­do ya no da para eso) esta­ba jus­ti­fi­ca­do que me pidie­ran un Capi­tal, pues­to que si tra­du­cían unas obras com­ple­tas era natu­ral que tam­bién edi­ta­ran El Capi­tal. Lo que en cam­bio, en mi opi­nión, era un error, era con­si­de­rar que había que sacar pron­to El Capi­tal. Creo que pri­me­ro había que publi­car lo iné­di­to, a saber, todo el epis­to­la­rio com­ple­to. Yo no me atre­vo a decir que ellos, que son comer­cian­tes, no lle­ven razón, pero la situa­ción es absur­da.”, en: López Arnal, S./ De la Fuen­te, P.; Acer­ca de Manuel Sacris­tán, Bar­ce­lo­na, Des­tino, 1996, p. 168. Sobre la figu­ra deci­si­va de Sacris­tán, véa­se de López Arnal, Sal­va­dor; “Aris­tas esen­cia­les de un pen­sa­dor polié­dri­co (I). Manuel Sacris­tán (1925−1985), a los 25 años de su falle­ci­mien­to”, en: Pape­les de rela­cio­nes eco­so­cia­les y cam­bio glo­bal, Nº 109, 2010, pp. 23 – 44.

[6] Tra­duc­ción de una selec­ción la edi­ción de Karl Marx/​Frie­drich Engels; Wer­ke, edi­ta­da por Dietz Ver­lag de Ber­lín-DDR, según la ver­sión de 1958; en pala­bras de Roces: “Esta edi­ción, que no es de las obras com­ple­tas (MEGA), sino de las Obras Fun­da­men­ta­les (Wer­ke), va a cons­tar de vein­ti­tan­tos volú­me­nes. Se han publi­ca­do ya dos tomos de la juven­tud de Marx y de Engels; se han publi­ca­do los tres tomos de las Teo­rías de la Plus­va­lía. Van a apa­re­cer aho­ra El Capi­tal y los escri­tos eco­nó­mi­cos meno­res y tam­bién la nue­va edi­ción de los Grun­dris­se.” Sobre la figu­ra de Roces: Riva­ya, Ben­ja­mín; “Comu­nis­mo y com­pro­mi­so inte­lec­tual: Wen­ces­lao Roces”; en: Pape­les de la FIM, nº 14, Fun­da­ción de Inves­ti­ga­cio­nes Mar­xis­tas, Madrid, 2000. Roces fue pio­ne­ro al fun­dar y diri­gir una empre­sa de difu­sión mar­xis­ta ya en la IIº Repú­bli­ca espa­ño­la, la “Biblio­te­ca Car­los Marx” de la Edi­to­rial Cenit de la cual lle­ga­ron a publi­car­se diez volú­me­nes gran­des, entre ellos el pri­mer tomo de Das Kapi­tal en dos volú­me­nes y el Anti-Düh­ring de Engels.

[7] Remi­ti­mos al lec­tor a nues­tra crí­ti­ca a la enési­ma ten­ta­ti­va de tra­tar a Marx y Engels como un perro muer­to del físi­co Mario Bun­ge: “El Dr. Bun­ge sobre Engels. Los escom­bros ideo­ló­gi­cos del Neo­po­si­ti­vis­mo”, on-line en Rebe­lión: http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​9​8​168

[8] Ess­bach, Wolf­gang; Die Bedeu­tung Max Stir­ners für die Gene­se des his­to­ris­chen Mate­ria­lis­mus (1978) , u.d.T. Gegen­zü­ge, Mate­ria­lis, Frank­furt am Main, 1982.

[9] Bali­bar, por ejem­plo, seña­la rápi­da y erró­nea­men­te que “en 1845, Marx, refu­gia­do en Bru­se­las, tra­ba­ja­ba en cola­bo­ra­ción con Engels en la ela­bo­ra­ción de una con­cep­ción filo­só­fi­ca mate­ria­lis­ta de la His­to­ria, de la que quie­re hacer la base de un socia­lis­mo pro­le­ta­rio autó­no­mo (Tesis sobre Feuer­bach, La Ideo­lo­gía Ale­ma­na, manus­cri­tos publi­ca­dos tras la muer­te de Marx y Engels)”, en: Bali­bar, Étien­ne; Cin­co Ensa­yos de Mate­ria­lis­mo His­tó­ri­co, Edi­to­rial Laia, Bar­ce­lo­na, 1976, p. 20. Mal­gré lui: no sólo se equi­vo­ca en con­si­de­rar­los dos obras inde­pen­dien­tes, sino tam­bién en el momen­to en que fue­ron publi­ca­dos, mucho antes de la muer­te de Engels y Marx. En nin­gún momen­to Engels o Marx uti­li­zan en esos años ni el tér­mino “con­cep­ción filo­só­fi­ca mate­ria­lis­ta de la His­to­ria”, ni el de “socia­lis­mo pro­le­ta­rio autó­no­mo”.

[10] El caso del céle­bre filó­so­fo libe­ral bri­tá­ni­co Isaiah Ber­lin, quién en su libro por encar­go sobre Marx escri­be sobre la Die deu­ts­che Ideo­lo­gie lo siguien­te: “Stir­ner is trea­ted at grea­ter length. Under the title of ‘St Max’ he is pur­sued through five hun­dred pages of heavy-han­ded moc­kery and insult. ”, en: Karl Marx: His Life and Envi­ron­ment, Thorn­ton But­ter­worth, Lon­don, 1939, Chap­ter VI, “His­to­ri­cal Mate­ria­lism”, p. 143, o sea: “Stir­ner es per­se­gui­do a tra­vés de qui­nien­tas pági­nas de mano dura, bur­la e insul­to.” Ber­lin se equi­vo­ca has­ta en el año de com­po­si­ción: “The most exten­ded sta­te­ment of the theory occurs in a work which he com­po­sed together with Engels in 1846, entitled the Ger­man Ideo­logy”, en: ibi­dem, p. 118.

[11] Dohm, Bernhard/​Tau­bert, Inge; “Engels über den roten Bec­ker. Ein unbe­kann­ter Brief von Frie­drich Engels”; en: Bei­trä­ge zur Ges­chich­te der Arbei­ter­be­we­gung. 1973, Heft 5, pp. 807 – 814.

[12] Marx, Karl; Gesam­mel­te Auf­satze von Karl Marx, heraus­ge­ge­ben von Her­mann Bec­ker. I. Heft, Koln, 1851. El con­te­ni­do de esta pri­me­ra edi­ción de escri­tos de Marx pue­de ver­se en: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich: Wer­ke, Arti­kel, Entwr­fe Juli 1849 bis Juni 1851, Abt. 1: Wer­ke, Arti­kel, Ent­wür­fe, Bd. 10, Aka­de­mie Ver­lag, Ber­lin, 1977, pp. 493 – 497. Se tra­ta­ba del pri­mer volu­men pro­yec­ta­do; el segun­do jamás se publi­có, ya que Bec­ker fue dete­ni­do el 19 de junio de 1851 acu­sa­do de comu­nis­ta y cons­pi­rar con­tra el esta­do; fue juz­ga­do en el famo­so pro­ce­so a los comu­nis­tas, el Köl­ner Kom­mu­nis­ten­pro­zess, en 1852, y con­de­na­do a cin­co años de cár­cel. Véa­se la car­ta de Bec­ker a Marx de diciem­bre de 1850, en: AA.VV.; Der Bund der Kom­mu­nis­ten. Doku­men­te und Mate­ria­len . Band 2, Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1982, Doku­men­te 570, pp. 357 – 358.

[13] Meh­ring, E., Franz; Karl Marx: Die Ges­chich­te sei­nes Lebens, 1918, p. 209; en espa­ñol: Car­los Marx. His­to­ria de su Vida; Edi­to­rial Gri­jal­bo, Méxi­co, 1957, P. 227 – 228.

[14] Tex­tual: “Mar­x’s Arbei­ten sind theils in beson­de­ren Flugs­chrif­ten, theils in perio­dis­chen Schrif­ten ers­chie­nen, jetzt aber meis­tens gar nicht mehr zu bekom­men, wenigs­tens im Buchhan­del ganz ver­grif­fen. Der Heraus­ge­ber glaubt deßhalb, dem Publi­kum einen Dienst zu erwei­sen, wenn er mit Bewi­lli­gung des Ver­fas­sers die­se Arbei­ten, wel­che gera­de ein Decen­nium umfas­sen, zusam­mens­tellt und wie­der zugän­glich macht. […] Der ers­te Band wird Mar­x’s Bei­trä­ge zu den ‘Anek­do­ta’ von Ruge, der (alten) ‘Rhei­nis­chen Zei­tung’ (namentlich über Preß­freiheit, Holz­diebs­tahls­ge­setz, Lage der Mosel­bauern usw.), den ‘deu­tsch-fran­zö­sis­chen Jahr­bü­chern’, dem ‘Westf. Dampf­boo­te’, dem ‘Gesells­chaftss­pie­gel’ usw. und eine Reihe von Mono­graphien enthal­ten, die vor der März­re­vo­lu­tion ers­chie­nen, aber lei­der noch heu­te pas­sen.” En: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich, ibi­dem, p. 496.

[15] Se tra­ta del segun­do artícu­lo públi­co cono­ci­do de Marx, escri­to entre enero y febre­ro de 1842, apa­re­ci­do anó­ni­ma­men­te (“Por un renano”) como artícu­lo en los Anek­do­ta…, tomo I, año 1843. La revis­ta era un órgano puro de la izquier­da hege­lia­na, bajo la direc­ción de Arnold Ruge

Aho­ra en: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich; Wer­ke. Band 1; (Karl) Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1976. pp. 3 – 25; en espa­ñol: Marx, Karl; Escri­tos de Juven­tud, FCE, Méxi­co, 1982, pp. 149 – 169.

[16] Es decir, el artícu­lo “Luther als Schieds­rich­ter zwis­chen Strauß und Feuer­bach” (“Lute­ro, árbi­tro entre Strauss y Feuer­bach”), escri­to en enero de 1842 y apa­re­ci­do de mane­ra anó­ni­ma (“Uno que no es ber­li­nés”) en los Anek­do­ta…, tomo II, 1843; aho­ra en: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich; Wer­ke. Band 1; (Karl) Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1976. pp. 26 – 27; en espa­ñol: Marx, Karl; Escri­tos de Juven­tud, FCE, Méxi­co, 1982, pp. 147 – 148.

[17] La publi­ca­ción Gesells­chaftss­pie­gel. Organ zur Ver­tre­tung der besitz­lo­sen Volks­klas­sen und zur Beleuch­tung der gesells­chaftli­chen Zus­tän­de der Gegen­wart, era una revis­ta de ten­den­cia wahr­so­zia­lis­tis­chen polí­ti­co-teó­ri­ca de inter­ven­ción en las cla­ses tra­ba­ja­do­res y de co-inves­ti­ga­ción de la cues­tión social; fue edi­ta­da entre 1845 – 1846 en la región natal de Engels, Elber­feld, véa­se: Sil­ber­ner, Edmund; “Der ‘Kom­mu­nis­ten­rab­bi’ und der ‘Gesells­chaftss­pie­gel’”; en: Archiv für Sozial­ges­chich­te, (1963), Band 3, pp. 87 – 102. Marx con­tri­bu­yó con un artícu­lo sobre el sui­ci­dio en el Capi­ta­lis­mo en 1846: “Peu­chet: Vom Selbst­mord”, en: Gesells­chaftss­pie­gel; zwei­ter Band, Heft VII, Elber­feld, Januar 1846, pp. 14 – 26; aho­ra en: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich: Marx-Engels Gesam­taus­ga­be, MEGA , I Abt., Band 3, Mos­kau-Ber­lin, 1932, pp. 391 – 407 ; en espa­ñol: Marx, Karl; Sobre el Sui­ci­dio, Edi­ción y tra­duc­ción a car­go de Nico­lás Gon­zá­lez Vare­la, Mon­te­si­nos, Mata­ró, de pró­xi­ma publi­ca­ción. Sobre el artícu­lo de Marx, nos per­mi­ti­mos remi­tir al lec­tor a nues­tro artícu­lo on-line: “Karl Marx en Bru­se­las (1845−1848): sui­ci­dio y cues­tión feme­ni­na en el Capi­ta­lis­mo”, en: http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​2​0​0​6​/​1​0​/​3​8​5​3​4​.​pdf

[18] Escri­to en fran­cés entre diciem­bre de 1846 y abril de 1847: Misè­re de la phi­lo­sophie. Répon­se a la phi­lo­sophie de la misè­re de M. Proudhon, C.G. Vogler, Brüssel‑A. Frank, Paris, 1847. Habrá que espe­rar a 1885 para que el públi­co ale­mán tuvie­ra una edi­ción de La Mise­ria de la Filo­so­fía, tra­duc­ción de Eduard Berns­tein y Karl Kautsky: Das Elend der Phi­lo­sophie. Ant­wort auf Proudhons ‘Phi­lo­sophie des Elends’ . Deu­tsch von Karl Kautsky und Eduard Berns­tein. Mit Vor­wort und Noten von Frie­drich Engels, J.H.W. Dietz, Stutt­gart , 1885. Aho­ra en: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich; Wer­ke. Band 4; (Karl) Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1976. pp. 63 – 182; en espa­ñol exis­te una defi­cien­te pri­me­ra edi­ción en Espa­ña: Mise­ria de la filo­so­fia, Con­tes­ta­ción á la filo­so­fía de la mise­ria de Proudhon. Ver­sión espa­ño­la, pre­ce­di­da de una car­ta de Fede­ri­co Engels y unos apun­tes sobre las teo­rias, carác­ter y obras del autor por José Mesa.; Esta­ble­ci­miern­to Tipo­grá­fi­co de Ricar­do Fé, Madrid, 1891; la mejor tra­duc­ción sigue sien­do: Mise­ria de la Filo­so­fía, Edi­to­rial Sig­nos, Bue­nos Aires, 1970.

[19] En: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich; Wer­ke, Band 3, (Karl) Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1976, pp. 5 – 530.

[20] Véa­se la car­ta de Las­sa­lle a Marx del 26 de junio de 1851 y sus con­ver­sa­cio­nes con el edi­tor Sche­ller de Düs­sel­dorf.

[21] Marx, Karl/​Engels, Frie­drich; Wer­ke, Band 6, (Karl) Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1971, pp. 397 – 423; en espa­ñol: Tra­ba­jo Asa­la­ria­do y Capi­tal, Ed. Nova Terra, Bar­ce­lo­na, 1970.

[22] Westh­pa­len, Jenny; “Kur­ze Umris­se eines beweg­ten Lebens”, en: AA. VV.; Mohr und Gene­ral. Erin­ne­run­gen an Marx und Engels, Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1964, p. 192.

[23] Marx, Karl/​Engels, Frie­drich; Wer­ke, Band 13, (Karl) Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1971, p. 8 y 10. En espa­ñol: Marx, Karl; Con­tri­bu­ción a la Crí­ti­ca de la Eco­no­mía Polí­ti­ca, Siglo XXI, Méxi­co, 1980, p. 4 y 6.

Rebe­lión ha publi­ca­do este artícu­lo con el per­mi­so del autor median­te una licen­cia de Crea­ti­ve Com­mons, res­pe­tan­do su liber­tad para publi­car­lo en otras fuen­tes.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *