Un Marx des­co­no­ci­do – Nico­lás Gon­zá­lez Varela

Yo mis­mo carez­co de una reco­pi­la­ción de mis pro­pios trabajos,

que fue­ron escri­tos en dife­ren­tes idiomas 

e impre­sos en diferenteslugares. 

La mayo­ría de ellos ya no están dis­po­ni­bles en librerías” 

(Karl Marx a N. F. Daniel­son, 7 de octu­bre de 1868) 

“Tres jefe comu­nis­tas ale­ma­nes, entre los cua­les se encuen­tra el cono­ci­do Marx, están pre­pa­ran­do una edi­ción de ocho volú­me­nes sobre el Comu­nis­mo, su doc­tri­na, sus cone­xio­nes, su situa­ción en Ale­ma­nia, Sui­za, Fran­cia e Ingla­te­rra. Y todo ello sobre docu­men­tos. Los otros dos cola­bo­ra­do­res son Engels y Hess, cono­ci­dos comunistas” 

(Infor­me secre­to de la poli­cía de Pru­sia, París, 17 de febre­ro, 1846)


U n gran bió­gra­fo de Marx, Boris Nico­laïevs­ki, reco­no­cía en 1937 que de cada mil socia­lis­tas, tal vez sólo uno haya leí­do una obra com­ple­ta de Marx; y de cada mil anti­mar­xis­tas, ni uno. Y lo peor, con­cluía, es que Marx ya no esta­ba de moda. Cua­ren­ta años antes, un gran teó­ri­co y mili­tan­te, hablo de Labrio­la, al par­ti­ci­par en el publi­ci­ta­do deba­te sobre la valen­cia cien­tí­fi­ca de la obra de Marx en 1897, (la lla­ma­da “pri­me­ra cri­sis del Mar­xis­mo”, y cuyos prin­ci­pa­les inter­lo­cu­to­res eran nada menos que inte­lec­tua­les de la talla de Geor­ge Sorel, Eduard Berns­tein y Bene­det­to Cro­ce) [1] se pre­gun­ta­ba con ino­cen­cia “los escri­tos de Marx y Engels… ¿fue­ron leí­dos ente­ra­men­te por algún externo al gru­po de ami­gos y adep­tos pró­xi­mos, esto es, de los segui­do­res e intér­pre­tes direc­tos de los auto­res mis­mos?… Añá­de­se a eso la rare­za de muchos de los escri­tos alu­di­dos, y has­ta la impo­si­bi­li­dad de dar con algu­nos de ellos.” Y con­cluía pro­fé­ti­ca­men­te si “este ambien­te lite­ra­rio”, esta situa­ción her­me­néu­ti­ca adver­sa, no era uno de los cul­pa­bles de la mala asi­mi­la­ción, de la apa­ren­te deca­den­cia y cri­sis del pen­sa­mien­to de Marx. Con pesi­mis­mo reca­pi­tu­la­ba en una sen­ten­cia pro­fé­ti­ca: “Leer todos los escri­tos de los fun­da­do­res del socia­lis­mo cien­tí­fi­co ha resul­ta­do has­ta aho­ra un pri­vi­le­gio de ini­cia­dos.” [2] Ya el fun­da­dor del anar­co­sin­di­ca­lis­mo Geor­ges Sorel, con quién pre­ci­sa­men­te inter­cam­bia opi­nio­nes Labrio­la, había lle­ga­do a con­clu­sio­nes simi­la­res en su balan­ce par­cial del arrai­go del Mar­xis­mo en las con­di­cio­nes mate­ria­les de Euro­pa a ini­cios del siglo XX. Según Sorel y por el mis­mo moti­vo: “les thè­ses mar­xis­tes n’ont point été, géné­ra­le­ment, bien com­pri­ses en Fran­ce et en Angle­te­rre par les écri­vains qui s’oc­cu­pent des ques­tions socia­les”. [3] Para­fra­sean­do a Fros­sard, podría decir­se que la mayo­ría de los mar­xis­tas no cono­cen los escri­tos de Marx mejor de lo que los cató­li­cos cono­cen la Sum­ma de San­to Tomás de Aquino. Labrio­la se pre­gun­ta­ba a pro­pó­si­to de la “cri­sis” o deca­den­cia de Marx, que “cómo nos pue­de asom­brar… que muchos y muchos escri­to­res, sobre todo publi­cis­tas, hayan teni­do la ten­ta­ción de tomar crí­ti­cas de adver­sa­rios, o de citas inci­den­ta­les, o de arries­ga­das infe­ren­cias basa­das en pasos suel­tos, o de recuer­dos vagos, los ele­men­tos nece­sa­rios para cons­truir­se un Mar­xis­me de su inven­ción y a su mane­ra?… El Mate­ria­lis­mo His­tó­ri­co –que en cier­to sen­ti­do es todo el Mar­xis­mo– ha pasa­do… por una infi­ni­dad de equí­vo­cos, malas inter­pre­ta­cio­nes, alte­ra­cio­nes gro­tes­cas, dis­fra­ces extra­ños e inven­cio­nes gra­tui­tas… que tenían por fuer­za que ser un obs­tácu­lo para las per­so­nas que qui­sie­ran hacer­se con una cul­tu­ra socia­lis­ta.” Niko­laïevs­ki y Labrio­la, pero no sólo ellos, esta­ban con­ven­ci­dos que a Marx le espe­ra­ría siem­pre un sino de mala recep­ción, que empe­za­ba por la mis­ma difu­sión e irra­da­ción de sus tex­tos. Labrio­la seña­la­ba otro obs­tácu­lo, aún más pro­fun­do y ries­go­so, que es el que aquí nos ocu­pa: la mis­ma rare­za de los escri­tos de Marx y la impo­si­bi­li­dad de con­tar con edi­cio­nes con­fia­bles de ellos. Inclu­so no tan­to de edi­cio­nes con­fia­bles, sino de edi­cio­nes sin más. El lec­tor res­pon­sa­ble de la obra mar­xian­ne debía pasar, según Labrio­la, por con­di­cio­nes ordi­na­rias más extre­mas que la de cual­quier filó­lo­go o his­to­ria­dor para estu­diar los docu­men­tos de la Anti­güe­dad. Por expe­rien­cia pro­pia, se pre­gun­ta­ba: “¿Hay mucha gen­te en el mun­do que ten­ga la pacien­cia sufi­cien­te para andar duran­te años… a la bus­ca de un ejem­plar de la Misè­re de la Phi­lo­sophie … o de aquel libro sin­gu­lar que es la Hei­li­ge Fami­lie ; gen­te que esté dis­pues­ta a sopor­tar, por dis­po­ner de un ejem­plar de la Neue reinis­che Zei­tung , más fati­gas que las que tie­ne que pasar en con­di­cio­nes ordi­na­rias de hoy día cual­quier filó­lo­go o his­to­ria­dor para leer y estu­diar todos los docu­men­tos del anti­guo Egip­to?” [4]

En resu­men: cum­plien­do la pro­fe­cía de Labrio­la, en el mun­do suce­de hoy con Marx lo que suce­dió con Byron a media­dos del siglo XIX: sus libros se encuen­tran sólo en manos de lec­to­res excén­tri­cos, inex­per­tos o atra­sa­dos. Para el gran públi­co, inclu­yen­do la Nobles­se d’État del man­da­ri­na­to aca­dé­mi­co, el nom­bre de Karl Marx sig­ni­fi­ca hoy muy poco. En la actua­li­dad, sep­tiem­bre de 2010, no exis­ten en el mer­ca­do edi­to­rial en len­gua espa­ño­la edi­cio­nes crí­ti­cas de Marx y Engels, la meri­to­ria edi­ción de los Wer­ke a car­go del equi­po de Manuel Sacris­tán que­dó incom­ple­ta [5] y la úni­ca excep­ción es la inte­rrum­pi­da edi­ción en mar­cha de par­te de las Wer­ke tam­bién, por la edi­to­rial Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, FCE, de Méxi­co gra­cias al tra­ba­jo del des­apa­re­ci­do Wen­ces­lao Roces. [6] Pero es líci­to pre­gun­tar­se qué es lo muer­to y lo vivo de Marx, aun­que es pro­ba­ble que la pre­gun­ta sea pura­men­te retó­ri­ca o dis­pa­re auto­má­ti­ca­men­te la vul­ga­ta del Dia­Mat. La res­pues­ta seca y judi­cial del Pos­mo­der­nis­mo y de la filo­so­fía ana­lí­ti­ca es amplia­men­te cono­ci­da: el Mar­xis­mo está deci­di­da­men­te fue­ra de épo­ca, es “inac­tual”, como “gran dis­cur­so” no pue­de expli­car­se ni a sí mis­mo, es una obra fatal­men­te data­da. Se tra­ta una filo­so­fía más del siglo XIX y, como tal, defi­ni­ti­va­men­te acu­ña­da por su pro­pio tiem­po. Sepul­tar con todas las hon­ras al moro Marx es un deber, no tan­to inte­lec­tual, sino arqueo­ló­gi­co, un tra­ba­jo de anti­cua­ria­do. Nada hay de res­ca­ta­ble de ese enor­me fárra­go de pági­nas infec­ta­das de hege­lia­nis­mo y pro­vi­den­cia­lis­mo, como nos los seña­la por enési­ma vez el neo­po­si­ti­vis­ta Mario Bun­ge. [7]

Labrio­la (y Sorel) cons­ta­ta­ban una difi­cul­tad fác­ti­ca que nació con el Mar­xis­mo mis­mo y que lo lle­vó como un estig­ma has­ta nues­tros días: las enor­mes difi­cul­ta­des por esta­ble­cer y edi­tar, con cri­te­rios cien­tí­fi­cos actua­li­za­dos, sus obras com­ple­tas. Labrio­la recla­ma­ba al SPD de la épo­ca, en pose­sión de los manus­cri­tos (Nachlass), que “sería un deber del par­ti­do ale­mán el dar una edi­ción com­ple­ta y crí­ti­ca de todos los escri­tos de Marx y Engels; quie­ro decir, una edi­ción acom­pa­ña­da en cada caso de pró­lo­gos des­crip­ti­vos y decla­ra­ti­vos, índi­ces de refe­ren­cia, notas y remi­sio­nes… Habrá que aña­dir a los escri­tos ya apa­re­ci­dos en for­ma de libros o de opúscu­los, los artícu­los de perió­di­cos, los mani­fies­tos, las cir­cu­la­res, los pro­gra­mas y todas las car­tas que, por ser de inte­rés públi­co y gene­ral, ten­gan una impor­tan­cia polí­ti­ca o cien­tí­fi­ca”. Ter­mi­nan­te con­cluía: “No hay elec­ción que hacer: hay que poner al alcan­ce de los lec­to­res toda la obra cien­tí­fi­ca y polí­ti­ca, toda la pro­duc­ción lite­ra­ria de los dos fun­da­do­res… inclu­so la oca­sio­nal. Y no se tra­ta tam­po­co de reu­nir un Cor­pus iuris, ni de redac­tar un Tes­ta­men­tum jux­ta cano­nem recep­tum, sino de reco­ger los escri­tos con cui­da­do y para que ellos mis­mos hablen direc­ta­men­te a quien ten­ga ganas de leer­los”. Sim­ple­men­te que Marx pue­da hablar direc­ta­men­te… Ade­más reco­no­cía que la pro­pia vida le había impe­di­do escri­bir sus obras según los cáno­nes del arte de fai­re le livre, por lo que su lite­ra­tu­ra eran frag­men­tos de una cien­cia y de una polí­ti­ca en deve­nir cons­tan­te. El Mar­xis­mo, si exis­te algo que pue­da lla­mar­se así, era emi­nen­te­men­te un sis­te­ma abier­to. Labrio­la ya había mar­ca­do con sufi­cien­te cla­ri­dad no sólo los cri­te­rios edi­to­ria­les de una polí­ti­ca edi­to­rial sino los pro­ble­mas mate­ria­les obje­ti­vos que con­lle­va­ba la difu­sión tan­to de la obra exo­té­ri­ca como del Nachlass de Marx (y Engels).

Uno de los erro­res más sig­ni­fi­ca­ti­vos que sufrió la obra mar­xia­na en su difu­sión y, por lo tan­to, en su correc­ta inter­pre­ta­ción, ha sido la dis­lo­ca­ción entre los nive­les dia­cró­ni­cos y sin­cró­ni­cos de sus manus­cri­tos, lo que con­du­jo a una des­ar­ti­cu­la­ción entre los com­po­nen­tes bio­grá­fi­cos, cro­no­ló­gi­cos y doxo­grá­fi­cos, que cons­ti­tu­yen, des­de Theo­fras­to, el ins­tru­men­tal filo­ló­gi­co míni­mo y nece­sa­rio para lle­gar a una com­pren­sión satis­fac­to­ria de una obra. Labrio­la ya había reco­no­ci­do la nece­si­dad que para enten­der ple­na­men­te los tex­tos había que rela­cio­nar­los bio­grá­fi­ca­men­te (en esa bio­gra­fía se encon­tra­ría tan­to “la hue­lla como la sen­da, el índi­ce y el refle­jo” de la géne­sis de Marx). Pero en el caso de Marx esta dis­rup­ción anó­ma­la entre los dos nive­les se debió, en su mayor par­te, no tan­to a su par­ti­cu­lar Stil, como a la cons­tan­te mani­pu­la­ción polí­ti­ca que pade­cie­ron sus escri­tos por par­te de sus alba­ceas cir­cuns­tan­cia­les. El tor­tuo­so reco­rri­do, entre errá­ti­co y aza­ro­so, que sufrie­ron a lo lar­go de su his­to­ria edi­to­rial los escri­tos de Marx sólo pue­de com­pa­rar­se con las coin­ci­den­cias afor­tu­na­das, fan­tás­ti­cas, tri­via­les y casi increí­bles con las que pudo sal­var­se para la pos­te­ri­dad la mayor par­te de la obra de Aris­tó­te­les. Al igual que Marx, sus escri­tos sufrie­ron las incle­men­cias de los intere­ses polí­ti­cos y los capri­chos cul­tu­ra­les en los cam­bios en la for­ma de aten­ción. Y, al igual que Aris­tó­te­les, los manus­cri­tos de Marx guar­dan una pecu­lia­ri­dad muy espe­cial: la mayor par­te son apun­tes, boce­tos, notas y memo­ran­da, pro­duc­to de una téc­ni­ca de tra­ba­jo inte­lec­tual limi­ta­da por la extre­ma pobre­za y las cons­tan­tes emi­gra­cio­nes polí­ti­cas. Pero a Marx se le agre­ga una con­di­ción suple­men­ta­ria: que el mis­mo Mar­xis­mo (s) nació, se desa­rro­lló, se pro­fe­sio­na­li­zó en escue­la (y lue­go en ideo­lo­gía ofi­cial y legi­ti­ma­do­ra de un esta­do) cuan­do la obra de Marx no era aún acce­si­ble en su tota­li­dad e inclu­so cuan­do impor­tan­tes par­tes de su cor­pus esta­ban iné­di­tas (lo siguen estan­do) o inclu­so eran inha­lla­bles. El ¿éxi­to? del Mar­xis­mo como ideo­lo­gía de par­ti­do y orto­do­xia de esta­do (como cien­cia de la legi­ti­ma­ción o Dia­Mat) ha pre­ce­di­do en déca­das a la divul­ga­ción cien­tí­fi­ca y exhaus­ti­va de los escri­tos com­ple­tos de sus fun­da­do­res. Y uno de los casos más extre­mos (aun­que no el úni­co) es el tex­to cono­ci­do como Die Deu­ts­che Ideo­lo­gie, La Ideo­lo­gía Ale­ma­na, escri­to a tres manos por Frie­drich Engels, Moritz Hess y Karl Marx entre 1845 y 1846, y que muchos espe­cia­lis­tas con­si­de­ran que en él por pri­me­ra vez se esta­ble­ce lo que podría­mos deno­mi­nar un mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co cohe­ren­te y fun­da­men­ta­do. [8] Y aun­que su impor­tan­cia es gene­ral­men­te admi­ti­da por la Mar­xo­lo­gie más pres­ti­gio­sa, inclu­so la aca­dé­mi­ca (empe­zan­do por Althus­ser, Bali­bar, etc.), es una obra muy poco leí­da en toda su exten­sión, mal edi­ta­da y de pési­ma difu­sión. [9] Fue­ra del ámbi­to de la Mar­xo­lo­gía, rei­na la indi­fe­ren­cia, el des­co­no­ci­mien­to total o direc­ta­men­te el des­pre­cio des­de la igno­ran­cia. [10] Como decían los anti­guos roma­nos: Pro cap­tu lec­to­ris habent sua fata libe­lli, y es que según las capa­ci­da­des y posi­bi­li­da­des del lec­tor, los libros tie­nen su des­tino. Inclu­so en el caso de un pen­sa­dor clá­si­co como Marx.

Para dar­nos una medi­da de la impor­tan­cia que el pro­pio autor le otor­ga­ba a este tra­ba­jo de 1845 – 1846 debe­mos rea­li­zar un peque­ño des­vío para cono­cer la poco cono­ci­da his­to­ria de las pri­me­ras obras esco­gi­das edi­ta­das de Karl Marx. La difu­sión de la obra de Marx ya fue un pro­ble­ma en pro­pia vida del autor. Los úni­cos tra­ba­jos de esta épo­ca en la que escri­bió Die deu­ts­che Ideo­lo­gie, la fruc­tí­fe­ra déca­da de 1840’s, que lle­ga­ron a ser impre­sos en for­ma de libro, se debie­ron a un inten­to frus­tra­do poco cono­ci­do de unas obras esco­gi­das, unos pri­mi­ti­vos Frühe­re Aus­ga­ben. Lla­ma­das pom­po­sa­men­te Gesam­mel­te Auf­sätze von Karl Marx, se debie­ron al tesón edi­to­rial de un cama­ra­da, el médi­co y publi­cis­ta Her­mann Hein­rich Bec­ker, alias der rot Bec­ker, [11] apa­re­ci­das fan­tas­mal­men­te en abril y mayo de 1851. [12] Franz Erd­mann Meh­ring, el his­to­ria­dor y polí­ti­co que lue­go fun­da­ría la Liga Spar­ta­kus con Rosa Luxem­burg, rela­ta­ba en su clá­si­co tra­ba­jo bio­grá­fi­co que “Marx se puso en comu­ni­ca­ción con Her­mann Bec­ker para la edi­ción de sus obras com­ple­tas y, más ade­lan­te, de una revis­ta tri­mes­tral que habría de apa­re­cer en Lie­ja; Bec­ker había fija­do su resi­den­cia en Colo­nia, don­de… regen­tea­ba una peque­ña empre­sa edi­to­rial.” [13] El pro­yec­to de edi­ción, en dos tomos con alre­de­dor de 400 pági­nas cada uno, de vein­ti­cin­co plie­gos cada uno, tenía un tras­fon­do emi­nen­te­men­te polí­ti­co, un paso liga­do a la tác­ti­ca de par­ti­do (pro­pa­gan­dis­tis­che Tätig­keit), liga­do estre­cha­men­te a la pro­pa­gan­da y difu­sión de las ideas de Der Bund des Kom­mu­nis­ten, la famo­sa Liga de los Comu­nis­tas, orga­ni­za­ción a la que se tra­ta­ba de recons­ti­tuir den­tro de Ale­ma­nia. Las pri­mi­ti­vas obras esco­gi­das de Marx tenían el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal del Köl­ner Zen­tral­behör­de, el comi­té cen­tral de la Liga en Colo­nia, se había pen­sa­do en un sis­te­ma de sus­crip­ción pre­iva a su publi­ca­ción. Den­tro del mis­mo pro­yec­to, Marx había dise­ña­do el lan­za­mien­to de una colec­ción popu­lar de lite­ra­tu­ra socia­lis­ta en for­ma­to de peque­ños fas­cícu­los (un plan de difu­sión de pen­sa­do­res socia­lis­tas que ya había inten­ta­do lle­var a la prác­ti­ca en 1845), e incluía auto­res como Babeuf, Buo­na­rot­ti, Hol­bach, Fou­rier, Owen, Hel­ve­tius, Saint-Simon, Cabet, Con­si­dé­rant y Proudhon. Siguien­do con estas pri­mi­ti­vas obras selec­tas de Marx, e n el folle­to publi­ci­ta­rio para las libre­rías, fir­ma­do por el edi­tor de la com­pi­la­ción, Bec­ker mis­mo, podía leer­se que la obra de Karl Marx se encon­tra­ba muy dise­mi­na­da tan­to en folle­tos, pan­fle­tos, como en perió­di­cos des­apa­re­ci­dos y publi­ca­cio­nes inha­lla­bles en libre­rías, por lo que la edi­ción en for­ma­to libro era un gran ser­vi­cio que hacía acce­si­ble al lec­tor su obra del últi­mo dece­nio, “el pri­mer volu­men reco­pi­la las con­tri­bu­cio­nes de Marx en los Anek­do­ta de Ruge, en la anti­gua Rhei­nis­che Zei­tung (inclu­yen­do artícu­los sobre la liber­tad de la pren­sa, las leyes sobre el robo de la made­ra, la situa­ción de los cam­pe­si­nos del Mose­la, etc.), en los Deu­tsch-fran­zö­sis­chen Jahr­bü­chern, en el Westphae­lis­che Dampf­boot, en Gesells­chaftss­pie­gel, etc. y una serie de mono­gra­fías publi­ca­das antes de la revo­lu­ción de mar­zo de 1848, pero por des­gra­cia (sic!) toda­vía tie­nen ple­na actua­li­dad.” [14] El úni­co y pri­mer volu­men, que final­men­te que­dó redu­ci­do a ochen­ta pági­nas, con­te­nía tex­tos de Marx des­de diciem­bre de 1841, el pri­me­ro era Bemer­kun­gen über die neue pre­ußis­che Zen­su­rins­truk­tion, publi­ca­do en la revis­ta Anek­do­ta zur neues­ten deu­ts­chen Phi­lo­sophie und Publi­cis­tik [15] de los jóve­nes hege­lia­nos. Y la pre­sen­cia de este escri­to resul­ta sin­to­má­ti­ca. No es casua­li­dad que Marx eli­gie­ra, no su pri­me­ra publi­ca­ción impre­sa [16] , sino su pri­mer tra­ba­jo qua publi­cis­ta demó­cra­ta-revo­lu­cio­na­rio defen­dien­do la liber­tad de pren­sa clá­si­ca bur­gue­sa con­tra el reac­cio­na­rio esta­do pru­siano. En él ya cri­ti­ca­ba el “apa­ren­te Libe­ra­lis­mo” (Schein­li­be­ra­lis­mus) de la for­ma-esta­do bur­gue­sa, con un baga­je filo­só­fi­co que se remi­tía explí­ci­ta­men­te a Spi­no­za, Kant y Fich­te, deve­lan­do la ilu­sión polí­ti­ca de creer que los defec­tos obje­ti­vos ins­ti­tu­cio­na­les (objek­ti­ven Feh­ler, como la ten­den­cia hacia la res­tric­ción en la infor­ma­ción crí­ti­ca y libre) del esta­do, en reali­dad su esen­cia, podían corre­gir­se cam­bian­do los indi­vi­duos que ejer­cen la cen­su­ra. Nin­gu­na “bue­na” ley podía, nin­gu­na “bue­na” inten­ción sub­je­ti­va, sub­ra­ya allí Marx, pue­de modi­fi­car la esen­cia de un esta­do bur­gués. Ade­más en un extra­or­di­na­rio párra­fo con­cen­tra­do, Marx des­cri­be de mane­ra popu­lar el méto­do dia­léc­ti­co de inves­ti­ga­ción de la Ver­dad (Unter­su­chung der Wahrheit), que tie­ne que ser por sí mis­mo ver­da­de­ro: Zur Wahrheit gehört nicht nur das Resul­tat, son­dern auch der Weg, “…de la Ver­dad no for­ma par­te sola­men­te el resul­ta­do, sino el camino.”, sub­ra­yan­do que el carác­ter del obje­to (Cha­rak­ter des Gegens­tan­des) que se inves­ti­ga, en este caso el esta­do bur­gués, ejer­ce una influen­cia deci­si­va sobre la mis­ma inves­ti­ga­ción. La inves­ti­ga­ción ver­da­de­ra “es” la Ver­dad des­ple­ga­da, cuyos miem­bros dis­per­sos se agru­pan y com­pen­dian el resul­ta­do, ni más ni menos que una ver­sión pri­mi­ti­va y toda­vía tos­ca del modo de inves­ti­ga­ción, el Fors­chungs­wie­se, tal como lo expli­ca en el pró­lo­go a Das Kapi­tal.

El pro­yec­to edi­to­rial incluía, ade­más de los artícu­los perio­dís­ti­cos de la eta­pa radi­cal-libe­ral en los Anek­do­ta y en el dia­rio Rhei­nis­che Zei­tung, algu­nos del frus­tra­do pro­yec­to pari­sino de los Anua­rios Fran­co-Ale­ma­nes, y final­men­te artícu­los del “órgano de la Demo­cra­cia” crea­do por Engels y Marx, la Neue Rhei­nis­ches Zei­tung. En el nona­to tomo segun­do esta­ba pre­vis­to publi­car artícu­los de la revis­ta polí­ti­ca que edi­ta­ron Engels y Moritz Hess, Espe­jo de la Socie­dad, [17] inclu­so se pen­só en tra­du­cir al ale­mán mono­grá­fi­cos de Marx, como el libro con­tra Proudhon, Misè­re de la phi­lo­sophie [18] , y ade­más el capí­tu­lo IV de la Die deu­ts­che Ideo­lo­gie. Kri­tik der neues­ten deu­ts­chen Phi­lo­sophie in ihren Reprä­sen­tan­ten Feuer­bach, B. Bauer und Stir­ner und des deu­ts­chen Sozia­lis­mus in sei­nen vers­chie­de­nen Prophe­ten, titu­la­do “Karl Grün: ‘Die sozia­le Bewe­gung in Fran­kreich und Bel­gien’ (Darms­tadt 1845) oder Die Ges­chichts­chrei­bung des wah­ren Sozia­lis­mus”. [19]

Aun­que la tira­da pen­sa­da ini­cial­men­te era muy ambi­cio­sa, 15.000 ejem­pla­res, sólo se impri­mie­ron algu­nas copias, la repre­sión con­tra los comu­nis­tas en Colo­nia, el mis­mo Bec­ker fue dete­ni­do em mayo de 1851, y la con­fis­ca­ción de ejem­pla­res por la poli­cía, hicie­ron que pocos libros lle­ga­ran a la dis­tri­bu­ción más allá de la ciu­dad. Inclu­so a media­dos de 1851, Marx toda­vía pen­sa­ba edi­tar una ver­sión amplia­da de estos escri­tos selec­tos, inclu­yen­do un poten­cial ter­cer tomo, cada uno con una exten­sión de 75 pági­nas, toman­do par­te en la inter­me­dia­ción el diri­gen­te Fer­di­nand Las­sa­lle. [20] Más allá de la impor­tan­cia filo­ló­gi­ca-docu­men­tal, que es obvia­da o total­men­te des­co­no­ci­da por la Mar­xo­lo­gie tra­di­cio­nal, el pro­yec­to polí­ti­co-edi­to­rial, madu­ra­do en diciem­bre de 1850, de pre­ci­sas pis­tas sobre las ideas filo­só­fi­co-prác­ti­cas del Marx madu­ro. En pri­mer lugar que para las tareas polí­ti­cas-revo­lu­cio­na­rias pen­dien­tes en la Ale­ma­nia post-1848, Marx mis­mo había iden­ti­fi­ca­do de su obra ante­rior, tan­to teó­ri­ca como publi­cis­ta, qué tex­tos eran per­ti­nen­tes y cua­les no. En segun­do lugar, es evi­den­te que si el pro­pio Marx pre­ten­día publi­car, con el con­sen­so de la pro­pia Bund des Kom­mu­nis­ten, tex­tos en apa­rien­cia “des­fa­sa­dos” de su eta­pa de libe­ral de izquier­das, esto demues­tra un ele­men­to de ¿pro­fun­da? con­ti­nui­dad (a pesar de las suce­si­vas rup­tu­ras teó­ri­cas) en la auto­con­cien­cia de Marx entre su pen­sa­mien­to izquier­do-hege­liano, lue­go feuer­ba­chiano, y el Comu­nis­mo refle­xi­vo de la déca­da de 1850’s. Las ideas mar­xia­nas entre 1841 y 1844 con­ti­nua­ban actua­les, sien­do ple­na­men­te ope­ra­ti­vas y fun­cio­na­les a la nue­va dimen­sión de la Kri­tik. Recor­de­mos que a estas altu­ras Marx ya había escri­to no soloLoh­nar­beit und Kapi­tal” [21] en el dia­rio demo­crá­ti­co-revo­lu­cio­na­rio Neue Rhei­nis­ches Zei­tung, sino publi­ca­do con Engels el Mani­fies­to Comu­nis­ta. Y den­tro de esta con­ti­nui­dad en su filo­so­fía prác­ti­ca, Marx reco­no­cía el valor autó­no­mo y de con­so­li­da­ción teó­ri­ca de la Die deu­ts­che Ideo­lo­gie de 1845 – 1846.

“Duran­te el verano (de 1845)” –recuer­da Jenny Westpha­len, espo­sa, correc­to­ra y copis­ta de Marx– “Engels ela­bo­ró con Karl una crí­ti­ca a la filo­so­fía ale­ma­na. El estí­mu­lo externo lo había cons­ti­tui­do la apa­ri­ción de Der Ein­zi­ge und sein Eigen­tum (de Max Stir­ner). Aca­bó sien­do una obra volu­mi­no­sa y habría de publi­car­se en West­fa­lia.” [22] En una auto­in­ter­pre­ta­ción de Marx madu­ro, el famo­so Vor­wort a la Zur Kri­tik der Poli­tis­chen Öko­no­mie de 1859, que­da cla­ra la enor­me impor­tan­cia que le otor­ga­ba al paso teó­ri­co efec­tua­do entre 1844 – 1846 y en espe­cial el rol que juga­ba Die deu­ts­che Ideo­lo­gie: “Comen­cé en París la inves­ti­ga­ción de ésta últi­ma (la ana­to­mía de la socie­dad civil), pro­si­guién­do­la en Bru­se­las, hacia don­de había emi­gra­do como con­se­cuen­cia de una orden de expul­sión del Sr. Gui­zot. El resul­ta­do gene­ral que obtu­ve y, que una vez obte­ni­do, sir­vió de hilo con­duc­tor de mis estu­dios, pue­de for­mu­lar­se bre­ve­men­te de la siguien­te mane­ra. En la pro­duc­ción social de su exis­ten­cia, los hom­bres esta­ble­cen deter­mi­na­das rela­cio­nes, nece­sa­rias e inde­pen­dien­tes de su volun­tad, rela­cio­nes de pro­duc­ción (Pro­duk­tions­verhält­nis­se) que corres­pon­den a un deter­mi­na­do esta­dio evo­lu­ti­vo de sus fuer­zas… El modo de pro­duc­ción de la vida mate­rial deter­mi­na (bedin­gen) el pro­ce­so social, polí­ti­co e inte­lec­tual de la vida en gene­ral… Frie­drich Engels, con quién he esta­do man­te­nien­do un cons­tan­te inter­cam­bio epis­to­lar de ideas… cuan­do se esta­ble­ció asi­mis­mo en Bru­se­las en la pri­ma­ve­ra de 1845, con él resol­vi­mos ela­bo­rar con­jun­ta­men­te la opo­si­ción de nues­tros pun­tos de vis­ta con­tra el pun­to de vis­ta ideo­ló­gi­co de la filo­so­fía ale­ma­na o, de hecho, ajus­tar cuen­tas con nues­tra anti­gua con­cien­cia filo­só­fi­ca. Éste pro­pó­si­to se lle­vó a cabo en for­ma de una crí­ti­ca a la filo­so­fía post­he­ge­lia­na. El manus­cri­to, dos grue­sos volú­me­nes in-octa­vo, ya había arri­ba­do des­de mucho tiem­po atrás al lugar don­de debía ser edi­ta­do, en West­fa­lia, cuan­do reci­bi­mos la noti­cia de que un cam­bio de con­di­cio­nes no per­mi­tía su impre­sión. Deja­mos libra­do el manus­cri­to a la roe­do­ra crí­ti­ca de los rato­nes, tan­to más de buen gra­do cuan­to había­mos alcan­za­do nues­tro obje­ti­vo prin­ci­pal: com­pren­der noso­tros mis­mos (Selbst­vers­tän­di­gung) la cues­tión.” [23] Resul­ta cla­ro y evi­den­te que esta rup­tu­ra, esta nue­va Ansicht, este revo­lu­cio­na­rio pun­to de vis­ta, sólo pue­de ser enten­di­do en su mag­ni­tud si com­pren­de­mos el sig­ni­fi­ca­do de La Ideo­lo­gía ale­ma­na. A fin de cuen­tas: si vol­ve­mos al “futu­ro ante­rior” del pro­pio Marx.

Ima­gen: pros­pec­to para las libre­rías de las pri­me­ras obras com­ple­tas de Karl Marx, escri­to por el edi­tor Her­mann Bec­ker, Köln, 1851. 


[1] La cono­ci­da como “pri­me­ra cri­sis del Mar­xis­mo”, hoy casi total­men­te olvi­da­da, fue ini­cia­da por un artícu­lo del abo­ga­do G. Masaryk en los núme­ros 177 – 179 del dia­rio vie­nés Die Zeit, en el cual sim­ple­men­te cons­ta­ta­ba las dife­ren­cias teó­ri­co-prác­ti­cas inter­nas en la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na y aus­tria­ca, en espe­cial entre los padres fun­da­do­res y sus epí­go­nos, con­clu­yen­do que tales dife­ren­cias se debían al carác­ter ecléc­ti­co del pro­pio Mar­xis­mo, al ser un sis­te­ma sin­cré­ti­co y que Das Kapi­tal era una mera trans­crip­ción en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos del Faust de Göethe. De la cri­sis “en” el Mar­xis­mo de la social­de­mo­cra­cia de len­gua ale­ma­na, refor­mis­tas como Berns­tein et altri la trans­for­ma­ron en cri­sis “del” Mar­xis­mo a secas.

[2] Labrio­la, Anto­nio; Dis­co­rren­do di socia­lis­mo e di filo­so­fia , car­ta II; en espa­ñol: Socia­lis­mo y Filo­so­fía; Alian­za edi­to­rial, Madrid, 1969, p. 41, con tra­duc­ción y pró­lo­go de Manuel Sacristán.

[3] Geor­ges Sorel, “Pré­fa­ce”, en: Labrio­la, Anto­nio; Essais sur la con­cep­tion maté­ria­lis­te de l’his­to­ire; V. Giard & E. Briè­re, librai­res-édi­teurs, Paris, 1897, pp. 1 – 20.

[4] Labrio­la, Anto­nio, ibi­dem, p. 41.

[5] En 1975 Sacris­tán pro­yec­tó una edi­ción crí­ti­ca en len­gua cas­te­lla­na de la obra selec­ta de Marx y Engels en 68 volú­me­nes, con el títu­lo de Obras com­ple­tas de Marx y Engels , OME, bajo el sello Edi­to­rial Gri­jal­bo. De ese pro­yec­to sólo lle­ga­ron a ver la luz once volú­me­nes, entre ellos las tra­duc­cio­nes de Sacris­tán de El Capi­tal, libro 1 y 2 y el Anti-Duh­ring. Decía Sacris­tán con razón sobre publi­car al Marx des­co­no­ci­do que “cuan­do me encar­ga­ron que empe­za­ra a tra­du­cir las obras de Marx y Engels (que por cier­to están sus­pen­di­das por­que el mer­ca­do ya no da para eso) esta­ba jus­ti­fi­ca­do que me pidie­ran un Capi­tal, pues­to que si tra­du­cían unas obras com­ple­tas era natu­ral que tam­bién edi­ta­ran El Capi­tal. Lo que en cam­bio, en mi opi­nión, era un error, era con­si­de­rar que había que sacar pron­to El Capi­tal. Creo que pri­me­ro había que publi­car lo iné­di­to, a saber, todo el epis­to­la­rio com­ple­to. Yo no me atre­vo a decir que ellos, que son comer­cian­tes, no lle­ven razón, pero la situa­ción es absur­da.”, en: López Arnal, S./ De la Fuen­te, P.; Acer­ca de Manuel Sacris­tán, Bar­ce­lo­na, Des­tino, 1996, p. 168. Sobre la figu­ra deci­si­va de Sacris­tán, véa­se de López Arnal, Sal­va­dor; “Aris­tas esen­cia­les de un pen­sa­dor polié­dri­co (I). Manuel Sacris­tán (1925−1985), a los 25 años de su falle­ci­mien­to”, en: Pape­les de rela­cio­nes eco­so­cia­les y cam­bio glo­bal, Nº 109, 2010, pp. 23 – 44.

[6] Tra­duc­ción de una selec­ción la edi­ción de Karl Marx/​Frie­drich Engels; Wer­ke, edi­ta­da por Dietz Ver­lag de Ber­lín-DDR, según la ver­sión de 1958; en pala­bras de Roces: “Esta edi­ción, que no es de las obras com­ple­tas (MEGA), sino de las Obras Fun­da­men­ta­les (Wer­ke), va a cons­tar de vein­ti­tan­tos volú­me­nes. Se han publi­ca­do ya dos tomos de la juven­tud de Marx y de Engels; se han publi­ca­do los tres tomos de las Teo­rías de la Plus­va­lía. Van a apa­re­cer aho­ra El Capi­tal y los escri­tos eco­nó­mi­cos meno­res y tam­bién la nue­va edi­ción de los Grun­dris­se.” Sobre la figu­ra de Roces: Riva­ya, Ben­ja­mín; “Comu­nis­mo y com­pro­mi­so inte­lec­tual: Wen­ces­lao Roces”; en: Pape­les de la FIM, nº 14, Fun­da­ción de Inves­ti­ga­cio­nes Mar­xis­tas, Madrid, 2000. Roces fue pio­ne­ro al fun­dar y diri­gir una empre­sa de difu­sión mar­xis­ta ya en la IIº Repú­bli­ca espa­ño­la, la “Biblio­te­ca Car­los Marx” de la Edi­to­rial Cenit de la cual lle­ga­ron a publi­car­se diez volú­me­nes gran­des, entre ellos el pri­mer tomo de Das Kapi­tal en dos volú­me­nes y el Anti-Düh­ring de Engels.

[7] Remi­ti­mos al lec­tor a nues­tra crí­ti­ca a la enési­ma ten­ta­ti­va de tra­tar a Marx y Engels como un perro muer­to del físi­co Mario Bun­ge: “El Dr. Bun­ge sobre Engels. Los escom­bros ideo­ló­gi­cos del Neo­po­si­ti­vis­mo”, on-line en Rebe­lión: http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​9​8​168

[8] Ess­bach, Wolf­gang; Die Bedeu­tung Max Stir­ners für die Gene­se des his­to­ris­chen Mate­ria­lis­mus (1978) , u.d.T. Gegen­zü­ge, Mate­ria­lis, Frank­furt am Main, 1982.

[9] Bali­bar, por ejem­plo, seña­la rápi­da y erró­nea­men­te que “en 1845, Marx, refu­gia­do en Bru­se­las, tra­ba­ja­ba en cola­bo­ra­ción con Engels en la ela­bo­ra­ción de una con­cep­ción filo­só­fi­ca mate­ria­lis­ta de la His­to­ria, de la que quie­re hacer la base de un socia­lis­mo pro­le­ta­rio autó­no­mo (Tesis sobre Feuer­bach, La Ideo­lo­gía Ale­ma­na, manus­cri­tos publi­ca­dos tras la muer­te de Marx y Engels)”, en: Bali­bar, Étien­ne; Cin­co Ensa­yos de Mate­ria­lis­mo His­tó­ri­co, Edi­to­rial Laia, Bar­ce­lo­na, 1976, p. 20. Mal­gré lui: no sólo se equi­vo­ca en con­si­de­rar­los dos obras inde­pen­dien­tes, sino tam­bién en el momen­to en que fue­ron publi­ca­dos, mucho antes de la muer­te de Engels y Marx. En nin­gún momen­to Engels o Marx uti­li­zan en esos años ni el tér­mino “con­cep­ción filo­só­fi­ca mate­ria­lis­ta de la His­to­ria”, ni el de “socia­lis­mo pro­le­ta­rio autónomo”.

[10] El caso del céle­bre filó­so­fo libe­ral bri­tá­ni­co Isaiah Ber­lin, quién en su libro por encar­go sobre Marx escri­be sobre la Die deu­ts­che Ideo­lo­gie lo siguien­te: “Stir­ner is trea­ted at grea­ter length. Under the title of ‘St Max’ he is pur­sued through five hun­dred pages of heavy-han­ded moc­kery and insult. ”, en: Karl Marx: His Life and Envi­ron­ment, Thorn­ton But­ter­worth, Lon­don, 1939, Chap­ter VI, “His­to­ri­cal Mate­ria­lism”, p. 143, o sea: “Stir­ner es per­se­gui­do a tra­vés de qui­nien­tas pági­nas de mano dura, bur­la e insul­to.” Ber­lin se equi­vo­ca has­ta en el año de com­po­si­ción: “The most exten­ded sta­te­ment of the theory occurs in a work which he com­po­sed together with Engels in 1846, entitled the Ger­man Ideo­logy”, en: ibi­dem, p. 118.

[11] Dohm, Bernhard/​Tau­bert, Inge; “Engels über den roten Bec­ker. Ein unbe­kann­ter Brief von Frie­drich Engels”; en: Bei­trä­ge zur Ges­chich­te der Arbei­ter­be­we­gung. 1973, Heft 5, pp. 807 – 814.

[12] Marx, Karl; Gesam­mel­te Auf­satze von Karl Marx, heraus­ge­ge­ben von Her­mann Bec­ker. I. Heft, Koln, 1851. El con­te­ni­do de esta pri­me­ra edi­ción de escri­tos de Marx pue­de ver­se en: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich: Wer­ke, Arti­kel, Entwr­fe Juli 1849 bis Juni 1851, Abt. 1: Wer­ke, Arti­kel, Ent­wür­fe, Bd. 10, Aka­de­mie Ver­lag, Ber­lin, 1977, pp. 493 – 497. Se tra­ta­ba del pri­mer volu­men pro­yec­ta­do; el segun­do jamás se publi­có, ya que Bec­ker fue dete­ni­do el 19 de junio de 1851 acu­sa­do de comu­nis­ta y cons­pi­rar con­tra el esta­do; fue juz­ga­do en el famo­so pro­ce­so a los comu­nis­tas, el Köl­ner Kom­mu­nis­ten­pro­zess, en 1852, y con­de­na­do a cin­co años de cár­cel. Véa­se la car­ta de Bec­ker a Marx de diciem­bre de 1850, en: AA.VV.; Der Bund der Kom­mu­nis­ten. Doku­men­te und Mate­ria­len . Band 2, Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1982, Doku­men­te 570, pp. 357 – 358.

[13] Meh­ring, E., Franz; Karl Marx: Die Ges­chich­te sei­nes Lebens, 1918, p. 209; en espa­ñol: Car­los Marx. His­to­ria de su Vida; Edi­to­rial Gri­jal­bo, Méxi­co, 1957, P. 227 – 228.

[14] Tex­tual: “Mar­x’s Arbei­ten sind theils in beson­de­ren Flugs­chrif­ten, theils in perio­dis­chen Schrif­ten ers­chie­nen, jetzt aber meis­tens gar nicht mehr zu bekom­men, wenigs­tens im Buchhan­del ganz ver­grif­fen. Der Heraus­ge­ber glaubt deßhalb, dem Publi­kum einen Dienst zu erwei­sen, wenn er mit Bewi­lli­gung des Ver­fas­sers die­se Arbei­ten, wel­che gera­de ein Decen­nium umfas­sen, zusam­mens­tellt und wie­der zugän­glich macht. […] Der ers­te Band wird Mar­x’s Bei­trä­ge zu den ‘Anek­do­ta’ von Ruge, der (alten) ‘Rhei­nis­chen Zei­tung’ (namentlich über Preß­freiheit, Holz­diebs­tahls­ge­setz, Lage der Mosel­bauern usw.), den ‘deu­tsch-fran­zö­sis­chen Jahr­bü­chern’, dem ‘Westf. Dampf­boo­te’, dem ‘Gesells­chaftss­pie­gel’ usw. und eine Reihe von Mono­graphien enthal­ten, die vor der März­re­vo­lu­tion ers­chie­nen, aber lei­der noch heu­te pas­sen.” En: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich, ibi­dem, p. 496.

[15] Se tra­ta del segun­do artícu­lo públi­co cono­ci­do de Marx, escri­to entre enero y febre­ro de 1842, apa­re­ci­do anó­ni­ma­men­te (“Por un renano”) como artícu­lo en los Anek­do­ta…, tomo I, año 1843. La revis­ta era un órgano puro de la izquier­da hege­lia­na, bajo la direc­ción de Arnold Ruge

Aho­ra en: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich; Wer­ke. Band 1; (Karl) Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1976. pp. 3 – 25; en espa­ñol: Marx, Karl; Escri­tos de Juven­tud, FCE, Méxi­co, 1982, pp. 149 – 169.

[16] Es decir, el artícu­lo “Luther als Schieds­rich­ter zwis­chen Strauß und Feuer­bach” (“Lute­ro, árbi­tro entre Strauss y Feuer­bach”), escri­to en enero de 1842 y apa­re­ci­do de mane­ra anó­ni­ma (“Uno que no es ber­li­nés”) en los Anek­do­ta…, tomo II, 1843; aho­ra en: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich; Wer­ke. Band 1; (Karl) Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1976. pp. 26 – 27; en espa­ñol: Marx, Karl; Escri­tos de Juven­tud, FCE, Méxi­co, 1982, pp. 147 – 148.

[17] La publi­ca­ción Gesells­chaftss­pie­gel. Organ zur Ver­tre­tung der besitz­lo­sen Volks­klas­sen und zur Beleuch­tung der gesells­chaftli­chen Zus­tän­de der Gegen­wart, era una revis­ta de ten­den­cia wahr­so­zia­lis­tis­chen polí­ti­co-teó­ri­ca de inter­ven­ción en las cla­ses tra­ba­ja­do­res y de co-inves­ti­ga­ción de la cues­tión social; fue edi­ta­da entre 1845 – 1846 en la región natal de Engels, Elber­feld, véa­se: Sil­ber­ner, Edmund; “Der ‘Kom­mu­nis­ten­rab­bi’ und der ‘Gesells­chaftss­pie­gel’”; en: Archiv für Sozial­ges­chich­te, (1963), Band 3, pp. 87 – 102. Marx con­tri­bu­yó con un artícu­lo sobre el sui­ci­dio en el Capi­ta­lis­mo en 1846: “Peu­chet: Vom Selbst­mord”, en: Gesells­chaftss­pie­gel; zwei­ter Band, Heft VII, Elber­feld, Januar 1846, pp. 14 – 26; aho­ra en: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich: Marx-Engels Gesam­taus­ga­be, MEGA , I Abt., Band 3, Mos­kau-Ber­lin, 1932, pp. 391 – 407 ; en espa­ñol: Marx, Karl; Sobre el Sui­ci­dio, Edi­ción y tra­duc­ción a car­go de Nico­lás Gon­zá­lez Vare­la, Mon­te­si­nos, Mata­ró, de pró­xi­ma publi­ca­ción. Sobre el artícu­lo de Marx, nos per­mi­ti­mos remi­tir al lec­tor a nues­tro artícu­lo on-line: “Karl Marx en Bru­se­las (1845−1848): sui­ci­dio y cues­tión feme­ni­na en el Capi­ta­lis­mo”, en: http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​2​0​0​6​/​1​0​/​3​8​5​3​4​.​pdf

[18] Escri­to en fran­cés entre diciem­bre de 1846 y abril de 1847: Misè­re de la phi­lo­sophie. Répon­se a la phi­lo­sophie de la misè­re de M. Proudhon, C.G. Vogler, Brüssel‑A. Frank, Paris, 1847. Habrá que espe­rar a 1885 para que el públi­co ale­mán tuvie­ra una edi­ción de La Mise­ria de la Filo­so­fía, tra­duc­ción de Eduard Berns­tein y Karl Kautsky: Das Elend der Phi­lo­sophie. Ant­wort auf Proudhons ‘Phi­lo­sophie des Elends’ . Deu­tsch von Karl Kautsky und Eduard Berns­tein. Mit Vor­wort und Noten von Frie­drich Engels, J.H.W. Dietz, Stutt­gart , 1885. Aho­ra en: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich; Wer­ke. Band 4; (Karl) Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1976. pp. 63 – 182; en espa­ñol exis­te una defi­cien­te pri­me­ra edi­ción en Espa­ña: Mise­ria de la filo­so­fia, Con­tes­ta­ción á la filo­so­fía de la mise­ria de Proudhon. Ver­sión espa­ño­la, pre­ce­di­da de una car­ta de Fede­ri­co Engels y unos apun­tes sobre las teo­rias, carác­ter y obras del autor por José Mesa.; Esta­ble­ci­miern­to Tipo­grá­fi­co de Ricar­do Fé, Madrid, 1891; la mejor tra­duc­ción sigue sien­do: Mise­ria de la Filo­so­fía, Edi­to­rial Sig­nos, Bue­nos Aires, 1970.

[19] En: Marx, Karl/​Engels, Frie­drich; Wer­ke, Band 3, (Karl) Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1976, pp. 5 – 530.

[20] Véa­se la car­ta de Las­sa­lle a Marx del 26 de junio de 1851 y sus con­ver­sa­cio­nes con el edi­tor Sche­ller de Düsseldorf.

[21] Marx, Karl/​Engels, Frie­drich; Wer­ke, Band 6, (Karl) Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1971, pp. 397 – 423; en espa­ñol: Tra­ba­jo Asa­la­ria­do y Capi­tal, Ed. Nova Terra, Bar­ce­lo­na, 1970.

[22] Westh­pa­len, Jenny; “Kur­ze Umris­se eines beweg­ten Lebens”, en: AA. VV.; Mohr und Gene­ral. Erin­ne­run­gen an Marx und Engels, Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1964, p. 192.

[23] Marx, Karl/​Engels, Frie­drich; Wer­ke, Band 13, (Karl) Dietz Ver­lag, Ber­lin-DDR, 1971, p. 8 y 10. En espa­ñol: Marx, Karl; Con­tri­bu­ción a la Crí­ti­ca de la Eco­no­mía Polí­ti­ca, Siglo XXI, Méxi­co, 1980, p. 4 y 6.

Rebe­lión ha publi­ca­do este artícu­lo con el per­mi­so del autor median­te una licen­cia de Crea­ti­ve Com­mons, res­pe­tan­do su liber­tad para publi­car­lo en otras fuentes.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.