El ban­co sui­zo UBS ame­na­za: res­ca­tan a los ban­cos y al euro o hay gue­rra civil y/​o gol­pe mili­tar – Alfre­do Jali­fe-Rah­me

UBS, el mayor ban­co sui­zo, resul­tan­te de la fusión en 1998 entre Union Bank of Switzer­land y Swiss Bank Cor­po­ra­tion, publi­có un repor­te de 21 pági­nas, Frac­tu­ra del euro; las con­se­cuen­cias (6÷9÷11), de cor­te apo­ca­líp­ti­co y de ento­na­cio­nes mafio­sas sobre las «con­se­cuen­cias» de la bal­ca­ni­za­ción del euro, cuyos auto­res son los «eco­no­mis­tas» Stepha­ne Deo, Paul Dono­van y Larry Hathe­way.

En para­le­lo, para dra­ma­ti­zar sus «inves­ti­ga­cio­nes», el polé­mi­co UBS publi­ca otras dos notas omi­no­sas: 1) «La rece­sión pasó, pero la depre­sión aca­ba de empe­zar», que pre­di­ce una aus­te­ri­dad que lle­va­rá a «una mayor for­ma mus­cu­lar (sic) de gobierno» (¿no habrá cola­bo­ra­do Cal­de­rón en su redac­ción?); y 2) «La euro­zo­na pue­de frac­tu­rar­se en un hori­zon­te de 5 años», por Nou­riel Rou­bi­ni, quien se ha vuel­to el espan­ta­pá­ja­ros del finan­cie­ris­ta sio­nis­mo jáza­ro.

La bru­tal ame­na­za de UBS –que, por cier­to, en fechas recien­tes des­ta­pó la cloa­ca de sus acti­vi­da­des meta­fi­nan­cie­ras con una nue­va «pér­di­da» por más de 2 mil millo­nes de dóla­res– es dico­tó­mi­ca: si sus ban­cos «que­bra­dos (sic)» no son res­ca­ta­dos y la euro­zo­na se bal­ca­ni­za, ergo, adven­dría «un gobierno auto­ri­ta­rio o mili­tar, o la gue­rra civil».

¿Por qué pro­pa­ga el páni­co UBS, uno de los nue­ve ban­cos que con­tro­lan el mer­ca­do de los deri­va­dos a esca­la glo­bal (Bajo la Lupa, 7/​9/​11)? ¿Para ganar más y/​o inten­tar resar­cir sus cuan­tio­sas pér­di­das bur­sá­ti­les?

Como los clá­si­cos pes­ca­do­res, a río revuel­to ganan más los nue­ve ban­cos glo­ba­les que con­tro­lan los deri­va­dos finan­cie­ros, que se cal­cu­la han reba­sa­do la cifra estra­tos­fé­ri­ca de alre­de­dor de 200 billo­nes de dóla­res, fren­te a unos exiguos 74 billo­nes del PIB glo­bal.

UBS –que, por cier­to, se ha dedi­ca­do a gol­pear al petró­leo mexi­cano a tra­vés de un topo (aho­ra le dicen «estra­te­ga»), hijo de un ante­rior direc­tor de Pemex quien ven­de sin pudor la infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da de la para­es­ta­tal mexi­ca­na (ver Bajo la Lupa, 23/​11/​08)– ase­ve­ra que «las pasa­das ins­tan­cias de frac­tu­ras de unio­nes mone­ta­rias tien­den a pro­du­cir uno de dos resul­ta­dos. O bien exis­te una res­pues­ta de un gobierno más auto­ri­ta­rio (sic) para con­te­ner o repri­mir (sic) el des­or­den (sic) social (un esce­na­rio que tien­de a reque­rir un cam­bio de un gobierno demo­crá­ti­co a uno auto­ri­ta­rio o mili­tar), o alter­na­ti­va­men­te, el des­or­den (sic) social ope­ra con las frac­tu­ras tec­tó­ni­cas exis­ten­tes en la socie­dad para divi­dir (¡súper sic!) al país, des­pa­rra­mán­do­se en una gue­rra civil (¡súper sic!)».

El resu­men eje­cu­ti­vo del ame­na­zan­te repor­te lo divi­de en cin­co par­tes:

1. «El euro no debe exis­tir» (así): la estruc­tu­ra actual y su mem­bre­sía debe­rán cam­biar.

2. «Con­fe­de­ra­ción fis­cal» sin bal­ca­ni­za­ción: «la aplas­tan­te pro­ba­bi­li­dad es que el euro se mue­va len­ta (y dolo­ro­sa­men­te) hacia algu­na for­ma de inte­gra­ción fis­cal. El casi ries­go o frac­tu­ra se con­si­de­ra más cos­to­so y cer­cano a una pro­ba­bi­li­dad de cero. Los paí­ses no pue­den ser expul­sa­dos pero los esta­dos sobe­ra­nos pue­den optar por salir­se».

3. «El cos­to eco­nó­mi­co (par­te uno)»: «el cos­to de un país débil (sic) que aban­do­na el euro es sig­ni­fi­ca­ti­vo»: quie­bra sobe­ra­na, quie­bra empre­sa­rial, colap­so del sis­te­ma ban­ca­rio y del comer­cio inter­na­cio­nal”, lo cual «equi­va­le a entre 40 y 50 por cien­to de su PIB el pri­mer año».

4. «El cos­to eco­nó­mi­co (par­te 2)»: «si fue­ra un país pode­ro­so como Ale­ma­nia que aban­do­na el euro las con­se­cuen­cias serían: quie­bra empre­sa­rial, reca­pi­ta­li­za­ción del sis­te­ma ban­ca­rio y colap­so del comer­cio inter­na­cio­nal, lo que equi­va­le a entre 20 y 25 por cien­to de su PIB el pri­mer año».

5. El cos­to polí­ti­co: el mayor de todos. “El poder blan­do de Euro­pa y su influen­cia inter­na­cio­nal cesa­rían (…) Nin­gu­na unión mone­ta­ria se ha frac­tu­ra­do sin nin­gu­na for­ma de gobierno auto­ri­ta­rio o mili­tar, o gue­rra civil”.

En este tenor, sur­ge nue­va­men­te Nou­riel Rou­bi­ni, quien sacu­de el espec­tro de una ter­ce­ra gue­rra mun­dial (Money­news, 26/​9/​11).

Vuel­ven a coin­ci­dir los mis­mos cir­cui­tos finan­cie­ris­tas: Nou­riel Rou­bi­ni se suma a la no muy añe­ja ame­na­za de Ambro­se Evans-Prit­chard de hace tres años sobre la inmi­nen­cia de una ter­ce­ra gue­rra mun­dial (ver Bajo la Lupa, 7/​9/​08), curio­sa­men­te ocho días antes de la extra­ña quie­bra de Leh­man Brothers.

Nou­riel Rou­bi­ni con­si­de­ra que la aus­te­ri­dad fis­cal pue­de desem­bo­car en una cala­mi­dad eco­nó­mi­ca segui­da por una gue­rra. ¿Entre quién o quié­nes?

Adu­ce tam­bién que «la cri­sis finan­cie­ra glo­bal y su depre­sión con­se­cuen­te, al uní­sono de la ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca y social en Euro­pa y en otras eco­no­mías avan­za­das (sic), va a ser extre­ma­da­men­te (sic) seve­ra», de la que «ni Chi­na esta­rá exen­ta» y a quien le pre­di­ce «un ate­rri­za­je duro en los pró­xi­mos dos años».

Han esta­do reso­nan­do dema­sia­do los tam­bo­res de gue­rra en las recien­tes cum­bres y reunio­nes finan­cie­ras. ¿Las gue­rras como con­ti­nua­ción de las finan­zas por otros medios?

En Polo­nia se aca­ba de esce­ni­fi­car un cho­que de tre­nes entre Esta­dos Uni­dos y la euro­zo­na cuan­do Timothy Geith­ner, con­tro­ver­ti­do secre­ta­rio del Teso­ro esta­du­ni­den­se e ins­tru­men­to de la poten­te ban­ca de Wall Street, «advir­tió de una catás­tro­fe» a los minis­tros de Finan­zas euro­peos.

Por cier­to, con­tac­tos en Washing­ton ase­gu­ran que Oba­ma desea­ba decre­tar ya la quie­bra del insol­ven­te ban­co Citi­group pero que Timothy Geith­ner se opu­so rotun­da­men­te (a gra­do de ame­na­zar con su renun­cia). ¿Pues de tan­to poder goza, no Oba­ma ni Timothy Geith­ner, sino Citi­group?

A mi jui­cio, la razón del bru­tal apre­tón de tuer­cas de Timothy Geith­ner a Ale­ma­nia está en la her­me­neú­ti­ca de Ambro­se Evans-Prit­chard (The Daily Tele­grap, 26/​9/​11): «Per­do­na Deu­ts­chland (nota: la tie­rra ale­ma­na). La his­to­ria ha cons­pi­ra­do con­tra ti de nue­vo. Debes fir­mar 2 millo­nes de millo­nes de euros y corrom­per (sic) a tu ban­co cen­tral, y acep­tar 5% de infla­ción o serás con­de­na­do a un Göt­ter­däm­me­rung (nota: el cre­púscu­lo de los dio­ses)».

Deta­lla el «res­ca­te Geith­ner» bajo la bru­tal pre­sión de Esta­dos Uni­dos (a la que se sumó Oba­ma): “El paque­te mul­ti­bi­llo­na­rio que aho­ra se con­for­ma para la Euro­lan­dia fue amplia­men­te coci­na­do en Washing­ton (¡súper sic!), en colu­sión con la Comi­sión Euro­pea, y es impues­to (¡extra súper sic!) a Ale­ma­nia con la fuer­za abso­lu­ta de la diplo­ma­cia (sic) de Esta­dos Uni­dos”. ¡Uf!

Timothy Geith­ner aho­ra le pro­pi­na a Ale­ma­nia la mis­ma rece­ta de «res­ca­te» ban­ca­rio de la post cri­sis de Esta­dos Uni­dos de 2008. En este jue­gui­to bidi­rec­cio­nal de los «deri­va­dos finan­cie­ros», más que res­ca­tar a la euro­zo­na, ¿no es la ban­ca de Esta­dos Uni­dos la que inten­ta sal­var­se?

La señal es prís­ti­na: o Ale­ma­nia crea una hiper­in­fla­ción mone­ta­ria en Euro­lan­dia o vie­ne la gue­rra. Mejor la hiper­in­fla­ción.

Aho­ra Ale­ma­nia ten­drá que «bus­car un meca­nis­mo en la que con­vier­ta un euro a cin­co» (Reuters, 25/​9/​11) en este nue­vo mode­lo de «esta­bi­li­za­ción mone­ta­ria euro­pea». La alqui­mia mone­ta­ris­ta con­ver­ti­ría así 440 mil millo­nes de euros de sus fon­dos de res­ca­te a 2 millo­nes de millo­nes de euros.

Y por si alguien no enten­die­se en Euro­pa, el con­tro­ver­ti­do Gold­man Sachs, otro insol­ven­te ban­co de inver­sio­nes (y uno de los con­tro­la­do­res de la Casa Blan­ca), ame­na­zó con que «ya no exis­ten más paraí­sos finan­cie­ros», en alu­sión al fran­co sui­zo y al oro, ambos dete­ni­dos por los «mer­ca­dos» (Money­news, 27/​9/​11).

¡Esta­mos en el paro­xis­mo de la gue­rra glo­bal de las divi­sas!

La Jor­na­da

Con­tac­tar con La Hai­ne :: Envía­nos tus con­vo­ca­to­rias y acti­vi­da­des!

Esta­do Espa­ñol |  Bar­ce­lo­na |  Cór­do­ba |  Eus­kal Herria |  Gua­da­la­ja­ra |  Madrid |  Sala­man­ca |  Valla­do­lid |  Mun­do

La Hai­ne – Pro­yec­to de des­obe­dien­cia infor­ma­ti­va, acción direc­ta y revo­lu­ción social

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *