El ban­co sui­zo UBS ame­na­za: res­ca­tan a los ban­cos y al euro o hay gue­rra civil y/​o gol­pe mili­tar – Alfre­do Jalife-Rahme

UBS, el mayor ban­co sui­zo, resul­tan­te de la fusión en 1998 entre Union Bank of Switzer­land y Swiss Bank Cor­po­ra­tion, publi­có un repor­te de 21 pági­nas, Frac­tu­ra del euro; las con­se­cuen­cias (6÷9÷11), de cor­te apo­ca­líp­ti­co y de ento­na­cio­nes mafio­sas sobre las «con­se­cuen­cias» de la bal­ca­ni­za­ción del euro, cuyos auto­res son los «eco­no­mis­tas» Stepha­ne Deo, Paul Dono­van y Larry Hatheway.

En para­le­lo, para dra­ma­ti­zar sus «inves­ti­ga­cio­nes», el polé­mi­co UBS publi­ca otras dos notas omi­no­sas: 1) «La rece­sión pasó, pero la depre­sión aca­ba de empe­zar», que pre­di­ce una aus­te­ri­dad que lle­va­rá a «una mayor for­ma mus­cu­lar (sic) de gobierno» (¿no habrá cola­bo­ra­do Cal­de­rón en su redac­ción?); y 2) «La euro­zo­na pue­de frac­tu­rar­se en un hori­zon­te de 5 años», por Nou­riel Rou­bi­ni, quien se ha vuel­to el espan­ta­pá­ja­ros del finan­cie­ris­ta sio­nis­mo jázaro.

La bru­tal ame­na­za de UBS –que, por cier­to, en fechas recien­tes des­ta­pó la cloa­ca de sus acti­vi­da­des meta­fi­nan­cie­ras con una nue­va «pér­di­da» por más de 2 mil millo­nes de dóla­res– es dico­tó­mi­ca: si sus ban­cos «que­bra­dos (sic)» no son res­ca­ta­dos y la euro­zo­na se bal­ca­ni­za, ergo, adven­dría «un gobierno auto­ri­ta­rio o mili­tar, o la gue­rra civil».

¿Por qué pro­pa­ga el páni­co UBS, uno de los nue­ve ban­cos que con­tro­lan el mer­ca­do de los deri­va­dos a esca­la glo­bal (Bajo la Lupa, 7/​9/​11)? ¿Para ganar más y/​o inten­tar resar­cir sus cuan­tio­sas pér­di­das bursátiles?

Como los clá­si­cos pes­ca­do­res, a río revuel­to ganan más los nue­ve ban­cos glo­ba­les que con­tro­lan los deri­va­dos finan­cie­ros, que se cal­cu­la han reba­sa­do la cifra estra­tos­fé­ri­ca de alre­de­dor de 200 billo­nes de dóla­res, fren­te a unos exiguos 74 billo­nes del PIB global.

UBS –que, por cier­to, se ha dedi­ca­do a gol­pear al petró­leo mexi­cano a tra­vés de un topo (aho­ra le dicen «estra­te­ga»), hijo de un ante­rior direc­tor de Pemex quien ven­de sin pudor la infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da de la para­es­ta­tal mexi­ca­na (ver Bajo la Lupa, 23/​11/​08)– ase­ve­ra que «las pasa­das ins­tan­cias de frac­tu­ras de unio­nes mone­ta­rias tien­den a pro­du­cir uno de dos resul­ta­dos. O bien exis­te una res­pues­ta de un gobierno más auto­ri­ta­rio (sic) para con­te­ner o repri­mir (sic) el des­or­den (sic) social (un esce­na­rio que tien­de a reque­rir un cam­bio de un gobierno demo­crá­ti­co a uno auto­ri­ta­rio o mili­tar), o alter­na­ti­va­men­te, el des­or­den (sic) social ope­ra con las frac­tu­ras tec­tó­ni­cas exis­ten­tes en la socie­dad para divi­dir (¡súper sic!) al país, des­pa­rra­mán­do­se en una gue­rra civil (¡súper sic!)».

El resu­men eje­cu­ti­vo del ame­na­zan­te repor­te lo divi­de en cin­co partes:

1. «El euro no debe exis­tir» (así): la estruc­tu­ra actual y su mem­bre­sía debe­rán cambiar.

2. «Con­fe­de­ra­ción fis­cal» sin bal­ca­ni­za­ción: «la aplas­tan­te pro­ba­bi­li­dad es que el euro se mue­va len­ta (y dolo­ro­sa­men­te) hacia algu­na for­ma de inte­gra­ción fis­cal. El casi ries­go o frac­tu­ra se con­si­de­ra más cos­to­so y cer­cano a una pro­ba­bi­li­dad de cero. Los paí­ses no pue­den ser expul­sa­dos pero los esta­dos sobe­ra­nos pue­den optar por salirse».

3. «El cos­to eco­nó­mi­co (par­te uno)»: «el cos­to de un país débil (sic) que aban­do­na el euro es sig­ni­fi­ca­ti­vo»: quie­bra sobe­ra­na, quie­bra empre­sa­rial, colap­so del sis­te­ma ban­ca­rio y del comer­cio inter­na­cio­nal”, lo cual «equi­va­le a entre 40 y 50 por cien­to de su PIB el pri­mer año».

4. «El cos­to eco­nó­mi­co (par­te 2)»: «si fue­ra un país pode­ro­so como Ale­ma­nia que aban­do­na el euro las con­se­cuen­cias serían: quie­bra empre­sa­rial, reca­pi­ta­li­za­ción del sis­te­ma ban­ca­rio y colap­so del comer­cio inter­na­cio­nal, lo que equi­va­le a entre 20 y 25 por cien­to de su PIB el pri­mer año».

5. El cos­to polí­ti­co: el mayor de todos. “El poder blan­do de Euro­pa y su influen­cia inter­na­cio­nal cesa­rían (…) Nin­gu­na unión mone­ta­ria se ha frac­tu­ra­do sin nin­gu­na for­ma de gobierno auto­ri­ta­rio o mili­tar, o gue­rra civil”.

En este tenor, sur­ge nue­va­men­te Nou­riel Rou­bi­ni, quien sacu­de el espec­tro de una ter­ce­ra gue­rra mun­dial (Money­news, 26/​9/​11).

Vuel­ven a coin­ci­dir los mis­mos cir­cui­tos finan­cie­ris­tas: Nou­riel Rou­bi­ni se suma a la no muy añe­ja ame­na­za de Ambro­se Evans-Prit­chard de hace tres años sobre la inmi­nen­cia de una ter­ce­ra gue­rra mun­dial (ver Bajo la Lupa, 7/​9/​08), curio­sa­men­te ocho días antes de la extra­ña quie­bra de Leh­man Brothers.

Nou­riel Rou­bi­ni con­si­de­ra que la aus­te­ri­dad fis­cal pue­de desem­bo­car en una cala­mi­dad eco­nó­mi­ca segui­da por una gue­rra. ¿Entre quién o quiénes?

Adu­ce tam­bién que «la cri­sis finan­cie­ra glo­bal y su depre­sión con­se­cuen­te, al uní­sono de la ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca y social en Euro­pa y en otras eco­no­mías avan­za­das (sic), va a ser extre­ma­da­men­te (sic) seve­ra», de la que «ni Chi­na esta­rá exen­ta» y a quien le pre­di­ce «un ate­rri­za­je duro en los pró­xi­mos dos años».

Han esta­do reso­nan­do dema­sia­do los tam­bo­res de gue­rra en las recien­tes cum­bres y reunio­nes finan­cie­ras. ¿Las gue­rras como con­ti­nua­ción de las finan­zas por otros medios?

En Polo­nia se aca­ba de esce­ni­fi­car un cho­que de tre­nes entre Esta­dos Uni­dos y la euro­zo­na cuan­do Timothy Geith­ner, con­tro­ver­ti­do secre­ta­rio del Teso­ro esta­du­ni­den­se e ins­tru­men­to de la poten­te ban­ca de Wall Street, «advir­tió de una catás­tro­fe» a los minis­tros de Finan­zas europeos.

Por cier­to, con­tac­tos en Washing­ton ase­gu­ran que Oba­ma desea­ba decre­tar ya la quie­bra del insol­ven­te ban­co Citi­group pero que Timothy Geith­ner se opu­so rotun­da­men­te (a gra­do de ame­na­zar con su renun­cia). ¿Pues de tan­to poder goza, no Oba­ma ni Timothy Geith­ner, sino Citigroup?

A mi jui­cio, la razón del bru­tal apre­tón de tuer­cas de Timothy Geith­ner a Ale­ma­nia está en la her­me­neú­ti­ca de Ambro­se Evans-Prit­chard (The Daily Tele­grap, 26/​9/​11): «Per­do­na Deu­ts­chland (nota: la tie­rra ale­ma­na). La his­to­ria ha cons­pi­ra­do con­tra ti de nue­vo. Debes fir­mar 2 millo­nes de millo­nes de euros y corrom­per (sic) a tu ban­co cen­tral, y acep­tar 5% de infla­ción o serás con­de­na­do a un Göt­ter­däm­me­rung (nota: el cre­púscu­lo de los dioses)».

Deta­lla el «res­ca­te Geith­ner» bajo la bru­tal pre­sión de Esta­dos Uni­dos (a la que se sumó Oba­ma): “El paque­te mul­ti­bi­llo­na­rio que aho­ra se con­for­ma para la Euro­lan­dia fue amplia­men­te coci­na­do en Washing­ton (¡súper sic!), en colu­sión con la Comi­sión Euro­pea, y es impues­to (¡extra súper sic!) a Ale­ma­nia con la fuer­za abso­lu­ta de la diplo­ma­cia (sic) de Esta­dos Uni­dos”. ¡Uf!

Timothy Geith­ner aho­ra le pro­pi­na a Ale­ma­nia la mis­ma rece­ta de «res­ca­te» ban­ca­rio de la post cri­sis de Esta­dos Uni­dos de 2008. En este jue­gui­to bidi­rec­cio­nal de los «deri­va­dos finan­cie­ros», más que res­ca­tar a la euro­zo­na, ¿no es la ban­ca de Esta­dos Uni­dos la que inten­ta salvarse?

La señal es prís­ti­na: o Ale­ma­nia crea una hiper­in­fla­ción mone­ta­ria en Euro­lan­dia o vie­ne la gue­rra. Mejor la hiperinflación.

Aho­ra Ale­ma­nia ten­drá que «bus­car un meca­nis­mo en la que con­vier­ta un euro a cin­co» (Reuters, 25/​9/​11) en este nue­vo mode­lo de «esta­bi­li­za­ción mone­ta­ria euro­pea». La alqui­mia mone­ta­ris­ta con­ver­ti­ría así 440 mil millo­nes de euros de sus fon­dos de res­ca­te a 2 millo­nes de millo­nes de euros.

Y por si alguien no enten­die­se en Euro­pa, el con­tro­ver­ti­do Gold­man Sachs, otro insol­ven­te ban­co de inver­sio­nes (y uno de los con­tro­la­do­res de la Casa Blan­ca), ame­na­zó con que «ya no exis­ten más paraí­sos finan­cie­ros», en alu­sión al fran­co sui­zo y al oro, ambos dete­ni­dos por los «mer­ca­dos» (Money­news, 27/​9/​11).

¡Esta­mos en el paro­xis­mo de la gue­rra glo­bal de las divisas!

La Jor­na­da

Con­tac­tar con La Hai­ne :: Envía­nos tus con­vo­ca­to­rias y actividades!

Esta­do Espa­ñol |  Bar­ce­lo­na |  Cór­do­ba |  Eus­kal Herria |  Gua­da­la­ja­ra |  Madrid |  Sala­man­ca |  Valla­do­lid |  Mundo

La Hai­ne – Pro­yec­to de des­obe­dien­cia infor­ma­ti­va, acción direc­ta y revo­lu­ción social

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.