Kukutza, terro­ris­mo social, cul­tu­ral y poli­cial- Iña­ki Uriar­te

Mien­tras el PNV ten­ga com­pe­ten­cias en mate­rias de urba­nis­mo y cul­tu­ra el patri­mo­nio monu­men­tal de Eus­kal Herria esta­rá some­ti­do a la con­jun­ción de pre­va­ri­ca­ción, corrup­ción y espe­cu­la­ción, y con­se­cuen­te­men­te a la bru­tal des­apa­ri­ción de su lega­do cul­tu­ral, como reite­ra­da­men­te ha ocu­rri­do: la des­truc­ción demo­crá­ti­ca de la ciu­dad y el terri­to­rio.

Kukutza ha sido has­ta que Azku­na, el bron­co alcal­de espa­ño­lis­ta de Bil­bao a la orden de su par­ti­do ha que­ri­do, una fac­to­ría, una manu­fac­tu­ra de dina­mi­za­ción socio cul­tu­ral y depor­ti­va auto­ges­tio­na­da que sur­ge de la ini­cia­ti­va popu­lar, sin ayu­das exter­nas en la más esen­cial tra­di­ción de auzo­lan tan pro­pia de nues­tro país habien­do con­se­gui­do un incues­tio­na­ble arrai­go popu­lar. Las múl­ti­ples y diver­sas acti­vi­da­des rea­li­za­das en estos 13 años poseen una indis­cu­ti­ble e intere­san­tí­si­ma uti­li­dad públi­ca, aun­que fue­sen de carác­ter modes­to, y efí­me­ro, lo que le otor­ga un valor como patri­mo­nio social, colec­ti­vo, inma­te­rial, has­ta el pun­to que por sus dimen­sio­nes y tem­po­ra­li­dad ha sido un ejem­plo muy reco­no­ci­do en otros casos simi­la­res de remo­tos luga­res. Su éxi­to ha sido vis­to con ren­cor y frus­tra­ción por el Ayun­ta­mien­to que no ha con­tro­la­do su efi­caz ges­tión y ha sido el prin­ci­pal impul­sor de su des­apa­ri­ción.

Como acer­ta­da­men­te dijo el cate­drá­ti­co Ramón Zallo en el deba­te cele­bra­do en Kukutza el pasa­do 6 de julio, ”las cau­sas de lo común y la comu­ni­dad crean ciu­dad”, y una ciu­dad como suma de épo­cas y diver­si­da­des es el esce­na­rio de la cul­tu­ra, tan­to de la repre­sen­ta­ti­va como de la par­ti­ci­pa­ti­va. Esta obra social no ofi­cial pero suma­men­te efi­caz de inte­rés gene­ral, difí­cil de cuan­ti­fi­car en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, es sin duda prio­ri­ta­ria a un valor inmo­bi­lia­rio del terreno que se cal­cu­la de modo alcis­ta en 11 millo­nes de euro y por la Dipu­tación en 2,19. Es pre­ci­so recor­dar que en la abe­rra­ción arqui­tec­tó­ni­ca come­ti­da en La Alhón­di­ga se han des­pil­fa­rra­do 75 millo­nes de euro para colo­car una pis­ci­na y unos bares y su man­te­ni­mien­to es extra­or­di­na­ria­men­te defi­ci­ta­rio.

Arqui­tec­tu­ra y patri­mo­nio

El edi­fi­cio y su acti­vi­dad es un patri­mo­nio cul­tu­ral, inclu­so habien­do per­di­do su sede, cuya acti­vi­dad tie­ne un ine­quí­vo­co y ade­cua­do enca­je en el con­cep­to de Espa­cio Cul­tu­ral, (Ley 7/​1990, de 3 de julio de 1990, de Patri­mo­nio Cul­tu­ral Vas­co, Art. 2.c) “enten­dién­do­se por tal el cons­ti­tui­do por luga­res, acti­vi­da­des, crea­cio­nes, creen­cias, tra­di­cio­nes o acon­te­ci­mien­tos del pasa­do vin­cu­la­dos a for­mas rele­van­tes de la expre­sión de la cul­tu­ra y modos de vida del pue­blo vas­co”.

Situa­do en un extre­mo al sur de la villa en el barrio de Erre­kal­de es un lugar peri­fé­ri­co poco fre­cuen­ta­do sal­vo por el vecin­da­rio. Empla­za­do en un intere­san­te y agu­do vér­ti­ce de la Estra­da Cale­ros nº 1 con facha­das late­ra­les de unos 30 y 40 metros, con plan­ta baja de nota­ble y des­igual altu­ra debi­do a la pen­dien­te de las calles y tres plan­tas más con una cubier­ta pla­na y una plan­ta más redu­ci­da de tama­ño y no visi­ble des­de el exte­rior con tipo­lo­gía de vivien­da. Bri­llan­te­men­te resuel­to su enca­je en la par­ce­la con una esqui­na cur­vi­lí­nea que enfa­ti­za la expre­si­vi­dad del con­jun­to a pesar de su sobrie­dad orna­men­tal y en sin­to­nía con otras sin­gu­la­res arqui­tec­tu­ras racio­na­lis­tas civi­les e indus­tria­les abun­dan­tes tan­to en Bil­bao como en nues­tro país.

Correc­ta­men­te inte­gra­do en su tra­ma urba­na sien­do pro­ba­ble­men­te el de mayor cali­dad com­po­si­ti­va del entorno. El edi­fi­cio fue cons­trui­do hacia 1950 para la fábri­ca de maqui­na­ria Cere­zo según pro­yec­to del nota­ble arqui­tec­to Anas­ta­sio Arguin­zo­niz (1871−1976) en hor­mi­gón arma­do en un esti­lo pos-racio­na­lis­ta. Com­pues­to cui­da­do­sa­men­te con acen­tua­do rigor arqui­tec­tó­ni­co en base a fran­jas casi con­ti­núas de ven­ta­na­les con reti­cu­la­do de hor­mi­gón para con­te­ner cris­ta­les tras­lú­ci­dos y el res­to de la facha­da de pla­que­ta cerá­mi­ca de ladri­llo rojo evi­den­cian­do su iden­ti­dad indus­trial. Un edi­fi­cio que expli­ca la his­to­ria, labo­ral, social y eco­nó­mi­ca de un sitio esca­sa­men­te rele­van­te, crean­do un lugar al que se vin­cu­la inte­gral­men­te y en su acti­vi­dad social recien­te adquie­re una impor­tan­cia cul­tu­ral. Cons­truc­ti­va­men­te por su soli­dez estruc­tu­ral y dia­fa­ni­dad espa­cial es inclu­so una edi­fi­ca­ción capaz de admi­tir cual­quier reuti­li­za­ción, lofts, vivien­das u ofi­ci­nas, como se ha hecho en otras oca­sio­nes, como en la recien­te reuti­li­za­ción del nue­vo Depó­si­to Fran­co de Deus­tua para sede de Idom.

El edi­fi­cio está reco­gi­do en el Inven­ta­rio de Patri­mo­nio Indus­trial y Obra Públi­ca de Eus­ka­di, del Depar­ta­men­to de Cul­tu­ra y Eus­ke­ra de Eus­ko Jaur­la­ritza. Asi­mis­mo se inclu­ye en el Catá­lo­go Gene­ral de Patri­mo­nio Indus­trial de Bil­bao que la Aso­cia­ción Vas­ca de Patri­mo­nio Indus­trial y Obra Públi­ca – Indus­tri Onda­re eta Herri Lane­ko Eus­kal Elkar­tea ela­bo­ró por encar­go del Ayun­ta­mien­to de Bil­bao, como docu­men­to com­ple­men­ta­rio en la fase pre­via para la inme­dia­ta revi­sión del Plan Gene­ral vigen­te.

Inclu­so podría con­si­de­rar­se que la obvie­dad no pre­ci­sa de una cata­lo­ga­ción, recor­dan­do como tam­po­co lo esta­ba la Colo­nia Infan­til de la BBK en Suka­rrie­ta, y ele­men­tos cata­lo­ga­dos han sido des­po­seí­dos de tal pro­tec­ción por ver­gon­zo­sos y espe­cu­la­ti­vos intere­ses inmo­bi­lia­rios: Depo­si­to Fran­co de Uri­bi­tar­te, Gara­je RAG, Arco de la Tri­bu­na de San Mamés, etc.

Sus pro­pie­ta­rios, la inmo­bi­lia­ria Cabi­sa, ya con­si­guie­ron hace años un sos­pe­cho­so tra­to de favor del Ayun­ta­mien­to al ser reca­li­fi­ca­do el terreno com­pra­do como indus­trial por 2,1 M € a resi­den­cial, no habién­do­se intere­sa­do en edi­fi­car has­ta hace el pasa­do mes de mayo. Duran­te todos estos años se han des­preo­cu­pa­do del edi­fi­cio sin cum­plir con el obli­ga­do deber esta­ble­ci­do en el Plan Gene­ral, de con­ser­va­ción y man­te­ni­mien­to, sub­sa­na­do por su per­ma­nen­te uti­li­za­ción que los cívi­cos ocu­pan­tes han hecho asi­dua­men­te duran­te 13 años de modo volun­ta­rio a sus expen­sas con esme­ro, veri­fi­ca­ble efi­ca­cia, y acer­ta­do gus­to. Por ello esta con­jun­ción de usos socia­les vin­cu­la­dos a una nota­ble arqui­tec­tu­ra indus­trial le otor­ga a Kukutza una excep­cio­nal valía e inte­rés cul­tu­ral.

Des­de que empe­za­ron los rumo­res sobre su demo­li­ción he espe­ra­do has­ta el final cre­yen­do que una nue­va Comi­sión del Patri­mo­nio de Arqui­tec­tos de Biz­kaia crea­da en 2007 en dicho Cole­gio, y que aban­do­né por serias dis­cre­pan­cias, se pro­nun­cia­ría a tiem­po, con pre­ci­sión, con­tun­den­cia y sin auto­cen­su­ra con la cre­di­bi­li­dad que se pue­da dar a una ins­ti­tu­ción que anta­ño tuvo un reco­no­ci­do pres­ti­gio en la defen­sa de los valo­res de la ciu­dad. Ya es tar­de para todo.

Jui­cio y derri­bo

Habien­do asis­ti­do el pasa­do día 22 a la Vis­ta de Medi­das Cau­te­la­res en el Juz­ga­do de lo Con­ten­cio­so Admi­nis­tra­ti­vo nº 5, por si fue­se pre­ci­sa mi cola­bo­ra­ción como arqui­tec­to peri­to en patri­mo­nio, a las decla­ra­cio­nes de los abo­ga­dos de ambas par­tes que sos­te­nían razo­na­mien­tos sobre con­cep­tos dis­tin­tos. Pare­cía ya evi­den­te que la jue­za apre­cia­ba la dema­go­gia y fal­se­da­des de los repre­sen­tan­tes del Ayun­ta­mien­to y Cabi­sa, quie­nes alu­dían con­ti­nua y exclu­si­va­men­te a la no cata­lo­ga­ción del edi­fi­cio. Con­cep­to par­cial­men­te fal­so como ya se ha indi­ca­do ante­rior­men­te. En repre­sen­ta­ción de Erre­kal­de­be­rriz Auzo Elkar­tea, el letra­do José Ángel Esnao­la alu­día a la mani­fies­ta ile­ga­li­dad urba­nís­ti­ca, mos­tra­da con el tex­to del Plan Gene­ral en una docu­men­ta­da inter­ven­ción inclu­so con pla­nos que pue­de resu­mir­se en qué no se pue­de otor­gar licen­cia de derri­bo sino exis­te un pro­yec­to de cons­truc­ción., cosa que evi­den­te­men­te no exis­te, sólo la idea. ¿Qué lec­tu­ra tan par­cial de la lega­li­dad vigen­te ha rea­li­za­do la jue­za para auto­ri­zar su derri­bo a las pocas horas de una Vis­ta pre­ci­pi­ta­da con esca­sí­si­mas posi­bi­li­da­des de defen­sa de sus diver­sos valo­res, tras haber­lo para­li­za­do poco antes? ¿No mere­cía la pena haber pos­pues­to la situa­ción a la cele­bra­ción de un jui­cio con un sen­sa­to y com­ple­to aná­li­sis del caso dado que no exis­tía nin­gún moti­vo razo­na­do para cesar la acti­vi­dad, ni nece­si­dad por una edi­fi­ca­ción inme­dia­ta?

El derri­bo de Kukutza es un incom­pren­si­ble acto de terro­ris­mo cul­tu­ral que no apor­ta abso­lu­ta­men­te nada, sal­vo un hue­co físi­co en el barrio y un enor­me vacío social, gene­ran­do una lógi­ca y con­si­de­ra­ble alar­ma ciu­da­da­na ante el enor­me valor de lo des­trui­do, simi­lar en su con­cep­ción patri­mo­nial a la suce­di­da con la bar­ba­rie arqueo­ló­gi­ca de la Pla­za del Cas­ti­llo en Iru­ñea.

Este aten­ta­do tie­ne tam­bién otros res­pon­sa­bles en el Ayun­ta­mien­to: la con­ce­ja­la de Cul­tu­ra Ibo­ne Ben­goetxea y el de Urba­nis­mo Ricar­do Bar­ka­la, ambos del PNVe per­so­na­jes cuya afi­ción más cono­ci­da es la asi­dua asis­ten­cia a la tor­tu­ra y muer­te de 54 toros en cada Aste Nagu­sia que les sumi­nis­tra con­si­de­ra­bles dosis de bar­ba­rie, tie­nen una mira­da ple­na de san­gre y el cere­bro satu­ra­do de vio­len­cia. La pri­me­ra cono­ci­da por su indi­fe­ren­cia y res­pon­sa­bi­li­dad moral en la muer­te de los her­ma­nos Aitor y Oiha­ne Agi­na­ko el 3 de enero de 2006 en el paso de pea­to­nes de Basur­to y el segun­do por la mal­ver­sa­ción de dine­ro públi­co, 12 millo­nes de euro en las des­gra­cia­das World Series en julio de 2005.

La con­ce­ja­la mues­tra su sober­bia y reite­ra­da inca­pa­ci­dad para un car­go impues­to por su par­ti­do que se evi­den­cia cuan­do jamás ha visi­ta­do el edi­fi­cio y sus acti­vi­da­des ni tam­po­co se ha intere­sa­do por este modé­li­co pro­ce­so socio­cul­tu­ral. El con­ce­jal ha pre­va­ri­ca­do al auto­ri­zar un derri­bo pre­ci­pi­ta­do e incon­tro­la­do minu­tos des­pués de una reso­lu­ción judi­cial, que ya pre­su­mían favo­ra­ble, sin el corres­pon­dien­te pro­yec­to de garan­tías medio ambien­ta­les, una demo­li­ción ile­gal. La empre­sa par­ti­ci­pan­te, que de momen­to ha ocul­ta­do su iden­ti­dad, debe­ría ser san­cio­na­da como eje­cu­to­ra de un deli­to urba­nís­ti­co, don­de apa­re­cen entre­mez­cla­dos y casi fusio­na­dos, hor­mi­gón, hie­rro de arma­du­ras, otros ele­men­tos metá­li­cos, puer­tas, tube­rías, fri­go­rí­fi­cos, coci­nas, gri­fe­ría, apa­ra­tos sani­ta­rios, cris­ta­les, made­ra de puer­tas, estan­te­rías, mobi­lia­rio, plás­ti­cos de sillas y otros obje­tos, col­cho­nes, ropas, libros, cua­dros, equi­pos elec­tró­ni­cos, de mega­fo­nía, musi­ca­les, orde­na­do­res, gui­ta­rras, bici­cle­tas, los bolar­dos de la ace­ra, etc. ¿Quien se res­pon­sa­bi­li­za de los daños cau­sa­dos en ella demo­li­ción a edi­fi­ca­cio­nes pró­xi­mas? Un reper­to­rio de des­truc­ción gra­tui­ta, indis­cri­mi­na­da, sal­va­je pro­pio de delin­cuen­tes que pue­de sen­tar pre­ce­den­te y que un peri­to foren­se, pre­via denun­cia, inex­cu­sa­ble­men­te debe­rá valo­rar todo lo uti­li­za­ble y reci­cla­ble feroz­men­te des­tro­za­do. Con estas cala­mi­da­des y su capa­ci­dad des­truc­ti­va el Ayun­ta­mien­to va a la deri­va.

En este trá­gi­co epi­so­dio cul­tu­ral, uno más en los últi­mos años bajo el man­da­to del dema­go­go alcal­de Iña­ki Azku­na, su fra­se “Detrás de todo esto está Bil­du”, una orden pre­cam­pa­ña elec­to­ral de Urku­llu ante la pre­vi­si­ble deba­cle, cri­ti­ca­da inclu­so por gen­tes sen­sa­tas de su par­ti­do es pro­pia de un fas­cis­ta fran­quis­ta, ideo­lo­gía que pare­ce ocu­par pro­gre­si­va­men­te una par­te de su per­so­na­li­dad. Este alcal­de ya está amor­ti­za­do polí­ti­ca­men­te por su par­ti­do y con esta atro­ci­dad auto­ri­za­da y sus con­ti­nuas infa­mes, fala­ces y mise­ra­bles decla­ra­cio­nes, de gran baje­za demo­crá­ti­ca en el ámbi­to de lo polí­ti­ca­men­te soez, a lo lar­go del pro­ce­so reafir­man­do su carác­ter chu­les­co y dés­po­ta, des­de un aná­li­sis social está exter­mi­na­do sen­si­ti­va e inte­lec­tual­men­te. Una vez más se ha vali­do de medios de comu­ni­ca­ción ser­vi­les, com­pra­dos, que no admi­ten répli­cas, como El Correo (del) Espa­ñol y Tele­bil­bao. En una ciu­dad cul­ta y demo­crá­ti­ca una bru­ta­li­dad de esta natu­ra­le­za oca­sio­na­ría la dimi­sión o cese de su alcal­de y su cua­dri­lla de cóm­pli­ces, y cuan­to antes suce­da mejor para Bil­bao. Oja­lá que las pró­xi­mas elec­cio­nes le cas­ti­guen dura­men­te.

De este aten­ta­do arqui­tec­tó­ni­co y cul­tu­ral es pre­ci­so infor­mar rápi­da y deta­lla­da­men­te, me ofrez­co a ello, al comi­té del World Design Capi­tal (WDC) que orga­ni­za el ICSID, siglas en inglés del Con­se­jo Inter­na­cio­nal de las Socie­da­des de Dise­ño Indus­trial, que es la enti­dad que diri­me para ele­gir la Capi­tal Mun­dial del Dise­ño (Des­truc­ti­vo) de 2014 que se deci­di­rá en la reu­nión de Tai­pei (Tai­wan) los días 24 al 26 de octu­bre. Otro des­pil­fa­rro, y algo más, indu­ci­do por los mis­mos de las World Series, Mar­cos Muro y su sane­drín de opor­tu­nis­tas.

Ven­gan­za y repre­sión

Asi­mis­mo hay que cri­ti­car con con­tun­den­cia el terro­ris­mo social prac­ti­ca­do por la Ertzain­tza. Hay abun­dan­tes tes­ti­mo­nios, visua­les y gra­ba­dos y lo he pre­sen­cia­do muy de cer­ca con el cer­co poli­cial de ses­go mili­tar a un barrio impi­dien­do la movi­li­dad veci­nal, humi­llan­do y agre­dien­do con una inusi­ta­da bes­tia­li­dad, dis­pa­ros inclui­dos a toda cla­se de per­so­nas que encon­tra­ban a su paso, ancia­nos, muje­res, niños a lo lar­go de los días que han dura­do las pro­tes­tas. Actúan con su chu­le­ría habi­tual, pre­po­ten­cia inmu­ni­dad pro­vo­can­do a la pobla­ción para poder dete­ner­los, acu­sar­los o masa­crar­los, algo deni­gran­te que mues­tra los más bajos ins­tin­tos de que es capaz un ser humano cuan­do se dis­fra­za aco­ra­za­do y se dota de arma­men­to.

No se debe elu­dir la res­pon­sa­bi­li­dad de Azku­na en su peti­ción a la Con­se­je­ría de Inte­rior del gobierno rapi­ña vas­co-espa­ñol, de una repre­sión con­tun­den­te ante la pre­vi­si­ble y lógi­ca pro­tes­ta ciu­da­da­na, asun­to que qui­zá no era nece­sa­rio cono­ci­dos los ante­ce­den­tes anti­vas­cos del con­se­je­ro Rodol­fo Ares un bru­tal hos­ti­ga­dor (Ares­pre­sión) espe­cial­men­te de todo aque­llo que, su esca­so hori­zon­te inte­lec­tual mani­fes­ta­do con un repe­ti­ti­vo y ruti­na­rio pala­breo que empie­za y ter­mi­na en ETA, terro­ris­mo, vic­ti­mas y nada más, ten­ga raí­ces popu­la­res e iden­ti­ta­rias.

La res­pues­ta de los jóve­nes expul­sa­dos en todas su expre­sio­nes es legí­ti­ma, correc­ta y pro­por­cio­na­da como una con­tun­den­te, mues­tra de des­aho­go e indig­na­ción por la pér­di­da de su crea­ción, bie­nes per­so­na­les y con­tes­ta­ción a la fie­re­za poli­cial, una de las más bru­ta­les en los últi­mos años, que ha deja­do nume­ro­sos heri­dos inclu­so entre vecin­da­rio ajeno que tran­si­ta­ba por la calle y las capri­cho­sas deten­cio­nes incul­pán­do­les como es habi­tual con fal­sos tes­ti­mo­nios y a los que debe­re­mos apo­yar sin titu­beo si lle­ga­ran a ser pro­ce­sa­dos. ¡Kukutza aurre­ra!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *