Kukutza, terro­ris­mo social, cul­tu­ral y poli­cial- Iña­ki Uriarte

Mien­tras el PNV ten­ga com­pe­ten­cias en mate­rias de urba­nis­mo y cul­tu­ra el patri­mo­nio monu­men­tal de Eus­kal Herria esta­rá some­ti­do a la con­jun­ción de pre­va­ri­ca­ción, corrup­ción y espe­cu­la­ción, y con­se­cuen­te­men­te a la bru­tal des­apa­ri­ción de su lega­do cul­tu­ral, como reite­ra­da­men­te ha ocu­rri­do: la des­truc­ción demo­crá­ti­ca de la ciu­dad y el territorio.

Kukutza ha sido has­ta que Azku­na, el bron­co alcal­de espa­ño­lis­ta de Bil­bao a la orden de su par­ti­do ha que­ri­do, una fac­to­ría, una manu­fac­tu­ra de dina­mi­za­ción socio cul­tu­ral y depor­ti­va auto­ges­tio­na­da que sur­ge de la ini­cia­ti­va popu­lar, sin ayu­das exter­nas en la más esen­cial tra­di­ción de auzo­lan tan pro­pia de nues­tro país habien­do con­se­gui­do un incues­tio­na­ble arrai­go popu­lar. Las múl­ti­ples y diver­sas acti­vi­da­des rea­li­za­das en estos 13 años poseen una indis­cu­ti­ble e intere­san­tí­si­ma uti­li­dad públi­ca, aun­que fue­sen de carác­ter modes­to, y efí­me­ro, lo que le otor­ga un valor como patri­mo­nio social, colec­ti­vo, inma­te­rial, has­ta el pun­to que por sus dimen­sio­nes y tem­po­ra­li­dad ha sido un ejem­plo muy reco­no­ci­do en otros casos simi­la­res de remo­tos luga­res. Su éxi­to ha sido vis­to con ren­cor y frus­tra­ción por el Ayun­ta­mien­to que no ha con­tro­la­do su efi­caz ges­tión y ha sido el prin­ci­pal impul­sor de su desaparición.

Como acer­ta­da­men­te dijo el cate­drá­ti­co Ramón Zallo en el deba­te cele­bra­do en Kukutza el pasa­do 6 de julio, ”las cau­sas de lo común y la comu­ni­dad crean ciu­dad”, y una ciu­dad como suma de épo­cas y diver­si­da­des es el esce­na­rio de la cul­tu­ra, tan­to de la repre­sen­ta­ti­va como de la par­ti­ci­pa­ti­va. Esta obra social no ofi­cial pero suma­men­te efi­caz de inte­rés gene­ral, difí­cil de cuan­ti­fi­car en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, es sin duda prio­ri­ta­ria a un valor inmo­bi­lia­rio del terreno que se cal­cu­la de modo alcis­ta en 11 millo­nes de euro y por la Dipu­tación en 2,19. Es pre­ci­so recor­dar que en la abe­rra­ción arqui­tec­tó­ni­ca come­ti­da en La Alhón­di­ga se han des­pil­fa­rra­do 75 millo­nes de euro para colo­car una pis­ci­na y unos bares y su man­te­ni­mien­to es extra­or­di­na­ria­men­te deficitario.

Arqui­tec­tu­ra y patrimonio

El edi­fi­cio y su acti­vi­dad es un patri­mo­nio cul­tu­ral, inclu­so habien­do per­di­do su sede, cuya acti­vi­dad tie­ne un ine­quí­vo­co y ade­cua­do enca­je en el con­cep­to de Espa­cio Cul­tu­ral, (Ley 7/​1990, de 3 de julio de 1990, de Patri­mo­nio Cul­tu­ral Vas­co, Art. 2.c) “enten­dién­do­se por tal el cons­ti­tui­do por luga­res, acti­vi­da­des, crea­cio­nes, creen­cias, tra­di­cio­nes o acon­te­ci­mien­tos del pasa­do vin­cu­la­dos a for­mas rele­van­tes de la expre­sión de la cul­tu­ra y modos de vida del pue­blo vas­co”.

Situa­do en un extre­mo al sur de la villa en el barrio de Erre­kal­de es un lugar peri­fé­ri­co poco fre­cuen­ta­do sal­vo por el vecin­da­rio. Empla­za­do en un intere­san­te y agu­do vér­ti­ce de la Estra­da Cale­ros nº 1 con facha­das late­ra­les de unos 30 y 40 metros, con plan­ta baja de nota­ble y des­igual altu­ra debi­do a la pen­dien­te de las calles y tres plan­tas más con una cubier­ta pla­na y una plan­ta más redu­ci­da de tama­ño y no visi­ble des­de el exte­rior con tipo­lo­gía de vivien­da. Bri­llan­te­men­te resuel­to su enca­je en la par­ce­la con una esqui­na cur­vi­lí­nea que enfa­ti­za la expre­si­vi­dad del con­jun­to a pesar de su sobrie­dad orna­men­tal y en sin­to­nía con otras sin­gu­la­res arqui­tec­tu­ras racio­na­lis­tas civi­les e indus­tria­les abun­dan­tes tan­to en Bil­bao como en nues­tro país.

Correc­ta­men­te inte­gra­do en su tra­ma urba­na sien­do pro­ba­ble­men­te el de mayor cali­dad com­po­si­ti­va del entorno. El edi­fi­cio fue cons­trui­do hacia 1950 para la fábri­ca de maqui­na­ria Cere­zo según pro­yec­to del nota­ble arqui­tec­to Anas­ta­sio Arguin­zo­niz (1871−1976) en hor­mi­gón arma­do en un esti­lo pos-racio­na­lis­ta. Com­pues­to cui­da­do­sa­men­te con acen­tua­do rigor arqui­tec­tó­ni­co en base a fran­jas casi con­ti­núas de ven­ta­na­les con reti­cu­la­do de hor­mi­gón para con­te­ner cris­ta­les tras­lú­ci­dos y el res­to de la facha­da de pla­que­ta cerá­mi­ca de ladri­llo rojo evi­den­cian­do su iden­ti­dad indus­trial. Un edi­fi­cio que expli­ca la his­to­ria, labo­ral, social y eco­nó­mi­ca de un sitio esca­sa­men­te rele­van­te, crean­do un lugar al que se vin­cu­la inte­gral­men­te y en su acti­vi­dad social recien­te adquie­re una impor­tan­cia cul­tu­ral. Cons­truc­ti­va­men­te por su soli­dez estruc­tu­ral y dia­fa­ni­dad espa­cial es inclu­so una edi­fi­ca­ción capaz de admi­tir cual­quier reuti­li­za­ción, lofts, vivien­das u ofi­ci­nas, como se ha hecho en otras oca­sio­nes, como en la recien­te reuti­li­za­ción del nue­vo Depó­si­to Fran­co de Deus­tua para sede de Idom.

El edi­fi­cio está reco­gi­do en el Inven­ta­rio de Patri­mo­nio Indus­trial y Obra Públi­ca de Eus­ka­di, del Depar­ta­men­to de Cul­tu­ra y Eus­ke­ra de Eus­ko Jaur­la­ritza. Asi­mis­mo se inclu­ye en el Catá­lo­go Gene­ral de Patri­mo­nio Indus­trial de Bil­bao que la Aso­cia­ción Vas­ca de Patri­mo­nio Indus­trial y Obra Públi­ca – Indus­tri Onda­re eta Herri Lane­ko Eus­kal Elkar­tea ela­bo­ró por encar­go del Ayun­ta­mien­to de Bil­bao, como docu­men­to com­ple­men­ta­rio en la fase pre­via para la inme­dia­ta revi­sión del Plan Gene­ral vigente.

Inclu­so podría con­si­de­rar­se que la obvie­dad no pre­ci­sa de una cata­lo­ga­ción, recor­dan­do como tam­po­co lo esta­ba la Colo­nia Infan­til de la BBK en Suka­rrie­ta, y ele­men­tos cata­lo­ga­dos han sido des­po­seí­dos de tal pro­tec­ción por ver­gon­zo­sos y espe­cu­la­ti­vos intere­ses inmo­bi­lia­rios: Depo­si­to Fran­co de Uri­bi­tar­te, Gara­je RAG, Arco de la Tri­bu­na de San Mamés, etc.

Sus pro­pie­ta­rios, la inmo­bi­lia­ria Cabi­sa, ya con­si­guie­ron hace años un sos­pe­cho­so tra­to de favor del Ayun­ta­mien­to al ser reca­li­fi­ca­do el terreno com­pra­do como indus­trial por 2,1 M € a resi­den­cial, no habién­do­se intere­sa­do en edi­fi­car has­ta hace el pasa­do mes de mayo. Duran­te todos estos años se han des­preo­cu­pa­do del edi­fi­cio sin cum­plir con el obli­ga­do deber esta­ble­ci­do en el Plan Gene­ral, de con­ser­va­ción y man­te­ni­mien­to, sub­sa­na­do por su per­ma­nen­te uti­li­za­ción que los cívi­cos ocu­pan­tes han hecho asi­dua­men­te duran­te 13 años de modo volun­ta­rio a sus expen­sas con esme­ro, veri­fi­ca­ble efi­ca­cia, y acer­ta­do gus­to. Por ello esta con­jun­ción de usos socia­les vin­cu­la­dos a una nota­ble arqui­tec­tu­ra indus­trial le otor­ga a Kukutza una excep­cio­nal valía e inte­rés cultural.

Des­de que empe­za­ron los rumo­res sobre su demo­li­ción he espe­ra­do has­ta el final cre­yen­do que una nue­va Comi­sión del Patri­mo­nio de Arqui­tec­tos de Biz­kaia crea­da en 2007 en dicho Cole­gio, y que aban­do­né por serias dis­cre­pan­cias, se pro­nun­cia­ría a tiem­po, con pre­ci­sión, con­tun­den­cia y sin auto­cen­su­ra con la cre­di­bi­li­dad que se pue­da dar a una ins­ti­tu­ción que anta­ño tuvo un reco­no­ci­do pres­ti­gio en la defen­sa de los valo­res de la ciu­dad. Ya es tar­de para todo.

Jui­cio y derribo

Habien­do asis­ti­do el pasa­do día 22 a la Vis­ta de Medi­das Cau­te­la­res en el Juz­ga­do de lo Con­ten­cio­so Admi­nis­tra­ti­vo nº 5, por si fue­se pre­ci­sa mi cola­bo­ra­ción como arqui­tec­to peri­to en patri­mo­nio, a las decla­ra­cio­nes de los abo­ga­dos de ambas par­tes que sos­te­nían razo­na­mien­tos sobre con­cep­tos dis­tin­tos. Pare­cía ya evi­den­te que la jue­za apre­cia­ba la dema­go­gia y fal­se­da­des de los repre­sen­tan­tes del Ayun­ta­mien­to y Cabi­sa, quie­nes alu­dían con­ti­nua y exclu­si­va­men­te a la no cata­lo­ga­ción del edi­fi­cio. Con­cep­to par­cial­men­te fal­so como ya se ha indi­ca­do ante­rior­men­te. En repre­sen­ta­ción de Erre­kal­de­be­rriz Auzo Elkar­tea, el letra­do José Ángel Esnao­la alu­día a la mani­fies­ta ile­ga­li­dad urba­nís­ti­ca, mos­tra­da con el tex­to del Plan Gene­ral en una docu­men­ta­da inter­ven­ción inclu­so con pla­nos que pue­de resu­mir­se en qué no se pue­de otor­gar licen­cia de derri­bo sino exis­te un pro­yec­to de cons­truc­ción., cosa que evi­den­te­men­te no exis­te, sólo la idea. ¿Qué lec­tu­ra tan par­cial de la lega­li­dad vigen­te ha rea­li­za­do la jue­za para auto­ri­zar su derri­bo a las pocas horas de una Vis­ta pre­ci­pi­ta­da con esca­sí­si­mas posi­bi­li­da­des de defen­sa de sus diver­sos valo­res, tras haber­lo para­li­za­do poco antes? ¿No mere­cía la pena haber pos­pues­to la situa­ción a la cele­bra­ción de un jui­cio con un sen­sa­to y com­ple­to aná­li­sis del caso dado que no exis­tía nin­gún moti­vo razo­na­do para cesar la acti­vi­dad, ni nece­si­dad por una edi­fi­ca­ción inmediata?

El derri­bo de Kukutza es un incom­pren­si­ble acto de terro­ris­mo cul­tu­ral que no apor­ta abso­lu­ta­men­te nada, sal­vo un hue­co físi­co en el barrio y un enor­me vacío social, gene­ran­do una lógi­ca y con­si­de­ra­ble alar­ma ciu­da­da­na ante el enor­me valor de lo des­trui­do, simi­lar en su con­cep­ción patri­mo­nial a la suce­di­da con la bar­ba­rie arqueo­ló­gi­ca de la Pla­za del Cas­ti­llo en Iruñea.

Este aten­ta­do tie­ne tam­bién otros res­pon­sa­bles en el Ayun­ta­mien­to: la con­ce­ja­la de Cul­tu­ra Ibo­ne Ben­goetxea y el de Urba­nis­mo Ricar­do Bar­ka­la, ambos del PNVe per­so­na­jes cuya afi­ción más cono­ci­da es la asi­dua asis­ten­cia a la tor­tu­ra y muer­te de 54 toros en cada Aste Nagu­sia que les sumi­nis­tra con­si­de­ra­bles dosis de bar­ba­rie, tie­nen una mira­da ple­na de san­gre y el cere­bro satu­ra­do de vio­len­cia. La pri­me­ra cono­ci­da por su indi­fe­ren­cia y res­pon­sa­bi­li­dad moral en la muer­te de los her­ma­nos Aitor y Oiha­ne Agi­na­ko el 3 de enero de 2006 en el paso de pea­to­nes de Basur­to y el segun­do por la mal­ver­sa­ción de dine­ro públi­co, 12 millo­nes de euro en las des­gra­cia­das World Series en julio de 2005.

La con­ce­ja­la mues­tra su sober­bia y reite­ra­da inca­pa­ci­dad para un car­go impues­to por su par­ti­do que se evi­den­cia cuan­do jamás ha visi­ta­do el edi­fi­cio y sus acti­vi­da­des ni tam­po­co se ha intere­sa­do por este modé­li­co pro­ce­so socio­cul­tu­ral. El con­ce­jal ha pre­va­ri­ca­do al auto­ri­zar un derri­bo pre­ci­pi­ta­do e incon­tro­la­do minu­tos des­pués de una reso­lu­ción judi­cial, que ya pre­su­mían favo­ra­ble, sin el corres­pon­dien­te pro­yec­to de garan­tías medio ambien­ta­les, una demo­li­ción ile­gal. La empre­sa par­ti­ci­pan­te, que de momen­to ha ocul­ta­do su iden­ti­dad, debe­ría ser san­cio­na­da como eje­cu­to­ra de un deli­to urba­nís­ti­co, don­de apa­re­cen entre­mez­cla­dos y casi fusio­na­dos, hor­mi­gón, hie­rro de arma­du­ras, otros ele­men­tos metá­li­cos, puer­tas, tube­rías, fri­go­rí­fi­cos, coci­nas, gri­fe­ría, apa­ra­tos sani­ta­rios, cris­ta­les, made­ra de puer­tas, estan­te­rías, mobi­lia­rio, plás­ti­cos de sillas y otros obje­tos, col­cho­nes, ropas, libros, cua­dros, equi­pos elec­tró­ni­cos, de mega­fo­nía, musi­ca­les, orde­na­do­res, gui­ta­rras, bici­cle­tas, los bolar­dos de la ace­ra, etc. ¿Quien se res­pon­sa­bi­li­za de los daños cau­sa­dos en ella demo­li­ción a edi­fi­ca­cio­nes pró­xi­mas? Un reper­to­rio de des­truc­ción gra­tui­ta, indis­cri­mi­na­da, sal­va­je pro­pio de delin­cuen­tes que pue­de sen­tar pre­ce­den­te y que un peri­to foren­se, pre­via denun­cia, inex­cu­sa­ble­men­te debe­rá valo­rar todo lo uti­li­za­ble y reci­cla­ble feroz­men­te des­tro­za­do. Con estas cala­mi­da­des y su capa­ci­dad des­truc­ti­va el Ayun­ta­mien­to va a la deriva.

En este trá­gi­co epi­so­dio cul­tu­ral, uno más en los últi­mos años bajo el man­da­to del dema­go­go alcal­de Iña­ki Azku­na, su fra­se “Detrás de todo esto está Bil­du”, una orden pre­cam­pa­ña elec­to­ral de Urku­llu ante la pre­vi­si­ble deba­cle, cri­ti­ca­da inclu­so por gen­tes sen­sa­tas de su par­ti­do es pro­pia de un fas­cis­ta fran­quis­ta, ideo­lo­gía que pare­ce ocu­par pro­gre­si­va­men­te una par­te de su per­so­na­li­dad. Este alcal­de ya está amor­ti­za­do polí­ti­ca­men­te por su par­ti­do y con esta atro­ci­dad auto­ri­za­da y sus con­ti­nuas infa­mes, fala­ces y mise­ra­bles decla­ra­cio­nes, de gran baje­za demo­crá­ti­ca en el ámbi­to de lo polí­ti­ca­men­te soez, a lo lar­go del pro­ce­so reafir­man­do su carác­ter chu­les­co y dés­po­ta, des­de un aná­li­sis social está exter­mi­na­do sen­si­ti­va e inte­lec­tual­men­te. Una vez más se ha vali­do de medios de comu­ni­ca­ción ser­vi­les, com­pra­dos, que no admi­ten répli­cas, como El Correo (del) Espa­ñol y Tele­bil­bao. En una ciu­dad cul­ta y demo­crá­ti­ca una bru­ta­li­dad de esta natu­ra­le­za oca­sio­na­ría la dimi­sión o cese de su alcal­de y su cua­dri­lla de cóm­pli­ces, y cuan­to antes suce­da mejor para Bil­bao. Oja­lá que las pró­xi­mas elec­cio­nes le cas­ti­guen duramente.

De este aten­ta­do arqui­tec­tó­ni­co y cul­tu­ral es pre­ci­so infor­mar rápi­da y deta­lla­da­men­te, me ofrez­co a ello, al comi­té del World Design Capi­tal (WDC) que orga­ni­za el ICSID, siglas en inglés del Con­se­jo Inter­na­cio­nal de las Socie­da­des de Dise­ño Indus­trial, que es la enti­dad que diri­me para ele­gir la Capi­tal Mun­dial del Dise­ño (Des­truc­ti­vo) de 2014 que se deci­di­rá en la reu­nión de Tai­pei (Tai­wan) los días 24 al 26 de octu­bre. Otro des­pil­fa­rro, y algo más, indu­ci­do por los mis­mos de las World Series, Mar­cos Muro y su sane­drín de oportunistas.

Ven­gan­za y represión 

Asi­mis­mo hay que cri­ti­car con con­tun­den­cia el terro­ris­mo social prac­ti­ca­do por la Ertzain­tza. Hay abun­dan­tes tes­ti­mo­nios, visua­les y gra­ba­dos y lo he pre­sen­cia­do muy de cer­ca con el cer­co poli­cial de ses­go mili­tar a un barrio impi­dien­do la movi­li­dad veci­nal, humi­llan­do y agre­dien­do con una inusi­ta­da bes­tia­li­dad, dis­pa­ros inclui­dos a toda cla­se de per­so­nas que encon­tra­ban a su paso, ancia­nos, muje­res, niños a lo lar­go de los días que han dura­do las pro­tes­tas. Actúan con su chu­le­ría habi­tual, pre­po­ten­cia inmu­ni­dad pro­vo­can­do a la pobla­ción para poder dete­ner­los, acu­sar­los o masa­crar­los, algo deni­gran­te que mues­tra los más bajos ins­tin­tos de que es capaz un ser humano cuan­do se dis­fra­za aco­ra­za­do y se dota de armamento.

No se debe elu­dir la res­pon­sa­bi­li­dad de Azku­na en su peti­ción a la Con­se­je­ría de Inte­rior del gobierno rapi­ña vas­co-espa­ñol, de una repre­sión con­tun­den­te ante la pre­vi­si­ble y lógi­ca pro­tes­ta ciu­da­da­na, asun­to que qui­zá no era nece­sa­rio cono­ci­dos los ante­ce­den­tes anti­vas­cos del con­se­je­ro Rodol­fo Ares un bru­tal hos­ti­ga­dor (Ares­pre­sión) espe­cial­men­te de todo aque­llo que, su esca­so hori­zon­te inte­lec­tual mani­fes­ta­do con un repe­ti­ti­vo y ruti­na­rio pala­breo que empie­za y ter­mi­na en ETA, terro­ris­mo, vic­ti­mas y nada más, ten­ga raí­ces popu­la­res e identitarias.

La res­pues­ta de los jóve­nes expul­sa­dos en todas su expre­sio­nes es legí­ti­ma, correc­ta y pro­por­cio­na­da como una con­tun­den­te, mues­tra de des­aho­go e indig­na­ción por la pér­di­da de su crea­ción, bie­nes per­so­na­les y con­tes­ta­ción a la fie­re­za poli­cial, una de las más bru­ta­les en los últi­mos años, que ha deja­do nume­ro­sos heri­dos inclu­so entre vecin­da­rio ajeno que tran­si­ta­ba por la calle y las capri­cho­sas deten­cio­nes incul­pán­do­les como es habi­tual con fal­sos tes­ti­mo­nios y a los que debe­re­mos apo­yar sin titu­beo si lle­ga­ran a ser pro­ce­sa­dos. ¡Kukutza aurrera!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.