El comer­cio de la gue­rra y la demo­cra­cia neo­li­be­ral- Nico­le Schus­ter

Occi­den­te quie­re hacer­nos creer que su apo­yo a las fuer­zas “rebel­des” de Libia y el lan­za­mien­to por par­te de la OTAN de las ofen­si­vas de bom­bar­deo en Libia se rea­li­za­ron para pre­ci­pi­tar la caí­da del “dic­ta­dor” Mua­mar Gad­da­fi e “ins­tau­rar la demo­cra­cia”, que la gen­te tan­to recla­ma­ría en este país. Lo que occi­den­te no quie­re que sepa­mos, es que la crea­ción del caos y la des­truc­ción en este país han sido pre­pa­ra­das des­de hace más de una déca­da por el Pen­tá­gono.

Pese al dis­cur­so cíni­co difun­di­do por los gobier­nos occi­den­ta­les para jus­ti­fi­car sus inter­ven­cio­nes mili­ta­res, las gue­rras que se están libran­do en Medio orien­te y en el nor­te de Áfri­ca ponen al des­cu­bier­to la estra­te­gia del Impe­rio y las apues­tas geo­es­tra­té­gi­cas, eco­nó­mi­cas e ideo­ló­gi­cas que esas ofen­si­vas sig­ni­fi­can para occi­den­te. Apa­re­ce con cla­ri­dad que, den­tro de la polí­ti­ca neo­co­lo­nial de occi­den­te, Libia es sólo una eta­pa de un plan de recon­fi­gu­ra­ción que afec­ta direc­ta­men­te a los paí­ses posee­do­res de recur­sos natu­ra­les, los cua­les son indis­pen­sa­bles a la repro­duc­ción del mode­lo capi­ta­lis­ta. Por lo tan­to, la par­ti­ci­pa­ción direc­ta de la OTAN en los con­flic­tos ára­bes – y par­ti­cu­lar­men­te en Libia – no tie­ne nada de espon­tá­neo ni altruis­ta.

LA GEOPOLÍTICA DEL ESTADO DE GUERRA PERMANENTE

En su artícu­lo titu­la­do “Une “gue­rre huma­ni­tai­re” con­tre la Syrie?”, Michel Chossudovsky(1) cita al Gene­ral Wes­ley Clark, quien reve­ló que en el 2001 exis­tía ya un plan ela­bo­ra­do por el Pen­tá­gono para derro­car en el espa­cio de cin­co años a los gobier­nos de Irak, Líbano, Libia, Irán, Siria, Soma­lia y Sudan. Clark con­fir­ma­ba con ello la deter­mi­na­ción de Washing­ton de rea­li­zar una gue­rra total en Medio Orien­te, Asia y Áfri­ca, a fin de “reor­ga­ni­zar” esas regio­nes en fun­ción a los intere­ses esta­dou­ni­den­ses. En reali­dad, esos pla­nes no datan del año 2001, pues­to que habían sido urdi­dos des­de los tiem­pos en que gober­na­ba Bush padre. Pero es en 1997, a tra­vés de la crea­ción de un cen­tro de refle­xión (think-tank) lla­ma­do “Pro­yec­to para un Nue­vo Siglo Ame­ri­cano” (PNAC- Pro­ject for a New Ame­ri­can Cen­tury), que se pre­ci­sa­ron la visión impe­ria­lis­ta de Esta­dos Uni­dos y su con­se­cuen­te polí­ti­ca de con­trol de los paí­ses pro­duc­to­res de energía(2). Del docu­men­to publi­ca­do en el 2000 por la PNAC y titu­la­do “Rebuil­ding America’s defen­sas. Stra­tegy, For­ces and Resour­ces for a New Cen­tury”, sobre­sa­le la pre­ten­sión de Esta­dos Uni­dos de fomen­tar la paz y hacer­se el garan­te de la segu­ri­dad en las regio­nes ricas en hidro­car­bu­ros y en el mun­do en gene­ral. El infor­me, pre­pa­ra­do por un equi­po cuyos miem­bros neo­con­ser­va­do­res ocu­pa­rán lue­go pues­tos cla­ve en el gobierno de Bush hijo, pone de relie­ve el rol de las fuer­zas arma­das y pre­vé su even­tual invo­lu­cra­mien­to en varios tea­tros de guerra(3). Asi­mis­mo, se esta­ble­ce de for­ma cla­ra la arti­cu­la­ción entre el sec­tor comer­cial y el sec­tor mili­tar, lo cual no tie­ne nada de sor­pren­den­te si con­si­de­ra­mos que, para la demo­cra­cia occi­den­tal, la exten­sión de sus mer­ca­dos, ergo la impo­si­ción del mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral, es un ins­tru­men­to de domi­na­ción.

Gra­cias a Bush junior y su equi­po de hal­co­nes neo­li­be­ra­les, los obje­ti­vos estra­té­gi­cos ela­bo­ra­dos por el PNAC, y que se plas­man en la reali­dad en el “pro­yec­to para un Gran Medio Oriente”(4), se ini­cia­ron a par­tir de 2001. El deto­na­dor, que per­mi­tió a Bush y sus acó­li­tos enta­blar la serie de con­flic­tos que esta­mos toda­vía sufrien­do, fue el recha­zo de los tali­ba­nes en cuan­to a la cons­truc­ción por la empre­sa petro­lí­fe­ra esta­dou­ni­den­se UNOCAL de un oleo­duc­to que pasa­ría a tra­vés de Afga­nis­tán. El derrum­be de las torres geme­las fue sólo un pre­tex­to que per­mi­tió inva­dir el país afgano e impo­ner un gobierno títe­re. No es enton­ces una casua­li­dad que Khar­zai, el repre­sen­tan­te de UNOCAL en las nego­cia­cio­nes con los tali­ba­nes que tuvie­ron lugar en la déca­da de los noven­ta, ate­rri­ce a la cabe­za de este gobierno(5). La pos­te­rior inva­sión en Irak per­mi­tió a Esta­dos Uni­dos reor­ga­ni­zar la pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción del petró­leo y gas, y pro­mo­ver el des­man­te­la­mien­to de la eco­no­mía local a tra­vés de la implan­ta­ción de trans­na­cio­na­les occi­den­ta­les.

Como vemos, la gue­rra en Libia y la que, muy pro­ba­ble­men­te está por venir en Siria, se sitúan en la línea de la vas­ta rees­truc­tu­ra­ción geo­po­lí­ti­ca ela­bo­ra­da des­de el PNAC. El úni­co cam­bio que sufrió este plan de domi­na­ción resi­de en un deta­lle de orden cro­no­ló­gi­co. Como lo nota Michel Chos­su­dovsky: que la “pri­ma­ve­ra ára­be” no haya lle­ga­do antes se debe a un retra­so téc­ni­co pro­vo­ca­do por la vic­to­ria de Hez­bo­llah sobre Israel en el 2006(6).

LA “PRIMAVERA ÁRABE” Y EL NEGOCIO DE LA GUERRA

En esos momen­tos en que la ideo­lo­gía occi­den­tal pre­do­mi­na, las reglas del mer­ca­do son defi­ni­das por gru­pos de poder neo­li­be­ra­les que ejer­cen una fuer­te pre­sión sobre los gobier­nos. Entre ellos, encon­tra­mos a la indus­tria finan­cie­ra, ban­ca­ria, la indus­tria de gue­rra, la far­ma­céu­ti­ca y la de los trans­gé­ni­cos, para citar sólo algu­nas. Todas las gue­rras libra­das en el nom­bre de la demo­cra­cia, y por lo tan­to del mer­ca­do, tie­nen por úni­co obje­ti­vo la satis­fac­ción de los intere­ses de la eli­te neo­li­be­ral y la fomen­ta­ción de una reser­va infi­ni­ta de tra­ba­ja­do­res dis­pues­tos a labrar por un sala­rio bajo. La situa­ción actual de gue­rras en Áfri­ca ha pues­to cla­ra­men­te al des­cu­bier­to que la polí­ti­ca exte­rior de occi­den­te es regi­da por la lógi­ca de las ganan­cias, y que los tea­tros béli­cos son la expre­sión per­fec­ta de un mer­ca­do polí­ti­co don­de rei­na la ley del cos­to-bene­fi­cio.

En efec­to, el esta­lli­do de las revo­lu­cio­nes diz­que “espon­tá­neas”, a las que Occi­den­te defi­nió con el eufe­mis­mo román­ti­co de “pri­ma­ve­ra ára­be”, bene­fi­ció en pri­mer lugar a los ban­cos occi­den­ta­les. Ape­nas des­en­ca­de­na­do el pro­ce­so de revuel­tas en los paí­ses ára­bes, la Unión euro­pea y Esta­dos Uni­dos pro­ce­die­ron a la con­ge­la­ción de los fon­dos tune­ci­nos y egipcios(7), y se encar­ga­ron de reem­pla­zar los gobier­nos “anti­de­mo­crá­ti­cos” y “dic­ta­to­ria­les” de esos dos paí­ses con nue­vos equi­pos que sean favo­ra­bles a Occi­den­te.

Libia, en tan­to como uno de los paí­ses más ricos de Áfri­ca, cono­ció la mis­ma suer­te y se con­fis­ca­ron apro­xi­ma­da­men­te 70 billo­nes de dóla­res pro­ve­nien­tes de la Lib­yan Invest­ment Autho­rity (LIA), un fon­do cons­ti­tui­do por los ingre­sos pro­ve­nien­tes de los recur­sos petroleros(8). El día de hoy, este ban­co ha sido sim­ple­men­te trans­for­ma­do en una filial del Ban­co HSBC de Lon­dres y del Gold­man Sachs de Nue­va York mien­tras que el FMI está ofre­cien­do prés­ta­mos al nue­vo gobierno de Libia para “ayu­dar” en la recons­truc­ción del país(9). Como se podrá apre­ciar, el nego­cio es pro­ve­cho­so, pues Occi­den­te se apo­de­ró de más de un cen­te­nar de billo­nes que los paí­ses de Áfri­ca ten­drán even­tual­men­te que recom­prar al FMI a tra­vés de prés­ta­mos. Es pro­ba­ble que la ope­ra­ción de des­es­ta­bi­li­za­ción en Siria(10) se reve­le igual­men­te muy ren­ta­ble en esos momen­tos de cri­sis finan­cie­ra que Occi­den­te está sufrien­do.

Asi­mis­mo, en cuan­to se ini­cia­ron los “bom­bar­deos huma­ni­ta­rios” en Libia, uno de los pri­me­ros obje­ti­vos de la OTAN y Fran­cia fue de ase­gu­rar los pozos petro­lí­fe­ros en bene­fi­cio de las trans­na­cio­na­les occi­den­ta­les. Este país dis­po­ne de la mayor reser­va de gas y de petró­leo en Áfri­ca, de una cali­dad supe­rior, y con un cos­to de extrac­ción mínimo(11). A la fecha, las trans­na­cio­na­les ori­gi­na­rias de Esta­dos Uni­dos, Ita­lia, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, Espa­ña, Ale­ma­na, entre otras, se están dispu­tan­do las licen­cias de explo­ta­ción y comer­cia­li­za­ción de los recur­sos petro­lí­fe­ros y de gas libios(12).

Otra indus­tria que se rego­ci­jó con la gue­rra en Libia fue la del arma­men­to, tal como lo mues­tra Myret Zaki en el perió­di­co sui­zo Bilan(13). La decla­ra­ción de la «no-flying zone» y el des­plie­gue de la avia­ción de gue­rra occi­den­tal en los cie­los libios cons­ti­tu­ye­ron una publi­ci­dad inmen­sa para empre­sas como Das­sault Avia­tion SA, la cual man­tie­ne estre­chos lazos con el Pre­si­den­te Sarkozy(14). Es así que Das­sault pudo pre­sen­tar las ven­ta­jas de sus avio­nes de caza, los Rafa­les. Por su par­te, la empre­sa Lockheed Mar­tin exhi­bió el F‑16 Figh­ting Fal­con, el cual com­pi­tió con el F/​A‑18 E/​F Super Hor­net de Boeing, así como con el Euro­figh­ter Typhoon del gru­po Euro­figh­ter (un con­sor­tium de com­pa­ñías euro­peas de ori­gen bri­tá­ni­co, ale­mán, ita­liano y español)(15). Este des­plie­gue de arma­men­to béli­co en el cie­lo libio fue estu­dia­do de cer­ca por paí­ses como la India, el Japón, Omán, Qatar, Koweit, Ara­bía Sau­di­ta y Sui­za, entre otros, que están espe­ran­do el des­en­la­ce del con­flic­to para deci­dir qué mar­ca comprar(16).

Y la cere­za en el pas­tel la cons­ti­tu­ye el glo­rio­so retorno de la empre­sa Kellog Brown & Root (KBR), la sub­si­dia­ria de Halli­bur­ton liga­da a los neo­con­ser­va­do­res de la épo­ca de Bush Junior. KBR se encar­ga­rá de nada menos que de la recons­truc­ción de los acue­duc­tos e infra­es­truc­tu­ras bom­bar­dea­dos por la OTAN en Libia(17). Es decir que Esta­dos Uni­dos, pre­si­di­do por un demó­cra­ta Nobel de la paz, ha fomen­ta­do una gue­rra para que las empre­sas lide­ra­das por noto­rios repu­bli­ca­nos y cues­tio­na­das por sus acciones(18) regre­sen con todos los hono­res en un país des­trui­do en el nom­bre de la demo­cra­cia neo­li­be­ral.

LOS PROCESOS DE COLONIZACIÓN ECONÓMICOS, SOCIALES E IDEOLÓGICOS EN LA ÉPOCA POS-OPERACIONES MILITARES

Es evi­den­te que, en un mun­do don­de una éli­te se vuel­ve siem­pre más rapaz y explo­ta­do­ra, la opre­sión de las pobla­cio­nes sólo se pue­de lograr en base a la des­agre­ga­ción social, mate­rial y cul­tu­ral de éstas. Las gue­rras tie­nen este obje­ti­vo. Pre­pa­ran el terreno para que, a tra­vés de la devas­ta­ción mate­rial de un país, se des­com­pon­ga tam­bién el teji­do social y cul­tu­ral de su socie­dad, y se ins­tau­re el mode­lo neo­li­be­ral que muchos recha­zan.

Ello se efec­túa siguien­do una serie de eta­pas estra­té­gi­ca­men­te pla­nea­das por occi­den­te. En pri­mer lugar, las ofen­si­vas mili­ta­res, median­te prin­ci­pal­men­te ope­ra­cio­nes de bom­bar­deo, con­tri­bu­yen en des­truir el hábi­tat de la mayor par­te de la pobla­ción. Ello pro­vo­ca la dis­lo­ca­ción de la pobla­ción, pues­to que gran par­te de ella se encuen­tra redu­ci­da a aban­do­nar sus vivien­das des­trui­das por los bom­bar­deos y a reubi­car­se en barrios popu­la­res, que, con la gue­rra, han sufri­do un pro­ce­so de exten­sión y pau­pe­ri­za­ción inten­so. Con el tiem­po, esta gen­te logra recons­truir su vida, pese a que el des­mem­bra­mien­to de la eco­no­mía tra­di­cio­nal había gene­ra­do una rup­tu­ra trau­ma­ti­zan­te para con su entorno ante­rior. Pero ello sig­ni­fi­ca gran­des sacri­fi­cios, ya que el refor­za­mien­to de la infor­ma­li­za­ción de nume­ro­sos sec­to­res obli­ga a la mayor par­te de la pobla­ción des­pla­za­da a resig­nar­se a acep­tar tra­ba­jos tem­po­ra­les mal paga­dos.

Una vez que se lle­ga a este pun­to, Occi­den­te, asis­ti­do de las cúpu­las espu­rias que ins­ta­lan a la cabe­za de esos paí­ses, des­plie­ga toda su capa­ci­dad de alie­na­ción e ideo­lo­gi­za­ción para que esta gen­te, alo­ja­da en tugu­rios, no logre orga­ni­zar­se, ya que este tipo de hábi­tat siem­pre ha demos­tra­do ser un even­tual foco de rebelión(19). Así que, a fin de evi­tar el sur­gi­mien­to de movi­mien­tos socia­les que la des­igual­dad podría ori­gi­nar, y de inci­tar a las pobla­cio­nes inva­di­das a olvi­dar­se de los prin­ci­pios de cla­se que hacían de ella un con­jun­to soli­da­rio con una con­cien­cia polí­ti­ca y un espí­ri­tu crí­ti­co, se le dará a la pobla­ción, a tra­vés de prés­ta­mos usu­re­ros, la faci­li­dad de acce­der a bie­nes de con­su­mo occi­den­ta­les. De esa mane­ra, esos nue­vos con­su­mi­do­res ten­drán la impre­sión de poder des­cu­brir la feli­ci­dad y de per­te­ne­cer al mun­do glo­ba­li­za­do, una creen­cia que se refor­za­rá con su par­ti­ci­pa­ción en las redes socia­les vir­tua­les occi­den­ta­les. Y todo esta­rá bien en el mejor de los mun­dos, como decía Vol­tai­re.

En reali­dad, como se des­pren­de de lo ante­rior, la difu­sión de los valo­res neo­li­be­ra­les, que se reali­ce a tra­vés de tra­ta­dos de comer­cio pací­fi­cos o de gue­rras, bus­ca con­ver­tir la pobla­ción mun­dial en una masa de con­su­mi­do­res divi­di­da e indi­vi­dua­lis­ta, mani­pu­la­da a tra­vés de la publi­ci­dad por las indus­trias de pro­duc­ción de bie­nes de con­su­mo occi­den­ta­les. Se incul­ca a la gen­te que la feli­ci­dad se basa en la ideo­lo­gía del con­su­mo, mien­tras que ésta sólo apun­ta a inva­dir todos los aspec­tos de la vida e ins­ti­gar a los indi­vi­duos a hipo­te­car su exis­ten­cia a tra­vés de un endeu­da­mien­to cre­cien­te para que pier­dan la capa­ci­dad de deci­dir sobe­ra­na­men­te sobre cual­quier esfe­ra de su vida(20). Como vemos, este pro­ce­so que se lle­va a cabo en los paí­ses emer­gen­tes (y siem­pre más en occi­den­te), se rea­li­za den­tro de un mar­co de repro­duc­ción social de la pobre­za, de la pro­mo­ción del indi­vi­dua­lis­mo, la repre­sión y de un vas­to pro­gra­ma de alie­na­ción que desem­bo­ca en un esta­do de abu­lia men­tal.

CONCLUSIÓN

Las gue­rras en Medio Orien­te, en Áfri­ca del nor­te y las arti­ma­ñas de Occi­den­te en Siria(21) demues­tran que el neo­li­be­ra­lis­mo se encuen­tra en una eta­pa en que el beli­cis­mo neo­co­lo­nial es un aspec­to cen­tral de su pro­ce­so de acu­mu­la­ción mun­dial y de domi­na­ción geo­po­lí­ti­ca. Ade­más, este cua­dro cons­tan­te de con­flic­tos béli­cos nece­si­ta de meca­nis­mos siem­pre más sofis­ti­ca­dos y tor­tuo­sos a fin que la gen­te lo acep­te como una fata­li­dad. Para satis­fa­cer sus intere­ses, occi­den­te no duda en jus­ti­fi­car sus gue­rras min­tien­do ines­cru­pu­lo­sa­men­te y man­te­nien­do a la pobla­ción mun­dial en un esta­do de mie­do per­ma­nen­te. Con gober­nan­tes de esta cala­ña, y en tiem­pos de cri­sis eco­nó­mi­ca y finan­cie­ra como la que azo­ta al mun­do occi­den­tal, nin­gún país en el mun­do está a sal­vo de las polí­ti­cas depre­da­do­ras de Washing­ton y de sus laca­yos. Esos mis­mos paí­ses han acu­mu­la­do una deu­da colo­sal que demues­tra la poca com­pe­ten­cia de sus sis­te­mas y de sus diri­gen­tes y su cla­ra sumi­sión a otros intere­ses que los de la pobla­ción, que pre­ten­den repre­sen­tar. Y sin embar­go, se per­mi­ten eri­gir­se en mora­li­za­do­res y ase­so­res de paí­ses emer­gen­tes que han logra­do acu­mu­lar un sóli­do acti­vo y rea­li­zar una mejor repar­ti­ción de las rique­zas públi­cas, como fue el caso de Libia. Por­que, aun si Gad­da­fi fue un “dic­ta­dor”, nadie le pue­de res­tar el méri­to de haber dado a su pue­blo una dig­ni­dad que no exis­te en muchos paí­ses ára­bes. Asi­mis­mo, logró refor­mas socia­les que ya ni exis­ten en Occi­den­te y menos aun en paí­ses como Qatar, Bah­rein, Ara­bia Sau­di­ta, etc., que son “gran­des ami­gos” de occi­den­te. El impre­sio­nan­te pro­yec­to de irri­ga­ción que Gad­da­fi reali­zó para lle­var agua a las zonas desér­ti­cas de su país (y que la OTAN des­tru­yó parcialmente(22)) es un desa­fío a los paí­ses occi­den­ta­les, sobre todo cuan­do se con­si­de­ra que occi­den­te se las inge­nia en pri­va­ti­zar el agua, lo que bene­fi­cia prin­ci­pal­men­te a sus trans­na­cio­na­les.

Como vemos, este pro­ce­so de gue­rra, orga­ni­za­do por varios gobier­nos occi­den­ta­les, tie­ne por obje­to el refor­za­mien­to del poder de la éli­te que nos gobier­na a nivel mun­dial y de la éli­te emer­gen­te de los paí­ses títe­res, que res­pon­de a los intere­ses de esas poten­cias.

Notas de pie:

(1) Michel Chos­su­dovsky. Une “gue­rre huma­ni­tai­re” con­tre la Syrie? L’escalade mili­tai­re: vers une gue­rre élar­gie au Moyen-Orient et en Asie cen­tra­le ? en
http://​www​.mon​dia​li​sa​tion​.ca/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​c​o​n​t​e​x​t​=​v​a​&​a​i​d​=​2​6​064

(2) Sobre la geo­po­lí­ti­ca del petro­leo, ver Eco­no­mie et géo­po­li­ti­que du pétro­le. Points de vue du Sud. Edi­tions l’Harmattan. Paris. 2003.

(3) Ver P.IV Rebuil­ding America’s defen­sas. Stra­tegy, For­ces and Resour­ces for a New Cen­tury don­de se esti­pu­la que las fuer­zas arma­das deben “fight and deci­si­vely win mul­ti­ple, simul­ta­neo­us major thea­ter wars”.

(4) Zbig­niew Brze­zins­ki lla­ma­ba este Gran Medio Orien­te «El gran table­ro mun­dial” cuan­do ana­li­za­ba la supre­ma­cía esta­dou­ni­den­se y sus impe­ra­ti­vos geo­es­tra­té­gi­cos en Asia y Medio Orien­te. Ver Zbig­niew Brze­zins­ki. The Grand Chess­board: Ame­ri­can Pri­macy and its Geos­tra­te­gic Impe­ra­ti­ves. Basic Books, 1997.

(5) Ver Michel Chos­su­dovsky. Gue­rra y glo­ba­li­za­ción: antes y des­pués del XI/​IX/​MMI. Siglo XXI Edi­to­res. Argen­ti­na. 2002. P.95.

(6) Michel Chos­su­dovsky. Une “gue­rre huma­ni­tai­re” con­tre la Syrie? L’escalade mili­tai­re: vers une gue­rre élar­gie au Moyen-Orient et en Asie cen­tra­le ? http://​www​.mon​dia​li​sa​tion​.ca

(7) Ver La pré­cieu­se récol­te de Washing­ton : le pétro­le et les fonds blo­qués. New Orient News. 28 mars 2011 en http://​www​.ketleh​-chaa​bieh​.org/​N​e​w​s​D​e​t​a​i​l​s​/11 – 03-30/­news-30 – 3‑11 – 2155888530.aspx
Asi­mis­mo, ver Gui­llau­me Gui­chard. Lib­ye: 8 milliards de dollars dans les ban­ques fra­nçai­ses dans http://​www​.lefi​ga​ro​.fr/​c​o​n​j​o​n​c​t​u​r​e​/​2​0​1​1​/​0​4​/​0​1​/​0​4​016 – 20110401ARTFIG00573-libye-8-milliards-dans-les-banques-francaises.php

(8) Ver el artícu­lo de Man­lio Din­nuc­ci Taglio medio di Man­lio Dinuc­ci. Pro­tet­to­re uni­fi­ca­to. I volen­te­ro­si pun­tano al fon­do sovrano libi­co. http://​www​.ilma​ni​fes​to​.it/​a​r​e​a​-​a​b​b​o​n​a​t​i​/​i​n​-​e​d​i​c​o​l​a​/​m​a​n​i​p​2​n​1​/​2​0​1​1​0​4​2​2​/​m​a​n​i​p​2​p​g​/​0​9​/​m​a​n​i​p​2​p​z​/​3​0​1​8​57/

(9) Man­lio Dinuc­ci. Après les bom­bes les réfor­mes du FMI.
en http://​www​.mon​dia​li​sa​tion​.ca/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​c​o​n​t​e​x​t​=​v​a​&​a​i​d​=​2​6​537

(10) Ver La des­es­ta­bi­li­za­ción de Siria y de la gue­rra del gran Orien­te Medio. Michel Chos­su­dovsky en http://​www​.mon​dia​li​sa​tion​.ca

(11) Ver Michel Chos­su­dovsky. L’«Opération Lib­ye» et la batai­lle du pétro­le: Redes­si­ner la car­te de l’Afrique. http://​www​.mon​dia​li​sa​tion​.ca/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​c​o​n​t​e​x​t​=​v​a​&​a​i​d​=​2​3​869

(12) Ver Les enjeux des chan­ge­ments en Lib­ye : Et si on par­lait pétro­le en http://​www​.alge​rie360​.com/​a​l​g​e​r​i​e​/​l​e​s​-​e​n​j​e​u​x​-​d​e​s​-​c​h​a​n​g​e​m​e​n​t​s​-​e​n​-​l​i​b​y​e​-​e​t​-​s​i​-​o​n​-​p​a​r​l​a​i​t​-​p​e​t​r​o​le/. Asi­mis­mo, ver Lib­ye : les pétro­liers occi­den­taux à quit­te ou dou­ble enhttp://​petro​le​.blog​.lemon​de​.fr/​2​0​1​1​/​0​3​/​2​2​/​l​i​b​y​e​-​l​e​s​-​p​e​t​r​o​l​i​e​r​s​-​o​c​c​i​d​e​n​t​a​u​x​-​a​-​q​u​i​t​t​e​-​o​u​-​d​o​u​b​le/

(13) L’a­par­té. Tuer pour du mar­ke­ting. L’intervention en Lib­ye aura sur­tout été la plus belle opé­ra­tion mar­ke­ting pour l’industrie de l’armement depuis la gue­rre en Irak. Par Myret Zaki, le 13 avril 2011 en http://www.bilan.ch/lapart%C3%A9/tuer-pour-du-marketing.

(14) Ver Tha­lès, Das­sault, DCNS… l’Elysée joue au mécano indus­triel. Lego /​ven­dre­di 19 décem­bre 2008 par Nico­las Beau, Eric Laf­fit­te en http://​www​.bak​chich​.info/​a​r​t​i​c​l​e​6​2​2​9​.​h​tml.

(15) Ver La gue­rre en Lib­ye. Une vitri­ne pour l’Occident. La zone d’exclusion aérien­ne per­met aux pays expor­ta­teurs d’armes com­me la Fran­ce, l’Italie, le Royau­me Uni et les Etats-Unis de valo­ri­ser leurs pro­duits en http://​www​.ici​ce​mac​.com

(16) Ver La gue­rre en Lib­ye. Op. cit.

(17) Man­lio Dinuc­ci. Après les bom­bes les réfor­mes du FMI. Op. cit.

(18) Ver Pra­tap Chat­ter­jee. Halli­bur­to­n’s Army: How a Well-Con­nec­ted Texas Oil Com­pany Revo­lu­tio­ni­zed the Way Ame­ri­ca Makes War. Nation Books. 2010.

(19) Ver mi artícu­lo La con­cep­ción cien­tí­fi­ca de la gue­rra urba­na en los tugu­rios.

(20) Ver Diver­tir pour domi­ner. La cul­tu­re de mas­se con­tre les peu­ples. Edi­tions l’Echappée. Mon­treuil. 2010.

(21) Michel Chos­su­dovsky. Une “gue­rre huma­ni­tai­re” con­tre la Syrie? L’escalade mili­tai­re: vers une gue­rre élar­gie au Moyen-Orient et en Asie cen­tra­le ? http://​www​.mon​dia​li​sa​tion​.ca

(22) Ver Man­lio Dinuc­ci. Après les b ombes les réfor­mes du FMI. Op. cit.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *