Dos anti­guos mili­tan­tes polí­ti­cos ale­ma­nes extra­di­ta­dos a Ale­ma­nia- LDH Fran­cia

Por la libe­ra­ción de Son­ja Suder y de Chris­tian Gau­ger
Son­ja Suder y Chris­tian Gau­ger, anti­guos mili­tan­tes polí­ti­cos ale­ma­nes, fue­ron extra­di­ta­dos a Ale­ma­nia el miér­co­les, 14 de sep­tiem­bre 2011, des­pués de cua­tro años de lucha judi­cial y trein­ta y seis años de vida en Fran­cia.
Son­ja, de 79 años de edad, Chris­tian, de 70 años, gra­ve­men­te enfer­mo a cau­sa de un ata­que car­día­co y cere­bral. Fue­ron arres­ta­dos, de madru­ga­da, en su casa y tras­la­da­dos a Ale­ma­nia, Chris­tian al hos­pi­tal de la pri­sión y Sonia a la cár­cel de Frank­furt.
Un exper­to médi­co había demos­tra­do que exis­ta incom­pa­ti­bi­li­dad entre las enfer­me­da­des car­día­cas y neu­ro-psi­co­ló­gi­ca de Chris­tian con una posi­ble deten­ción. El médi­co foren­se vol­vió a insis­tir en el ries­go de degra­da­ción irre­ver­si­ble físi­ca, al que se podría aña­dir un ries­go de rup­tu­ra psi­quiá­tri­ca en caso de que se le sepa­ra de su com­pa­ñe­ra.
En un comu­ni­ca­do hecho públi­co por el caso de Roman Polans­ki, Nico­las Sar­kozy, Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, dijo que no debía lle­var­se a cabo un pro­ce­di­mien­to judi­cial des­pués de trein­ta y dos años de los hechos, sobre todo tenien­do en cuen­ta la edad de Polans­ki, 76 años, que una deci­sión de este tipo no era bue­na para la jus­ti­cia. Se podría pen­sar que este prin­ci­pio de un «tiem­po razo­na­ble» sería váli­do para todo el mun­do. Pues no lo es. Por lo tan­to, no es un prin­ci­pio sino una prác­ti­ca que corres­pon­de a deci­sio­nes alea­to­rias en fun­ción de las rela­cio­nes de Esta­do y de las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con paí­ses extran­je­ros. En el caso de Sonia y de Chris­tian los hechos se pare­cen más a una ven­gan­za que a un acto de jus­ti­cia.
La Liga de Dere­chos Huma­nos pide la libe­ra­ción de Son­ja Suder y de Chris­tian Gau­ger, su regre­so al lugar que ellos eli­jan y el aban­dono de cual­quier tipo de per­se­cu­ción, que no tie­ne nin­gún fun­da­men­to.
París, 26 de sep­tiem­bre de 2011.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *