Vol­va­mos a levan­tar Kukutza – Vic­to­ria Mendoza

El bru­tal des­alo­jo de Kukutza a manos de la Ertzain­tza no hace más que con­fir­mar la bru­ta­li­dad, la igno­ran­cia, la fal­ta de sen­si­bi­li­dad y la nula inte­li­gen­cia de todos los res­pon­sa­bles polí­ti­cos y judi­cia­les de este acto, agre­dien­do sal­va­je­men­te a jóve­nes que se esta­ban resis­tien­do sin nin­gún tipo de vio­len­cia y que no fue has­ta des­pués de las deten­cio­nes vio­len­tas y arbi­tra­rias, el que los jóve­nes reac­cio­na­ron con rabia, indig­na­ción y, sobre todo, con una gran impotencia.

Kukutza no es tan solo un edi­fi­cio derri­ba­do, es una casa de cul­tu­ra, un espa­cio de arte y crea­ti­vi­dad, de muchas men­tes jóve­nes pen­san­tes y lle­nas de sue­ños y de sen­ti­mien­tos. Era todo un mun­do de posi­bi­li­da­des para crear, can­tar, dan­zar, refle­xio­nar, deba­tir, cons­truir, desa­rro­llar ideas y pro­yec­tos y, sobre todo, vivir, con esa fuer­za y ener­gía que los jóve­nes poseen.

Kukutza era una for­ma de vida alter­na­ti­va don­de se podían cons­truir sue­ños com­par­ti­dos, don­de nacían y cre­cían las ideas, don­de una fra­se se suma­ba a otra, hacien­do poe­sía y lite­ra­tu­ra. Kukutza reu­nía a gen­te con his­to­rias per­so­na­les y fami­lia­res; reu­nía juven­tud y espe­ran­za; reu­nía día tras día com­pa­ñe­ris­mo y soli­da­ri­dad; reu­nía son­ri­sas y lágri­mas; reu­nía gri­tos y can­tos. Kukutza era un sím­bo­lo que muchos enten­de­mos y apo­ya­mos, que los menos jóve­nes tam­bién res­pal­da­mos con nos­tal­gia y año­ran­za, recor­dan­do nues­tros pro­pias épo­cas de juven­tud en las que tam­bién bus­ca­mos esos espa­cios de arte y cul­tu­ra. Kukutza era un sím­bo­lo de arte y sue­ños crea­ti­vos, que aplau­di­mos y admiramos.

Kukutza ha sido vio­la­da, abor­tan­do los sue­ños de muchos jóve­nes a pesar de todo el apo­yo y res­pal­do que siem­pre tuvo, a pesar de que miles de per­so­nas hemos sali­do a las calles para impe­dir su derribo.

Afor­tu­na­da­men­te, los jóve­nes ni son ton­tos ni per­ma­ne­cen dor­mi­dos, se han des­per­ta­do y levan­ta­do con mucha fuer­za y con muchas ganas de ser y hacer, con muchas ganas de vivir.

Y quie­nes hemos sido tes­ti­gos de esta bru­ta­li­dad poli­cial con res­pon­sa­bles polí­ti­cos, vamos a seguir acom­pa­ñan­do y apo­yan­do a los jóve­nes a crear nue­vos espa­cios de deba­te y refle­xión; de arte y cul­tu­ra; nue­vos espa­cios de crea­ción y recons­truc­ción; de renacimiento.

Y espe­ro que entre todos poda­mos vol­ver a cons­truir muchas más Kukutzas, por­que es una de las pocas for­mas de man­te­ner una lla­ma de espe­ran­za en un mun­do tan injus­to, y por­que en estos momen­tos de gue­rra y ham­bre, de injus­ti­cia social y polí­ti­ca, nece­si­ta­mos menos cár­ce­les, menos par­ti­dos polí­ti­cos, menos polí­ti­cos caren­tes de inte­li­gen­cian y muchas más casas de cul­tu­ra que nos man­ten­gan des­pier­tos y moti­va­dos a seguir cons­tru­yen­do un mun­do menos caó­ti­co y más humano. Nece­si­ta­mos de la fuer­za y ener­gía de los jóve­nes, nece­si­ta­mos de men­tes y cora­zo­nes menos con­ta­mi­na­dos y for­ta­le­ci­dos en su pro­pia bús­que­da de paz y jus­ti­cia, y por eso nece­si­ta­mos vol­ver a levan­tar no una, sino cien­tos de Kukutzas en todos los barrios y en todos los pueblos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.