Vol­va­mos a levan­tar Kukutza – Vic­to­ria Men­do­za

El bru­tal des­alo­jo de Kukutza a manos de la Ertzain­tza no hace más que con­fir­mar la bru­ta­li­dad, la igno­ran­cia, la fal­ta de sen­si­bi­li­dad y la nula inte­li­gen­cia de todos los res­pon­sa­bles polí­ti­cos y judi­cia­les de este acto, agre­dien­do sal­va­je­men­te a jóve­nes que se esta­ban resis­tien­do sin nin­gún tipo de vio­len­cia y que no fue has­ta des­pués de las deten­cio­nes vio­len­tas y arbi­tra­rias, el que los jóve­nes reac­cio­na­ron con rabia, indig­na­ción y, sobre todo, con una gran impo­ten­cia.

Kukutza no es tan solo un edi­fi­cio derri­ba­do, es una casa de cul­tu­ra, un espa­cio de arte y crea­ti­vi­dad, de muchas men­tes jóve­nes pen­san­tes y lle­nas de sue­ños y de sen­ti­mien­tos. Era todo un mun­do de posi­bi­li­da­des para crear, can­tar, dan­zar, refle­xio­nar, deba­tir, cons­truir, desa­rro­llar ideas y pro­yec­tos y, sobre todo, vivir, con esa fuer­za y ener­gía que los jóve­nes poseen.

Kukutza era una for­ma de vida alter­na­ti­va don­de se podían cons­truir sue­ños com­par­ti­dos, don­de nacían y cre­cían las ideas, don­de una fra­se se suma­ba a otra, hacien­do poe­sía y lite­ra­tu­ra. Kukutza reu­nía a gen­te con his­to­rias per­so­na­les y fami­lia­res; reu­nía juven­tud y espe­ran­za; reu­nía día tras día com­pa­ñe­ris­mo y soli­da­ri­dad; reu­nía son­ri­sas y lágri­mas; reu­nía gri­tos y can­tos. Kukutza era un sím­bo­lo que muchos enten­de­mos y apo­ya­mos, que los menos jóve­nes tam­bién res­pal­da­mos con nos­tal­gia y año­ran­za, recor­dan­do nues­tros pro­pias épo­cas de juven­tud en las que tam­bién bus­ca­mos esos espa­cios de arte y cul­tu­ra. Kukutza era un sím­bo­lo de arte y sue­ños crea­ti­vos, que aplau­di­mos y admi­ra­mos.

Kukutza ha sido vio­la­da, abor­tan­do los sue­ños de muchos jóve­nes a pesar de todo el apo­yo y res­pal­do que siem­pre tuvo, a pesar de que miles de per­so­nas hemos sali­do a las calles para impe­dir su derri­bo.

Afor­tu­na­da­men­te, los jóve­nes ni son ton­tos ni per­ma­ne­cen dor­mi­dos, se han des­per­ta­do y levan­ta­do con mucha fuer­za y con muchas ganas de ser y hacer, con muchas ganas de vivir.

Y quie­nes hemos sido tes­ti­gos de esta bru­ta­li­dad poli­cial con res­pon­sa­bles polí­ti­cos, vamos a seguir acom­pa­ñan­do y apo­yan­do a los jóve­nes a crear nue­vos espa­cios de deba­te y refle­xión; de arte y cul­tu­ra; nue­vos espa­cios de crea­ción y recons­truc­ción; de rena­ci­mien­to.

Y espe­ro que entre todos poda­mos vol­ver a cons­truir muchas más Kukutzas, por­que es una de las pocas for­mas de man­te­ner una lla­ma de espe­ran­za en un mun­do tan injus­to, y por­que en estos momen­tos de gue­rra y ham­bre, de injus­ti­cia social y polí­ti­ca, nece­si­ta­mos menos cár­ce­les, menos par­ti­dos polí­ti­cos, menos polí­ti­cos caren­tes de inte­li­gen­cian y muchas más casas de cul­tu­ra que nos man­ten­gan des­pier­tos y moti­va­dos a seguir cons­tru­yen­do un mun­do menos caó­ti­co y más humano. Nece­si­ta­mos de la fuer­za y ener­gía de los jóve­nes, nece­si­ta­mos de men­tes y cora­zo­nes menos con­ta­mi­na­dos y for­ta­le­ci­dos en su pro­pia bús­que­da de paz y jus­ti­cia, y por eso nece­si­ta­mos vol­ver a levan­tar no una, sino cien­tos de Kukutzas en todos los barrios y en todos los pue­blos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *