Vene­zue­la lla­ma a la cons­ti­tu­ción de una gran alian­za por la paz – Hugo Chavez

Diri­jo estas pala­bras a la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, a este gran foro don­de se encuen­tran repre­sen­ta­dos todos los pue­blos de la tie­rra, para expre­sar las ver­da­des de la Vene­zue­la boli­va­ria­na y reafir­mar nues­tro com­pro­mi­so irre­nun­cia­ble con la jus­ti­cia y la igual­dad, esto es, con la paz.

La paz, la paz, la paz… No bus­ca­mos la paz de los cemen­te­rios, como decía Kant con iro­nía, sino una paz asen­ta­da en el más celo­so res­pe­to al dere­cho inter­na­cio­nal. Lamen­ta­ble­men­te, la ONU, a lo lar­go de toda su his­to­ria, en lugar de sumar y mul­ti­pli­car esfuer­zos por la paz entre las Nacio­nes, ter­mi­na ava­lan­do ‑unas veces, por acción y, otras, por omi­sión- las más des­pia­da­das injusticias.

Siem­pre hay que recor­dar que el Preám­bu­lo de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, se habla de sal­var a las gene­ra­cio­nes veni­de­ras del fla­ge­lo de la gue­rra… Pura letra muer­ta. Des­de 1945 para acá, las gue­rras no han hecho sino cre­cer y mul­ti­pli­car­se inexo­ra­ble­men­te. Vea­mos, una vez más, hacia Libia des­trui­da y ensan­gren­ta­da por volun­tad de los pode­ro­sos de este mundo.

Quie­ro hacer un lla­ma­do a la refle­xión a los gobier­nos del mun­do: des­de el 11 de sep­tiem­bre de 2001, comen­zó una nue­va gue­rra impe­ria­lis­ta que no tie­ne pre­ce­den­tes his­tó­ri­cos: una gue­rra per­ma­nen­te, a perpetuidad.

Debe­mos mirar de fren­te la ate­rra­do­ra reali­dad del mun­do en que vivi­mos. Nece­sa­rio es for­mu­lar un con­jun­to de inquie­tu­des a par­tir de los peli­gros y las ame­na­zas que nos ace­chan: ¿por qué Esta­dos Uni­dos es el úni­co país que siem­bra el pla­ne­ta con bases mili­ta­res?; ¿a qué le teme para tener tan esca­lo­frian­te pre­su­pues­to des­ti­na­do a aumen­tar cada vez más su pode­río mili­tar?; ¿por qué ha des­en­ca­de­na­do tan­tas gue­rras, vio­lan­do la sobe­ra­nía de otras nacio­nes que tie­nen los mis­mos dere­chos sobre sus des­ti­nos?; ¿cómo hacer valer el dere­cho inter­na­cio­nal con­tra su insen­sa­ta aspi­ra­ción de hege­mo­ni­zar mili­tar­men­te al mun­do en garan­tía de fuen­tes ener­gé­ti­cas para sos­te­ner su mode­lo depre­da­dor y con­su­mis­ta?; ¿por qué la ONU no hace nada para dete­ner a Washing­ton? Si res­pon­dié­ra­mos, con abso­lu­ta sin­ce­ri­dad, a estas inte­rro­gan­tes, com­pren­de­ría­mos que el impe­rio se ha adju­di­ca­do el papel de juez del mun­do, sin que nadie le haya otor­ga­do tal res­pon­sa­bi­li­dad, y que, por tan­to, la gue­rra impe­ria­lis­ta nos ame­na­za a todos.

Washing­ton sabe que el mun­do mul­ti­po­lar es ya una reali­dad irre­ver­si­ble. Su estra­te­gia con­sis­te en dete­ner, a toda cos­ta, el ascen­so sos­te­ni­do de un con­jun­to de paí­ses emer­gen­tes, nego­cian­do gran­des intere­ses, con sus socios y secua­ces, para dar­le a la mul­ti­po­la­ri­dad el rum­bo que el impe­rio quie­ra. Pero esto no es todo: se tra­ta de una recon­fi­gu­ra­ción del mun­do que se sus­ten­ta en la hege­mo­nía mili­tar yanqui.

La huma­ni­dad se está enfren­tan­do a la ame­na­za cier­ta de la gue­rra per­ma­nen­te. En cual­quier esce­na­rio, y Libia lo demues­tra, el impe­rio está dis­pues­to a crear las con­di­cio­nes polí­ti­cas para ir a la gue­rra. En la visión impe­rial del mun­do, se está invir­tien­do el céle­bre axio­ma de Clau­se­witz: la polí­ti­ca es la con­ti­nua­ción de la gue­rra por otros medios.

¿Qué hay en el tras­fon­do de este nue­vo Arma­ged­don?: el poder omní­mo­do de la cúpu­la mili­tar-finan­cie­ra que está des­tru­yen­do al mun­do para acu­mu­lar cada vez más ganan­cias; la cúpu­la mili­tar-finan­cie­ra que está subor­di­nan­do, de fac­to, a un con­jun­to, cada vez más gran­de, de Esta­dos. Tén­ga­se en cuen­ta que el modo de exis­tir del capi­tal finan­cie­ro es la gue­rra: la gue­rra que arrui­na a los más, enri­que­ce, has­ta lo impen­sa­ble, a unos pocos.

En lo inme­dia­to exis­te una gra­ví­si­ma ame­na­za para la paz mun­dial: el des­en­ca­de­na­mien­to de un nue­vo ciclo de gue­rras colo­nia­les, que comen­zó en Libia, con el sinies­tro obje­ti­vo de dar­le un segun­do aire al sis­te­ma-mun­do capi­ta­lis­ta, hoy en cri­sis estruc­tu­ral, pero sin poner­le nin­gu­na cla­se de lími­tes a su vora­ci­dad con­su­mis­ta y des­truc­ti­va. El caso de Libia debe aler­tar­nos sobre la pre­ten­sión de imple­men­tar un nue­vo for­ma­to impe­rial de colo­nia­je: el del inter­ven­cio­nis­mo mili­tar ava­la­do por los órga­nos anti­de­mo­crá­ti­cos de las Nacio­nes Uni­das y jus­ti­fi­ca­do en base a men­ti­ras mediá­ti­cas prefabricadas.

La huma­ni­dad está al bor­de de una catás­tro­fe inima­gi­na­ble: el pla­ne­ta mar­cha inexo­ra­ble­men­te hacia el más devas­ta­dor eco­ci­dio; el calen­ta­mien­to glo­bal lo anun­cia, a tra­vés de sus pavo­ro­sas con­se­cuen­cias, pero la ideo­lo­gía de los Cor­tés y los Piza­rro res­pec­to del eco­sis­te­ma, como bien dice el nota­ble pen­sa­dor fran­cés Edgar Morin, los lle­va a seguir depre­dan­do y des­tru­yen­do. La cri­sis ener­gé­ti­ca y la cri­sis ali­men­ta­ria se agu­di­zan, pero el capi­ta­lis­mo sigue tras­pa­san­do impu­ne­men­te todos los límites.

Fren­te a este pano­ra­ma tan deso­la­dor, el gran cien­tí­fi­co esta­dou­ni­den­se Linus Pau­ling, galar­do­na­do en dos oca­sio­nes con el Pre­mio Nobel, nos sigue ilu­mi­nan­do el camino: Creo que exis­te en el mun­do un poder mayor que el poder nega­ti­vo de la fuer­za mili­tar y de las bom­bas nuclea­res: el poder del bien, de la mora­li­dad, del huma­ni­ta­ris­mo. Creo en el poder del espí­ri­tu humano. Movi­li­ce­mos, enton­ces, todo el poder del espí­ri­tu humano: es tiem­po ya. Se impo­ne des­atar una gran con­tra­ofen­si­va polí­ti­ca para impe­dir que los pode­res de las tinie­blas encuen­tren jus­ti­fi­ca­cio­nes para ir a la gue­rra: para des­atar la gue­rra glo­bal gene­ra­li­za­da con la que pre­ten­den sal­var al capi­tal de Occidente.

Vene­zue­la lla­ma a la cons­ti­tu­ción de una gran alian­za con­tra la gue­rra y por la paz: con el supre­mo obje­ti­vo de evi­tar la gue­rra a como dé lugar. Hay que derro­tar polí­ti­ca­men­te a los gue­rre­ris­tas y, más aún, a la cúpu­la mili­tar-finan­cie­ra que los aus­pi­cia y manda.

Cons­tru­ya­mos el equi­li­brio del uni­ver­so que avi­zo­ra­ra el Liber­ta­dor Simón Bolí­var: el equi­li­brio que, según sus pala­bras, no pue­de hallar­se en el seno de la gue­rra; el equi­li­brio que nace de la paz.

Nece­sa­rio es hacer memo­ria y memo­ria inme­dia­ta: Vene­zue­la, jun­to a los paí­ses miem­bros de la Alian­za Boli­va­ria­na para los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA), estu­vo abo­gan­do acti­va­men­te por una solu­ción pací­fi­ca y nego­cia­da al con­flic­to libio. Así lo hizo, tam­bién, la Unión Afri­ca­na. Pero, a la pos­tre, se impu­so la lógi­ca béli­ca decre­ta­da des­de el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU y pues­ta en prác­ti­ca por la OTAN, ese bra­zo arma­do del impe­rio yan­qui. La lógi­ca béli­ca que tuvo su pun­ta de lan­za en las trans­na­cio­na­les de la comu­ni­ca­ción: recuér­de­se que el “caso Libia” fue lle­va­do al Con­se­jo de Segu­ri­dad sobre la base de la inten­sa pro­pa­gan­da de medios de comu­ni­ca­ción, que min­tie­ron al afir­mar que la avia­ción libia bom­bar­dea­ba a civi­les ino­cen­tes, por no men­cio­nar la gro­tes­ca esce­ni­fi­ca­ción mediá­ti­ca en la Pla­za Ver­de de Trí­po­li. Esta cam­pa­ña pre­me­di­ta­da de men­ti­ras, jus­ti­fi­có medi­das apre­su­ra­das e irres­pon­sa­bles del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, que abrie­ron el camino para que la OTAN imple­men­ta­ra, por la vía mili­tar, su polí­ti­ca de cam­bio de régi­men en ese país.

Vale la pena pre­gun­tar­se: ¿en qué se ha con­ver­ti­do la zona de exclu­sión aérea esta­ble­ci­da por la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad? ¿Aca­so las más de 20.000 misio­nes aéreas de la OTAN con­tra Libia, muchas de ellas con el fin de bom­bar­dear al pue­blo libio, no son la nega­ción mis­ma de esa Zona de Exclu­sión? Ani­qui­la­da com­ple­ta­men­te la fuer­za aérea libia, la con­ti­nui­dad de los bom­bar­deos “huma­ni­ta­rios” demues­tra que Occi­den­te, a tra­vés de la OTAN, impo­ne sus intere­ses en el Nor­te de Áfri­ca, con­vir­tien­do a Libia en un pro­tec­to­ra­do colonial.

Es una bur­la afir­mar que se ha impues­to des­de la ONU un embar­go de armas en Libia, cuan­do la mis­ma OTAN intro­du­jo miles de armas pesa­das para apo­yar a la insu­rrec­ción vio­len­ta con­tra el gobierno legí­ti­mo de ese país. El embar­go, por supues­to, solo debía impe­dir que el gobierno libio defen­die­ra su sobe­ra­nía, vali­dan­do una vez más ese cruel modo de fun­cio­na­mien­to inter­na­cio­nal según el cual la ley solo se impo­ne al débil.

¿Cuál es el moti­vo real de esta inter­ven­ción mili­tar?: reco­lo­ni­zar a Libia para apo­de­rar­se de sus rique­zas. Todo lo demás se subor­di­na a este obje­ti­vo. Nadie colo­ni­za ino­cen­te­men­te, decía, con toda razón, el gran poe­ta mar­ti­ni­qués Aimé Césai­re en su extra­or­di­na­rio Dis­cur­so sobre el colonialismo.

Por cier­to: la Resi­den­cia de nues­tro Emba­ja­dor en Trí­po­li fue inva­di­da y saquea­da, pero la ONU hizo mutis por el foro, guar­dan­do un silen­cio ignominioso.

Exi­gi­mos el cese inme­dia­to de los bom­bar­deos sobre terri­to­rio libio. Igual­men­te, segui­re­mos exi­gien­do res­pe­to al dere­cho inter­na­cio­nal en el caso de esta Nación her­ma­na: no nos que­da­re­mos calla­dos ante la inten­ción per­ver­sa de des­tro­zar las bases que le dan sen­ti­do y razón. Por eso mis­mo, lan­za­mos la siguien­te pre­gun­ta a esta Asam­blea: ¿Por qué se le con­ce­de el esca­ño de Libia en la ONU al auto­de­no­mi­na­do “Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción”, mien­tras se blo­quea el ingre­so de Pales­ti­na, des­co­no­cien­do, no sólo su legí­ti­ma aspi­ra­ción, sino lo que es ya volun­tad mayo­ri­ta­ria de la Asam­blea Gene­ral? Vene­zue­la rati­fi­ca aquí, con todas sus fuer­zas y con la auto­ri­dad moral que otor­ga la volun­tad mayo­ri­ta­ria de los pue­blos del mun­do, su soli­da­ri­dad incon­di­cio­nal con el pue­blo pales­tino y su apo­yo irres­tric­to a la cau­sa nacio­nal pales­ti­na, inclu­yen­do des­de lue­go la admi­sión inme­dia­ta de un Esta­do pales­tino de pleno dere­cho en el seno de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Unidas.

Y el mis­mo for­ma­to impe­ria­lis­ta se está repi­tien­do en el caso de Siria. A no ser por­que algu­nos miem­bros per­ma­nen­tes del Con­se­jo de Segu­ri­dad hacen mues­tra hoy de la fir­me­za que les fal­tó en el caso de Libia, todo esta­ría defi­ni­do para que el Con­se­jo de Segu­ri­dad die­ra su aval a la OTAN para dis­pa­rar misi­les y enviar bom­bar­de­ros con­tra Siria.

Es into­le­ra­ble que los pode­ro­sos de este mun­do pre­ten­dan arro­gar­se el dere­cho de orde­nar a gober­nan­tes legí­ti­mos y sobe­ra­nos que renun­cien en lo inme­dia­to. Así suce­dió con Libia, de igual for­ma quie­ren pro­ce­der con­tra Siria. Tales son las asi­me­trías exis­ten­tes en el esce­na­rio inter­na­cio­nal y tales son los atro­pe­llos con­tra las Nacio­nes independientes.

No somos quie­nes para ade­lan­tar un jui­cio sobre la situa­ción inter­na de Siria, pri­me­ro, por la com­ple­ji­dad inhe­ren­te a toda reali­dad nacio­nal, y segun­do por­que sólo el pue­blo sirio pue­de resol­ver sus pro­ble­mas y deci­dir su des­tino en aten­ción al dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, un dere­cho inalie­na­ble en todos los sen­ti­dos. Pero eso no nos impi­de pen­sar que es cien veces mejor apos­tar por el éxi­to del amplio diá­lo­go nacio­nal al que ha con­vo­ca­do el Pre­si­den­te Bashar Al Assad, que impo­ner san­cio­nes y gri­tar como hie­nas por una inter­ven­ción mili­tar. Des­de la Vene­zue­la boli­va­ria­na res­pal­da­mos, sin ambi­güe­da­des, los ingen­tes esfuer­zos que hace el Pre­si­den­te Bashar Al Assad por pre­ser­var la uni­dad y la esta­bi­li­dad de su patria, ante el ase­dio del impe­ria­lis­mo voraz.

Señor Pre­si­den­te,

Diri­ja­mos nues­tra aten­ción aho­ra al Cuerno de Áfri­ca y ten­dre­mos un ejem­plo des­ga­rra­dor del fra­ca­so his­tó­ri­co de la ONU: la mayo­ría de agen­cias de noti­cias serias sos­tie­nen que entre 20 mil y 29 mil niños meno­res de 5 años han muer­to en los últi­mos tres meses.

La gran perio­dis­ta Fri­da Modak, en su artícu­lo Morir en Soma­lia, deja al des­cu­bier­to toda la mise­ria que, peor que la que devas­ta la exten­sa región del Cuerno de Áfri­ca, car­co­me a las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, en pri­me­rí­si­mo ter­mino a la ONU: Lo que se nece­si­ta para hacer fren­te a esta situa­ción son un mil 400 millo­nes de dóla­res, no para solu­cio­nar el pro­ble­ma, sino para aten­der la emer­gen­cia en que se encuen­tran Soma­lia, Kenia, Dji­bou­ti y Etio­pía. Según todas las infor­ma­cio­nes los pró­xi­mos dos meses serán deci­si­vos para evi­tar la muer­te de más de 12 millo­nes de per­so­nas y la situa­ción más gra­ve es la de Somalia.

No pue­de ser más atroz esta reali­dad, si al mis­mo tiem­po no nos pre­gun­ta­mos cuán­to se está gas­tan­do en des­truir a Libia. Así res­pon­de el con­gre­sis­ta esta­dou­ni­den­se Den­nis Kuci­nich: Esta nue­va Gue­rra nos cos­ta­rá 500 millo­nes de dóla­res solo duran­te la pri­me­ra sema­na. Cla­ro está que no tene­mos recur­sos finan­cie­ros para eso y aca­ba­re­mos redu­cien­do la finan­cia­ción de otros impor­tan­tes pro­gra­mas domés­ti­cos. Según el mis­mo Kuci­nich, con lo gas­ta­do en las tres pri­me­ras sema­nas al nor­te del con­ti­nen­te afri­cano, para masa­crar al pue­blo libio, en mucho se podría haber ayu­da­do a toda la región del Cuerno de Áfri­ca, sal­van­do dece­nas de miles de vidas.

Las razo­nes que moti­va­ron la cri­mi­nal inter­ven­ción en Libia para nada son huma­ni­ta­rias: se fun­da­men­tan en el pos­tu­la­do mal­tu­siano de que “sobra gen­te en el mun­do” y hay que eli­mi­nar­la, gene­ran­do más ham­bre, des­truc­ción e incer­ti­dum­bre. Gene­ran­do, al mis­mo tiem­po, más ganan­cias finan­cie­ras. En este sen­ti­do, es fran­ca­men­te lamen­ta­ble que en el men­sa­je de aper­tu­ra de la 66 Asam­blea Gene­ral de la ONU no se lla­mó a la acción inme­dia­ta para solu­cio­nar la cri­sis huma­ni­ta­ria que pade­ce el Cuerno de Áfri­ca, mien­tras se ase­gu­ra que “ha lle­ga­do el momen­to de actuar” sobre Siria.

Seño­ras y Señores,

Cla­ma­mos, igual­men­te, por el fin del ver­gon­zo­so y cri­mi­nal blo­queo a la her­ma­na Repú­bli­ca de Cuba: blo­queo que, des­de hace más de cin­cuen­ta años, ejer­ce el impe­rio, con cruel­dad y sevi­cia, con­tra el heroi­co pue­blo de José Martí.

Has­ta 2010, ya van die­ci­nue­ve vota­cio­nes en la Asam­blea Gene­ral de la ONU que con­fir­man la volun­tad uni­ver­sal de exi­gir­le a los Esta­dos Uni­dos que cese el blo­queo eco­nó­mi­co y comer­cial con­tra Cuba. Ago­ta­dos todos los argu­men­tos de la sen­sa­tez inter­na­cio­nal, sólo res­ta creer que tal ensa­ña­mien­to con­tra la Revo­lu­ción Cuba­na es con­se­cuen­cia de la sober­bia impe­rial ante la dig­ni­dad y la valen­tía que ha mos­tra­do el insu­mi­so pue­blo cubano en la sobe­ra­na deci­sión de regir su des­tino y luchar por su felicidad.

Des­de Vene­zue­la, cree­mos que ha lle­ga­do la hora de exi­gir­le a los Esta­dos Uni­dos no solo el fin inme­dia­to y sin con­di­cio­nes del cri­mi­nal blo­queo impues­to con­tra el pue­blo cubano, sino la pues­ta en liber­tad de los 5 lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas cuba­nos secues­tra­dos en las cár­ce­les del Impe­rio, por el úni­co moti­vo de bus­car impe­dir las accio­nes ile­ga­les que gru­pos terro­ris­tas pre­pa­ran con­tra Cuba, bajo el cobi­jo del gobierno de los Esta­dos Unidos.

Señor Pre­si­den­te de la Asam­blea Gene­ral y dis­tin­gui­dos repre­sen­tan­tes de los pue­blos del mundo:

Que­re­mos reite­rar­lo: es impo­si­ble igno­rar la cri­sis de Nacio­nes Uni­das. Ante esta mis­ma Asam­blea Gene­ral sos­tu­vi­mos, en el año 2005, que el mode­lo de Nacio­nes Uni­das se había ago­ta­do. En aque­lla oca­sión, plan­tea­mos, tam­bién, la nece­si­dad impos­ter­ga­ble de su refundación.

Des­de enton­ces has­ta acá, nada se ha hecho: la volun­tad polí­ti­ca de los pode­ro­sos se ha impues­to. Cla­ro: la ONU, tal como hoy fun­cio­na, sir­ve dócil­men­te a sus intere­ses. Para noso­tros, es cla­ro que Nacio­nes Uni­das no mejo­ra ni va a mejo­rar des­de aden­tro. Si su Secre­ta­rio Gene­ral jun­to con el Fis­cal de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, par­ti­ci­pan en un acto de gue­rra, como en el caso de Libia, no hay nada que espe­rar del actual for­ma­to de esta orga­ni­za­ción. Y ya no hay tiem­po para refor­mas: la ONU no acep­ta refor­ma algu­na; la enfer­me­dad que lle­va por den­tro es mortal.

Resul­ta into­le­ra­ble que exis­ta un Con­se­jo de Segu­ri­dad que le dé la espal­da, cada vez que quie­re, al cla­mor mayo­ri­ta­rio de las nacio­nes, des­co­no­cien­do deli­be­ra­da­men­te la volun­tad de la Asam­blea Gene­ral. Si el Con­se­jo de Segu­ri­dad es una suer­te de club con miem­bros pri­vi­le­gia­dos, ¿qué pue­de hacer la Asam­blea Gene­ral, cuál es su mar­gen de manio­bra, cuan­do éstos vio­len el dere­cho internacional?

Para­fra­sean­do a Bolí­var ‑cuan­do se refe­ría con­cre­ta­men­te al nacien­te impe­ria­lis­mo yan­qui en 1818- bas­ta ya de que las leyes las prac­ti­que el débil y los abu­sos los prac­ti­que el fuer­te. No pode­mos ser los Pue­blos del Sur quie­nes res­pe­te­mos el dere­cho inter­na­cio­nal, mien­tras el Nor­te nos des­tru­ye y saquea, violándolo.

Si no asu­mi­mos, de una bue­na vez, el com­pro­mi­so de refun­dar Nacio­nes Uni­das, esta orga­ni­za­ción per­de­rá defi­ni­ti­va­men­te la poca cre­di­bi­li­dad que le que­da. Su cri­sis de legi­ti­mi­dad se ace­le­ra­rá has­ta la implo­sión final. De hecho, así ocu­rrió con el orga­nis­mo que fue su ante­ce­den­te inme­dia­to: la Liga de Naciones.

Un pri­mer y deci­si­vo paso para que comen­ce­mos a refun­dar Nacio­nes Uni­das sería eli­mi­nar la cate­go­ría de miem­bros per­ma­nen­tes y el dere­cho a veto en el Con­se­jo de Segu­ri­dad. Igual­men­te, habría que maxi­mi­zar demo­crá­ti­ca­men­te el poder de deci­sión de la Asam­blea Gene­ral. Tam­bién se impo­ne, en lo inme­dia­to, la revi­sión a fon­do de la Car­ta de Nacio­nes Uni­das con el obje­ti­vo de pro­ce­der a la redac­ción de una nue­va Carta.

Pue­blos del mundo:

El futu­ro de un mun­do mul­ti­po­lar en paz, resi­de en noso­tros. En la arti­cu­la­ción de los pue­blos mayo­ri­ta­rios del pla­ne­ta para defen­der­nos del nue­vo colo­nia­lis­mo y alcan­zar el equi­li­brio del uni­ver­so que neu­tra­li­ce al impe­ria­lis­mo y a la arrogancia.

Este lla­ma­do amplio, gene­ro­so, res­pe­tuo­so, sin exclu­sio­nes, se diri­ge a todos los pue­blos del mun­do, pero muy espe­cial­men­te a las poten­cias emer­gen­tes del Sur, que deben asu­mir con valen­tía el rol que están lla­ma­das a desem­pe­ñar en lo inmediato.

Des­de Amé­ri­ca lati­na y el Cari­be han sur­gi­do pode­ro­sas y diná­mi­cas alian­zas regio­na­les, que bus­can con­fi­gu­rar un espa­cio regio­nal demo­crá­ti­co, res­pe­tuo­so de las par­ti­cu­la­ri­da­des, y deseo­so de poner el acen­to en la soli­da­ri­dad y la com­ple­men­ta­rie­dad, poten­cian­do lo que nos une y resol­vien­do polí­ti­ca­men­te lo que nos divi­de. Y este nue­vo regio­na­lis­mo admi­te la diver­si­dad y res­pe­ta los rit­mos de cada quien. Así, la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA) avan­za como expe­ri­men­to de van­guar­dia de gobier­nos pro­gre­sis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas, bus­can­do fór­mu­las de rup­tu­ra con el orden inter­na­cio­nal impe­ran­te y for­ta­le­cien­do la capa­ci­dad de los pue­blos de hacer fren­te, colec­ti­va­men­te, a los pode­res fác­ti­cos. Pero esto no impi­de que sus miem­bros den un impul­so deci­di­do y entu­sias­ta a la con­so­li­da­ción de la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR), blo­que polí­ti­co que fede­ra a los 12 Esta­dos sobe­ra­nos de Sura­mé­ri­ca, con el fin de agru­par­las en lo que El Liber­ta­dor Simón Bolí­var lla­mó “una Nación de Repú­bli­cas”. Y más allá, los 33 paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be nos pre­pa­ra­mos para dar el paso his­tó­ri­co de fun­dar una gran enti­dad regio­nal que nos agru­pe a todos, sin exclu­sio­nes, don­de poda­mos dise­ñar jun­tos las polí­ti­cas que habrán de garan­ti­zar nues­tro bien­es­tar, nues­tra inde­pen­den­cia y nues­tra sobe­ra­nía, con base en la igual­dad, la soli­da­ri­dad y la com­ple­men­ta­rie­dad. Cara­cas, la capi­tal de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, se enor­gu­lle­ce des­de ya en alber­gar, los pró­xi­mos 2 y 3 de diciem­bre, la Cum­bre de Jefes de Esta­do y de Gobierno que fun­da­rá defi­ni­ti­va­men­te nues­tra Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (CELAC).

Los vene­zo­la­nos cifra­mos nues­tras espe­ran­zas en una gran alian­za de los ensam­bles regio­na­les del Sur, como la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR), la CARICOM, el SICA, la Unión Afri­ca­na, la ASEAN o la ECO y, muy espe­cial­men­te, en las ins­tan­cias inter­re­gio­na­les de arti­cu­la­ción de poten­cias emer­gen­tes como el BRICS (Bra­sil, Rusia, India, Chi­na y Sudá­fri­ca) que debe con­ver­tir­se en un polo de atrac­ción arti­cu­la­do con los pue­blos del Sur.

Quie­ro fina­li­zar recor­dan­do al gran can­tor del pue­blo vene­zo­lano: a Alí Pri­me­ra. En una de sus can­cio­nes nos inter­pe­la así: ¿Cuál es la lucha de/​los hom­bres, para lograr/​la paz?/ ¿Y cuál paz?/ Si quie­ren dejar/​el mun­do como está. Hoy más que nun­ca, el peor cri­men con­tra la paz es dejar al mun­do como está: si lo deja­mos como está, el pre­sen­te y el por­ve­nir están y esta­rán deter­mi­na­dos por la gue­rra per­pe­tua. Por el con­tra­rio, lograr la paz supo­ne rever­tir radi­cal­men­te todo lo que impi­de, para decir­lo con el mis­mo Alí Pri­me­ra, que sea humana/​la humanidad.

Hugo Chá­vez Frías
Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.