Vene­zue­la lla­ma a la cons­ti­tu­ción de una gran alian­za por la paz – Hugo Cha­vez

Diri­jo estas pala­bras a la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, a este gran foro don­de se encuen­tran repre­sen­ta­dos todos los pue­blos de la tie­rra, para expre­sar las ver­da­des de la Vene­zue­la boli­va­ria­na y reafir­mar nues­tro com­pro­mi­so irre­nun­cia­ble con la jus­ti­cia y la igual­dad, esto es, con la paz.

La paz, la paz, la paz… No bus­ca­mos la paz de los cemen­te­rios, como decía Kant con iro­nía, sino una paz asen­ta­da en el más celo­so res­pe­to al dere­cho inter­na­cio­nal. Lamen­ta­ble­men­te, la ONU, a lo lar­go de toda su his­to­ria, en lugar de sumar y mul­ti­pli­car esfuer­zos por la paz entre las Nacio­nes, ter­mi­na ava­lan­do ‑unas veces, por acción y, otras, por omi­sión- las más des­pia­da­das injus­ti­cias.

Siem­pre hay que recor­dar que el Preám­bu­lo de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das, se habla de sal­var a las gene­ra­cio­nes veni­de­ras del fla­ge­lo de la gue­rra… Pura letra muer­ta. Des­de 1945 para acá, las gue­rras no han hecho sino cre­cer y mul­ti­pli­car­se inexo­ra­ble­men­te. Vea­mos, una vez más, hacia Libia des­trui­da y ensan­gren­ta­da por volun­tad de los pode­ro­sos de este mun­do.

Quie­ro hacer un lla­ma­do a la refle­xión a los gobier­nos del mun­do: des­de el 11 de sep­tiem­bre de 2001, comen­zó una nue­va gue­rra impe­ria­lis­ta que no tie­ne pre­ce­den­tes his­tó­ri­cos: una gue­rra per­ma­nen­te, a per­pe­tui­dad.

Debe­mos mirar de fren­te la ate­rra­do­ra reali­dad del mun­do en que vivi­mos. Nece­sa­rio es for­mu­lar un con­jun­to de inquie­tu­des a par­tir de los peli­gros y las ame­na­zas que nos ace­chan: ¿por qué Esta­dos Uni­dos es el úni­co país que siem­bra el pla­ne­ta con bases mili­ta­res?; ¿a qué le teme para tener tan esca­lo­frian­te pre­su­pues­to des­ti­na­do a aumen­tar cada vez más su pode­río mili­tar?; ¿por qué ha des­en­ca­de­na­do tan­tas gue­rras, vio­lan­do la sobe­ra­nía de otras nacio­nes que tie­nen los mis­mos dere­chos sobre sus des­ti­nos?; ¿cómo hacer valer el dere­cho inter­na­cio­nal con­tra su insen­sa­ta aspi­ra­ción de hege­mo­ni­zar mili­tar­men­te al mun­do en garan­tía de fuen­tes ener­gé­ti­cas para sos­te­ner su mode­lo depre­da­dor y con­su­mis­ta?; ¿por qué la ONU no hace nada para dete­ner a Washing­ton? Si res­pon­dié­ra­mos, con abso­lu­ta sin­ce­ri­dad, a estas inte­rro­gan­tes, com­pren­de­ría­mos que el impe­rio se ha adju­di­ca­do el papel de juez del mun­do, sin que nadie le haya otor­ga­do tal res­pon­sa­bi­li­dad, y que, por tan­to, la gue­rra impe­ria­lis­ta nos ame­na­za a todos.

Washing­ton sabe que el mun­do mul­ti­po­lar es ya una reali­dad irre­ver­si­ble. Su estra­te­gia con­sis­te en dete­ner, a toda cos­ta, el ascen­so sos­te­ni­do de un con­jun­to de paí­ses emer­gen­tes, nego­cian­do gran­des intere­ses, con sus socios y secua­ces, para dar­le a la mul­ti­po­la­ri­dad el rum­bo que el impe­rio quie­ra. Pero esto no es todo: se tra­ta de una recon­fi­gu­ra­ción del mun­do que se sus­ten­ta en la hege­mo­nía mili­tar yan­qui.

La huma­ni­dad se está enfren­tan­do a la ame­na­za cier­ta de la gue­rra per­ma­nen­te. En cual­quier esce­na­rio, y Libia lo demues­tra, el impe­rio está dis­pues­to a crear las con­di­cio­nes polí­ti­cas para ir a la gue­rra. En la visión impe­rial del mun­do, se está invir­tien­do el céle­bre axio­ma de Clau­se­witz: la polí­ti­ca es la con­ti­nua­ción de la gue­rra por otros medios.

¿Qué hay en el tras­fon­do de este nue­vo Arma­ged­don?: el poder omní­mo­do de la cúpu­la mili­tar-finan­cie­ra que está des­tru­yen­do al mun­do para acu­mu­lar cada vez más ganan­cias; la cúpu­la mili­tar-finan­cie­ra que está subor­di­nan­do, de fac­to, a un con­jun­to, cada vez más gran­de, de Esta­dos. Tén­ga­se en cuen­ta que el modo de exis­tir del capi­tal finan­cie­ro es la gue­rra: la gue­rra que arrui­na a los más, enri­que­ce, has­ta lo impen­sa­ble, a unos pocos.

En lo inme­dia­to exis­te una gra­ví­si­ma ame­na­za para la paz mun­dial: el des­en­ca­de­na­mien­to de un nue­vo ciclo de gue­rras colo­nia­les, que comen­zó en Libia, con el sinies­tro obje­ti­vo de dar­le un segun­do aire al sis­te­ma-mun­do capi­ta­lis­ta, hoy en cri­sis estruc­tu­ral, pero sin poner­le nin­gu­na cla­se de lími­tes a su vora­ci­dad con­su­mis­ta y des­truc­ti­va. El caso de Libia debe aler­tar­nos sobre la pre­ten­sión de imple­men­tar un nue­vo for­ma­to impe­rial de colo­nia­je: el del inter­ven­cio­nis­mo mili­tar ava­la­do por los órga­nos anti­de­mo­crá­ti­cos de las Nacio­nes Uni­das y jus­ti­fi­ca­do en base a men­ti­ras mediá­ti­cas pre­fa­bri­ca­das.

La huma­ni­dad está al bor­de de una catás­tro­fe inima­gi­na­ble: el pla­ne­ta mar­cha inexo­ra­ble­men­te hacia el más devas­ta­dor eco­ci­dio; el calen­ta­mien­to glo­bal lo anun­cia, a tra­vés de sus pavo­ro­sas con­se­cuen­cias, pero la ideo­lo­gía de los Cor­tés y los Piza­rro res­pec­to del eco­sis­te­ma, como bien dice el nota­ble pen­sa­dor fran­cés Edgar Morin, los lle­va a seguir depre­dan­do y des­tru­yen­do. La cri­sis ener­gé­ti­ca y la cri­sis ali­men­ta­ria se agu­di­zan, pero el capi­ta­lis­mo sigue tras­pa­san­do impu­ne­men­te todos los lími­tes.

Fren­te a este pano­ra­ma tan deso­la­dor, el gran cien­tí­fi­co esta­dou­ni­den­se Linus Pau­ling, galar­do­na­do en dos oca­sio­nes con el Pre­mio Nobel, nos sigue ilu­mi­nan­do el camino: Creo que exis­te en el mun­do un poder mayor que el poder nega­ti­vo de la fuer­za mili­tar y de las bom­bas nuclea­res: el poder del bien, de la mora­li­dad, del huma­ni­ta­ris­mo. Creo en el poder del espí­ri­tu humano. Movi­li­ce­mos, enton­ces, todo el poder del espí­ri­tu humano: es tiem­po ya. Se impo­ne des­atar una gran con­tra­ofen­si­va polí­ti­ca para impe­dir que los pode­res de las tinie­blas encuen­tren jus­ti­fi­ca­cio­nes para ir a la gue­rra: para des­atar la gue­rra glo­bal gene­ra­li­za­da con la que pre­ten­den sal­var al capi­tal de Occi­den­te.

Vene­zue­la lla­ma a la cons­ti­tu­ción de una gran alian­za con­tra la gue­rra y por la paz: con el supre­mo obje­ti­vo de evi­tar la gue­rra a como dé lugar. Hay que derro­tar polí­ti­ca­men­te a los gue­rre­ris­tas y, más aún, a la cúpu­la mili­tar-finan­cie­ra que los aus­pi­cia y man­da.

Cons­tru­ya­mos el equi­li­brio del uni­ver­so que avi­zo­ra­ra el Liber­ta­dor Simón Bolí­var: el equi­li­brio que, según sus pala­bras, no pue­de hallar­se en el seno de la gue­rra; el equi­li­brio que nace de la paz.

Nece­sa­rio es hacer memo­ria y memo­ria inme­dia­ta: Vene­zue­la, jun­to a los paí­ses miem­bros de la Alian­za Boli­va­ria­na para los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA), estu­vo abo­gan­do acti­va­men­te por una solu­ción pací­fi­ca y nego­cia­da al con­flic­to libio. Así lo hizo, tam­bién, la Unión Afri­ca­na. Pero, a la pos­tre, se impu­so la lógi­ca béli­ca decre­ta­da des­de el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU y pues­ta en prác­ti­ca por la OTAN, ese bra­zo arma­do del impe­rio yan­qui. La lógi­ca béli­ca que tuvo su pun­ta de lan­za en las trans­na­cio­na­les de la comu­ni­ca­ción: recuér­de­se que el “caso Libia” fue lle­va­do al Con­se­jo de Segu­ri­dad sobre la base de la inten­sa pro­pa­gan­da de medios de comu­ni­ca­ción, que min­tie­ron al afir­mar que la avia­ción libia bom­bar­dea­ba a civi­les ino­cen­tes, por no men­cio­nar la gro­tes­ca esce­ni­fi­ca­ción mediá­ti­ca en la Pla­za Ver­de de Trí­po­li. Esta cam­pa­ña pre­me­di­ta­da de men­ti­ras, jus­ti­fi­có medi­das apre­su­ra­das e irres­pon­sa­bles del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, que abrie­ron el camino para que la OTAN imple­men­ta­ra, por la vía mili­tar, su polí­ti­ca de cam­bio de régi­men en ese país.

Vale la pena pre­gun­tar­se: ¿en qué se ha con­ver­ti­do la zona de exclu­sión aérea esta­ble­ci­da por la reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad? ¿Aca­so las más de 20.000 misio­nes aéreas de la OTAN con­tra Libia, muchas de ellas con el fin de bom­bar­dear al pue­blo libio, no son la nega­ción mis­ma de esa Zona de Exclu­sión? Ani­qui­la­da com­ple­ta­men­te la fuer­za aérea libia, la con­ti­nui­dad de los bom­bar­deos “huma­ni­ta­rios” demues­tra que Occi­den­te, a tra­vés de la OTAN, impo­ne sus intere­ses en el Nor­te de Áfri­ca, con­vir­tien­do a Libia en un pro­tec­to­ra­do colo­nial.

Es una bur­la afir­mar que se ha impues­to des­de la ONU un embar­go de armas en Libia, cuan­do la mis­ma OTAN intro­du­jo miles de armas pesa­das para apo­yar a la insu­rrec­ción vio­len­ta con­tra el gobierno legí­ti­mo de ese país. El embar­go, por supues­to, solo debía impe­dir que el gobierno libio defen­die­ra su sobe­ra­nía, vali­dan­do una vez más ese cruel modo de fun­cio­na­mien­to inter­na­cio­nal según el cual la ley solo se impo­ne al débil.

¿Cuál es el moti­vo real de esta inter­ven­ción mili­tar?: reco­lo­ni­zar a Libia para apo­de­rar­se de sus rique­zas. Todo lo demás se subor­di­na a este obje­ti­vo. Nadie colo­ni­za ino­cen­te­men­te, decía, con toda razón, el gran poe­ta mar­ti­ni­qués Aimé Césai­re en su extra­or­di­na­rio Dis­cur­so sobre el colo­nia­lis­mo.

Por cier­to: la Resi­den­cia de nues­tro Emba­ja­dor en Trí­po­li fue inva­di­da y saquea­da, pero la ONU hizo mutis por el foro, guar­dan­do un silen­cio igno­mi­nio­so.

Exi­gi­mos el cese inme­dia­to de los bom­bar­deos sobre terri­to­rio libio. Igual­men­te, segui­re­mos exi­gien­do res­pe­to al dere­cho inter­na­cio­nal en el caso de esta Nación her­ma­na: no nos que­da­re­mos calla­dos ante la inten­ción per­ver­sa de des­tro­zar las bases que le dan sen­ti­do y razón. Por eso mis­mo, lan­za­mos la siguien­te pre­gun­ta a esta Asam­blea: ¿Por qué se le con­ce­de el esca­ño de Libia en la ONU al auto­de­no­mi­na­do “Con­se­jo Nacio­nal de Tran­si­ción”, mien­tras se blo­quea el ingre­so de Pales­ti­na, des­co­no­cien­do, no sólo su legí­ti­ma aspi­ra­ción, sino lo que es ya volun­tad mayo­ri­ta­ria de la Asam­blea Gene­ral? Vene­zue­la rati­fi­ca aquí, con todas sus fuer­zas y con la auto­ri­dad moral que otor­ga la volun­tad mayo­ri­ta­ria de los pue­blos del mun­do, su soli­da­ri­dad incon­di­cio­nal con el pue­blo pales­tino y su apo­yo irres­tric­to a la cau­sa nacio­nal pales­ti­na, inclu­yen­do des­de lue­go la admi­sión inme­dia­ta de un Esta­do pales­tino de pleno dere­cho en el seno de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das.

Y el mis­mo for­ma­to impe­ria­lis­ta se está repi­tien­do en el caso de Siria. A no ser por­que algu­nos miem­bros per­ma­nen­tes del Con­se­jo de Segu­ri­dad hacen mues­tra hoy de la fir­me­za que les fal­tó en el caso de Libia, todo esta­ría defi­ni­do para que el Con­se­jo de Segu­ri­dad die­ra su aval a la OTAN para dis­pa­rar misi­les y enviar bom­bar­de­ros con­tra Siria.

Es into­le­ra­ble que los pode­ro­sos de este mun­do pre­ten­dan arro­gar­se el dere­cho de orde­nar a gober­nan­tes legí­ti­mos y sobe­ra­nos que renun­cien en lo inme­dia­to. Así suce­dió con Libia, de igual for­ma quie­ren pro­ce­der con­tra Siria. Tales son las asi­me­trías exis­ten­tes en el esce­na­rio inter­na­cio­nal y tales son los atro­pe­llos con­tra las Nacio­nes inde­pen­dien­tes.

No somos quie­nes para ade­lan­tar un jui­cio sobre la situa­ción inter­na de Siria, pri­me­ro, por la com­ple­ji­dad inhe­ren­te a toda reali­dad nacio­nal, y segun­do por­que sólo el pue­blo sirio pue­de resol­ver sus pro­ble­mas y deci­dir su des­tino en aten­ción al dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, un dere­cho inalie­na­ble en todos los sen­ti­dos. Pero eso no nos impi­de pen­sar que es cien veces mejor apos­tar por el éxi­to del amplio diá­lo­go nacio­nal al que ha con­vo­ca­do el Pre­si­den­te Bashar Al Assad, que impo­ner san­cio­nes y gri­tar como hie­nas por una inter­ven­ción mili­tar. Des­de la Vene­zue­la boli­va­ria­na res­pal­da­mos, sin ambi­güe­da­des, los ingen­tes esfuer­zos que hace el Pre­si­den­te Bashar Al Assad por pre­ser­var la uni­dad y la esta­bi­li­dad de su patria, ante el ase­dio del impe­ria­lis­mo voraz.

Señor Pre­si­den­te,

Diri­ja­mos nues­tra aten­ción aho­ra al Cuerno de Áfri­ca y ten­dre­mos un ejem­plo des­ga­rra­dor del fra­ca­so his­tó­ri­co de la ONU: la mayo­ría de agen­cias de noti­cias serias sos­tie­nen que entre 20 mil y 29 mil niños meno­res de 5 años han muer­to en los últi­mos tres meses.

La gran perio­dis­ta Fri­da Modak, en su artícu­lo Morir en Soma­lia, deja al des­cu­bier­to toda la mise­ria que, peor que la que devas­ta la exten­sa región del Cuerno de Áfri­ca, car­co­me a las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, en pri­me­rí­si­mo ter­mino a la ONU: Lo que se nece­si­ta para hacer fren­te a esta situa­ción son un mil 400 millo­nes de dóla­res, no para solu­cio­nar el pro­ble­ma, sino para aten­der la emer­gen­cia en que se encuen­tran Soma­lia, Kenia, Dji­bou­ti y Etio­pía. Según todas las infor­ma­cio­nes los pró­xi­mos dos meses serán deci­si­vos para evi­tar la muer­te de más de 12 millo­nes de per­so­nas y la situa­ción más gra­ve es la de Soma­lia.

No pue­de ser más atroz esta reali­dad, si al mis­mo tiem­po no nos pre­gun­ta­mos cuán­to se está gas­tan­do en des­truir a Libia. Así res­pon­de el con­gre­sis­ta esta­dou­ni­den­se Den­nis Kuci­nich: Esta nue­va Gue­rra nos cos­ta­rá 500 millo­nes de dóla­res solo duran­te la pri­me­ra sema­na. Cla­ro está que no tene­mos recur­sos finan­cie­ros para eso y aca­ba­re­mos redu­cien­do la finan­cia­ción de otros impor­tan­tes pro­gra­mas domés­ti­cos. Según el mis­mo Kuci­nich, con lo gas­ta­do en las tres pri­me­ras sema­nas al nor­te del con­ti­nen­te afri­cano, para masa­crar al pue­blo libio, en mucho se podría haber ayu­da­do a toda la región del Cuerno de Áfri­ca, sal­van­do dece­nas de miles de vidas.

Las razo­nes que moti­va­ron la cri­mi­nal inter­ven­ción en Libia para nada son huma­ni­ta­rias: se fun­da­men­tan en el pos­tu­la­do mal­tu­siano de que “sobra gen­te en el mun­do” y hay que eli­mi­nar­la, gene­ran­do más ham­bre, des­truc­ción e incer­ti­dum­bre. Gene­ran­do, al mis­mo tiem­po, más ganan­cias finan­cie­ras. En este sen­ti­do, es fran­ca­men­te lamen­ta­ble que en el men­sa­je de aper­tu­ra de la 66 Asam­blea Gene­ral de la ONU no se lla­mó a la acción inme­dia­ta para solu­cio­nar la cri­sis huma­ni­ta­ria que pade­ce el Cuerno de Áfri­ca, mien­tras se ase­gu­ra que “ha lle­ga­do el momen­to de actuar” sobre Siria.

Seño­ras y Seño­res,

Cla­ma­mos, igual­men­te, por el fin del ver­gon­zo­so y cri­mi­nal blo­queo a la her­ma­na Repú­bli­ca de Cuba: blo­queo que, des­de hace más de cin­cuen­ta años, ejer­ce el impe­rio, con cruel­dad y sevi­cia, con­tra el heroi­co pue­blo de José Mar­tí.

Has­ta 2010, ya van die­ci­nue­ve vota­cio­nes en la Asam­blea Gene­ral de la ONU que con­fir­man la volun­tad uni­ver­sal de exi­gir­le a los Esta­dos Uni­dos que cese el blo­queo eco­nó­mi­co y comer­cial con­tra Cuba. Ago­ta­dos todos los argu­men­tos de la sen­sa­tez inter­na­cio­nal, sólo res­ta creer que tal ensa­ña­mien­to con­tra la Revo­lu­ción Cuba­na es con­se­cuen­cia de la sober­bia impe­rial ante la dig­ni­dad y la valen­tía que ha mos­tra­do el insu­mi­so pue­blo cubano en la sobe­ra­na deci­sión de regir su des­tino y luchar por su feli­ci­dad.

Des­de Vene­zue­la, cree­mos que ha lle­ga­do la hora de exi­gir­le a los Esta­dos Uni­dos no solo el fin inme­dia­to y sin con­di­cio­nes del cri­mi­nal blo­queo impues­to con­tra el pue­blo cubano, sino la pues­ta en liber­tad de los 5 lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas cuba­nos secues­tra­dos en las cár­ce­les del Impe­rio, por el úni­co moti­vo de bus­car impe­dir las accio­nes ile­ga­les que gru­pos terro­ris­tas pre­pa­ran con­tra Cuba, bajo el cobi­jo del gobierno de los Esta­dos Uni­dos.

Señor Pre­si­den­te de la Asam­blea Gene­ral y dis­tin­gui­dos repre­sen­tan­tes de los pue­blos del mun­do:

Que­re­mos reite­rar­lo: es impo­si­ble igno­rar la cri­sis de Nacio­nes Uni­das. Ante esta mis­ma Asam­blea Gene­ral sos­tu­vi­mos, en el año 2005, que el mode­lo de Nacio­nes Uni­das se había ago­ta­do. En aque­lla oca­sión, plan­tea­mos, tam­bién, la nece­si­dad impos­ter­ga­ble de su refun­da­ción.

Des­de enton­ces has­ta acá, nada se ha hecho: la volun­tad polí­ti­ca de los pode­ro­sos se ha impues­to. Cla­ro: la ONU, tal como hoy fun­cio­na, sir­ve dócil­men­te a sus intere­ses. Para noso­tros, es cla­ro que Nacio­nes Uni­das no mejo­ra ni va a mejo­rar des­de aden­tro. Si su Secre­ta­rio Gene­ral jun­to con el Fis­cal de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, par­ti­ci­pan en un acto de gue­rra, como en el caso de Libia, no hay nada que espe­rar del actual for­ma­to de esta orga­ni­za­ción. Y ya no hay tiem­po para refor­mas: la ONU no acep­ta refor­ma algu­na; la enfer­me­dad que lle­va por den­tro es mor­tal.

Resul­ta into­le­ra­ble que exis­ta un Con­se­jo de Segu­ri­dad que le dé la espal­da, cada vez que quie­re, al cla­mor mayo­ri­ta­rio de las nacio­nes, des­co­no­cien­do deli­be­ra­da­men­te la volun­tad de la Asam­blea Gene­ral. Si el Con­se­jo de Segu­ri­dad es una suer­te de club con miem­bros pri­vi­le­gia­dos, ¿qué pue­de hacer la Asam­blea Gene­ral, cuál es su mar­gen de manio­bra, cuan­do éstos vio­len el dere­cho inter­na­cio­nal?

Para­fra­sean­do a Bolí­var ‑cuan­do se refe­ría con­cre­ta­men­te al nacien­te impe­ria­lis­mo yan­qui en 1818- bas­ta ya de que las leyes las prac­ti­que el débil y los abu­sos los prac­ti­que el fuer­te. No pode­mos ser los Pue­blos del Sur quie­nes res­pe­te­mos el dere­cho inter­na­cio­nal, mien­tras el Nor­te nos des­tru­ye y saquea, vio­lán­do­lo.

Si no asu­mi­mos, de una bue­na vez, el com­pro­mi­so de refun­dar Nacio­nes Uni­das, esta orga­ni­za­ción per­de­rá defi­ni­ti­va­men­te la poca cre­di­bi­li­dad que le que­da. Su cri­sis de legi­ti­mi­dad se ace­le­ra­rá has­ta la implo­sión final. De hecho, así ocu­rrió con el orga­nis­mo que fue su ante­ce­den­te inme­dia­to: la Liga de Nacio­nes.

Un pri­mer y deci­si­vo paso para que comen­ce­mos a refun­dar Nacio­nes Uni­das sería eli­mi­nar la cate­go­ría de miem­bros per­ma­nen­tes y el dere­cho a veto en el Con­se­jo de Segu­ri­dad. Igual­men­te, habría que maxi­mi­zar demo­crá­ti­ca­men­te el poder de deci­sión de la Asam­blea Gene­ral. Tam­bién se impo­ne, en lo inme­dia­to, la revi­sión a fon­do de la Car­ta de Nacio­nes Uni­das con el obje­ti­vo de pro­ce­der a la redac­ción de una nue­va Car­ta.

Pue­blos del mun­do:

El futu­ro de un mun­do mul­ti­po­lar en paz, resi­de en noso­tros. En la arti­cu­la­ción de los pue­blos mayo­ri­ta­rios del pla­ne­ta para defen­der­nos del nue­vo colo­nia­lis­mo y alcan­zar el equi­li­brio del uni­ver­so que neu­tra­li­ce al impe­ria­lis­mo y a la arro­gan­cia.

Este lla­ma­do amplio, gene­ro­so, res­pe­tuo­so, sin exclu­sio­nes, se diri­ge a todos los pue­blos del mun­do, pero muy espe­cial­men­te a las poten­cias emer­gen­tes del Sur, que deben asu­mir con valen­tía el rol que están lla­ma­das a desem­pe­ñar en lo inme­dia­to.

Des­de Amé­ri­ca lati­na y el Cari­be han sur­gi­do pode­ro­sas y diná­mi­cas alian­zas regio­na­les, que bus­can con­fi­gu­rar un espa­cio regio­nal demo­crá­ti­co, res­pe­tuo­so de las par­ti­cu­la­ri­da­des, y deseo­so de poner el acen­to en la soli­da­ri­dad y la com­ple­men­ta­rie­dad, poten­cian­do lo que nos une y resol­vien­do polí­ti­ca­men­te lo que nos divi­de. Y este nue­vo regio­na­lis­mo admi­te la diver­si­dad y res­pe­ta los rit­mos de cada quien. Así, la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA) avan­za como expe­ri­men­to de van­guar­dia de gobier­nos pro­gre­sis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas, bus­can­do fór­mu­las de rup­tu­ra con el orden inter­na­cio­nal impe­ran­te y for­ta­le­cien­do la capa­ci­dad de los pue­blos de hacer fren­te, colec­ti­va­men­te, a los pode­res fác­ti­cos. Pero esto no impi­de que sus miem­bros den un impul­so deci­di­do y entu­sias­ta a la con­so­li­da­ción de la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR), blo­que polí­ti­co que fede­ra a los 12 Esta­dos sobe­ra­nos de Sura­mé­ri­ca, con el fin de agru­par­las en lo que El Liber­ta­dor Simón Bolí­var lla­mó “una Nación de Repú­bli­cas”. Y más allá, los 33 paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be nos pre­pa­ra­mos para dar el paso his­tó­ri­co de fun­dar una gran enti­dad regio­nal que nos agru­pe a todos, sin exclu­sio­nes, don­de poda­mos dise­ñar jun­tos las polí­ti­cas que habrán de garan­ti­zar nues­tro bien­es­tar, nues­tra inde­pen­den­cia y nues­tra sobe­ra­nía, con base en la igual­dad, la soli­da­ri­dad y la com­ple­men­ta­rie­dad. Cara­cas, la capi­tal de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, se enor­gu­lle­ce des­de ya en alber­gar, los pró­xi­mos 2 y 3 de diciem­bre, la Cum­bre de Jefes de Esta­do y de Gobierno que fun­da­rá defi­ni­ti­va­men­te nues­tra Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños (CELAC).

Los vene­zo­la­nos cifra­mos nues­tras espe­ran­zas en una gran alian­za de los ensam­bles regio­na­les del Sur, como la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (UNASUR), la CARICOM, el SICA, la Unión Afri­ca­na, la ASEAN o la ECO y, muy espe­cial­men­te, en las ins­tan­cias inter­re­gio­na­les de arti­cu­la­ción de poten­cias emer­gen­tes como el BRICS (Bra­sil, Rusia, India, Chi­na y Sudá­fri­ca) que debe con­ver­tir­se en un polo de atrac­ción arti­cu­la­do con los pue­blos del Sur.

Quie­ro fina­li­zar recor­dan­do al gran can­tor del pue­blo vene­zo­lano: a Alí Pri­me­ra. En una de sus can­cio­nes nos inter­pe­la así: ¿Cuál es la lucha de/​los hom­bres, para lograr/​la paz?/ ¿Y cuál paz?/ Si quie­ren dejar/​el mun­do como está. Hoy más que nun­ca, el peor cri­men con­tra la paz es dejar al mun­do como está: si lo deja­mos como está, el pre­sen­te y el por­ve­nir están y esta­rán deter­mi­na­dos por la gue­rra per­pe­tua. Por el con­tra­rio, lograr la paz supo­ne rever­tir radi­cal­men­te todo lo que impi­de, para decir­lo con el mis­mo Alí Pri­me­ra, que sea humana/​la huma­ni­dad.

Hugo Chá­vez Frías
Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *