Liber­tad con­di­cio­na­da fue la fór­mu­la en Irlan­da

p004_f01.jpg

El atrio de la Royal Dublin Society tem­bló ante los aplau­sos de cen­te­na­res de repu­bli­ca­nos. Pues­tos en pie, aplau­dían a los cua­tro hom­bres que el líder de Sinn Féin pre­sen­tó como «nues­tros cua­tro Nel­son Man­de­la». Mar­tin O’Con­nell, Edward Butler, Harry Dug­gan y Hugh Doherty, los cua­tro miem­bros del IRA, con­de­na­dos a entre doce y once cade­nas per­pe­tuas cada uno por la auto­ría de varias accio­nes con arte­fac­tos explo­si­vos en Lon­dres, habían sido tras­la­da­dos dos días antes des­de cár­ce­les de alta segu­ri­dad bri­tá­ni­cas a la pri­sión irlan­de­sa de Portlaoi­se, al sur de Dublin, y goza­ron de un per­mi­so espe­cial para par­ti­ci­par en una con­fe­ren­cia cla­ve para el pro­ce­so de paz irlan­dés. Fue ante los dele­ga­dos, algu­nos con lágri­mas en los ojos como el his­tó­ri­co líder del IRA Joe Cahill, don­de los cua­tro hom­bres dis­fru­ta­ron de sus pri­me­ras horas de liber­tad des­pués de 23 años de cár­cel. Y fue su pre­sen­cia, jun­to con la de otros pre­sos y pre­sas del IRA que via­ja­ron esa maña­na des­de cár­ce­les norir­lan­de­sas, la que selló el apo­yo de Sinn Féin al recién rubri­ca­do Acuer­do de Vier­nes San­to.

Era el 18 de abril de 1998, y ocho días antes Sinn Féin había fir­ma­do el pac­to. Aquel fin de sema­na era defi­ni­ti­vo para el pro­ce­so de paz irlan­dés, y los líde­res del movi­mien­to repu­bli­cano sabían que para con­ven­cer de la nece­si­dad de su apo­yo a los dele­ga­dos que se reu­nían en Dublín nece­si­ta­ban una prue­ba tan­gi­ble de los bene­fi­cios que el docu­men­to les iba a repor­tar. Y esa prue­ba fue la pre­sen­cia de sus pri­sio­ne­ros más sim­bó­li­cos. O’Con­nell, Butler, Dug­gan y Doherty serían libe­ra­dos final­men­te en 1999, bajo los tér­mi­nos del Acuer­do, y jun­to con ellos lo fue­ron todos aque­llos invo­lu­cra­dos en la lucha arma­da en el nor­te y sur de Irlan­da, así como en Gran Bre­ta­ña.

Des­de el prin­ci­pio de las nego­cia­cio­nes, el movi­mien­to repu­bli­cano tuvo en men­te el papel de sus pre­sos. El reco­no­ci­mien­to táci­to del esta­tu­to polí­ti­co faci­li­tó que en las pri­sio­nes irlan­de­sas los pre­sos de las orga­ni­za­cio­nes arma­das repu­bli­ca­nas y lea­lis­tas con­ta­rán con la liber­tad de orga­ni­zar­se, edu- car­se y, lo que es más impor­tan­te, infor­mar­se y par­ti­ci­par en las nego­cia­cio­nes.

En el momen­to del Acuer­do de Vier­nes San­to, el núme­ro de repu­bli­ca­nos en cár­ce­les en EEUU, Gran Bre­ta­ña, Irlan­da y Euro­pa no supe­ra­ba los 300, pero aun así el com­pro­mi­so para su libe­ra­ción fue una de las nego­cia­cio­nes más duras duran­te el pro­ce­so, debi­do a la pre­sión de aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas del unio­nis­mo más con­ser­va­dor.

Bajo los tér­mi­nos del Acuer­do de Vier­nes San­to, los miem­bros de orga­ni­za­cio­nes arma­das encar­ce­la­dos podrían final­men­te bene­fi­ciar­se de una liber­tad con­di­cio­na­da sim­pre y cuan­do sus orga­ni­za­cio­nes «esta­ble- cie­ran o man­tu­vie­ran un alto el fue­go inequi­vo­co y com­ple­to». Alre­de­dor de 400 pre­sos unio­nis­tas y repu­bli­ca­nos fue­ron libe­ra­dos. Algu­nos cons­ta­ta­ron pron­to que los tér­mi­nos de su liber­tad deja­ban bas­tan­te que desear por­que esta liber­tad con­di­cio­na­da dis­ta­ba mucho de ser una amnis­tía.

Ello sig­ni­fi­ca impo­si­bi­li­dad para la adop­ción, para con­se­guir cré­di­tos o segu­ros, visa­dos de via­je e inclu­so, en cier­tos casos, para lograr empleos debi­do a la vigen­cia de su ficha poli­cial. Bajo los tér­mi­nos de la «licen­cia» bajo la que se esta­ble­ce su liber­tad, cual­quier infrac­ción sig­ni­fi­ca su retorno a la cár­cel, como ha sido el caso de Bren­dan Lillis, reen­car­ce­la­do en 2009 acu­sa­do de un robo por el que no pudo ser juz­ga­do debi­do a su esta­do de salud. Lillis per­ma­ne­ció encar­ce­la­do a pesar de la artro­sis dege­ne­ra­ti­va que le man­tu­vo en cama duran­te 18 meses, has­ta su tras­la­do a un hos­pi­tal de Bel­fast el pasa­do mes de agos­to. En una situa­ción simi­lar de revo­ca­ción de licen­cia se hallan acti­vis­tas repu­bli­ca­nos aso­cia­dos con gru­pos disi­den­tes, algu­nos encar­ce­la­dos por expre­sar opi­nio­nes cri­ti­cas al pro­ce­so de paz.

En cuan­to a refu­gia­dos y hui­dos, al no exis­tir el con­cep­to de amnis­tía estos se encuen­tran en un lim­bo legal, por lo que su entra­da en juris­dic­ción bri­tá­ni­ca podría con­lle­var su arres­to y encar­ce­la­ción. Esta es una cues­tión que se sigue deba­tien­do den­tro del movi­mien­to repu­bli­cano, que pro­po­ne un tri­bu­nal de la ver­dad y la recon­ci­lia­ción simi­lar al esta­ble­ci­do en Sudá­fri­ca, mien­tras que el Gobierno bri­tá­ni­co pro­pug­na un pro­ce­so de carác­ter judi­cial.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *