Colom­bia: Los nar­co-colum­nis­tas, cóm­pli­ces del geno­ci­dio para­mi­li­tar – Aram Aha­ro­nian

La difu­sión de la infor­ma­ción de que diri­gen­tes polí­ti­cos, perio­dis­tas, aca­dé­mi­cos, diplo­má­ti­cos, reli­gio­sos, fun­cio­na­rios guber­na­men­ta­les, inte­gran­tes de ONGs, magis­tra­dos, miem­bros de las FF.AA. y otros per­so­na­jes, figu­ra­ban entre los con­tac­tos de los máxi­mos diri­gen­tes de las lla­ma­das Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia (AUC), más cono­ci­dos como para­mi­li­ta­res, no sor­pren­dió a la pobla­ción en gene­ral.

Lo sor­pren­den­te –o no- es que bajo la excu­sa de un espí­ri­tu de soli­da­ri­dad, muchos medios y perio­dis­tas siguen calla­dos ante las con­duc­tas de nar­co­co­lum­nis­tas y seu­do­pe­rio­dis­tas que entra­ron en com­pli­ci­dad direc­ta con delin­cuen­tes, mafio­sos, esta­fa­do­res y geno­ci­das para­mi­li­ta­res.

El sema­na­rio digi­tal colom­biano Un Pas­quín divul­gó en sus últi­mas dos edi­cio­nes los nom­bres de per­so­na­jes y enti­da­des cuya men­ción resul­ta de inte­rés gene­ral ‑por su figu­ra­ción pública‑, y que tuvie­ron comu­ni­ca­ción y rela­ción con Car­los Cas­ta­ño, el jefe para­mi­li­tar supues­ta­men­te ase­si­na­do en 2004. Los nom­bres sur­gen de la memo­ria USB (“memory stick”) del jefe para­mi­li­tar, en poder de la Fis­ca­lía Gene­ral des­de hace tres años.

La «memo­ria” de Cas­ta­ño

Con un total de 35 megaby­tes y 721 archi­vos divi­di­dos en sie­te car­pe­tas dife­ren­tes, la memo­ria USB de Car­los Cas­ta­ño –uno de los máxi­mos líde­res de los gru­pos para­mi­li­ta­res en Colom­bia– se encuen­tra en cus­to­dia en la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación des­de hace ya tres años, cuan­do fue entre­ga­da por Hebert Velo­za Gar­cía, alias H.H.

A pesar de que a las pocas sema­nas de reci­bi­da el Cuer­po Téc­ni­co de Inves­ti­ga­cio­nes (CTI) ela­bo­ró un infor­me de 50 pági­nas res­pec­to a su con­te­ni­do, has­ta aho­ra no ha sido teni­da en cuen­ta den­tro de las múl­ti­ples pes­qui­sas que se ade­lan­tan res­pec­to al para­mi­li­ta­ris­mo y sus alia­dos en todo el país.

El infor­me, que lle­va el núme­ro 410780 y fue entre­ga­do el 23 de julio de 2008 a la Fis­ca­lía 47 Dele­ga­da ante el Tri­bu­nal de la Uni­dad Nacio­nal de Jus­ti­cia y Paz de Mede­llín, hace un recuen­to de los más impor­tan­tes hallaz­gos hechos por los inves­ti­ga­do­res. Se omi­ten aque­llos que apa­re­cen en archi­vos de pren­sa, car­tas abier­tas, ges­tio­nes huma­ni­ta­rias, pági­nas web o infor­mes públi­cos, así como las comu­ni­ca­cio­nes entre para­mi­li­ta­res.

Nar­co­lum­nis­tas

Entre los «perio­dis­tas” men­cio­na­dos figu­ran:

Astrid Legar­da. Perio­dis­ta asi­la­da en Esta­dos Uni­dos (por ame­na­zas de las FARC). Habría inter­me­dia­do para que Car­los Cas­ta­ño media­ra con el gru­po de los Bui­tra­gue­ños, coman­dan­tes de las Auto­de­fen­sas Cam­pe­si­nas del Casa­na­re, en un caso de ven­ta de armas por par­te de los sub­ofi­cia­les del Ejér­ci­to Dau­ris Mer­ca­do Tama­ra y Harold Ever Mon­ta­ño.

Luis Jai­me Acos­ta. Corres­pon­sal de la Agen­cia tras­na­cio­nal de noti­cias Reuters. Des­pués de entre­vis­tar a los para­mi­li­ta­res alias Rodri­go Doble Cero y a El Ale­mán, le escri­be a Cas­ta­ño: «Que­dé muy impre­sio­na­do con el gra­do de entre­ga y pro­fe­sio­na­lis­mo de la gen­te del Blo­que Metro y de los coman­dan­tes Rodri­go y Jota. Sin otro par­ti­cu­lar y espe­ran­do sus ins­truc­cio­nes”.

Harriet Yolan­da Hidal­go Sil­va. Perio­dis­ta. Actual Jefa de Inves­ti­ga­ción del pro­gra­ma La Noche de RC N. Le envió nada menos que un poe­ma per­so­nal a Car­los Cas­ta­ño.

Ernes­to Yamhu­re. Cas­ta­ño le envia­ba suge­ren­cias de modi­fi­ca­cio­nes a sus colum­nas. Habría inter­me­dia­do para una comu­ni­ca­ción de Car­los Cas­ta­ño con la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos. Cas­ta­ño cono­cía de ante­mano las colum­nas de Ernes­to Yamhu­re y tenía inje­ren­cia sobre su con­te­ni­do.

Salud Her­nán­dez-Mora, espa­ño­la nacio­na­li­za­da colom­bia­na, colum­nis­ta de El Tiem­po, corres­pon­sal del dia­rio espa­ñol El Mun­do, ase­so­ra de ima­gen de sinies­tros per­so­na­jes, auto­ra del pró­lo­go del libro sobre Cas­ta­ño «Mi con­fe­sión”.

Cole­gas, de los delin­cuen­tes

Pese a la gran can­ti­dad de infor­ma­ción que con­tie­ne el USB entre­ga­do a la Fis­ca­lía Gene­ral hace tres años, has­ta aho­ra no ha sido teni­da en cuen­ta den­tro de las múl­ti­ples pes­qui­sas que supues­ta­men­te que se ade­lan­tan en Colom­bia sobre el para­mi­li­ta­ris­mo y sus alia­dos y que sal­pi­can a muchos polí­ti­cos que han esta­do ínti­ma­men­te liga­dos al gobierno de Álva­ro Uri­be.

Ejem­plo de estas con­duc­tas es el caso de Ernes­to Yamhu­re, quien a raíz de las denun­cias publi­ca­das por Un Pas­quín, debió renun­ciar a su colum­na en el dia­rio El Espec­ta­dor y a aban­do­nar sus espa­cios radia­les en Cara­col Radio y en Radio Súper, don­de com­par­tía micró­fo­nos con el ex minis­tro Fer­nan­do Lon­do­ño Hoyos.

Dice Vlad­do, humo­ri­ta grá­fi­co de La Sema­na y direc­tor de Un Pas­quin, que «con el pro­pó­si­to de con­tex­tua­li­zar (¿o mati­zar?) las denun­cias sobre los lla­ma­dos para­co­lum­nis­tas, algu­nos quie­ren des­viar la dis­cu­sión hacia los casos de repor­te­ros ami­gos de la gue­rri­lla, que tam­bién los hay, pero es un tema que aho­ra no vie­ne al caso.

Es lamen­ta­ble –agre­ga- que, sal­vo con­ta­das excep­cio­nes, las direc­ti­vas de medios, los líde­res de agre­mia­cio­nes perio­dís­ti­cas y los deca­nos y docen­tes de las facul­ta­des, miren para otro lado. Cuan­do un perio­dis­ta esta­ble­ce rela­cio­nes non sanc­tas con delin­cuen­tes, se con­vier­te en cole­ga, en cóm­pli­ce de ellos.

Vlad­do (Vla­di­mir Flo­rez), ase­gu­ró en entre­vis­ta con Cara­col Radio que esa memo­ria USB, que per­te­ne­cía a Car­los Cas­ta­ño, fue entre­ga­da a la Fis­ca­lía por el expa­ra­mi­li­tar Hebert Velo­za ‘HH’ y que allí «que­da cla­rí­si­mo que esa rela­ción tras­cen­dió la fron­te­ra de lo pro­fe­sio­nal o aca­dé­mi­co, para con­ver­tir­se en una cosa más estre­cha”.

Resal­tó que, según la infor­ma­ción halla­da en los archi­vos, Cas­ta­ño acon­se­ja­ba al colum­nis­ta cómo debía abor­dar Buy Flagyl ER Onli­ne los temas que tra­ba­ja­ría en su colum­na, defen­dien­do el pro­ce­so de paz con las AUC. «Le pido un favor, inser­te un párra­fo don­de aler­ta a las AUC sobre la impor­tan­cia del cum­pli­mien­to de su pala­bra ante la opi­nión públi­ca, de cum­plir con el cese de hos­ti­li­da­des, que inclu­ye aban­do­nar defi­ni­ti­va­men­te cual­quier par­ti­ci­pa­ción en acti­vi­da­des del nar­co­trá­fi­co, pues es lo que espe­ra Esta­dos Uni­dos (…) Ami­go, a mí me pare­ce que así es más váli­do lo que usted escri­be, y mues­tra su línea crí­ti­ca con todos los vio­len­tos”.

Con estas pala­bras, Cas­ta­ño acon­se­ja­ba a Ernes­to Yamhu­re la modi­fi­ca­ción de una colum­na que publi­ca­ría en el dia­rio El Espec­ta­dor, el 1 de diciem­bre del 2002. «… Del cum­pli­mien­to de su pala­bra depen­de­rá la con­fian­za y el res­pal­do de los colom­bia­nos al pro­ce­so de paz nego­cia­ción con ellos”, pedía Cas­ta­ño en la comu­ni­ca­ción con Yamhu­re.

La rela­ción entre Cas­ta­ño y Yamhu­re ha sido tam­bién comen­ta­da por Juan Rodri­go Gar­cía Fer­nán­dez (her­mano de ‘Car­los Mau­ri­cio’, el ex coman­dan­te del Blo­que Metro de las Auto­de­fen­sas ase­si­na­do en julio del 2004) y por Freddy Ren­dón Herre­ra, alias el ‘Ale­mán’.

Astrid Legar­da, es comu­ni­ca­do­ra, más­ter en Cien­cias Polí­ti­cas en Esta­dos Uni­dos y espe­cia­li­za­da en Israel en asun­tos de gue­rra y áreas de con­flic­to, auto­ra de «El ver­da­de­ro Pablo: san­gre, trai­ción y muer­te”, según los tes­ti­mo­nios de John Jai­ro Velás­quez, alias Pope­ye, lugar­te­nien­te, secre­ta­rio pri­va­do y ami­go de Pablo Esco­bar, jefe del Car­tel de Mede­llín.

El nom­bre de Salud Her­nán­dez-Mora ha apa­re­ci­do en meses recien­tes en diver­sas oca­sio­nes en estra­dos judi­cia­les [y algu­nos medios digi­ta­les], debi­do a las alu­sio­nes que varios ex fun­cio­na­rios del Depar­ta­men­to Admi­nis­tra­ti­vo de Seguridad(DAS) han hecho de esta perio­dis­ta como par­tí­ci­pe de la cam­pa­ña de des­pres­ti­gio que ese orga­nis­mo de inte­li­gen­cia ade­lan­tó con­tra la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia.

Aho­ra, a dichas acu­sa­cio­nes se suma el hallaz­go de unos correos de comien­zos de 2003 que la colum­nis­ta inter­cam­bió con el enton­ces coman­dan­te de los gru­pos para­mi­li­ta­res, Car­los Cas­ta­ño, y que fue­ron encon­tra­dos en la USB que H.H. le entre­gó a la Fis­ca­lía. Le decía Cas­ta­ño: «Apre­cia­da Salud. Reci­ba mi salu­do con afec­to. Le rue­go sua­vi­zar mi res­pues­ta a la pre­gun­ta sobre cómo finan­ciar las Auto­de­fen­sas aban­do­nan­do el nar­co­trá­fi­co”: Car­los Cas­ta­ño”. Como res­pues­ta, el jefe para­mi­li­tar reci­bía: «Esti­ma­do coman­dan­te, com­pren­do su su pre­ci­sión y así la haré.”

La his­pano-colom­bia­na, quien ya tomó un avión a Madrid, lle­gó has­ta el pun­to de pro­lo­gar el libro «Mi con­fe­sión” del ¿ase­si­na­do? nar­co-para­co Car­los Cas­ta­ño (fue «ofi­cial­men­te” decla­ra­do ase­si­na­do en 2004).

¿La pren­sa cóm­pli­ce silen­cia­rá todo ésto tam­bién?

CALPU

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *