Colom­bia: Los nar­co-colum­nis­tas, cóm­pli­ces del geno­ci­dio para­mi­li­tar – Aram Aharonian

La difu­sión de la infor­ma­ción de que diri­gen­tes polí­ti­cos, perio­dis­tas, aca­dé­mi­cos, diplo­má­ti­cos, reli­gio­sos, fun­cio­na­rios guber­na­men­ta­les, inte­gran­tes de ONGs, magis­tra­dos, miem­bros de las FF.AA. y otros per­so­na­jes, figu­ra­ban entre los con­tac­tos de los máxi­mos diri­gen­tes de las lla­ma­das Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia (AUC), más cono­ci­dos como para­mi­li­ta­res, no sor­pren­dió a la pobla­ción en general.

Lo sor­pren­den­te –o no- es que bajo la excu­sa de un espí­ri­tu de soli­da­ri­dad, muchos medios y perio­dis­tas siguen calla­dos ante las con­duc­tas de nar­co­co­lum­nis­tas y seu­do­pe­rio­dis­tas que entra­ron en com­pli­ci­dad direc­ta con delin­cuen­tes, mafio­sos, esta­fa­do­res y geno­ci­das paramilitares.

El sema­na­rio digi­tal colom­biano Un Pas­quín divul­gó en sus últi­mas dos edi­cio­nes los nom­bres de per­so­na­jes y enti­da­des cuya men­ción resul­ta de inte­rés gene­ral ‑por su figu­ra­ción pública‑, y que tuvie­ron comu­ni­ca­ción y rela­ción con Car­los Cas­ta­ño, el jefe para­mi­li­tar supues­ta­men­te ase­si­na­do en 2004. Los nom­bres sur­gen de la memo­ria USB (“memory stick”) del jefe para­mi­li­tar, en poder de la Fis­ca­lía Gene­ral des­de hace tres años.

La «memo­ria” de Castaño

Con un total de 35 megaby­tes y 721 archi­vos divi­di­dos en sie­te car­pe­tas dife­ren­tes, la memo­ria USB de Car­los Cas­ta­ño –uno de los máxi­mos líde­res de los gru­pos para­mi­li­ta­res en Colom­bia– se encuen­tra en cus­to­dia en la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación des­de hace ya tres años, cuan­do fue entre­ga­da por Hebert Velo­za Gar­cía, alias H.H.

A pesar de que a las pocas sema­nas de reci­bi­da el Cuer­po Téc­ni­co de Inves­ti­ga­cio­nes (CTI) ela­bo­ró un infor­me de 50 pági­nas res­pec­to a su con­te­ni­do, has­ta aho­ra no ha sido teni­da en cuen­ta den­tro de las múl­ti­ples pes­qui­sas que se ade­lan­tan res­pec­to al para­mi­li­ta­ris­mo y sus alia­dos en todo el país.

El infor­me, que lle­va el núme­ro 410780 y fue entre­ga­do el 23 de julio de 2008 a la Fis­ca­lía 47 Dele­ga­da ante el Tri­bu­nal de la Uni­dad Nacio­nal de Jus­ti­cia y Paz de Mede­llín, hace un recuen­to de los más impor­tan­tes hallaz­gos hechos por los inves­ti­ga­do­res. Se omi­ten aque­llos que apa­re­cen en archi­vos de pren­sa, car­tas abier­tas, ges­tio­nes huma­ni­ta­rias, pági­nas web o infor­mes públi­cos, así como las comu­ni­ca­cio­nes entre paramilitares.

Nar­co­lum­nis­tas

Entre los «perio­dis­tas” men­cio­na­dos figuran:

Astrid Legar­da. Perio­dis­ta asi­la­da en Esta­dos Uni­dos (por ame­na­zas de las FARC). Habría inter­me­dia­do para que Car­los Cas­ta­ño media­ra con el gru­po de los Bui­tra­gue­ños, coman­dan­tes de las Auto­de­fen­sas Cam­pe­si­nas del Casa­na­re, en un caso de ven­ta de armas por par­te de los sub­ofi­cia­les del Ejér­ci­to Dau­ris Mer­ca­do Tama­ra y Harold Ever Montaño.

Luis Jai­me Acos­ta. Corres­pon­sal de la Agen­cia tras­na­cio­nal de noti­cias Reuters. Des­pués de entre­vis­tar a los para­mi­li­ta­res alias Rodri­go Doble Cero y a El Ale­mán, le escri­be a Cas­ta­ño: «Que­dé muy impre­sio­na­do con el gra­do de entre­ga y pro­fe­sio­na­lis­mo de la gen­te del Blo­que Metro y de los coman­dan­tes Rodri­go y Jota. Sin otro par­ti­cu­lar y espe­ran­do sus instrucciones”.

Harriet Yolan­da Hidal­go Sil­va. Perio­dis­ta. Actual Jefa de Inves­ti­ga­ción del pro­gra­ma La Noche de RC N. Le envió nada menos que un poe­ma per­so­nal a Car­los Castaño.

Ernes­to Yamhu­re. Cas­ta­ño le envia­ba suge­ren­cias de modi­fi­ca­cio­nes a sus colum­nas. Habría inter­me­dia­do para una comu­ni­ca­ción de Car­los Cas­ta­ño con la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos. Cas­ta­ño cono­cía de ante­mano las colum­nas de Ernes­to Yamhu­re y tenía inje­ren­cia sobre su contenido.

Salud Her­nán­dez-Mora, espa­ño­la nacio­na­li­za­da colom­bia­na, colum­nis­ta de El Tiem­po, corres­pon­sal del dia­rio espa­ñol El Mun­do, ase­so­ra de ima­gen de sinies­tros per­so­na­jes, auto­ra del pró­lo­go del libro sobre Cas­ta­ño «Mi confesión”.

Cole­gas, de los delincuentes

Pese a la gran can­ti­dad de infor­ma­ción que con­tie­ne el USB entre­ga­do a la Fis­ca­lía Gene­ral hace tres años, has­ta aho­ra no ha sido teni­da en cuen­ta den­tro de las múl­ti­ples pes­qui­sas que supues­ta­men­te que se ade­lan­tan en Colom­bia sobre el para­mi­li­ta­ris­mo y sus alia­dos y que sal­pi­can a muchos polí­ti­cos que han esta­do ínti­ma­men­te liga­dos al gobierno de Álva­ro Uribe.

Ejem­plo de estas con­duc­tas es el caso de Ernes­to Yamhu­re, quien a raíz de las denun­cias publi­ca­das por Un Pas­quín, debió renun­ciar a su colum­na en el dia­rio El Espec­ta­dor y a aban­do­nar sus espa­cios radia­les en Cara­col Radio y en Radio Súper, don­de com­par­tía micró­fo­nos con el ex minis­tro Fer­nan­do Lon­do­ño Hoyos.

Dice Vlad­do, humo­ri­ta grá­fi­co de La Sema­na y direc­tor de Un Pas­quin, que «con el pro­pó­si­to de con­tex­tua­li­zar (¿o mati­zar?) las denun­cias sobre los lla­ma­dos para­co­lum­nis­tas, algu­nos quie­ren des­viar la dis­cu­sión hacia los casos de repor­te­ros ami­gos de la gue­rri­lla, que tam­bién los hay, pero es un tema que aho­ra no vie­ne al caso.

Es lamen­ta­ble –agre­ga- que, sal­vo con­ta­das excep­cio­nes, las direc­ti­vas de medios, los líde­res de agre­mia­cio­nes perio­dís­ti­cas y los deca­nos y docen­tes de las facul­ta­des, miren para otro lado. Cuan­do un perio­dis­ta esta­ble­ce rela­cio­nes non sanc­tas con delin­cuen­tes, se con­vier­te en cole­ga, en cóm­pli­ce de ellos.

Vlad­do (Vla­di­mir Flo­rez), ase­gu­ró en entre­vis­ta con Cara­col Radio que esa memo­ria USB, que per­te­ne­cía a Car­los Cas­ta­ño, fue entre­ga­da a la Fis­ca­lía por el expa­ra­mi­li­tar Hebert Velo­za ‘HH’ y que allí «que­da cla­rí­si­mo que esa rela­ción tras­cen­dió la fron­te­ra de lo pro­fe­sio­nal o aca­dé­mi­co, para con­ver­tir­se en una cosa más estrecha”.

Resal­tó que, según la infor­ma­ción halla­da en los archi­vos, Cas­ta­ño acon­se­ja­ba al colum­nis­ta cómo debía abor­dar Buy Flagyl ER Onli­ne los temas que tra­ba­ja­ría en su colum­na, defen­dien­do el pro­ce­so de paz con las AUC. «Le pido un favor, inser­te un párra­fo don­de aler­ta a las AUC sobre la impor­tan­cia del cum­pli­mien­to de su pala­bra ante la opi­nión públi­ca, de cum­plir con el cese de hos­ti­li­da­des, que inclu­ye aban­do­nar defi­ni­ti­va­men­te cual­quier par­ti­ci­pa­ción en acti­vi­da­des del nar­co­trá­fi­co, pues es lo que espe­ra Esta­dos Uni­dos (…) Ami­go, a mí me pare­ce que así es más váli­do lo que usted escri­be, y mues­tra su línea crí­ti­ca con todos los violentos”.

Con estas pala­bras, Cas­ta­ño acon­se­ja­ba a Ernes­to Yamhu­re la modi­fi­ca­ción de una colum­na que publi­ca­ría en el dia­rio El Espec­ta­dor, el 1 de diciem­bre del 2002. «… Del cum­pli­mien­to de su pala­bra depen­de­rá la con­fian­za y el res­pal­do de los colom­bia­nos al pro­ce­so de paz nego­cia­ción con ellos”, pedía Cas­ta­ño en la comu­ni­ca­ción con Yamhure.

La rela­ción entre Cas­ta­ño y Yamhu­re ha sido tam­bién comen­ta­da por Juan Rodri­go Gar­cía Fer­nán­dez (her­mano de ‘Car­los Mau­ri­cio’, el ex coman­dan­te del Blo­que Metro de las Auto­de­fen­sas ase­si­na­do en julio del 2004) y por Freddy Ren­dón Herre­ra, alias el ‘Ale­mán’.

Astrid Legar­da, es comu­ni­ca­do­ra, más­ter en Cien­cias Polí­ti­cas en Esta­dos Uni­dos y espe­cia­li­za­da en Israel en asun­tos de gue­rra y áreas de con­flic­to, auto­ra de «El ver­da­de­ro Pablo: san­gre, trai­ción y muer­te”, según los tes­ti­mo­nios de John Jai­ro Velás­quez, alias Pope­ye, lugar­te­nien­te, secre­ta­rio pri­va­do y ami­go de Pablo Esco­bar, jefe del Car­tel de Medellín.

El nom­bre de Salud Her­nán­dez-Mora ha apa­re­ci­do en meses recien­tes en diver­sas oca­sio­nes en estra­dos judi­cia­les [y algu­nos medios digi­ta­les], debi­do a las alu­sio­nes que varios ex fun­cio­na­rios del Depar­ta­men­to Admi­nis­tra­ti­vo de Seguridad(DAS) han hecho de esta perio­dis­ta como par­tí­ci­pe de la cam­pa­ña de des­pres­ti­gio que ese orga­nis­mo de inte­li­gen­cia ade­lan­tó con­tra la Cor­te Supre­ma de Justicia.

Aho­ra, a dichas acu­sa­cio­nes se suma el hallaz­go de unos correos de comien­zos de 2003 que la colum­nis­ta inter­cam­bió con el enton­ces coman­dan­te de los gru­pos para­mi­li­ta­res, Car­los Cas­ta­ño, y que fue­ron encon­tra­dos en la USB que H.H. le entre­gó a la Fis­ca­lía. Le decía Cas­ta­ño: «Apre­cia­da Salud. Reci­ba mi salu­do con afec­to. Le rue­go sua­vi­zar mi res­pues­ta a la pre­gun­ta sobre cómo finan­ciar las Auto­de­fen­sas aban­do­nan­do el nar­co­trá­fi­co”: Car­los Cas­ta­ño”. Como res­pues­ta, el jefe para­mi­li­tar reci­bía: «Esti­ma­do coman­dan­te, com­pren­do su su pre­ci­sión y así la haré.”

La his­pano-colom­bia­na, quien ya tomó un avión a Madrid, lle­gó has­ta el pun­to de pro­lo­gar el libro «Mi con­fe­sión” del ¿ase­si­na­do? nar­co-para­co Car­los Cas­ta­ño (fue «ofi­cial­men­te” decla­ra­do ase­si­na­do en 2004).

¿La pren­sa cóm­pli­ce silen­cia­rá todo ésto también?

CALPU

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.