Veci­nos de Erre­kal­de exi­gen la dimi­sión del Gobierno de Azku­na y de Ares

La aso­cia­ción de veci­nos de Erre­kal­de Erre­kal­de­be­rriz ha pedi­do hoy la dimi­sión y del alcal­de de Bil­bo Iña­ki Azku­na y todo su equi­po de Gobierno y del con­se­je­ro de Inte­rior del Gobierno vas­co Rodol­fo Ares, a quie­nes hace res­pon­sa­bles del “esta­do de excep­ción” que los veci­nos vivie­ron des­de el miér­co­les has­ta el vier­nes de la pasa­da sema­na. Asi­mis­mo, han recha­za­do de mane­ra con­tun­den­te los actos vio­len­tos ocu­rri­dos duran­te los cita­dos días.

Según la aso­cia­ción veci­nal el pasa­do vier­nes 23 de sep­tiem­bre “no solo fue el día de la ver­güen­za, fue la cul­mi­na­ción de una situa­ción excep­cio­nal que se ha pro­lon­ga­do tres días en los que se han vul­ne­ra­do los dere­chos de los y las Errekaldetarras”.

Por ello, han que­ri­do mani­fes­tar “de for­ma cla­ra y con­tun­den­te nues­tra posi­ción en torno a lo acon­te­ci­do duran­te estas jor­na­das negras, así como dar a cono­cer las medi­das que inme­dia­ta­men­te pon­dre­mos en marcha”.

Recha­zo de los actos violentos

En pri­mer lugar, han que­ri­do recha­zar “níti­da y con­tun­den­te­men­te los actos vio­len­tos acae­ci­dos duran­te estas jor­na­das. Recha­za­mos la que­ma de con­te­ne­do­res y los daños en el mobi­lia­rio urbano. Recha­za­mos el lan­za­mien­to de obje­tos. Recha­za­mos las ame­na­zas a con­ce­ja­les. Recha­za­mos los ata­ques a Batzo­kis. Recha­za­mos y denun­cia­mos de for­ma níti­da y con­tun­den­te los daños cau­sa­dos a vivien­das, vehícu­los y espe­cial­men­te a las per­so­nas”, han decla­ra­do en una nota envia­da a los medios de comunicación.

Asi­mis­mo, han recor­da­do que, ins­tan­tes des­pués de cono­cer­se la deci­sión del juz­ga­do, des­de la aso­cia­ción, pidie­ron a la pobla­ción “que actua­se con inte­li­gen­cia, no cayen­do en pro­vo­ca­cio­nes”, han dicho. “Pedi­mos que no se res­pon­die­ra en nin­gún momen­to a las agre­sio­nes que nos tenían pre­pa­ra­das. Pedi­mos que se actua­se con una acti­tud posi­ti­va, crea­ti­va y cons­truc­ti­va. Pedi­mos a la pobla­ción estar a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias, para que todo el mun­do vie­ra que la úni­ca vio­len­cia era la suya; la de espe­cu­la­do­res, la de alcal­des que no escu­chan al pue­blo, la de un Gobierno vas­co que man­da Poli­cía para aca­bar con nues­tro dere­cho a la Cul­tu­ra”. Des­gra­cia­da­men­te, recuer­dan, “el dis­cu­rrir de los acon­te­ci­mien­tos ha per­mi­ti­do que los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de esta situa­ción de “excep­ción” des­víen la aten­ción de la opi­nión pública”.

Esta­do de excepción

En segun­do lugar, han denun­cia­do que “des­de la madru­ga­da del miér­co­les los veci­nos y veci­nas, los y las comer­cian­tes, nues­tros mayo­res, hijos e hijas, hemos sen­ti­do vivir un ‘esta­do de excep­ción’ en el que se han vul­ne­ra­do nues­tros derechos”.

Los veci­nos afir­man que duran­te estos días “la pre­sen­cia masi­va y la acti­tud agre­si­va de la Ertzain­tza ha ate­mo­ri­za­do a los y las veci­nas, se ha impe­di­do el tra­ba­jo de abo­ga­dos, se ha impe­di­do a par­la­men­ta­rios cono­cer la situa­ción en los alre­de­do­res del Gaz­tetxe y se ha car­ga­do indis­cri­mi­na­da­men­te con­tra per­so­nas que se mani­fes­ta­ban pacíficamente”.

Tam­bién ase­gu­ran que la Poli­cía car­gó con­tra miles de per­so­nas, “entre ellos cen­te­na­res de niños y niñas”, que se tomó “poli­cial­men­te un barrio impi­dien­do la libre cir­cu­la­ción, el dere­cho de reu­nión y el dere­cho a la pro­tes­ta pací­fi­ca”, que ertzai­nas car­ga­ron en las inme­dia­cio­nes de cen­tros edu­ca­ti­vos “a las horas de entra­da y sali­da de nues­tros hijos e hijas”.

Pero la lis­ta no aca­ba ahí. Erre­kal­de­be­rriz acu­sa a la Ertzain­tza de irrum­pir en el Ambu­la­to­rio y en el ser­vi­cio de Pedia­tría “gene­ran­do esce­nas de páni­co”, de dete­ner a gen­te solo por correr, de des­tro­zar per­sia­nas de comer­cios, de impe­dir a los comer­cian­tes tra­ba­jar duran­te días “en un barrio azo­ta­do por la cri­sis”, de dis­pa­rar “a boca­ja­rro con­tra per­so­nas inde­fen­sas” y de insul­tar a los veci­nos, entre otras cosas.

Res­pon­sa­bles

En ter­cer lugar y ante todo lo expues­to, Erre­kal­de­be­rriz iden­ti­fi­ca a dos “cla­ros res­pon­sa­bles”. Recla­ma res­pon­sa­bi­li­da­des en pri­mer lugar al Ayun­ta­mien­to de Bil­bao, quien en su opi­nión, “ha teni­do en todo momen­to la posi­bi­li­dad de recon­du­cir polí­ti­ca­men­te el pro­ble­ma”. Des­de la aso­cia­ción afir­man haber “ofre­ci­do innu­me­ra­bles alter­na­ti­vas y solu­cio­nes que res­pe­ta­ran los dere­chos de los y las rekal­de­ta­rras, pero tam­bién los dere­chos de los pro­pie­ta­rios. Hemos pedi­do la media­ción del Arar­te­ko, de la Dipu­tación, del Biz­kai Buru Batzar, del Gobierno vas­co y de máxi­mos res­pon­sa­bles ins­ti­tu­cio­na­les de este país”. Pero tal y como ase­gu­ran, “nada ha ser­vi­do”. Aún más, denun­cian que el Ayun­ta­mien­to de Bil­bao, “no solo no ha acep­ta­do una sali­da dia­lo­ga­da, sino que se han con­ver­ti­do en el arie­te de los intere­ses pri­va­dos de una cons­truc­to­ra fren­te a los dere­chos de un barrio. Lo úni­co que ha hecho el Alcal­de de Bil­bao para hacer fren­te a la cri­sis eco­nó­mi­ca actual, pro­vo­ca­da por espe­cu­la­do­res inmo­bi­lia­rios, es rogar a la amatxu de Begoña”.

Por el con­tra­rio, afir­man, “para defen­der los intere­ses de esos espe­cu­la­do­res y demo­ler nues­tro úni­co espa­cio cul­tu­ral en el barrio, no solo se ha nega­do a encon­trar solu­cio­nes polí­ti­cas, sino que ha men­ti­do y ha humi­lla­do a los Rekal­de­ta­rras aplau­dien­do la des­pro­por­cio­na­da actua­ción de la policía”.

Por todo ello soli­ci­tan la dimi­sión “inme­dia­ta” del equi­po de gobierno del Ayun­ta­mien­to de Bilbao.

Por otra par­te, tam­bién han teni­do pala­bras para el Gobierno vas­co, sobre quien han dicho “ha podi­do recon­du­cir la situa­ción incoan­do expe­dien­te para estu­diar la pro­tec­ción de un edi­fi­cio que la Aso­cia­ción Vas­ca de Patri­mo­nio Indus­trial había soli­ci­ta­do ser protegido”.

Des­de Erre­kal­de­be­rriz creen que el Depar­ta­men­to de Cul­tu­ra tenía en sus manos para­li­zar la orden de derri­bo, para estu­diar la per­ti­nen­cia o no de las deman­das de pro­tec­ción. “No solo no lo ha hecho, sino que des­de Inte­rior se ha orga­ni­za­do una toma poli­cial del barrio que ha daña­do nues­tra eco­no­mía, nues­tra ima­gen, nues­tra inte­gri­dad físi­ca y ha deja­do secue­las en niños y niñas ate­rro­ri­za­dos”, han sen­ten­cia­do. Por lo que soli­ci­tan la dimi­sión “inme­dia­ta” del Con­se­je­ro de Inte­rior Rodol­fo Ares.

Inves­ti­ga­ción

Por si todo esto fue­ra poco, Erre­kal­de­be­rriz insis­te en que van a soli­ci­tar una inves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria e inter­na­cio­nal del “esta­do de excep­ción” y de la “vul­ne­ra­ción de dere­chos a la que nos han sometido”.

Han expli­ca­do que ya han con­tac­ta­do con Amnesty Inter­na­tio­nal para soli­ci­tar que inves­ti­gue los epi­so­dios de vio­len­cia ocu­rri­dos en los últi­mos días.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.