Veci­nos de Erre­kal­de exi­gen la dimi­sión del Gobierno de Azku­na y de Ares

La aso­cia­ción de veci­nos de Erre­kal­de Erre­kal­de­be­rriz ha pedi­do hoy la dimi­sión y del alcal­de de Bil­bo Iña­ki Azku­na y todo su equi­po de Gobierno y del con­se­je­ro de Inte­rior del Gobierno vas­co Rodol­fo Ares, a quie­nes hace res­pon­sa­bles del “esta­do de excep­ción” que los veci­nos vivie­ron des­de el miér­co­les has­ta el vier­nes de la pasa­da sema­na. Asi­mis­mo, han recha­za­do de mane­ra con­tun­den­te los actos vio­len­tos ocu­rri­dos duran­te los cita­dos días.

Según la aso­cia­ción veci­nal el pasa­do vier­nes 23 de sep­tiem­bre “no solo fue el día de la ver­güen­za, fue la cul­mi­na­ción de una situa­ción excep­cio­nal que se ha pro­lon­ga­do tres días en los que se han vul­ne­ra­do los dere­chos de los y las Erre­kal­de­ta­rras”.

Por ello, han que­ri­do mani­fes­tar “de for­ma cla­ra y con­tun­den­te nues­tra posi­ción en torno a lo acon­te­ci­do duran­te estas jor­na­das negras, así como dar a cono­cer las medi­das que inme­dia­ta­men­te pon­dre­mos en mar­cha”.

Recha­zo de los actos vio­len­tos

En pri­mer lugar, han que­ri­do recha­zar “níti­da y con­tun­den­te­men­te los actos vio­len­tos acae­ci­dos duran­te estas jor­na­das. Recha­za­mos la que­ma de con­te­ne­do­res y los daños en el mobi­lia­rio urbano. Recha­za­mos el lan­za­mien­to de obje­tos. Recha­za­mos las ame­na­zas a con­ce­ja­les. Recha­za­mos los ata­ques a Batzo­kis. Recha­za­mos y denun­cia­mos de for­ma níti­da y con­tun­den­te los daños cau­sa­dos a vivien­das, vehícu­los y espe­cial­men­te a las per­so­nas”, han decla­ra­do en una nota envia­da a los medios de comu­ni­ca­ción.

Asi­mis­mo, han recor­da­do que, ins­tan­tes des­pués de cono­cer­se la deci­sión del juz­ga­do, des­de la aso­cia­ción, pidie­ron a la pobla­ción “que actua­se con inte­li­gen­cia, no cayen­do en pro­vo­ca­cio­nes”, han dicho. “Pedi­mos que no se res­pon­die­ra en nin­gún momen­to a las agre­sio­nes que nos tenían pre­pa­ra­das. Pedi­mos que se actua­se con una acti­tud posi­ti­va, crea­ti­va y cons­truc­ti­va. Pedi­mos a la pobla­ción estar a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias, para que todo el mun­do vie­ra que la úni­ca vio­len­cia era la suya; la de espe­cu­la­do­res, la de alcal­des que no escu­chan al pue­blo, la de un Gobierno vas­co que man­da Poli­cía para aca­bar con nues­tro dere­cho a la Cul­tu­ra”. Des­gra­cia­da­men­te, recuer­dan, “el dis­cu­rrir de los acon­te­ci­mien­tos ha per­mi­ti­do que los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de esta situa­ción de “excep­ción” des­víen la aten­ción de la opi­nión públi­ca”.

Esta­do de excep­ción

En segun­do lugar, han denun­cia­do que “des­de la madru­ga­da del miér­co­les los veci­nos y veci­nas, los y las comer­cian­tes, nues­tros mayo­res, hijos e hijas, hemos sen­ti­do vivir un ‘esta­do de excep­ción’ en el que se han vul­ne­ra­do nues­tros dere­chos”.

Los veci­nos afir­man que duran­te estos días “la pre­sen­cia masi­va y la acti­tud agre­si­va de la Ertzain­tza ha ate­mo­ri­za­do a los y las veci­nas, se ha impe­di­do el tra­ba­jo de abo­ga­dos, se ha impe­di­do a par­la­men­ta­rios cono­cer la situa­ción en los alre­de­do­res del Gaz­tetxe y se ha car­ga­do indis­cri­mi­na­da­men­te con­tra per­so­nas que se mani­fes­ta­ban pací­fi­ca­men­te”.

Tam­bién ase­gu­ran que la Poli­cía car­gó con­tra miles de per­so­nas, “entre ellos cen­te­na­res de niños y niñas”, que se tomó “poli­cial­men­te un barrio impi­dien­do la libre cir­cu­la­ción, el dere­cho de reu­nión y el dere­cho a la pro­tes­ta pací­fi­ca”, que ertzai­nas car­ga­ron en las inme­dia­cio­nes de cen­tros edu­ca­ti­vos “a las horas de entra­da y sali­da de nues­tros hijos e hijas”.

Pero la lis­ta no aca­ba ahí. Erre­kal­de­be­rriz acu­sa a la Ertzain­tza de irrum­pir en el Ambu­la­to­rio y en el ser­vi­cio de Pedia­tría “gene­ran­do esce­nas de páni­co”, de dete­ner a gen­te solo por correr, de des­tro­zar per­sia­nas de comer­cios, de impe­dir a los comer­cian­tes tra­ba­jar duran­te días “en un barrio azo­ta­do por la cri­sis”, de dis­pa­rar “a boca­ja­rro con­tra per­so­nas inde­fen­sas” y de insul­tar a los veci­nos, entre otras cosas.

Res­pon­sa­bles

En ter­cer lugar y ante todo lo expues­to, Erre­kal­de­be­rriz iden­ti­fi­ca a dos “cla­ros res­pon­sa­bles”. Recla­ma res­pon­sa­bi­li­da­des en pri­mer lugar al Ayun­ta­mien­to de Bil­bao, quien en su opi­nión, “ha teni­do en todo momen­to la posi­bi­li­dad de recon­du­cir polí­ti­ca­men­te el pro­ble­ma”. Des­de la aso­cia­ción afir­man haber “ofre­ci­do innu­me­ra­bles alter­na­ti­vas y solu­cio­nes que res­pe­ta­ran los dere­chos de los y las rekal­de­ta­rras, pero tam­bién los dere­chos de los pro­pie­ta­rios. Hemos pedi­do la media­ción del Arar­te­ko, de la Dipu­tación, del Biz­kai Buru Batzar, del Gobierno vas­co y de máxi­mos res­pon­sa­bles ins­ti­tu­cio­na­les de este país”. Pero tal y como ase­gu­ran, “nada ha ser­vi­do”. Aún más, denun­cian que el Ayun­ta­mien­to de Bil­bao, “no solo no ha acep­ta­do una sali­da dia­lo­ga­da, sino que se han con­ver­ti­do en el arie­te de los intere­ses pri­va­dos de una cons­truc­to­ra fren­te a los dere­chos de un barrio. Lo úni­co que ha hecho el Alcal­de de Bil­bao para hacer fren­te a la cri­sis eco­nó­mi­ca actual, pro­vo­ca­da por espe­cu­la­do­res inmo­bi­lia­rios, es rogar a la amatxu de Bego­ña”.

Por el con­tra­rio, afir­man, “para defen­der los intere­ses de esos espe­cu­la­do­res y demo­ler nues­tro úni­co espa­cio cul­tu­ral en el barrio, no solo se ha nega­do a encon­trar solu­cio­nes polí­ti­cas, sino que ha men­ti­do y ha humi­lla­do a los Rekal­de­ta­rras aplau­dien­do la des­pro­por­cio­na­da actua­ción de la poli­cía”.

Por todo ello soli­ci­tan la dimi­sión “inme­dia­ta” del equi­po de gobierno del Ayun­ta­mien­to de Bil­bao.

Por otra par­te, tam­bién han teni­do pala­bras para el Gobierno vas­co, sobre quien han dicho “ha podi­do recon­du­cir la situa­ción incoan­do expe­dien­te para estu­diar la pro­tec­ción de un edi­fi­cio que la Aso­cia­ción Vas­ca de Patri­mo­nio Indus­trial había soli­ci­ta­do ser pro­te­gi­do”.

Des­de Erre­kal­de­be­rriz creen que el Depar­ta­men­to de Cul­tu­ra tenía en sus manos para­li­zar la orden de derri­bo, para estu­diar la per­ti­nen­cia o no de las deman­das de pro­tec­ción. “No solo no lo ha hecho, sino que des­de Inte­rior se ha orga­ni­za­do una toma poli­cial del barrio que ha daña­do nues­tra eco­no­mía, nues­tra ima­gen, nues­tra inte­gri­dad físi­ca y ha deja­do secue­las en niños y niñas ate­rro­ri­za­dos”, han sen­ten­cia­do. Por lo que soli­ci­tan la dimi­sión “inme­dia­ta” del Con­se­je­ro de Inte­rior Rodol­fo Ares.

Inves­ti­ga­ción

Por si todo esto fue­ra poco, Erre­kal­de­be­rriz insis­te en que van a soli­ci­tar una inves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria e inter­na­cio­nal del “esta­do de excep­ción” y de la “vul­ne­ra­ción de dere­chos a la que nos han some­ti­do”.

Han expli­ca­do que ya han con­tac­ta­do con Amnesty Inter­na­tio­nal para soli­ci­tar que inves­ti­gue los epi­so­dios de vio­len­cia ocu­rri­dos en los últi­mos días.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *