Txi­ki eta Otae­gi. Víc­ti­mas del fran­quis­mo y Víc­ti­mas del post-fran­quis­mo- Antxon Gomez eta Txar­li Gon­za­lez

La bio­gra­fía de los dic­ta­do­res que se sien­ten impu­nes man­tie­ne una cohe­ren­cia que, como en el caso de Fran­cis­co Fran­co, estu­vo mar­ca­da por el cri­men y el geno­ci­dio. Decla­ró que él res­pon­de­ría sola­men­te ante Dios y la his­to­ria y mien­tras muchos siguen rezan­do por el alma de aquel cri­mi­na­lo­tros­que­re­mos insis­tir en la ver­da­de­ra his­to­ria de un régi­men que hizo de la muer­te su úni­ca seña de iden­ti­dad y que Juan Car­los de Bor­bón hizo suya al jurar sus car­gos, reafir­man­do, con emo­ción con­te­ni­da, el ori­gen del poder que reci­bía en heren­cia, aque­lla eri­gi­da sobre la legi­ti­mi­dad del 18 de julio de 1936 y la “nece­si­dad” de los sufri­mien­tos que pro­vo­có.

Los últi­mos aná­li­sis sobre el núme­ro de repre­sa­lia­dos por el régi­men fran­quis­ta, duran­te los años 1936 – 1950, con­ta­bi­li­zan más de 150.000 ase­si­na­dos en el con­jun­to del Esta­do, eje­cu­ta­dos median­te pro­ce­sos extra­ju­di­cia­les o median­te Con­se­jos de Gue­rra suma­rí­si­mos a par­tir de 1939. La úni­ca dife­ren­cia entre ambos méto­dos, es que en este últi­mo, los cri­mi­na­les dejan cons­tan­cia docu­men­tal de sus crí­me­nes. De esta mane­ra fue­ron ase­si­na­dos: Isaac Puen­te (1936); José Pla­zer (1937); Este­pan Urkia­ga (1937), Nico­lás de Geren­diain (1937), Julián Zuga­za­goi­tia (1940); Jesús Larra­ña­ga (1942); Julián Gri­mau (1963)… suce­dien­do­se los ase­si­na­tos en los con­tro­les, mani­fes­ta­cio­nes y embos­ca­das (entre 1960 y 1975, fue­ron ase­si­na­dos 86 ciu­da­da­nos vas­cos), la dic­ta­du­ra siguió uti­li­zan­do los Con­se­jo de Gue­rra Suma­rí­si­mos como medio de legi­ti­ma­ción de la repre­sión y como medio para mos­trar su for­ta­le­za, ante la disi­den­cia polí­ti­ca.

El pri­mer año de la con­vul­sa déca­da de los 70 el régi­men orga­ni­zó un «macro­pro­ce­so» mili­tar, con­tra la resis­ten­cia vas­ca, el lla­ma­do Pro­ce­so de Bur­gos, en el que se emi­tie­ron nue­ve sen­ten­cias de muer­te y qui­nien­tos die­ci­nue­ve años de cár­cel. La acti­va­ción del movi­mien­to obre­ro en el inte­rior y la ola de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal, en favor de los encau­sa­dos, hizo que las penas de muer­te fue­ran con­mu­ta­das. Sin embar­go el régi­men en 1974 ase­si­nó a Sal­va­dor Puig Antich median­te «garro­te vil». En sep­tiem­bre de 1975 orga­ni­za­ron un nue­vo con­se­jo de gue­rra (el cuar­to des­de 1963) sen­ten­cian­do a muer­te a un total de 11 ciu­da­da­nos. El Con­se­jo de Minis­tros del vier­nes 26 de sep­tiem­bre indul­ta a seis de ellos y se les denie­ga a otros 5. Al alba del día 27 de sep­tiem­bre de 1975, fue­ron ase­si­na­dos, Juan Pare­des (Txi­ki), 22 años, Angel Otae­gi, 33 años; Ramón Gar­cía-Sanz, 27 años, José Luís Sán­chez-Bra­vo, 21 años, y José Hum­ber­to Bae­na, 24 años. Días antes, las fuer­zas anti­fas­cis­tas de Eus­ka­di con­vo­can jor­na­das de lucha para el 11 y 12 de sep­tiem­bre. A par­tir del 27 de sep­tiem­bre se pro­du­ci­rán nume­ro­sos actos de denun­cia con­tra la dic­ta­du­ra fran­quis­ta, algu­nos con espe­cial viru­len­cia inclui­do el asal­to a emba­ja­das o la peti­ción de del pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Méxi­co, Luís Etxe­be­rria Álva­rez al Secre­ta­rio Gene­ral de la o­nU para expul­sar al Esta­do espa­ñol. El 30 de sep­tiem­bre Car­los Arías Nava­rro, pre­si­den­te del Gobierno, se diri­ge por tele­vi­sión al «pue­blo espa­ñol» para seña­lar que «para res­pon­der a las accio­nes terro­ris­tas dis­po­ne­mos del reper­to­rio de medios, pro­pio de un moderno Esta­do de dere­cho, empe­zan­do por el abne­ga­do e inapre­cia­ble valor de las fuer­zas del orden públi­co que tan­tas vidas vie­ne sacri­fi­can­do en estos últi­mos tiem­pos» (La Voz de Espa­ña 1/​X/​1975). El mis­mo día una Jun­ta de Afir­ma­ción Nacio­nal con­vo­ca­ba una con­cen­tra­ción en la Pla­za de Orien­te bajo el lema «Todos a una con Espa­ña», anun­cián­do­se la inter­ven­ción del Dic­ta­do arro­pa­do por Juan Car­los de Bor­bón y su espo­sa Sofía de Gre­cia. La reac­ción inter­na­cio­nal adqui­rió una gran dimen­sión social, y coad­yu­vó a pro­fun­di­zar en la gra­ve cri­sis inter­na que venía sufrien­do el régi­men fran­quis­ta que esta­ba sien­do cues­tio­na­da por las movi­li­za­cio­nes obre­ras y gol­pea­da fuer­te­men­te en sus estruc­tu­ras con accio­nes arma­das como la que se mate­ria­li­zó en con­tra del pre­si­den­te del Gobierno, Luís Carre­ro Blan­co, el 20 de diciem­bre de 1973. Todo ello con­so­li­dó una con­cien­cia socio­po­lí­ti­ca, sobre la cer­ca­nía del final del régi­men fran­quis­ta y la posi­bi­li­dad real de pro­vo­car un cam­bio polí­ti­co hacia un sis­te­ma de liber­ta­des demo­crá­ti­cas.

Trans­cu­rri­dos 36 años de aque­llos acon­te­ci­mien­tos, una par­te de la cla­se polí­ti­ca y la judi­ca­tu­ra espa­ño­la con­ti­núa negan­do la con­di­ción polí­ti­ca de los ase­si­na­dos al alba del 27 sep­tiem­bre de 1975. Escri­be el pro­fe­sor Alfons Ara­go­ne­ses (2009) que duran­te la tran­si­ción «no hubo nin­gu­na depu­ra­ción tras la diso­lu­ción del TOP, sus inte­gran­tes se rein­te­gra­ron sin más en otros tri­bu­na­les ordi­na­rios. Igual suce­dió con el per­so­nal judi­cial del Tri­bu­nal Supre­mo. Una “tran­si­ción” según el pro­fe­sor Viçens Nava­rro «inmo­dé­li­ca» en la medi­da en que todo el blo­que de poder eco­nó­mi­ca pasó incó­lu­me nue­va fase his­tó­ri­ca en la que siguió osten­tan­do y ejer­cien­do el poder, de todo ello se deri­va el defi­cien­te desa­rro­llo del Esta­do del bien­es­tar espa­ñol. Leyes como la ley de memo­ria his­tó­ri­ca de 2007, la ley de víc­ti­mas de 2011 o los posi­cio­na­mien­tos en con­tra de la anu­la­ción de sen­ten­cias de los con­se­jos de gue­rra fran­quis­tas, mani­fes­ta­dos en el par­la­men­to espa­ñol, la más recien­te aún, sobre la nega­ti­va a anu­lar las leyes de pun­to final impi­den enjui­ciar a los cri­mi­na­les fran­quis­tas no son otra cosa que la mani­fes­ta­ción de esta reali­dad jurí­di­co polí­ti­ca que pone en evi­den­cia una reali­dad con­tras­ta­da; la con­ti­nui­dad de las estruc­tu­ras de poder, ideo­lo­gía y com­por­ta­mien­tos pro­pios del régi­men fran­quis­ta, incrus­ta­dos en el actual Esta­do.

Tra­ta­rán de impe­dir actos de home­na­je y recuer­do de los fusi­la­dos el 27 de sep­tiem­bre de 1975; lo hicie­ron aquel dra­má­ti­co año en Nuar­be con la ocu­pa­ción mili­tar del pue­blo; lo hicie­ron en Zarautz, en don­de fue­ron dete­ni­dos la madre de Txi­ki y el párro­co de la loca­li­dad. Tra­ta­rán de impe­dir que en nues­tras calles se colo­quen pla­cas y monu­men­tos en recuer­do de aque­llos que die­ron la vida por unos idea­les; segui­rán hacien­do uso de los medios que les ofre­ce el Esta­do de dere­cho, para impe­dir que se mani­fies­te públi­ca­men­te el reco­no­ci­mien­to y apo­yo social para con aque­llos; pero con cada impe­di­men­to deja­rán en evi­den­cia lo que ya fue una reali­dad duran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta: la exis­ten­cia de 2 reali­da­des que siguen enfren­ta­das.

La repre­sen­ta­da por las altas ins­ti­tu­cio­nes jurí­di­co-polí­ti­cas; y aque­lla otra reali­dad que fue sus­ten­to del pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social de los pue­blos del Esta­do, y el que hoy sigue sien­do la base fun­da­men­tal de la nue­va Eus­kal Herria: el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Un pue­blo que no olvi­da a quie­nes die­ron su vida por sus liber­ta­des.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *