La gue­rri­lla maois­ta perua­na disi­den­te gol­pea a las FAP represivas

Esta­mos en situa­ción de emer­gen­cia aérea”, admi­tió un alto ofi­cial del Coman­do Con­jun­to de las FF.AA. que pidió man­te­ner su iden­ti­dad en reser­va. “El ata­que de la resis­ten­cia al heli­cóp­te­ro del Ejér­ci­to (el miér­co­les 14) no debe­ría sor­pren­der­nos. Nos hemos con­ver­ti­do en un blan­co fácil para ellos (los com­ba­tien­tes del PCPP (m‑l-m) del Valle de los Ríos Apu­rí­mac Ene, VRAE)”, sos­tie­ne. Esta for­ma­ción pro­ce­de de una esci­sión del PCP cono­ci­do como Sen­de­ro Lumi­no­so, ha roto con el PCP por acu­sar al pre­si­den­te Gon­za­lo de traición.

El aten­ta­do ocu­rri­do en el dis­tri­to de San Mar­tín de Pan­goa, en Sati­po, Junín, en el que murie­ron 2 ofi­cia­les del Ejér­ci­to, en efec­to, es el últi­mo en una lar­ga cade­na de ata­ques comu­nis­tas con­tra aero­na­ves de las FFAA en el VRAE.

Un volu­mi­no­so infor­me del Minis­te­rio de Defen­sa, al cual tuvo acce­so esta revis­ta, reve­la que, en los últi­mos 3 años, se regis­tra­ron unos 23 aten­ta­dos con­tra heli­cóp­te­ros de la FAP y el Ejér­ci­to des­ta­ca­dos en el VRAE.

De ese núme­ro, se repor­tan 13 ata­ques con­tra 7 heli­cóp­te­ros de la FAP.

11 de los “inci­den­tes” ocu­rrie­ron en Aya­cu­cho y 2 en Junín, en momen­tos en que las aero­na­ves rea­li­za­ban “misio­nes de res­ca­te” (Ver Recuadro).

En todos estos casos, los heli­cóp­te­ros sufrie­ron “daños por impac­to de balas en dife­ren­tes par­tes, tra­yen­do como con­se­cuen­cias serios daños a las aero­na­ves” y bajas en la tri­pu­la­ción. La repa­ra­ción de estas 7 aero­na­ves le ha cos­ta­do al Minis­te­rio de Defen­sa más de US$ 8 millo­nes, según el informe.

Del mis­mo modo, se regis­tran 10 ata­ques sen­de­ris­tas con­tra solo 3 heli­cóp­te­ros MI-17 del Ejér­ci­to en el VRAE, a un rit­mo de tres por aero­na­ve, en los últi­mos 3 años (Ver Recua­dro). De ese núme­ro, 7 inci­den­tes fue­ron repor­ta­dos en Aya­cu­cho y 3 en el depar­ta­men­to de Junín. Las con­ti­nuas repa­ra­cio­nes de estos 3 heli­cóp­te­ros ascien­den a US$ 1 millón.

En este lis­ta­do no apa­re­ce el heli­cóp­te­ro MI-17, serie EP 617, acri­bi­lla­do el miér­co­les 14, por lo que se supo­ne que no habría sufri­do ata­ques pre­vios. Tam­po­co se hace refe­ren­cia a los casos en que Sen­de­ro derri­bó a 2 heli­cóp­te­ros en el VRAE. El pri­me­ro de ellos ocu­rrió el 4 de octu­bre de 1999, duran­te el gobierno fuji­mo­ris­ta, en Ana­pa­ti, cer­ca a San Mar­tín de Pangoa.

Una colum­na, al man­do del cama­ra­da ‘Raúl’, dina­mi­tó un heli­cóp­te­ro MI-17 con 35 mili­ta­res a bor­do, entre ellos el gene­ral EP Eduar­do Four­nier, quien esca­pó con vida. Murie­ron 4 ofi­cia­les y un sub­ofi­cial EP (CARETAS 1588). Los sen­de­ris­tas se apro­pia­ron de la ame­tra­lla­do­ra MAG del heli­cóp­te­ro caído.

Una déca­da des­pués, el 1 de setiem­bre de 2009, los terro­ris­tas derri­ba­ron a un heli­cóp­te­ro MI-17 de la FAP, cuan­do reco­gía a unos heri­dos en la loca­li­dad de Sinay­co­cha, Aya­cu­cho. Falle­cie­ron tres de los tri­pu­lan­tes. Los terro­ris­tas se lle­va­ron las ame­tra­lla­do­ras PKM y PKT de la nave derribada.

Hay un patrón en estos ata­ques: los sen­de­ris­tas, aga­za­pa­dos en los cerros bos­co­sos del VRAE, aguar­dan el momen­to del ate­rri­za­je (o des­pe­gue) de los pesa­dos heli­cóp­te­ros para abrir fue­go y des­atar a la muer­te. ¿Por qué los heli­cóp­te­ros no repe­len con éxi­to estas embos­ca­das? El últi­mo aten­ta­do de San Mar­tín de Pan­goa da algu­nas res­pues­tas y avi­va el drama.

Vue­lo bajo 

La tar­de del miér­co­les 14, 4 heli­cóp­te­ros (2 del Ejér­ci­to y 2 de la FAP) par­tie­ron de la Base de Picha­ri hacia una zona cono­ci­da como Flo­ra, en San Mar­tín de Pan­goa, para ubi­car a una patru­lla “sem­bra­da” allí dos días atrás.

El pro­ce­di­mien­to indi­ca­ba que el heli­cóp­te­ro MI-17, serie EP 617, pilo­tea­do por el coman­dan­te EP Esnei­der Vás­quez, reco­ge­ría a la patru­lla, mien­tras las otras 3 aero­na­ves se man­ten­drían en el aire como resguardo.

Esnei­der, 43, caja­mar­quino y con 3,000 horas de vue­lo en su haber, ate­rri­zó en la zona pre­vis­ta a las 5 y 30 pm. De pron­to, de entre la espe­su­ra de la sel­va, los sen­de­ris­tas empe­za­ron a dis­pa­rar hacia la cabi­na del piloto.

Una de las balas le atra­ve­só el tórax, matán­do­lo. Otro pro­yec­til per­fo­ró la espal­da del capi­tán EP Jen­ner Vidar­te, chi­cla­yano, 35, quien fue el últi­mo en abor­dar el MI-17. “Vi su ros­tro de dolor (del coman­dan­te Esnei­der). Inten­tó decir­me algo, cuan­do su cuer­po se des­plo­mó sobre el con­trol de man­do. Fue enton­ces cuan­do tomé el con­trol de la nave”, con­tó el capi­tán Jor­ge Matallana.

El sub­ofi­cial Freddy Ramos cogió una ame­tra­lla­do­ra PKM y apun­tó hacia el lugar des­de don­de pro­ve­nían los dis­pa­ros. Eso ayu­dó al des­pe­gue y, final­men­te, Mata­lla­na pudo con­du­cir el MI-17 de regre­so a Pichari.

La nave reci­bió unos 50 impac­tos de bala 7.62, una muni­ción de base ancha, con más pól­vo­ra y con un núcleo de ace­ro, lo que la hace más potente.

Una pri­me­ra pre­gun­ta es por qué las 3 aero­na­ves que sobre­vo­la­ban la zona no dis­pa­ra­ron con­tra los comu­nis­tas. Los heli­cóp­te­ros que están en el VRAE poseen el sis­te­ma radial ARC-710, adqui­ri­do en Israel en 2008, que per­mi­te a sus tri­pu­lan­tes comu­ni­car­se en pleno vue­lo, pero este falló. Mata­lla­na dijo que, pro­ba­ble­men­te, una de las balas “inope­ra­ti­vi­zó la radio, blo­quean­do la comunicación”.

Sin embar­go, fuen­tes mili­ta­res de alto nivel reve­la­ron que las radios no fun­cio­nan correc­ta­men­te por una “falla de com­pa­ti­bi­li­dad en el sis­te­ma”. Eso quie­re decir que no hay comu­ni­ca­ción entre los heli­cóp­te­ros que con­ti­nua­men­te sobre­vue­lan el cam­po de batalla.

El volu­mi­no­so infor­me del Minis­te­rio de Defen­sa, fecha­do en abril de este año, aña­de otras gra­ves caren­cias de las aero­na­ves mili­ta­res del VRAE:

- Los 6 heli­cóp­te­ros MI-17 del Ejér­ci­to en Picha­ri care­cen de blin­da­je, lo que expli­ca por qué los pro­yec­ti­les atra­vie­san fácil­men­te sus fuselajes.

- Los heli­cóp­te­ros de la FAP, mode­lo Mi-171sh, sí tie­nen blin­da­je ade­cua­do, pero se han repor­ta­do pro­ble­mas en el sis­te­ma de sen­so­res noc­tur­nos FLIR.

- Los cohe­tes de 57 mm. de las aero­na­ves del Ejér­ci­to ya están ven­ci­dos. Se han pre­sen­ta­do “inci­den­tes” de cohe­tes que han explo­ta­do den­tro al momen­to de dis­pa­rar­los. (Este año, el Ejér­ci­to com­pró un nue­vo paque­te de cohe­tes a Bra­sil, pero has­ta hoy no los reci­be). Tam­bién hay esca­sez de muni­cio­nes para las ame­tra­lla­do­ras cali­bre 50 mm. que han sido acon­di­cio­na­das a los MI-17.

Así se libra la gue­rra en el VRAE. El resul­ta­do es pre­vi­si­ble: en los últi­mos 3 años, han muer­to 60 sol­da­dos en unas 25 embos­ca­das, apro­xi­ma­da­men­te. Las bajas sen­de­ris­tas no lle­gan a la dece­na y no hay cap­tu­ras significativas.

El sába­do 17, duran­te los fune­ra­les de los ofi­cia­les caí­dos en Sati­po, el pre­si­den­te Ollan­ta Huma­la cali­fi­có de “mise­ra­bles” a los sen­de­ris­tas del VRAE y pro­me­tió poner orden en ese con­vul­sio­na­do valle. Haría bien en visi­tar los han­ga­res de la base de Picha­ri y revi­sar el pre­su­pues­to del sec­tor Defen­sa que este año se redu­jo en S/​. 300 millo­nes. Por­que, como seña­la el ex minis­tro de Defen­sa, gene­ral EP ® Rober­to Chia­bra, la estra­te­gia en el VRAE “no cami­na­rá si no pue­des ni mover­te por fal­ta de logís­ti­ca. Eso es un gra­ví­si­mo error, un abu­so. ¿Dón­de están los dere­chos huma­nos de los soldados?”.

Los 23 Ataques

La lis­ta de aten­ta­dos con­tra heli­cóp­te­ros mili­ta­res en el VRAE.

El siguien­te es el lis­ta­do de los 23 ata­ques mili­tan­tes con­tra heli­cóp­te­ros del Ejér­ci­to y la FAP des­ta­ca­dos en el VRAE en los últi­mos tres años, de acuer­do a un volu­mi­no­so infor­me con­fi­den­cial del Minis­te­rio de Defensa.

Ejér­ci­to

- El 14 de noviem­bre de 2010, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 624, fue ata­ca­do en Aya­cu­cho. La repa­ra­ción cos­tó US$ 18,000.
– Ese mis­mo día, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 610, tam­bién fue impac­ta­do por las balas com­ba­tien­tes. Cos­to de repa­ra­ción: US$ 150,000.
– El 15 de noviem­bre de 2010, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 604, sufrió un nue­vo ata­que en Aya­cu­cho. La repa­ra­ción cos­tó US$ 30,000.
– En la mis­ma embos­ca­da fue ata­ca­do otro heli­cóp­te­ro. El cos­to: US$ 152,000.
– El 23 de noviem­bre de 2010, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 624, reci­bió 3 bala­zos en Aya­cu­cho. La repa­ra­ción cos­tó US$ 298,000.
– Ese mis­mo día, otro heli­cóp­te­ro MI-17 reci­bió 13 impac­tos de bala en la mis­ma embos­ca­da. La repa­ra­ción cos­tó US$ 9,000.
– El 9 de diciem­bre de 2010, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 624, fue balea­do en Junín. El cos­to: US$ 4,000.
– En la mis­ma embos­ca­da fue ata­ca­da la aero­na­ve MI-17, matrí­cu­la 604, en Aya­cu­cho. La repa­ra­ción cos­tó US$ 152,000.
– El 14 de diciem­bre de 2010, otro heli­cóp­te­ro MI-17 sufrió un ata­que terro­ris­ta en Junín. La repa­ra­ción cos­tó US$ 16,000.
– Ese mis­mo día, otra aero­na­ve sufrió un nue­vo aten­ta­do terro­ris­ta en Aya­cu­cho. La repa­ra­ción cos­tó US$ 253,000.

FAP

- El 29 de octu­bre de 2008, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 664, reci­bió varios impac­tos de bala en Aya­cu­cho. El cos­to: US$ 107,000.
– Ese mis­mo día, el heli­cóp­te­ro BELL-212, matrí­cu­la 605, fue balea­do en la mis­ma embos­ca­da. El cos­to: US$ 362,000.
– El 1 de enero de 2009, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 662, sufrió varios impac­tos de bala en Aya­cu­cho. El cos­to: US$ 41,000.
– El 22 de enero de 2009, el mis­mo heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 662, fue ata­ca­do en Aya­cu­cho. El cos­to: US$ 90,000.
– EL 27 de febre­ro de 2009, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 614, fue balea­do en Aya­cu­cho. La repa­ra­ción cos­tó US$ 214,000.
– El 11 de abril de 2009, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 614, sufrió impac­tos de bala en Aya­cu­cho. La nave fue repa­ra­da por US$ 16,000.
– El 5 de junio de 2009, el heli­cóp­te­ro de MI-17, matrí­cu­la 662, fue ata­ca­do por rema­nen­tes terro­ris­tas en Aya­cu­cho. El cos­to: US$ 43,000.
– El 21 de agos­to de 2009, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 662, reci­bió impac­tos de bala en Aya­cu­cho. El cos­to: US$ 3 millones.
– El 2 de setiem­bre de 2009, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 640, fue balea­do en Aya­cu­cho. El mon­to de la repa­ra­ción fue de US$ 3 millones.
– El 9 de octu­bre de 2009, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 603, reci­bió varios impac­tos de bala en Aya­cu­cho. El cos­to: US$ 739,000.
– El 26 de febre­ro de 2010, el heli­cóp­te­ro BELL-212, matrí­cu­la 690, fue balea­do en diver­sas zonas del fuse­la­je duran­te una misión en Junín.
– El 26 de febre­ro de 2010, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 614, reci­bió varios impac­tos de bala en el depar­ta­men­to de Junín.
– El 2 de agos­to de 2010, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la N 614, fue balea­do duran­te una misión de res­ca­te en Ayacucho.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.