La gue­rri­lla maois­ta perua­na disi­den­te gol­pea a las FAP repre­si­vas

Esta­mos en situa­ción de emer­gen­cia aérea”, admi­tió un alto ofi­cial del Coman­do Con­jun­to de las FF.AA. que pidió man­te­ner su iden­ti­dad en reser­va. “El ata­que de la resis­ten­cia al heli­cóp­te­ro del Ejér­ci­to (el miér­co­les 14) no debe­ría sor­pren­der­nos. Nos hemos con­ver­ti­do en un blan­co fácil para ellos (los com­ba­tien­tes del PCPP (m‑l-m) del Valle de los Ríos Apu­rí­mac Ene, VRAE)”, sos­tie­ne. Esta for­ma­ción pro­ce­de de una esci­sión del PCP cono­ci­do como Sen­de­ro Lumi­no­so, ha roto con el PCP por acu­sar al pre­si­den­te Gon­za­lo de trai­ción.

El aten­ta­do ocu­rri­do en el dis­tri­to de San Mar­tín de Pan­goa, en Sati­po, Junín, en el que murie­ron 2 ofi­cia­les del Ejér­ci­to, en efec­to, es el últi­mo en una lar­ga cade­na de ata­ques comu­nis­tas con­tra aero­na­ves de las FFAA en el VRAE.

Un volu­mi­no­so infor­me del Minis­te­rio de Defen­sa, al cual tuvo acce­so esta revis­ta, reve­la que, en los últi­mos 3 años, se regis­tra­ron unos 23 aten­ta­dos con­tra heli­cóp­te­ros de la FAP y el Ejér­ci­to des­ta­ca­dos en el VRAE.

De ese núme­ro, se repor­tan 13 ata­ques con­tra 7 heli­cóp­te­ros de la FAP.

11 de los “inci­den­tes” ocu­rrie­ron en Aya­cu­cho y 2 en Junín, en momen­tos en que las aero­na­ves rea­li­za­ban “misio­nes de res­ca­te” (Ver Recua­dro).

En todos estos casos, los heli­cóp­te­ros sufrie­ron “daños por impac­to de balas en dife­ren­tes par­tes, tra­yen­do como con­se­cuen­cias serios daños a las aero­na­ves” y bajas en la tri­pu­la­ción. La repa­ra­ción de estas 7 aero­na­ves le ha cos­ta­do al Minis­te­rio de Defen­sa más de US$ 8 millo­nes, según el infor­me.

Del mis­mo modo, se regis­tran 10 ata­ques sen­de­ris­tas con­tra solo 3 heli­cóp­te­ros MI-17 del Ejér­ci­to en el VRAE, a un rit­mo de tres por aero­na­ve, en los últi­mos 3 años (Ver Recua­dro). De ese núme­ro, 7 inci­den­tes fue­ron repor­ta­dos en Aya­cu­cho y 3 en el depar­ta­men­to de Junín. Las con­ti­nuas repa­ra­cio­nes de estos 3 heli­cóp­te­ros ascien­den a US$ 1 millón.

En este lis­ta­do no apa­re­ce el heli­cóp­te­ro MI-17, serie EP 617, acri­bi­lla­do el miér­co­les 14, por lo que se supo­ne que no habría sufri­do ata­ques pre­vios. Tam­po­co se hace refe­ren­cia a los casos en que Sen­de­ro derri­bó a 2 heli­cóp­te­ros en el VRAE. El pri­me­ro de ellos ocu­rrió el 4 de octu­bre de 1999, duran­te el gobierno fuji­mo­ris­ta, en Ana­pa­ti, cer­ca a San Mar­tín de Pan­goa.

Una colum­na, al man­do del cama­ra­da ‘Raúl’, dina­mi­tó un heli­cóp­te­ro MI-17 con 35 mili­ta­res a bor­do, entre ellos el gene­ral EP Eduar­do Four­nier, quien esca­pó con vida. Murie­ron 4 ofi­cia­les y un sub­ofi­cial EP (CARETAS 1588). Los sen­de­ris­tas se apro­pia­ron de la ame­tra­lla­do­ra MAG del heli­cóp­te­ro caí­do.

Una déca­da des­pués, el 1 de setiem­bre de 2009, los terro­ris­tas derri­ba­ron a un heli­cóp­te­ro MI-17 de la FAP, cuan­do reco­gía a unos heri­dos en la loca­li­dad de Sinay­co­cha, Aya­cu­cho. Falle­cie­ron tres de los tri­pu­lan­tes. Los terro­ris­tas se lle­va­ron las ame­tra­lla­do­ras PKM y PKT de la nave derri­ba­da.

Hay un patrón en estos ata­ques: los sen­de­ris­tas, aga­za­pa­dos en los cerros bos­co­sos del VRAE, aguar­dan el momen­to del ate­rri­za­je (o des­pe­gue) de los pesa­dos heli­cóp­te­ros para abrir fue­go y des­atar a la muer­te. ¿Por qué los heli­cóp­te­ros no repe­len con éxi­to estas embos­ca­das? El últi­mo aten­ta­do de San Mar­tín de Pan­goa da algu­nas res­pues­tas y avi­va el dra­ma.

Vue­lo bajo

La tar­de del miér­co­les 14, 4 heli­cóp­te­ros (2 del Ejér­ci­to y 2 de la FAP) par­tie­ron de la Base de Picha­ri hacia una zona cono­ci­da como Flo­ra, en San Mar­tín de Pan­goa, para ubi­car a una patru­lla “sem­bra­da” allí dos días atrás.

El pro­ce­di­mien­to indi­ca­ba que el heli­cóp­te­ro MI-17, serie EP 617, pilo­tea­do por el coman­dan­te EP Esnei­der Vás­quez, reco­ge­ría a la patru­lla, mien­tras las otras 3 aero­na­ves se man­ten­drían en el aire como res­guar­do.

Esnei­der, 43, caja­mar­quino y con 3,000 horas de vue­lo en su haber, ate­rri­zó en la zona pre­vis­ta a las 5 y 30 pm. De pron­to, de entre la espe­su­ra de la sel­va, los sen­de­ris­tas empe­za­ron a dis­pa­rar hacia la cabi­na del pilo­to.

Una de las balas le atra­ve­só el tórax, matán­do­lo. Otro pro­yec­til per­fo­ró la espal­da del capi­tán EP Jen­ner Vidar­te, chi­cla­yano, 35, quien fue el últi­mo en abor­dar el MI-17. “Vi su ros­tro de dolor (del coman­dan­te Esnei­der). Inten­tó decir­me algo, cuan­do su cuer­po se des­plo­mó sobre el con­trol de man­do. Fue enton­ces cuan­do tomé el con­trol de la nave”, con­tó el capi­tán Jor­ge Mata­lla­na.

El sub­ofi­cial Freddy Ramos cogió una ame­tra­lla­do­ra PKM y apun­tó hacia el lugar des­de don­de pro­ve­nían los dis­pa­ros. Eso ayu­dó al des­pe­gue y, final­men­te, Mata­lla­na pudo con­du­cir el MI-17 de regre­so a Picha­ri.

La nave reci­bió unos 50 impac­tos de bala 7.62, una muni­ción de base ancha, con más pól­vo­ra y con un núcleo de ace­ro, lo que la hace más poten­te.

Una pri­me­ra pre­gun­ta es por qué las 3 aero­na­ves que sobre­vo­la­ban la zona no dis­pa­ra­ron con­tra los comu­nis­tas. Los heli­cóp­te­ros que están en el VRAE poseen el sis­te­ma radial ARC-710, adqui­ri­do en Israel en 2008, que per­mi­te a sus tri­pu­lan­tes comu­ni­car­se en pleno vue­lo, pero este falló. Mata­lla­na dijo que, pro­ba­ble­men­te, una de las balas “inope­ra­ti­vi­zó la radio, blo­quean­do la comu­ni­ca­ción”.

Sin embar­go, fuen­tes mili­ta­res de alto nivel reve­la­ron que las radios no fun­cio­nan correc­ta­men­te por una “falla de com­pa­ti­bi­li­dad en el sis­te­ma”. Eso quie­re decir que no hay comu­ni­ca­ción entre los heli­cóp­te­ros que con­ti­nua­men­te sobre­vue­lan el cam­po de bata­lla.

El volu­mi­no­so infor­me del Minis­te­rio de Defen­sa, fecha­do en abril de este año, aña­de otras gra­ves caren­cias de las aero­na­ves mili­ta­res del VRAE:

- Los 6 heli­cóp­te­ros MI-17 del Ejér­ci­to en Picha­ri care­cen de blin­da­je, lo que expli­ca por qué los pro­yec­ti­les atra­vie­san fácil­men­te sus fuse­la­jes.

- Los heli­cóp­te­ros de la FAP, mode­lo Mi-171sh, sí tie­nen blin­da­je ade­cua­do, pero se han repor­ta­do pro­ble­mas en el sis­te­ma de sen­so­res noc­tur­nos FLIR.

- Los cohe­tes de 57 mm. de las aero­na­ves del Ejér­ci­to ya están ven­ci­dos. Se han pre­sen­ta­do “inci­den­tes” de cohe­tes que han explo­ta­do den­tro al momen­to de dis­pa­rar­los. (Este año, el Ejér­ci­to com­pró un nue­vo paque­te de cohe­tes a Bra­sil, pero has­ta hoy no los reci­be). Tam­bién hay esca­sez de muni­cio­nes para las ame­tra­lla­do­ras cali­bre 50 mm. que han sido acon­di­cio­na­das a los MI-17.

Así se libra la gue­rra en el VRAE. El resul­ta­do es pre­vi­si­ble: en los últi­mos 3 años, han muer­to 60 sol­da­dos en unas 25 embos­ca­das, apro­xi­ma­da­men­te. Las bajas sen­de­ris­tas no lle­gan a la dece­na y no hay cap­tu­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas.

El sába­do 17, duran­te los fune­ra­les de los ofi­cia­les caí­dos en Sati­po, el pre­si­den­te Ollan­ta Huma­la cali­fi­có de “mise­ra­bles” a los sen­de­ris­tas del VRAE y pro­me­tió poner orden en ese con­vul­sio­na­do valle. Haría bien en visi­tar los han­ga­res de la base de Picha­ri y revi­sar el pre­su­pues­to del sec­tor Defen­sa que este año se redu­jo en S/​. 300 millo­nes. Por­que, como seña­la el ex minis­tro de Defen­sa, gene­ral EP ® Rober­to Chia­bra, la estra­te­gia en el VRAE “no cami­na­rá si no pue­des ni mover­te por fal­ta de logís­ti­ca. Eso es un gra­ví­si­mo error, un abu­so. ¿Dón­de están los dere­chos huma­nos de los sol­da­dos?”.

Los 23 Ata­ques

La lis­ta de aten­ta­dos con­tra heli­cóp­te­ros mili­ta­res en el VRAE.

El siguien­te es el lis­ta­do de los 23 ata­ques mili­tan­tes con­tra heli­cóp­te­ros del Ejér­ci­to y la FAP des­ta­ca­dos en el VRAE en los últi­mos tres años, de acuer­do a un volu­mi­no­so infor­me con­fi­den­cial del Minis­te­rio de Defen­sa.

Ejér­ci­to

- El 14 de noviem­bre de 2010, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 624, fue ata­ca­do en Aya­cu­cho. La repa­ra­ción cos­tó US$ 18,000.
– Ese mis­mo día, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 610, tam­bién fue impac­ta­do por las balas com­ba­tien­tes. Cos­to de repa­ra­ción: US$ 150,000.
– El 15 de noviem­bre de 2010, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 604, sufrió un nue­vo ata­que en Aya­cu­cho. La repa­ra­ción cos­tó US$ 30,000.
– En la mis­ma embos­ca­da fue ata­ca­do otro heli­cóp­te­ro. El cos­to: US$ 152,000.
– El 23 de noviem­bre de 2010, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 624, reci­bió 3 bala­zos en Aya­cu­cho. La repa­ra­ción cos­tó US$ 298,000.
– Ese mis­mo día, otro heli­cóp­te­ro MI-17 reci­bió 13 impac­tos de bala en la mis­ma embos­ca­da. La repa­ra­ción cos­tó US$ 9,000.
– El 9 de diciem­bre de 2010, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 624, fue balea­do en Junín. El cos­to: US$ 4,000.
– En la mis­ma embos­ca­da fue ata­ca­da la aero­na­ve MI-17, matrí­cu­la 604, en Aya­cu­cho. La repa­ra­ción cos­tó US$ 152,000.
– El 14 de diciem­bre de 2010, otro heli­cóp­te­ro MI-17 sufrió un ata­que terro­ris­ta en Junín. La repa­ra­ción cos­tó US$ 16,000.
– Ese mis­mo día, otra aero­na­ve sufrió un nue­vo aten­ta­do terro­ris­ta en Aya­cu­cho. La repa­ra­ción cos­tó US$ 253,000.

FAP

- El 29 de octu­bre de 2008, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 664, reci­bió varios impac­tos de bala en Aya­cu­cho. El cos­to: US$ 107,000.
– Ese mis­mo día, el heli­cóp­te­ro BELL-212, matrí­cu­la 605, fue balea­do en la mis­ma embos­ca­da. El cos­to: US$ 362,000.
– El 1 de enero de 2009, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 662, sufrió varios impac­tos de bala en Aya­cu­cho. El cos­to: US$ 41,000.
– El 22 de enero de 2009, el mis­mo heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 662, fue ata­ca­do en Aya­cu­cho. El cos­to: US$ 90,000.
– EL 27 de febre­ro de 2009, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 614, fue balea­do en Aya­cu­cho. La repa­ra­ción cos­tó US$ 214,000.
– El 11 de abril de 2009, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 614, sufrió impac­tos de bala en Aya­cu­cho. La nave fue repa­ra­da por US$ 16,000.
– El 5 de junio de 2009, el heli­cóp­te­ro de MI-17, matrí­cu­la 662, fue ata­ca­do por rema­nen­tes terro­ris­tas en Aya­cu­cho. El cos­to: US$ 43,000.
– El 21 de agos­to de 2009, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 662, reci­bió impac­tos de bala en Aya­cu­cho. El cos­to: US$ 3 millo­nes.
– El 2 de setiem­bre de 2009, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 640, fue balea­do en Aya­cu­cho. El mon­to de la repa­ra­ción fue de US$ 3 millo­nes.
– El 9 de octu­bre de 2009, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 603, reci­bió varios impac­tos de bala en Aya­cu­cho. El cos­to: US$ 739,000.
– El 26 de febre­ro de 2010, el heli­cóp­te­ro BELL-212, matrí­cu­la 690, fue balea­do en diver­sas zonas del fuse­la­je duran­te una misión en Junín.
– El 26 de febre­ro de 2010, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la 614, reci­bió varios impac­tos de bala en el depar­ta­men­to de Junín.
– El 2 de agos­to de 2010, el heli­cóp­te­ro MI-17, matrí­cu­la N 614, fue balea­do duran­te una misión de res­ca­te en Aya­cu­cho.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *