Crí­me­nes de gue­rra: del Domin­go San­grien­to en Derry, Irlan­da del Nor­te, a Croa­cia, Koso­vo e Iraq

Casi cua­ren­ta años des­pués, aun­que el Infor­me de 5.000 pági­nas de la Comi­sión Savi­lle sobre la masa­cre del Domin­go San­grien­to de 1972 en Derry, Irlan­da del Nor­te, pide com­pen­sa­cio­nes para las fami­lias de las víc­ti­mas, no iden­ti­fi­ca a quie­nes fue­ron los auto­res, ambos per­te­ne­cien­tes al gobierno de Su Majes­tad y al ejér­ci­to bri­tá­ni­co.

«La Fis­ca­lía Norir­lan­de­sa (PPS, por sus siglas en inglés) sigue exa­mi­nan­do el Infor­me Savi­lle para deter­mi­nar si exis­ten prue­bas sufi­cien­tes para pre­sen­tar car­gos con­tra los sol­da­dos bri­tá­ni­cos impli­ca­dos en el Domin­go San­grien­to del 30 de enero de 1972. Aun­que ha habi­do pro­gre­sos en rela­ción a las com­pen­sa­cio­nes, no ha habi­do avan­ces sus­tan­cia­les en rela­ción a la posi­bi­li­dad de pre­sen­tar car­gos con­tra sol­da­dos bri­tá­ni­cos. La Fis­ca­lía con­fir­mó ayer que se sigue exa­mi­nan­do el infor­me de 5.000 pági­nas de Lord Savi­lle sobre el Domin­go San­grien­to, pero que toda­vía no está en posi­ción de dic­ta­mi­nar acer­ca de si se pue­den impu­tar accio­nes cri­mi­na­les a los sol­da­dos bri­tá­ni­cos impli­ca­dos en los ase­si­na­tos hace más de 39 años» (Irish Times, 22 de sep­tiem­bre de 2011).

Con el pago de las com­pen­sa­cio­nes se pre­ten­de encu­brir al gobierno de Su Majes­tad. ¿Fue­ron unos ase­si­na­tos espon­tá­neos o los come­tie­ron los miem­bros del Pri­mer Bata­llón del Regi­mien­to de Para­cai­dis­tas obe­de­cien­do órde­nes de un supe­rior?

Aun­que se ha plan­tea­do la posi­bi­li­dad de pre­sen­tar car­gos cri­mi­na­les con­tra los sol­da­dos bri­tá­ni­cos, no se ha abor­da­do la cues­tión más amplia de «quién» den­tro del apa­ra­to mili­tar y de inte­li­gen­cia bri­tá­ni­co orde­nó los ase­si­na­tos de 1972 en Derry. ¿Cuál era la estruc­tu­ra sub­ya­cen­te de coman­do del Pri­mer Bata­llón del Regi­mien­to de Para­cai­dis­tas que lle­vó a cabo la masa­cre?

El gene­ral Sir Robert Ford era el coman­dan­te de las fuer­zas de tie­rra en Irlan­da del Nor­te en 1972. El Pri­mer Bata­llón del Regi­mien­to de Para­cai­dis­tas esta­ba bajo su juris­dic­ción.

El tenien­te coro­nel Derek Wil­ford era el coman­dan­te del Pri­mer Bata­llón del Regi­mien­to de Para­cai­dis­tas (1 PARA), que cons­ti­tuía una uni­dad de fuer­za espe­cial de eli­te den­tro del ejér­ci­to bri­tá­ni­co.

Wil­ford, al que la BBC des­cri­bía como «un pro­me­te­dor ofi­cial muy res­pe­ta­do», fue exo­ne­ra­do por el Tri­bu­nal Wid­gery de 1972.

Aun­que se ha cen­tra­do la aten­ción en el papel del tenien­te coro­nel Derek Wil­ford, el papel de su ayu­dan­te, el capi­tán Michael Jack­son (que en aquel momen­to tenía rela­ción con Cuer­po de Inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to) ha sido con­fu­so des­de que se ini­ció la inves­ti­ga­ción en 1972. Supues­ta­men­te, Jack­son tam­bién desem­pe­ñó un papel fun­da­men­tal en el encu­bri­mien­to.

El capi­tán Michael Jack­son era el segun­do al man­do (ayu­dan­te) en el Pri­mer Bata­llón del Regi­mien­to de Para­cai­dis­tas. Empe­zó su carre­ra mili­tar en 1963 con el Cuer­po de Inte­li­gen­cia, que es una uni­dad de inte­li­gen­cia y de con­tra­in­te­li­gen­cia ads­cri­ta al ejér­ci­to bri­tá­ni­co y que desem­pe­ñó un papel cla­ve en Irlan­da del Nor­te. La deno­mi­na­da «14 Com­pa­ñía de Inte­li­gen­cia», lla­ma­da tam­bién «14 INT» o “The Det» «era una uni­dad de fuer­zas espe­cia­les del ejér­ci­to bri­tá­ni­co, esta­ble­ci­da duran­te Los Pro­ble­mas*, que lle­vó a cabo ope­ra­cio­nes de vigi­lan­cia en Irlan­da del Nor­te» ( http://​www​.eli​teuk​for​ces​.info/​t​he- det/​).

Bajo las órde­nes del tenien­te coro­nel Derek Wil­ford, el capi­tán Michael Jack­son y otros tre­ce sol­da­dos del regi­mien­to de para­cai­dis­tas abrie­ron fue­go «con­tra un pro­tes­ta pací­fi­ca de la aso­cia­ción por lo dere­chos civi­les en Irlan­da del Nor­te que se opo­nía a la dis­cri­mi­na­ción de los cató­li­cos. En sólo 30 minu­tos murie­ron 13 per­so­nas por dis­pa­ros y otras 13 resul­ta­ron heri­das. Las que murie­ron fue­ron ase­si­na­das con una sola bala en al cabe­za o el cuer­po, lo que indi­ca­ba que se había dis­pa­ra­do deli­be­ra­da­men­te con­tra ellas. No se encon­tró nin­gún arma en las per­so­nas falle­ci­das», (Julie Hyland, «Head of NATO For­ce in Koso­vo was Second-in-com­mand at «Bloody Sun­day» Mas­sa­cre in Ire­land», World Socia­list Web­si­te, 19 de junio de 1999).

Tan­to Wil­ford como Jack­son fue­ron recom­pen­sa­dos en vez de per­se­gui­dos por su papel en la masa­cre de 1972.

Wil­ford, que pos­te­rior­men­te se reti­ró de los Ser­vi­cios Arma­dos, fue pre­mia­do con la Orden del Impe­rio Bri­tá­ni­co por el gobierno de Su Majes­tad en octu­bre de 1972, menos de un año des­pués de la masa­cre de enero de 1972.

El papel que había desem­pe­ña­do Michael Jack­son en el Domin­go San­grien­to no entor­pe­ció su carre­ra mili­tar. De hecho fue más bien al con­tra­rio. Ascen­dió al ran­go más alto den­tro del ejer­ci­to mili­tar antes de reti­rar­se en 2006 con el ran­go de Jefe del Esta­do Mayor (CGS, por sus siglas en inglés).

En 1982 fue nom­bra­do coman­dan­te del Pri­mer Bata­llón del Regi­mien­to de Para­cai­dis­tas y coman­dan­te de bri­ga­da en Irlan­da del Nor­te a prin­ci­pios de la déca­da de 1990. Des­pués de la tem­po­ra­da que pasó en Irlan­da del Nor­te fue reasig­na­do bajo los aus­pi­cios de las Nacio­nes Uni­das al tea­tro de la gue­rra étni­ca, pri­me­ro en Bos­nia y Croa­cia, y des­pués en Koso­vo.

Inme­dia­ta­men­te des­pués de las masa­cres étni­cas de 1995 en la región de Kra­ji­na en Croa­cia, con una fuer­te pobla­ción ser­bia, el gene­ral Michael Jack­son fue nom­bra­do coman­dan­te de la IFOR para orga­ni­zar el retorno de los ser­bios a las «tie­rras toma­das por las fuer­zas croa­tas del HVO [Con­se­jo de Defen­sa Croa­ta] en la ofen­si­va de Kra­ji­na de 1995» (Jane Defen­se Weekly, Vol 23, No. 7, 14 febre­ro de 1996).

Y en cali­dad de coman­dan­te, Jack­son «urgió a que los reasen­ta­mien­tos [de los ser­bios de Kra­ji­na] no [fue­ran] pre­ci­pi­ta­dos para evi­tar ten­sio­nes [con los croa­tas]» mien­tras que tam­bién adver­tía a los ser­bios que vol­vían «de la impor­tan­cia de la ame­na­za de las minas [de tie­rra] «(Ibid).

Tras el perio­do en el que sir­vió en Bos­nia Her­ze­go­vi­na y Croa­cia, el tenien­te gene­ral Michael Jack­son diri­gió en junio de 1999 la inva­sión por tie­rra de Yugos­la­via y fue des­ti­na­do a Koso­vo como coman­dan­te de la KFOR.

El gene­ral Michael Jack­son apli­có en Croa­cia, Bos­nia y Koso­vo las habi­li­da­des que había adqui­ri­do en Irlan­da del Nor­te para luchar con­tra la insur­gen­cia. En Koso­vo cola­bo­ró acti­va­men­te con el Ejer­ci­to de Libe­ra­ción de Koso­vo (KLA, por sus siglas en inglés) diri­gi­do por el coman­dan­te Agim Ceku.

Ceku y Jack­son habían tra­ba­ja­do jun­tos en Croa­cia a media­dos del a déca­da de 1990. Agim Ceku fue coman­dan­te de las fuer­zas croa­tas que diri­gie­ron la masa­cre de Kra­ji­na en la «Ope­ra­ción Tor­men­ta». Mien­tras tan­to, Jack­son fue res­pon­sa­ble de la repa­tria­ción de los ser­bios de Kra­ji­na Serbs, bajo los aus­pi­cios de las Nacio­nes Uni­das. A su vez, el Mili­tary Pro­fes­sio­nal Resour­ces Inc (MPRI), un equi­po mer­ce­na­rio con­tra­ta­do por el Pen­tá­gono era res­pon­sa­ble de ase­so­rar a las fuer­zas croa­tas del HVO [Con­se­jo de Defen­sa Croa­ta] en la pla­ni­fi­ca­ción de la «Ope­ra­ción Tor­men­ta». Pos­te­rior­men­te se encar­gó al mis­mo equi­po mer­ce­na­rio el adies­tra­mien­to mili­tar del Cuer­po de Pro­tec­ción de Koso­vo (KPC, por sus siglas en inglés), del que for­ma­ban par­te muchos ope­ra­ti­vos del anti­guo Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Koso­vo (KLA). Aun­que el gene­ral Michael Jack­son des­ple­gó unos esfuer­zos sim­bó­li­cos para pro­te­ger a los civi­les ser­bios y gita­nos mien­tras ejer­ció el car­go de coman­dan­te de la KFOR en Koso­vo (1999−2000), aque­llos que huye­ron de Koso­vo duran­te su man­da­to no fue­ron ani­ma­dos a vol­ver bajo la pro­tec­ción de las Nacio­nes Uni­das. Des­pués de la gue­rra de Koso­vo, el KLA (y des­pués por el KPC)llevó a cabo masa­cres de civi­les fue­ron. Tan­to la OTAN como la ONU mira­ron para otro lado mien­tras el KLA come­tía ase­si­na­tos selec­ti­vos.

Al com­ple­tar su man­da­to en Koso­vo, el gene­ral Sir Michael Jack­son fue nom­bra­do coman­dan­te en jefe del Coman­do de Tie­rra de Rei­no Uni­do (2000−2003).

Y en febre­ro de 2003, ape­nas un mes antes de la aco­me­ti­da de la gue­rra de Iraq, fue pro­mo­vi­do a Jefe del Esta­do Mayor (CGS, por su siglas en inglés).

Como Jefe del Esta­do Mayor el gene­ral Michael Jack­son desem­pe­ñó un papel fun­da­men­tal en la cam­pa­ña mili­tar de Iraq en 2003 en estre­cha rela­ción con sus homó­lo­gos esta­dou­ni­den­ses. Tam­bién desem­pe­ñó un papel cla­ve en la ocu­pa­ción mili­tar del sur de Iraq, diri­gi­da por fuer­zas bri­tá­ni­cas en Baso­ra.

«Lunes San­grien­to», 19 de sep­tiem­bre de 2005 en Baso­ra, Iraq

El lunes 19 de sep­tiem­bre de 2005, dos «sol­da­dos» secre­tos bri­tá­ni­cos dis­fra­za­dos con ropa tra­di­cio­nal ára­be fue­ron dete­ni­dos por la poli­cía ira­quí de ocu­pa­ción con­du­cien­do un coche car­ga­do de armas, muni­cio­nes y explo­si­vo. Varios artícu­los de pren­sa y rela­tos de tes­ti­gos sugi­rie­ron que los ope­ra­ti­vos del SAS esta­ban dis­fra­za­dos de «terro­ris­tas» de al Qae­da y pla­nea­ban hacer esta­llar las bom­bas en la pla­za cen­tral de Baso­ra duran­te un impor­tan­te even­to reli­gio­so

Los dos sol­da­dos del SAS fue­ron «res­ca­ta­dos» por fuer­zas bri­tá­ni­cas en un impor­tan­te ata­que mili­tar al edi­fi­cio en el que esta­ban dete­ni­dos:

«Las fuer­zas bri­tá­ni­cas uti­li­za­ron has­ta 10 tan­ques» apo­ya­dos por heli­cóp­te­ros «para des­truir los muros de la cár­cel y libe­rar a los dos mili­ta­res bri­tá­ni­cos».

El inci­den­te tuvo como resul­ta­do la muer­te de 7 ira­quíes y 43 heri­dos. (The Times, 20 octu­bre de 2005 http://www.timesonline.co.uk/article/0„7374- 1788850,00.html)

«Com­pen­sa­ción» para las fami­lias de las víc­ti­mas

En vez de inves­ti­gar y de lle­var ante la jus­ti­cia a las per­so­nas res­pon­sa­bles de la masa­cre de Baso­ra lle­va­da a cabo por fuer­zas bri­tá­ni­cas, el gobierno bri­tá­ni­co con­fir­mó que «paga­rá com­pen­sa­cio­nes por los heri­dos y el daño cau­sa­do duran­te el asal­to por par­te del ejér­ci­to a una comi­sa­ría de poli­cía en Baso­ra en una ope­ra­ción para libe­rar a dos sol­da­dos del SAS» (The Scots­man, 15 octu­bre 2005).

Los tér­mi­nos recor­da­ban a los de la masa­cre del Domin­go San­grien­to: nin­gu­na acción judi­cial, nin­gu­na inves­ti­ga­ción, pero «com­pen­sa­ción» para encu­brir crí­me­nes de gue­rra.

El capi­tán Ken Mas­ters de la Real Poli­cía Mili­tar (RMP, por sus siglas en inglés) en Baso­ra era el encar­ga­do de inves­ti­gar las cir­cuns­tan­cias de la ope­ra­ción de «res­ca­te». A este efec­to, tam­bién indi­có que coope­ra­ría en su inves­ti­ga­ción con las auto­ri­da­des civi­les ira­quíes.

La Real Poli­cía Mili­tar (RMP) es el cuer­po del ejér­ci­to bri­tá­ni­co res­pon­sa­ble de la vigi­lan­cia del per­so­nal de ser­vi­cio, tan­to en Gran Bre­ta­ña como en el extran­je­ro.

Como par­te de su man­da­to de la RMP, el capi­tán iba a inves­ti­gar las «acu­sa­cio­nes de que sol­da­dos bri­tá­ni­cos mata­ran o mal­tra­ta­ran a civi­les ira­quíes». Espe­cí­fi­ca­men­te en este caso, la inves­ti­ga­ción con­cer­nía al ata­que bri­tá­ni­co a la pri­sión en la que esta­ban dete­ni­dos los dos sol­da­dos del SAS el 19 de sep­tiem­bre. El ata­que había sido auto­ri­za­do por el Jefe del Esta­do Mayor el gene­ral Sir Michael Jack­son y por el secre­ta­rio de Defen­sa bri­tá­ni­co John Reid.

«Las com­pen­sa­cio­nes a las fami­lias de las supues­tas víc­ti­mas ira­quíes que murie­ron duran­te el alter­ca­do depen­día de la inves­ti­ga­ción ofi­cial que esta­ban hacien­do el capi­tán Mas­ters [de la Real Poli­cía Mili­tar de Baso­ra] y su equi­po».

Esta inves­ti­ga­ción nun­ca se lle­vó a cabo. El capi­tán Ken Mas­ters de la Real Poli­cía Mili­tar supues­ta­men­te «se sui­ci­dó» en Baso­ra el 15 de octu­bre de 2005. Según el minis­te­rio de Defen­sa, «las cir­cuns­tan­cias [de su muer­te] no se con­si­de­ra­ron sos­pe­cho­sas». El infor­me del minis­te­rio suge­ría que el capi­tán Mas­ters pade­cía «estrés», que podría haber­le lle­va­do a come­ter el sui­ci­dio. En pala­bras de un ana­lis­ta de Defen­sa cita­das por la BBC:.

«El capi­tán Mas­ters for­ma­ba par­te de un equi­po bas­tan­te peque­ño y su tra­ba­jo debía de haber sido bas­tan­te estre­san­te. Es un tra­ba­jo bas­tan­te one­ro­so… Creo que [hay] bas­tan­te estrés en él» (BBC, 16 octu­bre 2005, la negri­ta es mía).

Hubo apa­ren­tes des­acuer­dos entre el minis­te­rio de Defen­sa y el capi­tán Mas­ters, que era el res­pon­sa­ble de inves­ti­gar «las accio­nes y com­por­ta­mien­to del per­so­nal mili­tar» (The Inde­pen­dent, 17 de octu­bre de 2005).

El ata­que del 19 de sep­tiem­bre para «res­ca­tar» a los dos hom­bres del SAS se empren­dió bajo el man­do del gene­ral de bri­ga­da John Lori­mer. Lori­mer afir­mó en una decla­ra­ción que el pro­pó­si­to del ata­que era garan­ti­zar la segu­ri­dad de los dos hom­bres del SAS. El 12 de octu­bre el Jefe del Esta­do Mayor Gene­ral Sir Michael Jack­son esta­ba en Baso­ra para para entre­vis­tar­se con el gene­ral de bri­ga­da John Lori­mer.

El Jefe del Esta­do Mayor Gene­ral Michael Jack­son había apro­ba­do pre­via­men­te la ope­ra­ción de res­ca­te de los hom­bres de eli­te del SAS: «Voy a dejar cla­ro que era impor­tan­te recu­pe­rar a esos dos sol­da­dos» (cita­do en The Times, 12 de octu­bre de 2005).

Tres días des­pués, tras la visi­ta del gene­ral Jack­son a Baso­ra, moría el capi­tán Mas­ter: «[El 15 de octu­bre] se encon­tró col­ga­do en su barra­cón en Baso­ra al capi­tán Ken Mas­ters, el máxi­mo inves­ti­ga­dor de la poli­cía mili­tar bri­tá­ni­ca».

Des­pués de la pre­ma­tu­ra muer­te del capi­tán Mas­ters no se empren­dió una inves­ti­ga­ción sub­si­guien­te de la Real Poli­cía Mili­tar sobre el «res­ca­te» de Baso­ra. No hubo inves­ti­ga­ción poli­cial sobre las inusua­les cir­cuns­tan­cias que rodea­ron a la muer­te del capi­tán Mas­ters. Fue un caso abier­to y cerra­do.

Los medios de comu­ni­ca­ción bri­tá­ni­cos prác­ti­ca­men­te no habla­ron del asun­to. Sin embra­go, el Daily Mail (17 Oct 2005) des­car­tó la tesis del sui­ci­dio: «Se sabe poco de su vida pri­va­da y se dice que es impro­ba­ble que las pre­sio­nes del tra­ba­jo le hubie­ran lle­va­do a come­ter el sui­ci­dio».

Pedir per­dón por crí­me­nes de gue­rra

Des­de el Domin­go San­grien­to en enero de 1972 en Derry, Irlan­da del Nor­te, a Croa­cia, Koso­vo y Baso­ra, Iraq, en sep­tiem­bre de 2005.

El año pasa­do, en junio de 2010, el gene­ral Sir Michael Jack­son «pidió per­dón por el Domin­go San­grien­to» en una entre­vis­ta emi­ti­da por la BBC.

«El anti­guo jefe del ejér­ci­to bri­tá­ni­co, el gene­ral Sir Mike Jack­son, ha ofre­ci­do unas “dis­cul­pas exa­ge­ra­das” por los acon­te­ci­mien­tos del Domin­go San­grien­to tras la publi­ca­ción del Infor­me Savi­lle sobre los acon­te­ci­mien­tos del 30 de enero de 1972 en Lon­don­derry. Las con­clu­sio­nes [del infor­me] cali­fi­ca­ron los dis­pa­ros fata­les con­tra civi­les por par­te de sol­da­dos bri­tá­ni­cos de “catás­tro­fe” para Irlan­da del Nor­te. El pri­mer minis­tro David Came­ron ha afir­ma­do que los ase­si­na­tos de los 13 mani­fes­tan­tes fue­ron “injus­ti­fi­ca­dos e injus­ti­fi­ca­bles”. http://​news​.bbc​.co​.uk/​2​/​h​i​/​u​k​_​n​e​w​s​/​n​o​r​t​h​e​r​n​_​i​r​e​l​a​n​d​/​8​7​4​2​3​7​3​.​stm

El pri­mer minis­tro David Came­ron dijo que «lo sen­tía». ¿Pedir per­dón por crí­me­nes de gue­rra? ¿Qué impli­ca­cio­nes lega­les tie­ne? ¿Acu­sa­ción o auto­acu­sa­ción»?.


* The Trou­bles, “Los Pro­ble­mas”, nom­bre eufe­mís­ti­co uti­li­za­do para nom­brar el con­flic­to de Irlan­da del Nor­te (N. de la T.)

Glo­bal Research. Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *