27 de sep­tiem­bre de 1975: lucha­do­res por la liber­tad y la jus­ti­cia social- Lau hai­ze­ta­ra gogoan

27 de sep­tiem­bre de 1975: lucha­do­res por la liber­tad y la jus­ti­cia social

Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan * E.H
El 27 de sep­tiem­bre de 1975 cin­co hom­bres fue­ron ase­si­na­dos. Y deci­mos ase­si­na­dos, no eje­cu­ta­dos ni ajus­ti­cia­dos, por­que la Jus­ti­cia no tuvo nada que ver con este cri­men. Cuan­do nos nega­mos a lla­mar Jus­ti­cia a la lega­li­dad espa­ño­la del fran­quis­mo, no la con­tra­po­ne­mos a nin­gún mode­lo ideal de lo que debe ser la Jus­ti­cia sino, sim­ple­men­te, al dere­cho posi­ti­vo ya exis­ten­te en aquel momen­to en los paí­ses que podían con­si­de­rar­se demo­crá­ti­cos y en el seno de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal. El Esta­do espa­ñol no cum­plía nin­guno de los están­da­res en mate­ria de Dere­chos Huma­nos. Inclu­so hoy, 36 años des­pués de aque­llos crí­me­nes, la lega­li­dad espa­ño­la sigue estan­do, en la prác­ti­ca, muy ale­ja­da de lo que exi­ge el dere­cho inter­na­cio­nal, aun­que éste Esta­do sus­cri­ba, sobre el papel, todos los con­ve­nios sobre Dere­chos Huma­nos habi­dos y por haber.
Jon Pare­des “Txi­ki”, Ángel Otae­gi, José Hum­ber­to Bae­na, José Luis Sán­chez Bra­vo y Ramón Gar­cía Sanz fue­ron juz­ga­dos y con­de­na­dos por unos tri­bu­na­les cuya úni­ca “fuen­te de legi­ti­mi­dad” era la vic­to­ria de los suble­va­dos en la rebe­lión mili­tar del 18 de julio de 1936. La nue­va lega­li­dad se había cons­trui­do en base al ani­qui­la­mien­to físi­co o a la anu­la­ción y some­ti­mien­to de todos aque­llos que no enca­ja­ban en el pro­yec­to de la “Espa­ña Una, Gran­de y Libre”. Los fas­cis­tas mata­ron para arro­gar­se el “dere­cho” de poder seguir matan­do.
La far­sa de jui­cio a la que fue­ron some­ti­dos aque­llos cin­co hom­bres no tenía las míni­mas garan­tías pro­ce­sa­les y, a día de hoy, se sabe a cien­cia cier­ta que varios de ellos ni siquie­ra eran res­pon­sa­bles de los hechos por los que fue­ron juz­ga­dos. El régi­men fran­quis­ta ya lo sabía enton­ces, pero nece­si­ta­ba matar para some­ter a cual­quier disi­den­cia. Había naci­do matan­do y se había per­pe­tua­do matan­do. El bai­le de muer­tos se había ini­cia­do el mis­mo día del alza­mien­to mili­tar. Las cune­tas y las tapias de los cemen­te­rios fue­ron sus pri­me­ros esce­na­rios. Los tri­bu­na­les que se fue­ron crean­do des­pués solo serían una esce­ni­fi­ca­ción para jus­ti­fi­car los crí­me­nes.
Los cin­co ase­si­na­dos habían empren­di­do el camino de la lucha arma­da como for­ma de enfren­tar­se a una dic­ta­du­ra que, para ven­cer y man­te­ner­se en el poder, había cau­sa­do la muer­te de cen­te­na­res de miles de per­so­nas. Las dis­tin­tas for­mas de lucha, en un con­tex­to de fal­ta abso­lu­ta de liber­ta­des, era apo­ya­das, jus­ti­fi­ca­das o, al menos, com­pren­di­das, con todos los mati­ces que se pudie­ran esta­ble­cer, por el con­jun­to de la opo­si­ción anti­fas­cis­ta. Cla­ra prue­ba de ello es la res­pues­ta a la noti­cia de las sen­ten­cias de muer­te y a la “eje­cu­ción” de las mis­mas. Una olea­da de pro­tes­tas sacu­dió el Mun­do, pri­me­ro para inten­tar evi­tar los ase­si­na­tos y más tar­de para ser­vir como con­de­na de los mis­mos.
Quie­nes, en su día, com­par­tie­ron la mili­tan­cia anti­fas­cis­ta con los cin­co ase­si­na­dos aquel 27 de sep­tiem­bre han evo­lu­cio­na­do en direc­cio­nes muy dis­tin­tas: algu­nos con­ti­nua­ron con las mis­mas for­mas de lucha, otros las cam­bia­rían pero man­ten­drían los mis­mos obje­ti­vos polí­ti­cos. Algu­nos no tuvie­ron pre­sen­cia des­ta­ca­da en la vida públi­ca en los años pos­te­rio­res. Hubo quie­nes, inclu­so, aca­ba­ron situán­do­se en posi­cio­nes que, al menos a nues­tro enten­der, son dia­me­tral­men­te opues­tas a las que man­te­nían en 1975, y como con­se­cuen­cia de este pro­fun­do cam­bio, aho­ra se encuen­tran entre quie­nes nie­gan la con­di­ción de víc­ti­mas a sus anti­guos com­pa­ñe­ros de lucha.
Cla­ros ejem­plos de todos estos cami­nos por los que tran­si­ta­ron los que un día par­ti­ci­pa­ron en la lucha anti­fas­cis­ta lo encon­tra­mos entre otras per­so­nas que fue­ron con­de­na­das a muer­te, en el cono­ci­do como “Pro­ce­so de Bur­gos”, de 1970. En este caso, las sen­ten­cias no se lle­va­ron a efec­to. Estos con­de­na­dos tuvie­ron la posi­bi­li­dad de evo­lu­cio­nar, de cam­biar, inclu­so de ven­der­se a cam­bio de un car­go públi­co. Tuvie­ron la opción de ser cohe­ren­tes con su pasa­do o de dejar de ser­lo.
Los ase­si­na­dos el 27 de sep­tiem­bre de 1975 no tuvie­ron la posi­bi­li­dad de seguir cami­nan­do en nin­gu­na de estas direc­cio­nes. Su ima­gen que­dó con­ge­la­da en el momen­to de su muer­te. El fas­cis­mo les negó cual­quier posi­bi­li­dad de futu­ro, tan­to en lo per­so­nal como en lo polí­ti­co, en la rea­li­za­ción de los pro­yec­tos por los que lucha­ban. Sus ver­du­gos qui­sie­ron, tam­bién, arre­ba­tar­les su con­di­ción de lucha­do­res por la liber­tad y la jus­ti­cia social, pero la socie­dad vas­ca, hacien­do de ello su ban­de­ra, recuer­da a toda esta gene­ra­ción de mili­tan­tes anti­fas­cis­tas, en la cohe­ren­cia de su lucha, ante la actual monar­quía cons­ti­tu­cio­nal, hija maqui­lla­da de fran­quis­mo, cuyas res­pon­sa­bi­li­da­des con­ti­núan impu­nes.

http://​lau​-hai​ze​ta​ra​-gogoan​.blogs​pot​.com/​2​0​1​1​/​0​9​/​2​7​-​d​e​-​s​e​p​t​i​e​m​b​r​e​-​d​e​-​1​9​7​5​-​l​u​c​h​a​d​o​r​e​s​-​p​o​r​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *