Kaf­ka en Kukutza- Ramon Zallo

El caso Kukutza ilus­tra sobre los incon­ve­nien­tes de los engra­na­jes auto­má­ti­cos del Esta­do de Dere­cho que, a fal­ta de alar­mas para el caso de resul­ta­dos injus­tos can­ta­dos, pue­den dar lugar a igno­mi­nias como la ocu­rri­da con el cie­rre y des­truc­ción de uti­lla­je de un cen­tro cul­tu­ral auto­ges­tio­na­do. Una lar­ga tra­yec­to­ria de labor cul­tu­ral y social pega­da a un barrio y a una acti­va gene­ra­ción joven ofre­cía rocó­dro­mo, una escue­la de dan­zas diver­sas, come­dor vegano, escue­la de cir­co, tata­mi, local de ensa­yo musi­cal, local de tea­tro, biblio­te­ca, sala de pro­yec­cio­nes, con­cier­tos, galas de cir­co. Ade­más ten­drá con­se­cuen­cias polí­ti­cas al tra­tar­se de un barrio con movi­mien­tos socia­les muy arrai­ga­dos y aho­ra tor­pe­men­te agre­di­dos. En Ber­lín hubie­ra sido impen­sa­ble.

El resul­ta­do, por el momen­to, es el peor ima­gi­na­ble: una raz­zia con­tra la cul­tu­ra de base auto­ges­tio­na­da, que nos retro­trae a otro Alcal­de de Bil­bao, Cas­ta­ña­res, que en 1981 que­mó unos cuen­tos que no le gus­ta­ban. Este otro Bil­bao into­le­ran­te tam­bién va a estar en nues­tra ima­gen.

El pro­ce­so ha sido kaf­kiano. Un local aban­do­na­do que per­te­ne­ció a un nar­co­tra­fi­can­te, déca­das des­pués, con la cola­bo­ra­ción muni­ci­pal y para un pro­yec­to espe­cu­la­ti­vo, vuel­ve a una empre­sa, Cabi­sa, vin­cu­la­da a la pro­mo­to­ra Cas­trum Var­du­liex, a la que un juez de Can­ta­bria impi­de la cons­truc­ción de unas vivien­das pre­vis­tas en Cas­tro por mani­pu­la­ción ile­gal del pro­yec­to de repar­ce­la­ción. Un círcu­lo com­ple­to para un edi­fi­cio con­de­na­do a per­te­ne­cer a empre­sas del infra­mun­do y que se ha lle­va­do por delan­te, con el con­cur­so ins­ti­tu­cio­nal, un pro­yec­to cul­tu­ral ori­gi­nal y exi­to­so.

Se ha invo­ca­do la pro­pie­dad pri­va­da, y es razo­na­ble; pero se ocul­ta que fue obte­ni­da de un pelo­ta­zo aus­pi­cia­do por el pro­pio Ayun­ta­mien­to de Bil­bao que, en oca­sión del Plan Gene­ral de Orde­na­ción Urba­na de 1995 y, des­aten­dien­do a la Aso­cia­ción de Veci­nos de un barrio mal­tra­ta­do que pedía un uso social, reca­li­fi­có un sue­lo indus­trial como urba­ni­za­ble para mayor glo­ria de Cabi­sa que lo había adqui­ri­do como sue­lo indus­trial por dos perras (2,1 millo­nes de euros reza el valor actual en Hacien­da). De esa tro­pe­lía muni­ci­pal nace todo. La invo­ca­ción de la sacro­san­ta pro­pie­dad pri­va­da sin lími­tes socia­les, no exo­ne­ra de las res­pon­sa­bi­li­da­des que tie­ne el Ayun­ta­mien­to, al que le podían haber ayu­da­do las otras ins­ti­tu­cio­nes, para el res­ca­te de un edi­fi­cio sin daño para el pro­pie­ta­rio (ni lucro).

A par­tir de ahí el engra­na­je auto­má­ti­co. La empre­sa pide el des­alo­jo; el alcal­de que anda sobra­do pier­de el nor­te del otro Bil­bao real con sus decla­ra­cio­nes; el Ayun­ta­mien­to otor­ga la licen­cia mien­tras ofre­ce a Kukutza la miga­ja de una ayu­da para una migra­ción en alqui­ler; el juez con­fir­ma el des­alo­jo soli­ci­ta­do por el Ayun­ta­mien­to ‑la orden de derri­bo está pen­dien­te- ; el Gobierno Vas­co dice que es un pro­yec­to intere­san­te pero el Depar­ta­men­to de Cul­tu­ra hace de Pila­tos, a dife­ren­cia del otro Depar­ta­men­to, el de Inte­rior, que pasa a la acción con­tun­den­te, «pro­fe­sio­nal y proporcional»»según Ares, aso­lan­do Erre­kal­de duran­te un día ente­ro. (Lo ví in situ a las 8 de la maña­na del miér­co­les). A Kaf­ka no se le hubie­ra ocu­rri­do esta his­to­ria.

Pero hay más. En la pos­mo­der­ni­dad, se da prio­ri­dad abso­lu­ta, des­de el nue­vo con­cep­to de bran­ding y mar­ke­ting de ciu­da­des que com­pi­ten, a los cen­tros de las ciu­da­des en los que si bien y feliz­men­te se recu­pe­ran espa­cios, se acu­mu­lan los equi­pa­mien­tos cos­to­sos y sin mucha cau­te­la sobre su rela­ción cos­te-ren­di­mien­to. Unos salen bien, otros no. Tam­bién se da pre­fe­ren­cia a zonas ele­gi­das de desa­rro­llo urbano, mien­tras otras que­dan como peri­fe­rias dis­cri­mi­na­das. Es el caso de Erre­kal­de. Los con­cep­tos de equi­dad y de equi­li­brio se sacri­fi­can a otras moti­va­cio­nes que indi­can dos varas de medir la ciu­dad.

La estra­te­gia cul­tu­ral de todas las ciu­da­des vas­co-nava­rras a lo lar­go de las déca­das de los 90 y 2000 ha sido fun­da­men­tal­men­te de equi­pa­mien­tos y even­tos. Una estra­te­gia cómo­da para las auto­ri­da­des por­que aho­rra tener que pen­sar en una estra­te­gia cul­tu­ral inte­gral y, median­te edi­fi­ca­ción, el resul­ta­do es visi­ble has­ta para la pos­te­ri­dad. Donos­tia con su Kur­saal y pro­yec­to Taba­ka­le­ra; Bil­bao con su Gug­genheim, Eus­kal­du­na y Alhón­di­ga a medio ocu­par; Gas­teiz que, ade­más del Artium, pare­ce que puso de acuer­do a sus éli­tes para la ubi­ca­ción de un Audi­to­rio pero que la nue­va Admi­nis­tra­ción ha para­do, al igual que KREA; Iru­nea y su Baluar­te. A ello hay que aña­dir algu­nos even­tos y fes­ti­va­les exi­to­sos en torno al cine, al jazz o al rock. Obvia­men­te tam­bién se hacen otras cosas ‑clus­ter audio­vi­sual, Esze­ni­ka, Polo de Inno­va­ción Audio­vi­sual de Zuatzu,…- pero que­dan en penum­bra fren­te al dis­cur­so del gran equi­pa­mien­to.

Equi­pa­mien­tos todos ellos nece­sa­rios pero, por fal­ta de un cua­dro gene­ral y nue­vas ini­cia­ti­vas, han sus­ti­tui­do a un pro­yec­to estra­té­gi­co cul­tu­ral de ciu­dad o terri­to­rio. Bil­bao y Biz­kaia, por ejem­plo, se han dor­mi­do tan­to en los lau­re­les de la auto­com­pla­cen­cia, que no ha pen­sa­do en tér­mi­nos de futu­ro, y cuan­do ha empe­za­do a hacer­lo, solo se le ha ocu­rri­do la repe­ti­ción: otro Gug­genheim y en lugar inade­cua­do. Posi­ble­men­te lo que fal­te sea refle­xión sobre el tiem­po actual. Qui­zás la lar­ga cri­sis ayu­de a una mira­da más pro­duc­ti­va, crea­ti­va y micro para la cul­tu­ra.

Como inci­so per­mí­ta­se­me una refle­xión polí­ti­ca. Da la impre­sión de que, en lo que a hege­mo­nía se refie­re, el sor­pas­so que está en ries­go de sufrir el nacio­na­lis­mo his­tó­ri­co res­pon­de a una inade­cua­ción al espí­ri­tu de estos tiem­pos. Le está ocu­rrien­do con el tema fis­cal, o con el des­ta­pe de lo que sig­ni­fi­ca­ron las vaca­cio­nes fis­ca­les, o con su fal­ta de polí­ti­cas ante la cri­sis, o la mode­ra­ción auto­no­mis­ta, o el tra­to a Kukutza. Ello no hace pre­vi­si­ble que, aque­ja­dos del mis­mo mal, los esta­ta­lis­mos de dere­cha o izquier­da se bene­fi­cien y, en cam­bio, sí lo haga el nacio­na­lis­mo de izquier­da cuyo défi­cit pro­gra­má­ti­co es más que noto­rio pero lo suple con cone­xión con las sen­si­bi­li­da­des socia­les: aten­ción a los de aba­jo, a la indig­na­ción, a la recla­ma­ción de soberanía.…Nuestras éli­tes o bien han per­di­do el nor­te en pro­yec­tos o han per­di­do pie res­pec­to a una ciu­da­da­nía decep­cio­na­da o las dos cosas.

El Ayun­ta­mien­to no ha sabi­do enten­der que Kukutza es un vive­ro de crea­ti­vi­dad a poten­ciar, y par­te de eso que Richard Flo­ri­da lla­ma cla­se crea­ti­va como pilar de tres «T»s: tec­no­lo­gía, talen­to y tole­ran­cia. La tec­no­lo­gía se refie­re a la inno­va­ción; el talen­to a las per­so­nas en ocu­pa­cio­nes crea­ti­vas, ya sean inge­nie­ros, artis­tas o cien­tí­fi­cos; la tole­ran­cia, medi­da a tra­vés de un índi­ce de pre­sen­cia en un barrio o ciu­dad, de bohe­mios, cul­tu­ras, gays, con­tra­cul­tu­ra etc, Todo ello con­fi­gu­ra­ría un eco­sis­te­ma que atrae al talen­to y poten­cia la crea­ti­vi­dad. Con todas la limi­ta­cio­nes de ese mode­lo, y son muchas, res­ca­ta un con­cep­to de cul­tu­ra que va más allá de las expre­sio­nes clá­si­cas en las que algu­nas auto­ri­da­des están ancla­das en cla­ve eli­tis­ta, para abrir­se a nue­vas expre­sio­nes crea­ti­vas naci­das de mix y de encuen­tro social, espe­cial­men­te úti­les para noso­tros los vas­cos, en tran­ce de iden­ti­dad en cons­truc­ción, inte­gra­do­ra de heren­cia y cam­bio.

¿Y si cam­bia­mos el chip? Empe­ce­mos por rec­ti­fi­car con Kukutza enten­dién­do­lo como un bien cul­tu­ral pro­te­gi­ble.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *