Chá­vez, Evo y Oba­ma (Pri­me­ra Par­te)- Fidel Castro

Hago un alto en las tareas que ocu­pan la tota­li­dad de mi tiem­po en estos días, para dedi­car unas pala­bras a la sin­gu­lar opor­tu­ni­dad que ofre­ce para la cien­cia polí­ti­ca el sexa­gé­si­mo sex­to perío­do de la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Unidas.

El acon­te­ci­mien­to anual deman­da un sin­gu­lar esfuer­zo de los que asu­men las más altas res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas en muchos paí­ses. Para estos, cons­ti­tu­ye una dura prue­ba; para los afi­cio­na­dos a ese arte, que no son pocos ya que a todos afec­ta vital­men­te, resul­ta difí­cil sus­traer­se a la ten­ta­ción de obser­var el inter­mi­na­ble pero ins­truc­ti­vo espectáculo.

Exis­ten, en pri­mer lugar, infi­ni­dad de temas pelia­gu­dos y con­flic­tos de intere­ses. Para gran núme­ro de los par­ti­ci­pan­tes es nece­sa­rio tomar posi­ción sobre hechos que cons­ti­tu­yen fla­gran­tes vio­la­cio­nes de prin­ci­pios. Por ejem­plo: ¿qué posi­ción adop­tar sobre el geno­ci­dio de la OTAN en Libia? ¿Desea alguien dejar cons­tan­cia de que bajo su direc­ción el gobierno de su país apo­yó el mons­truo­so cri­men rea­li­za­do por Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos de la OTAN, cuyos sofis­ti­ca­dos avio­nes de com­ba­te, con o sin pilo­to, lle­va­ron a cabo más de vein­te mil misio­nes de ata­que con­tra un peque­ño Esta­do del Ter­cer Mun­do que cuen­ta ape­nas con seis millo­nes de habi­tan­tes, ale­gan­do las mis­mas razo­nes que ayer se uti­li­za­ron para ata­car e inva­dir Ser­bia, Irak, Afga­nis­tán y hoy ame­na­zan con hacer­lo en Siria o cual­quier otro país del mundo?

¿No fue pre­ci­sa­men­te el Gobierno del Esta­do anfi­trión de la ONU quien orde­nó la car­ni­ce­ría de Viet­nam, Laos y Cam­bo­dia, el ata­que mer­ce­na­rio de Bahía de Cochi­nos en Cuba, la inva­sión de San­to Domin­go, la “Gue­rra Sucia” en Nica­ra­gua, la ocu­pa­ción de Gra­na­da y Pana­má por las fuer­zas mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos y la masa­cre de pana­me­ños en El Cho­rri­llo? ¿Quién pro­mo­vió los gol­pes mili­ta­res y los geno­ci­dios en Chi­le, Argen­ti­na y Uru­guay, que cos­ta­ron dece­nas de miles de muer­tos y des­apa­re­ci­dos? No hablo de cosas ocu­rri­das hace 500 años, cuan­do los espa­ño­les ini­cia­ron el geno­ci­dio en Amé­ri­ca, o hace 200 cuan­do los yan­quis exter­mi­na­ban indios en Esta­dos Uni­dos o escla­vi­za­ban afri­ca­nos, a pesar de que “todos los hom­bres nacen libres e igua­les” como decía la Decla­ra­ción de Phi­la­delphia. Hablo de hechos ocu­rri­dos en las últi­mas déca­das y que están ocu­rrien­do hoy.

Estos hechos no pue­den dejar de recor­dar­se y repe­tir­se cuan­do tie­ne lugar un acon­te­ci­mien­to de la impor­tan­cia y el relie­ve de la reu­nión que se rea­li­za en la Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das, don­de se pone a prue­ba la ente­re­za polí­ti­ca y la éti­ca de los gobiernos.

Muchos de ellos repre­sen­tan a paí­ses peque­ños y pobres nece­si­ta­dos de apo­yo y coope­ra­ción inter­na­cio­nal, tec­no­lo­gía, mer­ca­dos y cré­di­tos, que las poten­cias capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­das han mane­ja­do a su antojo.

A pesar del mono­po­lio des­ver­gon­za­do de los medios masi­vos de infor­ma­ción y los méto­dos fas­cis­tas de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos para con­fun­dir y enga­ñar a la opi­nión mun­dial, la resis­ten­cia de los pue­blos cre­ce, y eso pue­de apre­ciar­se en los deba­tes que se están pro­du­cien­do en Nacio­nes Unidas.

No pocos líde­res del Ter­cer Mun­do, pese a los obs­tácu­los y las con­tra­dic­cio­nes indi­ca­das, han expues­to con valen­tía sus ideas. Las pro­pias voces que ema­nan de los gobier­nos de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be no con­tie­nen ya el acen­to laca­yuno y bochor­no­so de la OEA, que carac­te­ri­zó a los pro­nun­cia­mien­tos de los Jefes de Esta­dos en déca­das pasa­das. Dos de ellos se han diri­gi­do a ese foro; ambos, el pre­si­den­te boli­va­riano Hugo Chá­vez, mez­cla de las razas que inte­gran al pue­blo de Vene­zue­la y Evo Mora­les, de pura estir­pe indí­ge­na mile­na­ria, ver­tie­ron sus con­cep­tos en esa reu­nión, uno a tra­vés de un men­sa­je y el otro a viva voz, res­pon­dien­do al dis­cur­so del Pre­si­den­te yanki.

Tele­sur trans­mi­tió los tres pro­nun­cia­mien­tos. Gra­cias a eso pudi­mos cono­cer des­de la noche del mar­tes 20 el men­sa­je del Pre­si­den­te Chá­vez, leí­do dete­ni­da­men­te por Wal­ter Mar­tí­nez en su pro­gra­ma Dos­sier. Oba­ma pro­nun­ció su dis­cur­so la maña­na del miér­co­les como Jefe de Esta­do del país anfi­trión de la ONU, y Evo pro­nun­ció el suyo en las pri­me­ras horas de la tar­de de ese pro­pio día. En aras de la bre­ve­dad toma­ré párra­fos esen­cia­les de cada texto.

Chá­vez no pudo asis­tir per­so­nal­men­te a la cum­bre de Nacio­nes Uni­das, tras 12 años de lucha sin des­can­so un solo día que puso en ries­go su vida y afec­tó su salud y hoy lucha abne­ga­da­men­te por su ple­na recu­pe­ra­ción. Era difí­cil sin embar­go que su men­sa­je valien­te no abor­da­ra el tema más álgi­do de la his­tó­ri­ca reu­nión. Lo trans­cri­bo casi íntegramente:

“Diri­jo estas pala­bras a la Asam­blea Gene­ral de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das, […] para rati­fi­car, en este día y en este esce­na­rio, el total apo­yo de Vene­zue­la al reco­no­ci­mien­to del Esta­do pales­tino: al dere­cho de Pales­ti­na a con­ver­tir­se en un país libre, sobe­rano e inde­pen­dien­te. Se tra­ta de un acto de jus­ti­cia his­tó­ri­co con un pue­blo que lle­va en sí, des­de siem­pre, todo el dolor y el sufri­mien­to del mundo.

“El gran filó­so­fo fran­cés Gilles Deleu­ze, […] dice con el acen­to de la ver­dad: “La cau­sa pales­ti­na es ante todo el con­jun­to de injus­ti­cias que este pue­blo ha pade­ci­do y sigue pade­cien­do.” Y tam­bién es, me atre­vo agre­gar, una per­ma­nen­te e indo­ble­ga­ble volun­tad de resis­ten­cia que ya está ins­cri­ta en la memo­ria heroi­ca de la con­di­ción huma­na. […] Mah­mud Dar­wish, voz infi­ni­ta de la Pales­ti­na posi­ble, nos habla des­de el sen­ti­mien­to y la con­cien­cia de este amor: ‘No nece­si­ta­mos el recuerdo/​por­que en noso­tros está el Mon­te Carmelo/​y en nues­tros pár­pa­dos está la hier­ba de Galilea./ No digas: ¡si corrié­se­mos hacia mi país como el río!/ ¡No lo digas!/ Por­que esta­mos en la car­ne de nues­tro país/​y él está en nosotros.’
“Con­tra quie­nes sos­tie­nen, falaz­men­te que lo ocu­rri­do al pue­blo pales­tino no es un geno­ci­dio, el mis­mo Deleu­ze sos­tie­ne con impla­ca­ble luci­dez: ‘En todos los casos se tra­ta de hacer como si el pue­blo pales­tino no sola­men­te no debie­ra exis­tir, sino que no hubie­ra exis­ti­do nun­ca. Es, cómo decir­lo, el gra­do cero del geno­ci­dio: decre­tar que un pue­blo no exis­te; negar­le el dere­cho a la existencia’.”

“…la reso­lu­ción del con­flic­to del Medio Orien­te pasa, nece­sa­ria­men­te, por hacer­le jus­ti­cia al pue­blo pales­tino; este es el úni­co camino para con­quis­tar la paz.

“Due­le e indig­na que quie­nes pade­cie­ron uno de los peo­res geno­ci­dios de la his­to­ria, se hayan con­ver­ti­do en ver­du­gos del pue­blo pales­tino; due­le e indig­na que la heren­cia del Holo­caus­to sea la Nak­ba. E indig­na, a secas, que el sio­nis­mo siga hacien­do uso del chan­ta­je del anti­se­mi­tis­mo con­tra quie­nes se opo­nen a sus atro­pe­llos y a sus crí­me­nes. Israel ha ins­tru­men­ta­li­za­do e ins­tru­men­ta­li­za, con des­ca­ro y vile­za, la memo­ria de las víc­ti­mas. Y lo hace para actuar, con total impu­ni­dad, con­tra Pales­ti­na. De paso, no es ocio­so pre­ci­sar que el anti­se­mi­tis­mo es una mise­ria occi­den­tal, euro­pea, de la que no par­ti­ci­pan los ára­bes. No olvi­de­mos, ade­más, que es el pue­blo semi­ta pales­tino el que pade­ce la lim­pie­za étni­ca prac­ti­ca­da por el Esta­do colo­nia­lis­ta israelí.”

“…una cosa es recha­zar al anti­se­mi­tis­mo, y otra muy dife­ren­te acep­tar pasi­va­men­te que la bar­ba­rie sio­nis­ta le impon­ga un régi­men de apartheid al pue­blo pales­tino. Des­de un pun­to de vis­ta éti­co, quien recha­za lo pri­me­ro, tie­ne que con­de­nar lo segundo.”

“… el sio­nis­mo, como visión del mun­do, es abso­lu­ta­men­te racis­ta. Las pala­bras de Gol­da Meir, en su ate­rra­dor cinis­mo, son prue­ba feha­cien­te de ello: ‘¿Cómo vamos a devol­ver los terri­to­rios ocu­pa­dos? No hay nadie a quien devol­ver­los. No hay tal cosa lla­ma­da pales­ti­nos. No era como se pien­sa que exis­tía un pue­blo lla­ma­do pales­tino, que se con­si­de­ra él mis­mo como pales­tino y que noso­tros lle­ga­mos, los echa­mos y les qui­ta­mos su país. Ellos no existían.’”

“Léa­se y reléa­se ese docu­men­to que se cono­ce his­tó­ri­ca­men­te como Decla­ra­ción de Bal­four del año 1917: el Gobierno bri­tá­ni­co se arro­ga­ba la potes­tad de pro­me­ter a los judíos un hogar nacio­nal en Pales­ti­na, des­co­no­cien­do deli­be­ra­da­men­te la pre­sen­cia y la volun­tad de sus habi­tan­tes. Hay que aco­tar que en Tie­rra San­ta con­vi­vie­ron en paz, duran­te siglos, cris­tia­nos y musul­ma­nes, has­ta que el sio­nis­mo comen­zó a rei­vin­di­car­la como de su ente­ra y exclu­si­va propiedad.”

“Al con­cluir la Segun­da Gue­rra Mun­dial, se exa­cer­ba­ría la tra­ge­dia del pue­blo pales­tino, con­su­mán­do­se la expul­sión de su terri­to­rio y, al mis­mo tiem­po, de la his­to­ria. En 1947 la omi­no­sa e ile­gal reso­lu­ción 181 de las Nacio­nes Uni­das reco­mien­da la par­ti­ción de Pales­ti­na en un Esta­do judío, un Esta­do ára­be y una zona bajo con­trol inter­na­cio­nal (Jeru­sa­lén y Belén). Se con­ce­dió, […] el 56% del terri­to­rio al sio­nis­mo para la cons­ti­tu­ción de su Esta­do. De hecho, esta reso­lu­ción vio­la­ba el dere­cho inter­na­cio­nal y des­co­no­cía fla­gran­te­men­te la volun­tad de las gran­des mayo­rías ára­bes: el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos se con­ver­tía en letra muerta.”

“…con­tra lo que Israel y Esta­dos Uni­dos pre­ten­den hacer­le creer al mun­do, a tra­vés de las trans­na­cio­na­les de la comu­ni­ca­ción, lo que acon­te­ció y sigue acon­te­cien­do en Pales­ti­na, digá­mos­lo con Said, no es un con­flic­to reli­gio­so: es un con­flic­to polí­ti­co, de cuño colo­nial e impe­ria­lis­ta; no es un con­flic­to mile­na­rio sino con­tem­po­rá­neo; no es un con­flic­to que nació en el Medio Orien­te sino en Europa.

“¿Cuál era y cuál sigue sien­do el meo­llo del con­flic­to?: Se pri­vi­le­gia la dis­cu­sión y con­si­de­ra­ción de la segu­ri­dad de Israel, y para nada la de Pales­ti­na. Así pue­de corro­bo­rar­se en la his­to­ria recien­te: bas­ta con recor­dar el nue­vo epi­so­dio geno­ci­da des­en­ca­de­na­do por Israel a tra­vés de la ope­ra­ción ‘Plo­mo Fun­di­do’ en Gaza.

“La segu­ri­dad de Pales­ti­na no pue­de redu­cir­se al sim­ple reco­no­ci­mien­to de un limi­ta­do auto­go­bierno y auto­con­trol poli­cia­co en sus ‘encla­ves’ de la ribe­ra occi­den­tal del Jor­dán y en la fran­ja de Gaza, dejan­do por fue­ra no solo la crea­ción del Esta­do pales­tino, sobre las fron­te­ras ante­rio­res a 1967 y con Jeru­sa­lén orien­tal como su capi­tal, los dere­chos de sus nacio­na­les y su auto­de­ter­mi­na­ción como pue­blo, sino, tam­bién, la com­pen­sa­ción y con­si­guien­te vuel­ta a la Patria del 50% de la pobla­ción pales­ti­na que se encuen­tra dis­per­sa por el mun­do ente­ro, tal y como lo esta­ble­ce la reso­lu­ción 194.

“Es increí­ble que un país (Israel) que debe su exis­ten­cia a una reso­lu­ción de la Asam­blea Gene­ral, pue­da ser tan des­de­ño­so de las reso­lu­cio­nes que ema­nan de las Nacio­nes Uni­das, denun­cia­ba el padre Miguel D’Escoto cuan­do pedía el cese de la masa­cre con­tra el pue­blo de Gaza, a fina­les de 2008 y prin­ci­pios de 2009.”

“Es impo­si­ble igno­rar la cri­sis de Nacio­nes Uni­das. Ante esta mis­ma Asam­blea Gene­ral sos­tu­vi­mos, en el año 2005, que el mode­lo de Nacio­nes Uni­das se había ago­ta­do. El hecho de que se haya pos­ter­ga­do el deba­te sobre la cues­tión pales­ti­na, y que se le esté sabo­tean­do abier­ta­men­te, es una nue­va con­fir­ma­ción de ello.

“Des­de hace ya varios días Washing­ton vie­ne mani­fes­tan­do que veta­rá en el Con­se­jo de Segu­ri­dad lo que será reso­lu­ción mayo­ri­ta­ria de la Asam­blea Gene­ral: el reco­no­ci­mien­to de Pales­ti­na como miem­bro pleno de la ONU. Jun­to a las Nacio­nes her­ma­nas que con­for­man la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca (ALBA), en la Decla­ra­ción de reco­no­ci­mien­to del Esta­do pales­tino, hemos deplo­ra­do, des­de ya, que tan jus­ta aspi­ra­ción pue­da ser blo­quea­da por esta vía. Como sabe­mos, el impe­rio, en este y en otros casos, pre­ten­de impo­ner un doble están­dar en el esce­na­rio mun­dial: es la doble moral yan­qui que vio­la el dere­cho inter­na­cio­nal en Libia, pero per­mi­te que Israel haga lo que le dé la gana, con­vir­tién­do­se así en el prin­ci­pal cóm­pli­ce del geno­ci­dio pales­tino a manos de la bar­ba­rie sio­nis­ta. Recor­de­mos unas pala­bras de Said que meten el dedo en la lla­ga: ‘Debi­do a los intere­ses de Israel en Esta­dos Uni­dos, la polí­ti­ca de este país en torno a Medio Orien­te es, por tan­to, israelocéntrica.’”

“Quie­ro fina­li­zar con la voz de Mah­mud Dar­wish en su memo­ra­ble poe­ma: ‘Sobre esta tie­rra hay algo que mere­ce vivir: sobre esta tie­rra está la seño­ra de la tie­rra, la madre de los comienzos,/ la madre de los fina­les. Se lla­ma­ba Pales­ti­na. Se sigue lla­man­do Palestina./ Seño­ra: yo merez­co, por­que tú eres mi dama, yo merez­co vivir.’”

“Se segui­rá lla­man­do Pales­ti­na: ¡Pales­ti­na vivi­rá y ven­ce­rá! ¡Lar­ga vida a Pales­ti­na libre, sobe­ra­na e independiente!

“Hugo Chá­vez Frías

“Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela”.

Cuan­do la reu­nión se ini­ció en la maña­na siguien­te sus pala­bras esta­ban ya en el cora­zón y la men­te de las per­so­nas allí reunidas.

El líder boli­va­riano nun­ca fue enemi­go del pue­blo judío. Hom­bre de par­ti­cu­lar sen­si­bi­li­dad, detes­ta­ba pro­fun­da­men­te el bru­tal cri­men come­ti­do por los nazis con­tra niños, muje­res y hom­bres, jóve­nes y ancia­nos en los cam­pos de con­cen­tra­ción don­de tam­bién fue­ron víc­ti­mas de atro­ces crí­me­nes e inten­to de exter­mi­nio los gita­nos, que nadie sin embar­go recuer­da y nun­ca se men­cio­nan. Igual­men­te cien­tos de miles de rusos pere­cie­ron en esos cam­pos de exter­mi­nio como raza infe­rior en el con­cep­to racial nazi.

Cuan­do Chá­vez regre­só a su país, pro­ce­den­te de Cuba, la noche del jue­ves 22 de sep­tiem­bre, se refi­rió con indig­na­ción al dis­cur­so pro­nun­cia­do por Barack Oba­ma en las Nacio­nes Uni­das. Pocas veces lo escu­ché hablar con tan­to des­en­can­to sobre un líder al que tra­ta­ba con deter­mi­na­do res­pe­to, como una víc­ti­ma de la pro­pia his­to­ria de la dis­cri­mi­na­ción racial en Esta­dos Uni­dos. Nun­ca lo con­si­de­ró capaz de actuar como lo habría hecho Geor­ge Bush y con­ser­va­ba un recuer­do res­pe­tuo­so de las pala­bras inter­cam­bia­das con él en la reu­nión de Tri­ni­dad y Tobago.

“Ayer estu­vi­mos oyen­do un con­jun­to de dis­cur­sos, ante­ayer tam­bién, allá en Nacio­nes Uni­das, dis­cur­sos pre­ci­sos como el de la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff; dis­cur­so de alto valor éti­co como el del pre­si­den­te Evo Mora­les; un dis­cur­so que pudié­ra­mos cata­lo­gar como un monu­men­to al cinis­mo, el dis­cur­so del pre­si­den­te Oba­ma, es un monu­men­to al cinis­mo que su pro­pia cara dela­ta­ba, su pro­pia cara era un poe­ma; un hom­bre lla­man­do a la paz, ima­gí­na­te tú, Oba­ma lla­man­do a la paz, ¿con qué moral? Un monu­men­to his­tó­ri­co al cinis­mo el dis­cur­so del pre­si­den­te Obama.

“Dis­cur­sos pre­ci­sos, orien­ta­do­res, estu­vi­mos oyen­do: el del pre­si­den­te Lugo, el de la pre­si­den­ta argen­ti­na, fijan­do posi­cio­nes valien­tes ante el mundo.”

Cuan­do se ini­ció la reu­nión de Nue­va York la maña­na del miér­co­les 21 de sep­tiem­bre, el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, –tras las pala­bras de la Pre­si­den­ta de Bra­sil que ini­ció los deba­tes, y des­pués de la pre­sen­ta­ción de rigor– ocu­pó el podio e ini­ció su discurso.

“En sie­te déca­das, ―comen­zó dicien­do― cuan­do la ONU impi­dió que hubie­se una Ter­ce­ra Gue­rra Mun­dial, segui­mos en un mun­do mar­ca­do por el con­flic­to y pla­ga­do de pobre­za; cuan­do pro­cla­ma­mos nues­tro amor por la paz y odio por la gue­rra, sigue habien­do con­vul­sio­nes en el mun­do que nos ponen a todos en peligro.”

No se sabe cuál sería el momen­to en que según Oba­ma, la ONU impi­dió una Ter­ce­ra Gue­rra Mundial.

“Asu­mí el car­go en un momen­to de dos gue­rras para Esta­dos Uni­dos, una gue­rra con­tra el extre­mis­mo, que nos lle­vó a la gue­rra; en pri­mer lugar, Osa­ma Bin Laden y su orga­ni­za­ción Al-Qae­da seguían libres. Hoy esta­ble­ci­mos una nue­va direc­ción, al final de este año las ope­ra­cio­nes mili­ta­res en Iraq van a ter­mi­nar, vamos a tener rela­cio­nes nor­ma­les con un país sobe­rano, miem­bro de la comu­ni­dad de nacio­nes. Esa alian­za se for­ta­le­ce­rá con el for­ta­le­ci­mien­to de Iraq, de su fuer­za de segu­ri­dad, de su gobierno, de su pue­blo y tam­bién de sus aspiraciones.”

¿De qué país está real­men­te hablan­do Obama?

“Al poner fin a la gue­rra en Iraq, Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos comen­za­rán la tran­si­ción en Afga­nis­tán; tene­mos un país en Afga­nis­tán que pue­de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad del futu­ro de su país, a medi­da que lo hacen vamos sacan­do nues­tras pro­pias fuer­zas y vamos cons­tru­yen­do una alian­za soli­da­ria con el pue­blo afgano. No debe haber duda, enton­ces, de que la ola de la gue­rra está revirtiéndose.

“Asu­mí el poder cuan­do miles de esta­dou­ni­den­ses ser­vían en Afga­nis­tán y en Iraq, al final de este año ese núme­ro va a redu­cir­se a la mitad y segui­rá dis­mi­nu­yen­do. Esto es fun­da­men­tal para la sobe­ra­nía, tan­to de Iraq como de Afga­nis­tán y tam­bién esen­cial para el for­ta­le­ci­mien­to de la ONU y de Esta­dos Uni­dos, cuan­do cons­trui­mos nues­tra pro­pia nación; ade­más, esta­mos salien­do de allí con una posi­ción fuer­te. Hace 10 años había una heri­da abier­ta y hie­rros retor­ci­dos, un cora­zón roto en el cen­tro de esta ciu­dad; hoy cuan­do se levan­ta una nue­va torre sim­bo­li­za la reno­va­ción de Nue­va York; hoy Al-Qae­da tie­ne más pre­sio­nes que nun­ca, su lide­raz­go ha sido degra­da­do, Osa­ma Bin Laden, un hom­bre que mató miles de per­so­nas de doce­nas de paí­ses, ya no pon­drá en peli­gro la paz del mundo.”

¿De quién fue alia­do Bin Laden, quién real­men­te lo entre­nó y armó para com­ba­tir a los sovié­ti­cos en Afga­nis­tán? No fue­ron los socia­lis­tas, ni los revo­lu­cio­na­rios en nin­gu­na par­te del mundo.

“Esta déca­da ha sido muy difí­cil, […] pero hoy esta­mos en la encru­ci­ja­da de la his­to­ria, con la opor­tu­ni­dad de mover­nos de mane­ra deci­si­va hacia la paz, para hacer­lo debe­mos vol­ver a la sabi­du­ría de los que crea­ron esta ins­ti­tu­ción. Las Nacio­nes Uni­das y su Car­ta, ins­ta a que nos una­mos para man­te­ner la paz y la segu­ri­dad internacionales.”

¿Quién tie­ne bases mili­ta­res en todas par­tes del mun­do, quién es el mayor expor­ta­dor de armas, quién posee cien­tos de saté­li­tes espías, quién invier­te más de un millón de millo­nes de dóla­res anua­les en gas­tos militares?

“Este año ha sido un momen­to de gran­des trans­for­ma­cio­nes, más nacio­nes han avan­za­do para man­te­ner la paz y la segu­ri­dad y más indi­vi­duos están recla­man­do su dere­cho a vivir en paz y en libertad.”

Cita lue­go los casos de Sudán del Sur y Cos­ta de Mar­fil. No dice que en el pri­me­ro, las tras­na­cio­na­les yan­quis se lan­za­ron sobre las reser­vas petro­le­ras de ese nue­vo país, cuyo pre­si­den­te en esa pro­pia Asam­blea de la ONU, dijo que era un recur­so valio­so, pero ago­ta­ble y pro­po­nía el uso racio­nal y opti­mo del mismo.

Tam­po­co expre­só Oba­ma que la paz, en Cos­ta de Mar­fil, fue alcan­za­da con el apo­yo de los sol­da­dos colo­nia­lis­tas de un emi­nen­te miem­bro de la beli­co­sa OTAN que aca­ba de lan­zar miles de bom­bas sobre Libia.

Men­cio­na poco des­pués a Túnez, y atri­bu­ye a Esta­dos Uni­dos el méri­to del movi­mien­to popu­lar que derro­có al gobierno de ese país, un alia­do del imperialismo.

Más asom­bro­so toda­vía, Oba­ma pre­ten­de igno­rar que Esta­dos Uni­dos fue el res­pon­sa­ble de que en Egip­to se ins­ta­la­ra el gobierno tirá­ni­co y corrup­to de Hos­ni Muba­rak, que ultra­jan­do los prin­ci­pios de Nas­ser, se alió al impe­ria­lis­mo, arre­ba­to a su país dece­nas de miles de millo­nes y tira­ni­zó a ese vale­ro­so pueblo.

“Hace un año, ―afir­ma Oba­ma― Egip­to había teni­do un pre­si­den­te duran­te casi 30 años. Duran­te 18 días los ojos del mun­do esta­ban cen­tra­dos en la pla­za Taghir, don­de los egip­cios de todas las par­tes de la socie­dad, jóve­nes, niños, muje­res, hom­bres, musul­ma­nes y cris­tia­nos, deman­da­ban sus dere­chos uni­ver­sa­les. Vimos en esos mani­fes­tan­tes la fuer­za de no vio­len­cia que nos ha lle­va­do de Nue­va Delhi a Sel­ma y vimos que el cam­bio lle­gó a Egip­to y al mun­do ára­be por medios pacíficos.”

“Día a día fren­te a las balas y a las armas el pue­blo libio no renun­ció a su liber­tad, y cuan­do fue­ron ame­na­za­dos por esa atro­ci­dad que hemos vis­to mucho en los últi­mos siglos, la ONU res­pe­tó su Car­ta, el Con­se­jo de Segu­ri­dad auto­ri­zó las medi­das nece­sa­rias para evi­tar una masa­cre en Libia. La Liga Ára­be exi­gió esta inter­ven­ción, hubo una alian­za y una coa­li­ción para evi­tar el avan­ce de las fuer­zas de Gaddafi.”

“Ayer los líde­res de una nue­va Libia toma­ron su lugar aquí, con noso­tros, y esta sema­na las Nacio­nes Uni­das y Esta­dos Uni­dos están abrien­do su nue­va emba­ja­da en Trípoli.

“He aquí cómo la comu­ni­dad inter­na­cio­nal debe fun­cio­nar, y debe­ría fun­cio­nar: las nacio­nes que se unan para bus­car la paz y la segu­ri­dad y los indi­vi­duos que exi­gen sus derechos.

“Todos noso­tros tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de apo­yar a la nue­va Libia, el nue­vo gobierno libio que enfren­ta trans­for­mar esta pro­me­sa en una ben­di­ción para todos los libios.”

“El régi­men de Gad­da­fi aca­bó, Gbag­bo, Ben Ali, Muba­rak, ya no están en el poder. Osa­ma Bin Laden se ha ido, y la idea de que el cam­bio sola­men­te pue­de lle­gar por la vio­len­cia ha sido ente­rra­do jun­to con él.”

Obser­ven la for­ma poé­ti­ca con que Oba­ma des­pa­cha el asun­to de Bin Laden, cual­quie­ra que haya sido la res­pon­sa­bi­li­dad de este anti­guo alia­do, eje­cu­ta­do con un dis­pa­ro en el ros­tro delan­te de su espo­sa y sus hijos, y lan­za­do al mar des­de un por­ta­avio­nes, igno­ran­do cos­tum­bres y tra­di­cio­nes reli­gio­sas de más de mil millo­nes de cre­yen­tes y prin­ci­pios jurí­di­cos ele­men­ta­les esta­ble­ci­dos por todos los sis­te­mas pena­les. Tales méto­dos no con­du­cen ni con­du­ci­rán jamás a la paz.

“Algo está pasan­do en nues­tro mun­do, —pro­si­gue res­pec­to a Libia― la mane­ra como las cosas han sido es como será en el futu­ro. La mano de la tira­nía ha ter­mi­na­do, los tira­nos han sido igno­ra­dos y el poder lo tie­ne aho­ra el pue­blo. Los jóve­nes recha­zan la dic­ta­du­ra, recha­zan la men­ti­ra de que algu­nas razas, algu­nos pue­blos, algu­nas etnias no mere­cen la democracia.
“La pro­me­sa en papel de que todos nace­mos libres y con el mis­mo dere­cho cada vez está más cer­ca de ser reali­dad […] La medi­da del éxi­to es si las per­so­nas pue­den vivir en una liber­tad, dig­ni­dad y segu­ri­dad sus­ten­ta­ble, y la ONU y sus miem­bros deben hacer lo nece­sa­rio para apo­yar estas aspi­ra­cio­nes bási­cas, y tene­mos más tra­ba­jo que hacer en este sentido.”
De inme­dia­to la empren­de con­tra otro país musul­mán don­de como es cono­ci­do, sus ser­vi­cios de inte­li­gen­cia jun­to a los de Israel, ase­si­nan sis­te­má­ti­ca­men­te a los cien­tí­fi­cos más des­ta­ca­dos de la tec­no­lo­gía militar.

Acto segui­do ame­na­za a Siria, don­de la agre­si­vi­dad yan­qui pue­de con­du­cir a una masa­cre mucho más espan­to­sa que la de Libia: “Hoy, hom­bres, muje­res y niños han sido ase­si­na­dos y tor­tu­ra­dos por el régi­men de Siria; miles han sido ase­si­na­dos, muchos duran­te el perío­do sagra­do del Rama­dán; miles han atra­ve­sa­do la fron­te­ra de Siria.

“El pue­blo sirio ha mos­tra­do dig­ni­dad y valen­tía en su bús­que­da de jus­ti­cia, pro­tes­tan­do pací­fi­ca­men­te y murien­do por los mis­mos valo­res que esta ins­ti­tu­ción defien­de. Aho­ra bien, la cues­tión es sen­ci­lla: ¿Vamos a apo­yar al pue­blo sirio o vamos a apo­yar a sus opre­so­res? La ONU ya ha apli­ca­do san­cio­nes a los líde­res sirios. Apo­ya­mos la trans­fe­ren­cia de poder que res­pon­da al deseo del pue­blo sirio, y muchos se nos han uni­do en este esfuer­zo; pero por el bien de Siria y la paz y segu­ri­dad del mun­do debe­mos hablar con una sola voz: no hay excu­sa para la acción. Ha lle­ga­do el momen­to para que el Con­se­jo de Segu­ri­dad san­cio­ne al régi­men de Siria y apo­ye al pue­blo sirio.”

¿Ha que­da­do aca­so algún país exclui­do de las ame­na­zas san­grien­tas de este ilus­tre defen­sor de la segu­ri­dad y la paz inter­na­cio­nal? ¿Quién con­ce­dió a Esta­dos Uni­dos tales prerrogativas?

“En la región, debe­mos res­pon­der a los lla­ma­dos por el cam­bio. En Yemen, muje­res, niñas, hom­bres se han reu­ni­do en las pla­zas, todos los días, con la espe­ran­za de que su deter­mi­na­ción y el derra­me de su san­gre lle­ve a un cam­bio. El pue­blo esta­dou­ni­den­se apo­ya esas aspi­ra­cio­nes. Debe­mos tra­ba­jar con los veci­nos y los socios en el mun­do para bus­car un camino que lle­ve a una tran­si­ción pací­fi­ca del gobierno de Saleh, y que haya elec­cio­nes libres y jus­tas lo más pron­to posible.

“En Bah­rein se han toma­do medi­das para la refor­ma en la ren­di­ción de cuen­tas. Esta­mos con­ten­tos con ello, pero se requie­re mucho más. Somos ami­gos de Bah­rein, y segui­re­mos exi­gién­do­les al gobierno y a los opo­si­to­res que bus­quen un diá­lo­go sig­ni­fi­ca­ti­vo que lle­gue a cam­bios pací­fi­cos y cum­pla los deseos del pue­blo. Cree­mos que el patrio­tis­mo de Bah­rein pue­de ser mayor que el sec­ta­ris­mo que le sepa­ra; es difí­cil, pero se pue­de lograr.”

No men­cio­na en abso­lu­to que allí se encuen­tra una de las mayo­res bases mili­ta­res de la región y que las trans­na­cio­na­les yan­quis con­tro­lan y dis­po­nen a su anto­jo de las mayo­res reser­vas de petró­leo y gas de Ara­bia Sau­di­ta y los Emi­ra­tos Árabes.
“Cree­mos que cada nación debe tener su pro­pio camino para lograr satis­fa­cer las aspi­ra­cio­nes de los pue­blos. No pode­mos estar de acuer­do con todos aque­llos que se expre­san polí­ti­ca­men­te, pero siem­pre vamos a estar defen­dien­do los dere­chos uni­ver­sa­les que fue­ron apo­ya­dos por esta Asam­blea, dere­chos que depen­den de elec­cio­nes libres y jus­tas, gobier­nos trans­pa­ren­tes y que rin­dan cuen­tas, res­pe­to por los dere­chos de las muje­res y las mino­rías, jus­ti­cia igual y jus­ta. Eso mere­ce nues­tro pue­blo. Estos son los ele­men­tos de la paz que pue­den durar.”

“…Esta­dos Uni­dos va a seguir apo­yan­do a las nacio­nes que van hacia la demo­cra­cia con mayor comer­cio e inver­sión, para que la liber­tad sea segui­da por la opor­tu­ni­dad. Con­ti­nua­re­mos nues­tro com­pro­mi­so con los gobier­nos, pero tam­bién con la socie­dad civil, estu­dian­tes, empre­sa­rios, par­ti­dos polí­ti­cos, la pren­sa, los medios.

“Hemos con­de­na­do a los que vio­lan los dere­chos huma­nos e impi­den que lle­guen a esos paí­ses. Cas­ti­ga­mos a los que vio­lan esos dere­chos, y siem­pre vamos a ser­vir como una voz de aque­llos que han sido silenciados.”

Des­pués de esta lar­ga pero­ra­ta, el insig­ne Pre­mio Nobel entra en el espi­no­so tema de su alian­za con Israel que por cier­to, no figu­ra entre los pri­vi­le­gia­dos posee­do­res de uno de los más moder­nos sis­te­mas de armas nuclea­res y medios capa­ces de alcan­zar obje­ti­vos dis­tan­tes. Cono­ce per­fec­ta­men­te bien cuan arbi­tra­ria e impo­pu­lar es esa política.

“Sé que esta sema­na hay un tema que es fun­da­men­tal en este sen­ti­do, para estos dere­chos. Es una prue­ba para la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos cuan­do el con­flic­to entre Israel y pales­ti­nos con­ti­núa. Hace un año estu­ve en este podio e ins­té para que hubie­se una Pales­ti­na libre. Creí enton­ces, y lo creo hoy, que el pue­blo pales­tino mere­ce su Esta­do, pero tam­bién dije que una paz genui­na solo pue­de lograr­se entre israe­líes y pales­ti­nos mis­mos. Un año des­pués, a pesar de muchos esfuer­zos de Esta­dos Uni­dos y otros, las par­tes no han podi­do sal­var sus dife­ren­cias. Ante este estan­ca­mien­to he plan­tea­do una nue­va base de nego­cia­cio­nes, lo hice en mayo últi­mo. Esa base es cla­ra, es cono­ci­da para todos: los israe­líes deben saber que cual­quier acuer­do debe tener garan­tías para su segu­ri­dad; los pales­ti­nos deben cono­cer las bases terri­to­ria­les de su Esta­do. Yo sé que muchos han esta­do frus­tra­dos por la fal­ta de avan­ces, y yo tam­bién lo he esta­do y lo estoy. La cues­tión no es la meta que bus­ca­mos, sino cómo logra­mos esa meta.”

“La paz exi­ge mucho tra­ba­jo, la paz no va a lle­gar por reso­lu­cio­nes ni decla­ra­cio­nes ante la ONU, si fue­se tan fácil ya se hubie­ra logra­do. Los israe­líes y los pales­ti­nos deben sen­tar­se, y van a vivir jun­tos, son ellos los que deben bus­car una solu­ción via­ble en sus fron­te­ras, deben bus­car una solu­ción sobre Jeru­sa­lén, sobre los refu­gia­dos. La paz depen­de del acuer­do entre aque­llos que deben vivir jun­tos des­pués que cul­mi­nen nues­tros dis­cur­sos, mucho des­pués de que noso­tros haya­mos votado.”

Se extien­de a con­ti­nua­ción en una lar­ga pero­ra­ta para expli­car y jus­ti­fi­car lo inex­pli­ca­ble y lo injustificable.

“…No hay duda al res­pec­to de que los pales­ti­nos han vis­to esto retra­sa­do por dema­sia­do tiem­po, y es jus­ta­men­te por­que cree­mos tan­to en las aspi­ra­cio­nes del pue­blo pales­tino que Esta­dos Uni­dos ha inver­ti­do tan­to tiem­po y tan­to esfuer­zo en cons­truir un Esta­do pales­tino y nego­cia­cio­nes que pue­dan cum­plir esta meta del Esta­do pales­tino; pero hay que enten­der esto tam­bién, Esta­dos Uni­dos hizo un com­pro­mi­so con la segu­ri­dad de Israel, es esen­cial; nues­tra amis­tad es pro­fun­da y dura­de­ra con este Esta­do israelí.”

“El pue­blo judío ha for­ma­do un Esta­do exi­to­so y mere­ce reco­no­ci­mien­to y rela­cio­nes nor­ma­les con sus veci­nos, y los ami­gos de los pales­ti­nos no le hacen nin­gún favor al igno­rar esta verdad.

“…cada lado tie­ne aspi­ra­cio­nes legí­ti­mas, y eso es par­te de lo que hace la paz, algo tan difí­cil, y el pla­zo final sola­men­te podrá rom­per­se cuan­do cada par­te apren­da a estar en los zapa­tos del otro, cada par­te pue­da ver el mun­do a tra­vés de los ojos del otro. Eso debe­mos alen­tar­lo, debe­mos pro­mo­ver esto.”

Mien­tras tan­to, los pales­ti­nos per­ma­ne­cen des­te­rra­dos de su pro­pia patria, sus casas son des­trui­das por mons­truo­sos equi­pos mecá­ni­cos y un muro odio­so, mucho más alto que el de Ber­lín, sepa­ra a unos pales­ti­nos de otros. Lo mejor que podía haber reco­no­ci­do Oba­ma es que los pro­pios ciu­da­da­nos israe­líes están ya can­sa­dos del derro­che de recur­sos inver­ti­dos en la esfe­ra mili­tar, que los pri­va de paz y de acce­so a los medios ele­men­ta­les de vida. Igual que los pales­ti­nos, ellos están sufrien­do las con­se­cuen­cias de esas polí­ti­cas impues­tas por Esta­dos Uni­dos y los ele­men­tos más beli­co­sos y reac­cio­na­rios del Esta­do sionista.

“A medi­da que hace­mos fren­te a estos con­flic­tos y a estas revo­lu­cio­nes debe­mos reco­no­cer y recor­dar que […] la paz ver­da­de­ra depen­de de crear la opor­tu­ni­dad que hace que la vida val­ga la pena ser vivi­da, y para ello debe­mos con­fron­tar enemi­gos comu­nes de la huma­ni­dad: las armas nuclea­res, la pobre­za, la igno­ran­cia y la enfermedad.”

¿Quién entien­de este gali­ma­tías del Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos ante la Asam­blea General?

Acto segui­do pos­tu­la su inin­te­li­gi­ble filosofía:

“Para hacer fren­te a la des­truc­ción mun­dial debe­mos luchar por un mun­do sin armas nuclea­res; en los últi­mos dos años comen­za­mos a andar ese sen­de­ro. Des­de la Cum­bre en Washing­ton muchas nacio­nes han comen­za­do a garan­ti­zar ase­gu­rar su mate­rial nuclear con­tra los posi­bles terroristas.”

¿Pue­de haber terro­ris­mo mayor que la polí­ti­ca agre­si­va y beli­co­sa de un país cuyo arse­nal de armas nuclea­res podría des­truir varias veces la vida huma­na en este planeta?

“Esta­dos Uni­dos va a con­ti­nuar tra­ba­jan­do para prohi­bir la prue­ba de mate­ria­les nuclea­res y de los mate­ria­les para estas armas nuclea­res”, nos sigue pro­me­tien­do Oba­ma. “Hemos comen­za­do, enton­ces, a avan­zar en el sen­ti­do correc­to. Esta­dos Uni­dos está com­pro­me­ti­do a cum­plir con sus obli­ga­cio­nes; pero cuan­do cum­pli­mos con nues­tras obli­ga­cio­nes espe­ra­mos que las ins­ti­tu­cio­nes tam­bién ayu­den a limi­tar la expan­sión de estas armas […] Irán no ha podi­do demos­trar que su pro­gra­ma de armas nuclea­res es pacífico.”

¡Vuel­ve con la matra­qui­lla! Pero esta vez Irán no está sola; la acom­pa­ña la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Corea.
“Corea del Nor­te toda­vía tie­ne que tomar medi­das para redu­cir sus armas y redu­cir su beli­ge­ran­cia con­tra el Sur. Hay un futu­ro de muchas opor­tu­ni­da­des para los pue­blos de esas nacio­nes si sus gobier­nos cum­plen con sus obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les; pero si con­ti­núan en el sen­de­ro fue­ra del dere­cho inter­na­cio­nal, deben sen­tir mayo­res pre­sio­nes de ais­la­mien­to, por eso es que nues­tro com­pro­mi­so hacia la paz y la segu­ri­dad exi­gen que esto se haga de esta manera.”

Con­ti­nua­rá mañana.

Fidel Cas­tro Ruz

Sep­tiem­bre 25 de 2011

7 y 36 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.