[Fotos] «Espa­ña y Liber­tad», pin­to­res­co gru­po fas­cis­ta, toma un rati­to Leitza

Leitza es un tran­qui­lo pue­blo de Nafa­rroa, en el cual duran­te toda la lla­ma­da «demo­cra­cia», ha ven­ci­do de for­ma deses­pe­ran­te para el fache­rio local la Izquier­da Aber­tza­le. Un pue­blo de cons­tum­bres muy tran­qui­las de poteo dia­rio y don­de se cono­ce todo el mun­do.

Eus­kal­dun y aber­tza­le, reune las con­di­cio­nes pre­ci­sas para ser odia­do por la caver­na medía­ti­ca y la ya cono­ci­da Bru­ne­te de la infor­ma­ción espa­ño­la. Son cons­tan­tes las agre­sio­nes ver­ba­les que con­tra este pue­blo se vier­ten des­de emi­so­ras y perio­di­cos espa­ño­les.

No hace aún un mes, en el txu­pin de jaiak, salie­ron [email protected] [email protected] recla­man­do algo tan ele­men­tal, como el retorno de [email protected] [email protected] a sus luga­res de ori­gen. Eso fué sufi­cien­te para que la jau­ria media­ti­ca sal­ta­se de nue­vo a la yugu­lar del pue­blo nava­rro y des­pués vino la cita­ción de la Audien­cia Nacio­nal con­tra su alcal­de que está impu­tado y a espe­ra de jui­cio.

Una cien per­so­nas han lle­ga­do des­de Espa­ña en auto­bu­ses esta maña­na al pue­blo y se han con­cne­tra­do en la pla­za del mis­mo sacan­do una ban­de­ra espa­ño­la (debe ser la pri­me­ra que se ve allá en mucho tiem­po, sin con­tar la del cuar­tel de la Guar­dia Civil) y una pan­car­ta del gru­po fas­cis­toi­de «Espa­ña y Liber­tad». Tan solo han con­ta­do con la pre­sen­cia ade­más de [email protected] de un con­ce­jal de UPN. Y la pro­tec­ción de la bene­me­ri­ta.

Lo que no sabe­mos es de quie­nes les pro­te­gian, por­que las per­so­nas que allí viven, han segui­do con sus res­pec­ti­vas ron­das de poteo y pintxos sin hacer­les el menor caso. El pue­blo ha vis­to, como lle­ga­ban estas per­so­nas, mon­ta­ban su show media­tí­co y se lar­ga­ban por don­de han lle­ga­do. Nadie les ha dicho nada ni les han mira­do. Ni siquie­ra las vacas de los alre­de­do­res se han moles­ta­do en levan­tar la cabe­za, con­ti­nuan­do con su fes­tin de hier­ba.

Y como lle­ga­ron se fue­ron. Leitza ha recu­pe­ra­do su nor­ma­li­dad y sigue sien­do lo que siem­pre ha sido. Un her­mo­so y agra­da­ble pue­blo de Nafa­rroa, de Eus­kal Herria, eus­kal­dun y aber­tza­le. Para que se vuel­va a ver allá una ban­de­ra espa­ño­la, ten­drá que ir gen­te foras­te­ra a mos­trar­la. Los del pue­blo no la sien­ten ni la quie­ren.

www​.boltxe​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *